estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Es imperativo fortalecer el sistema de jubilaciones y pensiones

Una pensión de vejez digna es un derecho fundamental al que deberían tener acceso todas las personas mayores que dedicaron su vida al trabajo. Garantizar que una persona no caiga en la pobreza cuando llegue al final de la edad productiva requiere de un sistema de jubilaciones y pensiones contributivas y no contributivas de amplia cobertura.

El ahorro previsional y los programas de transferencia de renta fiscal son fundamentales como parte de la política de protección social en los países en desarrollo. Y la disponibilidad financiera de largo plazo de los fondos de pensiones puede contribuir significativamente a las inversiones de capital, claro está, bajo estrictas normas de seguridad y rentabilidad que protejan esas reservas.

La cobertura de pensiones en el Paraguay es de solo 21% de la fuerza laboral, lo que nos ubica entre los países con menor atención de la seguridad social. Ocho de cada diez personas en edad de trabajar no tienen seguro y los que lo tienen son los asalariados del sector formal afiliados al Instituto de Previsión Social y los empleados públicos, maestros, docentes universitarios, magistrados judiciales, militares y policías cubiertos por las cajas fiscales de jubilaciones.

Además de la baja cobertura del seguro social, los exiguos montos de las pensiones no alcanzan para que los jubilados lleven una vida digna, lo que desalienta a las personas en edad productiva a sacrificar parte de su ingreso y consumo presente para asegurar su consumo futuro como adultos mayores.

Otra fuerte restricción es la gran informalidad del mercado de trabajo, que emplea a la fuerza laboral sin ningún tipo de seguro. Esta situación afecta a asalariados, cuentapropistas y trabajadores domésticos que, en su gran mayoría, no conocen sus derechos, pero también a muchos empleados en empresas que eluden su obligación legal de asegurar a sus trabajadores. Por eso, así como se dio inicio a una campaña de educación financiera, también es necesario desarrollar una campaña de difusión y promoción de la seguridad social.

En el año 2009 se puso en marcha un programa de pensión de adultos mayores en situación de pobreza, que les asigna un subsidio equivalente a la cuarta parte del salario mínimo legal que contribuye, en parte, con los gastos de la vejez. En la actualidad esta pensión llega a 148.000 personas que viven en áreas urbanas y rurales del país.

La protección social está vinculada directamente con la generación del ahorro previsional. La cotización en el sistema permite administrar fondos de largo plazo que pueden ser utilizados para financiar las inversiones de capital dentro de un sistema que garantice la seguridad y rentabilidad de los fondos.

El Equipo Económico está embarcado en sacar una ley sobre el sistema de jubilaciones y pensiones, que se viene estudiando desde 2011. Se trata de una iniciativa plausible porque el proyecto de ley establece normas de regulación y supervisión de los fondos previsionales públicos y privados para garantizar la sostenibilidad del sistema y expandir la cobertura para cumplir su finalidad social y no solo objetivos económicos financieros.

Esta legislación permitirá ordenar, profesionalizar y modernizar las diferentes instituciones que administran fondos de pensiones, con adecuados mecanismos de control de los riesgos para los cotizantes y los jubilados y los riesgos fiscales. La creación de la Superintendencia de Jubilaciones y Pensiones implicará la conformación de un equipo técnico interinstitucional, un consejo de inversiones y una comisión calificadora de inversiones, para resguardar los aspectos administrativos, actuariales y financieros del sistema. Además, según el proyecto de ley, los administradores de fondos de pensión deberán presentar los resultados de auditorías externas para garantizar su buen funcionamiento y sostenibilidad. Así, esta superintendencia trataría de expandir y fortalecer el sistema de jubilaciones y pensiones para, de esa forma, cumplir una de las funciones sociales del Estado: la protección social de sus ciudadanos y ciudadanas.

Lo cierto es que el debilitamiento de las redes familiares y comunitarias que suplían las funciones del Estado plantea retos para encarar la pobreza de la tercera edad, considerando el gran número de personas que, al terminar su ciclo de trabajo, necesitan una subvención y atención en su vejez.

En definitiva, el gran desafío para las políticas públicas es emprender acciones encaminadas a la eliminación de la pobreza en la vejez y el mantenimiento de un nivel adecuado de vida de los trabajadores que cumplieron su ciclo laboral.

Por Dionisio Borda (*)

 

 

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

7 comentarios en “Es imperativo fortalecer el sistema de jubilaciones y pensiones

  1. Invisibles

    La semana pasada, una abuela de 74 años fue a parar al hospital molida a golpes por uno de sus hijos. La señora terminó con hematomas en todo el cuerpo, producto de una golpiza dada por su propio hijo de 58 años.
    La gente se espantó un rato en las redes sociales con las fotos y luego continuó su vida, ajena a la realidad de que ese día y ese episodio era uno de los 14 casos que se reportan diariamente en forma oficial (la verdadera cifra es desconocida).

    El año pasado falleció doña Matea, tras una agonía de más de 15 días. Su hijo la golpeó brutalmente y hasta perdió un ojo antes de entregarse a la muerte. En julio del año pasado golpearon salvajemente a otro adulto mayor por haber espantado a un perro.

    Estos casos que trascienden son apenas la punta de un iceberg que oculta una cruda realidad mucho más pavorosa que cualquier argumento de película dramática. Abandonados, tirados en mal llamados hogares que semejan mucho a depósitos, nuestros adultos mayores se quedan a esperar el final con resignación y cero vida digna.

    Trabajamos toda una vida; primero para pagarnos los estudios, luego para intentar cumplir el sueño de una familia, los hijos que van llegando, la salud, los alimentos, la ropa… Aparecen por el camino la escuela, el colegio y algunos cargan también con la universidad de la prole. Cuando llega el momento en que los hijos levantan vuelo, ese adulto se da vuelta a mirar qué pudo construir para su futuro y descubre que no pudo garantizarse una vida digna.

    Se descubre también con tristeza que el Estado tampoco tiene respuestas para sentirnos útiles, con esperanzas, arropados en sueños, en hacer actividades que nunca antes se pudieron hacer porque había que trabajar. Se descubre también con tristeza que el sistema intentará estrujarnos hasta el final: esta semana denunciaron de qué manera muchos adultos mayores –varios con sus bastones y oxígenos– esperaban en vano cobrar unas monedas en una dependencia del BNF del interior del país.

    Esta semana me acordé del día en que conocí al más bullanguero grupo de baile en un conocido centro nocturno de Río de Janeiro. La más joven tenía 68 años y la de más edad 80. Todos bailaban con un profesor con el cual tienen clases de baile semanales, además de clases de canto, gimnasia o manualidades: son actividades que garantizan los municipios brasileños a sus ciudadanos de la tercera edad.

    En Paraguay, llegar a la vejez, es una pesadilla. Si uno está desheredado por su propia familia, es triste; si además está enfermo, la situación empeora. Y si además de la vejez y la enfermedad se añade la pobreza, es un combo que obliga a resignarse a vivir sin esperanzas esperando solo el final.

    Los políticos no piensan demasiado en crear opciones para la vejez porque deben pensar que nunca envejecerán. La otra opción es que no lo hacen porque saben que nunca serán ancianos… y pobres.

    Por Mabel Rehnfeldt

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/invisibles-1588961.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 3 mayo, 2017, 11:19 am
  2. A la cola en fondos previsionales

    No es un secreto para nadie que las entidades que manejan fondos de jubilación y pensión, tanto públicas como privadas, carecen de un sistema de supervisión y auditoría general que garantice el correcto uso e inversión de alrededor de US$ 1.400 millones en aportes. Pensemos por un momento: son 7,84 billones de guaraníes que se mueven cada año en el sistema que, de todas maneras, es aún pequeño si lo comparamos con los de otros países de América Latina.
    El Banco Mundial califica de “controversial” la discusión sobre el rol del Estado en los sistemas previsionales como facilitador, regulador o proveedor de los beneficios. Y advierte: “La cobertura previsional es uno de los principales indicadores de efectividad de la política pública en relación a la seguridad social, junto a otros aspectos como la adecuación de los beneficios y la sostenibilidad tanto financiera como política”.
    La cobertura de la población económicamente activa con seguro social ha sufrido sobresaltos en América Latina a lo largo de los años. Los países que más han crecido son Costa Rica con el 55% de la PEA incluida en el sistema, Uruguay con el 68% y Chile con el 73%. El segundo grupo lo componen Panamá, Brasil y Argentina con un promedio del 50%. En los puestos penúltimo y último estamos Paraguay con el 17% y Bolivia, 15%. La media latinoamericana es del 42% así que es fácil deducir que no sólo estamos a años luz de Chile y Uruguay sino del mismo promedio general del continente.
    ¿Qué determinó la vasta cobertura en los tres primeros países citados? Dejamos a un lado Chile, cuyo modelo ha sido cuestionado, casi siempre, por razones ideológicas. Veamos Uruguay, que desde 1995 puso en marcha la reforma del sistema de seguridad social con la aplicación de un sistema mixto de protección social en lo referente a jubilaciones y pensiones para la vejez. Este esquema establece que los aportes y las prestaciones se producen, por una parte, a través del régimen de solidaridad intergeneracional –unos aportan y otros retiran- y otra por el régimen de jubilación por ahorro individual obligatorio. Estos últimos fondos se acumulan en una cuenta personal del asegurado que manejan las administradoras de fondos de ahorro previsional. La Supervisión de Servicios Financieros del Banco Central del Uruguay se encarga de auditar estas cuentas. Lo mismo hace el Banco Central de Costa Rica a través del Conassif mientras que en Chile, la Superintendencia de Pensiones adopta la forma de un organismo autónomo que representa al Estado ante el sistema chileno de pensiones y que se relaciona con el Gobierno a través del Ministerio del Trabajo y Previsión Social. Tres ejemplos de éxito, tres modelos escrupulosamente cuidados, auditados y supervisados que, aunque aún enfrentan problemas propios del crecimiento y consolidación, sirven al trabajador en su cobertura de futuro y al Estado y al sector privado en su demanda de fondos de inversión. En el Paraguay, mientras tanto, seguimos en la oscuridad, en la duda y en la ineficiencia.

    http://www.5dias.com.py/88907-a-la-cola-en-fondos-previsionales

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28 abril, 2017, 9:25 am
  3. Casi como en países de elevado desarrollo
    19 diciembre, 2016

    Quizás las cosas sean diferentes en los países nórdicos. Donde hay un respeto tremendo a todas las etapas de la vida de un ser humano. Desde la infancia, pasando por la adultez, hasta la senectud, el Estado se preocupa de efectuar un acompañamiento preciso y de ir proporcionando los complementos necesarios para una vida digna hasta el momento de partir.

    Los países más civilizados del mundo son en realidad quienes tienen un ranking adecuado de atención a sus adultos mayores, que es elogiable, porque habla de un alto nivel de respeto a la vida humana en todas sus instancias.

    En Latinoamérica, casi en todos los países, nadie se ocupa de los ancianos. Y si lo hacen, lo encaran como algo inevitable, fastidioso, oneroso, sin sentido, habiendo otras tantas carencias. Así, los viejos las pasan súper mal, abandonados a su suerte, porque siempre hay otras prioridades antes que ocuparse de ellos.

    En Paraguay las cosas no eran diferentes hasta hace un tiempo atrás. Los asilos de ancianos eran antros, ratoneras, donde se acortaba sustancialmente la vida de los abuelos.

    Ellos ni siquiera sirven ya como elementos para engrosar las filas de votantes en las frecuentes elecciones en nuestro país. Entonces el interés de los gobernantes era cero.

    Hasta que llegó el presidente Cartes e inauguró toda una nueva era en esta delicada materia. Hablo de la necesidad de aportar mejores destinos para los abuelos de la tercera edad e inmediatamente no dejó que ello quedara en el discurso. Estableció mecanismos de ayuda, mejoró la atención en los centros respectivos, destinó fondos para ese menester y hasta inclusive, lo destacamos especialmente, se les asignó una especie de ”jubilación” a todas las personas ancianas, especialmente en el interior del país, donde hasta hoy tienen lugar censos para incluirlos cada día más en la lista de beneficiarios.

    Ahora, mañana se inaugura una obra cumbre en la materia. Uno de los sitios de reposo casi únicos en su tipo en Sudamérica. Era el lujoso hotel casino que quedó para el IPS en San Bernardino. Casi en ruinas. Renació reluciente de sus cenizas para convertirse en un albergue privilegiado para los ancianos jubilados de la institución.

    Magnífica obra. Elogiables objetivos. Nunca antes vistos en Paraguay.

    Como quedó dicho. En nuestros países las prioridades para el Estado siempre son múltiples. El Gobierno paraguayo ha demostrado la sensibilidad suficiente para ocuparse de los que no tienen voz.

    Para darle un último hálito de vida digno a cientos de compatriotas que han cumplido con el destino de sus vidas.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2016, 8:57 am
  4. Un regalo para nuestros abuelos
    16 diciembre, 2016
    Por Gabriela Báez

    “Santa Claus: Mi sueño es recibir de regalo un mantel diseñado con motivos de navidad”, escribió doña Arminda viuda de Ruiz, esperando que algún nieto del corazón aparezca y le lleve el regalo de Navidad que tanto espera. Al igual que ella, 189 abuelitos de Puerto Botánico guardan en su corazón el deseo de recibir visitas y no pasar solos las fiestas de fin de año.

    Zapatillas, termos, remeras, víveres; son los demás pedidos que hacen. Con cosas tan simples podríamos hacer felices a nuestros abuelos, pero vivimos demasiado ocupados, encuadrados en nuestra rutina diaria en la que ellos tienen nulo espacio.

    Cuando se acerca la Navidad y el Año Nuevo, nuestra preocupación se centra en la cena, en la ropa que vamos a usar, en el lugar donde vamos a ir después de las 12 y nos olvidamos de decir “te quiero” a quienes se encargaron de criar a nuestros padres.

    Te pregunto a vos, ¿cuántas veces tomaste el teléfono y llamaste siquiera a saludar a tu abuelo?, quizás, al igual que yo, no pasó de dos veces este año. Somos ingratos y olvidamos que también nuestros cabellos se van a teñir de blanco, que también vamos a sentir la necesidad de ser abrazados por nuestros nietos y que no habrá peor lugar que la piecita del fondo.

    Don Silvio es otro triste caso. Él vive en la vereda de la plaza Italia. De joven dio educación, comida, auto y casa a sus tres hijos, pero ellos se olvidaron de él. Lo dejaron tirado a su suerte. Su único escape es el alcohol y el cigarrillo, que por unas horas le alejan de su triste realidad.

    Según los resultados del estudio realizado por una organización internacional, Paraguay es el tercer peor país de Latinoamérica para envejecer y esto se refleja a menudo en las calles colmadas de personas mayores, durmiendo sobre cartones porque han perdido su casa.

    En estas fiestas, no seamos indiferentes al pedido de nuestros abues, recemos por ellos y vayamos a visitarlos a todos los que podamos. Démosles el mejor de los regalos: nuestra compañía. No dejemos que reciban el nuevo año con la soledad cargada en sus ojos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 16 diciembre, 2016, 7:58 am
  5. Jubilación segura

    Aunque se sabe que es necesario hacer ajustes en un mediano plazo a la Caja de Jubilaciones y Pensiones del personal público, en el ámbito del Ministerio de Hacienda no se observan avances en encontrar alternativas específicas de reforma de este sector.

    La Caja Fiscal, como se la denomina, es administrada por el Ministerio de Hacienda y tiene aproximadamente USD 700 millones de aportes de los jubilados del sector público depositados en el Banco Central del Paraguay, sin que generen rendimiento financiero. Al cierre de octubre, la Caja, tenía registrados 237.126 aportantes y 52.091 jubilados.

    Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con un horizonte al año 2050, la situación patrimonial deficitaria de la Caja Fiscal se situaría entre un 40% y 50% del PIB, algo así como USD 15.000 millones si se toma como cálculo el PIB previsto para este año.

    Este saldo negativo será propiciado principalmente por tres sectores: magisterio nacional, policías y militares retirados.

    Mientras que el saldo negativo originado entre los aportes y el pago de haberes de los maestros es cubierto con el resultado positivo de los demás sectores civiles que aportan a la Caja Fiscal (empleados públicos administrativos, docentes universitarios y magistrados judiciales); el déficit de los policías y militares retirados es cubierto con impuestos de los contribuyentes.

    Independientemente de si el Poder Ejecutivo logra o no conseguir que se cree una Superintendencia de Jubilaciones y Pensiones al final de este periodo gubernamental, el Ministerio de Hacienda debe comenzar a trabajar en propuestas que permitan disminuir la sangría de los sectores de docentes y de las fuerzas públicas pasivos.

    En el año 2003 se logró contener el déficit con una reforma a la Caja Fiscal que, entre otras cosas aumentó del 14% al 16% la tasa de aporte, pero debido a decisiones políticas volvieron a aprobarse normativas que perforaron la Ley 2345/03 y el saldo negativo volvió a crecer. Se debe buscar un acuerdo político que logre contener lo máximo posible el saldo negativo del sector jubilado docente, policial y militar, incrementando los aportes o generando rentabilidad con los recursos existentes, de manera que los impuestos de los contribuyentes no se distraigan cada vez más hacia estos sectores.

    Por Wendy Marton

    http://www.ultimahora.com/jubilacion-segura-n1038928.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 noviembre, 2016, 7:59 am
  6. Adultos mayores

    Un Estado debe establecer políticas claras y desarrollar acciones concretas para la protección de los sectores más vulnerables de la población. Si no fuera así, estaría cometiendo un grave error, dejando a su suerte a miles de compatriotas que no tendrían mínimas condiciones para vivir dignamente.

    Cabe recordar que Paraguay, lamentablemente, sufre hasta hoy una pesada herencia dejada por gobiernos que antes que atender a la población se dedicaron a dilapidar los fondos públicos, para satisfacer intereses personales o partidarios, contratar a miles de partidarios en la función pública e intentar crear estructuras que les permitan perpetuarse en el poder. Hoy hay una mirada totalmente diferente.

    Particularmente, la atención de los adultos mayores siempre fue un tema poco atendido por los sucesivos gobiernos de turno. Aunque en algunas ocasiones fueron impulsados programas en ese ámbito, los resultados no llegaron a ser muy satisfactorios.

    La gran infraestructura del ex Casino Hotel San Bernardino, propiedad del Instituto de Previsión Social (IPS), se convertirá en breve en una moderna residencia gerontológica gracias a una millonaria inversión.

    Se cumplirá así una de las acciones del plan de protección y ayuda a los de la tercera edad, demostrando de ese modo que cuando se trabaja con seriedad y transparencia es posible concretar proyectos sociales, muy distante a los discursos sociales que se quedan solamente en eso, en promesas que nunca se cumplen.

    El centro albergará a unas 175 personas de la tercera edad, que tendrán la posibilidad de residir en un moderno complejo dotado de equipamientos especiales, mobiliarios adecuados y un personal muy bien preparado para la tarea de cuidado, atención y motivación de los adultos.

    El Gobierno explicó que el futuro Centro Residencial de Atención y Apoyo al Adulto fue creado con el criterio y apoyo de la Agencia de Cooperación Española para el Desarrollo (Aecid). Los trabajos de refacción y adecuación culminarán en el mes de noviembre. El equipo interdisciplinario que cubrirá con todos los servicios que brindará el centro residencial se encuentra aún en capacitación para que la asistencia sea óptima. Se espera que antes de fin de año las obras sean inauguradas.

    Contará con 93 habitaciones totalmente climatizadas, con sistemas de seguridad contra incendios. Cada una de las camas tendrá botones de alarma que estará conectada a las habitaciones de enfermeras, paramédicos, que estarán acompañando a las personas durante todo el día, y una ambulancia que prestará servicio las 24 horas.

    Además, contará con sistemas especiales de iluminación acorde al sitio, con puertas corredizas, ventanales y balcones con vista al lago Ypacaraí. Cada habitación está destinada a dos personas, con un baño adentro. Asimismo, el edificio tendrá rampas o escaleras para personas adultas con discapacidad o que se movilizan en sillas de rueda.

    La inversión es de casi US$ 10 millones del fondo del Instituto de Previsión Social (IPS), lo que implica también la importancia de definir dónde y en qué se destina el dinero público, en la línea del Gobierno en el sentido de que el dinero de la gente es de la gente.

    Si bien es cierto un centro de esta naturaleza no será una solución definitiva al abandono en el que se ha dejado a las personas de la tercera edad, no se puede desconocer que es un paso importante que ratifica la intención de atender a esta franja de la población.

    Este tipo de proyectos promovidos por el Estado son los que deben ser respaldados por la clase política, que muchas veces, en el afán de buscar réditos meramente políticos, se opone o frena iniciativas que tienen como objetivo lograr que la gente viva mejor. No se puede ser tan egoísta en pensar solo en los intereses personales o grupales, en detrimento de la población.

    Los que mantienen este tipo de discurso, simplemente, se manejan a base a la incoherencia y la mentira.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 23 julio, 2016, 7:08 am
  7. Consejos de ancianos

    Existía una época en que los congéneres de los “superadultos” de hoy en día ocupaban un lugar preponderante, hasta preferencial, dentro de la sociedad en la que vivían, se les respetaba rayando en la idolatría; no se los tenían como una divinidad, pero algo así como nosotros le tenemos al “Congreso” o más, por el poder que tenían.

    Cada grupo organizado tenía su “consejo de ancianos”, por supuesto no estaba integrado por cualquier “anciano”; me cuesta utilizar este término, justamente porque le tengo un gran respeto a los precursores de nuestra existencia, sino aquellos que en su juventud fueron los guerreros estrategas más inteligentes y valerosos, con fuertes perfiles y trayectorias de liderazgo; que llevaban en sus cicatrices de guerras, recuerdos con experiencias que inspiraban respeto, hasta envidia, en los jóvenes impetuosos y en demasía ansiosos por hacer lo que estos superiores ya lo hicieron en tiempo pasado.

    A pesar de que estaban en el ocaso de sus vidas, eran los que regían los destinos de un pueblo, aldea, clan o tribu, cuando las aglomeraciones de las personas integrantes de una sociedad no se las denominaba todavía como “ciudad” o “país”.

    Estos señores “mayores” decidían cómo afrontar una catástrofe natural, o una posible guerra con otra vecina sociedad similar, también organizada de la misma manera, o sea con su propio “consejo de anciano”. Siempre salían airosos de las catástrofes o victoriosos de la guerra el grupo que tenía el mejor consejo.

    Estos “superadultos” estaban acompañados por el asesoramiento espiritual de un “brujo” o “chamán” que realizando sus oficios hacía una o varias divinidades que se poseían en la antigüedad, procuraban vaticinar el futuro que se aproximaba, algo así, como un sacerdote de hoy en día.

    En la época del Imperio Romano, según la historiología, los guerreros durante la contienda bélica llevaban envueltos en un delicado manto o envoltorio, figuras talladas, de acuerdo a la cantidad y el sexo de los integrantes de sus respectivas familias; y en un momento que lo consideraba solemne, las sacaban para rendirles “cultos a sus ancestros y descendientes” que quedaron en el hogar a esperar su “posible retorno”, era “un culto a la familia”, que se consideraba sagrada y muy cercana a sus dioses.

    Lo que quiero demostrar con todo lo dicho, es lo importante que era la familia para los antiguos, ocupando el primer lugar los padres y abuelos. Cómo andamos en la actualidad en nuestra sociedad, cómo viven o se les trata a las personas de la tercera edad; la familia anda un poco enredada y deteriorada; y como parte de ella a los abuelos se los tienen como desechos o “niñeros”, o sea, se los abandona, lo digo sin distinción de género o sexo. Y el Gobierno, “ni muchas gracias”.

    Heraldo Rojas

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 junio, 2016, 8:12 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

como dijo… ✓

@mikeotr La Muni de Lambaré está cerrando el súper Archi, porque no tiene licencia ambiental. ¿Cómo lo habilitaron entonces hace un par de años?
@aestigarribia La educación como salvación y cambio social es un mito. La sociedad educa a la gente según los intereses y visiones de la clase dominante.
@esperanza_py En IPS prefieren restringir derechos de trabajadores que atacar el alto nivel de evasión al seguro o mejorar en la gestión de sus recursos. Esta visión de negocios y no de derechos, es la que frenó un proceso de reforma de la seguridad social y la salud púb. en favor de la gente.
@mrvelazquez Pareciera ser que es una NECESIDAD tener la mayor deuda de la región, nuestra deuda casi se triplicó con HC pero no vemos los resultados
@CarlosGomezPy Jimenez Gaona "herencia de oro" es tan honesto y transparente, que cuando lo recuerda públicamente, lo tiene que leer.
@RinoGiret Que curioso: en el sector privado la gente quiere llegar a la jubilación y en el sector público se acciona ante la Corte para no jubilarse.
@aldo_be El Call Center del Banco de Fomento me hace escuchar toda la discografía de Luis Alberto del Paraná. Linda música pero atiendan, viejo!
@jeva665 El ser políticamente correcto y compasivo con verdaderos animales, es lo que está jodiendo al mundo.
@TigreCuenca PRESOS deben ir los irresponsables que ordenaron a un militar hacer tan riesgosa maniobra sin ningún tipo de seguridad. BASURAS!!
@vicsostoa Se tornó tan comercial el fútbol, que frases como el sentido de pertenencía o amor a la casaca, casi no forman parte del lenguaje futbolero
@rarojas72 Pregunto Afara se fue para ser 1 tengo entendido o si no tiene sentido salir.

A %d blogueros les gusta esto: