estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Repugnante negociado con la salud del pueblo

Una comitiva fiscal-policial halló en Lambaré al menos dos depósitos de medicamentos e insumos robados del Instituto de Previsión Social (IPS), del Hospital de Clínicas y del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social. Lo halló por casualidad, pues lo que buscaba era un centro de distribución de drogas ilícitas. Muchos de los fármacos ya perdieron su vida útil, incluso hace cinco años, lo que significa que la operación delictiva es de larga data, de lo que puede concluirse que, inexplicablemente, ninguno de los responsables del control del stock de medicamentos de los citados organismos advirtió que estaban siendo sustraídos, o son cómplices de este vergonzoso tráfico contra la salud de la población.

La envergadura del robo hace suponer la intervención de numerosos funcionarios, farmacéuticos y médicos, a quienes no les importó en absoluto que se tratara de remedios que deberían haber sido entregados gratuitamente a los enfermos de escasos recursos, ni que la expiración de su fecha de vencimiento pudiera agravar el estado de salud de quienes los compraran de farmacias no habilitadas por el Ministerio o de otras que, estando registradas, tenían y tienen un lote de medicamentos robados que venden a menor precio. Es de presumir que en todo el Paraguay habrá otros depósitos clandestinos y farmacias “de garaje” similares, que vienen funcionando sin la menor interferencia de las autoridades.

El mayúsculo descontrol reinante tanto en lo que hace al stock de los medicamentos e insumos de las entidades públicas como a la apertura de farmacias evidencia que la salud pública está en manos de unos irresponsables y corruptos de tomo y lomo.

Tras el fortuito hallazgo, el Ministerio de Salud resolvió auditar varios hospitales del departamento Central, como si nunca antes hubieran sido controlados. Aparte de que el sistema de distribución de los fármacos e insumos debe estar plenamente informatizado, la auditoría interna debe ser constante y abarcar los hospitales y centros de salud de todo el país. El Ministerio reaccionó al menos en forma inmediata, pero no así el IPS ni el Hospital de Clínicas, cuyas autoridades tampoco sabían del hurto sistemático perpetrado durante años en beneficio de bandas de miserables delincuentes que trafican con la salud de la población. El caso del hospital universitario es aún más patético, ya que no sería difícil llevar un control exhaustivo de sus existencias: solo la corrupción arraigada en los últimos años podría explicar la rapiña continua de sus bienes.

Resta mucho por investigar para identificar a todos aquellos delincuentes que se confabularon con Jorge Antonio Penayo y Etelvina Alcaraz, detenidos en el primer allanamiento e imputados por la comisión de los delitos de “comercialización de medicamentos no autorizados, producción de documentos no auténticos y hurto”. Ellos deben ser castigados con la máxima severidad establecida en el Código Penal, lo mismo que los negligentes o cómplices que les permitieron practicar el latrocinio a gran escala, quienes además deben ser expulsados con deshonra social de la función pública.

Nadie debe quedar impune en este repulsivo caso, y las pesquisas deben extenderse a lo largo y a lo ancho del país para poner fin a una práctica criminal que afecta tan directamente a las clases más necesitadas del país.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/repugnante-negociado-con-la-salud-del-pueblo-1443006.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “Repugnante negociado con la salud del pueblo

  1. El sistema de salud pública es ineficiente e inequitativo

    Los datos recientemente publicados acerca del gasto en salud dirigido a los seguros privados para funcionarios públicos ponen nuevamente a la política de salud en cuestionamiento. El país destina cada vez mayores recursos a la política de salud, mientras que paralelamente aumenta el nivel de disconformidad ciudadana con los servicios proveídos por el Estado, sean estos del Ministerio de Salud o del Instituto de Previsión Social. Mientras no se solucionen los problemas estructurales de la institucionalidad, como la creación del sistema nacional de salud, la mayor inversión en salud contribuirá más al aumento de la ineficiencia e inequidad que a la mejora de las condiciones de salud.

    Paraguay es uno de los países que mayor aumento registran en el gasto de salud en los últimos años en América Latina. Pero, paradójicamente, también es el país que menores avances registra en sus indicadores de salud. El resultado es que como los otros países mejoraron más rápido que nosotros, Paraguay quedó atrás. Aun con el aumento del gasto, el esfuerzo fiscal que realiza el país es mínimo para lograr equipararnos a las condiciones de salud del promedio latinoamericano, y estamos mucho más lejos todavía de países como Argentina, Uruguay, Chile o Costa Rica. En promedio Paraguay invierte en salud alrededor de 72,5 dólares por persona por año, frente a un promedio latinoamericano de 240,7 dólares y de entre 300 y 400 dólares en los países citados.

    Frente a esta situación, Paraguay se ubica entre los países de mayor gasto de bolsillo. Es decir, como el sector público invierte poco, las familias que enfrentan la enfermedad de uno de sus integrantes deben recurrir a sus propios fondos. Esta situación viola derechos constitucionales, ya que la vida y la salud de una persona no pueden depender de sus ingresos.

    La baja cobertura de la seguridad social –IPS– contribuye con esta situación, dada en parte por las condiciones legales de acceso –centrada principalmente en el trabajo formal– y en los grandes niveles de evasión.

    Bajo nivel de aseguramiento junto con bajo nivel de financiamiento para la salud pública ofrecida por el Ministerio de Salud configuran altos índices de exclusión. Pero la situación empeora al analizar la solución propuesta por el sector público de destinar una importante suma de dinero al aseguramiento en el sector privado, en lugar de ampliar la base contributiva del IPS y fortalecer la salud pública.

    El resultado, además de ineficiente, es inequitativo. Al final, este sistema termina beneficiando principalmente a los quintiles más ricos de la población que son los que cuentan con cobertura de IPS y de la seguridad privada financiada con fondos públicos. Mientras que una parte importante de la clase media y las familias en situación de pobreza deben recurrir a los servicios del MSPBS, con pocos recursos y mala calidad. Esta población que destina una parte importante de sus ingresos a pagar impuestos y no cuenta con IPS financia los seguros privados de una mínima proporción de la población.

    Esta forma de financiar la salud es sumamente injusta porque excluye a la mayoría de la población y solo puede ofrecer servicios de baja calidad, reflejados en la ausencia de personal de blanco en los establecimientos, desabastecimiento de insumos, inexistencia de ambulancias, entre otros problemas.

    En estas condiciones, el aumento de los fondos destinados a la salud, ya sea al Ministerio de Salud o a los seguros privados, no solo afectará poco a las condiciones de salud de la población, sino que contribuirá a profundizar las desigualdades. Dos de los roles indelegables del Estado y de las políticas públicas es asignar eficientemente los recursos escasos y reducir las desigualdades. Con este sistema de financiamiento no cumple ninguna de esas funciones y, al contrario, contribuye negativamente.

    http://www.ultimahora.com/el-sistema-salud-publica-es-ineficiente-e-inequitativo-n1037710.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 noviembre, 2016, 7:19 am
  2. Mente sana en cuerpo sano

    El pasado 10 de octubre, se recordó el Día Mundial de la Salud Mental. En la oportunidad, la doctora Mirta Mendoza, del Ministerio de Salud, dijo que aproximadamente ciento cincuenta mil personas al año consultan en psiquiatría en el Paraguay. Esta cifra corresponde al sector público y no contamos con estadísticas de cuántos pacientes van a la parte privada. De todas maneras, si miramos los sucesos violentos en la sociedad, nos damos cuenta de lo descuidada que se encuentra la salud mental en nuestro medio.
    Suicidios, maltratos en el hogar, consumo de drogas, ingesta de alcohol y un descontrol en la conducta cotidiana nos llevan a pensar en lo mal que estamos. Y lo peor es que no hay esperanzas de que la situación mejore, a no ser que se tomen medidas urgentes y en serio.

    Casi todos nos negamos a recurrir al sicólogo o al psiquiatra, por más que pasemos por severas crisis. Solo cuando la situación ya se vuelve insoportable, de mala gana vamos a ver a esos profesionales; aunque tendría que ser algo normal como hacerse un chequeo. EL Hospital Neuropsiquiátrico es uno de los sitios más patéticos, donde los pacientes están en condiciones inhumanas, en total abandono por sus familiares y por la sociedad. Duele mucho ver a nuestro prójimo en ese estado, con cuadros que son muy difíciles de superar y más todavía sin recursos para solucionar el problema. Precisamente es un tema del que nadie quiere hablar y no tiene por qué ser así, puesto que todos somos vulnerables y podemos sufrir algunas de las enfermedades consideradas de orden mental o del sistema nervioso. Depresión, bipolaridad, angustia, ansiedad, pánico, demencia senil, falta de memoria, agresividad, violencia y tantas manifestaciones que se observan y que no se tratan en forma, menos todavía se realizan terapias preventivas.

    El ser humano es un todo: mente, cuerpo y espíritu. Para que la mente se encuentre sana, también el cuerpo debe estar en buenas condiciones. Y no se puede dejar de lado la parte espiritual, ya que una relación con Dios ayuda muchísimo para salvar cualquier obstáculo. Si una parte del organismo falla, el resto se ve afectado. La neurociencia está muy avanzada y los últimos hallazgos son muy esperanzadores en cuanto a conservar la mente siempre joven, a pesar de los pasos de los años. El científico japonés que este 2016 ganó el Nobel de Medicina, precisamente realizó estudios sobre cómo se reciclan las neuronas en el cerebro. Ya en el siglo pasado, varios reflexólogos rusos llegaron a la conclusión de que la buena calidad de la sangre que llega al cerebro, es lo que determina un bienestar general. Para ello es importante limpiar y nutrir adecuadamente el cuerpo con vitaminas, minerales, proteínas y otros alimentos. El cerebro, para funcionar bien, necesita sobre todo de oxígeno y glucosa.

    Psicólogos modernos como Patrick Holford, en su libro: “Nutrición óptima”, sostiene que ya no basta con escuchar al paciente, sino que hay que ver cómo está comiendo. El mencionado profesional habla de la incidencia de la alimentación en la conducta y propone que se dé prioridad al tema. Un psicólogo también debe trabajar con un nutricionista, para obtener mejores resultados.

    Para llevar una vida saludable, no podemos descuidar la correcta alimentación. Es una tarea que corresponde a los Ministerios de Salud, Educación y Agricultura. Debemos prestar más atención al tema de la salud mental, porque es lo principal. Enseñar a comer bien, realizar actividades físicas, acompañar emocionalmente y enriquecer el espíritu, todo ayuda, ya que una mente sana requiere de salud física y bienestar espiritual.

    Por Blanca Lila Gayoso

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/mente-sana-en-cuerpo-sano-1529983.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 22 octubre, 2016, 7:45 am
  3. No queda más remedio

    “Una gran cantidad de medicamentos robados del Ministerio de Salud e IPS, que iban desde compuestos para enfermedades simples hasta drogas oncológicas de gran valor, fueron encontrados en una vivienda de Lambaré el pasado martes. Por el momento, dos personas fueron detenidas e imputadas por el caso, pero se sospecha que se trata de una red grande y en IPS ya hablan de complicidad de funcionarios”. Tal es la información que surgió hace apenas unos días atrás y que causaron indignación sobre todo en los miles de asegurados del ente previsional que “peregrinan” día a día en busca de un medicamento que le sirve para seguir con la esperanza de combatir su mal.

    La noticia agregaba que las dos personas que cayeron eran la punta de iceberg, por lo que era imposible que solo ellas estén trabajando de manera solitaria. Los investigadores afirmaron que existía más gente, que era una red interesante y que incluso se encontraron medicamentos vencidos del 2010. Pero lo del robo de medicamentos, tanto del Ministerio de Salud como del IPS, no es un hecho nuevo. Al contrario, es un mal enquistado desde hace años dentro de los mencionados organismos sanitarios, y que hasta el momento muy poco se pudo combatir.

    Tampoco es nuevo esa posibilidad de que exista la complicidad de funcionarios en el robo de estos medicamentos, tal como lo advierten los investigadores, y pensando de manera lógica, no podría existir otra forma de “salida clandestina” de los remedios de los entes mencionados, para su comercialización ilegal y peligrosa, sí peligrosa, ya que se hallaron remedios vencidos dentro los productos incautados. En dos viviendas allanadas encontraron remedios vencidos y vueltos a etiquetar con fecha 2010.

    El hecho no deja de ser criminal, puesto que es bien sabido que además de lo mencionado en el párrafo de arriba (la peligrosidad por el vencimiento), no es difícil hacerse la imagen de miles y miles de asegurados del IPS que penan día a día para conseguir, además de una digna atención por parte de los médicos, los remedios que, en muchos casos, sirve para mantener con vida a personas cuyas enfermedades son de suma gravedad.

    Pero más criminal aún es que sean los propios funcionarios de estos entes quienes estén “metidos en el asunto”, tal es la presunción de los investigadores, por lo que es de esperarse, en un primer paso, que las autoridades tanto del Ministerio de Salud, como del ente previsional, tomen las medidas necesarias para que, en un segundo paso, sea la Justicia la que actúe con determinación para castigar el hecho. Claro, tampoco están excentas de este hecho farmacias privadas que se prestan a la venta de estos productos, y sobre las cuales, también la Justicia debe caer.

    Por experiencia propia se de lo duro que es cuando en la farmacia del IPS le informan a uno de que tal o cual medicamento no hay. Además no hay que olvidar que la precariedad del sistema sanitario a nivel país, hace que muchas veces, cientos de personas tengan que trasladarse desde el interior del país, hasta nuestra capital para “retirar” los remedios, y hay que ponerse en el lugar de las mismas cuando retornar a sus lugares de orígenes con las manos vacías.

    La “mafia de los medicamentos” no es nueva, quizás no se denuncie en forma constante, pero existe y en tantos años de “vida” de ese mal, es muy poco lo que se hizo. Por eso resulta fundamental que este caso específico no quede impune. Va a ser un hecho que va a beneficiar tanto a los asegurados como a la credibilidad de la Justicia, y sobre todo podría resultar un punto positivo para el Gobierno, si es que pretende de una vez por todas “limpiar” el sistema sanitario del país.
    Y los responsables de este criminal hecho deben, necesariamente, pagar con la cárcel el mal que le están haciendo a la sociedad; una sociedad que incluso pagando sus impuestos está aportando para el salario de estos simplemente delincuentes. No queda más remedio, el mal se debe pagar, y muy caro.

    Por Antonio López

    http://www.lanacion.com.py/2016/01/09/no-queda-mas-remedio/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 enero, 2016, 5:50 am
  4. Para el IPS, el mundo camina al revés

    Los patrones de los funcionarios del Instituto de Previsión Social (IPS) son los empleadores, los trabajadores y —en un porcentaje insignificante—, el Estado. Ellos son los que aportan para que cobren sus salarios y, por ende, brinden una atención eficiente a los que recurren a sus servicios.

    Los empleados, sin embargo, actúan como si la cosa fuera al revés y ellos tuviesen carta blanca para mal-tratar a aquellos que les dan de comer.

    El diluvio de la última temporada que desplaza a los que viven en las riberas de los ríos comenzó en octubre pasado. La catarata de denuncias en contra de los atropellos a sus asegurados viene desde su misma creación, en febrero de 1943.

    A tanto llega la insensibilidad y la irresponsabilidad de los que hoy están al frente del IPS en los distintos niveles que ni siquiera cuando se le lleva plata facilitan la vida a las personas.

    Para corroborar esto, bastará dar una vuelta hoy viernes por la Dirección de Aporte Obrero-Patronal que está en Nuestra Señora de la Asunción y Haedo.

    Allí se encontrará en un espacio muy reducido a más de 100 personas que van rotando en una apretada cola para retirar de dos funcionarios con computadoras —sí: ¡nada más que dos funcionarios!— las planillas para poder pagar luego en ventanilla el seguro de empleadas domésticas u otras obligaciones de comienzos de cada mes.

    De la tercera funcionaria solo está la silla. ¿Estará de vacaciones? ¿O enferma de dengue? … El cuarto funcionario, en un ángulo del estrecho local, atiende a embarazadas y personas de la tercera edad. Solo llama a los de la fila general cuando cesa el flujo de personas a las que se dirige su tarea.

    Formando la fila y colocándose uno en el lugar 65 —antes de las 9 de la mañana—, el recorrido para llegar a la mesa de uno de los dos únicos funcionarios de las mesas dura alrededor de una hora. En el lento desplazamiento, sudando a pesar del acondicionador de aire, los oídos se van acostumbrando a los adjetivos nada gratos —esto, dicho con benevolencia— en contra el IPS.

    Lo que los filaformantes no entienden es por qué el IPS es tan despiadado con gente que va a depositar dinero en su cuenta. Todos muerden la inclemencia institucional porque quieren pagar, no porque pretendan cobrar algo.

    Por la vía del raciocinio es inentendible lo que sucede. Dentro de la “lógica” del funcionariado público sí: los del IPS se comportan como si fueran los patrones de sus patrones. El mundo al revés.

    Por Mario Rubén Álvarez

    http://www.ultimahora.com/para-el-ips-el-mundo-camina-al-reves-n957736.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 enero, 2016, 9:27 am
  5. Una propuesta para mejorar la salud pública en Paraguay

    “Hija mía el país que soñamos que tú habitarás, aun nos cuesta dolor, sudor y lágrimas”. Canción para Verónica (Teresa Parodi). ¿Cómo hacer para que nuestros abuelitos, nuestros niños, nuestras madres embarazadas tengan un servicio más digno en las instituciones de salud del Paraguay?

    ¿Cómo hacer para que los insumos básicos no falten; los ascensores, los “call center”, equipos médicos, ambulancias funcionen correctamente; para que los profesionales médicos puedan cubrir eficientemente las necesidades; las estructuras edilicias no colapsen?

    ¿Cómo hacer para que nuestros compatriotas no tengan que perder días enteros en los centros públicos, y llegando muchas veces a no ser atendidos e incluso maltratados?

    ¿Por qué en pleno siglo XXI se sigue hablando de burocracia en la administración de los servicios de salud?

    ¿Cómo hacer para que el presupuesto de salud tenga, efectivamente, una utilización eficiente y controlada?

    ¿Cómo lograr que realmente la atención esté centrada en los pacientes y el mejoramiento de su calidad de vida?

    ¿Es necesario seguir cambiando directores, viceministros, ministros buscando tener mejores resultados? Me pregunto: ¿Estos cambios generaron resultados muy distintos y fueron una solución?

    ¿Nos estamos volviendo más insensibles a estas necesidades?

    Quiero responder a estas preguntas con otras preguntas en las cuales ustedes me digan si es viable o no mi propuesta.

    ¿Qué pasaría si proponemos una Ley que obligue a nuestras autoridades a ser atendidas solo en instituciones públicas de salud y en las mismas condiciones que cualquier ciudadano paraguayo?

    ¿Los consejeros del Instituto de Previsión Social utilizan, siempre, los servicios e instalaciones del IPS y son atendidos como cualquier asegurado promedio?

    ¿Por qué en muchas instituciones públicas nuestras autoridades llaman a concurso de precios o licitaciones a seguros privados para recibir atención médica? ¿Por qué no utilizan los centros de salud, los hospitales públicos si son funcionarios públicos? ¿Por qué los contribuyentes debemos pagar el seguro médico privado de muchos funcionarios públicos si el propio Estado cuenta con instituciones que pueden atender a nuestros servidores públicos?

    ¿Ustedes creen que en caso que se apruebe esta ley, sigamos teniendo falta de insumos, precarias estructuras en los hospitales y centros de salud, falta de equipos o instrumentos obsoletos?

    ¿Qué les parece si les damos la misma medicina a nuestros políticos y líderes de cartón?

    ¿Qué opinan de esto?

    ¡Buen inicio del 2016 para todos!

    Mario Aníbal Romero Lévera

    http://www.lanacion.com.py/2016/01/06/una-propuesta-para-mejorar-la-salud-publica-en-paraguay/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 enero, 2016, 9:26 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

Archivos

estadistas ✓

  • 1,001,443 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com

Peichante-Py en FB ✓

Como dijo… ✓

@oscarlode Algún día el periodismo va a aprender que no es la "voz del pueblo" y que -muy por el contrario- trata temas que no son "de interés general"
@pablonoearaujo Ironía es que el Día del teatro y el cumpleaños del Zorro Bareiro sean el mismo día.
@SCame89 Cada vez que dicen "toda publicidad es buena publicidad" quiero invitarles a recorrer los locales de Don Vito que se cerraron.
@arrobacasco Sumariada por no usar términos como "honorable", el derecho del niño no importa, sólo el ego de la autoridá
@jorgeheisecke Como se nota que los que se quejan del nuevo horario no son para nada madrugadores! (y para que sepan este es el huso horario que corresponde originalmente a Paraguay! El mismo se altera solo por el verano)
@LuisBareiro En las FFAA se indignaron porque una militar redactó una nota imperativa pidiendo que respeten su derecho a amamantar. Casi le dan de baja. Con tal de no dar razón a militar que pide respeten su hora de amamantar, FFAA desoye orden judicial y deja a Cartes en posición de desacato. O sea que a Cartes le pueden hacer juicio político porque como comandante en jefe no dejó que una militar le diera el pecho a su bebé.
@Hugobie Los periodistas que tienen credibilidad popular son más valiosos de los que son o pertenecen a una línea política? Es lo mismo periodismo sin histeria? O la histeria es necesaria? El mejor capital es la credibilidad la histeria da más credibilidad?
@nosoyunvampaier El pro-vida defiende la vida del feto hasta que ese feto camina y le dice que le va cuidar su auto, ahí sique escándalo pena de muerte
@MilvaGauto Me vas a decir q los periodistas son 'formadores de opinión'? Vos ya estás grande para darte cuenta,que creer y que no.No son docentes! Es el Rol del Estado (nosotros) estar informados y saber qué está pasando.Cada quien decide. Eso es democracia.No culpen a periodistas.

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

A %d blogueros les gusta esto: