estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La amplitud modulada y la amplitud de mente

El reciente suicidio del radialista Manuel Bernardes me llevó a pensar en los cambios que la radiofonía paraguaya ha venido teniendo en los últimos años. Leí por ahí que el mismo Bernardes había confesado que él no era así en realidad, que en el micrófono lo que hacía era convertirse en un personaje. Algo de cierto habrá, pues cuando hacia locución y pasaba música en Yacyretá FM no tenía para nada el estilo que muchos años después lo haría más que célebre. Algunos arriesgaban la hipótesis de que su transformación frente al micrófono le vino al saber que tenía una enfermedad incurable, por lo que ya no tenía nada que perder o ya no le importaba mucho arriesgarlo todo.

Lo interesante acá es que su estilo soez y, por lo tanto, polémico, lo llevó a ser cotizado ya no en las radios de frecuencia modulada sino en las de amplitud modulada. Estas emisoras hacía un tiempo buscaban una nueva identidad o captar más oyentes, por lo que el “personaje” inventado por Bernardes les venía al pelo. La AM pedía amplitud de mente a sus radioescuchas.

Fue así que la seriedad de las AM fue poco a poco cambiada por los chismes y peleas con modelos. No todas las radios lograron tener un programa como el suyo porque posiblemente ningún locutor llegaba a tanta locura, o ¿acaso hay alguien que se anime a disparar 46 balazos en pleno estudio? Le costó el trabajo, pero enseguida encontró otra radio que lo contrató. Tenía una vasta cultura e inteligencia, lo que notaba cuando intervenía como oyente llamando a los programas de sus colegas. En estas ocasiones, dejaba a veces atrás a su personaje o se olvidaba por un rato de él.

Bernardes era así una especie de recreo en las AM. Jamás le darían el horario central de las mañanas, pero para las aburridas siestas era un número puesto. Había que levantar el ánimo a la audiencia y su estilo procaz lo lograba.

Lo cierto es que Manuel fue una marca para lo que las AM están queriendo ser ahora. Se busca también el ruido, el morbo, el chismerío. Parecería que el oyente ya no quiere el mero análisis, la mera noticia, también quiere entretenerse y por eso le ponen las cortinas musicales bien extensas, por eso los panelistas que entretienen sentados con aquellos que hacen las entrevistas “serias”.

La radio ha cambiado y harán falta más personajes. Ninguno tan culto y agudo como Bernardes quizá aparezca, pero más loco sí. Atajémonos del dial.

Por Sergio Cáceres

http://www.ultimahora.com/la-amplitud-modulada-y-la-amplitud-mente-n978277.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “La amplitud modulada y la amplitud de mente

  1. Las radios comunitarias y el combate a la corrupción

    Suman 256 las radios comunitarias registradas en Conatel actualmente. El número de las no registradas no es precisable con exactitud, naturalmente, por su condición de irregulares, pero se sabe que también son numerosas, estimadas en aproximadamente el doble que las anteriores. No existe prácticamente rincón del país que no cuente con estos instrumentos de relacionamiento colectivo, lo cual los convierte en una formidable herramienta que, bien empleada, podría producir cambios fundamentales en la mentalidad de la gente de los pueblos y ciudades de su alcance.

    La extraordinaria revolución que estamos presenciando en materia de comunicación social masiva, entre otros fenómenos, se expresa en el enorme incremento y diversificación de la demanda informativa y de otros servicios periodísticos. Gracias a las facilidades que ofrece la tecnología moderna las poblaciones medianas y pequeñas, las compañías rurales, los barrios, las asociaciones y grupos de personas con intereses comunes encontraron en la radiofonía un medio sencillo y barato para vincularse en pequeña escala, al igual que lo hace la telefonía celular con el sistema genéricamente conocido como “redes sociales”.

    Las radios comunitarias cumplen funciones distintas a las de las redes sociales que se vehiculizan por internet, sus usuarios no requieren más gasto que un receptor de radio.

    Las emisoras crean tramas de relacionamiento local de amplitud general; los asuntos que en ellas se divulgan o ponen en debate no son de interés particular de pocas personas o grupos pequeños, como lo son dentro de las llamadas redes, sino que alcanzan a la totalidad de habitantes de una zona determinada, gente que casi siempre tiene problemas y anhelos comunes, y que encuentra en esas ondas radiales la manera de compartirlos.

    Las personas que instalan, diseñan y desarrollan los programas radiofónicos comunitarios surgen de las mismas comunidades a las cuales dirigen sus servicios periodísticos, por lo que están íntimamente compenetradas con los problemas locales, son compueblanos de su clientela, se tratan personalmente, entienden de la misma manera la problemática local.

    Gracias a esta homogeneidad adquieren la virtud de hacer posible que los líderes locales que van naciendo en cada barrio, en cada pueblo, se hagan conocer y puedan exponer ante sus compueblanos sus opiniones y propuestas. Estas radios conceden una palestra desde la cual las personas pueden ganar el conocimiento público, para ayudar a que surjan nuevos líderes en la política, en la educación, en el sector productivo, entre otros.

    En resumen, bien conducidas, las radios comunitarias podrían servir como formidables instrumentos de formación cívica de sus audiencias. No solamente educarlas en lenguaje, conocimientos generales y comprensión adecuada de los sucesos, sino prepararlas para la confrontación cívica, para conocer mejor a sus políticos y, por consiguiente, adquirir mayor capacidad de escoger a la hora de votar.

    Pero, sobre todo, las radios comunitarias pueden servir como un instrumento formidable para combatir la corrupción que corroe a nuestro país entero y que se presenta tanto en la capital como en los pueblos y ciudades del interior.

    En estos últimos tenemos el caso del dinero del Fonacide, despilfarrado por las autoridades municipales lugareñas. Las radios comunitarias, por ejemplo, pueden investigar e informar a sus oyentes cuánto dinero llegó a las intendencias y gobernaciones y para qué fin, a fin de permitir que los habitantes hagan un seguimiento y reclamo del uso de esos fondos, y pedir el castigo a los ladrones públicos.

    Habrá, sin duda, radios comunitarias que tendrán miras distintas a las mencionadas anteriormente, que se dediquen al proselitismo, al mero lucro o la promoción de dirigentes partidarios y campañas electorales.

    Pero, aunque las excepciones a la regla sean inevitables, es de desear que la mayoría tenga objetivos más patrióticos para convertirse en verdaderas palancas impulsoras de la formación cívica de los ciudadanos del interior del país.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/las-radios-comunitarias-y-el-combate-a-la-corrupcion-1561892.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 7 febrero, 2017, 9:47 am
  2. El cáncer y los “cobardes”
    5 abril, 2016
    Por Carlos Franco

    El pasado Viernes Santo, el radialista Manuel Bernardes tomó la decisión de quitarse la vida, estaba grave de salud, unos días antes estuvo hospitalizado. Tras el triste suceso, Javier Bernardes, hermano de Manuel, reveló qué dolencia lo afectaba, “Carlos Cuenca” padecía cáncer. Explicó que sufría de melanoma (un cáncer muy agresivo) en el pecho y que luego hizo metástasis (la enfermedad se expandió) en otros órganos y que esto le producía mucho dolor.

    La noticia generó un gran impacto en el público y como era de esperarse en las redes sociales los “opinólogos” hicieron de las suyas. En los comentarios de la noticia se vio reflejada la crueldad, irresponsabilidad e ignorancia de aquellos que buscan imponer su forma de pensar sin siquiera informarse de lo que hablan. “Qué cobarde”, “Quitarse la vida es pecado”, fueron algunos de los lamentables posteos.

    Manuel fue uno de los miles de paraguayos que padeció cáncer. La terrible enfermedad que ya cegó la vida de muchos compatriotas, pero todavía no es tomada enserio por el Gobierno. Los costosos tratamientos de esta grave dolencia solo se encuentran disponibles en los sanatorios privados y en el abandonado Instituto Nacional del Cáncer.

    El Ministerio de Salud no destina el presupuesto adecuado, ni brinda la información de forma adecuada para prevenir dicha dolencia. Pero ya que el Gobierno ignora el cáncer deberíamos nosotros, los ciudadanos, por lo menos tener respeto hacía las personas que luchan por sus vidas.

    No comprenderemos jamás qué pasó por la mente de una persona que sufría cáncer y que tomó la decisión de quitarse la vida, pero nadie puede tomarse el atrevimiento de llamarlo “cobarde”. ¿Por qué es tan difícil sentir empatía y tan fácil abrir la boca para opinar?. Los verdaderos “cobardes” son otros, esos “opinólogos” que detrás de computadoras o celulares juzgan a una persona que soportó los embates de la segunda causa de muerte en nuestro país. Si no sabés de lo que hablás mejor cerrá la boca.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 5 abril, 2016, 11:38 am
  3. Buen viaje Manuel
    28 marzo, 2016
    Por Santiago González

    “Escuchábamos a Ana Belén y de María Elena Wlash, Barco Quieto a 35 minutos de las 13. Salute señora, llegó la alegría del hogar, hoy primero de mayo día de los trabajadores, también día de San José Obrero, esta es la radio amiga, la radio nuestra, qué linda es la radio. Buenas tardes Víctor Villalba, gusto de verlo”.

    Así empezaban las tardes en días de lluvia, era la canción que le gustaba antes que suene Green Onions en la versión de Booker T & the MG’s hasta que se casó con la de Jon Lord en la que el Hammond se lucía.

    Muchos lo recordamos iniciando con Donald y El Milagro de tus Ojos, una canción que alguna vez el propio Víctor, su operador que lo conocía más que cualquiera haciendo radio, me decía que pedía escuchar cuando lo vencía el recuerdo.

    Sus llamadas al sauna del Centenario o a Mburuvicha Roga al ritmo de “mi amigo Lucho, el debilucho”, el gran culebrón, sus historias que en cada relato aportaban un elemento nuevo y su envidiable memoria, lo convertían en un conductor excepcional.

    Hasta hoy no dejo de admirar aquella nota que había hecho a una mujer de nombre Sonia, que mató a sus hijos luego de envenenarlos y que ni la fiscalía logró que cuente cómo lo hizo. Él habló con ella casi por una hora, entró en confianza y al final terminó confesando cada detalle.

    Lo conocí desde “De Remate” aunque sus fanáticos dicen que los programas desde San Bernardino con Julio González Cabello fueron los más alocados. Nunca fuimos amigos, al contrario; las dos veces que hablamos, una vez al aire y otra en la linea baja de su departamento, me mandó a cagar como decía él. No obstante, entre puteada y puteada hablábamos de sus hazañas en radio y al recordar se mataba de la risa.

    Hoy lo recuerdo como oyente, como admirador de esa gran capacidad de acompañar y entretener en cada tarde. Quienes lo escuchamos hablar alguna vez de Adolfo Bioy Casares sabemos que este final no puede sorprendernos. No se dejó vencer y honró su libertad hasta último momento. Hasta siempre Carlos, la radio ya te extraña.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 marzo, 2016, 9:48 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: