estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cumbre de Poderes

Ningún ciudadano que desee el bien para su patria puede renunciar al diálogo. Más importante aún es que los encuentros se produzcan en las altas esferas del poder, toda vez que lo conversado y resuelto conduzca a soluciones valederas para el país. En otras palabras, estas reuniones no deben constituir meras fachadas para llevar agua a determinado molino o desviar la atención de algún tema urticante para las autoridades de turno.

La llamada “Cumbre de Poderes” que se reunió ayer a iniciativa del presidente Cartes recuerda las que solía convocar el expresidente Nicanor Duarte Frutos –con titulares de poderes o de partidos políticos– cada vez que el agua de algún problema coyuntural le llegaba al cuello. En aquellos momentos, Duarte Frutos empleaba estas reuniones como maniobras de distracción, pero abusó tanto de ellas, que acabó diluyéndolas en la nada, en el olvido que produce el “vyrorei”, y los dirigentes de los partidos rehusaron concurrir a nuevas convocatorias.

No obstante, hay que mantener el optimismo confiando en que esta iniciativa del presidente Cartes, aunque aparenta ser similar a aquellas otras, no tenga el mismo triste final. Ojalá que las metas que se expusieron como justificativos –el combate a la pobreza, el desarrollo económico con inclusión, la conectividad con el mundo y el fortalecimiento institucional para afianzar la democracia– sean algo más que simple palabrería y se materialicen en proyectos específicos, al menos uno concreto para cada ítem, con títulos claros, cronogramas previstos, financiación razonable y organización capaz de ejecutarlos honestamente.

Cabe cuestionarse, sin embargo, si es necesario que el jefe del Ejecutivo se junte con los otros dos jefes estatales para comprometerles a acompañar sus ideas, proyectos y emprendimientos, cuando que cae de suyo que tienen que hacerlo por fuerza, por la naturaleza jurídica que define la interdependencia de los Poderes dentro de todo Estado democrático y el nuestro entre ellos. Esta duda hace que tampoco quede del todo claro por qué estos presidentes tienen que suscribir compromisos formales para llevar adelante tareas en forma coordinada, si así deben hacerlo de todas maneras, porque es el modo de gobernar que está establecido en la Constitución y que constituye una obligación natural para todos ellos.

Pero no pequemos de puntillosos ni pesimistas; pensemos más bien que, si al Poder Judicial le corresponde crear las condiciones básicas para una administración de justicia que asegure la estabilidad y la predictibilidad para las inversiones de capital que nuestro desarrollo necesita, para el cumplimiento de las reglas económicas, para el respeto a la propiedad y a los compromisos asumidos, es preciso reconocer que su rol en el progreso y éxito de los mejores proyectos del Ejecutivo es verdaderamente fundamental. Desde luego, si lo cumple sin necesidad de “Cumbre de Poderes”.

Del mismo modo, admitamos también que, si de la sensatez y patriotismo de senadores y diputados depende que el Congreso no se convierta en lastre para iniciativas del Ejecutivo destinadas al bien común, al supeditar sus aprobaciones o rechazos a las pequeñas manipulaciones de la politiquería de cocina, a la compraventa de votos, al tráfico de influencias, etc., entonces nadie puede dudar de que también el Poder Legislativo tiene un papel principalísimo en el éxito de las buenas políticas públicas.

En la ocasión de esta “cumbre”, cada jefe de Poder expresó su opinión acerca del evento en el que estaban participando, pronunciando frases protocolares, bien conocidas por repetidas, carentes de verdadero sentido práctico. La presidenta de la Corte Suprema de Justicia hubiera aprovechado la oportunidad para dar a conocer cuáles son los planes que debatieron y aprobaron en el seno del Poder Judicial para mejorar los servicios de justicia y para combatir la corrupción y la impunidad, por ejemplo. El presidente del Congreso hubiese relatado cuáles son las reglas de juego político a las que se van a atener para considerar cada uno de los proyectos que el Presidente de la república les remita, referente a los puntos acordados.

Si la firma que cada jefe de Poder estampó al pie del documento suscrito en la ocasión está destinada a servir efectivamente de algo, ¿en qué momento y de qué manera se las hará valer? Para esto, solo hace falta que cada Poder del Estado cumpla fielmente su cometido, sin dejarse llevar por influencias y politiquería.

El desarrollo socioeconómico, que incluye intrínsecamente la erradicación de la pobreza, no se va a lograr con jueces ineptos, deshonestos o timoratos, porque son estos los que crean el estado general de inseguridad y de incertidumbre que impide que los inversores escojan nuestro país como lugar para instalarse, además de atemorizar y hasta ahuyentar a los inversores locales y fortalecer la economía informal, la evasión tributaria y otros males.

Tampoco va a ayudar a ese desarrollo el predominio en el Congreso de un conjunto de legisladores dedicados a la maniobra, a la extorsión política y los negocios particulares, o que se dejan amedrentar por cualquier grupito de manifestantes reunidos para vociferar sus pretensiones particulares y egoístas. El país requiere legisladores con sentido de patriotismo y coraje, con personalidad, firmes en sus convicciones y seguros de seguir sus caminos trazados, y no marionetas populistas que se mueven al vaivén de los acontecimientos coyunturales, tratando de agradar a mayorías circunstanciales, a la búsqueda del voto que les atornille en sus cargos y privilegios.

Con esta clase de gente no habrá desarrollo socioeconómico ni combate contra la pobreza que triunfe sino todo lo contrario: esta se perpetuará porque le conviene al estado de cosas que tanto beneficia y privilegia al grupo que tiene asida la manija del poder fáctico.

Es de esperar que este encuentro de las más altas autoridades no sea más de lo mismo, y que sirva para revertir la escasa fe que la ciudadanía tiene en las “cumbres”.

A su vez, la ciudadanía toda debe estar atenta a ver cómo se comportan y si cumplen con lo que firmaron quienes componen la “Cumbre de Poderes”, para en caso de que así no sea se los reclame. La ciudadanía viene a ser como OTRO PODER, y se debe hacer escuchar a través de todos los medios a su alcance ejerciendo efectiva y prácticamente su derecho a la libertad de expresión.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/cumbre-de-poderes-1466737.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “Cumbre de Poderes

  1. Pensando en el 2018

    El Partido Liberal finalmente decidió por mayoría revisar su postura sobre el juicio político. La resolución de apoyo que en 2014 logró imponer el senador Blas Llano para remover a tres miembros de la Corte Suprema de Justicia se diluyó.

    En estos días el exsenador liberal Carlos Mateo Balmelli, criticando la decisión, se preguntaba por qué el cambio de postura si en este tiempo no hubo nada nuevo. En rigor no hubo nada nuevo con relación al proceso de juicio político, pero sí hubo cambios importantes con relación al tiempo.

    La coyuntura es muy distinta. Mateo lo sabe perfectamente, pero aun así necesita marcar distancias ahora que prepara su retorno a la actividad política.

    La decisión del directorio liberal tiene efecto dentro y fuera del partido. Internamente resta poder a Blas Llano. Quiebra su hegemonía y lo baja de la mesa de discusiones con el Ejecutivo. En cierto modo pone en igualdad a todas las corrientes internas.

    En el frente externo frena la iniciativa del Poder Ejecutivo de remover a tres miembros de la instancia suprema de la justicia. Sin los votos del PLRA es prácticamente imposible aprobar la destitución de un miembro de la Corte Suprema.

    Además la decisión de no acompañar al Gobierno en el rediseño de la máxima instancia judicial abre un ancho camino para seguir explorando eventuales alianzas dentro de la oposición.

    Pasó más de un año de aquella decisión de finales de 2014. Ahora las necesidades son diferentes. Estamos cada vez más cerca de las elecciones generales y siempre será mejor desgastar al Ejecutivo; resaltar las diferencias y atizar la interna.

    En el oficialismo la situación es marcadamente diferente. A medida que pasan los días las fricciones entre los grupos internos se incrementan. Ahora el Ejecutivo no solo parece destinado a fracasar a causa de las diferencias internas en su intento de renovar la justicia; sino que además va camino a perder rápidamente respaldo parlamentario.

    El presidente Horacio Cartes está convencido de que la mejor estrategia para mantener el poder más allá de 2018 es profundizar las diferencias con la actual dirigencia política. No es casualidad que cada vez los discursos en el interior sean más punzantes. Está dispuesto a hacer negociaciones puntuales, pero no a hacer concesiones generales que podrían terminar atándolo a grupos internos.

    El apoyo parlamentario en esta segunda mitad de mandato no el algo que le preocupe demasiado.

    En dos semanas se instalará la nueva conducción del Partido Colorado armada a medida por el Jefe de Estado. A partir de ahí Cartes iniciará su travesía para construir un nuevo soporte político, pero sobre todo buscará armar una nueva estructura de cara a las elecciones generales de 2018. Confía en que en ese proceso buena parte de los parlamentarios finalmente se alinearán de nuevo con el Ejecutivo y terminarán aceptando las directrices.

    La dirigencia de la ANR no está cómoda con esta iniciativa. Casi sin margen para tomar decisiones por fuera de los lineamientos impuestos por Cartes sabe que podría ser dejada de lado. Pero más allá de eso también desconfía del éxito que podría tener esta recomposición partidaria. Más de uno extraoficialmente asegura que la situación es compleja y los colorados podrían perder de nuevo el poder en los elecciones generales de 2018.

    Este contexto de confrontación creciente empieza a marcar la vida política. El proceso se irá profundizando y será más virulento a medida que se acerquen las fechas electorales. No serán días tranquilos para el Gobierno.

    Por Osmar Gómez

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/pensando-en-el-2018-1469135.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12/04/2016, 10:51
  2. Son y se hacen

    Arnaldo Alegre
    Ver lo que sucede en este país produce un vendaval de sensaciones encontradas. De la sorpresa uno pasa sin escala a la rabia, para luego recalar, como circunstancial consuelo, en el humor, para posteriormente darse otra vuelta por el angustioso camino de la rabia, y para terminar, casi sin fuerza y con un agrio sabor en la boca, en un profundo hastío.

    Horacio Cartes reunió pomposamente en una sorpresiva cumbre de poderes a los titulares del Legislativo y del Judicial. Tras compartir las circunstanciales poses de rigor, el presidente anuncia que es momento de combatir la pobreza, fortalecer las instituciones y transparentar el ejercicio de la función pública. Y para qué carancho fueron elegidos hace ya casi tres años. Se supone que a esa tarea estaban abocados desde el principio.

    En el Tribunal Superior de Justicia Electoral, la clase política demostró que sabe actuar como el Rey Midas, pero con resultados absolutamente contrarios. Aquel mítico jerarca murió porque todo lo que tocaba convertía en oro. Acá es al revés.

    Convierten una institución clave para la democracia en una cueva de paniaguados con sueldos multimillonarios y moralidad cuestionable. Eso sí, hay que darles su lugar; aprendieron a hacer elecciones limpias (hasta que se demuestre lo contrario, digo por las dudas), pero a costa de mantener a una corte de zánganos. letrados de medio pelo, ambiciosos sin escrúpulos y operadores prebendarios con un hambre inmemorial.

    El Ministerio de Educación y Cultura montó un encuentro internacional sobre la calidad de la enseñanza, demostrando que primero deben aprender sentido común. Por más que se cumplan los requisitos legales y las cuentas respondan a los parámetros administrativos, pagar G. 80.000 por dos litros de cocido y G. 10.000 por cada mísera botella de agua es un estropicio, una estupidez de tamaño ministerial. Si bien puede que sea legal, es absolutamente ilegítimo. Salen con el argumento de que el hotel sede del encuentro tiene un precio elevado y que el proveedor del servicio debe sacar su ganancia encareciendo aún más ese alto costo. Con esta explicación, tenemos que nombrarle en algún ministerio, pero de China. Así si hacen otra tontería que al menos lo hagan lejos.

    Pero lo más doloroso de todo fue cómo una niña fue expuesta de manera aberrante tras experimentar un suceso atroz. El medio digital que lanzó el tema con ánimo justiciero y los ignorantes bien intencionados que mostraron su foto y la del supuesto infame por todos lados solo trajeron más dolor a la niña.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 03/04/2016, 10:43
  3. Una cumbre con el cuchillo bajo el poncho

    Por Estela Ruiz Díaz

    En un clima de crispación política, una nueva cita convocó el jueves a los tres poderes del Estado. El presidente Horacio Cartes fue el anfitrión en Palacio de López. La cumbre terminó con la firma de un documento de buenas intenciones que van desde la transparencia de la función pública hasta los procesos de las contrataciones públicas. Fue el tercer encuentro de este nivel y a juzgar por los resultados de los anteriores, vale suponer que esta tampoco tendrá efectos a pesar de las rimbombantes declaraciones

    Todo diálogo es siempre auspicioso en democracia, sobretodo porque la Constitución señala que “el gobierno es ejercido por los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial en un sistema de separación, equilibrio, coordinación y recíproco control. Ninguno de estos poderes puede atribuirse, ni otorgar a otro ni a persona alguna, individual o colectiva, facultades extraordinarias o la suma del Poder Público”.

    Sin embargo, esta cita se dio en medio de una fuerte puja política, de todos contra todos, aunque traten de mantener las formas y el cuchillo bajo el poncho… aún.

    SENADO VS. CORTE. En la cumbre estaban cara a cara Mario Abdo Benítez y Alicia Pucheta de Correa, en momentos en que se lleva a cabo en el Senado un empantanado proceso de juicio político a tres ministros: Sindulfo Blanco, Óscar Bajac y César Garay Zuccolillo, ya aprobado en el 2014 por los diputados, cuando parecía que la sentencia era irreversible. Sin embargo, los ministros movieron sus piezas y, según las acusaciones lanzadas por los grupos en pugna, ganaron tiempo a fuerza de maletines y amenazas a legisladores procesados por corrupción. Casualmente se dan llamativos giros de los senadores, y un diputado liberal que antes pedía la cabeza de sus correligionarios que votaron en contra, ahora pasó al bando de la Corte.

    Luego de idas y vueltas, el presidente del Senado le puso fecha al juicio político. Será el miércoles 6 y el primero en sentarse en el banquillo será el liberal Blanco. En caso que triunfe la tesis de la destitución, lo seguirá el otro liberal Bajac y finalmente Garay.

    Pero no existen los 30 votos necesarios para la destitución. De 45 senadores, 18 están en contra, es decir, faltan 3 votos. El Partido Colorado y el Partido Liberal Radical Auténtico decidieron institucionalmente apoyar el juicio político, por tanto los legisladores que voten en contra corren el riesgo de ser sancionados. Pero esto no amilana a los colorados Enrique Bachetta, Julio César Velázquez, Óscar Salomón y Silvio Ovelar. Tampoco a los liberales Luis Wagner, Ramón Gómez Verlangieri y Emilia Alfaro. Carlos Amarilla puede hacer lo que quiera porque ya fue expulsado del partido. El Frente Guasu en pleno está en contra, así como el PDP y Avanza País.

    PODER EJECUTIVO VS. TITULAR DEL CONGRESO. Mario Abdo Benítez fue uno de los más fervientes y convencidos cartistas de la ANR. Pero sus ambiciones políticas lo alejaron del presidente de la República, a quien disputó poder en las internas coloradas. A pesar de su derrota, esta elección dio impulso a su precandidatura presidencial ya lanzada prematuramente. Su periodo como presidente del Congreso finaliza el 30 de junio. Es cuando volverá a la llanura y le costará el doble mantenerse en el escenario. Tendrá que redoblar críticas a Cartes para captar la atención de las cámaras, que ahora lo buscan naturalmente por su posición de poder. En tanto, el presidente, aunque con el desgaste natural del poder, sigue siendo el gran elector, pero sin dar pistas de su delfín para el 2018.

    En esta cumbre, los presidentes del Ejecutivo y del Congreso, se saludaron amablemente con la mano derecha, mientras acariciaban con la izquierda el puñal guardado bajo el poncho colorado.

    EJECUTIVO VS. CORTE. A diferencia de otros presidentes, Cartes no ha jugado directa y públicamente este pleito, pero por la posición de sus laderos, es obvio que está a favor de la destitución. De hecho, quienes se oponen al juicio lo hacen alegando que hay un plan de copamiento judicial por parte del presidente. El senador Enrique Bacchetta agregó pimienta a la disputa revelando que fue testigo de una supuesta reunión en Mburuvicha Róga entre el presidente del Consejo de la Magistratura, Enrique Riera, el miembro de este Consejo, Adrián Salas, el asesor jurídico de la Presidencia de la República, Sergio Godoy, y el procurador, Roberto Moreno. Que Riera y Salas estaban recibiendo instrucciones para la terna de ministros, para que la entonces ministra Sheila Abed fuera candidata. Riera negó todo y acusó al senador de querer seguir con el cuoteo. Difícil saber quién dice la verdad, pero estas declaraciones solo agregan volumen a las sospechas.

    GUERRA DE PODERES. El miércoles se correrá el telón y por los votos en disputa, todo indica que los ministros ganarán esta pulseada. Será la primera vez que la Corte Suprema le gane esta batalla al Congreso. Hasta ahora, cuando el Parlamento decidía enjuiciar a la Corte, se salía con la suya. Esta vez, será diferente y marcará un punto de inflexión.

    Quizá por eso, en su habitual tono sereno y amable, pero muy segura de que la tortilla se ha dado vuelta a favor del poder jurídico sobre el político, Alicia Pucheta, presidenta de la Corte, dijo tras la cumbre: “no tengo miedo de ser enjuiciada”.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 03/04/2016, 10:12
  4. Compromisos y acuerdos

    Por Osmar Gómez

    El gobierno del presidente Horacio Cartes esta semana dio un paso más en su intento de reescribir los términos de la gestión política.

    El pasado jueves firmó un acuerdo con los presidentes de los poderes Legislativo y Judicial en el que los comprometía a trabajar juntos en temas de interés general para la población. La iniciativa no es nueva, en su momento administraciones anteriores hicieron cosas similares y todo lo pactado quedó en el más absoluto olvido. Incluso este Gobierno tuvo iniciativas de la misma índole que finalmente quedaron en la nada.

    Esta vez los objetivos son otros. Lo importante no necesariamente es cumplir con los compromisos escritos en el papel, sino los efectos políticos que podría generar no apegarse a lo acordado.

    Mediante este pacto, la administración Cartes pretende alinear a los otros poderes del Estado para acompañarlo en sus iniciativas de Gobierno y lo más importante, repartir culpas públicamente entre quienes se oponen a sus proyectos. Construir el enemigo. Dividir el universo nacional entre “los buenos” que están con la administración y “los malos” que se oponen a sus proyectos. Eso reduce enormemente el universo de la contienda política y simplifica el debate en la sociedad. Pero sobre todo pretende cargar con todas las culpas a la actual clase política.

    Todavía está por verse si los representantes del Poder Legislativo y del Poder Judicial aceptan este esquema de decisiones. Lo del jueves fue un acuerdo general, ahora queda bajar la discusión a temas concretos; pero ahí todo tiende a ponerse más oscuro. La disputa por los espacios de poder maneja realidades diferentes.

    El ejemplo más claro es el intento de renovación de la Corte Suprema de Justicia, que está parado desde hace casi dos años en el Congreso. El juego de intereses hace imposible avanzar más allá de las necesidades coyunturales. No hay acuerdo sobre lo que realmente convenga para tener un sistema de justicia más efectivo. El problema no está en encontrar los términos de una justicia eficiente, sino en el equilibrio responsable entre todos los actores políticos.

    El Ejecutivo precisa desarmar ese esquema y establecer nuevas formas, sumar nuevos actores y crear nuevos escenarios. Sin fuerza política propia en las cámaras mantener este sistema de negociación lo deja siempre entre las cuerdas; reduciendo enormemente su espacio de maniobra. Sin capacidad de establecer los términos de la disputa de poder. Solo rediseñando el juego puede establecer un escenario favorable; pero no es una cuestión sencilla, mucho menos, rápida.

    A mitad de semana el escándalo que se generó con los precios exorbitantes de alimentos que estaba comprando el Ministerio de Educación disparó todas las alarmas sobre las intenciones reales del Poder Ejecutivo. El cuidado discurso del presidente Cartes sobre manejo responsable del dinero público tuvo un duro golpe con la realidad cotidiana. Quedó al descubierto que a pesar de los ahorros que exhibe la administración también hay sectores que todavía malgastan groseramente el dinero público e incluso pretenden justificar las compras recurriendo a enrevesadas argumentaciones. Hizo falta que el propio Cartes intervenga para que finalmente las autoridades ministeriales suspendieran la compra, pero en ningún momento renunciaron al discurso de que todo estaba bien a pesar del costo excesivo de los alimentos.

    Construir en el imaginario de la sociedad un nuevo modelo necesita mucho más que acuerdos escritos; precisa sobre todo, compromiso. Requiere acciones concretas en favor de la gente que movilice el humor social. Solo entonces se empezará a diseñar un nuevo esquema de negociación que apuntale las necesidades políticas de la administración Cartes.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 02/04/2016, 06:37
  5. Otro año circular para la política paraguaya
    31 Mar 2016

    Por Clari Arias

    Después de la paz de la Semana Santa volvemos a los años circulares de la vida en el Paraguay. En el Congreso Nacional, en ambas cámaras, la cosa comienza a girar casi por completo alrededor de las actividades políticas de los dos partidos grandes, el Colorado y el Liberal.

    En el partido de gobierno habrá cambio de timón con la llegada de un joven diputado como presidente de la poderosa Junta de Gobierno. Allí, Pedro Alliana intentará reunificar a los hombres y mujeres de su partido bajo la atenta mirada de quien lo propuso y lo apadrinó para el cargo, ni más ni menos que el propio presidente de la República.

    El control de un partido dividido entre gubernistas y antigubernistas parece difícil para un joven con relativa experiencia en la vida política, pero al que le sobran ganas.

    En el liberalismo todas las actividades parlamentarias circundarán en torno a una desdibujada interna electoral a llevarse a cabo con un destiempo peligroso para las aspiraciones de retorno al poder. Los liberales no terminan de entender que su interna por elegir al presidente y miembros de su opaco Directorio ha caído en el desgano de casi toda la sociedad, cosa que se demostrará con la baja participación, que no es difícil de vaticinar.

    Será una elección de estructuras duras, movilizadas casi al ciento por ciento por dirigentes que pretenden seguir y/o llegar al Congreso en el 2018. Acaso el mayor incentivo para los electores azules será ver rostros distintos en un Directorio que poco o nada ha participado en la vida pública del país desde que Cartes es presidente.

    Estos son los tiempos circulares que vive el Paraguay desde que se inició la transición democrática. Colorados y liberales desangrándose por sus internas, obviando de manera grosera temas que son de interés para el pueblo en general. Por supuesto que esta desconexión con la realidad que vive Juan Pueblo ha sido el escenario propicio para que fuerzas políticas nuevas –y pequeñas aun– adquieran mayor protagonismo en las elecciones, y así lograran inusitados espacios en el Congreso Nacional y en las juntas municipales.

    El Frente Guasu, el Partido Democrático Popular, la coalición Avanza País, y hasta el enfermizo pero nunca moribundo Encuentro Nacional son algunos de esos partidos progresistas (en distintas tonalidades de la ideología que los mueve) que han sabido acercarse a un electorado cansado de las intermitencias de los dos grandes de nuestra política. Pero no nos engañemos. Estas fuerzas menores siguen siendo exactamente eso, fuerzas menores que no tienen chance alguna de pugnar por el gran poder en el 2018, si no llegan a las alianzas con las estructuras devoradoras de ideales de los colorados y liberales.

    El año también nos traerá noticias muy predecibles desde el Congreso. A saber, están en mesa de negociación en este preciso instante los juicios políticos a tres ministros de la Corte, con negociaciones difíciles de entender para la mayoría de los mortales, razón suficiente para que caiga en el desinterés general. Salgamos a la calle a preguntar quiénes entienden acerca del juicio a Bajac, Blanco y Garay y tendremos como respuesta una abrumadora mayoría que ni siquiera está al tanto que desde el 2014 el Congreso pide la cabeza de estos miembros de la Corte Suprema de Justicia. Tal vez enciendan más pasiones las elecciones de un nuevo presidente del Congreso, de un nuevo contralor y de un nuevo defensor del Pueblo, pero no hay garantías de que la gente se interese por estas discusiones.

    El daño mayor de nuestros políticos a la sociedad es que con sus secretas negociaciones en la pugna por cargos de relevancia en la estructura republicana han ahuyentado gran parte del interés de la gente por temas que deberían debatirse hasta en aulas universitarias. Esta desconexión del pueblo con sus dirigentes es harto peligrosa, y solo motivará a que más inescrupulosos se vayan acercando a la actividad política, sin más ánimo que obtener fortunas, o tal vez algo peor, proteger negocios ilícitos a través de los espacios de poder.

    Ese es hoy en día el grave problema de nuestros años circulares.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 01/04/2016, 10:45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,703 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: