estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Criminal actitud

Alrededor de 700 cirugías ya fueron suspendidas en lo que va del transcurso de la medida de fuerza que los anestesiólogos del Instituto de Previsión Social decidieron imponer a los asegurados, por el hecho de que están demandando derechos laborales a las autoridades de la institución.

Los anestesiólogos reivindican escalafonamiento salarial, provisión de medicamentos e insumos, arreglo de quirófanos, aumento de profesionales y adquisición de mayor cantidad de equipos. Sea que tengan razón en estos reclamos o no la tengan, no deberían haberse atrevido a ir tan lejos como violentar su juramento hipocrático y pisotear la regla humanitaria más elemental, cual es otorgarle a la vida humana la prioridad absoluta entre los valores sociales a cuidar y proteger. Ellos alegan que se preocupan por la vida de sus pacientes, pero la medida de fuerza que mantienen desde el 3 de este mes está demostrando todo lo contrario.

En efecto, centenares de personas que actualmente requieren intervenciones quirúrgicas deben estar aguardando angustiosamente, sufriendo y con el temor de que el arreglo del problema entre los médicos huelguistas y su institución les llegue tarde.

La crítica cae también sobre el IPS, porque, de ser verdad la mitad de lo que denuncian los anestesiólogos, es motivo suficiente para acusarle de ser una administración irresponsable, que arriesga la vida de sus asegurados por la postergación de sus cirugías, que no solo genera un terrible drama físico y emocional en los pacientes afectados, sino que también conculca sus derechos a acceder al servicio por el cual pagan al contado cada mes.

Si bien es cierto que la Constitución otorga y garantiza el derecho a huelga laboral, también prescribe una condición fundamental: que estos derechos estén reglamentados por la ley “de tal manera que no afecten servicios públicos imprescindibles para la comunidad” (Art. 98).

A nadie puede caberle ninguna duda de que los servicios médicos que están interrumpidos en el IPS por la huelga de anestesiólogos hacen parte de los “servicios públicos imprescindibles”. Aunque estos médicos en huelga accedan a intervenir en casos que ellos consideran urgentes, esto no significa que los pacientes demorados, o declarados “no urgentes”, no estén sufriendo las postergaciones, resintiéndose cada vez más en su salud. Mirando el caso desde este punto de vista, todos los enfermos cuya condición de salud requiere cirugía vienen a ser “casos urgentes”. No solamente merecen tal definición aquellos que los médicos, empleando criterios restringidos, deciden, unilateralmente, otorgarles tal condición.

Si las autoridades del IPS y de otros centros públicos de salud no dan muestras de tener su conciencia humanitaria suficientemente desarrollada, y, asimismo, no demuestran poseer esta virtud sus médicos y paramédicos, las huelgas menudearán y los perjuicios a la comunidad se multiplicarán o agravarán. Ante esto, el único remedio será que los legisladores se decidan de una vez por todas a elaborar un proyecto de ley que establezca una reglamentación minuciosa de la figura de la huelga, a fin de salvaguardar los derechos sociales prioritarios de los que habla el Art. 98 de la Constitución.

Ninguna persona enferma debería ser martirizada imponiéndole medidas de fuerza de este tipo. Más que un abuso, es una injusticia grave y una falta de humanidad francamente criminal.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/criminal-actitud-1480991.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “Criminal actitud

  1. IPS y el abandono

    Este domingo estuve acompañando a un familiar en el Hospital Central de IPS. La estampa que vi fue desoladora.

    Pacientes esperando en los pasillos para ser atendidos, algunos sentados en el piso frío por falta de camillas y sillas. Ancianos sin agua caliente para darse un baño; enfermeras luchando contra la escasés de insumos y brazos para brindar atención.

    ¡Qué está pasando! Dónde están los aportes que nos descuentan cada mes. La cantidad de pacientes que IPS deriva a sanatorios privados es alarmante. Ya sospecho que se trata de un negociado.

    Porqué tanta escasés, porqué tanta desidia, porqué tanta precariedad. ¿Quién puede darnos respuestas? ¿Qué debemos hacer para recibir respeto?

    Raquel Coronel

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 23 mayo, 2016, 6:47 am
  2. Tan pocos hacen tanto daño a tantos

    “No hay inundación, solo está creciendo el río”, se escuchaba en tiempos de la dictadura, como también “no hay sequía, lo que falta es lluvia”, entre otras sandeces por el estilo. Sin embargo, el disparate no es monopolio de un determinado régimen político. Hoy, en plena democracia, escuchamos cosas parecidas. “No cerramos las rutas, solo marchamos por ellas”, dicen campesinos y camioneros, y más recientemente oímos, “no estamos en huelga, sino que solamente no intervenimos en las cirugías programadas”, como afirmó la doctora Carmen Valenzuela, secretaria general de anestesiólogos del Instituto de Previsión Social (IPS). Lo cierto es que a la fecha, como consecuencia de la “no huelga”, un total de 1.000 cirugías programadas ya fueron suspendidas en el Hospital Central, dejando al desnudo la completa falta de sensibilidad por parte de los profesionales que llevan a cabo la medida, quienes en un acto de auténtica negligencia, dejan a los asegurados librados a su suerte.

    Ahora hablan de falta de insumos y de equipamientos en los quirófanos, pero todo comenzó con el reclamo de aumento de los salarios, consigna ésta con la que no lograban captar simpatías ni el eco mediático que pretendían, por lo cual sacaron de “la galera” otras que pudieran ser objeto de comidilla, como efectivamente está sucediendo.

    Con todo lo que ocurra en el IPS siempre debemos tener mucho cuidado. Por un lado, porque se trata de un servicio esencial para cientos de miles de trabajadores y sus familias, que nadie, ni el personal administrativo ni el de blanco, incluyendo a los anestesiólogos, tiene derecho de interrumpir jamás. Por el otro, porque no faltan los que quieren destruir al Instituto, creando y/o agrandando los problemas, preparando así el camino para luego de darle un gran mordisco a ese formidable “mercado” de la salud al que hoy no tienen acceso, sea por vía de la “desmonopolización” u otras fórmulas privatistas.

    Los directivos de la previsional evalúan ahora la posibilidad de “tercerizar” el servicio de anestesiología. Queremos entender que eso significa contratar temporalmente a profesionales de este ramo y no, que derivarán a los pacientes a otros establecimientos privados, lo que sería inaceptable. Pues eso terminaría convirtiéndose en un manotazo al bolsillo de los asegurados, parte de cuyos fondos de salud se gastarían en rubros que ya están pagados.

    El titular del IPS, Benigno López, dijo apostar al diálogo y que no se cansará de hablar para ver cuál es la discusión real, dando a entender que se plantean muchas cosas, a modo de cortina de humo. Pero en realidad lo único que quieren es el aumento de sueldos, lo cual no habría condiciones de otorgar en este momento.

    Está bien que tenga una actitud dialoguista, pero hasta un punto. Que expongan todo lo que plantean, se les responda lo que se puede concretar ahora y que retornen de inmediato al trabajo por el que se les paga. Y si no entienden buenas razones, pues que se dé por terminado el contrato de todos aquellos que mantengan tan descabellada huelga y se contrate a otros dispuestos a cumplir con dichas labores.

    No puede ser que tan pocos hagan tanto daño a tantos. Solo quienes se hallan bajo los efectos de poderosos anestésicos, como parece ser el caso de ellos, pueden ser tan insensibles al dolor… aunque no propio, sino al ajeno.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 22 mayo, 2016, 11:42 am
  3. IPS: El barril sin fondo de la paciencia de los asegurados

    El Instituto de Previsión Social estuvo una vez más bajo la lupa periodística, por su incapacidad para erradicar a los planilleros. Estos funcionarios que cobran sin asistir a su lugar de trabajo representan una de las mayores lacras que debe soportar el asegurado, víctima de la corrupción y la ineficiencia. Del otro lado de esta historia se ubican los trabajadores que aportan mes a mes a una institución que está muy lejos de satisfacer las necesidades y las expectativas de sus dueños. Los recursos se desangran y una gestión eficiente sigue siendo la gran carencia que soportan los aportantes, cuyo derecho es recibir una atención segura y digna.
    Una publicación de Última Hora reveló una lista de nombres de supuestos planilleros. Se trataba de funcionarios del Instituto de Previsión Social que faltaron casi un mes en el año 2015, y aunque en este momento ya se encuentran en proceso de sumario, los casos son ejemplificadores.

    Unos 4.800 empleados de un total de 16.000 trabajadores del IPS no asisten diariamente a sus puestos de trabajo. Esta vergonzosa cifra equivale a un 30%.

    Las faltas sin justificación suman en el IPS y las ausencias diarias tienen los más variopintos motivos: día libre, reposo médico, ausencia injustificada, lluvia (para las llegadas tardías), problemas técnicos, corte de energía, permiso por matrimonio, manifestación de cooperativas, huelga de transporte y otros.

    El Instituto despidió a más de 600 funcionarios en los últimos tres años porque no asistían al trabajo, pero hay otro grupo que permanece en el cargo pese a acumular ausencias injustificadas, según las denuncias

    Para enfrentar estas situaciones, la Previsional realiza sumarios administrativos. Desde el año 2013 mantiene un promedio de más de 900 de estos trámites en cada trimestre. Por cierto, el Consejo de Administración tomó la decisión de que si un funcionario suma más de 11 ausencias injustificadas en el trimestre debe ser desvinculado tras el proceso establecido para el efecto.

    Este esfuerzo, sin embargo, no es suficiente, y los denominados planilleros en el IPS siguen gozando de sus privilegios y de una muy buena salud.

    Quienes no pueden presumir de gozar de buena salud son los sufridos asegurados, quienes, pese a todo, siguen pagando cada mes sus aportes, lo mismo que sus empleadores. De esta manera hacen posible que la entidad disponga permanentemente de recursos hasta para pagar a gente irresponsable, que cobra buenos sueldos sin asistir a su puesto de trabajo.

    Mientras el dinero de los aportantes se escurre en abonos que no corresponden, ellos deben aguardar hasta seis meses para realizarse estudios especializados. Muchos de ellos incluso deben soportar esperas interminables para análisis que son de urgencia.

    Recientemente se presentó la Encuesta Longitudinal de Protección Social, realizada gracias al apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que muestra el deficiente servicio que ofrece el IPS. En ella se resalta que el 17,7% de las personas que cuentan con este seguro obligatorio no utiliza el sistema de atención de salud por el mal servicio que la Previsional presta. Asimismo, un 13% de los asegurados no pudo acceder a la atención médica debido a la dificultad para tomar los turnos a través de su call center.

    El IPS no logra erradicar a los planilleros: Esa es una de las caras de la moneda, la otra, los miles de asegurados que viven cada día la agonía de tener que ser mendigos en una institución que ellos mantienen con el sudor de su frente.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 19 mayo, 2016, 6:19 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

✓ÑE’ÊNGA

Na ne mitâ’i sa’yju ĝuaiĝui rumby.17/10/17

✓fotociclo

El incendio que empezó en el Mercado de Abasto ayer a la tarde se llevó alrededor de 350 puestos y el 90% de la infraestructura del Bloque C. El incendio fue controlado esta mañana, y los vendedores serán reubicados, sin embargo sus pérdidas no serán cubiertas. Se está analizando construir un nuevo pabellón y el BNF anunció que cederá créditos rápidos y accesibles, es decir, más endeudamiento para muchos de los afectados.

✓archivos

✓estadistas

  • 1,106,779 visitas
Follow ✓Paraguay Péichante on WordPress.com

✓ impresos

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: