estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Encomiable decisión

Hace un par de días, en un discurso pronunciado en Carayaó, el Presidente de la República anunció que seguirá privando de sus privilegios a los politicastros colorados, aunque ellos se enojen, porque a él le están faltando recursos para atender a la ciudadanía. Alegra saber que esté reduciendo las prebendas de esa dirigencia acostumbrada a vivir del dinero público, a la que sus medidas le han provocado un comprensible disgusto. Es que habrían visto “cortado el chorro personal”, en palabras del ministro de Agricultura y Ganadería, Juan C. Baruja, dichas en la misma ocasión. Horacio Cartes advierte que las apetencias de esos dirigentes son incompatibles con un Gobierno que desee invertir más recursos en la salud, en la educación y en las obras públicas.

Es de lamentar, empero, que aún no haya tomado medidas más enérgicas para sanear el presupuesto de tantos parásitos. No solo es cuestión de negar el acceso a cargos públicos bien remunerados a los seccionaleros de siempre, sino también de reducir el tamaño de la clientela política que cada uno de ellos instaló en el aparato estatal. Esa dirigencia, habituada a medrar a costa de los contribuyentes, sin más mérito que el de la capacidad de acarrear votos de cualquier manera, es un pesado lastre para el erario, tanto por los sueldos que indebidamente percibe como por los negociados que fragua desde sus poltronas.

Tampoco hay que olvidar que esa multitud de “recomendados” que ocupan los niveles inferiores de la administración pública sin que sus servicios sean necesarios supone una enorme sangría para el país. El titular del Poder Ejecutivo ha lanzado un desafío a la dirigencia colorada que seguramente acentuará la disidencia de los insatisfechos, a la que se sumará la de quienes en adelante sean afectados por la intención presidencial de “apretar más todavía”. Queremos creer que no ha incurrido en un exabrupto, sino que ha dado a conocer con franqueza una política bien meditada, que llevará a cabo contra viento y marea.

Ante la alternativa de hierro de atender los deseos de los correligionarios angurrientos o mejorar sustancialmente la calidad del gasto público, la decisión que responde al interés general de la Nación resulta bastante clara. De los dichos comentados surge que las líneas están tendidas y que la batalla que se avecina puede ser muy dura. No es habitual que se renuncie a una canonjía a la que todavía se cree tener derecho por el mero título del carnet partidario, como en la época de la dictadura stronista. El Presidente de la República necesitará coraje para enfrentarse a quienes fueron o serán apartados del festín con el dinero de todos. Debe saber, sin embargo, que en esa dura faena estará respaldado por los ciudadanos que viven de su trabajo y aspiran a mejorar su nivel de vida, gracias a unos servicios públicos prestados con eficiencia y honradez.

Si en lo que resta de su mandato se libera de una buena cantidad de inútiles y corruptos que esquilman el presupuesto, habrá prestado ya un enorme servicio al país. Y entonces podrá retirarse con la conciencia tranquila de haber optado por decisiones que buscan el bienestar de la generalidad de sus compatriotas y no por el bolsillo profundo de unos politicastros insaciables.

 

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/encomiable-decision-1477789.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

4 comentarios en “Encomiable decisión

  1. ¿Somos un pueblo de imbéciles?

    El intendente de Juan León Mallorquín, Mario Noguera (PLRA), y los ediles del periodo anterior vendieron 41 lotes y arrendaron otros 60 tras haber parcelado un predio que la Municipalidad había cedido a la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) para la construcción de viviendas sociales. Las casas empezaron a construirse en marzo del año pasado y ahora los compradores, entre los que figuran comerciantes y parientes de funcionarios municipales y del intendente, reclaman que ellas les sean adjudicadas, pese a que la lista de los beneficiarios debió haber sido elaborada por la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat), según el convenio celebrado entre las tres entidades mencionadas.

    La fraudulenta operación se consumó sin que ni la EBY ni la Senavitat tuvieran la menor noticia de ella. Los pobladores de la pequeña localidad sí habían estado informados y hasta corrió el rumor de que el jefe comunal había viajado a Buenos Aires, durante la última campaña electoral, para ofrecer allí las viviendas que se estaban levantando a costa de la EBY. La pregunta es por qué nadie hizo nada para frustrar el escandaloso negociado. ¿Acaso creían que se trataba de una insignificancia, por la que no valía la pena mover un dedo? ¿O es que temían enemistarse con sus autores y beneficiarios? Con su reprochable silencio, los pobladores de Juan León Mallorquín permitieron que se llevara adelante algo muy parecido a una estafa. Incluso reeligieron al intendente; como si el hecho de vender a parientes, amigos y correligionarios, por entre cuatro y cinco millones de guaraníes, unos lotes que debían destinarse a personas de escasos recursos, nada tuviera que ver con la corrupción. Hasta podría suponerse que para ellos, en todo caso, la corrupción es inherente al ejercicio de un cargo público y que, en consecuencia, no tiene por qué influir en la decisión tomada en las urnas. También reeligieron a concejales confabulados, como Alfonso Olmedo (PLRA), quien presidió la Junta Municipal y es yerno de uno de los comerciantes que ahora se creen “dueños” de las casas. Lo ocurrido en el municipio del Alto Paraná es similar a lo que pasó en todo el país con la malversación de los recursos del Fonacide: los pobladores reaccionaron solo después de que la prensa revelara varios groseros manejos, como si ellos no hubiesen tenido la menor idea de los fatos.

    La fechoría cometida en la localidad de Juan León Mallorquín es una de las tantas manifestaciones de la corrupción, una de las principales causas de que, entre otras cosas, sus hijos no estén bien educados, los hospitales carezcan de insumos y no haya suficientes rutas transitables durante todo el año. En realidad, no deberían quejarse tanto si es que ellos mismos contribuyen, con su desinterés, a que se perpetúen los males que les agobian. En lo que hace a la administración municipal, es obvio que su control no debe estar a cargo exclusivo de los ediles, por la simple razón de que ellos también suelen estar involucrados en trapisondas de los intendentes.

    Insistimos, pues, en la necesidad de que los mecanismos de participación ciudadana, previstos en la Ley Orgánica Municipal, sean aprovechados para que las autoridades comunales no hagan con los bienes municipales lo que se les antoje. De lo contrario, se diría que somos un pueblo de imbéciles.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 9 mayo, 2016, 6:35 am
  2. Jugando con fuego (I)

    La gente en general cree que todo es soplar y hacer botellas. Que el asunto es fácil. Que cualquier Juan de los Palotes puede hacer bien los deberes y llevar al país a alturas nunca vistas.

    Por eso a nadie parece importarle nada, todo el mundo “put…”, sin ton ni son, por supuesto tampoco nadie aporta nada creativo y la bola de nieve crece y crece…

    Gran jolgorio se armó en la prensa con el tema del“raje” de la ministra. Los cronistas transmitían el tema como un partido de fútbol, en vivo y en directo, todos los días, a todas horas. El tema en realidad era importante, ¿Pero…tanto así? Ante esa catarata informativa parecía que el país, el gobierno, se estaba derrumbando. Nadie se detuvo a reflexionar sobre el verdadero alcance de lo que estaba ocurriendo. Un grupo de chicos, secundarios, estamos hablando de 12, 14, 17 años como máximo, estrenándose como gremialistas, venían reclamando una serie de cosas y nadie les daba pelota. Decidieron entonces “tomar” un colegio y a partir de allí ya todo se hizo mal. Una ministra que estaba haciendo bien las cosas, muy eficiente, pero “kanguero”, tuvo que irse.

    Ahora los chicos quieren digitar al nuevo ministro y el mismo presidente de la República, tiene que dispensarles su valioso tiempo. O podrían cometer más locuras, que por supuesto, serán muy celebradas por la gente común, que goza con este tipo de acontecimientos sin medir sus consecuencias. Para que no nos tilden de reaccionarios, convengamos que tienen razón en sus reclamos de mejor educación, pero no en laforma, no es hora de andar compitiendo entre los nuevos gremios, la ONE, la UNEPY, la FENAES, etc, y otros más que estarán en gestación -copiando malos ejemplos de sus mayores,-para ver quien “aprieta” más al gobierno.

    Pero lo terrible de todo esto y algo que resulta clave para la estabilidad misma del país, en su conjunto, es el gran caudal de información de tinte violento que salió al exterior. Una pena.

    Y bueno, es la realidad, dirán los más recalcitrantes, los mismos que pretendieron llevar al Papa a lostugurios de Añareta-í,
    “para que vea nuestra realidad”.

    ¿Por qué decimos esto? Porque ridículamente no nos importa chutar contra nuestro propio arco, como si pretendiéramos autodestruirnos.

    El gobierno construyó trabajosísimamente una nueva imagen internacional del Paraguay, lo que le abrió los mercados y la inversión extranjera a niveles casi ideales. Riqueza pura disputada por todas las economías emergentes del mundo.

    Una riqueza que, por cierto, depende…de nuestro comportamiento. Si tiramos sin asco “m…” delante del ventilador como pasó ahora, ¿cuánto tiempo más durará la bonanza?

    Los enemigos del gobierno aducirán que nada ha cambiado, que la pobreza aumento, que no hay trabajo, que no hay viviendas, etc, etc, pero nada de eso es cierto. Pero el que no lo crea que mire los números y los compare. El gobierno actual -sin ningún ánimo chupamedístico,- batió por lejos los logros de los anteriores, que en realidad no fueron luego gran cosa.

    La economía en general anda bien, no solamente para los ricos, como sostienen los detractores del gobierno, y pese a todos estos dislates que cometemos los paraguayos, algunos, porque no vemos más allá de nuestras narices y otros, por malintencionados.

    No lo decimos nosotros. Lo sostiene el temido FMI, en un informe que comentaremos mañana en esta columna editorial.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 8 mayo, 2016, 9:48 am
  3. 8 de mayo de 2017

    Por Arnaldo Alegre

    La República de Zacariastán del Este celebró su emancipación de Paraguay con la entronación de su reina Sandra Yuky I y el príncipe consorte Javiercito el bonito.

    Para celebrar tan magno evento electrificaron todas las plazas de la ciudad y ofrecieron un concierto del coro escolar, creado al amparo del programa top de su gestión: “Un niño que nos canta, es un adulto que nos vota”, que cuenta con el auspicio de la Embajada de Corea del Norte.

    Nicanor volvió a expresar su malestar porque este país no valora el esfuerzo que tuvo que hacer para volverse rico ejerciendo dos profesiones que exigen de honestidad probada para hacer fortuna: periodista y político. Repudió también a las escuelas de negocios por no incluir su historia de vida como un ejemplo en la clase “Hombre hecho a sí mismo con mucha audacia, poca vergüenza y nada de arrepentimiento”, ya que de haber hecho su primera mudanza en Asunción en una moto y llevando allí su primer ropero, una piola (esto no es ironía), logró en su madurez tener apartamentos, casas que ocupan una cuadra, estancias y una cara de cemento armado reforzado.

    Horacio Cartes, una vez más, negó que esté postulándose para la reelección. Fue tras asistir –según él de forma obligada– al festival Horacio te queremos. Presidente para siempre. Yo leo La Nación y escucho a Vargas Peña. Amén, organizado por la plataforma Cartes presidente 2018-Veremos.

    El nuncio salió otra vez a rechazar enfáticamente que haya pedido que se censure la excelente investigación de un medio del Grupo Cartes sobre la protección de la Iglesia paraguaya a curas pedófilos. Aclaró que se malinterpretaron algunos términos que dijo como: “Hay ricos que no se salvarán de su pasado ni comprando L’Osservatore Romano”, “Lo que la Iglesia da, la Iglesia quita, no importa si es silencio, apoyo tácito o protección moral”, “No te voy a saludar más Saritah en la Catedral ni invitarte a la Nunciatura para tomar el té” y “Vos sos libre para tomar la decisión que consideres correcta, pero acordate de que la venganza será terrible, un beso”.

    El grupo Bien Intencionados por la Educación sacó una vez más su foto anual con los padrinos (que siempre queda lindo) con el trofeo Empedradores del infierno, que les fue dado por la Asociación de Gobernadores e Intendentes Procesados.

    Lo bueno del futuro es que aún no llegó y así algunas cosas pueden ser distintas a lo esperado.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 8 mayo, 2016, 9:13 am
  4. Cómo funciona el engranaje de la mafia política

    De los muchos problemas que un país como el nuestro enfrenta, con frecuencia sucede que, en un momento dado, uno de ellos se vuelve particularmente crítico y demanda con urgencia soluciones para un grupo numeroso de personas. La reparación de un camino, la falta de un puente, la escasez de agua potable, la apertura de una vía de circulación, la necesidad de líneas de transporte público, etc., son algunos de los casos que podrían ejemplificar la situación mencionada.

    Cuando se dan estas condiciones y el problema mortifica a mucha gente, esta se queja en las radios, en los diarios, en la televisión, lo que se va repitiendo durante meses y hasta años. Entonces, aparece alguien que olfatea el gran negocio que ofrece la necesidad y maquina una “solución”, la cual transmite a uno o varios legisladores y dirigentes políticos locales, de tal suerte a convertirla en proyecto “oficial”.

    Este es el punto de partida. Convertida así la idea en proyecto, se lo presenta al público con el disfraz de constituir la solución que tanta gente reclamaba con impaciencia, ya que se da por descontada su inmediata adhesión a la misma, sin análisis ni crítica, a ojos cerrados. Con el formidable respaldo político que da la aprobación de los afectados, los cerebros del negociado tienen el camino libre para impulsarlo.

    El o los empresarios que generaron la idea de solución diseñan un proyecto de obra pública en virtud del cual todos los componentes de su “grupo de acción” podrán colgarse de la tetas del Estado durante años. Ganarán dinero en la financiación del estudio del proyecto, con las retribuciones a técnicos, expertos, asesores y supuestos fiscalizadores del trabajo, todos acompañados por una consultora, previamente digitada. Ganarán dinero durante los trámites burocráticos del proyecto y, ni qué decir, con su ejecución, de donde obtendrán la mayor parte del botín.

    El turno de los legisladores comprometidos con el negociado comienza cuando el proyecto entra al Congreso y acaba cuando sale aprobado. El de los funcionarios administrativos del Poder Ejecutivo y sus reemplazantes futuros comienza con la promulgación de la norma correspondiente, la que luego se hereda a lo largo de los años –o de las decenas de años– que durará la ejecución, lapso en el que los costos iniciales de la obra, generalmente de nivel razonable, se incrementarán paulatinamente generando varias tetas más, de las que irá chupando cada miembro de la mafia que se vaya creando alrededor del proyecto, en su orden y según su jerarquía.

    Así fue que durante la dictadura se generaron y concretaron negociados como Repsa, Acepar, INC y varios más. Actualmente, los viaductos y canalizaciones de la avenida Mme. Lynch, la apertura de la avenida Ñu Guasu, el metrobús, el acueducto del Chaco y muchos otros de menor envergadura. Todas las obras que ya culminaron acabaron costando mucho más que lo presupuestado inicialmente. Las que aún están inconclusas sufren “reprogramaciones”, “ajustes” o “modificaciones” periódicas, siempre para incrementar su costo, nunca para disminuirlo. Las que todavía no comenzaron, dada la demora, puede apostarse que pronto costarán mucho más que lo anunciado originariamente.

    Así de sencilla es la manera como se roba en las obras públicas en nuestro país.

    Las mafias que las manejan solamente pueden ser desarticuladas por las mismas personas que necesitan y demandan esas obras, y que, sin querer, quedan convertidas en la fuente de legitimación de estos proyectos tramposos y en el pretexto para que, en su nombre, se perpetren los más grandes robos al Estado. Si se lograra desnudar las incongruencias que invariablemente tienen estas iniciativas, que conjugan falazmente los argumentos de “necesidad social” con las soluciones que ellos proponen, se ganarán muchas batallas contra tales mafias.

    En ese sentido, las comunidades que padecen las necesidades y urgencias concretas y reales, que con su justificado clamor despertaron la codicia de los sinvergüenzas de siempre y son las directamente afectadas por esos proyectos de obras y servicios públicos diseñados torcidos exprofeso, deben contener su ingenua tendencia a recibir y aplaudir con entusiasmo a los “mesías” que anuncian su salvación (como ocurrió con el metrobús), a esos empresarios, dirigentes, autoridades políticas locales y legisladores que les exhiben hermosos planos y perspectivas multicolores donde todo parece bello e impecable, que les convocan a audiencias públicas para, supuestamente, conocer su opinión, y que promocionan sus falsas buenas intenciones por todos los medios de divulgación publicitaria a su alcance.

    Las comunidades ciudadanas deben acostumbrarse a abrir los ojos bien grande ante cada idea mesiánica que les vayan a ofrecer; revisar línea a línea los proyectos que dicen que van a beneficiarles; hacerse asesorar por expertos desinteresados; fijarse en experiencias similares anteriores; aprender de los errores ajenos; desconfiar de propuestas como estas que vengan avaladas por politicastros, directa o indirectamente.

    Esta actitud debe ser producto de la educación cívica y de la toma de conciencia ciudadana, para lo cual es indispensable que los líderes naturales de las comunidades, tales como los dirigentes de organizaciones sociales, los religiosos, los docentes, las comisiones de vecinos, las personas que ejercen representaciones legítimas y que están mejor preparadas intelectualmente, convoquen a los demás y les hagan ver las eventuales consecuencias perniciosas ocultas tras cada proyecto público que se les vayan a ofrecer como respuesta a sus problemas, impidiendo que por la ansiedad por alcanzar las soluciones anheladas desde hace tanto tiempo, combinada con la falta de información, la ingenuidad y con el impacto de la propaganda de los impulsores inescrupulosos, acepten dar vía libre a esos escandalosos negociados con que se despoja al Estado de cuantiosos recursos, tan necesarios para encarar muchas otras carencias.

    Que los líderes de la sociedad civil y, en general, todas las comunidades paraguayas se eduquen y estén atentos contra esta clase de mafias, es la única manera de evitar que se siga exprimiendo inicuamente como hasta ahora a la vaca lechera del Estado, es decir, al pueblo contribuyente.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 8 mayo, 2016, 8:28 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Oñepyrûma pe jehe’a, he’ije panadero.20/07/17

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: