estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La implacable Justicia que procesa a Moria

Vino con la intención de arreglar rápido su situación judicial y quedarse pocos días. En una pausa entre espectáculos de teatro y programas de tevé en Buenos Aires, la vedette argentina Moria Casán alquiló un departamento en Asunción, en donde iba a alojarse, en el caso de que la Justicia paraguaya disponga algún régimen de prisión domiciliaria, mientras duran las gestiones.

Nunca pensó que la mandarían a una cárcel pública. Desde el punto de vista de sus abogados, no había razón. Ana María Casanova (es su verdadero nombre) ya había firmado un acuerdo con el joyero luqueño Armando Benítez, que permitía cerrar el caso de la desaparición de una joya evaluada en 80.000 dólares, durante una presentación en la Conmebol, en 2012.

Pero la visita de Moria se convirtió en un reality show televisivo –argentino y paraguayo– desde el momento en que ella bajó del avión, fue detenida, esposada y conducida a la Comisaría 17, en cuyo calabozo tuvo que dormir la primera noche.

Al parecer, algunos referentes de nuestra Justicia consideraron que tenían una oportunidad mediática excepcional y la aprovecharon para mostrar “mano dura”. La jueza Dina Marchuk ordenó la reclusión de la vedette en la cárcel del Buen Pastor, donde al ingresar se le encontraron dos pequeños sobres con 1,6 gramos de cocaína.

Aunque todo indicaba que la droga era para consumo, el juez Rubén Riquelme dispuso su prisión por tenencia de estupefaciente sin autorización, con una imputación de entre 5 a 15 años de cárcel. El simple paseo judicial de la vedette se convirtió en una escena de la película Expreso de Medianoche.

Es la hipocresía de una Justicia que se muestra implacable con una popular actriz sexagenaria por 1,6 gramos de cocaína, pero no aclaró nunca –por ejemplo– el caso de 225 kilos de cocaína capturada en poder de políticos en Amambay, que luego fueron robados otra vez de la propia Jefatura de Policía en Pedro Juan Caballero, en enero de 2005.

La implacable Justicia que procesa a Moria es la que no consigue juzgar por casos de corrupción a los diputados José María Ibáñez y Víctor Bogado; la que nunca vio a los cientos de planilleros en la UNA o el TSJE hasta que los mostró la prensa; la que mantiene impune los casos de más de 15 periodistas asesinados, incluyendo a Santiago Leguizamón; la que no investigó ni castigó los asesinatos de 115 dirigentes campesinos del Informe Chokokue; la que mantiene impune el caso Argaña, el caso Marzo Paraguayo, el caso Rosa Rodríguez, el de los más de 100 soldaditos muertos en los cuarteles. La que atornilla de por vida en sus cargos a sus ministros de la Corte, la que es catalogada como la institución más corrupta por la ciudadanía. Esa misma.

Por Andrés Colmán Gutiérrez

http://www.ultimahora.com/la-implacable-justicia-que-procesa-moria-n953142.html

 

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

10 comentarios en “La implacable Justicia que procesa a Moria

  1. Moria vs. María o Juana

    Durante dos semanas los medios de prensa centraron su interés en la detención, procesamiento, encarcelamiento y posterior liberación de la sexagenaria exvedete argentina Ana María Casanovas o Moria Casán, como se la conoce en el ambiente del espectáculo del vecino país. Reportajes, notas periodísticas, comentarios e información, han encontrado espacio en tapas de diarios, y se constituyó en tema central de noticieros radiales y televisivos.

    De acuerdo a las informaciones difundidas por los medios, Casán había venido al país, voluntariamente, luego de aproximadamente tres años de ser declarada rebelde a los mandatos de la Justicia, en el marco de un proceso penal formado con motivo de la “desaparición” de joyas que le habían sido prestadas para su uso durante un show.

    Las joyas en cuestión, valuadas – según su propietario – en aproximadamente ochenta mil dólares americanos, quien, como consecuencia de su perdida habría sufrido un perjuicio patrimonial de igual valor, y aunque la falta de precisión sobre los detalles del proceso judicial impiden afirmar con certeza cuál es la calificación del delito que se le atribuye, no cabe dudas de que el mismo se trata de un hecho punible contra el patrimonio de las personas.

    Este aspecto, resulta determinante para el análisis del proceso judicial al que fuera sometida la Sra. Casanovas, en un primer momento, pues, cuando fuera derivada al penal de mujeres, a raíz de la medida adoptada por la juez de la causa, su situación se vio complicada por el hallazgo, en su poder, de una pequeña cantidad de cocaína, por lo que – nuevamente – fuera procesada y sometida a prisión preventiva.

    En ambos casos, el escandalo farandulero producido por el procesamiento y privación de libertad de la exvedete, sobrepasó los límites de la mera información, y finalmente, ésta terminó relegada y sepultada por aquel.

    No obstante ello, se ha podido saber que, en el primero de los casos, es decir, el que se vincula a la “desaparición” de las joyas, que la prisión preventiva fue decretada bajo el argumento de que había permanecido en rebeldía por largo tiempo, y por falta de arraigo, es decir, porque la procesada carecía de domicilio conocido en el país, sin tomarse en consideración que la condición de “rebelde” había cesado por decisión voluntaria de la requerida por la Justicia.

    No cabe ninguna duda que el trato procesal brindado a la Sra. Casán, en un primer momento, es exactamente igual al que se otorga a cualquiera otra requerida por la Justicia, llámese María o Juana.

    La diferencia sustancial se produce posteriormente, cuando se adelantan audiencias, y se dispone la “Suspensión condicional del procedimiento”, bajo reglas de conducta, entre las que resalta la obligación de donar la suma de G. 150 millones a la casa de las Hermanas Vicentinas “como reparación del daño”.

    Precisamente, este aspecto determina la diferencia en el trato brindado a la exvedete y a María o Juana. Casán no ha necesitado reparar el daño patrimonial producido por el hecho punible que se le atribuye. En otros términos, no se ha obligado a indemnizar al verdadero y único perjudicado. A la victima del hecho punible que ha sido admitidos por ella, como condición de procedencia del beneficio.

    Resulta inexplicable, e injustificable que se haya adoptado como medida la obligación de reparar económicamente “a la sociedad” tratándose un delito contra el patrimonio de las personas.

    Resulta inexplicable – igualmente – cuál es el criterio utilizado para establecer el monto de la “donación” a título de reparación del daño social, si el perjuicio patrimonial denunciado por la víctima alcanza aproximadamente Cuatrocientos sesenta millones de guaraníes, al cambio actual. En resumen, todo hace suponer que el joyero quedó finalmente sin sus joyas y sin la indemnización que le correspondería.

    El – varias veces anunciado – acuerdo celebrado entre víctima y victimario, nunca fue publicado, ni (aparentemente) presentado ante las autoridades judiciales, que de haber sido presentado, hubiera determinado la extinción de la acción penal, la terminación del procedimiento y el sobreseimiento de la procesada, conforme lo establece el Art. 25, inc. 10 del Código Procesal Penal.-

    La Justicia paraguaya – evidentemente – otorgó un trato de privilegio a la exvedete, al disponer la suspensión del procedimiento iniciado en su perjuicio, sin que haya asumido el compromiso de indemnizar a su víctima, aceptando la obligación de donar una suma sensiblemente inferior al daño patrimonial producido a aquel.

    De seguro, María o Juana, José o Pedro, no tienen, ni tendrán las mismas facilidades en los procesos judiciales por apropiación, hurto o cualquier otro hecho punible de carácter patrimonial. Para obtener la libertad se les exige una fianza igual o superior al valor del perjuicio ocasionado, y para la suspensión condicional del procedimiento, la obligación de reparar integralmente el daño patrimonial producido a la víctima, y además de la “reparación del daño social”, y – de seguro – luego de varios meses de privación de libertad.

    Así las cosas, las afirmaciones de la Sra. Casán, quien, de regreso a su país habría calificado a la Justicia Paraguaya como xenófoba (Fobia a los extranjeros), solo podrían corresponder si nuestros Jueces y Fiscales fueran extranjeros, pues del análisis comparativo surge que éstos padecen de xenofobia contra sus propios compatriotas. En la comparación: Moria vs. María o Juana, el resultado favorece a la primera.

    por Jorge Vasconcellos

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/columnistas/10907-moria-vs-maria-o-juana

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 enero, 2016, 4:27 pm
  2. La Justicia, en la mira
    El inusual ensañamiento en el caso de la vedette argentina Moria Casán, detenida en el penal de mujeres del Buen Pastor. La mujer se encuentra procesada por el robo de joyas y ahora también por tenencia de drogas, ya que tenía en su poder 1,6 gramos de cocaína.

    Más allá de la responsabilidad de Casán en el delito de robo que se le imputa, lo cierto es que la cantidad de cocaína que poseía tiende más bien a confirmar su condición de adicta, lo que fue corroborado por los exámenes toxicológicos que se le practicaron. En ningún caso una porción tan pequeña de la sustancia podría indicar otra cosa, como tráfico o algún otro uso que no fuera el propio consumo.

    Lo chocante de todo esto es el contraste que existe en el tratamiento de este caso con otros mucho más graves o más perjudiciales para el Estado y la sociedad. El extremo rigor manifestado con esta mujer –que, ciertamente, no merece un trato privilegiado ni especial– entra en abierta contradicción con la permisividad y complacencia con que la misma Justicia actúa ante verdaderos narcotraficantes –que exhiben sin pudor su fortuna–, contra ladrones de guante blanco o contra corruptos que meten la mano en la lata del patrimonio público.

    El caso de la actriz argentina no sería tan llamativo si se aplicara la misma vara a quienes defraudaron la confianza pública apropiándose de miles de millones de guaraníes que debían destinarse a obras sociales. El proceso de Moria Casán adquiere una relevancia adicional por su repercusión mediática. Son muchos los ciudadanos que sufren las mismas inequidades en los tribunales de la República pero cuyos casos no llegan a los medios de comunicación.

    La situación planteada con la actriz argentina es tan útil como cualquier otra semejante para insistir enérgicamente en la necesidad de una profunda renovación de nuestro Poder Judicial, que muestra a cada paso que no mide a todos con la misma vara. La plena igualdad de los ciudadanos ante la ley es un fundamento esencial de la República y de la democracia. Si los fiscales y jueces hacen la vista gorda con los corruptos encumbrados y descargan todo el peso de la ley en los casos menores, solo conseguirán minar irremediablemente la credibilidad de las instituciones.

    Para orientarse en este sentido basta atenerse a los principios más básicos: debe garantizarse la presunción de inocencia; todo ciudadano tiene derecho a un debido proceso y quien actúe comprobadamente en contra de las leyes debe ser sancionado, se llame Moria Casán o Juan Pérez, y ocupe el cargo o posición que sea.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 22 diciembre, 2015, 4:40 am
  3. Ensañamiento con Moria

    Creo que mucha gente se está dando cuenta de que hay un ensañamiento con Moria. No es muy creíble que la Justicia paraguaya sea extremadamente rigurosa. Sabemos que ha liberado a narcotraficantes con cargamentos de cientos de kilos de droga porque “no se probó que eran para tráfico”.

    No digo que haya que liberarla si cometió un delito. Realmente no estoy al tanto. Pero queremos ver tras las rejas a verdaderos delincuentes que son los que perjudican a nuestro país y dañan no su imagen, si no sus arcas, y por ende a todos sus habitantes, porque sabemos que la corrupción tiene su costo social, que significa que no habrá medicamentos en los hospitales o se harán aulas de mala calidad.

    Quisiera ver esposados y tras las rejas a gente como Víctor Bogado, como José María Ibáñez, Ramírez Zambonini, Cárdenas.

    Ese día voy a creer en la Justicia, no cuando se ensañan con una señora de casi 70 años que no nos causa ningún daño como sociedad.

    Olga Benítez

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 21 diciembre, 2015, 7:03 am
  4. ¿Por qué inocentes por pecadores?

    Pobre Moria, mala suerte para vos que viniste justo cuando la Justicia paraguaya necesitaba un chivo expiatorio para “hacer justicia” y que mejor uno que no sea de “nuestro folklore”.

    Exhibieron en el escenario internacional una conducta implacable, incorruptible y justa… Y supieron utilizar todos los resortes legales, algo que nunca utilizaron con nuestros comunes delincuentes de guantes blancos… No estoy a favor de lo que haya hecho Moria ni mucho menos defender la actitud de menosprecio hacia nuestra justicia, aunque justificada, diciendo en un programa donde es participante “Voy al Paraguay y vengo la otra semana”, y así hubiera sido si esta justicia no tuviera tantas deudas con la sociedad.

    Y surge la pregunta, ¿por qué con los Víctor Bogado, Enzo Cardozo, José María Ibáñez, Walter Bower, entre otros, la Justicia no actúa implacablemente? ¿Qué hay detrás de estos personajes que la justicia no puede actuar? Tal vez porque hay senadores y diputados imputados, que siguen en sus cargos, algunos presidiendo comisiones donde ellos mismos están involucrados en serios delitos.

    Los magistrados más vedette que Moria y un pueblo anestesiado mirando cómo actúa “la Justicia paraguaya” privilegiando, protegiendo a corruptos que derrochan y abusan sin piedad el dinero del pueblo que dobla el pescuezo, buscando carne entre los huesos para pagar sus impuestos.

    ¿Será que alguna vez se pueda revertir esta situación y los delincuentes paguen por los inocentes?… Porque demasiados inocentes ya pagaron por estos delincuentes. Hasta cuándo Paraguay.

    Pedro Arsenio Riso Ramos

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 21 diciembre, 2015, 7:01 am
  5. Caso Ibáñez: La Justicia le hace el juego a la impunidad

    Cuando el juicio a un político acusado por corrupción se dilata en instancias judiciales, el mensaje que se está enviando a la ciudadanía es que hay complicidad con quien ha utilizado su poder y su influencia para beneficiarse a través de recursos del Estado, que obviamente no le pertenecen, premiándolo con la impunidad. El caso del diputado José María Ibáñez –que pagó a los cuidadores de su quinta con fondos provenientes del Parlamento– es un claro ejemplo del contubernio que existe entre la clase política y el Poder Judicial. Las postergaciones de audiencias preliminares son un modo de “enfriar” el tema ante la opinión pública para que el caso, finalmente, quede sin sanción.

    El caso de corrupción apadrinado por el diputado colorado José María Ibáñez refleja una concepción patrimonialista de los bienes del Estado propio de épocas pasadas en las que se repartían privilegios entre los que detentaban el poder, pero no de estos tiempos en que –en teoría al menos– se busca que los recursos colectivos sean administrados con honestidad.

    El parlamentario, abusando de su poder y aprovechando las necesarias complicidades que deben existir para conseguir que la Cámara de Diputados pague a sus caseros el salario que tendría que haber salido del bolsillo del legislador, en una actitud desvergonzada, se aprovechó de su posición para conseguir un propósito a todas luces condenable.

    La imputación de la Fiscalía no solo es para el legislador, sino también para su cónyuge, a partir del dato de que el cheque del Congreso para el pago a los caseros fue depositado en su cuenta personal.

    Ibáñez confesó públicamente que usó dinero de los contribuyentes para provecho personal. Incluso llegó a pedir perdón. Esa actitud contrasta con la forma en que encara su defensa en tribunales: está haciendo todo lo posible para dilatar el juicio, evadiendo una audiencia preliminar dentro del proceso judicial en el que está involucrado.

    El miércoles pasado, por quinta vez, se evitó la materialización de la diligencia necesaria para que los trámites judiciales continúen. Allí el juez debía decidir si elevaba o no a juicio oral la causa por estafa, expedición falsa de certificados y cobro indebido de honorarios que se le sigue. Él y su esposa se presentaron, pero la audiencia preliminar no se pudo realizar por una acción presentada por su ex jefa de gabinete.

    La Fiscalía –el 24 de setiembre de 2014– había solicitado que el legislador respondiese de las acusaciones en un juicio oral y público. Sin embargo, desde entonces sus abogados recurren a chicanas para impedir que el juicio avance y, eventualmente, reciba una condena.

    Solo el pasado 7 de diciembre el caso se había destrabado luego de estar paralizado más de un año. Al suspenderse una vez más la audiencia preliminar, pasa para el año próximo.

    Atendiendo a la forma de actuar del legislador y de sus abogados, es indudable que seguirán incidentando el proceso para que el tiempo transcurra en beneficio de ellos.

    Si bien el Ministerio Público actuó con diligencia para lograr el desafuero del parlamentario y presentar de manera convincente las acusaciones contra el que ya admitió públicamente que usó dinero público en beneficio personal, la Justicia le está haciendo el juego a la impunidad.

    El mensaje que el Poder Judicial envía a la ciudadanía, al involucrarse en la dilación de la audiencia pública, es que no le interesa llegar al fondo de la situación puesta a su consideración. En pocas palabras, está a favor de la impunidad de los que abusan de su poder.

    http://www.ultimahora.com/caso-ibanez-la-justicia-le-hace-el-juego-la-impunidad-n952897.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20 diciembre, 2015, 6:54 am
  6. Si querés shorar…

    Por Luis Bareiro

    Pobre Moria. Vino para un trámite burocrático y terminó encerrada en una penitenciaría de mujeres porque no porta carnet de cocainómana. En su casi medio siglo de comediante, jamás habrá leído una historia tan rocambolesca.

    Sé que hay una legión de xenófobos aplaudiendo la repentina rigurosidad que adquirió la Justicia paraguaya para tratar el caso de la diva argentina, pero un análisis serio no resiste la carcajada.

    La señora Casán vino para completar requisitos de un caso cerrado hace dos años. El supuesto robo de unas joyas. El joyero y los abogados de la actriz acordaron una salida que seguramente incluyó el pago de una suma bien salada al propietario de la reliquia.

    Como se trató de un delito de acción penal pública, intervino la Fiscalía, y lo que faltaba para archivar definitivamente el expediente era que las partes se presentaran ante la Justicia, declararan que llegaron a un acuerdo y, de ser necesario, le impusieran a los presuntos culpables alguna sanción que no incluyera la cárcel.

    Para eso vino la señora. La jueza, los fiscales, todos sabían que en lo privado el caso estaba cerrado. Pero como había prensa local e internacional y como el acento de la actriz y sus formas generan algún estúpido retintín xenófobo en quienes padecen cierto nivel de inseguridad, a la magistrada se le ocurrió que era más espectacular mandarla al Buen Pastor a pasar la noche y recibirla recién al día siguiente.

    Así, esta señora, a punto de cumplir sus setenta, fue a la penitenciaría donde un cateo de rutina reveló que portaba 1,6 gramos de cocaína. Y comenzó la segunda parte de la tragicomedia. Nadie duda de que la droga era para su consumo. Si su intención era traficar, se hubiera traído cuanto menos cien gramos.

    La cuestión es que ella no tenía un documento que la señale como adicta. ¿Cómo no se le ocurrió en el trayecto del aeropuerto a la comisaría, donde la trajeron esposada y de allí al Buen Pastor, gestionar un carnet de cocainómana?

    Ahora su suerte depende de que logre probar, sin que quede lugar a duda, que después de patear durante cincuenta años las tablas de las revistas porteñas ella se hizo un poquitín afecta a las drogas. Mientras, preparará el arbolito y el pesebre con las reclusas del Buen Pastor.

    Cuánto rigor de una justicia que en la misma semana suspendió por quinta vez la audiencia del diputado José María Ibáñez, imputado por pagar con nuestros impuestos a sus caseros, y de robarse de yapa la mitad de sus sueldos; la misma que permitió que recusen a 14 fiscales que ni siquiera habían sido designados aún para abortar la investigación sobre planilleros en la Justicia Electoral, la misma que hasta ahora tiene congelado el proceso contra el senador Víctor Bogado, entre otras tantas maravillas.

    En fin, si querés shorar…

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20 diciembre, 2015, 6:39 am
  7. PAN Y CIRCO

    Se acercan las fiestas de fin de año, la gente necesita de relax y junto con el aguinaldo llego un poco de show mediático gratis, que tiene como protagonista principal a la modelo argentina Moria Casán, que ya en una etapa decadente de su carrera de artista vino a hacer un espectáculo en un salón de Luque, al final en un oscuro episodio se denunció que la vedette se alzó con el collar que un joyero de Luque había prestado para el show, en aquella oportunidad logro salir del país, pero la investigación continuó y un ayudante de la Casán quedó detenido por unos cuantos días hasta que al fin también recupero su libertad, sin embargo ahora que vino solamente para finiquitar su expediente ya que llegó a un acuerdo con el joyero la justicia se muestra inclemente y sigue en la prisión de mujeres en Asunción.

    Si bien debe existir el principio de la igualdad de todos los ciudadanos, nacionales y extranjeros ante la ley, esto no siempre ocurre en nuestro país donde los jueces y fiscales siempre son proclives a ser duros e inflexibles con los débiles y pobres y extremadamente permisivos con los poderosos, sería bueno que ese principio de igualdad ante la ley rigiera siempre y no solamente cuando se trata de una figura conocida en el mundo artístico y cuando se sabe que todo lo que deciden los jueces tiene un impacto muy fuerte en la prensa sensacionalista de nuestro país y también en el país de origen de la artista argentina, que por otra parte siempre fue una actriz muy mediática y proclive a los escándalos televisivos. En lo que se conoce como los reality Show.

    En este caso el show fue montado desde antes que Moria Casán llegara al Paraguay, su arribo al Silvio Pettirossi no fue menos ostentoso prestándose al espectáculo también las fuerzas policiales que esposaron a la vedette, cuando no había ninguna posibilidad que la misma huyera ya que todo el mundo sabía que venía a regularizar su situación pues ya había llegado a un acuerdo con el dueño de las joyas sustraídas por lo que las esposas nos parece era más para las cámaras de televisión que por seguridad. La otra complicación para Moria Casán se refirió a la detección de 1,6 gramos una cantidad ínfima y que denota que es de una adicta y no de una traficante de estupefacientes, sin embargo este parece ser ahora el punto más fuerte para que la misma continúe en prisión.

    Ahora bien, todo esto hubiera sido tan bueno y normal en caso que la justicia paraguaya tuviera una tradición de rectitud de procederes y un trato sin contemplaciones para todos los que infringen la ley, que lindo hubiera sido que con este rigor se tratara a todos los que tienen en su poder mucho más que la cantidad de cocaína encontrada a la Casán y que son habitués en clubes sociales y otros centros de diversión, que se controlara con rigor en los estadios deportivos. Si la justicia castigara a todos los que trafican drogas en el país, los que venden a los escolares y estudiantes secundarios en las puertas de las instituciones educativas, que luego de ser apresados en menos de que cante el gallo están nuevamente en las calles con sus mercaderías perversas. Entonces si se consideraría que lo practicado con Moria forma parte de procedimientos habituales de la justicia paraguaya.

    Andrés Granje

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:40 am
  8. Moria, que la coca te acompañe

    Por Sergio Etcheverry

    Reconozco haber llegado a esa edad en que las noticias se me mezclan. Así, esta semana mis pobres neuronas se han visto atacadas por dos hechos que, en mi loca cabeza, se han unido en una extraña conjunción.

    Así interpreté que Moria Casán, la otrora despampanante y súpervoluptuosa vedette argentina y ahora, a sus 69 años, transformada en una especie de sátira de sí misma, en realidad vino a promover Star Wars, en la que actuaría como una rebelde ciudadana del universo empeñada en detener el avance inevitable de los años y el deterioro. Para lograrlo tuvo que lucir en su momento “la Josha”, un artilugio de dudoso gusto fabricado por un artesano paraguayo depositario de la Sabiduría Eterna.

    Sin embargo, el Lado Oscuro se hizo dueño de Sir Garbellano, quien parece que quiso quedarse con ella (acá me hace acordar un poco al Señor de los Anillos) pero fue pillado. Garbellano, ya totalmente tomado por el Lado Oscuro, decidió dejar a la vedette con el entuerto y desaparecer sin dejar rastro (de hecho ya van dos años de eso).

    El Lado Oscuro parece haber prendido también en algún representante de la Justicia, que quizás se vio tentado por un fugaz momento de Gloria (o algún otro interés menos intangible pero más redituable) y, aprovechando que Moria tenía consigo la Coca (un triste sucedáneo de La Fuerza), la dejó para responder por el delito.

    Reconozco que mi saga podría continuar, quizás con una precuela que explicara cómo una señora con toda la experiencia del mundo viniera para quedar encerrada. Imagino también una secuela en la que la señora haga una serie de espectáculos con su experiencia como presa en Paraguay y estoy casi seguro que facturará mucho con sus entrevistas cuando llegue “ashá”.

    Qué quieren que les diga, la película puede estar buena, pero hay cosas que no entiendo. Pero no me hagan caso, han de ser mis fatigadas neuronas nada más.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:36 am
  9. 1,6 gramos

    El juez Rubén Riquelme dictó ayer la prisión preventiva de Moria Casán por tenencia de droga. ¿Qué cantidad? 1,6 gramos de cocaína. Sí, así como se lee, 1,6 gramos. Esta causa se le suma a la que la llevó inicialmente a la cárcel del Buen Pastor, referida al robo de un collar valuado en más de 80.000 dólares, pese a existir un acuerdo con el afectado.

    Si bien es discutible la primera decisión por la cual fue privada de su libertad, adoptada por la jueza Dina Marchuk, que no le concedió medidas sustitutivas a la prisión, lo resuelto por Riquelme es sencillamente un reverendo disparate, que solo puede producir el hazme reír de cualquier estudiante de derecho y la indignación de quienes son testigos del ensañamiento que existe en su contra. A ella se la castiga, tal vez, en un estúpido intento por demostrar que la justicia paraguaya es rigurosa, pero esa misma justicia, podrida hasta los huesos, mantiene impune a los grandes capos del narcotráfico, entre quienes se encuentran conocidos dirigentes partidarios, concejales, intendentes, gobernadores y parlamentarios.

    El delirio alcanza su máxima expresión en las “argumentaciones” expuestas por la fiscal Elba Cáceres, a Radio 1000, para justificar que la señora Casán deba seguir guardando reclusión. Según ella, la medida era necesaria porque hay que “comprobar previamente que se trata de una adicta”, para lo cual se ordenaron ciertos estudios toxicológicos. Algo absurdo a todas luces, pues si no fuera para el autoconsumo, para qué sería? Para comercializar 1,6 gramos de cocaína entre sus compañeras de celda?

    La agente del Ministerio Público se aferró a que la legislación paraguaya no discrimina si el acusado portaba poca o mucha cantidad de droga y que la expectativa de cárcel es de 5 a 15 años. “Estoy de acuerdo en que es exagerado, pero en nuestro marco legal no puede darse otra salida”, resaltó. Sin embargo, ni ella ni el juez hicieron mención a que desde hace ya algunos años existe una política interinstitucional para abordar el problema del consumo de drogas, que es impulsada por los organismos de combate al narcotráfico, la Fiscalía y el Ministerio del Interior, entre otros, consistente en NO criminalizar al adicto, que es la víctima, sino perseguir a los causantes del problema, que son los traficantes. Así lo expuso en reiteradas oportunidades el jefe de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Luis Rojas y lo ratificó nuevamente en la víspera.

    Desde luego que lo de Casán tiene el componente especial de ser un personaje de elevada exposición mediática, por lo cual la prensa argentina y de la región están haciendo un seguimiento diario de su caso. Y esto pareciera que también agrega el ingrediente de vanidad del que hacen gala algunos que, en teoría, deben administrar justicia, pero en la práctica sucumben ante la irresistible tentación de lograr sus “15 minutos de gloria”.

    Reiteramos, los procesos que se le siguen a la vedette del vecino país tienen el mérito de dejar al desnudo el cinismo de la justicia paraguaya, que se muestra inflexible con alguien que lleva consigo 1,6 gramos de droga, pero “no ve” a los grandes capos mafiosos que deambulan tranquilamente por nuestras calles, o bien, los libera cuando por “error” son aprehendidos.

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/editorial-impreso/10337-1-6-gramos

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:36 am
  10. Moria y el diputado Lezcano

    ¿Qué se cree esta Moria Casán para ingresar al Paraguay con 1.6 gramos de cocaína? Vendiendo esa cantidad en nuestro mercado le hubiera reportado unos ¡150.000 guaraníes! Suficientes para pagar por las joyas cuya desaparición se le atribuye, y todavía le iba a sobrar para sobornar a fiscales y jueces y conseguir su libertad. ¡Habrase visto! Pero allí estuvieron nuestros sagaces policías, fiscales y jueces para impedir semejante tráfico.

    Moria, de 69 años, probablemente pasará las fiestas en el Buen Pastor. Dicen que los intervinientes no pudieron hacer otra cosa sino actuar conforme a la ley.

    Pero nunca hemos visto tamaño celo cuando los acusados por el deleznable tráfico de drogas son hombres poderosos.

    Moria se equivocó enormemente al elegir abogado. Hubiera seleccionado al diputado Marcial Lezcano, quien según un informe presentado por un grupo de legisladores en el propio Senado, tendría vínculos con el narcotráfico.

    Por el Palacio de Justicia se comenta que un hermano del diputado de marras, además policía, el suboficial Águedo Romildo Lezcano, cayó infraganti con dos litros de cocaína líquida que tenían como destino el mercado exterior, pero a los seis meses el mismo ya disfrutaba de sobreseimiento libre. Aunque poco después una “mula” lo señaló como su patrón, el citado expolicía goza de libertad.

    Otros miembros del Poder Legislativo también fueron señalados como vinculados con el narcotráfico en el mismo informe presentado al Congreso, pero, como era de esperar, los mismos no fueron incomodados, así como tampoco son incomodados el senador Víctor Bogado y el diputado José María Ibáñez, procesados a consecuencia de escandalosos tráficos de influencias para nombrar a sus clientelas políticas en cargos pagados por los contribuyentes.

    Es probable, como dicen, que en el caso Moria los fiscales y jueces estén actuando puntillosamente conforme a las leyes. ¿Pero cómo es que cuando se trata de peces gordos miles de palos se insertan en la rueda de la justicia?

    ¿Será que el importe de los 1.6 gramos de cocaína de Moria no alcanza para contratar como defensor al diputado Lezcano?

    Por Rubén Céspedes

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/moria-y-el-diputado-lezcano-1437238.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:34 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: