estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cuidar que el estacionamiento tarifado no sea otro negociado

La decisión de la Junta Municipal de Asunción de conceder a un consorcio argentino-paraguayo el estacionamiento tarifado en sectores de la capital puede ayudar a ordenar el tráfico, pero a la vez instaura el temor en los contribuyentes de que se convierta de nuevo en un sistema puramente recaudador, como fue la anterior experiencia con el Consorcio de Estacionamiento de Asunción (CEA), concedido en la época del intendente Filizzola, cuya implementación significó reducir drásticamente el dinamismo comercial del microcentro. Las autoridades municipales deben extremar los controles y cuidados para que el cambio no implique un castigo aún mayor para la ciudadanía.

Hay mucha coincidencia en que el caótico tráfico automotor asunceno no puede seguir así como está, con las unidades del transporte público que paran en cualquier lugar, con los automovilistas que estacionan en doble fila o sobre las franjas peatonales, con los llamados “cuidacoches” que se han adueñado del espacio público e imponen sus propia reglas extorsivas, y con la notoria ausencia de agentes de tránsito para imponer orden y sancionar a quienes violan las disposiciones viales.

El dilema es cómo se soluciona esta situación. Ante la imposibilidad de que el Municipio asuma con eficiencia su rol de control del tráfico, los miembros de la Junta Municipal de Asunción han autorizado ceder la concesión por 15 años del estacionamiento tarifado a una empresa privada, en este caso el consorcio Parxin, integrado por la empresa argentina Onix Parque SA y la paraguaya Geolatina SA, que en aproximadamente cuatro meses empezaría a implementarse en cuatro zonas de la capital: Centro, Sajonia, Villa Morra y Recoleta.

En un primer vistazo, hay cuestiones que llaman la atención. Ninguna de las empresas del consorcio tiene experiencia en administrar el estacionamiento tarifado. En las zonas geográficas delimitadas se combinan nuevas áreas comerciales con sectores residenciales tradicionales, lo cual genera un trato injusto para los vecinos residentes. Además, niega un derecho que los automovilistas contribuyentes capitalinos ya habían adquirido, que al abonar sus patentes en el Municipio de Asunción eran exonerados de pagar estacionamiento. Ahora solo tendrán derecho a dos horas gratis por día y luego a pagar la mitad de la tarifa por hora.

Pero el temor más recurrente es que al dejar un servicio público, que corresponde al gobierno municipal, en manos de empresas privadas, se imponga un criterio excesivamente recaudador, como ocurrió con la anterior experiencia de concesión del estacionamiento tarifado en los años 90, durante la gestión del intendente Carlos Filizzola, al Consorcio Estacionamiento Asunción (CEA), entre cuyos accionistas se hallaba el ex presidente Juan Carlos Wasmosy.

La manera en que operaban los inspectores de la empresa se interpretó como una implacable persecución contra los automovilistas para imponer elevadas multas, que finalmente incidió en que muchos comercios se trasladen a otras zonas de la ciudad y en la práctica se perjudique al microcentro. Esta situación obligó luego a que el intendente Enrique Riera deje sin efecto el contrato con el CEA.

La actual gestión del intendente asunceno, Mario Ferreiro, tiene ante sí una gran responsabilidad, extremando controles y cuidados para evitar que la nueva concesión del estacionamiento no se convierta en otro negociado.

http://www.ultimahora.com/cuidar-que-el-estacionamiento-tarifado-no-sea-otro-negociado-n993542.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

9 comentarios en “Cuidar que el estacionamiento tarifado no sea otro negociado

  1. Mario Ferreiro tarifado

    Posteado por Pepe Costa el 22-05-2017

    La protesta ciudadana fue clave para que los ideólogos del sistema de estacionamiento tarifado y los paniaguados avaladores del mismo se vean obligados a postergar por un tiempo la puesta en vigencia. Mientras, podemos profundizar en lo que significa esta arremetida fiscalista y extorsiva contra la ciudadanía, que terminará matando varias zonas de la ciudad, volviendo aún más cara e ineficiente a la Capital y provocando migración comercial y de vecinos como ocurrió en la época del CEA.

    Veamos algunas de las excusas vigentes para este negociado en contra de la ciudadanía.

    · “El estacionamiento tarifado ayudará a ordenar el uso del espacio público y el tránsito en Asunción”. FALSO. En las zonas tarifadas habrá mayor control, quizás, porque el interés es RECAUDAR, pero en las otras zonas seguirá el descontrol. Pero aún el control en las zonas tarifadas no ayudará ni a tener sitios seguros de estacionamiento (porque el colapso persistirá o sencillamente se trasladará a otras zonas libres) ni ordenará el tránsito (porque cumplidas las horas máximas de estacionamiento, habrá una migración masiva de conductores buscando otros sitios para seguir estacionando).

    · “El estacionamiento tarifado acabará con los cuidacoches porque los va a formalizar laboralmente”. FALSO. En la primera etapa sólo absorberá a 400 “cuidacoches” (vulgo: extorsionadores con aval de la Municipalidad de Ferreiro y su grupo Avanza País) dotándoles de un salario mínimo básico mensual. El “radio” de acción de los “cuidacoches formalizados” será el mismo de las zonas de estacionamiento concedido a Parxin. Primero, veremos si los 400 duran en este trabajo “formal”, pues ese sueldo mínimo es ostensiblemente menor a lo que mensualmente ellos recaudan informal y extorsivamente. Segundo, las zonas “no tarifadas” se convertirán ahora en el coto de caza y extorsión de los demás “cuidacoches” no “formalizados”, o en el de sus parientes, sus familiares o amigos. Los cajones de manzana sencillamente mudarán de zona. ¿O alguien cree que la Municipalidad de Ferreiro tratará de controlar el resto de la ciudad para que los ciudadanos no sigan siendo diariamente extorsionados? Tercero, como el horario del estacionamiento tarifado –y por ende del trabajo “formal- va hasta las 19 horas, los “formales” sencillamente luego se sacarán el chaleco y seguirán con el laburo “por cuenta propia” hasta la hora que se les antoje, sin control alguno. Ah, y obviamente en las zonas no tarifadas y que casualmente tienen alta demanda por conciertos, partidos de fútbol, eventos, etc. seguirán haciendo su negocio, sin Parxín, pero siempre con el aval, la complacencia y pusilanimidad de Ferreiro y sus acólitos.

    · “El estacionamiento tarifado aportará fondos para obras sociales en el municipio”. FALSO. La Municipalidad, la de antes y la de ahora (con Ferreiro y sus acólitos) sigue siendo un barril sin fondo. Alrededor del 90 por ciento de su presupuesto va destinado a gastos corrientes (como ocurre en todo coto de prebenda de la función pública administrada por políticos clientelistas), por lo que los US$ 3 millones que dicen se recaudará pasará a engrosar el “activo disponible” para que el enorme elefante de 8.000 funcionarios municipales siga creciendo sin mostrar signos reales de reforma. Ya vimos lo que fue la “limpieza” que gua’u quiso hacer al inicio Ferreiro.

    En realidad, en esta cuestión del estacionamiento tarifado algunas de las verdades evidentes son estas:

    · El estacionamiento tarifado fue pensado, armado, diseñado y contratado de manera irregular sólo para recaudar para la corona privada y la corona pública. Ferreiro saca la nalga a la jeringa remarcando que en otras administraciones se aprobó este sistema. Con las evidencias de irregularidades en el proceso, él, si quería defender realmente los intereses de la ciudadanía, debió haber hecho investigar, denunciar y oponerse al sistema. Pero no. Sus amigotes de gabinete vieron la oportunidad y se sumaron al negocio avalando el mismo y los concejales que se llenan la boca de “progresismo” (Franco Troche, Boungermini, entre otros) lideraron con sus votos la ratificación de este desparpajo. Lo que entre gallos y medianoche, a los apurones en la época previa a la administración Ferreiro se aprobó a tambor batiente, se consolidó con la complacencia de Mario y sus acólitos. Todo para la corona, nada para el beneficio ciudadano.

    · No importa el interés ciudadano, sino recaudar. Ferreiro dijo en una rueda de prensa que si bien se atenderá el reclamo de los frentistas tratando de “acordar” un sistema para que estacionen frente a sus domicilios, recordó que “se trata de la vía pública, de un espacio público que no se puede disponer privadamente”. ¡Gran descubrimiento! Tal iluminación jurídica no tuvo, por ejemplo, al permitir durante todo este tiempo la privatización de espacio público por parte de “cuidacoches” y “limpiavidrios”. Claro, el “sentido social” pues es tan complaciente con los extorsionadores, como con las empresas tercerizadas que brindan “recursos dulces” a las necesidades clientelistas. Lógica de hierro de la política prebendaria que ha aprendido muy bien Avanza País y su buque insignia actual.

    · No interesa modernizar, sino recaudar. Bien lo ha dicho el concejal Villarejo (el único junto al concejal Fiorotto que ha defendido el interés ciudadano en esta novela): “No se puede hacer una mesa sin las cuatro patas”. Ni a Ferreiro ni a sus “estrategas y planificadores” (así alardean en cuanto foro público o privado les toca presumir de su “progresismo intelectual”) no les importó prever antes un mecanismo de mejoramiento del transporte público (ni siquiera el interno sobre el que tiene absoluta potestad el municipio), ni esperar la concreción del metrobús u otros sistemas de transporte público masivo. Claro, como el clientelismo es cortoplacista, y aquellos factores son de mediano o largo plazo, había que empezar con lo que se tenía a mano: el “regalito” de la administración colorada anterior, que hoy será fuente de plata dulce para un grupo político con sed de crecimiento clientelar. Negocio redondo.

    Estas son apenas algunas reflexiones sobre el polémico tema. Si alguna conclusión se puede sacar es sencillamente que el estacionamiento tarifado ha terminado por quitar el velo a la “alternativa política” del “progresismo” y desnudado sus impudicias nada diferentes a las de los que criticaban…

    Mario Ferreiro terminó mostrando que también está entre los políticos “tarifados” por la prebenda y el oportunismo cortoplacista. Y la tarifa de esta decepción y este engaño la pagan, una vez más, los ciudadanos. Como ocurrió y ocurre siempre con cualquier otro político clientelista…

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 22 mayo, 2017, 12:23 pm
  2. A patear se ha dicho

    Paraguay debe ser el único país donde la víctima se convierte en culpable. Para muestra basta un botón: el caótico tránsito de Asunción y de su creciente área metropolitana. Resulta que en lugar de buscar soluciones de fondo, que vayan más allá de los estudios y proyectos estratégicos con multimillonarios créditos, se acogota a la ciudadanía sicológica y económicamente. Esto no es de ahora, es viejo como Ñamandu (el Dios, no el grupo musical cuyos integrantes son jóvenes de la segunda edad).

    Cada tanto, los burócratas y avivatos buscan respuestas ndayecó, y lo peor de todo: ¡las encuentran!

    Solución 1: Otorgar un subsidio a los empresarios para que mejoren los ómnibus. En total se entregaron 15 millones de dólares. ¿Vos viste la diferencia?

    Solución 2: Mandar al mazo a los usuarios de motos con ingeniosas campañas publicitarias de tipo: madre hay una sola.

    Solución 3: Meter estacionamiento controlado al 80% de los barrios capitalinos, a un precio de Nueva York, sin el glamur del Nueva York. Esta es la mejor de todas las ideas brillantes, sobre todo para los asuncenos y asuncenas que pagamos una fortuna de ITV, precinta, conservación de pavimento, recolección de basura y demás estupideces.

    El lado bueno para los asuncenos y asuncenas es que Asunción es relativamente chica, así que vamos a caminar más. O sea, vamos a jugar el Safari Extreme: El premio es salvar tu vida cada día, si sorteaste los montones de basura en las calles, no te tropezaste con las veredas rotas, no te salpicaron con agua servida, no te caíste en un agujero, no te asaltaron, no llegaste a tu trabajo mojada después de andar bajo el sol a 45º ¡¡Ganasteeee!! Y así: cada día es una victoria (hasta parece un mensaje evangélico).

    En síntesis: No podés andar en colectivo porque no hay suficientes y los que hay andan siempre repletos y son una asquerosidad; no podés andar en moto porque te vas a romper la cabeza; no podés andar en auto porque una empresa se va a llevar medio sueldo y no podés caminar porque querés seguir viviendo.

    Lo único bueno de la falta de soluciones reales a los problemas que nos aquejan al 90% de la población de esta parte del Paraguay es la igualdad, ya que la tortura en sus diferentes formatos es para todos: asuncenos y metropolitanos. Se hace la salvedad de que los sufrientes son los estudiantes, trabajadores, funcionarios, profesionales y buscavidas, no quienes viven a nuestra costa gracias al Estado y a los negocios y negociados que se realizan desde el Estado.

    Y bueno, vamos a seguir plagueándonos, hasta que se declare so’o. Después, cuando aparezca un nuevo parche que cueste fortunas, vamos a reiniciar los plagueos. Solo para que se cumpla la teoría del eterno retorno.

    Por Lupe Galiano

    http://www.ultimahora.com/a-patear-se-ha-dicho-n1085782.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 22 mayo, 2017, 10:29 am
  3. Abuso municipal con el estacionamiento tarifado

    Por Gustavo Olmedo
    El plan del estacionamiento tarifado, que busca implementar la Municipalidad de Asunción, por sus características y formas de aplicación puede ser calificado como un claro abuso del intendente Mario Ferreiro y sus concejales.

    El proyecto establece que estacionar en el centro de Asunción y la mayoría de sus barrios (cerca del 80%) tendrá un costo de 3.000 guaraníes la hora, y G. 1.500 para los contribuyentes de la capital.

    Es decir, además de pagar alrededor de 350.000 guaraníes por la habilitación y el control de ITV, el asunceno tendrá que agregar alrededor de 240.000 guaraníes a su presupuesto mensual por utilizar espacios de la ciudad para aparcar su vehículo; mientras que los no contribuyentes, más de 480.000 de nuestra moneda; esto considerando un promedio de ocho horas diarias y sin fines de semana.

    A esto se suma la intención de que los dueños de casa también deben abonar por hora si no cuentan con estacionamiento propio; y recordemos que varias zonas ahora incluidas en Villa Morra, todavía siguen siendo casi residenciales, es decir, un impacto muy fuerte para cualquier vivienda; una desconsideración total hacia el habitante de la ciudad.

    Hablamos de un contrato por 15 años con la empresa Parxin, que afectará a 800 manzanas, creando 9.700 espacios tarifados, y en algunos lugares incluso hasta las 2 de la madrugada, lo que generará una recaudación promedio de más de 6.000 millones de guaraníes. No se puede aceptar un contrato de este tipo solo con el afán de recaudar desesperadamente, sin tener en cuenta a la gran cantidad de gente –la mayoría de clase media– que se moviliza en sus vehículos por razones laborales o de estudio.

    Es más que obvio que una iniciativa con este impacto al bolsillo del ciudadano, además de ser evaluado con todos los sectores, debe ser aplicado de forma gradual, abarcando zonas y horarios progresivamente, atendiendo los reclamos que van surgiendo. Aquí el intendente y los concejales que apoyan la iniciativa están despreciando al asunceno que paga sus impuestos y no recibe beneficios, ni le presentan alguna salida u opción. Además, aplicar este plan en una ciudad con un pésimo sistema de transporte, que no cubre todos los barrios, horarios ni días de la semana, es acelerar la muerte del microcentro y poner más obstáculos para aprovechar de la capital sus barrios y atractivos.

    La ciudad necesita que el aparcamiento sea controlado para garantizar su ordenamiento, pero con un costo accesible y horarios aceptables; no se puede estar pagando hasta en horas de la madrugada.

    Es entendible que la Municipalidad de Asunción requiera con urgencia de recursos financieros para realizar alguna obra importante; principal argumento del intendente Ferreiro, pero este sistema, así como se piensa aplicar, tendrá consecuencias más negativas que positivas; dañará de manera desproporcionada e inútil el presupuesto del ciudadano común, desalentará la reactivación del microcentro así como la actividad en los nuevos centros de recreación y esparcimiento. Sencillamente, lamentable.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 22 mayo, 2017, 10:29 am
  4. Regulinchi…
    22 mayo, 2017

    Esta administración municipal que lamentablemente (pintaba mucho mejor) está haciendo Mario Ferreiro, va de mal en peor. Nuestro amigo el “beatlemaníaco” empezó bastante bien encarando obras, especialmente alcantarillado pluvial y otras, que hace tiempo estaban postergadas por ineptas anteriores administraciones municipales. “Ohhhh”, se sorprendió la gente. Maravilla. Pero…pasó el tiempo y esas obras se eternizaron, como la de la avenida Fdo. De la Mora y Gral. Santos, que para los automovilistas del súper congestionado cruce, duraron siglos…Encima las recientes grandes lluvias evidenciaron que el trabajo es insuficiente, pues no logra evacuar todo el caudal del raudal (valga la expresión), en tiempo y forma, por lo que se siguen formando las peligrosas correntadas que causaron ya tanto perjuicio a los maleducados (hay que decirlo también) contribuyentes de la ciudad de Asunción, que pese a todas las súplicas siguen arrojando basuras a los cauces que se forman.

    En realidad, la primera “pálida” que tuvo que soportar el ex DJ fue la denuncia de un posible fato multimillonario con IVESUR, que quedó ahí nomás, flotando…

    Pasado el envión inicial y a cada día que transcurre, la administración Ferreiro se va haciendo más lenta (tiempo es lo que ya no tiene) y envía señales de agotamiento prematuro, cada vez más preocupantes.

    Es menester detenerse en ese punto para hablar del descabellado proyecto (que en realidad ya es más que eso) del estacionamiento tarifado para Asunción y alrededores. Ya estuvo a punto de entrar en vigencia, pero algún resto de cordura de alguien, evitó que el adefesio sea un calvario más para toda la ciudadanía capitalina, precisamente “sus contribuyentes”, a los que habría que cuidarlos…

    El plan no está dirigido a ordenar nada, ni a planificar los espacios de la ciudad, ni a ponerle freno al caótico tránsito, sino única y exclusivamente tiene la misión de recaudar a como dé lugar.

    Del centro ni hablemos, pero tomaron por asalto, todos y cada uno de los lugares donde la gente va para comer, para comprar, para ir al cine, como en el caso de los shoppings de la zona de Villa Morra, donde se debería facilitar la visita de la gente y no ponerle un cepo como castigo porque salió por unas horas para compartir con su familia.

    No quedó espacio sin marcar la famosa cuña blanca que indica que ahí podes ligar una multa feroz si no pagas…

    Pero eso no es todo. El proyecto tiene además otras notorias inconsistencias como el tema de que cada dos horas, aunque pagues, deberás sacar el auto de ahí. De modo que los ciudadanos tendrán que interrumpir reuniones de negocios, consultas médicas, etc, lo que sea y salir corriendo para “mover el auto”, antes de que te castiguen.

    Realmente incomprensible por usar un calificativo. El tal proyecto de estacionamiento tarifado debe ser totalmente reformulado. Y los dueños de las zonas avasalladas por el mismo deberían protestar. ¡Qué raro!, está entre ellos el cuasi nonagenario “Don Acero”, quien mantiene el pico cerrado en su manipulador diario. Alguna ventaja le estará sacando al tema.

    La administración Ferreiro está aplazándose. Por ahora su nota es regulinchi, tirando para abajo…

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 22 mayo, 2017, 9:48 am
  5. Chantaje a la Municipalidad

    Los “cuidacoches” de Asunción ya no están de acuerdo solo con que la firma concesionaria del sistema de estacionamiento tarifado incorpore como empleados a 450 de ellos. Ahora quieren que el sistema sea administrado por la Municipalidad y que, para el efecto, contrate a más de 700 de ese grupo, previo compromiso firmado por el intendente Mario Ferreiro. O sea que quienes de hecho han venido usurpando espacios del dominio público municipal con prepotencia, hostigando a los automovilistas que rechazan sus servicios, todavía tienen la osadía de exigir al jefe comunal que no suscriba el contrato de concesión y que, además, los ponga a sueldo de la Municipalidad.

    Es obvio que no tienen el derecho que se arrogan, y que el personal municipal ya es demasiado amplio como para que también deba incluir a unos avivados que no hacen más que extorsionar a los conductores. Su repudiable actuación callejera no debe ser regularizada a costa de todos los contribuyentes, incluidos aquellos que carecen de vehículos. Si los vendedores ambulantes instalados en la zona de obras del viaducto de Madame Lynch y Aviadores del Chaco habían exigido una indemnización de diez millones de guaraníes, los “cuidacoches” van mucho más lejos en su descaro al reclamar una contratación que, por lo demás, sería ilegal, porque excluiría un previo concurso de méritos. Estamos, así, frente a una verdadera extorsión.

    Si una empresa privada quiere contratarlos, es cosa suya, pero el dinero público no debe ser malgastado para cohonestar una actividad a todas luces irregular. Quieren forzar al intendente a que se comprometa a satisfacer sus exigencias como si solo de él dependiera que el presupuesto municipal incluya las partidas para crear nuevos cargos. Invocan su condición de “humildes” como justificativo para violar la ley. Los damnificados por ellos son mucho más numerosos, pero tienen la desventaja de no estar organizados. Hay toda una “Asociación de Cuidacoches” que se preocupa de sus miembros, pero no hay una integrada por los automovilistas que rechazan su servicio no solicitado.

    Mientras quienes en la práctica privatizaron tramos de muchas calles de la capital demandan una tajada del presupuesto municipal apelando a la sensibilidad “social” del intendente, los contribuyentes apelan a su sentido común para que se niegue a aceptar una pretensión tan disparatada. De ser aceptada la exigencia, autorizaría a cualquiera que en el futuro se crea afectado por alguna medida urbanística legal a reclamar también su contratación, al margen de las necesidades administrativas, de las disposiciones legales y de la situación financiera de la Municipalidad. El intendente y los concejales deben evitar dejar un precedente tan nefasto.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 2 junio, 2016, 5:36 am
  6. Tumulto en la bitácora

    Por Pedro Gómez Silgueira

    El alboroto generado en torno a la concesión del estacionamiento controlado en Asunción nos remonta a unos años atrás cuando en nuestra capital aterrizaron por primera vez los parquímetros.

    El contrato de concesión al consorcio Roggio-Ecomipa se había firmado el 1 de julio de 1993 por un periodo de SIETE AÑOS entre la empresa privada y la administración del intendente Carlos Filizzola.

    El dispositivo apareció al año siguiente en las zonas del microcentro, centro y Mercado 4. La firma concesionaria se encargó de proveer los aparatos, señalizar las calles, una flota de grúas, cepos, carteles indicadores y sitios de venta de las fichas. También equipó el corralón municipal donde tenía sus oficinas administrativas.

    El sistema empezó a funcionar para poner orden en una ciudad que había sido ganada por el caos vehicular y cuando las tarjetas de estacionamiento que manejaba la Policía Municipal de Tránsito ya se habían vuelto obsoletas.

    En principio pareció andar bien pese a la resistencia. Muchos asuncenos y foráneos debieron apretarse la cabeza –a la vez que los bolsillos– cuando encontraban sus vehículos con cepo. El dolor se había somatizado en las billeteras.

    El CEA había permitido erradicar del Centro las dobles filas de automóviles e hizo que los funcionarios públicos ya no se adueñaran de los sitios de parqueo ocupándolos durante toda la mañana. Sin embargo, el accionar indiscriminado, la falta de tolerancia y las intenciones de recaudación en complicidad con algunos funcionarios municipales hizo que el sistema de control se viniera abajo y se ganara la antipatía ciudadana.

    Durante la gestión del intendente Martín Burt, en el año 2000, el contrato fue prorrogado por cinco años aunque la decisión ya había sido criticada. Finalmente Enrique Riera, en una de sus primeras acciones de gobierno decidió revocar la concesión y poner fin al imperio del CEA, en medio de aplausos.

    Asunción experimenta casi siempre un eterno devenir en las cosas: ahora nuevamente se busca poner fin al atolondrado apoderamiento de las calles por parte de los cuidacoches. ¿Pero es tan difícil hacer en forma correcta y transparente las cosas? La concesión al consorcio Parxin durante QUINCE AÑOS! –más del doble del primer contrato con el CEA, que empezó de cero– está siendo atacada por las múltiples falencias y errores que se habrían cometido en el mismo pliego de bases y condiciones.

    El intendente Mario Ferrerio se convirtió en un férreo defensor del nuevo sistema, según las publicaciones. En su “bitácora”, cuando escribía en ABC Color, dejó anotado un “decálogo para gobernar”. En el cuarto punto decía que “los índices de corrupción deberán rebajarse al mínimo…”. Así las cosas y dada la situación de sospechas, el actual gobierno municipal ¿está en condiciones de marcar la diferencia en el derrotero de Asunción?

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 mayo, 2016, 7:41 am
  7. El estacionamiento tarifado
    25 May 2016

    La privatización en el control del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción entrará a regir en pocos meses más, luego de que la Junta Municipal decidiera conceder vía licitación este control a un consorcio de empresas conformada por argentinos y paraguayos. A pesar de los beneficios que plantea en cuanto al ordenamiento y a la necesidad de producir espacios para estacionar en sectores donde existe una importante demanda, este sistema claramente perjudica al contribuyente asunceno, en especial a aquel que posee un vehículo y que paga la patente de su rodado en Asunción.

    Y es que, al menos, hasta la puesta en funcionamiento del cobro de la tarifa por parte de la empresa privada, que se estima entrará a regir apróximadamente en setiembre, el asunceno no paga el estacionamiento en los puntos de control que rigen hoy. Esta situación empezará a cambiar con esta nueva disposición que emana de la comuna capitalina.

    Según el nuevo esquema del estacionamiento tarifado, de acuerdo a lo publicado por los diferentes medios de prensa, destaca que el contribuyente con patente de Asunción ya no será beneficiario del estacionamiento gratuito, ya que solo tendrá derecho a dos horas, sin costo alguno, pero a partir de la tercera hora deberá abonar la mitad de la tarifa, y desde la cuarta hora ya pagará 100% del precio real.

    Una situación similar se da con los propietarios de viviendas o residencias afectadas dentro de las 800 manzanas que tendrán el régimen de estacionamiento tarifado. Para los frentistas de las zonas tarifadas del microcentro, alrededores de la Ande, la Municipalidad de Asunción, Villa Morra y el Palacio de Justicia, áreas de altísima demanda de espacios, no podrán acogerse a ningún beneficio y deberán pagar, como cualquier usuario, el arancel para aparcar.

    La gratuidad en el derecho de estacionamiento es uno de los pocos beneficios que posee el ciudadano que paga su patente en la capital del país. Era el atractivo para evitar esa fuga de contribuyentes que migró hacia otros municipios del interior, atraídos por tasas más benévolas y tarifas más asequibles.

    Pese a los costos y además de pagar por la Inspección Técnica Vehicular (ITV) de forma obligatoria, los contribuyentes decidieron seguir en Asunción porque gozaban de la exoneración del pago como un importante atractivo, que ahora ya tiene los días contados.

    Los sistemas de estacionamiento tarifado sea en Nueva York, en Buenos Aires o en Asunción, surgen por la necesidad de generar espacios para estacionar en sectores de la ciudad donde la oferta de lugares es limitada. Aunque la intención de la comuna capitalina sea el ordenamiento o la rotación de vehículos al determinar límites de horarios de estacionamiento y zonas específicas a estos efectos, la misma relega al ciudadano más importante, a su propio contribuyente que dentro de unos meses pasará a tener cero beneficios.

    Más allá de que pudieran existir “damnificados” por la implementación del control y tarifado del estacionamiento, lo que busca la comuna capitalina es mejorar los sistemas empleados durante las gestiones de Carlos Filizzola y Martín Burt con el Control de Estacionamiento de Asunción (CEA), y de la de Enrique Riera, con el Estacionamiento Controlado de Asunción (ECA), que –por cierto– no registran buen recuerdo entre los asuncenos.

    El tiempo dirá si la administración de Mario Ferreiro tuvo un acierto o un error. Por ahora, el primer afectado es el asunceno.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 25 mayo, 2016, 6:38 pm
  8. Servicios públicos en etapa terminal

    La pesada maquinaria estatal no intenta esconder sus falencias, dejadez y la casi nula inversión en insumos. Ya vimos cómo está el correo, mientras que en otros países es un servicio que se potencia y actualiza. Aquí muere.

    Las escuelas asentadas en casonas centenarias y las nuevas se caen, apeligran la vida de los niños, no tienen baños ni muebles.

    El servicio de la Essap mantiene en zozobra a los pobladores de los barrios sin agua, sin presión, con solo algunas horas en que se cuenta con el líquido vital.

    En Copaco se pierden mil clientes por mes sin que sus autoridades se inmuten, no tienen los insumos mínimos ni cables.

    En IPS, ente autárquico con patrimonio propio, no prestan la mínima protección a los asegurados, cada paciente vivo es un milagro. Una huelga les deja a los enfermos esperando por cirugías que son urgentes.

    Los desplazados por las aguas que deberían contar con la vacuna antigripal en su totalidad no son visitados por el Ministerio de Salud. Cada día hay más desidia, mugre y riesgo de enfermedades por baños a la intemperie.

    Abandonados a su suerte, muchos empleados tienen que poner de su bolsillo los insumos más básicos. El Estado, que es parte de esta burla a la razón, sigue pagando a los planilleros, amigos, parientes y otros como si fuera una surgente inagotable. Pero no es capaz de cumplir con su misión más básica: dar un servicio de calidad, se tiran la pelota de un arco a otro, y mientras, los que seguimos pagando los servicios no nos cansamos de esperar que el Estado paraguayo haga algo.

    No hay bolígrafos ni papel, no se arreglan las máquinas; no hay interés de cambiar y sigue el robo a la vista de todos, y si tenés una queja, no te preocupes, nadie te atiende el teléfono de reclamos. En vez de sanear los servicios, lo que se tiene es más de lo mismo, con personas indolentes del deber de su misión, sin herramientas para trabajar, y con el chip en su cerebro: “El que manda roba y el que está en niveles inferiores también”. Los que son honestos y trabajan en estos ministerios y entidades de servicio sufren, y los que pagamos las cuentas estamos presos e indefensos ante esta muerte colectiva. ¡Qué siga la fiesta!

    por Mirtha González Schinini

    http://www.abc.com.py/blogs/cuerpo-y-alma-65/servicios-publicos-en-etapa-terminal-2888.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 24 mayo, 2016, 8:04 am
  9. No es lo que queremos, señor intendente

    Resulta que ahora, como asuncena, voy a perder el derecho de estacionar en mi ciudad, donde pago impuestos para vivir. Mario Ferreiro me va a sacar un derecho adquirido y me va a imponer el pago por dejar mi vehículo en la calle.

    Además de abonar la Inspección Técnica Vehicular (ITV) y volver a pagar el precio de la patente, voy a perder el único mísero beneficio vivir en la capital. Peor aún, tampoco voy a poder dejar mi vehículo frente a mi departamento porque aunque esté frente a mi casa igual debo pagar.

    Mi lectura comprensiva es que por trabajar, por estudiar, por sacrificarnos día a día para tener un pasar mejor, nos castigan. Nos obligan a pagar más.

    Y, sin embargo, van a darles salario y comisión a los cuidacoches por cada boleta que nos cobren. Le pregunto, señor intendente Mario Ferreiro: ¿Van a pagar algún impuesto los cuidacoches? Esto es un grosero asistencialismo, populista y duro.

    ¿Y si todos decidimos vivir precariamente? ¿Y si todos dejamos de pagar impuestos? ¿Van a asistir a todos? ¿Van darnos un salario por no trabajar? Noooooo, ¡claro que no! Lo que va a pasar es que nos van a perseguir hasta rematar nuestras viviendas, para seguir pagando a los que tienen menos, olvidándose que están menoscabando nuestro bienestar, nuestros derechos e incentivando el odio entre compatriotas, incentivando el descontento, y con un claro mensaje: Si querés vivir dignamente, tu castigo es pagar.

    Julio Ayala

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 23 mayo, 2016, 7:22 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

como dijo… ✓

@mikeotr La Muni de Lambaré está cerrando el súper Archi, porque no tiene licencia ambiental. ¿Cómo lo habilitaron entonces hace un par de años?
@aestigarribia La educación como salvación y cambio social es un mito. La sociedad educa a la gente según los intereses y visiones de la clase dominante.
@esperanza_py En IPS prefieren restringir derechos de trabajadores que atacar el alto nivel de evasión al seguro o mejorar en la gestión de sus recursos. Esta visión de negocios y no de derechos, es la que frenó un proceso de reforma de la seguridad social y la salud púb. en favor de la gente.
@mrvelazquez Pareciera ser que es una NECESIDAD tener la mayor deuda de la región, nuestra deuda casi se triplicó con HC pero no vemos los resultados
@CarlosGomezPy Jimenez Gaona "herencia de oro" es tan honesto y transparente, que cuando lo recuerda públicamente, lo tiene que leer.
@RinoGiret Que curioso: en el sector privado la gente quiere llegar a la jubilación y en el sector público se acciona ante la Corte para no jubilarse.
@aldo_be El Call Center del Banco de Fomento me hace escuchar toda la discografía de Luis Alberto del Paraná. Linda música pero atiendan, viejo!
@jeva665 El ser políticamente correcto y compasivo con verdaderos animales, es lo que está jodiendo al mundo.
@TigreCuenca PRESOS deben ir los irresponsables que ordenaron a un militar hacer tan riesgosa maniobra sin ningún tipo de seguridad. BASURAS!!
@vicsostoa Se tornó tan comercial el fútbol, que frases como el sentido de pertenencía o amor a la casaca, casi no forman parte del lenguaje futbolero
@rarojas72 Pregunto Afara se fue para ser 1 tengo entendido o si no tiene sentido salir.

A %d blogueros les gusta esto: