estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Inauguraciones de fin de mandato

Mientras Horacio Cartes participa últimamente en la inauguración de casetas policiales, tanques de agua y entrega de pollitos a comisiones vecinales, en espera de obras de Gobierno más convincentes, algunos dirigentes colorados que aparentemente no gozan de la confianza presidencial comienzan a ocupar espacios de poder para la disputa que se viene en un segundo semestre del año, que promete ser políticamente movido.

La Cámara de Diputados adelantó ayer la elección de sus autoridades para confirmar a la actual mesa directiva hasta el final de su mandato, en 2018. Se trata de una jugada de Hugo Velázquez para aprovechar el escenario favorable y evitar “sorpresas” que puedan venir en el futuro inmediato en forma de alguna maniobra del Ejecutivo. En tanto, en el Senado, los disidentes colorados y las bancadas opositoras disputan el poder, pero difícilmente permitirán una mesa directiva afín al Poder Ejecutivo.

La renovación de la Corte Suprema, anunciada con bombos y platillos desde 2014, va camino a morir de inanición en el Congreso. Tal como se presenta el panorama político, con un presidente disminuido en su poder y con poco margen de maniobra, un oficialismo caldeado y una oposición dividida, será muy difícil que haya cambios en los próximos meses en alguna institución, pese a la mala imagen que arrastran y a las promesas pasadas. Esta situación favorecerá el inmovilismo, dará la sensación de que no vamos hacia ningún rumbo preciso y de que todo sigue igual.

Cartes se enreda en la telaraña del poder, pero conserva la iniciativa por su temible poder económico y por tener aún firme “la lapicera”. Algunos dirigentes colorados continúan el “flirteo” con el Mandatario, con la esperanza de resultar elegidos en las listas de candidatos que ya se comienzan a barajar para el 2018. El Mandatario evita aún confirmar que renunciará definitivamente a la posibilidad de ser reelecto. Lo hace porque las encuestas le indican que tiene asegurada una derrota catastrófica y desea evitar un desbande generalizado.

No obstante, por consejo de los asesores, está haciendo un postrero intento de levantar su imagen con recorridos por el interior del país todas las semanas, buscando el esquivo calor popular. Es una estrategia repetida por anteriores mandatarios, a los que en realidad no les resultó provechosa. Que lo diga Federico Franco que se pasó los últimos meses de su breve mandato paseando por algunos pueblos, participando hasta en procesiones religiosas y solamente consiguió reforzar una imagen lastimera y, de paso, enterrar definitivamente su carrera política.

El problema principal del oficialismo ahora es que en las listas que armaron el Mandatario y su entorno son más los que sobran que los que entran, particularmente en cuanto a referentes políticos se refiere.

A esta altura, es evidente que el Presidente, durante su mandato, aplicó en el Partido Colorado la estrategia de debilitar a la mayoría de los dirigentes, especialmente a aquellos que podrían representar algún peligro potencial, al tiempo de respaldar a otros que no tienen ninguna proyección política.

En la interna colorada, Cartes juega a que los candidatos que surjan para el 2018 dependan en última instancia de su bendición y de su respaldo económico para proyectarse.

Respecto a los partidos de oposición, también buscará básicamente, en tanto esté en sus manos y pueda conservar la iniciativa, que los posibles candidatos no representen un peligro para cuando él deje el poder. Mucho dependerá de que no se vaya despeñando de a poco en lo que le resta de mandato.

Por Marcos Cáceres Amarilla

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/inauguraciones-de-fin-de-mandato-1483414.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “Inauguraciones de fin de mandato

  1. El factor “C”

    Por Edwin Brítez

    El gobierno de Horacio Cartes ya cruzó la frontera del cheque en blanco, pero en ese trayecto de dos años y medio que se establece de hecho para poder gobernar no pudo plantear abiertamente el tema de la reelección. A pesar de la percepción negativa que existe de su gestión y a pesar también de las encuestas que supuestamente insisten en que Lugomantevoi la solución, creo que el tema de si Cartes se lanza o no por la reelección no está aún decidido.

    Luego de lo ocurrido en el Senado con la prórroga por treinta años de la concesión y mantenimiento de la Ruta VII a favor de Tape Porã ya no caben dudas de que la Constitución puede ser modificada en lo que respecta a la reelección por la vía de la enmienda, ya que en la Cámara de Diputados los colorados cuentan con 46 miembros, cinco más de lo que necesitan para aprobar la enmienda y en el Senado tiene 19, faltando solamente cuatro para el efecto.

    A simple vista parecería que para el Partido Colorado no es un problema conseguir la enmienda, pero podría costar caro al presidente Cartes. En primer lugar porque si bien la mayoría de los colorados están de acuerdo con la reelección, no todos estarán de acuerdo con la probable reelección de Cartes.

    De habilitarse la elección por segunda vez, entrará también en el ruedo el expresidente Duarte Frutos y seguramente también Fernando Lugo, inclusive Federico Franco. En este caso la interna del Partido Colorado soportará una riña de gran intensidad, ya que las posturas están polarizadas entre los que apoyan el estilo Cartes de gobernar tomando cierta distancia de la estructura partidaria y los que apoyan el estilo anterior de reconocer el aporte del partido y de retribuir a sus operadores con privilegios estatales.

    Para los que conocen la intimidad del poder, en el entorno del presidente no existe la más mínima duda de que Cartes debe probar la reelección; asimismo para los que conocen el secreto del voto parlamentario existe la plena seguridad de que es seguro conseguir la cantidad necesaria de votos, tanto en Diputados como en Senadores para sacar adelante la enmienda.

    Pero el factor colorado es el que aún no está definido y dicen que esa definición debe darse en el curso de este año para evitar que se dispersen los apoyos partidarios y para tratar de debilitar el posicionamiento del adversario, al cual se irán cristalizando las adhesiones a medida que pase el tiempo y no haya respuesta “del otro lado”.

    Para la definición del factor C no se trata de que la actual Junta de Gobierno responda mayoritariamente al presidente Cartes, por el hecho de que no es una cuestión de simple elección, de quién será y quién quedará afuera. No, no es tan sencillo.

    La Junta de Gobierno tendrá que hacer un análisis, una evaluación y un poco de adivinanza para no equivocarse. Por ejemplo, tendrá que decidir si Cartes es capaz de derrotar a Nicanor en las internas coloradas; y si la respuesta fuera positiva, si Cartes es capaz de derrotar a Lugo en las elecciones generales.

    De no ser viable la enmienda, el Partido Colorado tendrá una interna entre una corriente cartista y otra no cartista. ¿En cuál de ellas se ubicará Marito? también es un dilema aún no resuelto porque si el cartismo no consigue un delfín capaz de hacerlo frente, no debe descartarse la posibilidad de que el adversario de hoy se convierta en el aliado de mañana.

    En resumen, depende del factor C para ver si Cartes opta o no por la reelección y si el Partido Colorado decide acompañar el proceso. Sin embargo, en última instancia, será el resultado de la medición de la popularidad del presidente a través de encuestas el que incidirá con fuerza en las decisiones finales sobre el tema.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 mayo, 2016, 7:32 am
  2. Poder y reelección

    Por Guillermo Domaniczky

    Alguien dijo alguna vez, que el sentido común no es para algunos el más común de los sentidos.

    Lo suelo recordar cada vez que aparecen los relativistas que intentan torcer lo que dice nuestra tantas veces vulnerada Constitución.

    Ahora nos quieren hacer creer, que los convencionales constituyentes del 92, que incluso cometieron el exceso de impedir la candidatura de los parientes de Andrés Rodríguez y los sucesivos presidentes, hasta su cuarto grado de consanguinidad (Art. 235 inc. 9 C.N.), le dejaron en realidad abierta la posibilidad de lograr su propia reelección mediante un procedimiento mucho más sencillo que el de la reforma constitucional.

    De ese nivel de obviedades tenemos que ocuparnos, cuando vemos que dentro del oficialismo colorado, con el guiño de grupos opositores, se impulsa una campaña para instalar la reelección presidencial a través de la enmienda.

    Esta semana, el reelecto –ya que estamos– presidente de Diputados, Hugo Velázquez, se declaró “fanático” de instalar la reelección presidencial por la vía de la enmienda. Velázquez incluso declaró que no habría problemas a la hora de conseguir los votos en el Congreso (41 diputados y 23 senadores) para aprobar el referéndum para la enmienda, y que el desafío del gobierno sería convencer a la ciudadanía para que la mayoría vote por el “SÍ” en la consulta popular.

    El discurso de Velázquez sintetiza el espíritu de parte de una clase política para la que todo se resuelve por coyunturas de intereses y a votazo limpio, y para la que poco sirve que varios de los mismos constituyentes recordaran el espíritu que tuvo la elaboración de la Constitución a la hora de bloquear la posibilidad de que se volviese a instalar la reelección, sin un gran acuerdo político que conlleve a una nueva constituyente.

    En medio de este intento de conseguir el objetivo a cualquier precio, tenemos que ver cómo quieren convertir a nuestro gran contrato social en un Frankenstein, del que quieren mutilar parte del artículo 229 titulado expresamente DE LA DURACIÓN DEL MANDATO, en el que no se dejan lugar a dudas al establecer que los presidentes “No podrán ser reelectos en NINGÚN caso”. La lógica argumental de quienes proponen la enmienda es que esta parte que integra el artículo puede extraerse, y de ese modo modificarse a través de un procedimiento menos complejo que el de la reforma constitucional, que se exige para alterar lo referente al modo de elección, la composición y LA DURACIÓN DE MANDATOS.

    En síntesis, los relativizadores quieren hacernos creer que los constituyentes del 92 le impidieron categóricamente en ese contexto posdictadura su reelección a Rodríguez y a sus parientes, pero le dieron carta blanca para que pudiese instalar inclusive la reelección indefinida, cumpliendo el requisito de mayorías en el Congreso, dominado entonces por el rodriguismo, y el referéndum.

    Para los fervientes relativizadores de la Constitución, que se entusiasman cada tanto con la posibilidad de violarla mediante pactos, sería bueno recordarles lo que en su momento defendió como idea central Charles Louis de Secondat, quien heredó de su tío el título por el que es conocido, Barón de Montesquieu.

    Preocupado permanentemente por el sistema de control al poder, para que este no se transforme nuevamente en despótico, Montesquieu esbozó su teoría de la separación de poderes, que es la base sobre la que se erigen muchas constituciones del mundo, entre ellas la nuestra.

    En su obra Del espíritu de las leyes argumentaba que “para que no se pueda abusar del poder es preciso que, por la disposición de las cosas, el poder frene al poder. Una constitución puede ser tal que nadie esté obligado a hacer las cosas no preceptuadas por la ley, y a no hacer las permitidas”.

    Hasta aquí el presidente Cartes siempre declaró públicamente que el tema de la reelección no era su tema, y que incluso los periodistas metíamos el tema recurrentemente en la agenda pública. Pero son sus propios correligionarios y aliados los que están operando para instalar la enmienda y forzar la consulta. Y las cosas se complican, cuando se van concentrando en un par de manos, los 3 poderes modernos: el político, el económico y el mediático.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 mayo, 2016, 7:31 am
  3. EL SHOW DE LOS SOQUETEROS
    Andrés Granje
    El Diputado Oscar Tuma eterno buscador de zoquetes y acomodos en las altas esferas del poder, con mucha desfachatez lleva adelante la iniciativa de lograr la reelección del actual Presidente de la república, por la vía de la enmienda, solicitud que fue presentada el pasado 29 de abril en la Cámara de Diputados. Tuma pretende la enmienda del artículo 229 de la CN de modo a permitir la reelección del presidente de la República por un periodo más, alternado o consecutivo. El legislador Cartista defendió la vía de la enmienda en detrimento de la reforma constitucional, ya que a su entender es la forma más democrática y barata, además de ser la menos “peligrosa”, ya que solo se modificará un solo artículo.
    Sin embargo los entendidos señalan que esta `pretensión del legislador demuestra una supina ignorancia, ya que la única forma que puede ser modificada esta parta de la constitución nacional es vía reforma de la constitución nacional. No creemos que se tenga la mayoría suficiente en el congreso para modificar el citado artículo por la enmienda, pero para los caraduras de la política probar y hacer ruido con esto es un negocio redondo, de cualquier manera, el citado diputado saldrá beneficiado, aunque su propuesta sea un insulto a la inteligencia, tendrá su momento de gloria con el show mediático que hará en los medios de comunicación.
    Aparte de mostrarse sumiso y funcional a los ojos del poderoso mandamás que se espera sea generoso hacia su acolito tan servicial, asegurándose un lugar en una futura lista para el legislativo nacional independientemente si corre o no la reelección del Presidente Horacio Cartes. Lo cierto es que esta postura del ex seguidor del General Oviedo no pasa de ser un ruido mediático, un globo sonda que busca testar el grado de rechazo o adherencia de la ciudadanía con relación a la candidatura. Creemos que el mismo mandatario sabe que es casi imposible que por el camino recto corra su candidatura ya que están clausuradas las vías legales para su continuidad en el poder.

    En esencia nadie o pocos están en contra de la posibilidad de contemplar la figura de la reelección por un periodo en la carta magna, lo que no se concibe es que de esta decisión no puede beneficiarse el mandatario actual porque sería como cambiar las reglas de juego cuando ya comenzó el campeonato. Es increíble como todos los mandatarios en la etapa democrática y desde que se puso en vigencia en el 92 la constitución nacional donde se consagra la no reelección, todos prometieron que no buscarían la reelección y como todos buscaron atajos para intentar un segundo periodo, como si los cinco años fueran insuficientes para cristalizar sus proyectos o quizás las ansias de perennizarse en el poder.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28 mayo, 2016, 7:17 am
  4. Ajustes mirando el horizonte

    Por Osmar Gómez

    Lentamente los actores políticos se van acomodando; tomando los mejores lugares de cara a las elecciones internas y generales de los próximos años.

    A mediados de semana el diputado colorado Hugo Velázquez maniobró, adelantó la elección de autoridades y confirmó su continuidad como presidente de la Cámara Baja hasta que concluya el periodo constitucional, a mediados de 2018. De un golpe logró mantener su espacio y de algún modo aseguró seguir siendo el principal interlocutor de los diputados con el presidente Cartes. Esa fórmula le funcionó relativamente bien al Gobierno. En los casi tres años de mandato casi no tuvo sobresaltos.

    Sin embargo, la movida de Velázquez no solo responde a los intereses del Ejecutivo. También está de por medio la supervivencia política más allá de 2018.

    En estos momentos, para el Gobierno es por lejos más conveniente seguir manteniendo la misma estructura en la conducción de la Cámara de Diputados. En un ambiente de tensiones y con la Cámara de Senadores tomada por la disidencia y la oposición, no era aconsejable abrir un nuevo frente de conflicto. El final era incierto. Tampoco había un candidato que pudiera dar garantías suficientes.

    Desde el lado de Velázquez, confirmar la continuidad le otorga una tremenda herramienta de negociación de cara al 2018. No solo asegura su permanencia como legislador para el próximo periodo. Además consolida su grupo político y genera un espacio para crecer.

    En el entorno del legislador algunos audaces incluso sueñan con alguna nominación para conformar el Poder Ejecutivo en el próximo periodo. Otros, un poco más prudentes, sostienen que el camino está allanado para imponer lista de legisladores en capital y central y nominar al candidato oficialista para la Gobernación del Departamento Central.

    Velázquez confirmó su presidencia hasta el 2018 con la venia del presidente Cartes, con quien mantuvo una larga reunión un día antes de hacer la movida. Sin embargo, eso no implica que la herida que generó su exclusión de la mesa directiva de la ANR esté sanada. Por ahora tiene una lealtad prestada al Ejecutivo, pero eso podría mudar si las condiciones políticas en los próximos meses lo exigen. El control no está en manos del presidente Cartes aunque a primera vista pareciera ser así.

    Tomado el Partido Colorado por el oficialismo y cerrado un acuerdo en diputados, el Ejecutivo construyó buena parte de su futuro político; pero no tiene asegurados tranquilidad y espacio para maniobrar a gusto. La dirigencia colorada no está precisamente feliz. Son muchos los que sostienen que el Partido Colorado está en el Gobierno, pero no tiene el poder.

    El control de la Cámara de Senadores, un espacio fundamental, será el gran desafío. El Ejecutivo no tiene margen para pensar en un candidato propio que pueda estar al frente de la Cámara Alta. Cualquier acuerdo que pueda plantear pasará necesariamente por una concesión enorme.

    En el primer anillo del Ejecutivo hace meses se discute cuál será la mejor solución. La corriente más fuerte por ahora sostiene que lo mejor será buscar acuerdos puntuales con legisladores sin apuntar a las grandes disputas. Aseguran que existe una lealtad muy gaseosa de los senadores con el Ejecutivo, lo que hace impensable pensar en una base para intentar quedarse al frente del Senado. En ese análisis, llegar a la presidencia de la Cámara no es objetivo; es apenas un dato relevante.

    Por ahora el Ejecutivo parece haber dado un paso correcto al mantener en el cargo a Velázquez; pero la disputa para generar gobernabilidad todavía depara grandes batallas.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28 mayo, 2016, 6:52 am
  5. Los pobres lo reconocerán

    Mucha gente sostiene insensatamente que el de Cartes es un “gobierno para los ricos”, para la gente con dinero, que los miserables son sistemáticamente marginados y que durante esta administración los índices de pobreza se han disparado hacia arriba.

    Todo absolutamente falso. Lamentablemente se trata de una “leyenda negra”, difícil de aventar y es la primera cantinela que se escucha cuando alguien quiere “hablar mal” del Gobierno.

    La realidad es proporcionalmente inversa. El de HC es posiblemente uno de los Gobiernos que más está operando por la reducción de la pobreza, en todas sus formas, en nuestro país.

    Como siempre, para quienes dicen que afirmaciones como éstas son simples actos de “chupamedierío” o de lisonjas baratas, están los números para quien quiera verlos. Números que cantan, como siempre y que superan –pero lejos- los miserables logros en esta materia por parte de los anteriores gobiernos, entre ellos el del “apóstol social”, Fernando Lugo Méndez, el obispo lascivo que tanto daño le causó-y lo sigue haciendo- a la Iglesia Católica paraguaya.

    El mismísimo Presidente de la República estuvo ayer analizando el asunto con los responsables del área y dieron a conocer una noticia sumamente alentadora: Para junio, el Gobierno desea lograr que las 32.000 familias (léase bien, 32.000), en pobreza extrema, estén asistidas dentro de los programas de protección social de la STP y de la SAS, respectivamente.

    “El objetivo es expandir este servicio, fortalecerlo y asistir en forma periódica a las familias en situación de pobreza extrema, en el marco del Programa Tekoporã”, resaltó el ministro José Molinas, titular de la Secretaría Técnica de Planificación (STP),

    Por su parte, el ministro Héctor Cárdenas, de la Secretaría de Acción Social, explicó que “Lo más importante es que el trabajo tendrá el acompañamiento (de las autoridades) familia por familia, además de estar protegida por el Programa Tekoporã, se le incorpora una iniciativa de generación de ingresos que es el Programa Tenonderã, con su metodología, para que esas familias tengan autonomía, capacidad para generar sus propios ingresos y de esa forma salgan de forma sostenible de la situación de pobreza”, puntualizó Cárdenas.

    O sea, se están haciendo bien las cosas. No se trata de tirar “vito” el dinero público. Tampoco de hacer clientelismo con este tipo de iniciativas. Darles dinero para comer, pero que sigan eternamente en los cinturones marginales de las ciudades y el campo.

    No. Se les enseña a pescar también, como dice la conocida cita popular. El Presidente Cartes insiste permanentemente con estos temas. En reiteradas oportunidades expresó su compromiso con los más débiles. Es menester que no se canse, que siga “apretando el cinto” a los funcionarios encargados de “achicar” el problema. Los politiqueros que llevan agua para su molino, no se lo reconocerán nunca. Pero, los pobres…sí.

    http://www.adndigital.com.py/los-pobres-lo-reconoceran/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 27 mayo, 2016, 8:17 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Peichapevéta mante, he’íje oikokuaa’ỹva kavaju ári.26/07/17

fotociclo ✓

La Costanera Norte es un proyecto de vía de rápido acceso al centro de Asunción y al eje de la Avda. Artigas, que conecta también con rutas internacionales. El mismo también afectará a un total de 12.000 familias del Bañado Norte ubicadas en las zonas de obra, que deberán ser reubicadas.

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: