estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cuando uno más uno es menos

Cuando las cosas son muy pequeñas y se las quiere comparar entre sí y hallar alguna eventual diferencia, suele ser difícil, y a veces se necesitan aparatos sofisticados para establecer medidas y/o características.

Pero hay “objetos” que para diferenciar su tamaño o volumen bastaría con el sentido común o la lógica, o un breve cálculo matemático, aunque también es cierto que en ciertos ámbitos la suma de 1+1 no siempre es dos, ya sea por la tergiversación de los factores o por los intereses en juego.

En ese sentido, se imaginan ustedes que en pleno siglo XXI, con todos los adelantos, no seamos capaces de determinar cómo se esfumó la nada pequeña porción de 3.253 hectáreas de las hoy polémicas tierras de Barbero Cue, distrito de Aguaraymí, Dpto. de San Pedro. Los documentos originales, legítimos y legales, hablan de que esa propiedad tiene y ha tenido siempre un total de 17.343 hectáreas. Sin embargo, he aquí que una mensura efectuada en el año 2013 pudo encontrar solamente 14.090 hectáreas.

Esta propiedad fue entregada a la República de Italia, que luego decidió donar o ceder la misma a nuestro país para ser concedida a ocupantes sujetos de la reforma agraria.

Los ocupantes campesinos no están de acuerdo en que el caso se cierre administrativa y jurídicamente en las 14.090 hectáreas, porque sospechan, y con toda razón, que el resultado correcto para 1+1 es dos. Por eso insisten en que se haga una nueva mensura para localizar la cantidad que dicen los documentos originales. Es comprensible, y así lo han entendido también jueces que autorizaron la nueva mensura.

Se oponen empresas que poseen grandes o medianas extensiones de tierra en el área. En algunos casos alegan motivos de forma y en otros, de fondo. Han llegado a afirmar, incluso, que las 17.343 hectáreas nunca existieron más que en los papeles.

Cuentan las profusas publicaciones documentadas que viene haciendo nuestro diario que existe un informe de los Registros Públicos que deja constancia de que la referida finca (N° 231/Padrón N° 682) tiene efectivamente “17.343 has con 75m2”, y que “no ha sufrido modificación en relación a su superficie” ni “restricción de dominio”.

Por otro lado, más allá de si las empresas que se oponen a la nueva mensura tienen argumentos legales suficientes, la nueva mensura ya ha sido ordenada y si fue suspendida por tercera vez el pasado día 28 de diciembre se debió solamente a que el profesional que debe hacerlo, Santiago Vera Duarte, no pudo acudir porque fue detenido en una unidad castrense por motivos que se desconocen, pero en su condición de militar activo. Una situación extraña.

De todas formas, claramente, el problema no es matemático, porque si así fuera ya estaría resuelto. Puede ser científico, pues aquí se esfumaron 3.253 hectáreas y nadie dice tenerlas; o quizá sea una cuestión religiosa, pues la otra opción es que hayan ascendido a los cielos.

Por Jorge Benítez Cabral

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/cuando-uno-mas-uno-es-menos-1441115.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Cuando uno más uno es menos

  1. Caja de Pandora

    Por Omar Acosta Insfrán, ABC color

    Las tierras de la colonia “Andrés Barbero” (Barbero Cue) se convierten en una verdadera caja de Pandora con los conflictos sociales, jurídicos –con fuerte influencia de políticos– y las constantes grandes dosis de mentiras que no conducen a ninguna solución para regularizar las tierras. A todo eso se suma la falta de interés, seriedad y sinceridad del Gobierno nacional con respecto al caso.

    Andrés Barbero había adquirido el inmueble de 17.343 hectáreas en un remate judicial. Luego, en el año 1951, las tierras ubicadas en el distrito de San Pedro de Ycuamandyyú fueron donadas al Gobierno de Italia.

    El inmueble quedó abandonado y, de a poco, en forma irregular, se fue poblando hasta convertirse en la zona más productiva. Actualmente está totalmente ocupada.

    Desde hace años los políticos utilizan como caballito de batalla la intención de regularización la tenencia de esas tierras.

    En 2012 el Gobierno de Italia devolvió a nuestro país las tierras. Cuando todo apuntaba a que al fin los ocupantes podrían contar con el título, la situación se presenta complicada.

    Se realizó una mensura con la que solo se pudo hallar algo más de 12.000 hectáreas, pero los pobladores exigen las 17.343 hectáreas. Con este panorama se desata un conflicto jurídico con los propietarios de inmuebles colindantes.

    Existe una presión social por obtener 17.343 hectáreas como figura en los papeles y se agrava por la falta de sinceridad, de interés y trabajo serio por parte del Gobierno.

    Los ocupantes sueñan con el título del inmueble que ocupan y se formaron grupos de “sintierras” que pelean por los supuestos excedentes de tierras, que aseguran están en poder de ganaderos.

    Por ahora urge sincerar, hacer en forma clara la mensura, registrar y titular las tierras, no dejarse llevar por las presiones sociales, y que los políticos dejen de manipular y crear grupos de agitadores que solo empeoran el problema. Algunos autodenominados donatarios y sintierras incluso recaudan en forma dudosa con promesa de tierras.

    La solución está en poder del Gobierno. Debe encargarse de registrar, entregar las tierras y poner fin a trámites, gestiones y conflictos inútiles entre los ocupantes.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 03/01/2016, 17:18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,674 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: