estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Sin candidatos

Resulta llamativa la incapacidad, cada vez más evidente, de los partidos políticos para ofrecer a la ciudadanía candidatos surgidos de sus filas, que tengan suficiente arrastre electoral en el conjunto de los votantes y no solo entre sus propios correligionarios.

Por el lado de los liberales, Mario Ferreiro y Fernando Lugo. Por su parte, los colorados hasta tuvieron que cambiar sus estatutos para hacer candidato al actual Presidente de la República, Horacio Cartes, porque hasta poco antes ni siquiera estaba afiliado.

Algunas derrotas catastróficas han sido igualmente llamativas que esas victorias electorales. Por poner solo un ejemplo: el famoso “Sigamos” le proporcionó a Arnaldo Samaniego una cómoda victoria dentro de su partido y, en cambio, una aplastante derrota a la hora de la verdad.

Sin duda, esto muestra que hay una grave crisis de representación en los partidos, tal vez porque para ganar internas se hacen campañas sectarias que atraen a un número suficiente de correligionarios, pero espantan al resto del electorado y también porque el estilo de campaña agresivo, gritón y caudillista se ha vuelto anacrónico y los votantes prefieren candidatos mesurados y reflexivos.

Sin embargo, esa crisis que, aunque a su pesar, de alguna manera los partidos políticos están asumiendo a la hora de elegir candidatos, no se ha reflejado en un cambio en las formas de hacer política fuera del tiempo electoral.

Los ejemplos son también bastante evidentes: ni Fernando Lugo contó con suficiente respaldo parlamentario de sus aliados, ni Horacio Cartes de los colorados. En los dos casos la armonía se acabó el mismo día de la toma de posesión o quizás en el mismo momento en que se contó el último voto.

La causa principal de estas situaciones es que tanto los candidatos como los partidos se han considerado únicos dueños de las victorias y, en consecuencia, únicos dueños del gobierno. El candidato piensa que únicamente él ganó y que no les debe nada a quienes lo respaldaron, y los partidos creen que solo ellos son los artífices de la victoria y que el candidato debe someterse a su voluntad.

La realidad es que ni los partidos habrían ganado sin los candidatos ni los candidatos sin los partidos; pero cada uno prefiere quedarse exclusivamente con la engañosa mitad de la realidad que más conviene a sus intereses.

Quiero aclarar que no tengo nada contra las alianzas y sí mucho a su favor. Son un mecanismo muy válido en cualquier sistema democrático, que promueve la alternancia y posibilita que sectores minoritarios tengan algún peso en la conducción del país. La historia está llena de alianzas exitosas, como el Frente Amplio de Uruguay, por citar solo el ejemplo más cercano. Por el contrario, si escribo estas líneas es porque las alianzas se han vuelto cada vez más necesarias para el éxito electoral, y también con la esperanza de que al menos una parte de la dirigencia de los partidos políticos sea consciente de que las alianzas no solo necesitan ganar elecciones, sino también administrar eficaz y racionalmente.

Es frecuente escuchar, sobre todo en amplios sectores de los grandes partidos, que “las alianzas son bolsas de gatos”, pero colorados y liberales necesitan que las alianzas funcionen, porque ya dependen mucho y cada vez dependerán más de alianzas para ganar elecciones y para gobernar.

En resumidas cuentas, escribo esta líneas porque en estos días está tomando posesión de la Municipalidad de Asunción Mario Ferreiro, candidato de una alianza, en la que nuevamente el Partido Liberal es el integrante más poderoso, y todos necesitamos que le vaya no solo bien, sino muy bien, para hacer frente al caos en que está sumida nuestra capital.

Además, sin importar cuáles sean nuestras simpatías políticas y nuestros compromisos sectoriales, todos necesitamos llegar algún día a sentirnos orgullosos de Asunción; los asuncenos porque es nuestra ciudad, y los paraguayos en general porque es la capital de nuestra república.

Por Rolando Niella

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/sin-candidatos-1437551.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Sin candidatos

  1. Miedo a perder el equilibrio

    El presidente del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y senador, otrora gran luchador contra la barbarie del stronismo, Miguel Abdón Saguier, dice que esa nucleación política no puede lanzarse al vacío. Ese “lanzarse en el vacío” es apoyar un juicio político al que reparte nuestra plata con su amigo Manuel Radice como si fuera coquito horneado en su propio bolsillo, el ministro liberal del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Alberto Ramírez Zambonini.

    Para no lanzarse “al vacío”, el PLRA quiere asegurar que el Partido Colorado le jure y rejure que a un liberal le seguirá otro liberal.De cómo es eso, los herederos del color de la bandera —aunque no de sus principios, a esta altura—, de José de la Cruz Ayala, el mítico Alón, no conocen: el dador de puestos Ramírez Zambonini, desde que en 1996 se constituyó el TSJE en virtud de una ley, jamás tuvo sustituto.
    “Méritos” no le faltaron.

    Lo que nunca hubo es voluntad para, por lo menos, mandarlo a su casa. O, dicho desde otra clave: los liberales siempre tuvieron miedo de quedarse sin el pan y sin la torta. Sin la torta esa tan rica, tan apetecible, que Ramírez Zambonini corta para sus korrelí en porciones de planilleros.

    Miedo de los colorados es lo que hasta ahora tienen. Se guían por el refrán popular que dice: Colorado ha locro kirîrîgui nderejedeskuidái va’erâ. El locro que no humea y el colorado tienen en común que debajo de las apariencias pueden esconder sorpresas.

    Para Saguier, un colorado (Jaime Bestard), un liberal (el nombrador de funcionarios innecesarios) y una que solo dura algún tiempo en un partido (María Elena Wapenka) en el TSJE “dan muy buenos resultados”.

    ¿”Muy buenos resultados” para quiénes? Para los partidos políticos, por supuesto. Si la mayor parte del tiempo se callan es porque cada uno está “en lo suyo” practicando la institución del mboja (arrimado, protegido) de tiempos de la Colonia Española en el Paraguay, que en términos de hoy, partiendo de una institución romana, se llama clientela política.

    Traducido en paraguayo, la clientela es el racimo de correligionarios ávidos de un sueldo. Algunos de ellos son extremistas de esa práctica: quieren sueldo sin trabajar. La condición de planillero es su máximo logro.

    El equilibrio del que habla Saguier hay que entender desde esa perspectiva: che ajapo, nde rejapo, ha’e avei ojapo. Ese equilibrio es lo que pretende mantener. El otro es casi irrelevante.

    Por Mario Rubén Álvarez

    http://www.ultimahora.com/miedo-perder-el-equilibrio-n952895.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20 diciembre, 2015, 6:55 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Como dijo… ✓

@Pocho_py Paraguayito nunca va faltar donde hay caña y comida gratis, quieres tener gente en algo que haces, ya tienes la solución.
@MsSpoonr Para mi que el bcp tiene que empezar a regular nomás ya las especificaciones de los caramelos y sus equivalencias en guaraníes, estoy harta del "te puedo dar caramelo por tu welto?"
@Digonzalezd Oficialismo en Senado está perdiendo por goleada. A Opaci se le cortó el chorro y se aprobó que no se trasladen feriados.
@ebritezpy Quiero inscribir mi movimiento. Cómo se llama?. Movimiento Colorados Honestos. Equivocado señor, no es aquí.
@Perreski Como siempre, el cuidacoche que paguen no está. Se hacen odiar.
@Pykare Tenemos que llegar al 2018 con propuestas confiables de recuperación de la moral pública y política. Si no, no tendremos futuro.
@osvaldozayas ¿Qué hicimos como pueblo para merecer un programa de TV abierta como @yomellamopy?

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: