estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Penal para Olimpia

En el Paraguay nada provoca tanta indignación como un penal para Olimpia.

No importa el color de tu camiseta, si es penal para Olimpia, seguro que te vas a plaguear en el Twitter con el hashtag #PenalparaOlimpia.

Y es que esto, señora, se trata de una pasión que mueve multitudes, multitudes y millones de dólares, claro, pero solo en las cuentas de los capos de FIFA.

Pero volviendo al decano del fútbol paraguayo, pese a haber quedado fuera de la Copa Libertadores, atraviesa un gran momento, en el torneo local. Desde que llegó el DT Jubero, el equipo no hace otra cosa que terminar los partidos en goleadas. Racha cortada solo por la derrota que sufrió el Decano en México, aquel partido en el que Pumas le ganó 4 a 1.

La sufrida hinchada se sentía aliviada, hasta que el pasado sábado Capiatá comenzó a hacerle un gol tras otro y el colapso estuvo muy cerquita, y fue justo cuando el Decano comenzó a remontar el resultado que el espectáculo se descompuso, el árbitro tomó un par de malas decisiones y la cosa terminó mal.

Con una expulsión, un penal para Capiatá y dos para Olimpia, el partido acabó en goleada, pero igual con el 5 a 3 quedó una sombra de duda.

El Jugador Nº 12. En la Argentina llaman jugador número 12 a la hinchada de Boca. Acá se copian los cantitos de la hinchada de ashá y algunas expresiones.

Lo del jugador número 12 se usa por acá para dar a entender que uno de los equipos cuenta con los favores del árbitro; por formularlo de manera políticamente correcta. Y si bien eso a veces parece ser cierto, a veces, un mal arbitraje solo consiste en una cadena de errores.

Hay historias románticas sobre jugadores que ante un penal mal cobrado decidieron chutar mal y no quedarse con un gol injusto. Nunca lo vi, pero soy un poco atea respecto a eso. No sé si el réfere tenía puesta la franja negra, pero me parece que también le amargó la noche al Decano.

Porque nadie merece que le roben el mérito de una victoria. Aunque tampoco nadie merece ser torturado ni desaparecido, ni pasar hambre y frío ni vivir en las calles, ni morir por falta de hospitales, ni medicamentos.

La cuestión es que un penal para Olimpia genera más debate que una elección presidencial y es capaz de dividir de verdad a un país.

Un penal para Olimpia nos importa más que la bicicleteada de los millones de dólares de los bonos del Tesoro, el empobrecimiento de los campesinos, los niños sin escuelas; los baches, los cortes de luz, las secretarias de oro y los planilleros.

Un penal para Olimpia parece ser la mejor manera que tenemos de olvidarnos de que un día de estos tendremos que hacer algo, algo para cambiar las horribles cosas que pasan a diario en este país.

Por Brigitte Colmán

http://www.ultimahora.com/penal-olimpia-n984790.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “Penal para Olimpia

  1. Evitar que la violencia siga empañando la fiesta del fútbol

    En vísperas de un nuevo clásico del fútbol paraguayo, entre los equipos de Olimpia y Cerro Porteño, es oportuno hacer un llamado a redoblar los esfuerzos para evitar todo brote de violencia, como la que se ha manifestado días atrás entre barras bravas de ambos clubes, ocasionando nuevamente la trágica muerte de un joven hincha olimpista. En lugar de estimular el fanatismo, los dirigentes deportivos deben poner límites y disponer mayores medidas de control y seguridad. Y las autoridades policiales y judiciales deben ser más estrictas, buscando evitar que el tráfico de drogas y el consumo de alcohol incidan en destruir lo que debe ser una verdadera fiesta deportiva, de recreación y confraternidad.
    Este domingo, gran parte de la población se apresta a vibrar con el encuentro más clásico del fútbol paraguayo, entre los tradicionales y populares clubes rivales Olimpia y Cerro Porteño.

    La ocasión es propicia para realizar una exhortación, principalmente a quienes forman parte de las barras bravas de ambos clubes, para redoblar los esfuerzos y tratar de evitar la ola de violencia que en las últimas semanas viene enlutando a familias como resultado del absurdo fanatismo.

    Lo ocurrido el pasado martes 9 de mayo, cuando el joven Carlos Milciades Ucedo, hincha del club Olimpia, fue asesinado a tiros en el barrio Laurelty de Luque, cuando regresaba a bordo de una moto, presuntamente atacado por miembros de otra barra del Cerro Porteño, es la secuencia de una historia tantas veces repetida en torno a los colores de una pasión deportiva que debería motivar a la alegría, a la fraternidad, a la vida sana, pero que sin embargo promueve una violencia que siega vidas y deja luto en las familias. En el caso del joven Ucedo, quedan cuatro hijos huérfanos que han perdido a su padre a edad muy temprana.

    Lo lamentable es que la misma trágica historia de violencia continuó luego el miércoles 10, cuando la humilde vivienda de la señora Angelina Bogado, en Isla Bogado, Luque, donde viven sus hijos, miembros de una barra cerrista, fue baleada presuntamente por miembros de la barra del Olimpia a la que pertenecía Ucedo, quienes dispararon desde la calle, a bordo de motocicletas, como una acción de venganza por el crimen del hincha. Afortunadamente, en esta ocasión no se registraron víctimas fatales, pero la “guerra de barras bravas” quedó instalada en ambos barrios luqueños.

    No hay dudas de que por detrás del fanatismo y la pasión futbolística llevados hasta situaciones de violencia acechan otros elementos, como el microtráfico de drogas y el consumo de alcohol, además de la falta de fuentes de trabajo y situaciones de marginalidad que afectan a los jóvenes, pero en el caldo de cultivo inciden mucho las actitudes de los dirigentes de clubes deportivos que estimulan estas situaciones, buscando contar con barras enardecidas para alentar a sus equipos en la cancha. El reparto de entradas gratis y de sumas de dinero para que las barras se predispongan a alentar al equipo suele tener un efecto contrario cuando todo culmina en hechos de violencia, muy difíciles de controlar.

    La violencia nunca es buena, menos en el ámbito del deporte, que debería ser un espacio de encuentro, de confraternidad, de recreación sana. Hace falta que los dirigentes deportivos sean más responsables y establezcan límites a sus seguidores. Hace falta también que las autoridades policiales y de la Justicia sean más estrictas en los controles y en las medidas de seguridad. Hace falta que la sociedad asuma que, lejos de vivir el fútbol como una fiesta, la violencia solo traerá más dolor y pena.

    http://www.ultimahora.com/evitar-que-la-violencia-siga-empanando-la-fiesta-del-futbol-n1086601.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 22 mayo, 2017, 11:18 am
  2. La dulce revancha del “Willi”
    22 abril, 2016
    Por Hugo Barrios

    El 27 de febrero, William Gabriel Mendieta Pintos recibió una nota firmada por el presidente de Olimpia en la que, en términos elegantes, le decía que estaba gordo. “Sus aptitudes y condiciones psicofísicas para la práctica del fútbol han disminuido notoriamente”, fue lo que le informó en una carta el mismísimo Marco Trovato, basándose en un reporte del Departamento de Nutrición del club.

    El Decano llevaba cinco partidos sin ganar (cuatro derrotas y un empate) y estaba con el despreciable rótulo de “colero” del torneo Apertura. “Willi” fue separado del plantel de Primera, le ordenaron practicar con la Reserva hasta que se pusiera en forma. Lo mandaron al freezer y lo quemaron, al mismo tiempo.

    Si se dijera que fue humillado, no sería una exageración. Trovato dio a entender ante la opinión pública que el volante era la “manzana podrida” que estaba afectando al grupo y uno de los artífices de la, por entonces, pésima campaña deportiva. Luego de casi tres semanas, Willi reapareció en el equipo principal. Le dieron la chance y no la desaprovechó.

    Poco a poco recuperó su nivel futbolístico y hasta se convirtió en pieza clave en el esquema del DT Fernando Jubero. A su notable renacer en la cancha le aplicó una dosis goleadora. Hoy lleva nueve tantos con la Franja, seis de ellos en los últimos dos encuentros.

    Quien fuera tratado de gordito y hasta farrista, le tapó la boca a todos, incluido a su presidente. Hoy el 10 franjeado es el ídolo, el conductor de un equipo que, de ser último en la tabla, ahora pelea la punta del certamen.

    Notables las lecciones que te da el fútbol, un deporte tan cambiante como la vida misma. A menudo, así como en “su majestad, el fútbol”, uno se toma la revancha en el trabajo, en el amor, en el vivir. Y, como Mendieta, lo saborea de una forma íntima, sin ganas de cobrarse venganza con nadie, sino con el ánimo de demostrarse a sí mismo que los cataclismos diarios están para ser superados. Es que la vida es, como me lo dijo hace poco una persona más que especial, una tortilla. Ya tú sabes.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 24 abril, 2016, 6:45 am
  3. El fútbol y su memoria selectiva

    Por Santiago González

    Me tiene bastante podrido la incoherencia de la fanaticada y el oportunismo para opinar dependiendo del color del afectado o el favorecido. La naturaleza humana da la sensación de que todo limita a quién es el corrupto o el ladrón o quién es el que saca ventaja o termina perjudicado con una decisión, para poder indignarse.

    El último juego entre Capiata y Olimpia es un ejemplo; los mismos que festejaron el gol con la mano de Gauchinho contra Guarani en el 99, que parecía más de vóley que de fútbol y lo gritaron con el alma son los que se escandalizan por el descarado robo en un penal para Olimpia que no fue.

    Los mismos que hoy festejan ese error por haber ganado son los que hasta hace unas semanas cuando los resultados no acompañaban y su presidente decía que todos los árbitros estaban en su contra. Por supuesto que, los árbitros se equivocan y se van a seguir equivocando o “equivocando”, por supuesto que, la corrupción en el fútbol es enorme, pero por favor no me jodan con que eso alguna vez no benefició a muchos de los que se escandalizan hoy con los errores arbitrales.

    El hincha sin memoria o peor aún, con memoria selectiva, nada tiene que envidiar a los “correlí” que solo creen que es corrupto el político saqueador del partido opositor, pero mutis por el foro cuando el ladrón es de la casa.

    Quien tiene que esperar la repetición de una jugada para pontificar hablando de un error arbitral, mejor debería quedarse callado porque no tiene ningún derecho a opinar. Es como hablar con el diario del lunes. O en todo caso debería asumir que su opinión no es en el instante sino que, viendo una y otra vez una acción desde diversos ángulos.

    Por todo esto, creo importante abrirse a utilizar la tecnología en el fútbol. Ningún deporte que lo aplicó dejó de ser apasionante como muchos vaticinan. Quienes se oponen dicen que se “va a matar el folklore” del fútbol. Pues, entonces, sean coherentes y dejen de lamentarse cuando se comete un error que se evidencia después de “la repe” o dejen de festejar cuando ese error les favorece.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 21 abril, 2016, 11:23 am
  4. Beto Rodriguez
    No es de caballeros lo que hace Cerro, de deshonrar el torneo por la actuación de los árbitros. Una dirigencia madura pensaría dos veces.
    Enarbolar la transparencia solo cuando las papas queman, no es consecuente con lo que pregona el deporte y la dirigencia.
    Sobre todo en un medio en el que todos conocemos los pecados de todos.
    La pregunta es: que habría pasado si Cerro Porteño ganaba con el penal equivoco ante Guaraní? La deshonra al torneo podría esperar?…

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 20 abril, 2016, 8:12 am
  5. Estamos mal

    Por Federico Arias

    No solo es el arbitraje, también la dirigencia, el público o una parte del mismo; lo cierto es que estábamos mal y parece que la tendencia es empeorar, en la medida que se aproxima el desenlace del torneo Apertura.

    Si veníamos de una semana turbia, por la aparición de las sospechas de siempre sobre el favoritismo de las decisiones arbitrales hacia determinados equipos, la incompetencia referil no hizo más que alimentar tales teorías, que muchas veces buscan distraer la atención y maquillar los problemas reales.

    Lo peor es que tales falencias son el caldo de cultivo ideal para restar credibilidad a una competencia que debería ser apasionante y a la que muchas veces se le anteponen negligencias de los jueces, al juego en sí.

    Recordemos la definición del Clausura pasado, la mano de Beltrán previa al gol de Cerro ante Sol y el gol mal anulado a Santaní frente a Olimpia, horrores que desembocaron en una finalísima entre los clásicos rivales, de la que aún se recuerda la grotesca mano de Oviedo sin sanción.

    Enrique Cáceres desvirtuó y destruyó lo que era un partidazo entre Capiatá y Olimpia, originando un ambiente violento en el que incluso un menor de edad fue agredido físicamente por un sexagenario, un exdirigente de bajo rango del Deportivo. LAMENTABLE desde donde se lo mire.

    Al otro día el joven árbitro José Méndez se imaginó un penal a la Pantera Leal en el triunfo de Guaraní sobre Cerro, y si Méndez se “salvó” en algo fue porque su acto fallido no llegó a despojar a los aurinegros de una legítima victoria.

    Aunque las consecuencias hayan sido diferentes, Cáceres y Méndez deberían recibir la misma sanción de parte de la Dirección de Árbitros, que hasta ahora se dedicó a castigar a los más débiles y proteger con cierta impunidad a sus apadrinados.

    Errores que sirven para alimentar la hipocresía y el doble discurso dirigencial. Si el árbitro de turno los perjudica es un ladrón, badulaque, vendido e incapaz. Pero si el juez ocasional los favorece desde su ineptitud, frases como “no vi bien la jugada, para mí cobró bien o ellos también son seres humanos” se apoderan de estas perspectivas totalmente oportunistas; por todo ello, estamos mal.

    Es imposible que la labor arbitral mejore en un corto plazo, en una APF que desde su acefalía espera la asamblea para regularizar un andar a la deriva en el que sus últimos presidentes utilizaron al fútbol paraguayo para trepar a la Conmebol.

    Estamos mal, si apuntamos a que los dos frentes que pugnan por la presidencia dejaron atrás por un momento las propuestas, para acusarse mutua y abiertamente de ofrecer dinero a cambio de votos, lo que promueve cierto pesimismo hacia lo que se vendrá.

    Hasta ahora nadie explicó seriamente por qué se clausuró subrepticiamente Gradería Norte, un sector que tres semanas atrás recibió a casi siete mil hinchas en aquel empate frente a Brasil, en otra situación bastante brumosa.

    Estamos mal, y se viene el Superclásico con varios temores, de alto riesgo dentro del campo a raíz de la ausencia de un juez que garantice una tarea eficiente.

    De alto riesgo en las tribunas, ya que la cercanía entre ambas hinchadas ante la clausura de Norte pondrá a prueba al operativo de prevención policial, últimamente con reconocidas deficiencias.

    Estamos mal y el rumbo no parece enderezarse en un futuro cercano. En medio de un arbitraje decadente, una dirigencia que vive llevando agua a su molino y una escala de violencia en ascenso en cada uno de los estadios, en los que ya ni se salva el otrora seguro sector de Preferencias.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 20 abril, 2016, 5:39 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

✓clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

✓ÑE’ÊNGA

Mitâ resa’i vuelto-kue.16/10/17

✓fotociclo

As.

✓archivos

✓estadistas

  • 1,106,431 visitas
Follow ✓Paraguay Péichante on WordPress.com

✓diarios

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: