estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

El hijo postergado

“Acá ya no podés estar, bajate, no hay lugar”, le dijo un señor a otro en la estribera del colectivo repleto. Esto mismo parece aplicarse a la natalidad en el mundo. Somos tantos y estamos tan mal que ya no hay lugar, salvo para aquella minoría de bebés que nazcan sanos y hayan sido planificados. Millones de personas no fueron planificadas, es más, la mayoría nace aún cuando los padres no lo esperan.

El Ministerio de Salud recomienda que las mujeres consulten con su médico a fin de evitar embarazos en época en que circula el virus del zika. Si bien hay que prevenir, llama la atención que raras veces o nunca las autoridades adviertan sobre otras enfermedades y condiciones socioeconómicas que también ponen en riesgo la salud familiar y comunitaria.

Como todo lo que involucre la vida y la muerte, el zika sirve para rever temas esenciales que mueven muchos avisperos. Vale subrayar que el embarazo no es una desgracia, no es una enfermedad ni un accidente. Un embarazo ocurre cuando un óvulo (mujer) es fecundado por un espermatozoide (varón). Hasta ahí estamos básicamente de acuerdo.

Luego vienen las condiciones en que se dio ese embarazo y entonces podemos tener más o menos grado de razón.

El momento crítico que estamos pasando por las inundaciones y sus consecuencias, sumado a la ineptitud y corrupción de los sucesivos gobiernos nos animan a pensar: ¿Cuándo sería el momento propicio para embarazarse, en un país donde siempre hay razones para postergar el tener un hijo o más hijos? La falta de un trabajo estable y bien remunerado es la causa más fuerte por la que la mayoría decide abortar y no porque no se desee al bebé. La soledad, el abandono, la inmadurez, la inestabilidad sentimental también son puntos quizás más poderosos que el zika.

Cuando hablamos de embarazos, no es bueno meter todo en la misma bolsa, porque hay organizaciones abortistas y de contraconcepción que lo hacen y no desperdician ocasión para vender sus ideas y productos. Todos sabemos que el aborto y muchos de los métodos promovidos por la contraconcepción no son camino saludable para la salud de nadie.

Existen desde hace décadas planes masivos globales que apuntan a desanimar el embarazo, principalmente dentro de las clases más pobres; esto significa que, al ritmo que avanza la pobreza, las parejas ya no tendrán derecho a procrear porque nunca será el momento adecuado.

El fin de prevenir enfermedades en el feto y conservar la salud de la madre debe ser una constante, como deben serlo las denuncias públicas por todo lo que afecta a la calidad de vida de las mujeres en edad fértil. Cuánto tiempo llevamos con madres con chagas, por ejemplo, como escollo vergonzoso en un país con una población que no llega a los 7 millones de habitantes. Sugerir que no se tenga hijos hasta que pase el efecto de este virus, suena lógico pero inservible si no se atacan todas las otras causas, igual de letales, por las que poco y nada se han hecho desde las distintas instituciones. Pensar en el momento adecuado para la vida es pensar ininterrumpidamente en toda la comunidad.

Por Lourdes Peralta

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/el-hijo-postergado-1449749.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

8 comentarios en “El hijo postergado

  1. Zika: Informar y educar

    La Organización Mundial de la Salud declaró una emergencia sanitaria global a consecuencia de la proliferación del virus del Zika y sus graves consecuencias.

    El mal se ha extendido a todo el continente y las cifras de los niveles de enfermos crecieron de manera exponencial, lo que está motivando la alerta mundial del organismo internacional.

    El vector es el mismo, el hasta ahora aparentemente invulnerable mosquito Aedes aegypti, que también transmite el dengue y la chikungunya, pero en el caso del zika, hay un “ingrediente” que lo vuelve tanto o más peligroso que los demás: Si se contagia a las mujeres embarazadas existe una alta probabilidad de que sus bebés nazcan con hidrocefalia, una terrible malformación congénita. Algo realmente indeseable.

    Este dilema llevó al ministerio de Salud Pública de nuestro país a emitir una alerta en tal sentido llegándose a solicitar que las mujeres posterguen sus embarazos hasta que pase el “pico” de la enfermedad, buscando así lógicamente evitar la mencionada ulterioridad.

    Esto podría resultar muy positivo en un país en donde los embarazos fueran planificados con anticipación. Pero aquí, en donde generalmente la gravidez es producto de “accidentes” de los cuales el hombre no se hace responsable, o consecuencia del día a día de la campesina que no tiene modos de cuidarse o de evitar el contacto sexual, ya que de atreverse a esto último, se expondría a la violencia del hombre que aún hoy la ve como su propiedad, la mencionada recomendación no alcanzaría los niveles de efectividad deseados, si no se la acompaña con una intensa campaña educativa de emergencia en torno al problema.

    De acuerdo a un estudio realizado en 2014, el índice de embarazos en el país es de 16.6 cada 1.000 habitantes. Bastante alto. Aproximadamente 20 mil de ellos son de adolescentes de hasta 19 años, de los cuales, en 2014, casi 700 eran niñas entre 10 y 14 años. Por supuesto, en todos estos casos se considera que esos embarazos son fruto de violaciones, algo que las niñas no pueden prever ni evitar.

    El zika, para peor, es una enfermedad asintomática, es decir que puede estar varios días con ella sin haberse percatado a tiempo.

    De modo a complementar la alerta que ha lanzado, en concordancia con la OMS, el Ministerio de Salud debería planificar el envío de cuadrillas a todo el país, que capaciten a mujeres y hombres en las formas de prevención del embarazo y les expliquen a qué se exponen si ella contrae el zika.

    Quizás los resultados que se logren con esta iniciativa sean mucho más satisfactorios. Hay que educar y hay que informar plenamente a la población, sobre los serios riesgos que se corren con esta enfermedad.

    Si se deja nomás el tema de la prevención al arbitrio de la gente, se pueden anticipar los magros resultados que se obtendrán. Allí está, latente, el caso del dengue, que sigue proliferando debido a que en las casas no se eliminan los criaderos del fatídico mosquito.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 febrero, 2016, 4:24 pm
  2. Sobre el zika y otras pestes

    Por Carolina Cuenca –

    Asustan. Las epidemias y su proximidad remiten a esos cuadros descritos con lúgubre maestría por los testigos e historiadores de las pestes negras de la Europa antigua, las cuales arrastraban miles de víctimas en su oscuro caudal.

    Una descripción de antología es la de Manzoni, en su clásica novela Los novios, cuando con agudeza nos muestra cómo la peste corporal manifiesta, saca a flote, de forma patética aquellas otras “pestes” instaladas en lo profundo de nuestra psiquis y que desarrollamos de forma sistemática en un continuo proceso de deshumanización.

    Además de la ignorancia y la irracionalidad, ante las amenazas cunden los prejuicios, las tergiversaciones, las decisiones apresuradas y muchas veces, la indolencia y la crueldad. Es lo que se ve venir con el zika.

    Mientras unos más razonablemente estimulan a que ayudemos a eliminar los mosquitos transmisores y que brindemos socorro a las víctimas, otros apelan a planes delirantes y desorientadores, como aquel de prohibir embarazos por años o imponer el aborto, por aquello de que mejor muerto que posiblemente enfermo. Claro, siempre que el muerto no sea uno mismo. El fatalismo es tan dañino como la desidia.

    No faltan los vendedores de ungüentos y los pescadores de río revuelto que ya tienen redondo el negocio con patentes de vacunas y presiones para imponer su propia agenda comercial y política universal…

    Los seres humanos somos extraños y misteriosos. El temor al dolor y a la muerte se arropa a veces de una irónica pretensión de control total. Y esta neurosis se repite en cada generación.

    En vez de enfrentar la realidad sacando lo mejor de nuestra cosecha humanista, la ciencia, la experiencia y la virtud, aceptando también los límites, preferimos hacernos a la idea de que sí podemos con todo, siempre que sean otros los que carguen con la “culpa” de nuestros fracasos. Y el contrasentido está en que la pretensión de control absoluto siempre victimiza a tantos o a más seres humanos que los que pretende proteger.

    Un antídoto de sentido común y de memoria histórica nos vendría muy bien en esta situación ciertamente delicada. Hace no poco teníamos la influenza A H1N1, el ébola, ahora es el zika. Pero ¿de qué nos servirá vencer al zika si perdemos en humanidad? Cuidado, a veces, como decía Mafalda, “lo urgente no deja tiempo para lo importante”.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 febrero, 2016, 4:24 pm
  3. Salud Pública no está en forma para afrontar el desafío del zika

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a comienzos de esta semana el estado de emergencia mundial por el virus del zika. Ayer, los ministros del sector se reunieron en Montevideo para delinear una estrategia destinada a abordar esta adversa realidad sanitaria. Desafortunadamente, a la luz de las informaciones publicadas diariamente, podemos afirmar que el Ministerio de Salud Pública (MSP) no se encuentra en condiciones de hacer frente al reto que representa no solamente la citada enfermedad, sino todas las relacionadas con el combate al mosquito Aedes aegypti. Más recursos, planes de acción concretos y un trabajo coordinado con las municipalidades deben ser, entre otras, las tareas que la cartera del ramo debe afrontar y dirigir de manera urgente y prioritaria.

    En nuestra edición de la víspera publicamos en portada de Última Hora una información según la cual las cirugías en el Hospital Regional de Concepción fueron suspendidas debido a la falta de funcionamiento de la lavadora automática que limpia las ropas quirúrgicas. Ahora, el personal de servicio arriesga su salud lavando esas indumentarias a mano. “Avisé a tiempo, pero nadie me hizo caso y ahora llegamos al extremo de acumular las ropas”, refería, no sin cierto tono de desconsuelo, una de las funcionarias afectadas a dicho servicio.
    Es preciso recordar aquí que el Hospital Regional de Concepción es de referencia en el Norte del país, puesto que a él acuden pacientes del departamento homónimo, así como de San Pedro, Alto Paraguay y Presidente Hayes. En suma, una población de entre 500.000 y 700.000 habitantes.

    Por lo demás, la falta de insumos y personal de blanco y de servicio no es privativa de las zonas económicamente más deprimidas del país. Basta hacer un recorrido por los nosocomios del Departamento Central para constatar el estado de necesidades insatisfechas que en muchas ocasiones se desenvuelve cotidianamente la labor de los galenos.

    Es, pues, evidente, que el Ministerio de Salud Pública no se encuentra a la altura de afrontar el enorme desafío que representa el vector del zika, dengue y chinkungunya, y que, a la luz de la alerta dictada por la OMS, se requiere apuntar a un fortalecimiento institucional de esa cartera de Estado, de manera urgente y prioritaria.

    Lo primero que debería hacerse es implementar un trabajo multisectorial. El propio titular del Poder Ejecutivo debería convocar al ministro de Salud Pública y a los gobernadores de los 17 departamentos del país para abordar la cuestión, disponiendo que, junto con las municipalidades, se elabore una estrategia destinada a combatir al Aedes aegypti por todos los medios al alcance de los gobiernos, tanto locales como regionales y nacional.

    Las municipalidades deben, a su vez, ponerse en contacto con la Fiscalía, de manera a tener la capacidad de intervenir inmediatamente los focos de desarrollo del mosquito en lugares públicos y terrenos baldíos que, por la irresponsabilidad de sus propietarios, representan un riesgo para la población de las zonas aledañas a sus lotes.

    El trabajo coordinado a nivel regional es bienvenido; de allí que sea positiva la participación del ministro Antonio Barrios en la reunión celebrada ayer en Montevideo (Uruguay), para tratar el combate al zika. Sin embargo, es demasiada la tarea que resta por hacerse en el ámbito doméstico. La primera muerte en lo poco que va del año, registrada ayer de un paciente con dengue, debe encender las alarmas a nivel nacional. En este ámbito, la responsabilidad de Salud Pública es capital. Desde allí han de bajar las líneas de acción destinadas a combatir un mal tan grave como elusivo es su factor de contagio.

    http://www.ultimahora.com/salud-publica-no-esta-forma-afrontar-el-desafio-del-zika-n964503.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 febrero, 2016, 4:24 pm
  4. Puercos y puercas

    La iniciativa pensada y llevada a la práctica por algunos vecinos de Itacurubí de la Cordillera para combatir el desinterés por la higiene y limpieza urbana, consistente en difundir por los medios periodísticos locales la parodia de un concurso de “miss Puerca y míster Puerco”, dirigido a poner en evidencia pública a las personas de la localidad que mantienen sus patios, baldíos y veredas llenos de malezas y contaminados con desperdicios, ha sido una idea brillante que ya está dando resultados, porque, según declaró recientemente el intendente de esa ciudad, Hugo Meza, del centenar de baldíos que aproximadamente hay en ella, ya se logró que alrededor de la mitad de los propietarios reaccionaran positivamente a la campaña.

    El recurso del ridículo demuestra ser muy efectivo en este caso como herramienta de sanción social, especialmente donde las autoridades no se invisten del coraje suficiente para hacer respetar las normas, o no las quieren aplicar por los motivos que fuesen. Contra la impunidad de hecho o de derecho, por lo tanto, un efectivo remedio es el escrache, la mofa, el rechazo de los réprobos en clubes sociales y lugares públicos, la rechifla en cualquiera de sus modalidades, todo esto siempre dentro de los límites de la no violencia y con la moderación que sea apropiada de acuerdo a la buena educación.

    Las redes sociales potenciaron enormemente la divulgación de esta clase de información, de tal suerte que, junto con los medios de prensa convencionales, hoy en día la gente no puede alegar estar desinformada, ya que posee acceso casi inmediato a las acciones que le afectan y que exigen la corrección de conductas éticas o legalmente desviadas, vergonzosas o peligrosas. Entre las primeras se hallan, sin duda alguna, el desinterés por el aseo y la higiene. Estas personas son las llamadas “puercas”.

    El desorden en los hábitos de existencia, vivir rodeado de basura, no inquietarse por la falta de aseo, así como la irresponsabilidad e indiferencia hacia los focos de pestes y otras amenazas contra el equilibrio ambiental, la salud y la naturaleza en general, son características de los pueblos primitivos y de personas ignorantes, dos categorías en las que los paraguayos jamás quisiéramos que nos incluyan. Lo malo es que no estamos realizando los esfuerzos mínimos indispensables para no merecer la inclusión.

    La suciedad no es solamente una cuestión estética, sino de salud elemental, como estos nuevos virus traídos por el mosquito Aedes aegypti vienen a recordarnos trágicamente. Por eso, ser puerco no es un asunto privado, porque además de ofender al prójimo, representa un atentando contra su salud; en la peor de las probabilidades, contra su vida misma.

    Dejar la basura abandonada en la vereda, acumularla en cualquier parte, mantener desaseados los patios y baldíos, arrojar desperdicios en la vía pública, crear o no eliminar focos de proliferación de mosquitos, etc., etc., deberían ya, a estas alturas, constituir hechos ilícitos merecedores de sanciones penales, de la misma manera y por idénticos motivos que los atentados contra la integridad física, la salud, la vida y el honor de las personas son considerados delitos o crímenes.

    Por razones tan serias como estas es que el concurso ideado por los vecinos con conciencia ciudadana de Itacurubí debe ser rápidamente imitado en todo el país. De este modo, si los puercos irresponsables no les temen a las leyes ni a las autoridades, ni sienten respeto por su vecindario, que por lo menos sientan la vergüenza de la sanción social, del ridículo y del rechazo a su indeseable persona.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/puercos-y-puercas-1449518.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 febrero, 2016, 9:50 am
  5. Puercos

    Por Antonia Delvalle Castillo

    El dengue está empezando a causar estragos en la población de nuestro país y día a día los hospitales públicos se ven rebasados por lejos ante la presencia de decenas de personas con fiebre y otros síntomas de la enfermedad, que acuden en busca de asistencia. Mucha gente está asustada, y no es para menos teniendo en cuenta que en epidemias anteriores y en la actual se reportan fallecidos a causa del mal.

    Al jaque en que nos tiene el dengue se suman casos aislados de chikunguña y zika, que también pueden multiplicarse rápidamente sin una correcta prevención. Todos estos males son transmitidos por el mosquito Aedes aegypti.

    El vector se cría en agua estancada. Desde que aparecieron los primeros casos del mal en nuestro país, las autoridades sanitarias no se cansan de pedir, exhortar y rogar a los ciudadanos que limpien sus casas, que eliminen baldíos, basurales, etc., donde podría haber reservorios de larvas.

    Las autoridades sanitarias insisten en que se eliminen los potenciales criaderos, pero la mayoría de la gente sigue haciendo caso omiso. También, pobladores de varias ciudades iniciaron un escrache público de los “puercos” a través de las redes sociales.

    Una vez más todo pasa por la educación, materia en la cual nuestro país es uno de los que menos invierten, así como en salud. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) detalló en uno de sus últimos informes que Paraguay destina por habitante solo US$ 147 (G. 878.325, cotización del dólar de G. 5.975) en educación, mientras que los otros países del Mercosur invierten unos US$ 1.500 en promedio (casi 9 millones por persona).

    Por lo menos lo que las autoridades ministeriales, tanto de Salud como de Educación, podrían hacer de momento es iniciar fuertes campañas de concienciación desde las escuelas y colegios. Los niños serán los promotores de salud en su casa y escuela, y crecerán con esa mentalidad.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 febrero, 2016, 9:43 am
  6. El reinado de los puercos

    Por Pedro Gómez Silgueira

    Al fin aparece un certamen en el que nadie quiere alcanzar el reinado ni el cetro, pero para el cual candidatos y candidatas sobran.

    Ante la proliferación de baldíos sucios en su ciudad, el intendente de Itacurubí de la Cordillera, Hugo Meza (ANR), anunció un peculiar concurso –no de belleza ni glamour– que busca elegir al “Mister Puerco” y a la “Miss Puerca” del año en esa localidad. Compiten todas las personas que no limpian sus propiedades y las mantienen llenas de malezas y basura desde hace años. Nunca les sonrojó notificación ni multa alguna.

    Tras darse a conocer las condiciones del evento, en menos de tres semanas se limpió el 50% de los yuyales.

    Es evidente que nadie quiere que su nombre sea divulgado a través de una emisora local con semejante título ni recibir un pasaje sin retorno a cualquier punto del país, además del escrache social del gran jurado, el pueblo.

    En cuestión de horas, los itacurubienses cordilleranos lograron lo que con años de notificaciones nunca consiguió la Municipalidad. Como muestra basta un botón. Los vecinos empezaron a llamar a la radio apuntando a una funcionaria del Centro de Salud, quien paradójicamente tenía una propiedad llena de desechos. Al rato lograron ser testigos de cómo trabajadores y desmalezadoras estaban accionando en el predio de marras.

    La iniciativa de realizar el pintoresco concurso surgió de los propios vecinos y la Municipalidad la tomó para encauzar el plan que ya está dando ya un buen resultado, en estampida para alejarse de la pasarela.

    La campaña perfectamente podría ser emulada en Asunción con distintas categorías para puercos y puercas. Hay cada cochino, desaliñado y sucio.

    Gente chuchi, gente de alcurnia y alta sociedad no precisamente apegada a las buenas costumbres y a la normas de urbanidad.

    Nunca limpian sus baldíos; no reparan sus veredas, arrojan agua servida a las calles, sus piscinas son criaderos de larvas.

    Se podría incluir a quienes arrojan desperdicios desde las ventanilla de automóviles y buses; quienes tienden ropas en los balcones que dan hacia las fachadas y dejan gotearlas sobre la cabeza de los peatones; los que llenan de chicles los asientos de los cines y cualquier mesa de reunión; los vendedores parados en la mugre que van generando en los mercados…

    Los puercos de antes escupían en el suelo. “Prohibido escupir” decía en los colectivos.

    Afortunadamente esta época pasó. Pero la puerqueza se manifiesta en muy diversas formas y según la época como hemos visto.

    La palabra puerco viene del latín “porcus”, sinónimo de chancho y cerdo. Empezó a aplicarse a las personas sucias y poco aseadas. Y aunque los cerdos fueron radiados de las urbes, en su lugar quedaron ciudadanos y ciudadanas que creen que su hábitat es un chiquero, una porqueriza.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 febrero, 2016, 9:43 am
  7. Educar para la guerra contra la basura

    Ante la nula aplicación del recurso de la educación como mecanismo para hacer frente a las toneladas de basura que se producen a diario en nuestras ciudades, el dengue, la chikunguña, el zika y otras enfermedades de esta índole seguirán campeando y haciendo de las suyas. A la tardía alerta epidemiológica declarada por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBS) podría agregarse que la proliferación de los criaderos del mosquito propagador de la enfermedad, el Aedes aegypti, está asociado al calor reinante, la producción de basura y la extrema humedad que tenemos en el ambiente, que son los factores que conforman un excelente “cóctel” para estos peligrosos insectos, lo que lleva a agravar aún más la crítica situación.

    La sociedad moderna ha traído consigo dos prácticas que han puesto sobre el tapete la problemática relacionada con la basura, cuya consecuencia está llegando a extremos casi incontrolables. “Consumir y descartar” se han convertido en dos prácticas mortíferas que, además de poner en crisis el equilibrio ecológico, están llevando a los municipios –en Asunción tenemos esta lamentable experiencia– a no saber qué hacer con sus residuos. En esta situación, se tiene la impresión de que las ciudades terminarán siendo sepultadas por las toneladas de basura que producen.

    Lamentablemente, la dinámica consumista de la sociedad no ha sido acompañada por un proceso educativo que, según el Programa Internacional de Educación Ambiental de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO), debe tener como cometido fundamental encaminarse hacia la generación y puesta en marcha de actitudes y comportamientos que lleven a la ciudadanía a ser colaboradora y parte integrante en el mejoramiento de las condiciones ambientales.

    Si bien la educación ambiental no es patrimonio exclusivo del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), esta cartera de Estado debería esmerarse en producir ciudadanos que por lo menos sepan utilizar los cestos de basura. En efecto, no ha hecho absolutamente nada para que los miles de estudiantes que pasaron por las aulas adopten actitudes positivas para revertir la deplorable situación ambiental que vivimos. De esta manera, mientras la educación ciudadana no cambie de dirección, seguiremos viendo a los vecinos tirar su basura en las banquinas o a personas que viajan en colectivos o en lujosos automóviles desechar sus residuos por las ventanillas, convirtiendo nuestras rutas en inmensos basurales.

    Es de desear que las autoridades gubernamentales y los intendentes de todas las comunidades pongan cada vez mayor énfasis en la educación en temas ambientales como primer importante paso para luchar contra la basura que está ahogando el país.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/educar-para-la-guerra-contra-la-basura-1448763.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 febrero, 2016, 9:42 am
  8. Subregistro de Zika

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una emergencia sanitaria mundial por la veloz propagación del virus del Zika. La enfermedad, que castiga con particular dureza a Brasil y América Latina, pero que presenta casos también en todos los demás continentes, entraña más riesgos que otros males de sintomatología semejante, como el dengue y la chikungunya. A diferencia de los que causan estos padecimientos, el virus del Zika tiene la capacidad de traspasar la barrera natural de la placenta y afectar al feto en el vientre materno, en las mujeres embarazadas.

    Todo indica que el Zika puede provocar graves malformaciones en esos casos, especialmente microcefalia, con el consecuente retraso mental y deficiencias en la motricidad.

    En Brasil, los números son escalofriantes. Se contabilizan ya unos 1.500.000 individuos con Zika, mientras que los casos de microcefalia se acercan a 4.000. Se trata de un salto estadístico gigantesco de esta malformación que tiene, en condiciones normales, una prevalencia muchísimo menor.

    En Colombia, país al que el virus ingresó menos de un mes atrás, se detectaron ya 20.000 enfermos. Los casos se cuentan por decenas en Bolivia, Ecuador y Venezuela, al igual que en varios países de Centroamérica.

    En Paraguay, los registros oficiales hablan, desde hace varias semanas, de solo seis contagios ocurridos en Amambay. La magnitud que el problema tiene en Brasil –con el que compartimos una dilatada frontera seca– y la rapidez de su extensión en otros países del continente inducen a creer que en Paraguay existe un importante subregistro de casos de Zika.

    Resulta poco creíble que el avance de la enfermedad se haya detenido en seis casos, mientras alrededor, la progresión es prácticamente geométrica.

    Dos factores pueden contribuir a la escasa precisión de las estadísticas. Por un lado, la facilidad con que el cuadro del Zika es confundido con el dengue leve, incluso por profesionales de la salud y, en segundo término, la falta de comunicación de sanatorios y servicios asistenciales privados con el Ministerio de Salud.

    Para diseñar políticas y planes eficaces y para informar con exactitud a la población de la gravedad de la situación, es indispensable contar con estadísticas confiables que permitan entender la escala del problema e identificar las zonas con más riesgo.

    En las condiciones actuales, no es posible saber hacia dónde se expande la enfermedad, qué áreas ya han sido afectadas y cómo determinar los lugares en los que es preciso concentrar los esfuerzos de contención.

    El Ministerio de Salud tiene una gran responsabilidad en estos aspectos del problema y en la coordinación de acciones a nivel regional. De hecho, los ministros de Salud del Mercosur comenzaron a articular planes y a intercambiar información con miras a enfrentar esta amenaza a la sociedad.

    Sin embargo, en el combate concreto al mosquito vector, son los gobiernos locales los que deben llevar la batuta. Son los gobiernos locales los que trabajan más de cerca con los ciudadanos, con sus clubes, asociaciones y cooperativas.

    Las municipalidades cuentan siempre con planes y programas de trabajo con comisiones vecinales que incluyen una variedad de actividades, desde empedrados de calles hasta el hermoseamiento de plazas y paseos. Por las características de sus funciones, son las autoridades municipales las que tienen un vínculo más estrecho con la población y sus necesidades.

    Las autoridades y funcionarios de todos los ámbitos –nacional, departamental y municipal– tienen la obligación de deponer sus conveniencias sectarias y cooperar sin reservas en beneficio de toda la comunidad.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 febrero, 2016, 6:36 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Oñepyrûma pe jehe’a, he’ije panadero.20/07/17

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: