estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Por un día a día mejor para todos

En el año 2015 se dio un paso importante para la identificación de restos de personas que podrían ser víctimas de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

En noviembre pasado se enviaron a la Argentina 691 muestras sanguíneas de familiares de personas detenidas-desaparecidas en la época dictatorial. El primer paso será identificar a quienes pertenecen los 34 restos óseos que fueron hallados en distintos lugares del país, que pertenecerían a personas ajusticiadas por el régimen dictatorial.

En esa época oscura de nuestra historia se estima que desaparecieron alrededor de 500 personas, otros dicen que fueron muchas más, pero documentadas están un poco más de 400, según informe de la Comisión de Verdad y Justicia. Se trata de seres humanos que desaparecieron como parte de acciones represivas del Estado paraguayo. Son personas que hasta hoy día no se sabe dónde están, si fueron ajusticiadas o no, ni dónde están enterrados sus restos.

El Estado paraguayo no debería descansar ni escatimar esfuerzos ni recursos hasta encontrar al último de los desaparecidos. Pues esos hechos de violencia ocurrieron como acción de órganos gubernativos.

La “voluntad” de esclarecer esas atrocidades se debería reflejar justamente en recursos que se otorgan para esclarecer y reparar daños. Lamentablemente, la realidad es dolorosa. La Dirección de Memoria Histórica y Reparación del Ministerio de Justicia, a cargo del Dr. Rogelio Goiburú, encargado de buscar restos de víctimas de la dictadura para luego ser identificados por el equipo de antropólogos argentinos, realiza esa tarea sin recursos suficientes.

Es la muestra clara y tangible de que al Estado paraguayo le interesa poco o nada la suerte de esas familias que hasta hoy día siguen llorando la desaparición de sus seres queridos.

Sucesivos gobiernos que transcurrieron en los últimos lustros tampoco cumplieron a cabalidad sentencias y obligaciones que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) impuso al Estado paraguayo por hallarlo responsable de atropellos, violaciones, asesinatos, desapariciones, exilios forzados, confinamientos y despojos que padecieron habitantes de esta República que soñaban y peleaban por una vida digna y justa para todos.

El próximo mes se cumplirán 27 años del derrocamiento de esa larga dictadura que se caracterizó por la prepotencia, la brutalidad y la inmoralidad. Observando y analizando los hechos cotidianos, sufrimientos y vivencia diaria de amplios sectores de la población y el accionar de instituciones estatales encargadas de garantizar el bienestar de la gente, se puede afirmar que aún hay mucho por hacer para la plena vigencia y respeto de los derechos humanos.

A diario y en todo el territorio del país se violan los derechos de las personas en reparticiones del Estado. Esas violaciones se dan por abuso de poder, por apego a prácticas corruptas e inmorales y por desidia en el cumplimiento de funciones por parte de agentes estatales.

En fin, esa es la realidad de la mayoría de la población y es de esperar que en el 2016 el día a día sea mejor para todos.

Por Eliseo Paciello

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/por-un-dia-a-dia-mejor-para-todos-1441113.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

9 comentarios en “Por un día a día mejor para todos

  1. Iniciemos el año 2016 observando

    Por Alejandro Jara| Director del Club de Ejecutivos del Paraguay

    Estamos en el primer día hábil de este nuevo año, iniciamos jubilosos el 2016. Estamos con pocas horas de sueño, algunos por motivos laborales, otros por motivos festivos, otros por motivos de salud, o por el deseo y las ganas de estar de pie para iniciar un trabajo nuevo. Pareciera que el cuaderno del 2106 recién se empieza a escribir. Serán muchas las conjunciones que se suman este día.

    Si pudiera, me gustaría ver este primer día desde arriba con un Drone, donde pueda tener una línea imaginaria que delimita las gestiones, las labores, los éxitos, los fracasos, los logros, los esfuerzos personales y grupales, los alcances de las empresas que compiten con nosotros y comprender el cosmos como un cúmulo de elementos. Allí también se suman los momentos de salud y de enfermedad, aquellas alegrías y tristezas que estuvieron en el 2015.

    Quisiera ver esa línea imaginaria que separa este año nuevo con el año anterior y observar con otra mirada, donde pueda ver y analizar cada uno de los aspectos, con sus detalles y características, pues ese modo de observación nos permitirá tener una nueva manera de ver las cosas, una nueva manera de entender los acontecimientos, los momentos cotidianos.

    Arranquemos este año no sin antes hacer un alto, sin observar, sin ver la línea imaginaria y mirar qué dejamos atrás, qué huellas dejamos y qué ritmos marcamos en nuestras vidas y en los demás, en la sociedad, en nuestras empresas, en nuestros proveedores y clientes.

    Observemos también aquellos acontecimientos externos que nos marcaron, esos que nos obligaron a cambiar ciertos rumbos. Porque claro está, muchas veces se presentan situaciones de emergencia que nos impulsan a mejorar.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 enero, 2016, 4:45 am
  2. Planificar un 2016 en base a los objetivos no logrados el año pasado

    Es el momento oportuno de, después de haber realizado un balance del 2015, planificar un 2016 con el propósito de mejorar la calidad de lo realizado o alcanzar los objetivos que no han podido ser logrados. En todo el mundo se ha vivido un año de acontecimientos que han marcado profundamente a la humanidad. Crisis humanitarias como la de los refugiados sirios que atraviesan desesperados las fronteras en busca de un lugar en el que sus hijos puedan crecer sin miedo, poniendo en riesgo sus propias vidas y la de esos niños en el intento.

    En el 2015 hubo terribles atentados terroristas, muestra de lo que puede el odio y la sinrazón y el fundamentalismo religioso y de la intolerancia. Pero también hubo intentos de restaurar la paz a través de las negociaciones como casi lo han logrado en Colombia luego de décadas de conflicto interno. Hubo cambios de rumbo de gobiernos en muchos países, especialmente en Latinoamérica, donde vivimos un año electoral en varias instancias, la mayoría de las veces dentro del marco de la cordura y la civilidad, más allá de los resultados.
    Para el Paraguay, hablar de la visita de Francisco, el papa latinoamericano, fue y sigue siendo un motivo de esperanza y alegría, por el mensaje de aliento recibido a cada paso en su estadía, que se prolonga en el tiempo. El país también alcanzó logros importantes en diversas áreas, gracias al trabajo y la dedicación de muchos paraguayos y paraguayas que se han destacado en diferentes disciplinas, desde las empresariales hasta las deportivas, las culturales y artísticas.
    Hemos sentido orgullo genuino cuando el nombre del Paraguay se asoció más de una vez a lo positivo y cuando las noticias hablaron del valor, la solidaridad y la calidad de la tarea realizada por cualquiera de nuestros compatriotas.
    Hoy nos toca iniciar un año difícil a causa de los estragos que causa en esta zona del mundo el fenómeno El Niño. Desbordes de ríos y arroyos, inundaciones y la consecuente tragedia humana derivada de ello. Muchos de nuestros compatriotas están padeciendo desde hace largos días las penurias de dejar sus pertenencias y su rutina de vida para huir de los peligros. La solidaridad de la ciudadanía sigue firme, así como el espíritu incansable de quienes trabajan en diversas instituciones socorriendo a quienes lo necesitan, arriesgando sus vidas desinteresadamente para prestar un servicio a la comunidad.
    Héroes anónimos que buscan el bienestar de todos antes que el suyo propio merecen el sincero homenaje de nuestra parte, así como los que salvan vidas desde sus puestos de trabajo o cuidan de los enfermos y de los más vulnerables de la sociedad, sin reparar en gestos de amor y entrega al prójimo.
    Tenemos un país en el que la riqueza humana es la más valiosa de todas las posesiones y recursos. Ojalá este año sea próspero para todos y que nuestro país sea ejemplo de crecimiento y generación de trabajo digno. Que la salud y la educación sean motivo de buenas noticias reflejadas en los medios y que la esperanza de una vida mejor para todos sea un objetivo cumplido al culminar el 2016.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 5 enero, 2016, 1:09 pm
  3. Nuevo año reclama hombres nuevos

    En el umbral del año nuevo, una somera retrospectiva del 2015 nos muestra las cosas que se hicieron bien y aquellas que fueron criticadas y reprobadas por la sociedad, y entre las cuales fácilmente podríamos estar inducidos a pensar que llevan la delantera los avivados, los que se afanan en la búsqueda de sus propios intereses, aquellos que maquinan día y noche el infortunio del prójimo.

    A lo largo del 2015, la prensa libre de nuestro país no ha cejado en su afán de desenmascarar a quienes han intentado ocultarse bajo un ropaje de humilde cordero, principalmente aquellos que fungen de servidores de la ciudadanía, algunos de ellos procesados por la justicia, y otros muchos que siguen puliendo maneras cada vez más refinadas de llevar a cabo sus fechorías. Entre quienes gustan proclamar su rol de “representantes del pueblo” están algunos senadores y diputados, cuyas acciones y decisiones lejos estuvieron de responder a los reclamos de ese pueblo y muchas de las cuales, por el contrario, fueron francamente repudiadas por él.

    Otra muestra diáfana de lo mencionado, y que ejemplifica el modo en que se utilizan los lugares de poder para corromper las instituciones, y, consecuentemente, a las personas, es la reciente imputación de Alberto Ramírez Zambonini, ministro del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), por haber permitido que muchos de sus subordinados cobren honorarios por trabajos que nunca realizaron. Allí están, entre otros tantos, Maira Abdo Benítez, Manuel Radice, Modesto Núñez, Clara Haydée Silvera Arza y otras muchas personas relacionadas a su vez con conocidos políticos locales. Las descaradas formas en que estos y otros sujetos esquilmaban las arcas públicas causaron profunda indignación en la ciudadanía.

    Pero no solo en el TSJE se descubrieron fabulosos sueldos de los que disfrutaban amigos, correligionarios, parientes, amantes y otros allegados a los dueños del poder, sino también en la propia Contraloría General de la República (la que debe combatir estas lacras), en el Senado, en la Cámara de Diputados, en la Universidad Nacional de Asunción (UNA) y sus facultades y filiales, tanto de la capital como del interior del país. En el sector económico, la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) desentrañó una red que se dedicaba a megaevasión de impuestos mediante la falsificación de facturas.

    A pesar de ello, muchos espíritus honestos luchan por contrarrestar el tóxico efecto de la corrupción, y en ese sentido se debe destacar el vivificante ejemplo dado por los jóvenes estudiantes secundarios y universitarios, con su enérgica cruzada en pro de una mejor educación y por la erradicación de la rampante corrupción que también mina las instituciones educativas.

    Es evidente que la ciudadanía está harta de los “hombres escombros” a los que se refirió el recordado arzobispo Ismael Rolón, y reclama nuevos valores, sobre todo con nuevas mentalidades que antepongan el país y sus habitantes a los intereses personales y de grupos políticos afines a los dueños del poder, tanto a nivel nacional como regional y local. Una muestra de este anhelo ciudadano es el rechazo que le dio el pueblo en las urnas al inepto exintendente de Asunción Arnaldo Samaniego, para ungir en su reemplazo a una figura nueva, aún no contaminada, como Mario Ferreiro. En otros lugares del país también se ha producido una saludable reacción contra la gente que ha venido abusando del poder en perjuicio de sus poblaciones.

    Tenemos así a una ciudadanía que se resiste a claudicar de sus nobles ideales de ver una sociedad basada en valores éticos, y que cree posible demoler los muros infranqueables de la corrupción, que, como quinta columna saboteadora, mina toda intención de instaurar el bien en la sociedad.

    Así, el 2016 reclama la gestación de nuevas instituciones, nuevas autoridades, nuevos funcionarios, nueva ciudadanía, hombres nuevos que puedan ver más allá de sus meros intereses personales, familiares o de correligionarios y, consecuentemente, desde el sitial que les corresponda dar la mejor contribución posible a fin de que la sociedad paraguaya avance hacia días mejores. Ya no más Ramírez Zambonini, Víctor Bogado, José María Ibáñez, Arnaldo Samaniego, Óscar Velázquez, Froilán Peralta y tantos otros. No más “Chicharõ” ni “Chicharõcito” y sus padrinos narcopolíticos. No más “reinas del norte”, como la diputada Cristina Villalba, ni de otras regiones.

    Con suma urgencia el Paraguay necesita salir de la postración corrupta en la que está sumido. Para lograrlo, será fundamental la acción de la Justicia, que a su vez requiere en su cúpula de una cirugía mayor, que después se vaya depurando en sus niveles inferiores para que realmente cumpla su cometido y no se convierta en el brazo largo del crimen organizado.

    La estructura corrupta que se ha instalado en casi todas las instancias del Estado no debe triunfar sobre la esperanza de la ciudadanía de que el 2016 traiga ¡un nuevo Paraguay!

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/nuevo-ano-reclama-hombres-nuevos-1441400.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 5 enero, 2016, 5:42 am
  4. UNA NUEVA ILUSION

    Andrés Granje

    Otro año más que se va, las horas que faltan son como hojas secas que se caen inexorablemente del árbol milenario del tiempo, como diría José Ángel Buesa, las manecilla del reloj, de los pocos que aún quedan con manecillas, giran indicando el fin de este 2015, que como todos los años trajo alegrías y penas, risas y llantos, momentos felices y tristes, reencuentros agradables con personas entrañables y partidas dolorosas que siempre dejan en nuestros corazones congojas y pesares, engrosando ese rincón especial del alma donde atesoramos los recuerdos de personas , objetos y situaciones que fueron importantes en nuestra existencia que memoramos con un dejo de nostalgias inefables.

    Pero con esa irreductible fuerza y optimismo tan común en el paraguayo estamos ilusionados con la llegada de un nuevo año, esperando la concreción de sueños y esperanzas en un país mejor.

    El año 2015 será un año muy recordado, histórico por sucesos Fausto e infausto, entre los sucesos positivos sin lugar a dudas figura en primer lugar la venida del Papa Francisco I, cuya sonrisa cálida lleno de dicha los corazones paraguayos, pero también sus enseñanzas transmitida de manera sencilla con palabras cotidianas sin ornatos que dejaron en el sentimiento de la juventud ansias de lucha por sanear las anquilosas y corruptas estructuras de las casas de estudios secundarios y terciarios de nuestro país. Igualmente la inédita marcha por una mejor educación de los estudiantes secundarios. Será inolvidable igualmente la veneración y la pasión con que el pueblo paraguayo ofrendó al Sumo Pontífice quizás por la ponderación que siempre hizo de la mujer paraguaya, las multitudes que reunió será difícil de superar en el futuro
    .
    Otro suceso positivo fue la decidida lucha contra la corrupción, tanto las generadas por los jóvenes en las universidades, como por los medios de prensa desnudando las miserabilidades de un sistema corrupto hasta los tuétanos, tanto en las Cámaras del Congreso, en la administración de la UNA y las facultades dependientes, como en la Justicia Electoral y en la Contraloría General de la República, donde el favoritismo para los planilleros (gente que cobra sin trabajar) como también los privilegiados, parientes, amigos y amantes de encumbrados funcionarios que reciben estipendios generosos para sus pocas o nulas habilidades laborales, la denuncia responsable de estos hechos generaron la indignación y las protestas ciudadana que terminaron en destituciones, renuncias y juicios políticos de rectores, decanos y autoridades.

    Entre las sucesos negativos de este 2015 debemos lamentar las inundaciones que soportamos en este momento y que dejan a más de 20 mil familias fuera de sus hogares que han de vivir esta fiesta de fin de año como de las más negras de sus existencias, en medio de las precariedades y del resentimiento profundo que genera situaciones límites como las que les tocan vivir, por eso es importante nuestra solidaridad en este momento de congoja para tantos compatriotas. Al levantar nuestras copas brindando por el año que se viene esta noche pensemos en ellos y pidamos al creador que se acaben las asimetrías que condenan a tantas familias compatriotas a vivir en condiciones infrahumanas.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 enero, 2016, 5:55 pm
  5. AL INICIO DEL 2016
    Por Benjamìn Fernández Bogado
    Al inicio de un nuevo año debo decir que no es fácil vivir en el Paraguay. Un paìs “hermoso pero duro” enamorado de su desgracia. Fatalista, donde cuando nos va bien es cuando peor nos puede terminar por ir. Un pais sencillo, de gente demasiado dócil ante sus amos, pueblo con vocacòn de vasallo por largos periodos autoritarios que terminaron por acabar con la dignidad de muchos.
    Un paìs inundado de tragedias y de mitos que surgen proporcionalmente a la obscuridad en la que habita y hace parte la ignorancia y analfabetismo corrosivos. Una naciòn adolescente que rechaza lo que mas necesita para quedarse en la instrascendencia distractiva que solo sirve para matar el tiempo y continuar pobre y marginal.
    Un país tyre y ( solo y triste) que espera su redenciòn de siglos de ignominia. Un pais que tiene todo pero se empeña en vivir con nada.
    Una naciòn sin amor entendido en entrega y servicio. Demasiado egoista para una historia forjada en solidaridad y entrega.
    Quiero que este año que se inicia nos levante a todos de la postraciòn de creer que esto nomas es lo que podemos ser. De esa creencia que nada puede cambiar en un “ko ero” que no sabemos si existe por eso alargamos tanto la descripción del amanecer.
    Quiero un Paraguay conciente de su valor como proyecto colectivo, menos egoista, trágico e indigno. Un país de gobernantes que se parezcan a lo mejor que tienen sus habitantes y no a sus flaquezas, debilidades, vicios y falta de caracter.
    Quiero y trabajo por un país que piense menos en el derecho ausente y mas en la justicia presente y deseable.
    Un pais que sepa leer y escribir para decirles a los demas que con ellos no se meten para someterlos sino que ellos se someten a sus mandatos. Un país donde los mandatarios sepan que no pueden robarle tan fácilmente la ilusiòn y menos el futuro de sus mandantes.
    Por eso en estas últimas horas del 2015 e inicio del 2016 deseo que el che mboriahu pero che delicado (soy pobre pero digno) sea un grito de rebeldía y de uniòn entre todos..
    En lo personal, ya Dios sabe lo que deseo..
    Salud 2016!

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 enero, 2016, 5:54 pm
  6. En busca de un 2016 de realizaciones

    El año 2016 que recién comienza promete ser un tiempo en el que la creatividad y la capacidad de encontrar salidas a las crisis desatadas en todo el mundo por diferentes motivos será la llave maestra que sostenga la economía de los países, especialmente los de Latinoamérica.

    Según el informe emitido ayer por referentes del Banco Mundial a la prensa europea, “Latinoamérica ya no es la misma que era a principios del milenio”, y agregan que “el auge de las materias primas fue el motor detrás de logros significativos con respecto al empleo, los salarios y el nivel de pobreza en toda la región y terminó cambiando el panorama económico favorablemente”.

    Esa situación beneficiosa que afectó favorablemente a países como Brasil, cercano a nuestra economía, y a otros países de la zona ha variado luego de diez años de constante crecimiento y –según el BM– impulsado por el empuje de China. Ahora, la desaceleración del crecimiento del país asiático causa un efecto adverso y Latinoamérica deberá adaptarse a esa nueva situación, acomodándose a una realidad que ya no representa una catarata de buenas noticias.

    Sin embargo, cabe destacar que no todas son noticias desalentadoras, ya que los mismos expertos del Banco Mundial destacan que se pueden alcanzar buenos resultados poniendo en práctica planes y estrategias positivas que ayuden a proteger a los más vulnerables socialmente, no solo con aportes económicos o pagos de subsidios, sino creando empleos en esos sectores y ayudando a promover la cultura del trabajo que tiene un efecto multiplicador más que importante.

    Según el mismo informe de la institución internacional, la clave para mantener un nivel de empleo satisfactorio e incluyente para Latinoamérica será la capacidad y el espíritu emprendedor que caracteriza a los latinoamericanos. “La región tiene la fortuna de contar con un notable espíritu emprendedor. Hoy en día, el 60% de los latinoamericanos en edad de trabajar tiene su propio negocio o trabaja en una empresa pequeña, y se prevé que estas iniciativas seguirán teniendo importancia en el mercado laboral latinoamericano en el 2016”, dice el Banco Mundial.

    Y es a ese sector, el de los emprendedores que se deben aportar mayores recursos y esfuerzos, a través de créditos accesibles, pero también en capacitación y apoyo en sistemas de administración y herramientas que sirvan para que las pequeñas empresas y emprendimientos no se queden varadas en el camino, sino que crezcan y generen también empleos de calidad para las comunidades.

    Definitivamente, el gran desafío para nuestro país en el 2016 debería ser impulsar la educación de calidad, que es una de las maneras más efectivas de lograr avanzar en los objetivos trazados para combatir la pobreza. La educación sigue siendo una asignatura pendiente en nuestros países, por lo que es vital que se tenga entre las prioridades más urgentes. Lograr que los jóvenes –que en nuestro país son inmensa mayoría– encuentren una salida laboral de calidad al terminar sus estudios implica también promover carreras que apunten a esa realidad que hoy debemos afrontar. Ejemplos positivos de lo que se puede lograr gracias a la formación de calidad, un país pequeño como el nuestro, incluso sin los recursos naturales de los que dispone el Paraguay, sobran en el mundo.

    Por ello es importante que estemos dispuestos –desde todos los sectores, tanto público como privado– a invertir recursos tanto económicos como técnicos y creativos para superar los obstáculos y aumentar la capacidad de producción e innovación.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 enero, 2016, 5:38 pm
  7. Por unas calzas ajustadas y una bola de pelos
    Por Luis Bareiro

    La señorita embutida en una ajustada calza de gimnasio apareció en pantalla junto a la bola peluda y ruidosa del perro. Era un sábado de mañana. Vino a marcar y se fue. Después demostró su omnipresencia tirada en una playa brasileña sorbiendo con fruición su caipiriña mientras más de mil kilómetros al sur el registro digital de la Contraloría apuntaba mágicamente su ingreso a la misma hora.

    Este diario dio cuenta del prodigio con profusión de pruebas, un fenómeno al que sumó más tarde una larga lista de trapisondas, todas a cuenta del dinero público.

    Lo conocimos como “el escándalo de la secretaria vip” y generó tal indignación en una sociedad por lo general abúlica que terminó con la destitución e imputación del contralor, su pulposa secretaria y varios de los parientes e incondicionales de ambos.

    Hasta entonces, sin embargo, la bronca colectiva solo había tenido proyección virtual. Nos rasgamos las vestiduras en las redes sociales, con los dedos crispados sobre el teclado, pero no más que eso.

    La historia, empero, estaba por cambiar. Un grupo de estudiantes de colegios privados cruzó la cómoda línea del plagueo tuitero y armó lío papal en las calles pidiendo mejor educación para sus compatriotas menos afortunados, los que padecen la educación pública. Fue doble la sorpresa porque no solo mataron la modorra de la inercia social, lo hicieron defendiendo intereses que ni siquiera eran suyos.

    Paralelamente, este diario empezó a publicar nuevos milagros del secretariado vip, esta vez de la cúpula de la universidad del Estado. Una puntillosa investigación dejó a la UNA impúdicamente desnuda, revelando un nivel de corrupción galopante.

    Y por fin el gigante despertó. La juventud universitaria, la cantera revolucionaria natural de toda sociedad, reaccionó y lo hizo de manera ejemplar, iniciando lo que puede ser el mayor proceso de transformación de la educación terciaria de nuestra historia.

    Decanos y directores renunciantes, renunciados, escrachados e imputados. Un rector preso, planilleros a la calle, una reforma estatutaria en ciernes.

    De no creer. Parecemos suecos.

    La UNA no se callaba todavía cuando se sumó al escándalo mediático la corrupción de los intendentes. Desfachatados, pornográficos y narcos. Su miseria recorrió la televisión y las tapas de los diarios. Y esta vez la masa tuitera llevó la indignación a las urnas propinándoles una paliza electoral. Ni la generosa billetera presidencial evitó la debacle.

    De guinda, la sensación de impunidad criolla recibió un golpe internacional demoledor con el escándalo de la FIFA y el reparto de imputaciones a figuras hasta entonces intocables, y una patadita interesante a nivel local con la condena ejemplar a los vaciadores de la Cajubi.

    Definitivamente, fue un gran año ciudadano. Redescubrimos nuestra propia fuerza. Falta un montón, es cierto, pero tengo la impresión de que los que se creían dueños monopólicos del poder nos miran ahora con otros ojos. Hay un ligero toque de miedo en la mirada; y eso es bueno, deliciosamente bueno.

    Por eso, brindo por las calzas ajustadas y la bola de pelos con las que empezó todo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 enero, 2016, 5:34 pm
  8. Por lo menos

    Por Benjamín Fernández Bogado

    Vale la pena intentar algo diferente a lo que somos. Por lo menos con ello algo de lo que nosotros hemos recibido habremos mejorado. Intentemos ser un país de oportunidades y posibilidades. Menos egoísta entre los sectores más favorecidos, más esforzado entre aquellos convencidos de que la pobreza es una fatalidad. Por lo menos, hagamos el esfuerzo de ser diferentes a lo que somos.

    Abandonemos el área de confort que nos hace parecer a muchos que este país, a pesar de todo, es un edén porque los mangos que caen diseminados en las calles no son aprovechados por nadie.

    Por lo menos hagamos el esfuerzo de consumir lo que sembramos, de cuidar la tierra que heredamos, los cauces de agua de donde extraemos lo que consumimos.

    Por lo menos entendamos que las aguas cloacales no deben ser depositadas en el río sin previo tratamiento.

    Por lo menos entendamos que la basura bien organizada es una fuente de riqueza y no hacer de los vertederos el espacio de donde emergen gancheros y músicos con objetos reciclados.

    Basta de tanta condescendencia con la miseria, que por ese camino terminaremos todos por ser miserables.

    Basta de buscar culpables a la realidad que toleramos y asentimos. No más historias ni cuentos, más sueños con futuros construibles.

    Seguimos comprando los mismos espejitos que bajaron de los bergantines. Hoy lo hacen con teléfonos tan inteligentes que acabaron con la palabra y el diálogo. Si “el límite de nuestro mundo es el límite de nuestro lenguaje”, como diría Wittgenstein, pobre Paraguay, que solo usa 200 palabras por día de un idioma con más de 300.000 vocablos. Por lo menos hagamos el ejercicio de aprender, de leer, de estudiar, de ser mejores para que tantos que sepan espanten por fin a los mediocres filibusteros que asaltaron el poder hace una buena cantidad de tiempo y que hoy se ufanan de sus logros. Por lo menos intentemos para sabernos capaces de transformar lo que nos dejaron en herencia.

    Este país nos necesita más de lo que nosotros pensamos. La tierra yerma y roturada nos grita un compromiso distinto al que tenemos. Por lo menos hagamos el intento entre todos. Hay muchos que diariamente lo hacen de forma silenciosa y sostenida. Millones quizás que resisten estudiando, trabajando y creando. Haciendo solos lo que debíamos hacer juntos. Por lo menos lo intentan y siguen adelante.

    No temamos a los controladores sociales que se ufanan en poner en ridículo al que trabaja mucho, estudia bastante, se aplica o es responsable.

    La cigarra siempre cantó mientras la hormiga trabajaba.

    Aprendamos el buen hacer que nos da la satisfacción cotidiana de irnos a la cama con la conciencia de que valió la pena el esfuerzo del día.

    Construyamos la rutina de la excelencia y la calidad que acaban dándole valor a la marca país. Por lo menos no rehuyamos la ocasión de construir referentes distintos a los corruptos, contrabandistas y narcos que lamentablemente para muchos se han convertido en modelo a imitar.

    Por lo menos hagamos que el esfuerzo sea posible. Que valga la pena vivir en un país que tiene todo para ser mejor de lo que es, pero que desafortunadamente la vulgaridad, la incompetencia y la corrupción lo han hecho un país cualquiera.

    Cuando nuestras autoridades sean noticia por las cosas buenas que hagan y no por los terrenos que quieren fagocitarse, en ese momento por lo menos nos habremos dado cuenta de que Paraguay merece nuestro esfuerzo, dedicación y trabajo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 enero, 2016, 5:33 pm
  9. Desafíos 2016
    Por Arnaldo Alegre

    inundación: La solidaridad sin previsión es absolutamente inútil. El puro asistencialismo es insulso, ineficiente, poco práctico y hasta corrupto si no se ataca la raíz del problema.

    Las cíclicas crecidas –casi el único fenómeno climatológico masivo que afecta nuestro país desde las penumbras del tiempo– es una demostración cabal de nuestra inveterada desfachatez.

    Hay todo un círculo venal que se alimenta de esta paraguayidad. El río sube, los bañadenses huyen, los políticos aprovechan y el Gobierno los ayuda. Después baja el río, los damnificados vuelven a sus chabolas miserables, el Gobierno hace un recuento de gastos que a todos les resulta sospechoso, anuncia la imperiosa necesidad de obras, los políticos prometen ayuda y todo sigue igual… así por los siglos de los siglos sin que nadie dé un corte final y nadie exija, sobre todo los afectados, una solución de fondo.

    Para este año se anuncia la reedición de la mayor inundación de la que el Paraguay tenga memoria. Allí la solidaridad será un triste paliativo. Casi una victoria pírrica.

    CRECIMIENTO: La economía ordenada es una de las principales bazas de los últimos gobiernos, en especial del actual, que hizo gala de su prudente manejo de los índices macroeconómicos.

    El crecimiento extraordinario de hace un par de años parece a esta altura una quimera. Los productos agrícolas no procesados están lejos de las ganancias siderales de antaño. Hoy todo es más módico.

    Un país ordenado es bueno para enfrentar crisis. Pero una economía timorata, avara, casi de almacén, es absolutamente contraproducente.

    Tarde o temprano la falta de audacia de las autoridades para tomar riesgos, incluso a cuesta de las cuentas modelos, puede hacer que la economía pierda más fuelle y sea cada vez más complicado impulsar el crecimiento.

    democracia: La democracia, al menos como la ven los ojos menos pacientes, está en un lento suicidio en Paraguay.

    La corrupción, el prebendarismo, la ineficiencia, las roscas políticas hambrientas y los narcos hieren de muerte al sistema.

    Y es de responsabilidad de los actores políticos salvarla, antes de que vuelvan a salir los fantasmas autoritarios que tanto daño hicieron antaño al país.

    periodismo: Aunque nadie nos premió, Última Hora hizo el año pasado un periodismo comprometido con la honestidad, la democracia y la verdad. En 2016, queremos seguir así.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 enero, 2016, 5:30 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

fotociclo ✓

Las luces de la costanera rodeando la ciudad

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: