estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

A los honorables concejales municipales

Al igual que el intendente, los concejales municipales también comienzan sus funciones correspondientes al nuevo periodo. Es de suponer que los nuevos ediles leyeron la Ley Orgánica Municipal (LOM) antes de asumir el cargo y que están dispuestos a cumplir con los deberes y a ejercer las atribuciones que ella establece.

La corrupción y la ineficiencia de las municipalidades son atribuibles a la falta de honestidad y a la ineptitud, tanto de los intendentes como de los concejales. Ellos son corresponsables, ya que el Gobierno está a cargo de la Junta Municipal, que es el órgano normativo, de control y deliberante, y de la Intendencia Municipal, que se ocupa de la administración general. Los concejales no deben ensuciarse ni lavarse las manos, sino representar fielmente a los vecinos, sancionando ordenanzas atinadas, vigilando la gestión del intendente y debatiendo sobre asuntos de interés general. Si descuidan esas funciones, traicionando a los contribuyentes que les pagan sus dietas, nada tienen que hacer en una Municipalidad. Más aún, los nuevos que ingresan en este periodo deben tratar de revertir la pésima fama de los que se han atornillado en los escaños de la Junta Municipal y lideran las organizaciones de tipo mafioso que lucran con los servicios comunales.

La importancia de la tarea de los concejales se desprende con nitidez de las facultades que les otorga el art. 36 de la LOM y que están ligadas al uso de los fondos públicos. Entre ellas figuran la de aprobar la adjudicación de las licitaciones públicas y la de por concurso de ofertas, así como la venta de bienes del dominio privado municipal. La penosa experiencia enseña que aquí hay un vasto campo para la corrupción, que requiere la complicidad o la negligencia culposa de los ediles: sin su conformidad, sería imposible que haya sobreprecios en las contrataciones o precios irrisorios en las ventas. Justamente, el senador Jorge Oviedo Matto, arengando a candidatos de su Partido Unace para concejales, alguna vez aludió a las contrataciones municipales como una importante fuente de “ingresos adicionales” para los ediles capitalinos, y uno de estos –Yamil Esgaib, colorado– hasta se refirió en plena sesión de la Junta Municipal al “vuelto” que suelen dejar tales operaciones en los bolsillos de los ediles.

De obvia importancia es la atribución de sancionar cada año el presupuesto municipal y de controlar su ejecución. En este punto, en particular, el desempeño de los concejales suele ser tan lamentable que ni siquiera exigen que el intendente les presente la rendición anual de cuentas de la ejecución presupuestaria, para su aprobación o rechazo. Cuesta creerlo, pero ocurre que muchas veces el Ejecutivo municipal escapa a todo control de gastos, de modo que la Junta Municipal ignora lisa y llanamente lo que se hace con el dinero que aportan los ciudadanos y si se acata o no la norma que prohíbe gastar en servicios personales más del 60% de los ingresos corrientes ejecutados, que es lo que en realidad siempre ocurre dada la extendida práctica del prebendarismo.

Otra facultad que tienen los concejales es la de autorizar la contratación de préstamos. En varios lugares, entre ellos Asunción, un préstamo es autorizado para pagar sueldos del personal municipal, pese a que la LOM prohíbe taxativamente realizar operaciones de crédito público para financiar gastos corrientes, entre los cuales el mayor es el relativo a los servicios personales, cuyos montos son desmedidos debido al exceso de funcionarios y de contratados. Los ediles deben saber que son personalmente responsables con sus bienes por los daños que causen a la Municipalidad los actos y las operaciones ilegales que ellos autoricen. Esta disposición de la LOM, que le da una consecuencia efectiva a la corresponsabilidad antes referida, evidencia que los miembros de la Junta Municipal no deben quedar impunes por los hechos ilícitos a que hayan dado lugar, en perjuicio del erario comunal. La Contraloría General de la República y el Ministerio Público deben tomar buena nota de ellos para que los concejales indignos reciban su merecida sanción. Aparte de cumplir cabalmente con las leyes, los miembros de una Junta Municipal deben estar en contacto permanente con los vecinos para informarles de los asuntos comunales y recabar su opinión al respecto, más allá de lo que la LOM dispone sobre las audiencias públicas y la participación ciudadana en las sesiones plenarias.

La transparencia como antídoto contra la corrupción debe llegar no solo a la Intendencia, sino también al órgano colegiado, para que no se repita lo que pasó con los recursos del Fonacide, de cuya existencia nada sabían los pobladores. Los ciudadanos deben estar al tanto del dinero público que está a disposición del Gobierno municipal. Confiamos en que en los próximos cinco años mejore sustancialmente el trabajo de los ediles: darían un gran paso si no robaran ni dejaran robar.

 

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/a-los-honorables-concejales-municipales-1438490.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

12 comentarios en “A los honorables concejales municipales

  1. ¿CONCEJALES O DEPREDADORES?

    Mario Ferreiro llega a la Municipalidad de Asunción con tan solo dos concejales de su movimiento. Esto significa que tendrá muy pocos “amigos” en la Junta Municipal.

    Está visto que los legisladores son en gran medida responsables de la caótica situación de la ciudad, al propiciar la “colonización” y sobrepoblación del Palacete de Villa Aurelia con todas sus dependencias; Terminal, Mercado 4, Mercado de Abasto, centros municipales. De hecho éstas se han convertido en las principales “vacas lecheras” del municipio.

    En gran medida, por culpa de los concejales el personal fue creciendo en progresión geométrica. Carlos Filizzola y Martín Burt lo triplicaron, producto de las “negociaciones” con los ediles. De 2.200 se pasó a casi 6.000 funcionarios. Enrique Riera y Evanhy intentaron reducir la cifra, pero fue en vano y el plan de racionalización cayó en saco roto con las cuotas exigidas desde el legislativo.

    Con Arnaldo Samaniego el tema personal fue al relajo y se dilapidaron recursos en “planilleros” y en operadores políticos apadrinados por concejales y sindicatos. Se estima que el personal hoy supera los 10.000!

    Incluso la Defensoría Vecinal se llenó de cazavotos, aunque sean analfabetos funcionales. Esta es una de las formas más crueles de desangrar el presupuesto y las arcas ciudadanas.

    Otra forma de depredar la ciudad se da con el poco celo hacia la desocupación de los espacios públicos, sean calles, plazas o paseos centrales. La permisividad municipal es hasta enfermiza. Con tal de ponerse bien con sus “votantes” llegaron a lotear el río y a ceder cuanto pasillo existe para la ubicación de gente hacinada en barrios marginales. El Parque Caballero sigue ocupado así como el Parque Yukyty y ninguno de ellos ha movido un dedo. Los vendedores frustraron la peatonalización de Palma y los cuidacoches están por fundir la Costanera.

    La voracidad también está a la pesca de licitaciones, contrataciones y compras. Hay direcciones muy apetecibles, y en esta administración se han ubicado a los presidentes de seccionales en puestos claves.

    Ahora con Mario Ferreiro, veremos quiénes pasarán a ocupar los cargos: ¿Técnicos, especialistas u operadores de otro color?

    El patrimonio histórico de Asunción también ha sido víctima de la falta de sensibilidad en la Junta. Los mismos concejales han “descatalogado” viviendas excluyéndolas del amparo de las ordenanzas para que los cambien por adefesios.

    El nuevo intendente tiene dos caminos: Poner freno a toda esta histórica depredación o ser parte de ella.

    Por Pedro Gómez Silgueira

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/concejales-o-depredadores-1428963.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16/11/2017, 09:26
  2. Los ediles del Titanic

    Por Pedro Gómez Silgueira

    Ya no hay lugar para un escritorio ni silla, hasta las planteras parecieran “robar” espacio en el bloque B que ocupa la Junta Municipal de Asunción en el Palacete de Villa Aurelia, inaugurado en 1991.

    Cuando se habilitó recién el edificio tenía amplios pasillos que conducían a las oficinas de las comisiones, presidencia y administración.

    Poco a poco los pisos se fueron loteando y cada vez aparecían más “camarotes”, por no decir cuchitriles. Hay mamparas desde el subsuelo hasta la terraza y aquello se parece más bien a un termitero.

    Pasa que el legislativo municipal, cuya función es sancionar ordenanzas y hacer de contralor en el gobierno comunal, se ha convertido en una verdadera máquina de generar empleo y un barril sin fondo para las arcas de la ciudadanía.

    El concejal Carlos Arregui puso el dedo en la llaga al solicitar informes sobre lo que hacen los 1.300 funcionarios de la Junta que este año le cuestan al contribuyente G. 80.573 millones, nada menos que 15 millones de dólares.

    Dividiendo por 24 legisladores tenemos 54 empleados por cada edil. ¿Qué papel podría cumplir esa cantidad para cada concejal en las atestadas oficinas de la Junta?

    Será que la cifra en cuestión incluye los “recomendados” y nombrados por “cupos” que tienen los ediles en dependencias del Ejecutivo para colocar a sus operadores políticos. Muchos tan siquiera figuran en la página web del listado de personal. La transparencia está lejos.

    Suponiendo que cada concejal necesite cierta gente a su servicio para el cumplimiento de sus deberes: uno o dos hacen de secretarios, otro prepara boletines de prensa, uno las minutas, otro atiende llamadas, uno recibe en las audiencias, otro ceba el tereré o sirve el café, hay un chofer y un ascensorista… Más de una decena no nos imaginamos.

    ¿Qué tarea realiza el resto de los 44 funcionarios que corresponden por cada edil?

    En 1997, hace 20 años, la Junta Municipal de Asunción operaba perfectamente con 67 empleados y en 2010 eran 250 funcionarios.

    ¿Cómo es posible que se haya desbordado tanto en siete años con la misma producción de Ordenanzas, incluso mucho menos que dos décadas atrás?

    Los concejales con su grosero prebendarismo lotearon cada centímetro cuadrado de la municipalidad y rifaron el presupuesto que debería ir a otros menesteres más urgentes para la ciudad.

    No solo producen un tremendo daño al gobierno de la ciudad, sino a los mismos funcionarios de carrera y profesionales capaces que hace años ingresaron por mérito propio. Estos son dejados de lado o mandados al freezer para dar lugar a chupamedias y planilleros.

    Lastimosamente, seguirá así hasta que terminen por hundir el Titanic municipal.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 04/11/2017, 08:24
  3. Junta Municipal, cueva de “zoqueteros”

    El concejal asunceno Carlos Arregui (PDP) presentó hace un mes un pedido de informe para saber qué hacen las 1.300 personas que figuran en la plantilla de la Junta Municipal, y que este año les costarán a los contribuyentes nada menos que 80.573.924.564 guaraníes (unos 15 millones de dólares). Hasta el día de hoy, el presidente de este cuerpo colegiado –Hugo Ramírez (ANR)– no se dignó satisfacer su curiosidad, aunque la Junta Municipal resolvió el miércoles realizar una auditoría externa para saber dónde están y qué hacen dichos “asalariados”. Lo que anticipadamente puede afirmarse es que casi todos –por no decir directamente todos– esos funcionarios, contratados y jornaleros no hacen absolutamente nada relacionado con las tareas asignadas, si es que se toman la molestia de aparecer en su lugar de “trabajo”.

    El concejal Arregui también desea enterarse de “dónde está toda esa gente” y de cuál es su régimen de marcación de asistencias, pues dicho régimen estaría diferenciado, tanto que “podés venir solo una hora y te vas”.

    En verdad, si todos acudieran al Palacete Municipal y permanecieran en él, sería imposible que cupieran en los cuatro pisos que ocupa su empleador, salvo que estuvieran dispuestos a apilarse, literalmente. Ni siquiera habría sillas para ese ejército de zánganos. Por lo tanto, es comprensible que no teniendo ni silla haya quienes abandonen apresuradamente la sede de sus “funciones”, solo que esta práctica es absolutamente ilegal.

    Pero en el hipotético caso de que realmente quisieran trabajar y tuvieran espacio, no podrían hacerlo, debido a que la atribución básica de la Junta Municipal es la de sancionar ordenanzas, resoluciones y reglamentos en materias de competencia comunal, para lo cual solo necesita el auxilio de algunos asesores, secretarios y dactilógrafos, sin olvidar a los mozos para servir bocaditos y bebidas. Esos funcionarios, contratados y jornaleros –54 por cada concejal– no podrían dedicarse a inspeccionar el Mercado de Abasto, a dirigir el tránsito, a cuidar parques o a cubrir baches, ya que de esas tareas debe encargarse el personal de la Intendencia Municipal.

    Entonces, ¿qué hace ese ejército de gente para merecer el salario que cobran cada mes, suma de dinero aportada por los vecinos de Asunción? El concejal Arregui parece ignorarlo, pero más de un colega suyo sabe muy bien que no le prestan ningún servicio ni a la Comuna ni a los contribuyentes, y que ellos son vulgares “operadores políticos”, es decir, juntavotos enchufados en el presupuesto para apoyar oportunamente a sus padrinos y a sus aliados.

    Y aquí viene el quid de la cuestión: el proyecto de presupuesto es presentado por el intendente y aprobado por la Junta Municipal; en ese documento figuran las remuneraciones para los “servicios personales”, es decir, los gastos para mantener a esa multitud de parásitos. Por tanto, Mario Ferreiro y cada uno de los ediles que aprobaron el presupuesto vigente debieron estar al tanto de lo que hacen los 1.300 que “trabajan” para la Junta Municipal, pues si no lo sabían no tendrían por qué estar pagándoles ni un centavo.

    Vale la pena transcribir el art. 276 de la Ley Orgánica Municipal (LOM): “Los miembros de la Junta serán personalmente responsables con sus bienes, conforme a las leyes civiles y penales, por los perjuicios ocasionados a la Municipalidad en el ejercicio de sus funciones, por actos y operaciones cuya realización autoricen en contravención a las disposiciones legales vigentes, salvo aquellos que hubieran hecho constar su voto en disidencia en el acta de la respectiva sesión o los ausentes con permiso previo”. Y aún más, el mismo artículo agrega que “El intendente y los demás funcionarios municipales están sujetos a la responsabilidad civil y penal por incumplimiento de las disposiciones de esta ley, en el desempeño de sus funciones”.

    En consecuencia, si la Junta Municipal autorizó a sabiendas un presupuesto presentado por el intendente que contempla pagos por servicios no prestados a ella, el Ministerio Público debe tomar cartas en el asunto. Es tan grotesco eso de que el legislativo municipal sin saber para qué requiera el concurso de 1.300 personas, que cuesta creer que sus miembros no actúen con dolo. Para decirlo con todas las letras: quienes consienten un pago indebido cometen un delito que debe ser sancionado. Todos y cada uno de los miembros de la Junta Municipal, salvo que hayan dejado constancia en acta de su oposición, como expresa la LOM, son cómplices y tan responsables del escandaloso clientelismo que impera en la Municipalidad de Asunción.

    Los ediles capitalinos, de todos los colores, también tienen familiares cercanos y allegados instalados en algún lugar del presupuesto, pero sobre todo cuentan con un entramado clientelístico bien montado, en el que el “cuoteo” funciona a las mil maravillas. No solo se reparten cargos, sino también ciertas dependencias en las que cada día ingresa una enorme suma de dinero, como la terminal de ómnibus, los mercados (Abasto, Número 4 y zonales), Tránsito, y otras, productivas vacas lecheras para algunos popes municipales y sus paniaguados, instalados estratégicamente en esas dependencias municipales recaudadoras.

    Es de celebrar, pues, que a casi dos años de haber asumido el cargo por lo menos un edil haya pedido informes sobre lo que hacen unas personas cuyos salarios están previstos en un documento aprobado por el órgano que él integra y que deberían estar prestando servicios en el mismo asiento de sus funciones.

    ¿Por qué será que el titular de la Junta Municipal aún no se preocupó de responder?

    Los asuncenos y las asuncenas ya no deben permitir que continúe esta indignante repartija de los impuestos y tasas que se le pagan a la Municipalidad de Asunción, y al mismo tiempo comprometerse a nunca más votar por concejales haraganes e inescrupulosos que defraudan la confianza que se depositó en ellos.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/junta-municipal-cueva-de-zoqueteros-1644358.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 04/11/2017, 08:24
  4. “¿Quiénes fueron los neófitos?”

    Como la mayoría de las personas alguna vez soñé con saber cantar, aunque el tiempo me fortaleció otros talentos y hoy no paso de cantar “bajo la ducha”.
    Sin embargo, mi admiración por la voz y el canto permanece intacta. Por eso cuando mi exprofesora de canto tomó contacto conmigo para comentarme la decepción que sufrió, le prometí compartir el tema, ya que nos refleja y concierne a todos, o así debería ser. Transcribo su carta: “¿Qué pasó con nuestro antiguo y hermoso Teatro Municipal? ¿dónde quedó esa bella cúpula, que con su acústica escuchábamos hasta la puerta de entrada y sin micrófono como corresponde al canto lírico? Como exalumna fui a la noche de gala, por sus 50 años, de la Escuela Municipal de Canto ‘Sofía Mendoza’, del Instituto Municipal de Arte (IMA), la misma que dio tantos valores solistas como corales, pero me encontré con un teatro sordo y mudo. Destrozado. El escenario es un cajón, se veían paredes sin revoques y los artistas pegados a esas paredes horribles. Lo único que se conserva es el telón y un piano de media cola –encima rayado y sucio– porque el de cola entera ya no lo vi. Siento profundamente esta situación por el Director del IMA, los profesores, los cantantes, y quiero destacar la emocionante presentación del Coro de Ciegos del Paraguay. Solo los conductores del evento tenían micrófono; instalaron varios, pero como en el estilo lírico y clásico no se usa, por ética, los participantes no usaron y se los escuchó apenas. Fue un placer para mí reencontrarme con mis exprofesores y excompañeros: Dtor. Luis Gómez Núñez, las profesoras Ana María Casamayouret, Rosa González, Estela Orrego, María Alejandra Cabrera, María Magdalena Alonso, Dtor. de coro Manuel Cabral y Juan Vera. Fui alumna personal de la profesora Sofía Mendoza. Una vez más, mi descontento general respecto al nuevo teatro, donde también eliminaron los pasillos. ¿Quiénes lo reconstruyeron o, mejor, destruyeron? Lamentable, neófitos en la materia. Se hubiera logrado una maravilla con mejor acústica. Es mi humilde opinión”, finaliza la mezzosoprano Brunilda Noce.

    Una amistad basada en charlas de arte, el eterno agradecimiento por las clases que recibí de la profesora Brunilda, me llevan a creer cada palabra que escribió, además de la prueba contundente de sufrir, como ella, el tema del sonido en la mayoría de los espectáculos públicos.

    ¿Podrá alguien responderle a la profesora?, porque cercenar un teatro nacional es grave y no merece quedar sin respuesta ni pena.

    Pero hay algo más preocupante, y es que las personas entendidas en arte, educadas, cultas no emitan comentarios, reclamos, y se conformen con el acto social o con un “Estamos en Paraguay, se procura”.

    El Teatro Nacional fue inaugurado en 1855; en su mejor época fue centro cultural de artistas nacionales y extranjeros, pero también a lo largo de las décadas ha sufrido olvidos y desidia.

    Comparto la rabia y frustración de Brunilda: “Tanto esfuerzo de alumnos y maestros para al final no ser escuchados”. Me quedo recordando lo que en clase me repetía hasta el cansancio: “Un cantante lírico no usa micrófono, su voz tiene que llegar nítida hasta el último asiento del teatro”, y graficaba su enseñanza con un apasionado pianísimo.

    Por Lourdes Peralta

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/quienes-fueron-los-neofitos-1630978.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18/09/2017, 08:52
  5. Caciquismo a ultranza

    Por Rosendo Duarte

    Aunque a veces los paraguayos queremos convencernos que la era moderna, el tiempo de un país serio, con reglas claras y juegos limpios ya llegó al Paraguay, la realidad con que nos encontramos no nos permite. Ejemplos de la falta de institucionalidad se ve en Asunción, en Villarrica y cualquier punto del país.

    En la ciudad llamada Corpus Christi, del departamento de Canindeyú, por ejemplo, el caciquismo político impera con toda su dureza, como si el tiempo se hubiera detenido en la edad media.

    Allí está un intendente llamado Carlos Vicente Riveros, que realiza su tercer periodo de mandato, tiempo en el cual fue denunciado tantas veces, como el más afamado “caballo loco” de San Lorenzo (departamento Central), pero sigue libre y haciendo de las suyas.

    Todas las veces que la Contraloría General de la República (CGR) auditó su administración encontró graves indicios de corrupción, pero el mismo continua firme y cada vez más poderoso en su comunidad.

    Actualmente maneja la comuna casi en forma solitaria y sin control ni auditoría. La Junta Municipal, con 12 miembros legales, se dividió en mitades y cada sector formó una nueva comisión directiva. Es decir, existen dos juntos paralelas.

    A seis de los doce concejales titulares desde hace un año el intendente ni sus dietas les paga, porque reclamaron rendición de cuentas al “mandamás”.

    Riveros no actúa solo. Tiene sus tentáculos y soportes políticos que le facilitan salir siempre airoso de sus fechorías mediante “favores” de la fiscalía, Poder Judicial y la Justicia Electoral.

    Los seis concejales opositores a Riveros, simplemente fueron abolidos de la Municipalidad, y aunque viven golpeando puertas en Salto del Guairá, Ciudad del Este y Asunción, nadie les da sus derechos. La Justicia Electoral donde está el caso, simplemente lo ignora.

    Dejar sin cargo a concejales electos por el pueblo en elecciones democráticas es el peor atentado contra el sistema republicano que garantiza nuestra Constitución Nacional. El concejal es la autoridad más cercana al pueblo y ningún tirano debería arrogarse el derecho de arrebatarle su cargo y sus prerrogativas.

    Lamentablemente, en Corpus Christi la “ley del mbarete” y la tiranía imperan a ultranza. Se espera que alguna vez haya un “Sergio Moro” en el Poder Judicial del Paraguay capaz de encarcelar a estos dictadorzuelos corruptos y liberar al afligido pueblo de la opresión a la que está sometido.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 03/09/2017, 15:58
  6. En boca cerrada

    Hay momentos que mejor es callarse, al menos se evita hacer el ridículo y quedar ante la opinión pública como irreflexivos o disparateros, adjetivos que se utilizan para calificar a las personas de corto entendimiento que afirman a veces con convicción de iluminados algunas supuestas verdades que no pueden sostenerse mínimamente desde el raciocinio, la inteligencia o fáciles de constatar lo contrario observando la realidad, hablando con la gente, indagando.
    Un ejemplo, de lo que afirmamos son las declaraciones desacertadas del Presidente del Partido Colorado y Presidente de la Cámara de Diputados Pedro Alliana, quien manifestó que existe más seguridad en el país argumentando que si bien los secuestros son casos especiales, dijo que existen menos delitos, ya que él puede trotar tranquilo por Lambaré sin ser molestado por ningún asaltante, caballo loco o motochorro.
    Lo que Alliana tiene que saber es que el lugar donde el trota en los límites del Yacth y Golf Club, existen guardias privadas casi cada tres casas, obviamente son zonas resguardadas de gente con poder económico en donde casi nunca existe delincuencia, la delincuencia existen en los barrios humildes de Asunción, en extramuros, en el centro, en las zonas cercanas a los asentamientos, esas son las zonas rojas en donde el crimen no para y las fuerzas de seguridad se muestran sin respuestas ante tanta violencia e inseguridad.
    Alliana perdió la magnífica ocasión de quedarse callado o no hablar de un tema del cual indudablemente no puede hablar, porque si hace sus ejercicios físicos en una zona privilegiada de Asunción, aparte se desplaza con vehículos llenos de custodia y colaboradores por las calles, abriéndole inclusive el paso para que no sufra de los consabidos embotellamientos del tránsito, difícilmente los delincuentes menores que azuelan la ciudad podrán acercarse a el y su comitiva.
    Es una pena que este personaje venido del interior olvide tan pronto su origen y su pasado relativamente reciente, cuando tenía que como cualquier ciudadano paraguayo padecer las inseguridades crecientes que se generan en el país por faltas de políticas eficaces de seguridad y el crecimiento desmedido de las graves asimetrías sociales que abre una gran brecha entre los que poseen mucho y los que no tienen nada.
    Estas opiniones enervan a la ciudadanía pues comprenden cuán lejos están sus autoridades de la realidad que debe padecer todos los días el pueblo trabajador, nadie puede pedir que de la noche a la mañana y por magia o milagro termine la delincuencia, lo que se quiere ver es un trabajo sistemático de lucha contra este flagelo por parte de la policía para morigerar el delito y no que los mismos agentes del orden integren bandas criminales que roban y matan a sus conciudadanos o en otros casos liberen territorios para que los delincuentes trabajen libremente para cometer sus fechorías.

    Andrés Granje

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 03/09/2017, 15:35
  7. Inmadurez e irresponsabilidad
    23 diciembre, 2016

    Disputas de nuestros políticos más se asemejan a peleas de parejas de adolescentes. No existe una pizca de madurez que permita elevar el nivel de discusión y de apuntar y apuntalar proyectos que bendiciendo a la mayoría. En ese contexto no importa que fracasen proyectos ni que se trabe el desarrollo con tal de hacer fracasar al bando contrario.
    Con semejantes actores políticos ni siquiera es posible plantear acuerdos ni alianzas, porque estos normalmente se fundamentan en el compromiso, la madurez y la racionalidad. Se sabe que las personas inmaduras no pueden asumir compromisos porque son inconstantes. Cuando llegan a cierto grado de madurez y responsabilidad pueden distinguir claramente entre aquellos valores y renunciar a caprichos en pos de un interés mayor.
    Esta inmadurez se nota a nivel de política nacional, regional y se replica hasta en las organizaciones vecinales. Esta absoluta falta de seriedad es el perfecto paraíso para los inescrupulosos que aprovechan las posturas radicalizadas y se colocan en la columna del medio para negociar y comerciar sus votos para volcar la balanza hacia donde haya más plata. Todo amparado en la más absoluta impunidad porque el pueblo no les pedirá cuentas y los volverá a elegir en las próximas elecciones.
    Como ejemplo tuvimos no hace mucho el caso de la Junta de Presidente Franco, donde las sesiones se suspendieron en varias ocasiones porque no había quórum para la elección de autoridades. El problema era que no se tenían los votos necesarios para imponer un presidente afín al intendente.
    Lo mismo está ocurriendo ahora en Mallorquín, donde el intendente está buscando que su hermana sea la presidente del legislativo municipal. Como no cierran los votos, cada sesión se suspende por falta de quórum. Se destacará cuando uno de los concejales negocie para su beneficio personal su voto en la junta traicionando a la ciudadanía que le votó. Lo peor es que esta traición se quedará solo en la anécdota porque en dos semanas nadie ya se acordará y ellos seguirán impunes mofándose de la gente. Es lo que pasó no hace mucho en diputados donde tres parlamentarios comercian groseramente sus votos. A estas alturas ya nadie se acuerda de la vergonzosa tranzada. La ciudadanía irresponsable elige y mantiene representantes irresponsables.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23/12/2016, 07:59
  8. Nenecho, ¿sos o te hacés?
    Por Hugo Barrios

    Óscar Rodríguez es concejal municipal de Asunción. Se lo conoce más por su sobrenombre: “Nenecho”. Es ingeniero comercial y licenciado en administración de empresas. No es tonto, o al menos tiene una buena formación académica. Una minuta que presentó en la Junta Municipal, sin embargo, me hace dudar de su inteligencia.

    A su criterio, el programa televisivo “Calle 7″ debe ser declarado de interés municipal. El edil alega que este espacio de TV fomenta la sana competición, el trabajo en equipo, la disciplina y que aleja a los jóvenes de los vicios. Claro, el componente del legislativo comunal fue alguna vez uno de sus participantes.

    El bueno de Nenecho es el mismo que planteó que haya 3 mil tragamonedas más en Asunción para fomentar el turismo. Entró a la arena política representando la sangre joven de su partido: la ANR. Sin embargo, con estas ideas que poco bien le hacen a la ciudadanía no hace más que desilusionar a quienes representa.

    Seguramente, está al tanto y vive en carne propia los múltiples problemas por los que atraviesa la ciudad: calles llenas de basura, tráfico caótico, baches por doquier, pobreza. Por eso me cuesta digerir que haya craneado que se declare como algo importante para el municipio un reality que, dudo mucho, sea de utilidad para los jóvenes. Por eso, te pregunto, Nenecho: ¿Sos o te hacés?

    Como era de esperarse, los internautas “trozaron” al incipiente político por considerar que la minuta no aporta absolutamente nada de provecho. Lo único que obtuvo Nenecho en todo este “debate” es que se ganó el interés mediático, sin importar que hubiera más palos que aplausos, una fórmula que sigue aplicando a la perfección su ¿mentor? Hugo Ramírez, presidente del organismo municipal. De hecho, la minuta presentada ya es, por lejos, su proyecto de mayor notoriedad.

    A este paso, no es descabellado pensar que mañana otras figuras de reality ganarán más espacio en la cosa pública. Es lo más natural, porque la política en este país hace rato que no es más que una joda, un fantoche, un mamarracho. Ya tú sabes.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15/06/2016, 08:46
  9. Desgracia de vivir en Roque

    Cirilo Ibarra Enciso.
    Para muchos conciudadanos, es una verdadera desgracia vivir en Mariano Roque Alonso. Es una desgracia vivir en una ciudad peor calificada, por lo menos en el departamento Central y todo por culpa de sus sucesivas pésimas autoridades municipales. Es una ciudad en pésimas condiciones en todos los sectores.

    Como en cualquier estamento, siempre habrá los que tal vez exageran un poco y ya están comparando a los gobiernos de turno de esta comuna con la “plaga bíblica”. Y en este caso especialmente la artillería apunta a los concejales, debido a que esta semana serán protagonistas estelares, porque deben estudiar y aprobar o rechazar el balance del ejercicio 2015.

    Pero como diría Javier Zacarías Irún, “Existen concejales haraganes, concejales sinvergüenzas y concejales a quienes lamentablemente no les interesa el pueblo, no les interesa la ciudadanía, no les interesa la ciudad, solamente les interesa destruir la ciudad”.

    Los ediles roquealonseños, que deben ser los mejor pagados en todo el país, ¿estarán estudiando realmente los documentos?, o solo estarán analizando las propuestas, cuanto les ofrecen para cerrar los ojos y no observar ninguna irregularidad en las ejecuciones.

    De ahí surge la expresión plaga bíblica, que conforme al uso popular, quiere decir que alguien, algunos o todo un pueblo están recibiendo un padecimiento o castigo de proporciones bíblicas, es decir inimaginable e insuperable. Y ese es el sentimiento hoy en Mariano Roque Alonso.

    Los concejales, muchos de ellos que vienen desde el periodo anterior, no hicieron una sola cosa importante, no presentaron ni un proyecto y menos tuvieron iniciativas que puedan redundar en beneficio de toda la población.

    Y estos incapaces, inútiles, supuestos representantes del pueblo, se “tragan” millones de la plata de los contribuyentes. Ya hace un tiempo atrás, en un cálculo que hicimos, encontramos que los concejales roquealonseños se adjudican alrededor de G. 5.000.000 por hora, cada uno, considerando el poco tiempo de “trabajo” que tienen.

    Mensualmente cobran dietas de unos 20 millones de guaraníes. Al año cada concejal gana cerca de G. 250 millones. Pero hay que considerar también que los gastos de estos haraganes no terminan en las dietas, porque están los rubros de alimentación. Cada sesión de la Junta cuesta alrededor de G. 250 mil, porque la mesa se llena de bocaditos, gaseosas, etc.

    Y todavía hay más, más gastos de la plata de los contribuyentes, relacionados con los “legisladores” porque cada concejal tiene a parientes, operadores políticos, empleados que son directamente planilleros, con “jugosos” sueldos y ni son conocidos en la Municipalidad.

    Dentro de todo este “circo”, estos personajes, no se dan cuenta que también podrían ser acusados por lesión de confianza y la Ley N° 3.966/2010 “Orgánica Municipal” hace referencia a la responsabilidades de las autoridades municipales. En el Art. 276 señala: “Los miembros de la Junta serán responsables con sus bienes, conforme a las leyes civiles y penales, por los perjuicios ocasionados a la Municipalidad en el ejercicio de sus funciones, por acto y operaciones cuya realización autoricen en contravención a las disposiciones legales vigentes, salvo aquellos que hubieran hecho constar su voto en disidencia en el acta de la respectiva sesión o los ausentes con permiso previo”.

    Y ojala alguna vez, estas y otras autoridades municipales, respondan con sus bienes tantos perjuicios ocasionados a la ciudadanía y que paren en la cárcel también.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 25/04/2016, 09:47
  10. Desarrollo con enfoque territorial

    La presencia en el país de la Agencia de Cooperación de Ultramar del Japón, conocida bajo la sigla JICA, está cumpliendo 45 años con programas de diverso tipo. Uno de ellos tiene una estructura nominal complicada pero que podría resumirse en el concepto de “desarrollo rural integrado con enfoque territorial”. Este no es un concepto propio japonés (hasta donde sabemos) sino más bien una construcción conjunta a través de los años de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Banco Mundial, del Instituto Interamericano de Cooperación Agraria (IICA) y otras entidades similares que han combinado esfuerzos para disminuir y, si posible fuere, eliminar el factor pobreza en América Latina.

    La idea fuerza tras la cual la JICA ha estado y sigue trabajando en el Paraguay en el abordaje territorial está asentada en varios pilares. El desarrollo del territorio debe ser integral, considerando los aspectos económico-productivos, político-institucionales, socio-culturales, ambientales y también el componente humano-personal. Como puede verse, la aplicación de un programa de esta naturaleza exige multisectorialidad vinculada a una alta participación ciudadana.

    Saliendo un tanto del marco de formulación y entrando al terreno de las cosas prácticas, hay elementos que considerar para generar una pregunta básica: habiendo tierra suficiente, agua abundante, clima propicio, gente que busca salir de la pobreza y mercados con una multidemanda evidente, ¿qué falta para que las personas solucionen su problema de pobreza, en no pocos de los casos, extrema?

    Para los organismos internacionales, existe un factor que hace la diferencia: la proactividad. Quiere decir, en buen romance, dejar de esperar que otros solucionen nuestros problemas y tomar la dirección de nuestras vidas. El Paraguay no es tierra arrasada. Hay comunidades que se identifican por su origen, expectativas y necesidades; hay recursos naturales suficientes en cualquiera de ellas que se considere; hay estructura institucional tanto a nivel de gobierno central como de los gobiernos locales; y concurren, a veces hasta superponiendo programas, organismos internacionales de cooperación. JICA aplicó a este escenario una definición que dice: “Similares problemas para alcanzar el desarrollo probablemente tengan causas similares que restringen ese desarrollo en un territorio homogéneo delimitado por características comunes”. La receta, en consecuencia, es trabajar juntos en la formulación de proyectos, aprovechando los recursos disponibles, convocando la oferta institucional del Estado –créditos, tecnología, expertos- y sirviéndose de la experiencia de terceros que han dejado atrás estos problemas hace ya tiempo, como es el caso de Japón. Pero un factor es transversal a todo lo descrito: ser proactivos y tomar la dirección de las cosas. Esperar que otros lo hagan por nosotros no es buena idea.

    Por Cristian Nielsen

    http://www.5dias.com.py/43537-desarrollo-con-enfoque-territorial

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23/12/2015, 06:51
  11. Hugo Jiménez De Recalde · Asunción
    Es hora de pensar en serio en la “reconcentracion” municipal. Basta de seguir parcelando el territorio para crear nuevos caudillos locales y cargos políticos. La descentralización no se logrará concediendo recursos sino, especialmente creando competencias con responsabilidad territorial. No es justo ni ético seguir creando instituciones que no cumplan mínimamente los ordenamientos legales.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23/12/2015, 06:33
  12. La misma historia

    Ayer asumió el nuevo intendente de Yguazú, Mauro Kawano (ANR). La información sobre la asunción señalaba que el nuevo jefe comunal inició sus gestiones en un municipio con una millonaria deuda y una situación “no muy alentadora”, según el mismo declaró ante la prensa.
    Más de G. 500.000.000 adeuda la Municipalidad de Yguazú en concepto de salarios a funcionarios, dietas de concejales, caja de jubilaciones y empresas proveedoras, según el corte administrativo realizado el pasado 17 de diciembre.
    La información publicada señala también que la institución tiene una deuda de casi 40.000.000 por combustibles, que hace 30 días no se recogen basuras y más de tres meses no se reparan caminos. Las maquinarias no pueden utilizarse por falta de mantenimiento y el predio comunal está llena de basuras y criaderos de mosquitos.
    Según el corte administrativo, la municipalidad administrada hasta el 15 de diciembre por el colorado Roberto Ramírez (ANR) adeuda en total unos G. 525 millones de los cuales G. 45.637.995 son por salarios a funcionarios y jornaleros por el mes de noviembre, por servicios varios G. 30.509.234, y por combustibles G. 38.537.868.
    La situación de la Municipalidad de Yguazú es similar a la de la mayoría de los distritos del Alto Paraná. Todos los nuevos intendentes se encuentran con falta de pago a los funcionarios, multimillonarias deudas y administraciones en ruinas.
    Parece una telenovela repetida, si revisamos los archivos de publicaciones de hace cinco años cuando asumían los intendentes encontraremos historias parecidas. Sin embargo, en la historia de nuestro país todavía no se registra ningún caso de intendente que haya pisado la cárcel por mala administración. Muchos cuestionados exintendentes son actualmente diputados, o están en algún otro cargo más jugoso dentro de la estructura del Estado o simplemente están disfrutando de la riqueza que acumuló durante su permanencia a cargo del municipio.
    Está muy bien los plagueos de los nuevos intendentes sobre las deficiencias de las administraciones anteriores, pero no deben quedarse solamente en la simple queja o el lamento. La historia realmente cambiará cuando los corruptos, los sinvergüenzas que decepcionaron al pueblo, aquellos que aprovecharon sus funciones para engrosar su riqueza malhabida, sean procesados y condenados. Mientras, sigamos con el simple lamento, dentro de cinco años volveremos a repetir la misma historia.

    – See more at: http://www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/39275-la-misma-historia#sthash.we9N0brI.dpuf

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23/12/2015, 06:33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Imba’énte ñame’ê chupe, he’íje vakápe ome’êva’ekue kesu.22/01/18

Fotociclo/Juan Carlos Meza

Vehículo kurtural recorriendo los 70 barrios de Asunción. Fotografías: Juan Carlos Meza. Licencia: CC-BY-NC-SA

18:46 #asuncion #paraguay #drone

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,149,821 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Melki Melgarejo

.

Nicodemus Espinosa

.

Caló

.

Yor

.

admin ✓

Un aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.(laovejacien@gmail.com)

abcCOLOR

.

ULTIMA HORA

.

LA NACIÓN

.

CRÓNICA

.

DIARIO POPULAR

.

EXTRA

.

5días

.

A %d blogueros les gusta esto: