estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

¡Fuera Chiqui!

En el Paraguay nadie renuncia, salvo los técnicos de fútbol. Como Chiqui Arce; tres derrotas seguidas, y se fue.

Ni siquiera se quedó el tiempo suficiente para escuchar cómo le gritaban “¡Fuera Chiqui!” desde Preferencias.

Hacía apenas unos meses Olimpia había ganado su campeonato número 40 de la mano del histórico ex jugador de Cerro, pero no fue suficiente, y el DT se largó.

Aquí, en este país, los únicos que renuncian son los directores técnicos. Los demás, políticos acusados, investigados, procesados, ni se sonrojan cuando los diarios desnudan sus presuntos hechos de corrupción.

Pero igual, todos nosotros los seguimos manteniendo. Porque eso sí, investigados, acusados y desaforados por “presuntos” y diversos delitos, siguen cobrando sus dietas y salarios y todo lo demás. Pasen y vean:

El senador colorado Víctor Bogado está procesado por presuntamente mentirle al Estado para conseguir dos sueldos de entes públicos para la supuesta niñera de su familia, Gabriela Quintana.

Gabriela Quintana, conocida como la niñera de oro, habría cobrado más de G. 71 millones de forma ilegal, ya que percibía dos salarios: en Diputados y en Itaipú, con ayuda del senador.

El caso estaba ya para el juicio oral, pero sus abogados apelaron. Chicana va, chicana viene, el senador sigue ahí de lo más feliz.

Otro. El diputado colorado José María Ibáñez, procesado por supuestamente hacer figurar como contratados en el Congreso a los caseros de su quinta para no tener que pagar sus sueldos de su bolsillo. Su causa está pendiente de una audiencia preliminar; al igual que la del senador liberal Enzo Cardozo, procesado por un presunto desvío de G. 68.000 millones durante su gestión al frente del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Un investigado más es el colorado Óscar Núñez, quien está imputado por supuestas irregularidades durante su gestión como gobernador de Presidente Hayes.

Y ya que estamos, no podemos dejar de mencionar a otro colorado, Carlos Núñez Salinas, quien fue imputado por supuestamente introducir al país de forma ilegal un cargamento de decodificadores por más de un millón de dólares y falsificar documentos para pagar menos impuestos de lo que correspondía.

Uno más y no jodemos más: El diputado liberal Milciades Duré también figura en esta lista. Él está procesado por lesión de confianza.

¿Y saben qué? Ninguno de estos próceres tuvo nunca la intención de renunciar, ni siquiera para disimular gua’u la vergüenza (que parece no tienen). Porque acá, en este país, solo renuncian los DT. Mientras tanto nosotros, tan barrabravas con Chiqui o el Pelado, pero con estos no hacemos nada.

Por Brigitte Colmán

http://www.ultimahora.com/fuera-chiqui-n973182.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

6 comentarios en “¡Fuera Chiqui!

  1. Selección nacional

    Como amante del fútbol, estoy totalmente decepcionado del bajísimo nivel futbolístico y dirigencial de nuestra selección nacional.

    No hemos participado en el último Mundial Brasil 2014, ni tampoco creo que lograremos clasificar para el Mundial Rusia 2018. Los culpables principales, según mi parecer, son los dirigentes de la APF, que contratan a técnicos incapaces, sin nivel y sin experiencia para la selección, estos convocan a jugadores que cumplieron su ciclo, dejando de lado a promisorias figuras del fútbol paraguayo.

    Nuestra actual selección no juega a nada, sin patrón de juego, con jugadores lentos y faltos de técnicas. Por eso los malos resultados. Mientras los otros seleccionados sudamericanos han mejorado notablemente en su fútbol, practicando un juego vistoso, dinámico, con mucha técnica y jugando en equipo, por eso obtienen los buenos resultados.

    Los actuales dirigentes de la APF, encabezados por Robert Harrison, representan al continuismo. Al asumir sus cargos no hicieron una auditoría tal como debería ser, por consiguiente no transparentaron nada y blanquearon de esa manera las administraciones anteriores. Esto da para pensar que en la APF hay una gran corrupción que viene desde años, por consecuencia amerita una intervención de la justicia, para saber la verdad.

    Sabemos como hinchas del fútbol que la APF recibe y maneja millones de dólares, que en su mayor parte no llegan a los clubes componentes de la Asociación. La APF está manejado como la política, por medio de prebendas a los dirigentes de los clubes y a parte de los periodistas deportivos, así compran sus conciencias y sus silencios.

    El fútbol campesino no existe para la APF, ni siquiera nos da una pelota, los dirigentes de los clubes trabajan en una total orfandad. La UFI no existe. Una actitud reprochable, sucedida recientemente, de parte de la dirigencia de la APF, fue la multa aplicada al Club Olimpia, por un cartel que portaban los jugadores con la inscripción “Q.E.P.D. Rodrigo Quintana. Paz en Paraguay ya”.

    Le pregunto a los dirigentes de la APF que les habrá molestado de ese cartel que lamentaba el asesinato de un compatriota y pedir paz por el país. Ese cartel representaba solamente el pensar y el sentir del pueblo.

    Robert Harrison el fútbol no es una dictadura, sino todo lo contrario: Es libertad, paz, unión, confraternidad, solidaridad, integración y juego limpio, valores que ustedes no practican.

    La APF continúa manejado por dirigentes corruptos vinculados con gobiernos anteriores y que se insertaron nuevamente en el nuevo rumbo. Falta una renovación total en la Asociación, en todos los aspectos, para así lograr recuperar el prestigio del fútbol paraguayo.

    Óscar Patricio Alonso Pérez

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 25 mayo, 2017, 10:27 am
  2. La cultura del aislamiento

    Vivimos una coyuntura en la que de diferentes formas se promueve una “cultura del aislamiento”, la que, a la larga, conlleva a un individualismo exacerbado y destructivo para la sociedad, una forma de vivir en donde lo que sucede en el entorno no me interesa; es más, prefiero no enterarme, para así evitar algún estrés.

    Y en este proceso las nuevas tecnologías se constituyen en herramientas perfectas para concretar ese “alejamiento” momentáneo que fácilmente se convierte en permanente.

    Pero todo pareciera que contribuye a esta práctica. Nos aislamos usando indiscriminadamente los auriculares, en los buses, la calle, las plazas, los lugares de trabajo. Caemos en lo mismo con los videojuegos, que atrapan por horas a miles de niños frente al monitor; con los teléfonos celulares, impulsores de una “soledad grupal”, en donde –en muchos casos– el individuo se reúne con otros, pero no para compartir ideas o dialogar, sino para mirar cada uno sus respectivas pantallas de Smartphone. Algo sin sentido.

    Hay que decir que la inseguridad también ha contribuido en este proceso. Hoy, en muchos barrios, hay vecinos que viven aislados, y ya no se encuentran con otros; pues entran y salen de sus viviendas con portones eléctricos y se desplazan en vehículo con vidrios polarizados; ya nadie sabe quién sale ni entra, y ante una ventanilla oscura uno prefiere evitar el saludo. No hablamos de violentar el derecho a la privacidad, sino en la convivencia que fomenta la solidaridad.

    Y también se aíslan nuestras autoridades, con consecuencias más que lamentables. Lo hace un juez cuando deja de pisar las cárceles y dialogar con los internos, y así volver a recordar que detrás de cada expediente acumulado hay un persona concreta. Se aísla el intendente cuando deja de caminar por las calles de su ciudad, evitando encontrarse con la basura y las veredas destrozadas.

    Se aíslan los parlamentarios, el presidente de la República, y demás, cuando eligen vivir en la burbuja de privilegios, autos lujosos, y millonarios salarios, sin experimentar en primera persona las necesidades de la mayoría. Sin embargo, es en la realidad y frente a ella, con todos sus componentes, en donde uno aprende y se desarrolla. Los descubrimientos e inventos nacieron de la observación; frente a la realidad y no fuera de ella. Las soluciones a los problemas concretos no se alcanzan aislándonos, sino enfrentándolos. El aislamiento frena la organización colectiva, siempre necesaria en una sociedad, pero, sobre todo, puede ser el grito sordo de una soledad destructiva que vive la persona, esa que quizás aguarda que alguien deje sus auriculares y le preste algo de atención, para seguir adelante.

    Por Gustavo Olmedo

    http://www.ultimahora.com/la-cultura-del-aislamiento-n973734.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 marzo, 2016, 9:39 am
  3. Vicepresidente

    El Vicepresidente de la República se instala desde ahora una vez a la semana en el Congreso, en una oficina destinada al mismo para cumplir su misión constitucional de nexo entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo.

    La Constitución establece solo cuatro funciones para el Vicepresidente: sustituir al Presidente en casos de impedimento, ausencia temporal o vacancia definitiva; representar al Presidente por designación del mismo, participar del Consejo de Ministros y coordinar la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo.

    Dos de las funciones son permanentes (participar del Consejo de Ministros y coordinar la relación entre el Ejecutivo y el Legislativo) y dos son eventuales: sustituir al Presidente en el caso de que se diera y representarlo si este lo designara para el efecto.

    Lo de la coordinación entre los dos Poderes surge del art. 3 de la Constitución referido al Poder Público: “El gobierno es ejercido por los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, en un sistema de separación, equilibrio, coordinación y recíproco control”.

    El Vicepresidente encuentra, por ende, en la Carta Magna un respaldo más para llevar adelante su tarea con el Parlamento, al cual debe asistir necesariamente para determinar con las autoridades y líderes políticos qué asuntos de las agendas de ambos Poderes pueden ser motivo de coordinación.

    En lo que respecta a su participación en las reuniones del Consejo de Ministros, corresponde a dicho órgano coordinar las tareas ejecutivas, impulsar la política del Gobierno y adoptar decisiones colectivas. Al no contar con una cartera ejecutiva, como la de los ministros del gabinete, se supone que el Vicepresidente asiste a las reuniones al solo efecto de estar informado de las gestiones de gobierno.

    Como se desprende de la misión que corresponde al Vicepresidente del Paraguay y de su inclusión en el organigrama del poder constituido, la función que se le asigna está lejos de ser abrumadora, ya que es meramente formal y condicional.

    Sin embargo, la Vicepresidencia de la República se ha convertido a lo largo de 27 años de ensayo democrático en una institución con 34 dependencias y casi un centenar de funcionarios, cuando que hubiera bastado que el titular del cargo contara como máximo con una secretaria, chofer, un par de asesores y tal vez dos funcionarios a su exclusiva disposición en el Consejo de Ministros y en las cámaras parlamentarias.

    Sería más que suficiente una docena de funcionarios a su cargo para cumplir a cabalidad su misión en el esquema de Gobierno. Pero, como ocurre en toda la función pública, la llegada de un nuevo titular de la institución implica la contratación de nuevos funcionarios, los cuales pasan a formar parte de la plantilla, aumentando paulatinamente la ya abultada cantidad de empleados del Estado.

    Nuestra Constitución estableció claramente un sistema presidencialista con un Poder Ejecutivo ejercido única y exclusivamente por el Presidente de la República, aunque los ministros, elegidos por él, son solidariamente responsables de los actos de gobierno.

    No comparte ninguna responsabilidad con el Vicepresidente desde el momento en que todo el poder del Ejecutivo lo ejerce una sola persona. De modo que el Vicepresidente solo debe estar atento a la eventual coordinación con el Legislativo sin decidir nada y a informarse de lo que trata el Consejo de Ministros.

    En la práctica, sin embargo, los vicepresidentes han usado el cargo para hacer un activismo político-partidario, y en algunos casos en actitud de franca conspiración para sustituir al Primer Mandatario antes de que el mismo cumpla su plazo.

    Es de esperar, por tanto, que en esta misión que asume en el Congreso el señor Juan Afara busque hacer algo útil para el país.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/vicepresidente-1460106.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 marzo, 2016, 9:37 am
  4. Bandido tras bandido

    Los intendentes municipales que desvalijaron sus municipalidades no solo deben ser sancionados moral y políticamente por sus compueblanos y vecinos, escrachándolos públicamente y nunca más depositar su confianza en ellos, sino, principalmente, tienen que sufrir los rigores de la justicia. Es una perogrullada afirmar e insistir en algo tan obvio, pero en nuestro país continúa siendo un exhorto necesario.

    ¿Qué impide que funcionarios administradores de recursos públicos robados, malversados o dilapidados en cualquier cosa ajena a su finalidad sean inmediatamente investigados o llevados a los tribunales ante la primera presunción o la primera evidencia?

    Sucede tal cosa porque estos sinvergüenzas forman parte de una casta privilegiada: los políticos, que a la hora de ser puestos justificadamente en la picota, sus colegas conforman alrededor de ellos un círculo protector, bajo el lema “hoy por ti, mañana por mí”. Excepto, naturalmente, cuando se trata de adversarios, porque en este caso la máquina funciona al revés.

    En efecto, en este mismo momento, denuncias que por malos manejos administrativos están presentando algunos intendentes recientemente asumidos contra los que les precedieron, parecen mucho más constituir secuelas de enfrentamientos que honestos deseos de justicia.

    Sin embargo, incluso estos motivos subalternos no invalidan la norma principal: todos los intendentes que se llevaron dinero público en los bolsillos deben rendir cuentas ante la justicia, sean o no influyentes dentro de sus organizaciones políticas, sean o no electoralmente valiosos los votos que tienen atesorados en sus comunidades para los capitostes de Asunción, se les deban o no favores y prebendas. Allí están, fuertemente sospechados y algunos imputados, los colorados Heriberto Mármol (Mariano R. Alonso), Roberto Cárdenas (Lambaré), Édgar Quintana (Fernando de la Mora) y Antonio Galeano (Capiatá), y los liberales Horacio Ortiz (Ypané), Raúl Mendoza (San Antonio) y César Balbuena (Santa Elena), por citar solo algunos.

    ¿Qué hace la Contraloría General de la República con las decenas de pedidos de auditoría para establecer responsabilidades con que los nuevos intendentes le apremian? ¿Qué hace el Ministerio Público, entretanto los auditores de la Contraloría se desperezan y aguardan algún llamado telefónico que les baje “la línea política”, para levantarse e ir a cumplir con su obligación de investigar?

    Pedir para los intendentes ladrones –muchos más de lo que imaginábamos– auditoría a sus cuentas, proceso judicial y, en su caso, cárcel y devolución de lo que robaron, también es una obviedad, una solicitud innecesaria de formularse porque constituye obligación elemental de las autoridades de control y justicia. No obstante, hay que estar asistiéndoles porque, a casi tres meses de haberse realizado los traspasos y cortes administrativos en las municipalidades, todavía no se ha movido un dedo para obligarles a rendir las cuentas que debieron presentar al término de sus funciones.

    Pero si estos pillos consumados –que ahora son como sesenta– no fueren sancionados y siguen impunes disfrutando de sus bienes malhabidos, lo que ocurrirá es que, finalizado en el 2020 el periodo de gobierno de los actuales intendentes municipales, el número de ladrones sumen el doble o el triple. Total, después de haberse enriquecido con el dinero público, su existencia proseguirá con la mayor tranquilidad, sin que nadie les moleste. Así, bandido tras bandido irán sucediéndose alegremente en las municipalidades de nuestras ciudades y pueblos, dejándolos cada vez más sumidos en el atraso, triste fenómeno que es visible a simple vista de transeúnte.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 marzo, 2016, 7:42 am
  5. Historia repetida

    Es la novena vez que se intenta someter a juicio político a Alberto Ramírez Zambonini, miembro liberal del Tribunal Superior de Justicia Electoral. A lo largo de más de dos décadas, las denuncias en contra suya fueron subiendo de tono, plagio, negociado de alquileres y planillerismo fueron la constante de su desempeño al frente de la institución que tiene a su cargo la organización y el juzgamiento de las elecciones en el país.

    Pero este es un personaje tan nefasto que ha aprendido los trucos con los que pervierte a toda la clase política y así consigue zafar una y otra vez, a pesar de las duras acusaciones y de tener a toda la prensa en contra suya.

    En la última denuncia, por haber llenado de planilleros la Justicia Electoral, parecía que la cosa iba en serio, fundamentalmente porque los medios habían tomado la bandera de la denuncia en contra suya y las múltiples pruebas eran tan contundentes que parecía un absurdo que las cámaras del Congreso eludieran la responsabilidad de enjuiciarlo. Además, el hecho de haber sido imputado por la Fiscalía y procesado por la Justicia hacía pensar que la cosa iba en serio.

    Pero todo indica que otra vez la historia será repetida y el intento de enjuiciar a Ramírez Zambonini ni siquiera se llegará a plantear de manera seria. Y de esto no son solamente responsables este personaje y la clase política, sino que la fiscala Claudia Morys y el juez Hugo Sosa Pasmor tienen un alto grado de culpa, que, incluso, los hace pasibles de una denuncia ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.

    Resulta que los diputados están pensando en dejar en agua de borraja las denuncias en contra del liberal porque, astutamente, él ha hecho lo que hizo siempre, repartir cargos a todos los sectores que así ubican en la Justicia Electoral a sus operadores políticos y, como corolario, ha ofrecido solventar la candidatura oficialista del PLRA en las internas de junio próximo, con lo que ha asegurado el apoyo de la mayoría de la bancada azul de la Cámara Baja.

    Y esto ocurre porque ni a la fiscala ni al juez se le ocurrió darle una orden de restricción para evitar que se pudiera acercar al local del TSJE. Le impusieron medidas alternativas a la prisión, pero nadie le dijo que debía mantenerse lejos de la institución que tanto ya había perjudicado con sus desmanes.

    Así que el mismo día que le dieron medidas alternativas a la prisión, Ramírez Zambonini fue a la institución, se instaló en la misma oficina de siempre y siguió fungiendo de vicepresidente del TSJE, desde donde empezó a armar su estrategia, la misma de siempre, para evitar su enjuiciamiento. Por supuesto que lo hizo de manera impecable. Lleva 20 años subvirtiendo y corrompiendo todo lo que toca y lo hace con absoluta impunidad, porque los únicos que pueden ponerse los pantalones largos y liberarnos de su nefasta influencia, están comprados por él.

    No tenemos una clase política de la cual presumir con orgullo ya que, en general, carece del más mínimo respeto por la ética y la honestidad. Pero en ese lodazal de corrupción, Alberto Ramírez Zambonini es uno de los más oscuros personajes. Los únicos que pueden hacer que cambie esta historia son los ciudadanos y los medios de comunicación, a través de una presión constante a las cámaras del Congreso. Este personaje ya no puede seguir teniendo nada que ver en ningún proceso electoral de la República.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 marzo, 2016, 8:29 am
  6. El inservible Ministerio Público

    El Ministerio Público es una de las instituciones cuya existencia se sustenta en su sensible función de defender el patrimonio público. Sin embargo, cada vez más se aleja de este propósito a causas de sus agentes fiscales indolentes, corruptos e irresponsables.
    Particularmente, Alto Paraná se caracteriza por ser una zona donde los agentes fiscales se dedican a acumular dudosas fortunas y se han ganado una muy mala reputación por sus actuaciones arbitrarias. En lo que respecta a denuncias contra mala utilización de bienes públicos, la serie de acciones termina archivada en los estantes, sin que se mueva un dedo para esclarecerlos, determinar si es verdad o mentira.
    Hay dos ejemplos claros: La denuncia de concejales de Presidente Franco sobre la supuesta malversaciones de fondos públicos, durante las gestiones de Abrahan Alegre al frente de la municipalidad, está paralizada. Pasaron varias semanas y según los denunciantes ni siquiera han designado a un agente para la investigación. La otra, es la acción presentada nada más y nada menos al propio fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón.
    El concejal municipal de Ciudad del Este, Celso Miranda, le entregó documentos sobre supuesta mala calidad de la merienda escolar que la municipalidad local provee a varias instituciones. En vez de que que la denuncia se remita a los agentes especializados de la unidad anticorrupción, se remitió de nuevo a Ciudad del Este, para que la investigación la realice un fiscal penal ordinario.
    Desafortunadamente para los que habitamos en esta región, los agentes fiscales asignados para nuestro departamento no se caracterizan por su eficiencia ni mucho menos honestidad. Desde nuestros editoriales desde hace tiempo venimos denunciando, que en el Ministerio Público de Ciudad del Este, a cargo de fiscal Adjunto Alejo Vera, no hay un solo representante que pueda presentar a la sociedad su buena gestión, honestidad y eficiencia. Ninguno tiene credibilidad, ni coraje para cumplir con sus funciones.
    Como muestra, basta considerar los dos casos mencionados, en ninguno de ellos se observa una actuación eficiente del Ministerio Público. Hay otros tantos casos de manejos oscuros y sospechas de corrupción con la plata de los contribuyentes. Mientras los fiscales haraganes y sinvergüenzas, apelan a la desmemoria ciudadana esperando que los casos prescriban. El gran responsable de esta ineficiencia y el carnaval del Ministerio Público es el fiscal Adjunto, Alejo Vera, quien desde que llegó a la región no hizo absolutamente nada para sanear la institución o hacer que, por lo menos, los fiscales a su cargo trabajen.
    En estas condiciones, los agentes antes que ser representantes de la ciudadanía se convierten en una peligrosa carga inservible, que solamente contribuyen a fomentar la corrupción, que cada día enferma y pudre a nuestra sociedad.

    http://www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/42147-el-inservible-ministerio-p%C3%BAblico#sthash.x5CPKv55.dpuf

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 marzo, 2016, 8:27 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Ndaha’evoi ku ha’usepávakuri, he’íje asado-hágui oñemosêva’ekue.22/06/17

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: