estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Eligio Ayala y la honestidad

El Dr. Eligio Ayala fue ministro de Hacienda y presidente de la República. En ambas funciones –y otras varias que tuvo– dejó el ejemplo de que con dos cualidades, eficiencia y honestidad, es posible enderezar el destino del país. La eficiencia, a más de talento, necesita de patriotismo. La honestidad no es una palabra, es una conducta.

Los esfuerzos de Eligio Ayala fueron sanear las finanzas públicas con rigor espartano. Ni un centavo para los proyectos ostentosos, innecesarios, disparatados, menos aún para alimentar la codicia y la corrupción de los amigos y correligionarios.

Julio César Frutos acaba de publicar “Eligio Ayala – el estadista en una democracia incipiente”. Contiene documentos inéditos que ayudan más todavía a conocer la personalidad de un estadista que trascendió su tiempo. El programa de gobierno, las cartas personales, algunas de las medidas que tomó en función de sus responsabilidades con la nación, su carácter, son algunos de los tópicos estudiados con rigor por el autor de esta excelente biografía. A más, desde luego, de sus estudios y estadías en el exterior, los idiomas que llegó a dominar. En fin, todo esto unido a su honestidad que le hacía enemistar con quienes procuraban sacar provecho indebido.

Ayala fue del Partido Liberal. Pero en la función pública fue esencialmente paraguayo.

Con Eligio Ayala sucede algo singular. Sus correligionarios, y quienes no lo son, recitan su nombre con respeto, admiración y asombro. Entonces uno se pregunta: ¿Por qué no se copia el modelo que se dice conocer?

Tendríamos otro país, uno muy distinto, si nuestras autoridades practicasen lo que tanto dicen valorar en otras personas. Si se aplaude la honradez de Eligio Ayala, ¿por qué no hay otro Eligio Ayala en la función pública? ¿Es un imposible? ¿Es tan difícil vencer la tentación de meter la mano en los bolsillos del pueblo? ¿Es muy complicado atender primero los intereses de la nación y después, si cabe y es lícito, los del amigo, correligionario o parentela?

Eligio Ayala nació en Mbuyapey en 1880 y murió trágicamente en Asunción el 24 de octubre de 1930, siendo ministro de Hacienda luego de haber ocupado la Presidencia de la República hasta 1928. En 1905 obtiene su doctorado en Derecho y unos años después viaja a Europa: Francia, Alemania, Inglaterra, España, Suiza. En este país, en 1915, escribe sus “Reflexiones sobre política nacional”, según las cuales, “para fabricar salchichas se requieren aptitudes especiales; para ser legislador o ministro en el Paraguay el talento y el conocimiento son superfluos. La preparación, el carácter, la honestidad a veces estorban. Valen más ciertas contorsiones y genuflexiones del cuerpo que veinte años de estudios, que la decencia y la probidad. Los que ocupan los puestos públicos creen saber todo, se creen aptos para todo, pierden conciencia de la propia ineptitud”. En estas palabras están su conducta: Decencia, probidad, aptitud, como herramientas para la función pública. Son los mismos valores a los que permaneció fiel hasta su muerte.

El libro de Julio César Frutos aparece en un momento oportuno. Entre otras cosas porque vemos en las necesidades de los miles de damnificados la consecuencia de una larga corrupción. Si se tiene la idea de que la honestidad es una virtud, la coherencia exige practicarla. Si no, se queda en el mero discurso.

Feliz año.

Por Alcibiades González Delvalle

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/eligio-ayala-y-la-honestidad-1441104.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,679 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: