estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

El trus que hizo boom: periodistas y medios enloquecidos

Esta semana ocurrió un desafortunado incidente que envuelve a la actividad periodística. Un medio digital, que está entre ayer y mañana, publicó una noticia que envuelve a una niña, presuntamente violada por su padre biológico. La primera versión del artículo incluía un grotesco título, que ni siquiera me atrevo a replicar en esta humilde columna que es mucho menos leída que la repercusión lograda, seguramente, por la horrenda nota, que se desarrolló de tal forma que identificaba plenamente al supuesto autor del hecho y por ende, permitía saber sin dudas quién es la niña.

Y acá ya nos fuimos a la mismísima m…: es bien sabido que los medios no podemos publicar ninguna noticia sobre un menor de edad (esta expresión también es incorrecta, me la permito en esta ocasión) de tal forma que permita identificarlo. Aquí se hizo y se me dificulta creer que tal grosera transgresión a una norma básica, que te la enseñan en el pasillo de la redacción, fue hecha por un simple periodista. ¿El editor miró para otro lado?¿O esa es la línea que debemos esperar de ahora en adelante?

El título se cambió casi inmediatamente y las “disculpas a nuestros lectores por el error cometido al publicar la identidad del presunto victimario” son poca cosa. Porque el fardo enorme que se puso en la espalda de esa niña, será muy difícil de sacar. Los dedos idiotamente acusadores de una sociedad que muchas veces victimiza a las víctimas y se solaza en la miseria ajena, apuntarán alguna vez a quien no merece reproche.

Y así, como de paso, otras cuestiones: un caso de hace cuatro años que no se define, la publicación de un material judicial sensible, la condena a alguien que no sabemos todavía si es o no culpable y algo grave: que yo sepa y hasta que escribo esto, ningún fiscal ha dicho ni mu. Parece que por el rating y por los clicks, se permite hacer cualquier cosa. Está mal eso… digo yo, que no sé nada…

Por Sergio Etcheverry

http://www.extra.com.py/columnistas/el-trus-que-hizo-boom-periodistas-y-medios-enloquecidos.html

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

4 comentarios en “El trus que hizo boom: periodistas y medios enloquecidos

  1. Utilizados como panfleto político
    18 diciembre, 2016

    Por: Cirilo Ibarra Enciso.
    Es sabido que un periodista debe informar verídicamente y opinar según su parecer, no permitir ser utilizado como panfleto político partidario o como elemento de quienes se creen ser dueños de la verdad, en este caso con relación al gastado tema de la enmienda constitucional.

    Muchos, quizás la mayoría, se pasan remarcando que “se va violar la constitución”, que supuestamente el presidente Horacio Cartes está detrás de quienes piensan que la modificación de la Carta Magna es posible.

    La semana pasada, algunos del grupo de “figuras relevantes” del periodismo llegaron al colmo de convocar a la ciudadanía a la marcha contra la reelección vía enmienda.

    ¿Esa es función de un periodista? Para nada. Sin embargo, es probable que hayan corrido millones… de razones, de las manos de los principales dirigentes de la oposición, como Mario Abdo Benítez, José “Pakova” Ledesma, Enrique Bacchetta, Efraín Alegre, por mencionar algunos nombres.

    O tal vez simplemente algunos periodistas le están pasando la factura al presidente Horacio Cartes, porque con “alevosía y premeditación” denotan que la cuestión es contra el actual jefe de Estado y contra nadie más.

    Haciendo un poco de memoria, hasta se puede encontrar el origen de este tema, por la posición asumida por varios periodistas, como Oscar Acosta, Luis Bareiro, Carlos Peralta, Carlos Troche, Enrique Vargas Peña, Guillermo Domaniscky, Armando Rivarola y Roberto Sosa.

    En el mes de agosto del 2014, los mencionados habrían propiciado un encuentro en secreto con el señor Cartes. Que pidieron… no se sabe, pero al parecer no lograron lo que plantearon.

    Es más, en aquel momento más de uno habría jurado pasarle la factura alguna vez al jefe de Estado y por lo visto este es el momento.

    Es así que hoy, este payaso, Enrique Vargas Peña, que además sigue sangrando por la herida, por haber sido sacado de la Radio 970 y el diario La Nación, fue uno de los que convocó a la marcha y fue uno de los que participó de la charla con el presidente. El mismo lo confirmó, así como también confirmó que Oscar Acosta fue el que convocó a la reunión con Cartes, y quien solicitó que se mantenga en reserva la publicación del mismo.

    En aquel momento también las reacciones en las redes sociales y los medios de comunicación, sumaron numerosos comentarios en donde el factor común fue la suspicacia que desataron con su silencio, los periodistas que fueron a la casa presidencial.

    El mismo impresentable “referente” del periodismo, Enrique Vargas Peña, se embanderó con la movilización contra reelección y fue a quien Juan Carlos Galaverna trató de “vocero” del presidente, Horacio Cartes.

    Lo tildó además de “converso vergonzante”. Agregó que “existen pues los conversos asumidos, pero existen los conversos vergonzantes y me duele señalar que sea el caso de Enrique Vargas Peña”, sentenció Galaverna.

    “El periodismo pierde credibilidad y si no se distancia del poder morirá”, decía Bernardo Díaz Nosty, el periodista español y primer decano de la facultad de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Málaga (UMA).

    Y en nuestro país, en muchos medios, se está lejos de lo que demandan los ciudadanos y en esas condiciones pronto se acabará por completo la credibilidad en el periodismo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 18 diciembre, 2016, 11:27 am
  2. Proteger a los más débiles
    02 Abr 2016

    El jueves, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley que establece la protección contra el castigo físico y tratos crueles, inhumanos o degradantes para niñas, niños y adolescentes. Este documento aprobado en general se analizará en la misma cámara dentro de ocho días, pues, de acuerdo a datos aportados por los mismos diputados, deberá ser modificado en parte.

    El proyecto de ley establece que queda totalmente prohibido todo tipo de castigo físico aplicado contra niños y adolescentes, sea en el ámbito familiar o en cualquier otro, como el escolar, aunque los responsables de los mismos aleguen motivos como los de “corrección “y disciplina”.

    También incluye el proyecto, la promoción de acciones preventivas de estos deleznables hechos, que no son nada extraños aquí y en otros países también, desgraciadamente y son reflejados a diario en los medios digitales e impresos.

    Es importante que se promulguen leyes para proteger a los niños víctimas de violencia física y de todo tipo de abusos. Aunque más de una vez se suele decir que no son suficientes las palabras escritas en los códigos y leyes para combatir los males que nos aquejan, vale la pena que estén tipificadas y advertidas las consecuencias de actos violentos contra los más débiles que se cometen a diario, tanto aquí como en casi todos los países del mundo, desgraciadamente.

    La vulnerabilidad de los niños es algo que nadie discute. Los mayores que abusan de ellos, ya sea física como psicológicamente, tienen muchas veces como aliados, a la hora de salir impunes, a las propias zonas oscuras que las leyes vigentes permiten para que ellos escapen sin pagar, o pagando penas irrisorias, por el deleznable delito. El peor delito que una persona adulta puede cometer, pues los niños especialmente y también los adolescentes, están sometidos a su autoridad, ya sea ésta paterna o en instituciones educativas u otro tipo de espacios en los que muchas veces se mueven cómodamente quienes son abusadores.

    La violencia física, el castigo al que son aún sometidos los más chicos dentro de muchos de los hogares que deberían protegerlos, es algo que está muy presente en las sociedades como las nuestras pero también en las llamadas más “civilizadas”. Recordemos que el castigo físico “correctivo” en las escuelas y colegios de Inglaterra fue abolido por ley hace apenas unos pocos años.

    La idea de que con golpes la enseñanza es más eficaz o que una “buena paliza” ayuda a que los más chicos aprendan a comportarse y a respetar las reglas de convivencia está tan internalizada en gran parte de nuestras sociedades, que la tarea de desaprender esa costumbre nos llevará como sociedad bastante tiempo y muchos esfuerzos.

    Y ese tiempo y el esfuerzo deberán llegar convertidos en programas preventivos a las comunidades de todo el país. Estos programas deberán explicar claramente las consecuencias graves que puede tener todo tipo de maltrato hacia los niños y niñas. Desde las consecuencias físicas inmediatas, que hemos visto más de una vez, llega a costar la vida de las víctimas de castigo, como las que quedan para siempre en la psiquis y afectarán su crecimiento, su comportamiento y la manera en la que como adultos, replicarán esos abusos recibidos en la infancia y adolescencia.

    Y, por supuesto, ningún programa o plan destinado a prevenir todo tipo de violencia contra esos sectores más vulnerables debe excluir a niños y adolescentes como actores principales de ese cambio cultural profundo y necesario. Cuando se les dan las herramientas para que ellos mismos aprendan a identificar desde los estadíos más tempranos las distintas manifestaciones de las mil caras de la violencia, podrán reconocerla. Y, cuando sean destinatarios de los cuidados de los adultos de su entorno más cercano, podremos decir que hemos cerrado el círculo del dolor que este flagelo causa en miles de vidas que quedan marcadas para siempre injustamente.

    Y para lograr el éxito, deben involucrarse en esta lucha firme, no sólo a las familias sino a toda la ciudadanía y especialmente a aquellos que son parte importante de la formación de los más chicos, como docentes y guías espirituales o relacionados con prácticas deportivas o extracurriculares. Todos somos responsables por la vida de los niños, niñas y adolescentes de nuestro país y como tales, tenemos una gran batalla que librar en favor de ellos, pues de ello depende en gran parte el desarrollo de una sociedad saludable.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 2 abril, 2016, 6:48 am
  3. Informar con violencia no es concienciar

    El tratamiento poco responsable que se le está dando a algunos temas en los medios de comunicación es realmente preocupante. Ya es casi hasta normal que se impongan fotos o imágenes sangrientas de accidentes o asesinatos, para el regodeo del más morboso consumidor de informaciones. También se está haciendo costumbre publicar con total desparpajo nombres de menores de edad que fueron violentados. Ambos casos no aportan a la información misma. Quienes manejan el famoso rating en televisión o los que cuentan los clicks en las redes sociales saben de más que los titulares que contengan las palabras “abuso”, “sexo”, “violencia”, etc., son los que tienen mayor alcance frente a cualquier otra noticia.

    Pero ¿cuál es el límite? El límite son los derechos de las personas y más aún si estas se encuentran en una situación vulnerable; el límite es el respeto hacia la dignidad humana y el respeto a la vida privada. Si no mantenemos esta posición, si pasamos por encima de toda ética, los comunicadores estamos poniendo en riesgo el principal motivo de nuestra existencia profesional: el deber con la sociedad. Al contrario, contribuimos a que se silencien casos de abusos por temor de la víctima a ser tratada de una manera vana y poco profesional. Como periodistas también sabemos que hay muchas maneras de concienciar sobre abusos y violencia contra menores de edad; no precisamente con palabras violentas, vulgares y morbosas es que vamos a “sacudir” a la gente para que haga campañas de repudio hacia estos actos o alcen la voz para que los culpables paguen, así solo exponemos a las víctimas y creamos más violencia.
    No creo que por un título extremadamente vulgar las personas se indignen más frente a los casos de abuso o violencia, esto no justifica el sensacionalismo y la irresponsabilidad. Una información tratada equivocadamente puede provocar mucho más daño del que se cree.

    Con relación al tratamiento que un sector de la prensa le dio al hecho de violencia contra una niña en Pedro Juan Caballero, el Sindicato de Periodistas del Paraguay recordó que las normas éticas de este gremio, así como las leyes nacionales e internacionales y el Código de la Niñez y la Adolescencia, “establecen claramente que las informaciones que tratan sobre niños, niñas o adolescentes en situaciones de riesgo, deben evitar revelar la identidad de estos”, punto que muchos trasgreden sin reparo.

    Por Liliana Pesoa Rumich

    http://www.ultimahora.com/informar-violencia-no-es-concienciar-n979188.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 2 abril, 2016, 6:47 am
  4. Daño Irreversible
    31 marzo, 2016
    Por Mariano Nin

    Con nombre y apellido un diario digital publicaba una nota que dejó a todos con la boca abierta. El caso de una violación siempre vende, pero si la víctima es una nena de cuatro años el morbo se dispara y junto a la polémica la noticia corre como reguero de pólvora. El relato del informe de la sicóloga es espantoso. Lo es el hecho en sí, pero los detalles solo sirven para alimentar el morbo. Nada más. No contribuyen al suceso informativo.

    Se violó el derecho de la niña y la presunción de inocencia del acusado. La publicación los condenó, y no hay vuelta atrás. Los abogados denuncian que desde hace años el proceso penal esta enmarañado. Las chicanas del acusado dilatan el proceso que se encuentra en una telaraña legal. Pero no es el caso.

    El hombre ya fue condenado. Muchos se preocuparon más por pedir pena de muerte para el padre o mandarlo a que lo violen en Tacumbú, que por el daño que la publicación le causará a la niña en el futuro. Así somos. Nadie actuó de oficio, al menos no hasta ahora.

    El artículo 29 de la niñez y la adolescencia es claro. “Queda prohibido publicar por la prensa escrita, radial, televisiva o cualquier otro medio, los nombres, las fotografías y los datos que posibiliten identificar al niño o adolescente, víctima o supuesto autor de hechos punibles” y concluye, “los que infrinjan está prohibición serán sancionados según las previsiones de la ley penal”. ¿Regirá la ley para el diario del Presidente?

    No es poca cosa. La publicación desnudó que las instituciones encargadas de la protección de la infancia solo lo son de nombre, que los casos pueden dormir en la justicia y que si se trata del poder las leyes son solo letra muerta. Una vez que tirás la piedra podés esconder la mano, pero el daño será irreversible. Es más o menos así.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 1 abril, 2016, 10:36 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

VIÑETAS ✓

Nicodemus Espinosa

Melki Melgarejo Valiente

Carlos Sosa Sanabria

A %d blogueros les gusta esto: