estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Incomunicados

 

Los pobladores de la zona norte de la región occidental  o Chaco lo están pasando muy mal como consecuencia de las inundaciones provocadas por las lluvias constantes, que no suele ser lo usual en una región donde  en épocas normales, sin el fenómeno del niño, tiene poca ocurrencia y  llueve cada siete meses, pero por culpa de este suceso meteorológico que causa tanto daño a todos los conglomerados rivereños del país,  se tiene una actividad pluvial intensa que llena de preocupación a los chaqueños  pues se encuentran encerrados sin posibilidades de comunicarse con el resto del país por las pésimas condiciones de los caminos y los pocos accesos viales, no los podemos llamar rutas, que comunican con estas poblaciones en donde sigue siendo el transporte fluvial la única forma de comunicación segura que tienen con el exterior.

Esta emergencia evidencia un alud de hechos que muestra de qué forma las autoridades locales y  las nacionales,  han sumido en el atraso y el abandono al Alto Paraguay, donde su capital Fuerte Olimpo, no tiene accesos viales en forma para comunicarse con las otras rutas del chaco y así poder llegar a la capital de la república. Las imágenes publicadas por la prensa de caminos que supuestamente fueron reparadas  en el departamento es una burla y muestra como se malgastaron los recursos del pueblo, en obras que tuvieron un alto costo y que fueron mal hechas por eso con las primeras lluvias quedaron nuevamente inservibles, sin que estas anormalidades y sus autores  sean perseguidos o llevados a estrados judiciales para su castigo.

Se imaginan los padecimientos que deben estar pasando los pobladores, con carencias de productos básicos de la canasta familiar por las dificultades con el transporte, los campos anegados por las copiosas lluvias llevan a las pérdidas  de cabezas de ganado, base de la economía de la región. Las otras localidades como Carmelo Peralta y Bahía Negra no lo pasan mejor, y están en peores condiciones,  sin que las autoridades nacionales ayuden a paliar esta situación de emergencia que se vive en la zona. La ayuda estatal a través de la Secretaría de Emergencia Nacional debe fluir con mayor rapidez hasta estas regiones.

Se sabe que la actual crisis parte del fenómeno del niño, cuya inclemencia se siente en todo el territorio paraguayo, pero lo cierto es que si se hubiera hecho mejor los deberes jamás se hubiera llegado a este grado de dramatismo y sufrimiento en esta región, si las inversiones en obras viales se hicieran como corresponde, si se controlaran la calidad de los trabajos encomendados a las empresas vialeras, entonces a pesar de la lluvia y las inundaciones las rutas hubiera estado en mejor estado, ahora se habla mucho de estos temas y saltan estas irregularidades  pero es casi seguro que una vez que bajen las aguas la gente se olvide de este tema y deje sin castigo a los que delinquen con algo tan grave y delicado que causa tanto daño a la nación.

 

Andrés Granje

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

4 comentarios en “Incomunicados

  1. La SEN está cumpliendo
    29 mayo, 2017

    Cuando azotan las inclemencias del tiempo, se producen las fa¬mosas inundaciones de la ribera del río, llegan las perjudiciales “crecientes”, los fenómenos atmosféricos, las lluvias cada vez más “raras”, copiosas, los ventarrones que antes no se veían, etc , ge¬neralmente la gente humilde sale muy golpeada.

    ¿Quién está preparado para eso? Nadie. Se vuela el techo de la casa, se echan a perder todas tus pertenencias, se mojan y se funden los pocos electrodomésticos que lograste comprar a cuotas, etc. Te quedás en la calle literalmente. Terrible. Una pena que atenaza el alma.
    Entonces uno mira desesperado a quien recurrir. Inmediatamen¬te se reclama la ayuda. Los primeros auxilios que deben llegar de las instituciones que velan por el bien común…primero la Munici¬palidad local, que la mayoría de las veces no tiene fondos o aplica la ley del ñembotavy, luego las gobernaciones, que tampoco apor¬tan casi nada y finalmente el gobierno central. La respuesta de los dos primeros niveles es insuficiente siempre. La asistencia del go¬bierno a través de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) es más consistente. Por supuesto, nunca será suficiente, muchas veces hay que reconstruir toda la vida de cientos de familias.
    Pero los primeros auxilios llegan. Las chapas para improvisar un techo, los colchones para tener un sitio seco donde puedan dor¬mir los niños y las provistas para llevar algo a la boca y seguir en la lucha.
    Hay que decirlo. La tarea de la SEN se inició bajo gobiernos anteriores. Era un marasmo. Se llegaba tarde siempre, menudeaban las quejas y en nombre de la urgencia se cometieron atrocidades administrativas que disfrazaban hechos de corrupción y que hasta hoy día le están costando procesos penales a sus ex directores, entre ellos el inefable Camilo “Kokito” Suárez.
    La SEN ahora está estabilizada. Operativamente más funcional. Se establecieron cabeceras de acopio de materiales de emergencia, de modo que la asistencia mejoró notablemente en tiempo y forma.
    Y hay que decirlo la labor es inmensa. A lo largo de todo el año pasado con los inundados, lo que va de este año, con las lluvias constantes que están anegando todo el sur, los vendavales de viento que hacen volar todo, y ahora nuevamente enfrentando la posibili¬dad de una gran crecida del río Paraguay, que provocará la salida de miles de compatriotas damnificados.
    Es cierto, ante la demanda constante y creciente, se produjeron quejas por la falta de suministros, pero fueron realmente mínimas con respecto a todo lo desplegado.
    La SEN está alcanzando su mayoría de edad bajo el gobierno de HC. Es de esperar que sigan elevando aún más su nivel de eficien¬cia. Y que en el futuro no se produzcan involuciones.
    Así lo aguarda el pueblo humilde de la República.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 mayo, 2017, 9:40 am
  2. ¿Soñar demasiado?

    Por Mabel Rehnfeldt

    Se me quedó grabado: “No pido una ruta. Soy consciente de que eso sería soñar demasiado… en todo Alto Paraguay no hay un metro de pavimento”.

    Lo dijo João Roberto Ferreira, intendente de Bahía Negra, tras hacerse público –y gracias a la prensa– de que cerca de 30 personas, entre ellas 7 niños, quedaron casi cinco días varados en ese mal llamado camino a Bahía Negra, una cinta con trayectos de lodo negro y barro colorado pastoso y espeso, que atrapa, absorbe, chupa y escupe seres humanos, carretas, caballos, buses. Lo que sea que se mueva.

    Lo que iba a ser una odisea más de las que se planean en un ómnibus con pasajes caros para transitar por infernales caminos y tratar de llegar por tierra a una localidad, casi terminó en una tragedia. Nadie se explica por qué pese a haberse tomado conocimiento de lo que pasaba se tardó tanto tiempo en obtener ayuda.

    Sin agua y sin alimentos, varios de los pasajeros se dedicaron a hurgar en tajamares para comer caldo de “tare’ýi”. Un policía de Puesto Centinela se convirtió en su contacto con el mundo y un poblador de la zona a bordo de un tractor intentó sacarlos del barro… pero todo fue inútil.

    Desde el viernes 6 de mayo y hasta el martes 10 en horas de la tarde, pasajeros adultos y niños, hombres y mujeres vivieron una pesadilla y convivieron con lo poco o nada que había a bordo del bus en un lugar descampado. Hasta hoy nadie ha respondido cómo es que se esperaron tantos días para rescatarlos y cómo es que la empresa de transporte pudo haberse desentendido.

    Tras la resolución del caso, resignado y desesperanzado sonó el intendente de Bahía Negra João Roberto Ferreira. “Lo único que pedimos al Gobierno es que asfalte la pista de aterrizaje que tenemos para que pueda bajar algún avión de vez en cuando o salir de aquí”, pidió. Ferreira recordó que un poblador de la ciudad ya murió porque no pudieron soltar el abrazo mortal del barro para salvarlo de la picadura de una serpiente venenosa.

    El MOPC dice que están terminando de pavimentar la pista de aterrizaje de Fuerte Olimpo para que sus pobladores puedan entrar y salir en todo tiempo. Ahora faltaría Bahía Negra; ya nos han demostrado que en época de elecciones o cuando hay voluntad política, los fondos salen del MOPC, Itaipú, Yacyretá o de donde sea sin necesidad de tanto protocolo.

    Tener una ruta no debería ser un sueño para nadie en pleno siglo 21, con un país que se jacta de buenos índices económicos y de una deuda pública comprometida con las infraestructuras. Tener una ruta no es un lujo y derramar alquitrán sobre una cinta de algunos cientos de metros para que aterrice un avión tampoco. Es contradictorio que tengamos ciudadanos viviendo en islas cuando somos parte de un país tan mediterráneo. Así como de inconcebible y criminal es que las estructuras estatales tarden tanto en reaccionar para rescatar personas –adultos y niños, hombres y mujeres– con riesgo de muerte abandonadas durante días en un lodazal.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 22 mayo, 2016, 9:23 am
  3. Equilibrio

    Por Clide Martínez

    Con el paso de los siglos, los pobladores del Ñeembucú, como gran parte de los habitantes de las ciudades ubicadas a la vera de los ríos Paraguay y Paraná, se han empeñado en ganar espacios a los cauces hídricos. En esta batalla contra el agua, los del sur han sido particularmente persistentes, copando incluso las zonas bajas que la naturaleza cedió a los grandes esteros del Ñeembucú.

    Con el pretexto de ganar terreno para la agricultura y la ganadería, se han invadido los humedales con obras de canalización y terraplenes, concretados sin ningún criterio técnico y con absoluto desprecio por el medio ambiente. La zona inundable, que era un espacio casi intocable y solo ocupado por la vegetación e innumerables animales silvestres, ha variado con la incorporación de casas y una explotación de muy dudosos beneficios para quienes la emprenden.

    La ocupación de los terrenos inundables se realizó en el área rural y en los centros urbanos. En la capital departamental, a los vecinos que han construido sus viviendas en la zona baja se han sumado las instituciones públicas, levantado grandes edificaciones en la zona de reservorios.

    La consecuencia de este accionar que ha subestimado la fuerza de la naturaleza hoy se hace sentir con toda su intensidad en el Ñeembucú y el río ha recuperado los espacios que le pertenecen. Los esfuerzos por contenerlo han sido infructuosos en varios pueblos del sur y en otros la lucha se prolonga, con inmensos costos que no pueden ser sostenidos por las instituciones locales.

    En estos tiempos, en los que miles de familias del Ñeembucú y todo el país viven un verdadero vía crucis, se deberían adoptar acciones que permitan recuperar la armonía con la naturaleza. En Ñeembucú y otros departamentos afectados por el avance de las aguas, la construcción de casas en zonas altas es una alternativa que realmente podría garantizar una vida sin sobresaltos para las familias y superar la periódica sangría del erario en las siempre cuestionadas e insuficientes medidas de emergencia.

    Abandonar la zona inundable será un triunfo de la racionalidad. Es hora de dejar sus espacios a ríos y esteros, sin pretender invadir el territorio que la naturaleza no reservó para los seres humanos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 13 marzo, 2016, 7:02 am
  4. Unir esfuerzos para combatir problemas de sectores vulnerables

    Cuando se llevan décadas de postergaciones, de soluciones reales a la problemática de los sectores más vulnerables del país, las soluciones no siempre pueden llegar en tiempo y forma. Y, cuando el problema social se exacerba con situaciones como la crisis ambiental causada por el fenómeno El Niño, en este caso, es particularmente desafiante para cualquier gobierno o institución oficial, si no es capaz de convocar a la sociedad civil a ser parte del proceso de trabajar para lograr resultados positivos.

    Por eso, vale la pena destacar el esfuerzo de diferentes sectores de la sociedad, especialmente de jóvenes comprometidos en el esfuerzo de ayudar con sus propias manos y con su aporte solidario a quienes atraviesan una situación de emergencia y además, prevenir la crisis anunciada para los próximos meses, de acuerdo a informaciones de los responsables de Meteorología.

    Jóvenes líderes del mundo empresarial, agrupados en la UIP, su unieron al Gobierno Nacional representado en este caso por la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) y a voluntarios de una organización no gubernamental, (Techo Paraguay) que lleva tiempo en la tarea de construir viviendas provisorias en nuestro país en otros muchos del mundo, para quienes viven en situación de extrema pobreza.

    La misión de este esfuerzo conjunto fue construir refugios transitorios –100 en esta etapa comenzada el fin de semana próximo pasado– para más de 500 personas que son víctimas de las graves inundaciones producidas por el incontrolable fenómeno climático. La zona elegida para la construcción de las viviendas, realizadas con materiales como madera, chapas y vigas, es el predio de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP).

    Dichas viviendas, no son definitivas ni se anuncian como los planes estructurales necesarios para lograr una solución permanente y real a la grave problemática que deben enfrentar los habitantes de zonas inundables de Asunción. Sin embargo, son importantísimas, debido a que cumplirán con el objetivo de ofrecer a los que sufren la emergencia una mejor calidad de vida, mientras se trabaja para lograrlo.

    Además, se constituyen en una importante suma de esfuerzos de diferentes sectores, que se acercan así a la realidad de la situación en la que viven muchos compatriotas para ayudar a cambiarla. Con este primer importante paso se logra convocar a los líderes empresariales e industriales, a los voluntarios y a la ciudadanía en general a poner manos a la obra para buscar con inteligencia y creatividad una solución a la problemática social, más allá de los discursos o las palabras dichas sin compromiso sincero.

    Los cambios profundos y definitivos nacerán de la experiencia y el conocimiento, de la inteligencia y la voluntad puesta al servicio de los menos favorecidos, desde todos los sectores, tanto el del Estado como el de la ciudadanía. Solo así serán profundos y reales.

    http://www.lanacion.com.py/2016/03/07/unir-esfuerzos-para-combatir-problemas-de-sectores-vulnerables/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 marzo, 2016, 9:32 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: