estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La agenda de Cartes

En agosto se cumplirán 3 años de cuando el presidente Horacio Cartes dijo que el EPP (Ejército del Pueblo Paraguayo) no le marcaría la agenda. Poco tiempo después ya era motivo de burla a lo largo y ancho del país. El grupo armado le dio vuelta varias veces la hoja.

Esto viene a propósito de las reiteradas metidas de pata –por arrogancia, por imbecilidad, por mala leche, por incapacidad– del titular del Ejecutivo con distintos sectores no afines a sus deseos e intereses empresariales o de poderes fácticos a los que siempre tira un guiño.

Lo que ocurrió ayer con los estudiantes secundarios, que lo sentaron a firmar un decreto en contra de su voluntad, es el último capítulo de una serie de demostración de inutilidad política, de decadencia, de insensatez y de incapacidad para gobernar resolviendo los problemas nacionales.

Hace 2 semanas ocurrió lo mismo con los campesinos y cooperativistas que ocuparon por más de 20 días la plaza de Armas del Congreso. Reclamaban condonación de deuda para los pequeños productores engañados por el Estado y eliminación del IVA para los cooperativistas. Cartes los acusó de haraganes y de ser básicamente escoria social. Se fue de viaje dejando el conflicto en llamas. Finalmente, debió meter rabo entre piernas y firmar un acuerdo con un tendal de compromisos de fondo y forma. Compromisos que inicialmente consideraba imbancables, por su ignorancia y mal asesoramiento.

Hace 1 día los colegiantes obligaron de nuevo a Cartes a firmar un decreto con otra serie de compromisos cumplibles e incumplibles. Aparte de la similitud del trato con los campesinos, este caso fue peor. En días las protestas tumbaron a la ministra predilecta del mandatario, Marta Lafuente, que se fue casi amenazando; y al volver este de un viaje a Buenos Aires a donde prefirió ir al teatro Colón, tuvo que impregnar rúbrica.

La lección es básica. Primero, Cartes no tiene rumbo ni agenda claros. Lo único que plantea su Gobierno es hacer cosas fáciles para los poderes económicos. El resto del país no le interesa. Segundo, los problemas de la gente común se los pasa por la raya. No los atiende. Los desprecia. Y a regañadientes debe firmar decretos o acuerdos porque la realidad le tira al suelo y aplasta su inusitada y mediocre soberbia.

Y tercero, hay que hacer más protestas para que el país mejore. Es el único modo –y está demostrado– en que Cartes firma decretos o escucha los verdaderos asuntos del país.

Por Miguel H. Lopez

http://www.ultimahora.com/la-agenda-cartes-n990716.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

7 comentarios en “La agenda de Cartes

  1. Un espacio vital para el futuro

    Cuando faltan poco más de treinta días para que concluya el periodo legislativo, la disputa por la presidencia de las Cámaras empieza a asomar con fuerza. Ocupar ese espacio siempre fue políticamente relevante a causa del lugar central que le da el diseño constitucional del país, pero este año cobra aún mayor importancia. En gran medida será la bisagra de la política nacional en los próximos años. Quien o quienes se queden con la presidencia de las Cámaras ocuparán un espacio vital para incidir en el debate político de cara al 2018.

    Estamos en un periodo de inflexiones para el porvenir político del país. Este año se deberá definir si corre o no la reelección presidencial. Una discusión que necesariamente pasará por el Congreso. Este año también será el tiempo donde se irán consolidando las estructuras movimentistas dentro de los partidos políticos; lo que también tendrá un reflejo dentro de las Cámaras del Congreso.

    A diferencia de años anteriores, en este periodo constitucional las Cámaras difieren en la duración del mandato de sus titulares. Consecuentemente los efectos serán distintos.

    En la Cámara de Diputados, mediante una audaz jugada del diputado Hugo Velázquez con respaldo del Poder Ejecutivo, desde finales de 2014 el mandato de los presidentes se extendió de uno a dos años y medio. Mediante ese ajuste Velázquez se consolidó al frente de la Cámara Baja, vendió cierta tranquilidad al Gobierno y ganó un tiempo precioso para intentar ampliar el alcance de su equipo político.

    El primer año y medio el esquema funcionó prácticamente sin contratiempos. El Poder Ejecutivo tuvo un buen gestor y Velázquez se consolidó como el único interlocutor con un poder inigualable en la Cámara.

    Sin embargo, ahora las cosas lentamente están empezando a cambiar. El mandato de Velázquez todavía se extiende hasta finales de diciembre; pero la ancha puerta de la disputa por la sucesión ya se abrió. No son pocos los que quieren el cargo. El mismo Velázquez empezó a operar para retener su cargo pensando que eso lo llevará a consolidar su espacio; pero además le dará un lugar privilegiado de cara a las elecciones generales.

    En la Cámara de Senadores las disputas son mucho más cercanas. A diferencia de los diputados, los senadores mantienen presidencias anuales. El senador Blas Llano, cuando estuvo al frente del Senado en 2014, no pudo avanzar con la intención de llevar también su mandato a dos años y medio, como en la Cámara de Diputados. En esa disputa pudo más la disidencia colorada que no solo frenó la intención de Llano, también se quedó con la presidencia que fue para Mario Abdo; hoy virtual candidato de la disidencia para la presidencia de la República.

    Su mandato al frente del Senado concluye a finales de junio y no hay acuerdo sobre la sucesión. El mosaico partidario en la Cámara de Senadores da ventaja a la oposición que junto con la disidencia colorada tiene el control. Sin embargo eso no necesariamente asegura que la presidencia de la Cámara Alta quede para esos sectores.

    En tiempos de internas partidarias en el PLRA y necesidades políticas en la ANR los votos se cuentan de manera distinta. Por ahora uno de los más firmes candidatos a llegar a la presidencia del Senado es Óscar Salomón, un disidente singular que tiene un discurso mesurado con el Gobierno y que tampoco representa un peligro para las aspiraciones presidenciales en la disidencia. Todavía está por verse si eso será suficiente para llegar al cargo; más aun cuando en los últimos días el senador Víctor Bogado, conocido por su capacidad de negociación, también anunció su intención de pelear el puesto y cuando el Poder Ejecutivo todavía no mostró a su candidato para el cargo.

    Por Osmar Gómez

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/un-espacio-vital-para-el-futuro-1481989.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 27 mayo, 2016, 8:31 am
  2. El pacto de San Petersburgo

    Por Estela Ruiz Díaz

    Hace un mes el presidente del Congreso y precandidato colorado disidente a la presidencia de la República, Mario Abdo Benítez, y el ex presidente, senador y aspirante a la reelección presidencial, Fernando Lugo, compartieron viaje a la lejana Rusia. Eran momento de tensión política para el presidente Horacio Cartes por las calientes negociaciones con los campesinos y cooperativistas.

    Las largas horas en el avión y lejos de los radares oficialistas, ambos dirigentes, en las antípodas ideológicas, hablaron de las coincidencias, pero sobre todo del futuro. Ambos coinciden en su posicionamiento contra el Gobierno. De hecho, Mario Abdo logró presidir el Poder Legislativo gracias al apoyo clave del Frente Guasu. La alianza política siguió con apoyos mutuos en proyectos de ley, aunque no lograran concretar a raíz de la férrea oposición en Diputados. Pero la experiencia sirvió para probar que juntos podían frenar la hegemonía cartista. Desde ese punto de vista, ambos sectores evalúan exitosamente el acuerdo, aunque no lograran modificar un ápice la perversa estructura del Estado.

    El pacto, dicen algunos que allí se consumó, es que el Frente Guasu siga apoyando a la disidencia para presidir el Congreso, aunque en un sector del luguismo ya hay malestar por la actitud zigzagueante de Marito.

    TANTEOS DE PODER. El 2018 es lejano para algunos, pero midiendo en tiempos políticos, está a la vuelta de la esquina.

    Previamente a las internas partidarias que serán el año que viene, hay otras pulseadas que consolidan o debilitan los liderazgos. Entre ellas las presidencias de las cámaras del Congreso, especialmente del Senado, que a la vez preside el Poder Legislativo.

    En este contexto, la exitosa alianza entre la disidencia colorada y la Multibancada integrada por el Frente Guasu de Lugo, el PDP, el PEN y liberales disidentes que encumbró el año pasado a Marito, ha sufrido alteraciones con negros nubarrones que ponen en peligro la fuerza antioficialista.

    A fines de junio se elige al titular del Senado y este es el escenario en el que Cartes medirá su fuerza. No tiene los votos para que un oficialista sea elegido, pero busca maniobrar para quebrar la disidencia. Así debilitará la figura de Mario Abdo, ya lanzado precandidato presidencial. En este contexto se mencionan negociaciones con el PLRA llanista.

    El senador Cachito Salomón es el candidato para presidir el Senado por la disidencia colorada y espera replicar la alianza con la izquierda. Tanto es su deseo de coronar su carrera presidiendo el Congreso que no tuvo empacho en plantear acuerdos más allá del Parlamento: “Creo que si el Partido Colorado se abre a las alianzas, obligatoriamente los sectores Honor Colorado (Cartes) y Colorado Añetete (Marito) van a buscar alianzas. Evidentemente Colorado Añetete está mucho más cerca de Fernando Lugo”, había señalado una vez moviendo el avispero.

    Pero esta alianza está lejos de la probabilidad, aunque los actores simulen simpatías como fuegos de artificio. De hecho, Lugo nada mejor en las aguas coloradas que liberales, tras su experiencia traumática del 2012. Pero demasiado acercamiento con la ANR también le puede jugar una mala pasada. Una cosa es pactar para incordiar a Cartes, pero ese acercamiento puede quemar al Frente Guasu. ¿Hasta qué punto la izquierda puede sostener un pacto con un partido ultraconservador que representa todo lo contrario de sus convicciones? Por su propia sobrevivencia política esa amistad tiene fecha de vencimiento.

    ALIANZAS, LA CLAVE PARA EL 2018. En ese contexto, los líderes con aspiraciones presidenciales exploran eventuales acuerdos extramuros partidarios. Esto en la oposición no es novedad. En toda la transición y en distintas modalidades eleccionarias, han tejido acuerdos exitosos. Caso Lugo para la presidencia en el 2008, y el más reciente, Ferreiro para la Intendencia capitalina. En ambos casos, el PLRA fue clave como partido soporte.

    La sorpresa sería que el Partido Colorado decida explorar este escenario exótico hasta hoy en su vida institucional posdictadura.

    Pero el tema está empezando a calar en la dirigencia. La derrota de Arnaldo Samaniego en Asunción fue una señal de alerta, sobre todo porque hubo acercamiento de sectores independientes que le ofrecieron apoyo, pero que por soberbia fue rechazado con la consecuente derrota.

    Son temas que surgen en los análisis de laboratorio y que también que se bajan en la mesa de negociaciones más reales y cortoplacistas como las mesas directivas del Congreso.

    Como el año pasado, la izquierda tiene peso a la hora de tejer alianzas. Pero ese acuerdo ya no tiene tanta fuerza porque Cartes logró recuperar algunos votos.

    La puja de poder en la ANR ahora se centra en el Senado. El presidente apuesta a ganar con la derrota de la disidencia.

    Como señala un legislador de la liga anticartista: “Seguimos contando votos, entonces veremos si lo de San Petersburgo confirma un nuevo pacto o termina en simple anécdota”.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 27 mayo, 2016, 8:30 am
  3. Más allá de 2018

    Por Marcos Cáceres Amarilla

    Durante la dictadura stronista (1954-1989) el poder del régimen se fundamentó en la conocida trilogía Gobierno-Partido Colorado-Fuerzas Armadas. Durante la década del 90, tras la decadencia del oviedismo, el estamento militar perdió todo peso como actor político en nuestro país. A su vez, con la gestión del actual presidente, Horacio Cartes, la influencia del Partido Colorado en las decisiones políticas es inexistente.

    Conclusión: pasamos de una división en tres partes a la concentración en uno solo. El Poder Ejecutivo y su pequeño entorno son quienes tienen ahora el poder real en las manos.

    El menosprecio del actual Jefe de Estado hacia los políticos profesionales y tradicionales, especialmente de su partido, se hizo evidente desde el inicio de su mandato. Los excluyó expresamente de su Gabinete, integrando a técnicos y gerentes de sus empresas. Después los fue arrinconando, restándoles espacios de poder y de maniobra hasta llegar a la situación actual en que la gran mayoría de los dirigentes políticos son completamente dependientes de su voluntad y de sus decisiones.

    Cartes se ha dado el lujo de poner como presidente del Partido Colorado a alguien que, evidentemente, no tiene el peso político, la experiencia ni el arrastre que se esperaría de un líder partidario. Como para dejar bien en claro que está en ese cargo porque a él se le antojó.

    Para completar la obra, ningún colorado disidente forma parte de la nueva Junta de Gobierno de la otrora poderosa Asociación Nacional Republicana. Inclusive, fueron vetados para integrar el organismo de conducción partidaria varios dirigentes cuya fidelidad estaba en duda. De esa manera el cartismo tiene asegurada una hegemonía de casi 5 años en la Junta.

    Al Presidente de la República, dicen, no le ha costado mucho tener este manejo en el partido y en el Congreso. Le bastó con repartir dinero, más o menos generosamente. Un argumento que ha resultado irresistible para muchos viejos y nuevos dirigentes.

    Uno que ventiló esa situación fue el actual presidente del Senado, Mario Abdo Benítez, durante la campaña interna por la presidencia del partido, en 2015. Afirmó que el respaldo de los diputados le costaba a Cartes G. 30 millones per cápita, por mes.

    Más allá de versiones difíciles de probar, pero que no suenan para nada descabelladas, lo real es que el presidente Cartes, posiblemente, dejará una huella perdurable en el partido y en el país. Aún si no consigue una hipotética reelección o inclusive si no logra imponer un candidato para el próximo periodo presidencial.

    Mientras todos se entretienen con ciertos episodios payasescos del Mandatario, como el video del “saludo a las mamis” con una presunta “miss Santa Rita”, el entorno cartista prepara lo que vendrá.

    Posiblemente, Cartes no volverá a candidatarse. Las encuestas que, a esta altura, le dan más del 70% de rechazo ciudadano son difíciles de revertir. Pero cualquiera sea el que tome el mando en 2018, quedarán leyes, como el de la Alianza Público Privada y las modificaciones a la ley de Defensa Nacional. Quedarán estructuras en las instituciones nacionales y en el partido, además de personas fieles (o fidelizadas a platazo limpio) al actual Presidente, en algunos puestos claves.

    Es posible que Cartes haya cometido y siga cometiendo errores en su gestión. Pero el ejercicio del poder que está teniendo le servirá para que su sombra y su influencia continúen después. A no ser que algunos sectores despierten y pasen algunas cosas en el camino.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 19 mayo, 2016, 6:17 am
  4. Populismo

    En una audiencia pública realizada hace poco en Minga Guazú, el presidente del Congreso, Mario Abdo Benítez, fue muy aplaudido cuando sostuvo que los legisladores son “representantes del pueblo, no de multinacionales ni de las grandes empresas”. La afirmación parece trivial, pero lleva implícita una suposición que no lo es tanto, es decir, la de que existe un inevitable antagonismo entre los intereses del empresariado –nacional o extranjero– y los del pueblo, tal como lo pregona la izquierda marxista.

    El citado senador no tuvo quizá la intención de alentar la lucha de clases, pero sí la de congraciarse con el auditorio, mediante el ejercicio de la demagogia. Excluyó de la representación a los dueños o directivos de una industria o negocio, como si ellos no formaran parte de la nación, a la que los legisladores representan, lo quieran o no. Ciertamente, ellos no son ni deben ser voceros de las multinacionales ni de las grandes empresas, pero tampoco de los agricultores, de los ganaderos, de los obreros, de los académicos, de los comerciantes o de los funcionarios, por separado. Muy mal harían en estar al servicio de un grupo de presión.

    Los parlamentarios deben aprobar o rechazar un proyecto de ley en función del bien común, apelando a la razón y sin manipular los sentimientos de la ciudadanía. Para decidir si conviene o no renovar una concesión, por ejemplo, es útil que escuchen la opinión de quienes acudan a una audiencia pública, sin anticipar ningún parecer personal ni mucho menos institucional, pero sobre todo sin tratar de halagar a los presentes. Los mensajes populistas, como el comentado, están de más, pues una cuestión de interés general debe resolverse considerando diversos puntos de vista y no solo la opinión reinante en un lugar y en un momento determinados.

    La apelación al populismo resulta inquietante, ya que es de temer que se agudice a medida que se aproximen las fechas de las elecciones internas y de las generales. Por de pronto, el titular del Congreso ya anunció su intención de postularse a la Presidencia de la República, de modo que sus expresiones pueden interpretarse como un intento de concitar desde ya el apoyo del público, recurriendo a una falsedad evidente y ofensiva para una parte de la sociedad. Es muy probable que otros potenciales candidatos hagan lo mismo con relación a este u otros temas, así que bien podríamos asistir a una carrera desenfrenada entre populistas de tomo y lomo. La competencia consistirá, entonces, en decir a la gente lo que probablemente ella quiera escuchar y en sumarse a cualquier manifestación de protesta en marcha, sin atender su legitimidad ni su sensatez.

    Es habitual que el pueblo sea lisonjeado a costa de la sinceridad o del sentido común, con tal de conseguir votos. Lo alarmante es que se recurra velada o abiertamente al populismo, sea él de izquierda o de derecha, como el que trasuntaron los dichos de Abdo Benítez, según los cuales de un lado estarían los empresarios malvados y del otro los pobres ciudadanos. En fin, este es el nivel de muchos de nuestros políticos y parlamentarios, que no suelen resistir la tentación de concitar adhesiones mediante el discurso patriotero o sensiblero. Queremos creer que el pueblo no se dejará engañar por mucho tiempo más.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/populismo-1478941.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 mayo, 2016, 5:55 am
  5. A poner paños fríos

    El clima político en el país no está pasando por un momento tranquilo. El ambiente, aunque aún no estamos próximos a una elección nacional, es tenso, e incluso se puede hablar de asesinatos, de amenazas de muertes, entre otras cosas, situación que no es para nada tranquila. Si bien los hechos que voy a mencionar no son de ayer, ni de antes de ayer, ocurrieron en los últimos días del pasado mes de abril y primeros de este mes, por lo que es sí un signo preocupante.

    Hacia finales del mes pasado, fue asesinado a tiros el intendente de la ciudad de Tacuatí, San Pedro, Ramón Carrillo (ANR). Llamativamente pasado unos días, fue detenido el concejal municipal de la misma ciudad, el también colorado Alfredo Sosa Riella, como uno de los sospechosos del crimen.

    A estos hechos hay que sumar lo ocurrido semanas atrás en la comuna de Cuidad del Este, Alto Paraná, donde hubo un cruce de acusaciones entre el concejal municipal independiente Celso Miranda (“Kelembu”) con la intendenta municipal, Sandra McLeod de Zacarías (ANR); el edil denunció una supuesta amenaza de muerte contra su persona por parte del clan Zacarías. En el mismo sentido, corrieron las versiones (no confirmadas) de que el presidente de la Junta Municipal de dicha ciudad, Juan Carlos Barreto (ANR), también habría sido amenazado mediante una llamada telefónica. En contra partida, McLeod, al negar haber amenazado de muerte a Miranda, acusó al mismo de amenazar a su familia.

    Y también es importante añadir otro caso ocurrido en el Alto Paraná, donde fue asesinado a puñaladas el concejal suplente de Presidente Franco, Rogelio Penayo (ANR). No obstante, y por las informaciones preliminares, este caso estaría más relacionado con cuestiones del narcotráfico.

    Tres casos puntuales, pero que pintan en cierta forma que no todo está tranquilo. Son tres casos puntuales, es cierto, pero a los que suman otros quizás menos agresivo, menos violento, incluso dentro del marco de las internas de los distintos partidos políticos (ejemplos claros se pueden ver en la ANR y el PLRA), pero que pintan que el ambiente político está entrando en una etapa de tensión.

    Y qué bien vendría al país que vaya bajando ese clima de tensión que va asomando en las esferas políticas. En este momento es fundamental que las aguas se tranquilicen, que hayan disputas políticas sí, pero que las mismas se enmarquen dentro del respeto que se merecen cada uno de los contendientes. No se puede prohibir, exigir o como quieran llamar, “peleas” por cargos de poder, pero estas tienen que estar directamente relacionadas a esos cargos, no a nivel personal, donde ya entran a jugar asesinatos, amenazas de muertes u otro tipo de acciones que rozan la violencia.

    No estamos en las cercanías de unas elecciones nacionales, eso está claro, por lo que con seguridad los casos mencionados al inicio de esta columna tienen que ver con cuestiones políticas a nivel regional, hecho que no significa que no se le deba prestar mayor importancia. No, al contrario, cualquier cuestión de este tipo, en la ámbito o la zona del país que sea, deberá ser mirada con preocupación, ya que no se puede dejar crecer la violencia en ninguna de sus formas.

    Es por eso que es conveniente que todos los sectores políticos hagan una mirada profunda hacia el interior de los partidos a los efectos de poner paños fríos al ambiente y de esa forma evitar que la temperatura vaya creciendo con el riesgo de que en algún momento ya sea imposible parar la fiebre.

    Por Antonio López

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 mayo, 2016, 5:55 am
  6. Tiene futuro la Ley en el Paraguay

    En un país caracterizado por la informali­dad casi en todos los órdenes, que no esca­pa en este aspecto al patrón de los países latinoamericanos, una de las luchas más arduas que enfrentamos en democracia al igual que el resto del Hemisferio es por la institucionalización.

    Es muy común que la legislación proponga nuevas atribuciones a institutos ya exis­tentes, o en otros casos disponga el inicio de la existencia de una institución en dis­tintos ámbitos, acompañando el avance de la norma al crecimiento de la sociedad y a la misma legislación internacional en esos ámbitos. Pero el reconocimiento, el acata­miento social a las instituciones va rezaga­do. La norma existe pero no se cumple. La sociedad no respeta. ¿Por qué será?
    El clásico se juega en el Defensores o no?

    Nuestro grado de improvisación e infor­malidad llega a extremos realmente in­creíbles. En ocasión del reciente clásico del fútbol paraguayo, la incertidumbre de los hinchas respecto a la utilización o no de las graderías norte, luego de discusiones in­terminables durante toda la semana, llegó hasta…..el día anterior al mismo encuen­tro. El sábado de tarde aún no quedaba cla­ro si se utilizaría todo el estadio o se dejaba liberada la gradería “en riesgo”…que al fi­nal no resultó tal, sino que sólo faltaba re­coger escombros y repintar algunas zonas. De hecho dos días después ya se “habilitó” todo el estadio. Y siendo este encuentro deportivo uno de los eventos más espera­dos del año a nivel nacional, no hay expli­cación al hecho de que la situación llegue a tal nivel de indefinición.

    Basta salir en cualquier momento a la calle, con autos en doble fila que inutilizan todo un carril, en hora pico y sin que nadie diga nada, para comprobar esa especie de aver­sión que tenemos a cumplir las normas de convivencia.¿ Puede más el egoísmo que la generosidad de pensar en los demás? ¿Será algo atávico? ¿Estará en nuestros genes?

    Un poco de paciencia.

    Sin embargo, puede decirse de positivo que también vamos avanzando en ese mismo proceso de internalización de las normas legales de convivencia. Aunque en un gra­do intermedio de desarrollo, hay muchas instituciones que están firmemente afian­zadas y son respetadas. Los resultados electorales –por ejemplo- son plenamen­te creíbles a pesar del constante escarnio público al que está sometida la institución por sus planilleros y privilegios. Hay que considerar los muchos años que este mis­mo proceso llevó en su implantación, en naciones europeas o en Norteamérica. Y lo mucho que aún ellos mismos continúan avanzando en la regulación de la conviven­cia social.

    Solo a modo de ejemplo, en los Estados Unidos sigue estando en discusión la regu­lación o no de nada menos que la meca de los inversionistas financieros individuales o corporativos: Wall Street. Paul Krugman y Joseph Stiglitz argumentan su necesi­dad, pero el stablishment corporativo, el real power en el país del norte, se niega a tal posibilidad. A pesar de la quiebra de Lehman Brothers o que J. P. Morgan de­clare pérdidas gigantescas de billones de dólares. Dinero que, por cierto, es de sus clientes.

    Es decir, en todos lados subsisten las ano­mias. Llevamos muchos años de rezago en ese proceso de implantación y cumpli­miento de la ley, pero vamos avanzando y en muchos lugares ese proceso aún hoy continúa.

    Un ejemplo local es el del uso del casco re­glamentario en los motociclistas. Hace po­cos años prácticamente nadie utilizaba ese “salvavidas” al circular en nuestras calles, y la accidentología multiplicó los números que los accidentes significaban para la sa­lud pública. Pero la tenacidad en la perse­cución a los infractores, los cientos y cien­tos –tal vez miles- de motos incautadas y durmiendo en los depósitos de la Policía Caminera, las multas y por supuesto los préstamos realizados para retirar el biciclo que quedó retenido –el tocar los bolsillos, cuando no-, fueron modificando gradual­mente las conductas. Y hoy ya se reduce ver a motociclistas sin casco circulando en Asunción.

    Así, hay muchos ámbitos donde fuimos consiguiendo amoldar nuestras volunta­des a la exigencia normativa. El caos que se observaba en el subsuelo de los Tribunales –donde funciona la giraduría- cada fin de mes, entre los cheques judiciales que los abogados querían cobrar y las pensiones alimentarias que convertían ese sitio en una gigantesca guardería con niños y be­bés llorando, fue transformado mediante un reordenamiento y ardua labor de sus autoridades en un esquema en línea con el sistema bancario, con tarjetas de débito automático para el pago de las pensiones directamente de la cuenta personal de los padres, y cheques judiciales emitidos para profesionales y proveedores en 24 horas. Hoy no hay filas en el lugar.

    A pesar del andar cansino y despreocupado del paraguayo, de nuestro ritmo tan aleja­do del mundo que corre tras los negocios, y de nuestro incumplimiento ancestral de la norma, vamos avanzando. Los ejemplos positivos que se pueden dar son también muchos, al igual que los de los incumpli­mientos. Así que dejemos la situación en columna del medio, y apostemos por la consolidación de las instituciones, una de las necesidades más específicas que nos marcara el año pasado el Papa en su visita. Que cada uno ponga lo suyo, y el país estará mejor.

    Por Lauro Ramírez López

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 mayo, 2016, 5:54 am
  7. Buscar soluciones sin confrontaciones
    10 May 2016

    La lucha contra los problemas sociales del país no puede darse nunca solo desde un frente. Es urgente que todos los sectores tanto público como privado vean las necesidades como objetivos comunes y dejen de lado la confrontación, una materia prima para el estancamiento, que debilita cualquier proceso de fortalecimiento como nación.

    Paraguay ha sufrido históricamente enfrentamientos políticos y sociales que diseñaron hojas de ruta incorrectas que hasta hoy afectan no precisamente a los sectores de poder, sino a los más necesitados que esperan respuestas urgentes en las áreas sensibles como salud, educación y, desde luego, la económica. Los niveles de pobreza, la falta de una educación acorde a los nuevos tiempos, y los dilemas diarios en la atención de la salud pública, son reflejo de la manera incorrecta en la que por décadas estos temas fueron tratados, haciendo prevalecer posturas políticas antes que el desarrollo de planes diseñados por consensos.

    En un país en el que las libertades de expresión y manifestación son muy distintas que en épocas pasadas, el esquema de confrontación sin ejes de acción, sin consensos, para lograr los beneficios esperados según la lógica del mismo reclamo, sigue prevaleciendo en varios ámbitos. Es decir, existen reclamos, que muchas veces son válidos por la ineficiencia del propio Estado, pero esas exigencias son utilizadas más como armas políticas antes que como preocupaciones reales para encontrar soluciones.

    El Estado, en esa misma lógica, se acomoda y ubica los cuestionamientos como simples intereses políticos, sin darse cuenta que si bien pueden existir esos intereses, buena parte de los reclamos son genuinos. De este dilema en los dos frentes resulta la desconfianza que frenan los planteamientos que permitan verdaderos consensos.

    Además de la poca comprensión sobre la necesidad de luchar de manera conjunta contra las miserias sociales, herencias del pasado, también la negatividad en la que entró la sociedad colabora para no ver los avances, por más pequeños que sean. No se debe desconocer que existe mejoramiento en varias áreas gracias a programas específicos o buenas gestiones en alguna representación estatal, sin que ello desde luego implique que terminaron los problemas. El pesimismo imperante y el descrédito, sin embargo, se reproducen en el automático rechazo a cualquier propuesta porque está abonado, con razón o no, con desconfianza hacia los administradores de turno.

    La postura asumida por la sociedad al dudar de casi todo es producto del descrédito acumulado a lo largo de nuestra historia caracterizada por la desidia, mala administración y corrupción en el Estado. Y está en su justa razón dudar de todo porque fue la afectada por esos males. Para que en el país se genere un ambiente diferente, más positivo, y los proyectos enfocados a solucionar los problemas sociales tengan mayor alcance, es necesario que los actores políticos y sociales entiendan que la gente está cansada de la confrontación.

    Para tener una lectura más amplia de los problemas y encontrar soluciones, el Gobierno no puede desconocer que necesita de los actores políticos y sociales divergentes, no solo de aquellos que aplauden la gestión y se convierten en simples defensores más que en colaboradores.

    Del otro lado, es imperioso que se entienda que las organizaciones políticas y sociales deben hacer prevalecer los intereses genuinos del pueblo no solo actuando como contralores del poder, sino también reconociendo los avances e impulsando diálogos sinceros que permitan establecer una hoja de ruta consensuada.

    Nuestro país transita en estos momentos en un proceso en el que es imperioso que tanto las autoridades así como los referentes de diferentes representaciones, antes que la confrontación, elijan el camino del diálogo, del consenso y del compromiso de poner en primer lugar a la gente. La madurez política de cada uno de los dos frentes se medirá según la respuesta que brinden.

    La sociedad, que es la que siempre está expectante y con necesidades, como siempre, será la que determinará quién actúa con sensatez.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 mayo, 2016, 5:54 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Peichapevéta mante, he’íje oikokuaa’ỹva kavaju ári.26/07/17

fotociclo ✓

La Costanera Norte es un proyecto de vía de rápido acceso al centro de Asunción y al eje de la Avda. Artigas, que conecta también con rutas internacionales. El mismo también afectará a un total de 12.000 familias del Bañado Norte ubicadas en las zonas de obra, que deberán ser reubicadas.

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: