estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Asunción en pedazos

El nuevo intendente de Asunción para el período 2015-2020, Mario Ferreiro, recibe hoy una ciudad hecha pedazos. En estos últimos cinco años bajo la administración del intendente Arnaldo Samaniego, todos los servicios públicos fundamentales que una municipalidad debe prestar padecieron de grave ineficiencia de gestión, por postergación deliberada del cumplimiento de sus obligaciones y por abierta indiferencia hacia los problemas más críticos.

Hoy en día, la capital paraguaya está peor de lo que estaba al momento de asumir Samaniego un lustro atrás, momento en que ya estaba en pésimas condiciones, debido al arrastre de males, vicios y deficiencias de malas gestiones de intendentes anteriores.

El inverosímil incremento de casi mil por ciento de la cantidad de funcionarios y contratados que reciben remuneraciones de la Municipalidad de la Capital desde que el cargo de intendente se volvió electivo, en 1990, es la consecuencia directa de las campañas electorales populistas, de las “deudas” que el intendente va dejando a lo largo de su carrera electoral y que, tan pronto asume, le son reclamadas por cada quien y con la premura correspondiente.

Estas facturas que le arrojan sobre el escritorio al intendente electo tienen que ser satisfechas de muy diversas maneras. La más común y frecuente son los nombramientos de nuevos funcionarios y contratados, que pasan a engrosar las planillas como retribución a su cooperación en la campaña electoral. También el intendente electo tiene que conceder un cupo de “nombramientos” para los concejales “afines”, que, a su vez, poseen facturas que abonar.

Luego vienen las otras modalidades de “devolución de favores”, como el facilitamiento de vías “especiales” para ganar licitaciones y concursos de precios, y ser elegidos con prioridad para adquisiciones directas; igual para gestiones que implican privilegios exclusivos, las que exoneran de inspección y sanciones, las que usan manga ancha para obras no permitidas por los reglamentos, las que hacen la vista gorda con las violaciones de reglas de construcción, de seguridad contra incendios, de sanidad y seguridad públicas, etc., etc., etc.

Además, debe convivir armónicamente con los sindicalistas (casi todos ellos pequeños autócratas eternizados en los cargos, venales, oportunistas, maniobreros e inamovibles); debe transar con transportistas influyentes y sinvergüenzas, taxistas abusivos y prepotentes, comerciantes informales agavillados y agresivos, marginales con muchas ínfulas y siempre impunes; en fin, con un sinfín de parásitos que merodean por la ciudad a la búsqueda de ocasiones para obtener prebendas. Con todo este cúmulo de desventajas se topetarán Mario Ferreiro, su equipo de trabajo y sus asesores técnicos.

Por lo demás, desde el punto de vista estrictamente urbanístico, Asunción está hecha pedazos. Recientemente, un sondeo de opinión realizado por nuestro diario a fin de conocer cuáles son considerados los principales problemas de esta ciudad, arrojó como resultado que casi la mitad de los consultados señaló el tránsito caótico como el más grave; en segundo lugar quedó el pésimo estado de los pavimentos, en referencia a los consabidos baches.

Si consultas similares se realizaran en barrios más alejados del centro urbano, seguramente saltarían a los primeros lugares el problema de la basura acumulada y los minivertederos formados en veredas, calles y cursos de agua. Se haría notar el pésimo trabajo de la Dirección General de Gestión Ambiental en el cuidado de parques, jardines, paseos y veredas en una ciudad que pretende ser conocida como la “capital verde”.

Además de esto, hay que contabilizar la ausencia permanente de autoridades comunales en las calles. Centenares de policías de tránsito se concentran en zonas estrechas. De inspectores en locales de concurrencia pública, ni qué hablar; solo van para coimear a los propietarios. Durante la noche, Asunción carece de autoridad y, por tanto, funciona sin ley ni orden. Cada quien hace lo que se le antoja en el tránsito, en lugares de concurrencia, en los espacios públicos, estaciona su vehículo donde sea o eleva los decibeles de su música hasta el punto que le plazca; o bien arroja desechos, los incinera o los esparce; pinta paredes, pega carteles, cuelga pasacalles, clausura entradas particulares. Es decir, en la noche asuncena reina la ley de la selva. Nadie tiene dónde ni a quién reclamar.

La Defensoría Vecinal es un engendro inventado para dar cargos y sueldo fácil a haraganes amigos de los concejales. Los centros telefónicos municipales creados para recibir quejas son, por supuesto, otra farsa más. Y si el problema del que hay que quejarse sucede de noche o en fin de semana, al ciudadano solamente le queda rezar a algún santo o enviar alguna promesa. Esta es la real situación. Así se vive en la Asunción que Mario Ferreiro va a tomar hoy bajo su mando.

El exintendente Samaniego tiene que rendir cuentas. Durante su gestión, ni los semáforos funcionaron. Los que instaló (con ayuda coreana) un poco antes de las elecciones, no le sirvieron ni como anzuelo publicitario.

El inepto exintendente recibió la mayor cantidad de recursos económicos que la Municipalidad de Asunción recibió en la historia, mucho más que ningún otro intendente anterior: en los últimos cinco años tuvo un ingreso de 3.608.263.858.703 guaraníes (tres billones 608.263 millones 858.703 guaraníes), equivalente a unos ¡620 millones de dólares!, para emplearlos en el desarrollo de la ciudad. ¿Qué hizo con ellos? ¿Dónde se invirtieron? ¿Cuáles son los resultados? Porque a simple vista no se ve nada que pueda justificar semejante cantidad de dinero.

Ferreiro les debe esta investigación a sus conciudadanos. Ninguno de los que se hicieron multimillonarios en la Municipalidad a costa de lo que no se hizo en la ciudad debería poder volver a su casa silbando alegremente a disfrutar de su fortuna mal habida.

Hay mucho por hacer, mucho por investigar, mucho por juzgar y penalizar.

Ferreiro podrá dejar su nombre inscripto en la historia de la ciudad solo si logra superar el partidismo, el “chonguismo electoralista” y la ineficiencia crónica de su aparato administrativo. Además de manifestar intransigencia con el desorden, la venalidad y la ineptitud, tendrá que invertir, resolver, construir y ordenar. No es poco trabajo, pero está a su alcance realizarlo con éxito recomponiendo los múltiples pedazos rotos de nuestra ciudad capital.

 

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/asuncion-en-pedazos-1437256.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

11 comentarios en “Asunción en pedazos

  1. Singapur versus Asunción

    Por Guido Rodríguez Alcalá

    En círculos del Gobierno se oye decir que el proyecto del Gobierno es transformar el Paraguay en un nuevo Singapur.

    Me parece temerario, considerando que, en Singapur, se ejecuta a los corruptos y narcotraficantes, lo cual podría poner en apuros a ciertos personajes encumbrados. Yo pienso que es demasiado fusilar a una persona por fumar marihuana, como se hace por allá, donde al llegar se le advierte al extranjero sobre los peligros de la infracción.

    En cuanto a los corruptos, creo que se exagera y por otra parte, existe un doble criterio, porque ese país es un centro de lavado de dinero. Digamos del lavado de dinero sutil, que escamotea millones de dólares con malabarismos contables; para los ladrones comunes y menores, el castigo puede ser más duro.

    No me parece bien que una persona vaya presa por criticar al gobierno o por homosexual, mientras se tolera esa costumbre bárbara llamada la infibulación, mal llamada la circuncisión femenina, porque es una horrible mutilación.

    Por otra parte, el milagro de Singapur no es un milagro, sino una consecuencia de su historia.

    Desde que los ingleses colonizaron el lugar, en 1819, para convertirlo en un puerto estratégico, el país ha tenido excelentes instalaciones portuarias, que ha conservado después de su independencia. Sir Thomas Raffles, el primer gobernador de la colonia, decidió instalar en ella a una élite mercantil china y lo logró; desde entonces, sus comerciantes y banqueros tienen rango internacional (esto incluye las operaciones offshore).

    Cuando llegó la informática, los singapurenses se pusieron al día, con lo cual pudieron alcanzar un alto nivel económico sin necesitar materias primas, que no las tienen. La isla tiene una superficie de 697 kilómetros cuadrados, con una población de cinco millones y medio de habitantes; con un ingreso per cápita de 51.000 dólares, ocupan el tercer puesto mundial. Por otra parte, el ingreso per cápita es un promedio: los trabajadores extranjeros, que hacen las tareas pesadas, cobran hasta diez veces menos que los nativos.

    Como escasean el espacio y los recursos, se los aprovecha razonablemente y se restringe la especulación inmobiliaria.

    Esto es lo que no entienden los fanáticos de Singapur de nuestro Gobierno, que quiere atraer inversores con el lema de “usen y abusen en el Paraguay”. En Singapur se dice claramente que también los extranjeros deben respetar la ley nacional: por eso fusilaron a un brasileño que metió drogas, pese a los pedidos de clemencia de Lula. Allá hay un control estricto de la polución y del tráfico, con un sistema de drones que lo controla todo (también se usa el control para reprimir el disenso). El sistema de alcantarillado es eficiente, como el de tratamiento de efluentes. La limpieza llega al extremo de que se prohíbe masticar chicle en las calles, para impedir que se lo tire después.

    Ya sé qué las comparaciones son odiosas, pero a veces son necesarias. Con sus 697 kilómetros cuadrados, Singapur es un poco más grande que Asunción (500 kilómetros), y más chico que la Gran Asunción, 2.300 kilómetros aproximadamente, con 2.200.000 habitantes.

    Sin embargo, los residentes de la Gran Asunción ya son víctimas de la urbanización caótica, y la situación tiende a empeorar a causa de la especulación inmobiliaria.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 11 junio, 2017, 8:53 am
  2. Essap produce más baches que las lluvias

    En Paraguay, los entes de servicios públicos, sean estos nacionales, departamentales o municipales, acostumbran resolver los problemas inherentes a la calidad o eficiencia de su desempeño ya cuando está al límite del colapso, cuando no tras producido este. La reciente catástrofe energética producida por el siniestro de las subestaciones de la ANDE localizadas en Lambaré y Laurelty, San Lorenzo, son ejemplos dramáticos de imprevisión y negligencia institucionales. Si estas cruciales instalaciones de servicio público se hubiesen mantenido como es debido, ciertamente no se hubieran registrado los siniestros que privaron del vital insumo energético a cientos de miles de familias en sus áreas de influencia por casi una semana, con ingentes perjuicios en términos económicos y de confort.

    Otra arista de abordaje de crisis frecuentemente adoptada por los entes públicos es la solución por el desastre, haciendo que el remedio sea peor que la enfermedad, como se dice. Esto tiene que ver con la cultura de irresponsabilidad que caracteriza a los jefes de las instituciones públicas, así como a sus indebidamente privilegiados sindicatos de empleados. En vez de asumir la mentalidad de servidores de la gente que son, actúan como si fueran amos y señores de la cosa pública que administran. Con semejante actitud de soberbia, olvidan que las empresas de servicios públicos deben ser correctamente manejadas para prestar buen servicio y para autofinanciarse con la tarifa que los usuarios pagan, a fin de que el Estado no tenga que subsidiarlas.

    Esto es como debiera ser. Lamentablemente, no sucede así en el Paraguay. La corrupción que permea los estamentos de la administración pública hace que ellas sean cotos de caza de los mandamases de turno, quienes las revisten con carácter social y las rellenan con miles de supernumerarios. Sus administradores implantan una política salarial incoherente que desangra las escuálidas arcas del Estado sin provecho alguno para la sociedad. La mala administración de las empresas públicas se da por vía de decisiones políticas clientelares.

    Las consideraciones precedentes vienen a propósito de lo que actualmente sucede con uno de los servicios básicos tan indispensables como la electricidad a la que hemos hecho referencia al inicio de nuestro comentario: la crítica situación del servicio de agua corriente proveída por la Essap, no precisamente por carencia del vital líquido, sino por las precarias condiciones de su red de distribución domiciliaria enterrada bajo el pavimento de las calles, que por obsolescencia o mala calidad del material de la que está hecha revienta masivamente, aflorando sobre el pavimento a través de cráteres que ponen en peligro a los automovilistas y que se agrandan exponencialmente a medida que se demora su reparación. Por su parte, las autoridades municipales responsables del mantenimiento en buenas condiciones de la vía pública aducen que la reparación de tales baches le incumbe a la Essap, por ser la causante, y no a ellas, aunque sean primariamente responsables de mantener transitables calles y avenidas.

    Por su parte, la Essap aduce que por defectos de localización de las tuberías de agua debajo del pavimento se ve obligada a romperlo para proceder a la reparación de las roturas, pero que no tiene recursos presupuestarios para recomponerlo. Así las cosas, una y otra institución se tiran la pelota, sin que ninguna ponga remedio a la crítica situación a que se ve expuesta la ciudadanía que paga su tarifa por el agua consumida, y sus impuestos municipales para el mantenimiento del pavimento en condiciones de confort y seguridad.

    El drama que vive la población se convierte así en un círculo vicioso del que no puede escapar sino a costa del desastre. Por un lado, el costo de contar con agua es sufrir colateralmente el tormento de los baches que destrozan los vehículos, poniendo en peligro las vidas. Por el otro, el costo de transitar por calles sin baches implicaría vivir privado de agua potable, cosa imposible, virtualmente hablando.

    Es absolutamente inadmisible que la ciudadanía tenga que verse obligada a vivir semejante drama existencial en plena Capital de la República.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 marzo, 2016, 9:31 am
  3. Asunción como Manhattan

    Acaba de caer en mis manos, con cierto retraso, es cierto, un breve vídeo que, de manera virtual, nos muestra cómo será el puerto de Asunción una vez que estén terminadas las obras de un proyecto que hará que Asunción se parezca a Manhattan. Estamos, pues, en vísperas de una obra o, mejor dicho, de varias obras realmente fastuosas que permitirán que aparezcan varios nuevos ricos. Los que hagan las obras, claro está.

    El vídeo, hay que reconocerlo, está hecho por verdaderos profesionales que nos muestran los edificios de los nuevos ministerios que se instalarán en el lugar en unos palacios de mármol, bronce, cristales a prueba de rayos ultravioletas que no lastimen los ojos de las despampanantes secretarias que se acostumbra contratar a costa del erario público. Hay avenidas amplias, árboles en todo su esplendor. La cámara recorre esas calles perfectamente trazadas, debidamente señalizadas, los coches no llevan ninguna prisa, los transeúntes pueden cruzar de manera segura por los pasos de cebra. Los muelles del puerto son como los muelles de mar donde el nivel de las aguas no baja de manera alarmante ni sube lo necesario para inundar los alrededores; no, siempre están al mismo nivel. Allí, amarrados, unos yates de lujo como solo se ven en Miami, la Costa Azul, en Ibiza o Marbella. ¡Qué lujo, Dios mío! Si uno hasta tiene vergüenza de ser pobre en medio de tanto esplendor. Coronando el proyecto, un gran edificio en torre todo de cristal, una especie de injerto entre el nuevo edificio del World Trade Center de Nueva York y la torre de César Pelli en Madrid, en el barrio de Chamartín.

    Considero, sin embargo, que a ese estupendo vídeo le faltan algunos detalles. Por ejemplo, en esas amplias avenidas no se ve a ningún cuidacoches ni los cajones vacíos de manzanas que utilizan para reservar el lugar a algún cliente. No hay en las esquinas ningún vendedor de frutas ni gente que limpie los cristales de los lujosos coches que por allí pasan. Extraño a los vendedores de DVD y CD falsificados, con el exhibidor apoyado en la pared de algún ministerio, con el equipo de sonido correspondiente y una pantalla de televisión de buen tamaño para que el cliente pueda escuchar o ver lo que está comprando. No se aclara tampoco en qué sitio amarrarán las lanchas que van a Puerto Elsa o al Mbiguá ya que las cornamusas están ocupadas por lujosas embarcaciones. Echo en falta en esas imágenes a los vendedores de ropa, de artesanía, de maletas y otros enseres que esparcen su mercadería a lo largo de las aceras. Si ya lo hicieron en la calle Palma, por qué no habrían de hacerlo en este nuevo sitio que será muy concurrido, según los proyectistas.

    Pero todas estas son minucias frente a un problema serio que se me plantea: ¿significa todo esto que desaparecerán varios edificios de valor histórico como la Recova del Puerto, el edificio de la Industrial Paraguaya, el de la Cervecería, la antigua sede de la Apal y otros? Ya se tiró aquel hermosísimo edificio que quedaba frente a la plazoleta del puerto y que fue, en un tiempo, de la compañía de navegación Mihanovich, para ser sustituido por unos tinglados que no encuentro la palabra adecuada para definir su fealdad.

    Me pregunto si existirá una oficina dedicada a la protección de nuestro patrimonio cultural, formada por personas entendidas en el tema y que, ante el peligro de que desaparezca una amplia área significativa de lo que fue nuestra ciudad, salgan a defenderla al tiempo de decir: “Señores, esto sencillamente no se puede hacer. Búsquense otro sitio para hacer sus negocios”. Este proyecto me parece tan demencial como ese otro que propone prolongar Asunción al otro lado del río y unir las dos partes a través de puentes. Todavía no hemos podido organizar nuestra ciudad, así como está, y estamos pensando ya en ampliarla para hacer que el desorden sea mayor y el caos total. No queremos una nueva Manhattan. Queremos nuestra ciudad, organizada, limpia, acogedora. Ya con eso nos contentamos.

    Por Jesús Ruiz Nestosa

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/asuncion-como-manhattan-1452434.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15 febrero, 2016, 4:44 am
  4. ¿Ciudadela o pitogue?

    Por Guido Rodríguez Alcalá

    El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) entregó 922 millones de guaraníes a la oenegé llamada Asociación Ciudadela.

    ¿Para qué? Para que Ciudadela haga las bases de un concurso internacional de anteproyectos. ¿Para qué? Para las obras de reconversión del puerto de Asunción (información aparecida en una página web del gobierno).

    Como el que va a pagar unos cien millones de dólares es el Estado paraguayo, no me parece bien esta delegación de funciones públicas en una entidad privada, llámese Ciudadela, Pitogue o Guyra Tavy.

    Espero que este proyecto no sea como el proyecto CHA (Centro Histórico de Asunción), en que no se permitió participar a ningún arquitecto paraguayo, salvo que estuviera asociado a una entidad extranjera.

    Aunque el nuevo no sea discriminatorio como el anterior, no me convence la explicación de sus objetivos, tal como aparece en la página web mencionada: revitalizar el centro histórico, reconciliar a la ciudad con el río y beneficiar a tres millones de personas.

    El centro está fundido por la congestión del tráfico; la ciudad no se puede reconciliar con el río que la inunda y tres millones me parecen demasiado. Concediendo que los afortunados lleguen a tres millones, ¿cómo se los beneficiará? Con la construcción de seis ministerios en la zona del puerto.

    Los ministerios, quiero decir sus edificios, están bien así como están; los que andan mal son sus funcionarios, que no van a cambiar porque se los ponga al borde del río.

    Recordemos que la palabra burdel viene del francés bordel, derivada de bord d’eau (borde del agua), porque San Luis, rey de Francia, mandó a la orilla del Sena a todas las “niñas de pequeña virtud”; desde entonces, la zona ribereña no ha sido la sede de la gran virtud, y no sería conveniente tentar a nuestros administradores mandándolos a un hábitat tan peligroso.

    Me horroriza decirlo, pero ¿qué pasará con las aguas, mayores y menores, del nuevo asentamiento?

    Asunción no tiene un sistema de cloacas en debida forma, ni plantas de tratamiento de efluentes; lo que se hace se va al río, que por eso está contaminado.

    ¿Hay que contaminarlo más? Mucho más, porque no serán solamente los ministerios, sino que se van a construir varios edificios más, con inversiones privadas, y ya le están echando el ojo al asunto varios constructores.

    Si usted es un jagua paquete que se respeta, no diga soy constructor, sino desarrollador; queda mejor todavía: desarrollador con sensibilidad social.

    El proyecto se contempla dentro del sistema de alianza público-privada (APP), o sea, que el Estado tendrá que darles garantías a los constructores.

    Eso implica, entre otras cosas, que tendrá que ponerles agua, electricidad, cloacas; infraestructura en general.

    Y así, mientras la infraestructura asuncena es precaria; mientras tenemos miles de damnificados y tendremos más en unos meses; mientras las finanzas públicas se encuentran en una situación alarmante, el Estado gastará millones en lo que pareciera apuntar a un proyecto de gentrificación: transformación urbana en beneficio de un grupo de situación económica superior.

    Antes de crear un barrio nuevo, hay que ocuparse de los que ya están y necesitan una terapia intensiva.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 febrero, 2016, 4:07 pm
  5. El error de Mario Ferreiro

    Posteado por Edgar Ruiz Diaz el 21-12-2015

    El 15 de noviembre último los ciudadanos que viven en Asunción votaron por el cambio y eligieron a Mario Ferreiro como nuevo intendente de la Capital, el candidato que arrasó en los comicios derrotando por decenas de miles de votos a Arnaldo Samaniego.

    Durante su campaña, Mario Ferreiro prometió el cambio radical en la Municipalidad de Asunción con la implementación de una nueva política comunal con hombres nuevos, dinámicos, honestos, transparentes y de buenos antecedentes.

    El flamante intendente asunceno asumió en horas de la tarde este sábado último en medio de la alegría de la ciudadanía que lo eligió para llevar adelante un duro trabajo que exigirá el bacheo de calles, ordenar, mejorar y reconstruir gran parte de nuestra querida Asunción.

    Tras la ceremonia de toma de posesión de cargo, el nuevo Lord Mayor de la capital paraguaya dio a conocer la composición de su nuevo gabinete, momento en que surgieron los malos recuerdos de antecedentes feos de un par de nuevos directores municipales.

    Y fue así que a muchos les llegó la decepción porque Mario Ferreiro nombró como altos funcionarios a dos cuestionadas personas envueltas en denuncias públicas, mala gestión y presuntos hechos de corrupción durante el gobierno del presidente Federico Franco (2012/13).

    La primera desilusión surgió con la designación de Max Rejalaga como nuevo jefe de gabinete del intendente capitalino. Rejalaga había sido sindicado presunto cerebro de las famosas engañosas “paladas iniciales” y protagonistas de otros hechos que se verán más adelante, según denuncias y críticas realizadas en su momento a la gestión del entonces cuestionado ministro Salyn Buzarquis.

    El segundo desencanto con Mario Ferreiro trajo consigo el nombramiento de Braulio Ferreira como nuevo director de Administración y Finanzas de la Municipalidad de Asunción. Ferreira se desempeñó como viceministro de de Finanzas del ministro de las “paladas iniciales”.

    Además de denuncias públicas por presuntas gestiones irregulares, Ferreira y Rejalaga cumplieron una cuestionada gestión en una multimillonaria licitación del MOPC para la pavimentación de la ruta Santa Rosa-Capitán Bado. A causa de ese hecho, que generó todo un escándalo, el entonces “ministro palada inicial” se vio obligado a destituirlos. Ese antecedente e información el amable lector puede leer aquí.

    Rejalaga, el nuevo jefe de gabinete de Mario Ferreiro, así como el flamante director de finanzas Braulio Ferreira, también fueron objeto de otras denuncias, una de ellas realizada ante el Ministerio Público por “S.O.S. Patrimonio Cultural del Paraguay”, por presunta “lesión de confianza, apropiación y daño a las cosas de interés común”. Esa noticia está en internet y puede leerse aquí.

    Además de las “famosas paladas” iniciales, en los historiales de las gestiones públicas del nuevo jefe de gabinete y el flamante Director de Finanzas de la Municipalidad de Asunción también están informes y denuncias sobre presuntos pagos irregulares de subsidios a transportistas.

    Rejalaga también tiene en su haber otro grave antecedente como viceministro de de Obras Públicas en relación a 17 kilómetros del tramo de la ruta Piribebuy-Caacupé a Azcurra que quedó inconclusa y abandonada.

    Detalles de ese antecedente puede verse aquí.

    Rejalaga y Ferreira serán hombres de entera confianza del nuevo intendente capitalino, pero como se ve, los antecedentes de ambos conspiran contra la confianza y no favorecen al cambio anunciado.

    Lamentablemente Mario Ferreiro se equivocó al nombrar a esas dos personas en delicados cargos.

    Sin embargo, el nuevo titular comunal de Asunción tiene tiempo para corregir su equivocación y evitar contar en su equipo con funcionarios cuestionados.

    ¿Habrán más antecedentes negativos de ambos?

    ¿Utilizará Mario Ferreiro su nueva lapicera para enmendar el error?

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 21 diciembre, 2015, 9:31 am
  6. Los desafíos del nuevo intendente
    La magnitud del problema que deberá atender en varios frentes le pide hacer uso de su declarada voluntad de conciliador y negociador, para convocar a otras instituciones del Estado, incluyendo al Ejecutivo con todos sus ministerios, para sacar adelante proyectos y planes que apunten a hacer más digna la vida de los ciudadanos de Asunción.

    El sábado 19, en un acto que tuvo emotivos momentos, tomó posesión de su cargo el nuevo intendente de Asunción, Mario Ferreiro. Bajo un cielo lleno de nubarrones y la constante amenaza de lluvia, el alcalde capitalino realizó anuncios sobre lo que serán algunas de las prioridades de su gestión. Entre otras, anunció que el tránsito vehicular será una de sus mayores ocupaciones, considerando que a diario casi dos millones de personas circulan por la capital.

    La utilización de medios de transporte alternativos, como las bicicletas y otro tipo de transporte colectivo de calidad ayudaría, según Ferreiro, a descongestionar el imposible tránsito que ya casi no tiene como punto de crisis las llamadas “horas pico”.

    La burocracia en la gestión de todo tipo de trámites, tanto para propietarios de viviendas cono de comercios y otro tipo de emprendimientos que necesiten aprobación, es otro de los puntos fuertes mencionados por el intendente, en el sentido de prometer que encontrarán la manera de reducir ese drama con la agilidad y precisión de la tecnología. La transparencia y la eliminación de todo tipo de irregularidades en la recaudación fueron otros de los elementos mencionados por Ferreiro como objetivos.

    La realidad es que el flamante titular del gobierno de la ciudad capital, la más grande del país, tiene por delante un enorme desafío. Más allá de las medidas antes mencionadas, la urgencia de hoy es la emergencia que se vive en muchas zonas de la ciudad, con inundaciones de zonas ribereñas, peligrosos raudales imposibles de sortear para quienes deben trasladarse de un lugar a otro para trabajar, estudiar o hacer gestiones, asechados por el peligro de las trampas ocultas bajo el agua, como los innumerables baches y roturas.

    Quien haya atravesado zonas de la capital en estos últimos días podrá enumerar gran cantidad de problemas a los que se ha tenido que enfrentar. La falta de conciencia de la ciudadanía, que arroja basura de todo tamaño y procedencia a las aguas torrentosas de los raudales que convierten las calles en ríos, deja como testigos de esa irresponsabilidad una enorme cantidad de montículos de desechos acumulados sobre las pocas bocas de tormenta o rejas metálicas por donde solo debería escurrirse el agua y no mantenerse tapadas de basura que impiden el pronto desagüe.

    En este sentido, como en el de encarar soluciones para el endemoniado tránsito asunceno, Mario necesitará más que el apoyo de quienes le dieron el voto de confianza. La magnitud del problema que deberá atender en varios frentes le pide hacer uso de su declarada voluntad de conciliador y negociador para convocar a otras instituciones del Estado, incluyendo al Ejecutivo con todos sus ministerios, para sacar adelante proyectos y planes que apunten a hacer más digna la vida de los ciudadanos de Asunción.

    La prueba, las muchas a las que se deberá enfrentar con inteligencia y capacidad de gestión, apenas comienza. Y las necesidades son tantas y tan urgentes que necesitarán de los mejores hombres y mujeres de su gabinete y colaboradores para lograr resultados que beneficien a todos.

    La relación con los miembros de la flamante Junta Municipal será también una prueba de fuego para el intendente. Deberá conciliar, negociar y, sobre todo, conseguir transmitir sus ideas y planes con claridad, para que este colectivo conformado por representantes de varios partidos sea más veces aliado que adversario, para que los planes y proyectos no se detengan en el engorroso pantanal de las dilaciones y la burocracia.

    Otro problema de los tantos que deberá enfrentar el nuevo alcalde va a ser el tema del funcionariado que cada administración anterior prometió resolver con una racionalización de recursos que nunca se vio reflejada en la realidad. Un tema delicado que deberá tratar con guante de seda, pero con mano de hierro a la hora de ordenar con transparencia el esquema actual, lo que no le será fácil, con seguridad.

    Recursos suficientes ante las emergencias climáticas, que se anuncian como constantes por lo menos por los siguientes meses; valor para poner en marcha soluciones a mediano y largo plazos y apoyo de todos los sectores para lograr los objetivos, serán indispensables para que su gestión sea recordada como un paso hacia adelante en la mejora de la calidad de vida de los asuncenos.

    http://www.lanacion.com.py/2015/12/21/los-desafios-del-nuevo-intendente/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 21 diciembre, 2015, 6:43 am
  7. Los baches políticos de Asunción

    La mayoría de los intendentes electos asumieron sus cargos. Ayer lo hizo Mario Ferreiro, en Asunción, quien junto al intendente de Encarnación, Luis Yd, dieron oxígeno a la oposición con sus respectivas victorias.

    Problemas sobran. Cada municipio es una copia de la pésima administración del Estado: los escasos recursos se destinan al pago de funcionarios, la mayoría de origen clientelar, y las monedas que sobran a las obras públicas.

    Aunque los pleitos son locales, la gestión de cada uno servirá para apuntalar a sus respectivos partidos políticos, ya que esta elección había dejado moralejas importantes: hubo castigo a las administraciones corruptas y desvergonzadas, pero también tuvo impacto en el Gobierno. Los colorados anticartistas y la oposición interpretaron las derrotas emblemáticas como un rechazo a la eventual reelección de Horacio Cartes.

    En este panorama de bipartidismo (ANR/PLRA), sin embargo, se coló con fuerza la idea de la alianza, que fue clave para el triunfo opositor en varios municipios, y, especialmente, en la capital del país.

    Por ello, la lupa está puesta sobre Asunción y lo que hará Ferreiro, porque marcará el camino hacia el 2018.

    GOBERNABILIDAD. Mario asume la Intendencia con minoría en la Junta Municipal, donde los colorados lograron 11 de 24 bancas. Si fuese por las matemáticas, se diría que la oposición tiene la mayoría, pero como en política 2 x 2 no es 4, las 13 bancas pertenecen a seis agrupaciones, un verdadero archipiélago difícil de manejar, lo que obligará al intendente a negociar con cuidado. Para colmo, varios no responden a partidos (que a pesar de sus grandes contradicciones, tienen más disciplina), sino a liderazgos individuales, donde pesa más el humor que la línea política.

    Es un gran desafío político para Mario, que ahora rendirá el examen ante la ciudadanía. Hasta hoy es el afable y culto presentador de televisión, cultor de la buena música, pero neófito en la gestión política y administrativa.

    Sabe que ninguna música de Los Beatles calmará la ira del asunceno cuando las lluvias arrasen las calles multiplicando los baches, o cuando el camión no recoja la basura con la puntualidad necesaria, o cuando el caos vehicular, o continúe la coima de cada día del agente de tránsito o del funcionario que debe aprobar un trámite.

    No habrá chiste mañanero que aplaque el mal humor si continúan los mismos problemas de la ciudad y la misma ineficiencia y chantaje de los funcionarios municipales.

    Mario tendrá enfrente a una sólida bancada colorada, frente a una débil mayoría que lo apoyará, pero que también le retaceará su apoyo a cambio de los trueques de siempre.

    TOQUES DE ALERTA. En el conglomerado de sectores que apoyan al intendente se prendieron las luces amarillas cuando Karina Rodríguez renunció a la banca de diputados para ser parte de la administración municipal. “Será la intendenta de facto”, arriesgó un aliado de Ferreiro, apuntando como causa la limitada capacidad administrativa del comunicador.

    Otra preocupación es Max Rejalaga, ex director de Contrataciones Públicas y ex viceministro de Obras del cuestionado Enrique Salyn Buzarquis (PLRA), ya lanzado precandidato presidencial.

    El caso Soares también salpicó al funcionario estrella del intendente.

    En este breve tiempo, puede notarse que dos fuerzas políticas marcarán a Mario: el PMAS y el PLRA, ambos con ambiciones electorales: el 2018 para los liberales que pretenden repetir la alianza electoral y cuya fórmula de ensayo es Asunción luego del fracaso con Fernando Lugo.

    Mario se “hizo el difícil” en el 2013 cuando rechazó la alianza con el PLRA cuando fue candidato a presidente. Pero las cuentas no cierran sin los votos liberales y tuvo que tragar orgullo y saliva para esta elección. Los liberales nuevamente ratificaron que sin ellos ningún candidato opositor gana a los colorados. Ese es su poder.

    El PMAS, en tanto, busca reposicionarse a pesar de su líder Camilo Soares, que no logra levantar cabeza tras las acusaciones de corrupción en la era Lugo. Tanto que abandonó el liderazgo político para bucear en el periodismo. Karina Rodríguez fue concejala y siempre tuvo aspiraciones para el sillón comunal y apunta al 2020. Menuda tarea. El PMAS es un partido netamente citadino y su crecimiento electoral en Asunción y Central se estancó. En esta elección ni siquiera presentó candidatos con su membresía.

    Mario no solamente debe lidiar con el caos asunceno, sino también con las ambiciones de sus aliados políticos. Y eso puede ser tanto o más peligroso que raudales y los baches.

    Por Estela Ruíz Díaz

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20 diciembre, 2015, 4:13 pm
  8. Un flash de esperanza

    Por Pedro Gómez Silgueira

    Ser optimistas en medio de tantos desbarajustes urbanos y una capital que se cae a pedazos le dará un poco de aire a Asunción. Como ciudadanos convendría adoptar una actitud positiva y ayudar a que Asunción avance unos pasos con la alternancia en el gobierno municipal.

    Durante los últimos cinco años ingresaron a las arcas comunales ¡más de 3 billones 608 mil millones de guaraníes! Una cifra que equivale a 600 millones de dólares. No es poca plata y no se ve el resultado en las calles.

    Con su discurso el nuevo jefe comunal dio una señal de que en algo podría cambiar esa realidad de un aparato burocrático, paquidérmico y enmarañado en el que se ha convertido el gobierno municipal.

    Una verdadera máquina de generar funcionarios públicos y derrochar el dinero del contribuyente entre laberínticas mamparas.

    Mientras, la ciudad está hundida en el deterioro, la degradación del entorno y con la escuálida infraestructura hecha trizas.

    Tal vez interpretando el reclamo generalizado de la gente, el nuevo intendente promete que priorizará varios ejes en los inicios de gestión: la reestructuración y mejora del servicio de limpieza de calles; el recapado intensivo de la carpeta asfáltica corroida y gangrenada; el reordenamiento del Mercado de Abasto y el Mercado 4. También prometió recuperar las áreas verdes y espacios públicos.

    Una buena señal es que no haya presentado un pomposo álbum con promesas para archivar. Es mejor honrar la palabra con la acción.

    A más largo plazo, citó tres proyectos icónicos para la Capital de la República: la recuperación del Parque Caballero, mediante la conformación de una alianza con la sociedad civil; la ejecución de la franja costera en la zona Sur de Asunción y una fuerte presencia cultural en las calles.

    El anuncio del intendente de fomentar la bicicleta como medio alternativo de transporte para muchos podría tener un significado de esnobismo o responder a la moda. Sin embargo, es una señal -según explicó- de que buscará estar en las calles, con la gente. Es su obligación que así sea, porque la ciudadanía ya está harta.

    Los concejales también deberían moverse más de sus curules a los cuales se atornillan durante cinco años e implementar una nueva forma de gestión más sustentable, económica y amigable para la ciudad. Asunción está herrumbrada y mugrienta. Es hora de darle un sacudón de pulimento.

    La expectativa es grande y esperemos que, tanto el intendente como los 24 concejales que asumieron ayer -muchos de ellos añejos en el cargo-, sepan honrar a la ciudadanía y alivianen la costra de inoperancia y desgobierno que aprisiona a la Madre de Ciudades. Es hora de que hagan algo y que se note. ¿O van a estar orgullosos cuando dentro de cinco años se les recuerde cuánto dinero gastaron sin que se vea el resultado? Algunos ya tienen este estigma y esperemos levanten el maleficio.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20 diciembre, 2015, 6:21 am
  9. Desagues cloacales

    Asunción, huele mal, más después de cada lluvia donde los efluentes cloacales se deslizan mansamente por las arterias de los distintos barrios de la ciudad, la otrora perfumada por azahares y jazmines hoy huele totalmente distinto. Se puede decir que estos olores están bien repartido, ya que la fetidez se extiende tanto por las zonas humildes y de extramuros de la ciudad como en los barrios paquetes. Esto sucede porque según los técnicos de la ESSAP, se tiene demasiadas conexiones clandestinas lo que hace que en los días de lluvias revienten todo el sistema de cañerías y se mezclan las aguas cloacales con las del desagüe pluvial, que continuan diseminando su nada agradable aroma días luego de las lluvias.

    En efecto en la ESSAP manifiestan que Asunción tiene actualmente unas 125 mil conexiones de ramales cloacales, que cubren el 70% de toda la ciudad. Así señala Néstor Roa, gerente de Alcantarillado Sanitario de la Essap, manifestó al Diario ABC Color. El funcionario dice además que las fuertes lluvias de los últimos días vinieron a desnudar un problema que afecta a varios barrios y que tiene que ver con el colapso de los sistemas cloacales debido a la sobrecarga del alcantarillado por las conexiones clandestinas. Roa dice que al menos el 25% de las 125 mil conexiones ramales de Asunción soportan además el desagüe pluvial, a través de nexos clandestinos, lo cual está prohibido y que genera estos inconvenientes que se tienen ahora en algunos barrios.

    Esta es una obra urgente que no se puede demorar por más tiempo, está de por medio la salud de la población aparte del nauseabundo olor que despiden las aguas cloacales, está el contagio y la transmisión de enfermedades que se puede dar a partir de esta situación, además el efluente es sumamente corrosivo y poluye el asfaltado de las calles, por lo que antes que cualquier otro trabajo de infraestructura para la ciudad se debe extender la colocación de todos los caños necesarios extendiendo el sistema a todos los barrios de la capital y las ciudades vecinas cambiando en tiempo los que ya no soportan la carga que reciben de tal forma que no revienten con harta frecuencia como sucede en la actualidad.

    Sin embargo todos estos trabajos de topo que se necesita para ampliar la red de desagüe cloacal debe ir acompañado con el desagüe pluvial que está a cargo de la Municipalidad de Asunción desde hace un lustro, que llegó recién a 20 o 25 % de cobertura en Asunción por lo que se genera los grandes raudales en la capital que deviene en los baches y el malestar de los automovilistas. Sin embargo al mismo tiempo de la instalación de redes de cloaca se debe terminar cuanto antes la planta de tratamiento de los residuos cloacales, la comuna cedió dos terrenos comunales a la ESSAP, estas plantas son imprescindible para sanitar y limpiar las aguas residuales antes de arrojarlas al río Paraguay, evitando la contaminación de nuestro mas importante curso hídrico.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:41 am
  10. Baches y basuras

    El apetecido cargo de intendente municipal de Asunción, el famoso peldaño anterior a la presidencia de la República, en realidad ha sido hasta ahora la tumba de las ambiciones políticas, de buenos candidatos, que sin embargo sucumbieron ante la maraña de dificultades que se soporta en el sillón del Lord Mayor capitalino.

    Recordamos a intendentes bien intencionados, jóvenes, prestigiosos, que venían a la arena política, casi inmaculados, el caso de Carlos Filizzola y su “Asunción para todos”, que fue una fiesta de los asuncenos no oficialistas de entonces, que finalmente resultó un tremendo fiasco que empezó la debacle en materia de llenar de correligionarios y amigos la alicaída entidad.

    Luego vinieron otros emergentes políticos de entonces, como Martín Burt, exitoso empresario de oenegs, que estaban siendo premiadas por su gestión… y también fracasó totalmente, salió por la puerta trasera, perseguido con rencor por todo el mundo.

    Enriquito Riera, otro de buenísimas intenciones, pero con “tantos palos en la rueda”, como denunciaba el mismo, que tuvo que meter también violín en bolsa y marcharse cabizbajo y meditabundo, buscando mejores momentos. Para más tuvo el colofón del problema del Ykua Bolaños, un status quo, del que nunca nadie se ocupó, pero que le culparon directamente a él.

    Llegó Arnaldo Samaniego, de la mano del poderoso Partido Colorado, con mucho apoyo, con toda una parafernalia detrás y también tuvo que irse, jamás pudo con los eternos “demonios” que acechan la buena gestión de los intendentes capitalinos y también los del interior del país.

    Baches y basuras. Lo decía hace poco tiempo el respetado colega Alcibiades González Delvalle, en su columna de opinión. Esos son los dos únicos problemas que el intendente debe afrontar con eficiencia…y listo. Claro ahora está también el problema de los damnificados.

    Pero si el nuevo intendente, Ferreiro, comprende las señaladas claves de la gestión, tiene razón Don Alcibiades, baches y basuras, que se ocupe de eso y seguro abrirá el camino a su reelección.

    Pero no lo entienden, posiblemente Ferreiro, como los anteriores se encerrará a discutir fragorosos intríngulis administrativos y así se le ira todo el tiempo. Tendrá dinero solamente para pagar sueldos y no va a quedarle nada para las obras. Lo de siempre. Tampoco va a poder despedir a la gente porque se le crucificarán en plena avenida Mariscal López.

    El nuevo intendente está sentado sobre un lecho de clavos. Debe ver el modo de captar recursos para encarar las dos claves mencionadas.

    Hasta ahora todos fracasaron. A ver cómo le va a éste.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 9:02 am
  11. Hoy comienza para Ferreiro el desafío de transformar Asunción

    Mario Ferreiro, nuevo intendente de Asunción –quien asume hoy–, se encuentra ante el desafío de transformar el rostro de una ciudad a la que sus ineptos administradores anteriores condenaron al caos en la circulación de vehículos, la suciedad, los baches, los buses destartalados, la emigración de sus habitantes y el clientelismo político. Para superar esos males crónicos, tendrá que tener capacidad de gestión, pero también coraje para enfrentar a los enemigos del cambio. Además, debe resolver la competencia por cupos de poder dentro de los partidos y movimientos que le apoyan. A partir de ahora hay que esperar que empiece a cumplir gradualmente las promesas de su campaña electoral.

    Luego de diez años de gobiernos colorados, un opositor toma el mando de una capital profundamente deteriorada en su capacidad de respuesta a las necesidades ciudadanas. La no adopción de medidas oportunas para evitar que los problemas se incrementaran hace que los requerimientos actuales de soluciones sean urgentes y cada vez de mayor envergadura.

    Uno de los problemas más graves que tendrá que enfrentar el intendente es el de la infraestructura inadecuada para la circulación de vehículos. Ello atañe a la escasez y la estrechez de calles y avenidas, así como la obsolescencia de la capa asfáltica de la mayoría de las vías de circulación.

    Otro es el de los impetuosos raudales, de efectos devastadores con cualquier lluvia de mediana intensidad y prolongación. Ahora, la cobertura de desagüe pluvial es de alrededor del 25 por ciento, con las obras en ejecución. Para ampliar esa red necesitará de un trabajo conjunto con la Essap, que tiene un plan maestro para Asunción.

    Por sucios, desordenados y descuidados, algunos lugares de Asunción son impresentables. Es por la basura dispersa en las calles, la falta de cumplimiento de normas de circulación vehicular y estacionamiento y las veredas rotas. Esas situaciones tendrán que contar con una rápida respuesta de la nueva administración municipal.

    La recolección de la basura y su procesamiento en Cateura tendrán que ser revisados. El lugar en el que se deposita hoy, en una periferia pobre, se convierte en una bomba de tiempo que acecha a buena parte de la ciudad cada vez que los cauces hídricos se desbordan.

    El transporte público es otro talón de Aquiles al acecho. Con vehículos obsoletos, y empresarios con mentalidad de almaceneros, urge acelerar la implementación del Metrobús y profundizar –acompañando el programa en marcha del gobierno central– el recambio de los ómnibus.

    La Terminal de Ómnibus, que se cae a pedazos, el problema de los damnificados por las cíclicas inundaciones, la emigración de los asuncenos a otros municipios, la baja recaudación, la franja costera, el deslucido rostro de su casco histórico, la falta de información al ciudadano, la polución ambiental, el no respeto de las ordenanzas y el descuido a los sectores sociales más vulnerables son otros desafíos para los que llega al gobierno asunceno.

    De Mario Ferreiro se espera una administración basada en la eficiencia, la transparencia, la racionalidad, la participación ciudadana y la paulatina superación de los crónicos males capitalinos. Ojalá satisfaga esa expectativa.

    Para un buen gobierno, le es indispensable la colaboración de todos: sus aliados políticos, la Junta Municipal, el Gobierno central, los municipios aledaños y la sociedad civil. Las disputas políticas internas deben quedar desterradas para pensar solo en la recomposición global del deplorable rostro de la Asunción que Ferreiro hereda de sus antecesores.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 8:51 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Péva ndejoráne, he’íje oka’úva mondahare.25/07/17

fotociclo ✓

El Cirque du Soleil presentará Amaluna, del 26 de julio al 13 de agosto en Asunción

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: