estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Con la soja al cuello

Ese es el título de un pequeño libro que acaba de publicar la organización BASE IS y que agrupa artículos sobre las consecuencias del llamado agronegocio. Recomiendo que lo lean, pues reseña de modo sencillo cómo el modelo productivo paraguayo se sustenta en las actividades extractivas, hasta el punto de que ellas constituyan el 70% del total de nuestras exportaciones. Desde la década del noventa el rubro estrella fue –y sigue siendo– la soja.

La producción extensiva de granos tiene, lamentablemente, gravosos efectos colaterales. Entre ellos, el exterminio de bosques y los seres vivos que allí habitaban, el desplazamiento forzoso de la población, la contaminación ambiental y la concentración de tierra en manos de pocos propietarios. Nos hubiera ido mejor si el monocultivo a gran escala de soja generara muchos empleos. Pero no es así; la soja es un modelo de agricultura sin campesinos. La mecanización hace que solo se necesite un trabajador por cada 500 hectáreas. La agricultura tradicional campesina, con un promedio de tres hectáreas de cultivos, ocupa en forma permanente alrededor de cinco trabajadores.

Nos hubiera ido mejor si la exportación de soja pagara más impuestos. Nos hubiera ido mejor si el Gobierno fuera más exigente en el control de los agroquímicos utilizados. Nos hubiera ido mejor si la deforestación, tan fácil de documentar hoy en día, fuera castigada, pero esos son temas que exceden el motivo de este comentario.

Esos inmensos y transgénicos océanos verdes, sin bosques ni campesinos y repletos de pesticidas, han producido cambios rápidos y significativos en la economía, en el ambiente y en la sociedad. Hoy, con más de 150.000 compatriotas afectados por la inundación, conviene hablar de la soja. Veamos por qué.

El cambio climático está produciendo desastres naturales cada vez más frecuentes y menos previsibles. Los extensos y frágiles cultivos de soja son, a la vez, víctimas y victimarios. Antes, allí había montes. Y el bosque es como una gran esponja que retiene el agua en la copa de los árboles y entre sus profundas raíces, evitando la erosión del suelo y la colmatación de los cauces hídricos. El agua corre superficialmente en la desprotegida plantación de soja y aumenta el caudal de los ríos, colaborando con las inundaciones. La deforestación y el monocultivo masivo de soja son algunas de las causas de que estemos con el agua al cuello.

Ya sé que los defensores de la soja tienen un argumento en la punta de la lengua: antes no sembrábamos tanta soja e igual teníamos inundaciones. Es que no es el único factor. Pero antes de que pasen al segundo argumento –”es una crítica ideológica”– sería bueno que se percaten de algo que los mismos productores ya reconocen: la destrucción de los recursos naturales hace insostenible el negocio a largo plazo.

Por Alfredo Boccia Paz

http://www.ultimahora.com/con-la-soja-al-cuello-n959681.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “Con la soja al cuello

  1. De La Biblia Al Agronegocio

    Las enormes escalas de producción y comercialización que se manejan en la actualidad exigen nuevas denominaciones y plantean una reformulación de las maneras como hoy se producen los alimentos para una población que ya ha superado los 7.000 millones de habitantes a escala planetaria.
    El Paraguay no está al margen de este proceso, sólo que su correcta percepción está obscurecida por un arcaico debate sobre la reforma agraria que no termina de salir del pantano. Mientras los envejecidos teóricos de la posesión de la tierra siguen embelesados con ecuaciones tan irreales como inconducentes (como aquello de que el 2% de la población posee el 85% de la tierra agrícola), la realidad va transformando velozmente el panorama en el campo.
    Hoy se sabe que la mera posesión de un lote agrícola no es la solución para una familia campesina, aún cuando disponga de tecnologías básicas de producción y algún capital para operar. Si así fuera, las 1.100 colonias en teoría manejadas por el Indert tendrían que generar hoy un verdadero río de productos agropecuarios en las 2.180.000 hectáreas que cubren en su conjunto en la región Oriental. Pero no es así, ya se sabe. De esa extensión, apenas un 30% tiene algún grado de explotación racional mientras que el 70% restante permanece sin cultivo y en no pocos casos, alquilado a productores del complejo de la soja. Esta modalidad es una réplica a pequeña escala de los “pools de siembra” de Argentina, en donde grupos de capitalistas reúnen fondos para arrendar tierras y contratar equipos de siembra, tratamiento fitosanitario, recolección y depósito de los granos resultantes, todo ello con producción a escala y con altos rendimientos. Esta modalidad ha reemplazado masivamente, en la Argentina, al pequeño “chacarero” que cubría extensiones reducidas -50 a 100 hectáreas- y que fue virtualmente liquidado por la presión impositiva que a partir de los primeros años del siglo pesa con hasta un 35% de gravamen a la soja, el trigo y el maíz. En el Paraguay, ese proceso no es muy frecuente gracias a la cooperativización del agro a escala y a la ausencia de las retenciones impositivas que, al estilo argentino, habrían hecho desaparecer al productor independiente.
    Así han logrado mantener una firme tasa de crecimiento complejos como el de la soja integrado por el trigo, el maíz, el girasol, la canola y los abonos verdes, la producción de arroz que no cesa de crecer y el complejo de la carne vacuna. Otras cadenas de valor han podido superar, en casos puntuales, sus enfermedades de crecimiento y avanzar hacia el agronegocio, entre las que cabe citar al almidón de mandioca, la stevia y el sésamo.
    Si la agricultura no rinde como agronegocio, es pérdida de tiempo, por muy bíblicos rótulos que insistamos en colocarle.

    http://www.5dias.com.py/85218-de-la-biblia-al-agronegocio

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20/03/2017, 09:55
  2. ¿Expansión ilimitada?

    El Paraguay es cuarto exportador de soja y derivados, séptimo de carne bovina, décimo de maíz y también un buen exportador de trigo. Está en primer lugar entre los generadores y exportadores de energía eléctrica limpia, tiene la tercera flota de barcazas fluviales del mundo y espera subir un escalón más en al menos dos de los rubros apuntados.

    Este crecimiento sólo puede darse por la vía de una mayor ocupación de tierras y el uso de un recurso natural escaso como el agua potable. Sobre ambos componentes avanzan los productores de estas áreas y la pregunta que comienza a hacerse mucha gente –luego de expresar su admiración por estos logros- es la siguiente: ¿Puede ser ilimitada esta expansión a costa del uso intensivo de recursos naturales?

    Por muy sostenibles que sean los procesos de producción de este siglo, es evidente que la curva siempre ascendente se cruzará, algún día, con la descendente de la disponibilidad de recursos naturales. ¿Qué haremos entonces? La biotecnología, las nuevas técnicas de laboreo, el uso racional de los recursos no renovables pueden extender algún tiempo esa tendencia a seguir creciendo, porque además, es el desafío que plantea un planeta que para el 2050 estará habitado por lo menos por 9.700 millones de seres humanos. Hay que alimentar a toda esa gente que, además, evoluciona constantemente en cuanto a sus hábitos de consumo. Lejos de las predicciones apocalípticas malthusianas, la humanidad no sólo no ha colapsado sino que ha evolucionado hacia nuevas formas de vida y de progreso. Pero no sin transformaciones.

    ¿Cómo lo hacen sociedades que de depender de uno o dos rubros exportables, quieren ampliar su bandeja de ofertas?

    Chile, por ejemplo, no ha podido desprenderse del todo de su mono dependencia del cobre. “Para hacerlo –dice su ministro de Economía Luis Felipe Céspedes- es necesario invertir en formación de capital humano, para lo cual la reforma educacional es fundamental. También debemos incrementar fuertemente nuestra inversión en investigación y desarrollo y seguir fomentando el emprendimiento”. Dubai, cuyo petróleo podría agotarse a corto plazo, se está convirtiendo rápidamente en uno de los hubs financieros más grandes del mundo y en centro neurálgico para las tecnologías de la información y la comunicación.

    ¿Qué haremos nosotros cuando el crecimiento basado en productos primarios alcance su tensión máxima? Hasta el momento no se ha comenzado a pensar en serio sobre el tema por falta de verdaderos estadistas. Ciudad del Este está apuntando a maximizar la aplicación de su know how comercial mientras Asunción intenta abandonar la edad media ensayando un patrón de ciudad anfitriona de eventos y turismo. Pero apenas son ideas sobre las cuales habría que trabajar orgánicamente y con cronograma. Por el momento, seguimos esperando a sus promotores.

    http://www.5dias.com.py/44258-expansion-ilimitada

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11/02/2016, 07:18
  3. La gran Kicillof es una mentira gigantesca (una gran bola), “una kicillof” es la mentira con visos de realidad y de uso cotidiano. Se refiere al ministro Kistchnerista Axel Kicillof que mintió a tal nivel, en términos económicos que según sus colegas es como tratar de hacer creer que podía lograr que llueva de abajo para arriba.

    El efecto que logró este conducta fue que “si el gobierno kischnerista decía que sería un día soleado todo el mundo salía con paraguas”, según varios actores económicos.

    En nuestro país “una kicillof” es muy frecuente; una “gran Kicillof” no es inusual. Se suele decir que hay que mentir grande y repetir para que la mentira sea creíble, algunos lo hacen profesionalmente y es cuando aparece “la gran Kicillof”.

    Este sábado apareció un “gran Kicillof” en un periódico para apoyar el libro de unos amigos, con todo lo típico y tradicional de la propaganda motivada políticamente. Se habla de Mono cultivo, para lo cual tienen que alterar las matemáticas ya que 3 o 4 rubros que comprobadamente se producen anualmente tiene que ser siempre Uno para que sea mono. Es decir, 1 quiere decir 3 o 4 entienden?

    También, que la inundaciones son producto del cultivo de la soja, aunque tiene un poco de pudor y dece que no es la única causante. Podrían afirmar en esta línea que las grandes inundaciones del Rio Nilo se producen porque…entonces aparece la “gran kicillof” y dirán, seguramente, los Dioses egipcios Ra, Amón y Isis saben que en cualquier momento se vienen con ese mono y ya se anticipan con las inundaciones, todo esto afirmado con certeza científica.

    La kicillof para entrar en la categoría de “gran” debe necesariamente “demostrar” que la riqueza empobrece pero sobre todo que mata los animales e inutiliza y enferma a los seres humanos.
    Esta gran kicillof me morfe por muchos años hasta que dije,… he ha nde… como pico los que tienen su casa en el medio del sojal y tienen la planta hasta en su sala se les ve tan sanos y robustos, me puse a sacar fotos. Veo pájaros en lo sojales y cientos de garzas, chajases e inclusive ñandúes en los arrozales, docenas de personas pescando tarariras en los alrededores y me salió la gran kicillof me dije, ya se!!!: Estos tarados, por hacerme la contra, son todos suicidas”.

    Mi gran Kicillof se fue al mazo cuando encontré que procreaban en los sojales y arrozales porque ya no me animaba a decir que estos animalitos imperialistas y capitalistas criaban ahí a sus hijos para matarlos.

    Ahora ya no me trago a los Kicillof.

    Gonzalo Quintana Olmedo

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17/01/2016, 15:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,703 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: