estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La moderna corrupción

¿Sabía usted que aproximadamente el 30% del patrimonio de los más ricos del mundo está colocado en los llamados “paraísos fiscales”? ¿Que casi un cuarto de los depósitos bancarios del planeta, 23% para ser más precisos, pertenecen a sociedades “offshore”, representando al menos 3 billones de dólares? ¿Y que estos capitales ocultos evaden anualmente sumas que superan los 250.000 millones de dólares? Pues es así. De ahí la tremenda polvareda que levantó la divulgación de los “PanamáPapers”, que ya tumbó al jefe de Estado de Islandia, le dejó en la cuerda floja al presidente Argentino Mauricio Macri, imputado en la víspera por la Fiscalía, y está arrastrando a muchos poderosos hacia el abismo. Los documentos publicados no revelan la simple inmoralidad de muchos millonarios, ni un escándalo más, de los tantos que se conocen casi a diario. Son la expresión más acabada de la criminalidad financiera incrustada en la economía mundial y del “perfeccionamiento” de la corrupción en la era moderna.

Las compañías “offshore” no son necesariamente ilegales. Las personas físicas o empresas pueden usarlas para reducir legalmente su carga impositiva beneficiándose con impuestos más bajos en lugares como Panamá, las Islas Caimán y Bermudas. Pero no solo en ellos. También operan en territorio de grandes potencias, como en el Estado de Delaware en Estados Unidos, la City de Londres y Hong Kong, además de otras islas que también se hallan bajo la tutela norteamericana, como la de Man y Jersey.

El problema arranca cuando estas empresas son utilizadas para ocultar algo, que es lo que sucede en la mayoría de los casos, sea dinero proveniente de actividades ilícitas o de la evasión de impuestos, la compra de propiedades, yates o aviones de lujo. Y la firma Mossack Fonseca, de donde se filtró la montaña de información, es la que ayudó a conformarlas, poniendo incluso a falsos propietarios al frente de ellas y hasta a supuestos empleados que ni siquiera contaban con oficinas, por lo que mal puede decir, como lo afirma, que sus actividades se desarrollaron “en los marcos de la ley”.

Ahora, en un acto de soberana hipocresía, muchos gobiernos se pronunciaron nuevamente sobre la urgente necesidad de “controlar rigurosamente los paraísos fiscales”, siendo que bastaría con que controlen directamente a las grandes empresas, grupos financieros y bancos que los utilizaron siempre.

Solo resta decir que mientras las firmas radicadas en esos “paraísos” evaden 250.000 millones de dólares/año, cerca de 3.000 millones de seres humanos viven en el mundo con menos de 2,5 dólares por día, poco menos de 14.000 guaraníes. Ese es el resultado concreto de las “offshore”, que no son otra cosa más que el rostro de la corrupción moderna.

La moderna corrupción

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “La moderna corrupción

  1. Paraísos Fiscales, infiernos locales

    Posteado por Sebastián Acha el 09-04-2016

    El terremoto sociopolítico que ha generado la publicación en simultáneo por varios medios de diferentes países, de datos hasta ahora desconocidos sobre los titulares de cuentas en paraísos fiscales denominado “Panama Papers” no deja de asombrar, no solo por su magnitud y desazón cuando vemos algunos nombres conocidos involucrados, sino porque el mismo ha sido siempre un secreto a voces. Quien dijera que no conocía lo que era una empresa off shore de veinte años a esta parte, bien podríamos decir o que estaba ausente de la realidad o sencillamente mentía.

    Para no perder la objetividad sobre el análisis debemos ser muy claros al decir que el negocio “off shore” no es ilegal per se. Es una operación “allende las fronteras” de los estados para evitar su control en lugares especializados para tales negocios llamadas comúnmente “paraísos fiscales”. Desde la creación del “Estado de Bienestar” europeo o el “New Deal” americano, los Estados han asumido ciertas responsabilidades sobre las cuales asumieron la titularidad y comprometido su observancia: educación pública, servicios sociales y salud – en el caso europeo sobre todo – pasaron a formar parte de la grilla que por default los gobiernos debían dedicar su gestión además de aquellos que ya conocíamos (una burocracia común, el monopolio del poder para mantener el orden interno, unas fuerzas armadas profesionales y permanentes para la defensa, entre otros).

    Sin embargo, al parecer Piketty con su obra “El Capital en el Siglo XXI” resumió la ascensión de un problema central multicausal y de gran impacto en todo el mundo cual es la desigualdad, preocupación de varios teóricos, sociólogos, politólogos y gobernantes en los últimos años. En realidad, en Latinoamérica este problema ya lo conocíamos desde hace mucho tiempo. El prestigioso periodista Andrés Oppenheimer, ya señalaba en algunos de sus artículos que había al menos 400 millones de dólares de latinoamericanos fuera de América Latina. Y luego nos preguntábamos porqué no crecíamos como lo hacía Asia durante los ´90 y 2000. La respuesta era sencilla – y por cierto causa de otros males como el de la violencia – : América Latina es el continente más “desconfiado” del mundo. Es decir, los latinoamericanos no confiamos en nosotros mismos, por lo tanto, no hacemos negocios entre nosotros y preferimos hacerlo con gente “más confiable”.

    Los flujos migratorios y los hechos públicos realizados para evadir impuestos en Europa principalmente han generado que volvamos los ojos al tema de los sistemas tributarios para encontrar algunas explicaciones sobre aquella desigualdad hoy creciente – paradójicamente – en la misma cuna de la civilización occidental. Quizás el acontecimiento que junto a la política y la farándula en un solo acto fue la “migración fiscal” del famoso actor francés Gerard Depardieu quien, harto de tributar en Francia, mudó su domicilio a Rusia donde fue recibido por el propio Jefe de Gobierno Vladimir Putin como si de un héroe de guerra se tratara.1

    ¿Porqué existen los paraísos fiscales? La respuesta es sencilla: para eludir – y en algunos casos evadir – el pago de impuestos en los países donde se genera la riqueza. ¿Hay motivos? Les aseguro que si elaboramos un listado de causales para no pagar impuestos, resultaría una obra más voluminosa que la Summa Teológica de Santo Tomás de Aquino. ¿Es justificable que la gente más rica pueda acceder a evitar el pago de los impuestos en desmedro de quienes sobreviven con salarios que no les permite ni siquiera constituir sociedades las costosas burocracias de sus países? Bueno, cada quien dirá.

    Lo cierto es que la democracia necesita de buenos gobernantes que tengan suficientes fondos para hacer buenas inversiones en sus países y que a su vez ayuden a la gente a mejorar su nivel de vida. Esto no puede ocurrir si seguimos considerando como “normales” las operaciones en paraísos fiscales, sencillamente porque los estados no tendrán esos fondos, mientras sí lo tendrán – y en suficiente caudal – el crimen organizado, los contrabandistas de Petroleo del ISIS, los traficantes de armas y aquellas personas – lastimosamente muchos de ellos políticos – para quienes las prestaciones básicas del Estado NO son necesarias. Según Bjorn Lomborg, Profesor

    1 http://www.huffingtonpost.es/2013/01/06/vladimir-putin-entrega-al_n_2419455.html

    Adjunto de la Escuela de Negocios de Copenhague solo en el año 2012 los FFI (Flujos Financieros Ilícitos) sumaban diez veces más que los fondos disponibles para cooperación internacional de las diversas agencias multilaterales 2 lo cual revela que, pudiendo significar una opción “no ilegal” de operaciones para las empresas, lo que han constituido los paraísos fiscales son verdaderas autopistas de dinero malhabido que salen de países pobres con gobernantes corruptos para financiar el negocio de los paraísos fiscales protegidos por países ricos (este articulo lo publicamos en pro.org.py en fecha 30/10/14)3.

    En fin. Necesitamos una regulación más estricta que transparente el origen de los fondos de los negocios que van a parar a los paraísos fiscales. Una regulación que evite que éstos sigan siendo paraísos para “ángeles ricos” en detrimento de aquellos países que han contribuido con sus recursos para el negocio funcione, a costa de almas en pena que buscan que el estado y sus – muchas veces corruptos – gobernantes den solución a sus necesidades básicas.

    Por eso, es inevitable concluir que los paraísos fiscales están principalmente construidos con materia prima extraída de nuestros infiernos locales.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 11 abril, 2016, 5:30 am
  2. Justicia tardía, pero llega

    Por Ilde Silvero

    La justicia tarda, pero llega, afirma un antiguo refrán. No es lo ideal. Lo mejor sería contar con una justicia pronta y barata, pero en la vida real no es así. En los últimos meses, han explotado importantes casos de corrupción en la gestión pública en varios países, incluyendo la megainvestigación de periodistas conocida como “los papeles de Panamá” y la detención de la mano derecha de los expresidentes Kirchner en la Argentina.

    Tardó mucho, décadas, pero finalmente el escándalo del “Fifagate” permitió descubrir un enorme sistema de corrupción en la administración de las competencias internacionales del fútbol y muchos popes de este deporte fueron destituidos de sus cargos y algunos, enviados a prisión. Se creían dioses, y hoy son reclusos ordinarios de una penitenciaría.

    La conmoción política en Brasil fue ocasionada por la denuncia de un sistema gigantesco de corrupción que ya causó el juzgamiento y la prisión de importantes dirigentes políticos y empresarios, y está a punto de tumbar a la mismísima jefa de Estado Dilma Rousseff y al líder histórico del PT y expresidente Luiz Inacio Lula da Silva.

    Los papeles de Panamá están desatando múltiples terremotos políticos en los más diversos países del mundo. Es impresionante la cantidad de autoridades nacionales y poderosos empresarios que están involucrados, en mayor o menor medida, en actividades financieras sospechosas de ilegalidad. Están juntos y revueltos jefes de Estado, multimillonarios, deportistas famosos, personajes del jet set, jefes mafiosos, zares del narcotráfico, etc. La bomba es tan grande que pasarán meses antes de conocerse bien sus efectos.

    En estos días, también fueron detenidos ex hombres fuertes de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner en la Argentina. Con la detención de Ricardo Jaime, Pérez Gadín y Lázaro Báez, están saliendo a luz sobrefacturaciones, coimas, desfalcos y negociados por valores súper millonarios realizados por altos funcionarios muy cercanos a los expresidentes citados.

    A nivel local, también hay distintos casos de acusaciones de negociados y malversaciones de fondos públicos que llevan años en los juzgados y que no avanzan porque existen fueros parlamentarios o por interminables chicanas jurídicas. Los ladrones públicos que fueron a la cárcel constituyen una minoría; los más descansan en un limbo jurídico incomprensible.

    En una escala menor, hay miles de casos de delitos diversos, asaltos, estafas, violaciones, etc. que a veces ni siquiera se denuncian judicialmente. La falta de fe en la honradez y la celeridad de nuestra justicia induce a la ciudadanía a una no deseable resignación ante los actos delictivos que quedan impunes.

    La larga mano de la justicia, que por fin ha alcanzado a los poderosos que citamos al principio, nos trae un poco de esperanza en que las cosas irán mejorando en los tribunales manejados por los profesionales de la diosa Astrea. Es un proceso con avances y retrocesos, pero de vez en cuando reconforta saber que también los ricos y poderosos van a la cárcel y no solo los perejiles y chivos expiatorios.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 abril, 2016, 5:41 am
  3. Justicia inepta y burocracia obesa e inútil

    En otros tiempos, los ladrones de todo el mundo ligados al poder político depositaban su dinero en cuentas suizas bien protegidas por el secreto bancario. Más tarde diversificaron sus “inversiones” y recurrieron a los llamados “paraísos fiscales” –en nuestra región por lo general instaladas en pequeñas islas de zonas tropicales–, en los que creaban empresas de portafolio. Ahora se ha revelado, gracias a la enorme cantidad de datos filtrados de un estudio jurídico panameño mediante una investigación periodística internacional, que también las constituían, por ejemplo, en el estado norteamericano de Nevada.

    Es así que nos enteramos recién ahora de que, por ejemplo, Augusto Montanaro Talavera y Marta Beatriz Talavera de Montanaro, hijo y esposa del temible ministro del Interior del dictador Alfredo Stroessner, Sabino Augusto Montanaro, crearon una empresa de portafolio en las Islas Vírgenes en 2011.

    Cabe preguntarse a cuántas maniobras similares habrán recurrido quienes en las últimas décadas han venido saqueando el país –y muchos lo siguen haciendo– desde algún cargo público, gracias a la impunidad otorgada por un Poder Judicial también corrupto, y cuántas otras hoy mismo se estarán realizando, de las que nos enteraremos solo dentro de algunos años, en el mejor de los casos.

    No es ningún delito abrir una cuenta para transferir dinero al extranjero, pero sí lo es recurrir a los paraísos fiscales para evadir el pago de impuestos o lavar el dinero obtenido ilícitamente. En lo que a la segunda fechoría respecta, el Paraguay tiene una mala fama internacional muy bien ganada. Los reportes del Departamento de Estado de los Estados Unidos, correspondientes a 2015 y 2016, lo califican de “país central de tránsito de droga y centro de lavado de dinero”, debido a que los controles sobre el sector financiero son débiles, a que las casas de cambio no están reguladas, a que apenas se fiscaliza el transporte fronterizo de activos y a que las autoridades son ineficientes o corruptas. Por su parte, el Basel Institute on Governance, entidad suiza especializada en el estudio del lavado de dinero, entre otras cosas, ubica a nuestro país entre los 20 más vulnerables al respecto. El caso de la casa de cambios Forex revela, por cierto, que las empresas de portafolio también pueden ser creadas en el país, para transferir el dinero proveniente del narcotráfico a paraísos fiscales, incluso con la intermediación de importantes bancos de plaza.

    Ante estos alarmantes datos, a los que se suman otros que vinculan a numerosos paraguayos con empresas de portafolio de los paraísos fiscales, el presidente del Banco Central, Carlos Fernández Valdovinos, y el jefe de la Secretaría de Prevención del Lavado de Dinero (Seprelad), Óscar Boidanich, se han limitado a eludir sus respectivas responsabilidades, tirándose la pelota uno al otro, como se dice, algo que ya es un deporte nacional en nuestra poblada burocracia. El primero negó que el Banco se ocupe de “regular” la lucha contra el lavado de dinero, función que correspondería a la Seprelad. Por su parte, el titular de esta Secretaría sostuvo que quien debe “supervisar” es el Banco Central. Como es evidente que uno de los dos mintió y que no ha venido cumpliendo con su deber de combatir el lavado de dinero, el Presidente de la República tendría que prescindir de sus magros servicios. Estas declaraciones contradictorias de dos altos funcionarios sirven para explicar por qué existen en nuestro país las tremendas debilidades referidas por el Departamento de Estado y por el instituto suizo.

    Esta situación evidencia, de hecho, que no existe ningún organismo que impida que el dinero generado por hechos punibles sea blanqueado en el país o transferido al exterior con el mismo objeto. En otras palabras, los delincuentes pueden realizar todo tipo de transacciones financieras, sin que nadie les controle, salvo que, excepcionalmente, algún empleado patriota las denuncie ante el Ministerio Público.

    Las transferencias a los paraísos fiscales también pueden servir, como se dijo, para cometer el delito de evasión impositiva. Según la viceministra de Tributación, Marta González, la Subsecretaría que encabeza no puede controlar las remesas al exterior, porque “es un viacrucis conseguir que nos den información sobre las transferencias bancarias”. O sea, que hay que rogarles a los bancos y a las casas de cambio que informen acerca de las transferencias de fondos al exterior. Si no lo hacen, no pasa nada, porque los organismos del Estado no pueden controlar esas transacciones que, por algún motivo, las entidades financieras prefieren mantener bajo reserva. El dinero sale del país no solo en maletines, a través de las muy permeables fronteras, sino también a través de las transferencias electrónicas, de las que al menos la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) no tiene noticias.

    Las utilidades remesadas al exterior pagan una tasa adicional del 15% correspondiente al impuesto a la renta empresarial, de modo que existe un incentivo para que un empresario inescrupuloso solicite al banco o a la casa de cambios que oculte alguna información relevante para el fisco. El Banco Central, según su asesor jurídico Franklyn Boccia, está conectado con la Dirección Nacional de Aduanas en lo que hace al control del giro de fondos para el comercio exterior, pero no así con la SET.

    ¿Advierte el Presidente de la República la gravedad de cuanto ocurre o deja de ocurrir en este ámbito de trascendental importancia en un mundo globalizado? ¿No le inquieta que el Paraguay haya sido calificado de “centro de lavado de dinero” en un documento emanado de un importantísimo Gobierno extranjero? Nuestro país puede convertirse en una amenaza para los demás. ¿Es acaso inconcebible que desde aquí se pueda financiar el terrorismo internacional, aprovechando que los controles son “laxos o inexistentes” y que hay funcionarios aduaneros y policiales corruptos por doquier?

    Si queremos limpiar la cara del Paraguay una cosa está clara: los ladrones no deben seguir lavando su dinero sucio y los evasores no deben seguir defraudando al fisco con toda impunidad. Es de esperar que nuestro Gobierno haga algo al respecto.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 abril, 2016, 5:29 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: