estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

BCP: ¿Protagonista o actor secundario?

Cuando el Banco Central del Paraguay elevó en un cuarto de punto porcentual su tasa de interés referencial, llevándola de 5,75% a 6%, es imposible que sus impulsores hayan ignorado lo que esto significaría para el mercado minorista de dinero. El resultado está a la vista. Bancos, financieras y cooperativas, el circuito legal de capitales, en especial los de pequeño y mediano alcance, debieron realizar los reajustes correspondientes y el dinero empezó a experimentar una carrera ascendente en tasas activas y pasivas. Puede que el ahorro, tanto a plazo fijo como a la vista, rinda mejores dividendos pero el costo de los préstamos de tipo operativo comercial, producción, industria y mipymes comienzan a tomar un rumbo ascendente y quedando cada vez más fuera del alcance de emprendimientos de pequeño y mediano porte que, en el Paraguay, son responsables de la mayor creación de empleo y emprendedurismo.

Encarecer el dinero en un año en que se espera que tanto la obra pública, gerenciada por el Estado, como la dinámica propia del sector privado le den a la economía ese impulso que tanto ha sido esperado, es, al menos, una acción de alto riesgo y difícil explicación. Claro que frente a esto se erige el indoblegable propósito del BCP de pisar la inflación, propósito que –lo hemos sostenido muchas veces- no sería criticable en el agente de la política monetaria y cambiaria del gobierno si no fuera porque supedita cualquier otro objetivo económico a una meta que estimamos debiera ser intermedia, no final.

Para cumplir con este propósito, el BCP no tiene reparos en provocar incendios de difícil combate. Como lo viene probando 5días, los préstamos para el área de inversiones se han encarecido a un 12,50%, con un agravante: al ofrecer el BCP sus IRM con un rendimiento del 6% anual, muchos inversionistas que estaban pensando en apostar al mercado abierto de capitales, con tasas mayores pero con niveles de riesgo también más altos, prefieren frenar su ímpetu y volverse hacia el refugio de los instrumentos del BCP, con retorno asegurado a 12 meses y prácticamente sin riesgo alguno.

Este efecto “anestesia” sobre el mercado local de dinero opera además como telón de fondo de otras medidas que la banca central ha secundado a partir de acciones del Poder Legislativo. Nos referimos a la rebaja de las tasas de interés de las tarjetas de crédito y la aplicación del IVA sobre los actos cooperativos, la primera en plena vigencia y con las consecuencias ya medidas, y la segunda en el freezer hasta nuevo aviso.

Ya sea por iniciativa propia o por acción legislativa, el BCP es hoy actor de cartelera o secundario de historias que están impactando fuertemente sobre la economía nacional. En algún momento tendrá que frenar la pelota, estudiar la cancha y considerar seriamente las consecuencias de sus acciones.

http://www.5dias.com.py/44328-bcp-protagonista-o-actor-secundario

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

4 comentarios en “BCP: ¿Protagonista o actor secundario?

  1. Para qué arreglar lo que no se ha roto

    Anclado aún en el Congreso Nacional, el proyecto de ley que modifica y amplía la ley 861 general de bancos, financieras y otras entidades de crédito espera su redacción final luego de ingresar al órgano legislativo en marzo de 2015 en donde tuvo hasta ahora 51 trámites y 15 dictámenes en ambas cámaras para quedar finalmente en suspenso, ya que la Cámara de Diputados resolvió aceptar la objeción parcial formulada por el Poder Ejecutivo. Claro que a la vez decidió no sancionar la parte no objetada del proyecto de ley, apoyándose en lo establecido en el Artículo 208 de la Constitución Nacional.

    Todo este galimatías jurídico sirve para describir la pulseada entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo que se centra, fundamentalmente, en algunos artículos de la ley cuya modificación se proyecta y que –a criterio de especialistas- sobrefacultaría al Banco Central del Paraguay en sus poderes de regulación del sistema financiero. Bajo el argumento de que es preciso “… consolidar el proceso de supervisión basada en riesgos y adherirse así a los estándares internacionales y mejores prácticas que gobiernan la industria bancaria globalmente concebida”, el Poder Ejecutivo quiere introducir algunas modificaciones. Por ejemplo, en el artículo 37 la ley vigente expresa que “Toda modificación en la composición del directorio de una entidad financiera debe ser puesta a conocimiento de la Superintendencia de Bancos…” mientras que el proyecto propone que la modificación que se quiera hacer de la composición del directorio de un banco o financiera “requerirá la autorización de la Superintendencia de Bancos…”.

    En el artículo 38, que fija las responsabilidades del presidente y miembros del directorio, el BCP mete a fondo el bisturí exigiendo información “enunciativa y no limitativa” sobre aspectos de la dirección estratégica, la estructura organizacional, el entorno de control y hasta el régimen de retribuciones de entidades privadas. En una palabra, exponer todo el plan de negocios.

    En cuanto a las inhabilidades para desempeñarse como presidentes, directores, gerentes o síndicos de bancos o financieras, el articulo 36 a ser modificado alarga el inciso g estableciendo que no podrán ejercer dichos cargos directores y funcionarios del BCP “salvo que hayan obtenido autorización del Poder Ejecutivo…”, agregando una serie de engorrosas excepciones que dejan mucho campo abierto a la discrecionalidad.

    La autonomía del BCP es una conquista lograda luego de intentos fallidos en esa dirección. Ella garantiza que, aunque actúe como banquero y agente financiero del Estado, el BCP nunca debe ser un enjugador de déficits fiscales, emisor inorgánico de moneda ni financiador de proyectos políticos, rol que hemos visto repetirse –con funestos resultados- en algunas economías del subcontinente.

    La autonomía del BCP no debe ser confundida con arbitrariedad. Hasta ahora vamos bien. No arreglemos lo que no se ha roto.

    http://www.5dias.com.py/49870-para-que-arreglar-lo-que-no-se-ha-roto

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 septiembre, 2016, 9:26 am
  2. El BCP continúa con su rol regulador del sistema financiero

    Desde el año pasado, el Banco Central del Paraguay viene ejerciendo su rol regulador en el mercado financiero en lo que se refiere a las tarjetas de crédito, lo que se ha traducido en beneficios tanto para la ciudadanía como para los negocios que aceptan pagos con estos instrumentos. Las medidas no han tenido los efectos adversos que las empresas financieras alertaban ni han distorsionado el mercado. Estas disposiciones son indispensables por las características del mercado y la desprotección que padecen los consumidores en Paraguay. El país debe mejorar los mecanismos de regulación existentes y crear los que sean necesarios para que los beneficios de la competencia lleguen a los consumidores.

    No cabe duda del importante rol que cumplen las instituciones reguladoras en el buen funcionamiento de la economía. No hay economistas ni teorías económicas serias modernas que nieguen la necesidad de normar para que los mercados actúen con eficiencia.

    En Paraguay, los consumidores de productos financieros, al igual que en otros ámbitos, se encuentran desprotegidos y vulnerables a las condiciones que las empresas impongan. Por eso es necesaria la existencia de normas e instituciones que establezcan reglas claras y transparentes.

    El mercado paraguayo es reducido en general, y en particular en el caso de la oferta de productos financieros. Esto hace que pocas empresas puedan imponer ciertas condiciones a través de conductas colusivas aprovechando las condiciones de desventaja de los consumidores.

    La asimetría de información entre consumidores y empresas deja a los primeros en una situación de menor poder en el mercado que debe ser enfrentada por las autoridades monetarias. La falta de información es una de las causas del funcionamiento ineficiente del mercado, lo que obliga al Estado a crear mecanismos que garanticen mejores condiciones para la toma de decisión.

    Por otro lado, los mercados pequeños impiden la necesaria competencia para reducir los precios. Esto exige mecanismos de regulación de precios hoy existentes tanto para los intereses de las tarjetas de crédito cobradas a los tenedores como a las comisiones cobradas a los negocios por recibir pagos por este medio.

    Un rol activo del Banco Central en las mejoras del funcionamiento del mercado financiero no solo repercute en beneficios para la ciudadanía que opera con tarjetas sino también en la confianza en el sistema.

    No hay que olvidar que todavía están presentes las consecuencias de las crisis financieras de los noventas que perjudicaron a mucha gente y que generaron altos niveles de aversión al riesgo y desconfianza.

    A las condiciones nacionales se agrega la reciente crisis internacional, que si bien en Paraguay no tuvo una repercusión considerable, contribuyó a resucitar viejos temores.

    Situaciones como las anteriores no ayudan a los objetivos de mayor inclusión financiera, por lo que el esfuerzo de generar confianza por medio de reglas que favorezcan a la ciudadanía termina siendo una urgencia.

    Un país donde el sistema financiero no presenta condiciones para que la mayoría acceda a los múltiples instrumentos que ofrece presentará serios obstáculos para el desarrollo.

    Si bien las medidas tomadas por la banca matriz se limitan al uso de las tarjetas de crédito, constituye un paso importante para impulsar otras en el ámbito de los seguros, del ahorro y de otras formas de acceso al crédito.

    http://www.ultimahora.com/el-bcp-continua-su-rol-regulador-del-sistema-financiero-n980213.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 8 abril, 2016, 5:41 am
  3. Si algo se hizo mal, no se gana nada ocultando al país

    Si algo se hizo mal, no se gana nada escondiendo al país los eventuales procedimientos incorrectos que podrían acarrear un daño patrimonial al ente. Y si hubo actitudes fraudulentas o dolo, las entidades competentes deben actuar de inmediato.

    La información pasó casi desapercibida para la mayoría, pero no para los lectores del diario 5días ni para algunos navegantes de las redes sociales. Aunque el Banco Central del Paraguay (BCP) intentó sepultar el episodio, no pudo evitar que se supiera que una licitación para la provisión de billetes de diversas denominaciones tuvo que ser anulada porque filtraciones internas revelaron aparentes “desprolijidades” en el llamado y adjudicación. Se trataba de una operación para nada menor, por valor de US$ 44 millones, que debió ser abortada hace por lo menos dos semanas.

    Dos resoluciones internas hablan de que algo “salió mal” en el llamado licitatorio. Una de ellas, emanada de la Unidad Jurídica y firmada por tres abogados comunica a la Gerencia de Patrimonio y Logística del BCP la cancelación de la licitación pública internacional 8PM-2015 para la impresión y provisión de billetes de curso legal encargados por el banco. La otra es una resolución del directorio que pone a cuatro altos funcionarios a disposición de la Gerencia de Recursos Humanos, la cual deberá decidir el destino de estas personas.

    El asunto es grave y requiere una pública explicación por parte de las autoridades de la banca matriz, en especial del presidente del directorio, Carlos Fernández Valdovinos, como su máximo responsable. No puede ni debe quedar en la nebulosa un episodio que se desencadenó hace más de dos semanas y cuyas características no se conocerían si no se hubiera producido una filtración desde el interior de la institución.

    Ni el presidente ni los directores del Central tienen facultades para ocultar de forma tan cerril la información que deben a la opinión pública. En sus manos está la institución bancaria más importante de la República, la que supervisa las prácticas y la conducta de todos los organismos comerciales de intermediación financiera de plaza.

    Si algo se hizo mal, no se gana nada escondiendo al país los eventuales procedimientos incorrectos que podrían acarrear un daño patrimonial al ente. Y si hubo actitudes fraudulentas o dolo, las entidades competentes deben actuar de inmediato.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 marzo, 2016, 7:19 am
  4. Buena gestión económica debe traducirse en más inversiones

    La agencia Fitch Ratings mantiene la calificación “BB” con perspectiva estable para nuestro país, pese al contexto regional de estancamiento e incluso de recesión en grandes economías del continente. La prestigiosa firma destaca sobre todo el manejo fiscal prudente, la solidez de los indicadores macroeconómicos y la capacidad de acceso de Paraguay a fuentes de financiamiento externo.

    El hecho es, naturalmente, muy positivo, en atención a que el deterioro económico no se circunscribe solo a la región sino que abarca al mundo entero, con la desaceleración china, la crisis en Rusia, el estancamiento de Europa y la debacle de los países productores de petróleo.
    En un panorama mundial signado por una caída generalizada, el mantenimiento de la calificación habla muy bien de la gestión económica paraguaya. En este sentido, existen dos factor que son especialmente importantes al momento de negociar la llegada de nuevas inversiones y capitales: la previsibilidad y la estabilidad. Es esta una condición indispensable para fomentar nuevas inversiones y emprendimientos económicos.
    Para atraer capitales y asentarlos en el país –con la consecuente generación de puestos de trabajo y formalización de la economía– no basta con la seguridad jurídica establecida en las leyes y normas sino que es preciso además que la gestión gubernativa mantenga la coherencia y la firmeza y no se deje arrastrar por intereses sectarios o personalistas o por circunstancias coyunturales.
    En materia económica, el papel del Estado es sencillo: generar confianza en los diferentes actores productivos, coordinar acciones con estos en torno a una estrategia de crecimiento y estimular las inversiones, desde las micro y pequeñas empresas hasta la radicación de grandes capitales.
    Para generar esta confianza, Paraguay necesita: a) Seguridad jurídica, b) Previsibilidad en el sector público, c) El combate serio y consecuente a la corrupción y d) El reconocimiento de la responsabilidad social y ambiental como un factor crucial para el crecimiento. Con estas condiciones –que dependen exclusivamente de la madurez y el sentido de patriotismo que pudieran tener las autoridades y la clase política en general– se habrá andado buena parte del camino para inyectarle el dinamismo necesario a nuestra economía.
    Es verdad que queda mucho por hacer para que el país crezca al ritmo necesario para superar el atraso y la pobreza. Mejoras sustanciales en la infraestructura del país, la abolición de la corrupción en la gestión pública, la simplificación de la burocracia y mayores facilidades para empresas e iniciativas productivas son solo algunas de las tareas que los paraguayos tenemos por delante.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 febrero, 2016, 12:37 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Che-seguí-ke la ipy’aguasúva, he’íje arriéro py’aju.29/03/17

Archivos

estadistas ✓

  • 1,001,607 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com

Como dijo… ✓

@cucho_vbp Basta de culparle al árbitro. Capaz no fue excelente su arbitraje, pero Brasil nos superó en todo.
@BernardoFarina Paraguay sufrió un Golpe de Estadio (en San Pablo)
@Perreski Lo más preocupante no es que hayamos terminado octavos. Lo preocupante es q después de cada victoria Chiqui tiene un exceso de confianza.

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

A %d blogueros les gusta esto: