estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Evitar la epidemia es tarea de todos

Las inundaciones y abundantes lluvias que afectan a todo el país preocupan y nos tienen en vilo. La situación de lugares como Alberdi y Pilar, por mencionar solo algunos de los más afectados –además de la suerte de los habitantes de los Bañados que han tenido que ser evacuados– ha despertado el sentimiento de solidaridad, tanto de los ciudadanos paraguayos como de instituciones y gobiernos de otros países.

Pero además de las aguas y su efecto destructor, también ahora deberemos enfrentar el peligro latente de una posible epidemia de dengue y otras enfermedades transmitidas por el mosquito aedes aegypti que ya están circulando en Paraguay, afectando a personas de todas las edades. Los brotes más importantes se dan por ahora en los departamentos de Amambay, Alto Paraná y Concepción. Pero otros puntos de la geografía nacional, como Cordillera y Paraguarí, además de Central, están sumando a diario los casos de dengue de varios serotipos.

Ante la situación climática reinante, cuyo pronóstico indica que no variará mucho en largos meses, la preocupación de los que se ocupan de la Salud Pública aumenta cada día.

Una epidemia de dengue sería devastadora por la situación de emergencia que se está atravesando en zonas afectadas por las inundaciones. Ni hablemos del peligro al que se exponen habitantes de zonas cercanas e instaladas en refugios.

La directora de Vigilancia de la Salud, Águeda Cabello, alertó sobre lo que se perfila como una grave situación si no se activa la alarma de la colaboración ciudadana en la tarea de la prevención. “Cada día hay más casos en diferentes departamentos y zonas y esto puede desembocar en una epidemia, si no actuamos pronto y en forma masiva”, dijo la funcionaria.

Y la situación se vuelve más difícil de controlar cuando los recursos humanos y técnicos están enfocados a atender las urgencias derivadas de las inundaciones y, además, se torna casi imposible de combatir en forma efectiva si esperamos que las fumigaciones periódicas realizadas por Senepa logren controlar la proliferación del mosquito transmisor. Con las lluvias constantes, el efecto de dichos rociados se limita a pocas horas y solo tiene acción sobre insectos adultos y no afecta a las larvas que se multiplican por miles en depósitos de agua que abundan en casas, baldíos y calles de las ciudades de todos los departamentos.

A esta altura de las cosas, y luego de haber afrontado y atravesado varias situaciones críticas de Salud Pública, derivadas de la enfermedad, sabemos claramente que cualquier medida que se tome para impedir una posible epidemia de dengue será positiva y beneficiosa. Y éstas pueden ser las habituales que se realizan desde las instituciones involucradas. Pero todos sabemos que no será suficiente el esfuerzo para evitar males mayores.

La clave de la prevención del dengue y otras enfermedades producidas por picaduras de mosquitos es la eliminación de criaderos del aedes aegypti. Y la eliminación de las larvas –que se multiplican por cientos y miles a diario, en condiciones como las que atravesamos hoy a causa de las abundantes lluvias– no puede realizarse desde ninguna institución con efectividad sin la colaboración responsable de la ciudadanía.

No hay magia ni “venenos” que acaben con las larvas que sean realmente efectivos. La única medida es evitar que crezcan en recipientes y objetos en desuso que todos tenemos en nuestros patios, en los talleres y espacios laborales y en los baldíos. Por más pequeños que nos parezcan e incapaces de representar un peligro, debemos desecharlos, quitarles el agua acumulada y tomar como costumbre diaria otras medidas sencillas como cambiar el agua de los bebederos de animales y mantener nuestros patios y espacios libres de malezas.

La colaboración de cada vecino, de cada barrio y de cada comunidad será la única manera de evitar una epidemia que puede ser grave y devastadora.

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “Evitar la epidemia es tarea de todos

  1. Edén de mosquitos

    Por Mariana Ladaga

    Alto Paraná es uno de los departamentos más afectados por el dengue y su capital, Ciudad del Este, está declarada como zona endémica desde hace unos años. La mayor parte de su población ya fue víctima del mosquito Aedes Aegypti, cuyas larvas se fortalecen junto con las alimañas donde se acumulan agua. Ya es común que entre enero y febrero, cuando los hospitales no dan abasto ante tantos pacientes con dengue, las autoridades municipales, junto con las sanitarias, declaren “emergencia” y desplieguen numerosas cuadrillas de obreros que salen “al rescate”.

    Estas campañas podrían considerarse de los más hipócritas si se tiene en cuenta lo mugrientos que están los barrios de la ciudad durante todo el año, haga frío o calor, con dengue o con ratas, debido al deficitario sistema de recolección de basura implementado por la Municipalidad local, a cargo de la intendenta Sandra McLeod de Zacarías (ANR).

    En la mayoría de los barrios, la recolección de desechos se hace con camiones con carrocería abierta de madera, sobre la cual la basura, que se carga hasta el tope, se balancea por los caminos de la ciudad, despidiendo el particular perfume de los desechos podridos y, a veces, dejando también bolsas con desperdicios a su paso.

    Los vecinos se quejan de un servicio que es mayormente irregular, pero además hay lugares a donde directamente los recolectores de residuos no entran. En consecuencia, la gente va tirando basura por doquier. Cuando llueve, el agua arrastra todo a los arroyos y lo mugriento de este “edén” va a parar al río Paraná, contaminando gravemente el cauce.

    Algunos vecinos se juntan para quemar su basura, creando otro problema: el humo de las tardes en las zonas bajas de Ciudad del Este. Y las cubiertas, consideradas el mayor peligro durante las epidemias de dengue, se encuentran tiradas a la intemperie, llenas de agua.

    Ciertamente, la población debe contribuir a mantener limpios su ciudad y su país. Pero es mayormente responsabilidad de las autoridades municipales implementar campañas de concienciación y proyectos sostenibles para mantener sin contaminación de residuos todos los barrios del distrito.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 noviembre, 2016, 4:14 pm
  2. Hay que evitar que el dengue alcance un nivel de epidemia

    Las lluvias constantes y la acumulación de basura son el caldo de cultivo ideal para el dengue, la chikungunya y el zika, enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti. Su aparición en distintos puntos del país afectando a cada vez más cantidad de personas justifica una llamada de alerta a la población para implementar medidas preventivas urgentes. Los 16.000 afectados por el dengue en esta temporada –siendo cinco de esos casos fatales– y los 4.000 casos de chikungunya tienen que servir como referencia para considerar que el actual estado de cosas puede convertirse en una epidemia si es que la ciudadanía no toma conciencia de su responsabilidad social para combatir con eficacia el vector del virus.
    De tanto prestar atención al problema de las inundaciones, se ha dejado de considerar que las permanentes y abundantes precipitaciones pluviales de los últimos tres meses a lo largo y a lo ancho del país traen también consigo la acelerada multiplicación de los mosquitos Aedes aegypti que son los transmisores de tres enfermedades: dengue, chikungunya y zika.

    Ese olvido se ha dado en el área de la salud pública y de la población en general. Es necesario superar esa actitud y considerar que es un imperativo del momento prestar atención privilegiada a lo que puede ser cada día más grave y alarmante si es que no se adoptan las medidas necesarias para contrarrestar al insecto portador de los virus, que hasta pueden ocasionar la muerte.

    Las tareas de prevención no solo tienen que apuntar a limpiar en las casas los posibles criaderos de larvas de mosquitos en agua limpia estancada, sino también a disponer mejor la basura domiciliaria.

    En estos días, se está viendo la incapacidad de los recolectores de basura de los distintos municipios para recoger los desperdicios generados en las casas a fin e inicio de año. Los deshechos en la vía pública sufren un proceso de fermentación que despide olores desagradables y libera líquidos contaminados que se desplazan por veredas y calzadas de calles y avenidas.

    Cuando los aguaceros y lluvias se suman a la materia destinada a la eliminación, se tiene un espeso caldo insalubre que afecta el ambiente y se vuelve un peligro para las comunidades. En los barrios de gente de escasos recursos económicos es donde se siente con mayor fuerza el impacto de esta situación. A menudo, las cloacas agregan sus inmundicias al entorno en el que se encuentran personas de diversas edades.

    El informe del Ministerio de Salud Pública da cuenta de que hasta el momento han sido afectadas por el dengue 16.000 personas, de las cuales cinco han fallecido. Los casos no solo se han registrado en su área tradicional –Asunción y su área metropolitana, además del Alto Paraná– sino que también en lugares que hasta ahora estaban libres de Aedes aegypti: el Bajo Chaco, Cordillera, Guairá, Paraguarí, Amambay y Concepción.

    Los 4.000 enfermos de chikungunya y los seis casos de zika forman parte de un cuadro de evidencias que exige tomar con seriedad el presente y lo que se viene, considerando las limitaciones de acceso a ciertos lugares generadas por las permanentes lluvias.

    Las epidemias se dan cuando se reportan 3.000 casos por semana. Todavía estamos lejos de esa cifra, pero no es para quedarse con los brazos cruzados. Es para que Salud Pública prepare su infraestructura hospitalaria, refuerce su campaña de prevención a través de los medios de comunicación y esté en constante alerta.

    Y es también para que cada ciudadano tome conciencia de que con recipientes de agua limpia no descargados y la producción inmisericorde de basura empeorará la situación que hoy, tal como están las cosas, ya es de cuidado.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 enero, 2016, 8:12 am
  3. No más muerte por Dengue

    Lentamente y de forma cada vez más preocupante está avanzando nuevamente el Dengue en nuestra región. Los casos de notificación de la enfermedad aumentan cada día en los hospitales y en cada cuadra de los barrios hay por lo menos un vecino que padece el mal. Nuestra región está considerada como endémica para el Dengue, por lo que todos los cuidados deben ser prioridad para cada ciudadanos.
    Las condiciones nuevamente están siendo propicias para la proliferación del mosquito transmisor del dengue y de otras enfermedades. Las constantes lluvias, sumadas a las altas temperaturas son condiciones ideales para la reproducción del Aedes Aegypti. Sin embargo, el mayor peligro para que se desate nuevamente una epidemia constituyen los mismos habitantes, sobre todo aquellos inconscientes, que siguen arrojando basura en cualquier parte o mantienen patios baldíos, que son las condiciones propicias para los criaderos del mosquito transmisor.
    Durante la epidemia del año 2011, en nuestra zona, hubo más de 20 fallecidos por Dengue, lo que había generado una movilización general de la población llevando adelante una campaña de limpieza y concienciación, con lo que se logró controlar relativamente el avance de la enfermedad.
    En años anteriores, gracias a la reacción temprana y la colaboración de vecinos y autoridades también se había tenido éxito, evitando así la propagación. En estos momentos, la enfermedad va avanzando lentamente en diferentes distritos, y no se aprecian trabajos de limpieza de movilización ciudadana para evitar que tengamos que lamentar más víctimas.
    La fórmula para el control de Dengue es muy sencilla y se reduce a la eliminación de los posibles criaderos del mosquito transmisor. Esto se logra con la limpieza de los patios baldíos y la limpieza general, evitando arrojar basura en cualquier parte que pueden convertirse en criaderos. Para lograr esto solamente hace falta responsabilidad ciudadana y conciencia social.
    Las autoridades pueden colaborar con campañas de concienciación, pero el trabajo efectivo tiene que partir de cada uno de los pobladores. No hay que esperar tener familiares enfermos y que uno mismo se convierta en víctima para comenzar a actuar.

    http://www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/39683-no-m%C3%A1s-muerte-por-dengue#sthash.ewp90c7U.dpuf

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 enero, 2016, 4:47 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

✓clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

✓ÑE’ÊNGA

Mitâ resa’i vuelto-kue.16/10/17

✓fotociclo

As.

✓archivos

✓estadistas

  • 1,106,439 visitas
Follow ✓Paraguay Péichante on WordPress.com

✓diarios

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: