estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

2016 no será como el 2011

En su reciente informe sobre Expectativas de Variables Económicas (EVE), el Banco Central del Paraguay presenta indicadores bastante similares a los que han regido este año. Para el 2016, el EVE presenta este cuadro: meta de inflación 4,4%, tipo de cambio nominal 6.000 guaraníes, variación porcentual del PIB 3,8% y tasa de política monetaria 5,75%. Esto indica que el BCP no piensa ni por un momento introducir variación alguna a sus métodos y objetivos planteados a través de este instrumento de evaluación que se cimenta en la necesidad de “velar por la  estabilidad del valor de la moneda” y que “para el logro de este objetivo se implementa un esquema de metas de inflación adoptado en 2011”. Luego dice que “esta forma de hacer política monetaria está orientada a anclar las expectativas de los agentes económicos en torno a la meta de inflación”. Pongamos especial atención en el verbo “anclar” usado en el informe.

En este espacio editorial, siempre hemos sostenido que el BCP está cumpliendo razonablemente bien su misión de mantener estable y previsible la política económica y financiera en el Paraguay, lo que no es poca cosa teniendo en cuenta las turbulencias que nos acechan permanentemente desde nuestros vecinos y consocios de negocios, en especial Brasil y Argentina. Pero una cosa también es cierta: la economía de 2016 no será la misma de 2011, año en que se “ancló” la política monetaria del BCP a las metas de inflación.

Ese año, el precio al que se negociaba la soja en los mercados mundiales oscilaba entre los 550 y los 600 dólares la tonelada, siendo esta oleaginosa la que ingresa, hasta hoy, la mayor parte de las divisas por un solo rubro. Hoy, si se consigue 300 a 320 dólares se puede considerar una suerte y nada indica que en el 2016 las cosas vayan a ser diferentes.

Un slogan impuesto por 5días dice que cuando los mercados cambian, es hora de empezar a negociar de otra manera. En el mundo de los negocios, sobreviven y prosperan sólo quienes tienen olfato para percibir a tiempo las variaciones del mercado y cintura para efectuar los cambios necesarios para no ser dejados atrás.

El BCP coloca en el mercado financiero sus instrumentos de regulación  monetaria a un 5,75%, tasa que sigue siendo muy atractiva para los bancos que se las compran sin pensarlo un minuto, retirando así excedentes monetarios del mercado para mantener ancladas las metas de inflación formuladas por la banca central. Sólo que esa masa de dinero –tres de los bancos más grandes compraron en 2014 casi G. 2,5 billones en letras- se sustrae al crédito que demandan sectores que reclaman fondos accesibles para empujar sus proyectos de inversión.

El BCP debería revisar su política monetaria y estudiar cómo adecuarla a las tendencias ya vigentes y que se acentuarán en 2016. Y no temerle tanto a unos puntos extra a la inflación, que ese no es el infierno.

Cristian Nielsen

http://www.5dias.com.py/43499-2016-no-sera-como-el-2011

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

6 comentarios en “2016 no será como el 2011

  1. El desafío de ahorrar en la escasez

    Una de las características de los paraguayos es consumir todo lo que hay o todo lo que tiene, sin importar cuál será la situación que nos espera mañana. Pensar en ahorrar en medio de la escasez es un desafío mucho más exigente y son pocos los que dan una receta para encarar una propuesta de esta naturaleza.

    Sin embargo, otra de las cualidades muy resaltantes de los paraguayos es consumir y gastar de acuerdo a lo que se tiene, es decir, tiene la capacidad de adecuarse a las situaciones difíciles que de tanto en tanto les toca vivir y se ingenia para satisfacer sus necesidades con lo que tiene a mano.

    En otras palabras, los paraguayos están preparados para adaptarse a las circunstancias y realidades económicas coyunturales.

    Es conmovedor observar cómo las personas afectadas por las inundaciones generan estrategias para “mantenerse a flote” y hacer frente a las adversidades.

    El año que iniciamos se presenta con un panorama bastante complicado para el país, la región y el mundo entero. Son pocos los países que no reportan dificultades económicas o situación de inundación. En otros puntos del planeta se habla de sequía, de calor intenso o frío extremo.

    En cuanto a la situación particular de Paraguay, el Gobierno está extremando esfuerzos para dar respuestas a los reclamos de los pobladores. Pero siempre las necesidades superan a los recursos disponibles y surgen las quejas o grupos insatisfechos con la acción oficial. Incluso el sector privado y las iglesias están sumando su grano de arena para ayudar a los necesitados.

    El 2016 de por sí ya se presenta complicado en el aspecto económico, debido a la menor actividad comercial en las ciudades fronterizas como Ciudad del Este, Encarnación, Pedro Juan Caballero y Salto del Guairá. También ya venía afectando el bajo precio de los productos agrícolas de exportación. Ahora se suman otros hechos que en cierto modo puede acrecentar las dificultades económicas.

    Pero este es el momento en que debe salir el auténtico paraguayo a lucirse con sus cualidades de hacer frente a las adversidades climáticas, financieras o económicas, y aunque parezca descabellado, pensar en cómo ahorrar en medio de la escasez.

    Normalmente se aconseja ahorrar en tiempos de abundancia, lo cual es más fácil, aunque a veces nos dejamos llevar por el consumismo y gastamos todo lo que tenemos.

    Este año será de duro aprendizaje sobre cómo ahorrar y racionalizar los recursos disponibles, tanto el Estado, como las empresas privadas y la población toda deberá asumir desafíos, dejar de lado ciertos gastos innecesarios y adaptarse a los tiempos que vivimos.

    Este año se deberá afinar los criterios de gastos a fin de que se cada moneda sea utilizada de la manera más correcta y eficiente posible. El Gobierno debe dar el ejemplo de una buena administración, de tal manera que las empresas privadas tengan una idea clara de hacia dónde vamos. Esto ayudará también para que las familias tomen conciencia de la situación y asuman una conducta que permita superar las dificultades coyunturales.

    Por Luis Carlos Irala

    http://www.ultimahora.com/el-desafio-ahorrar-la-escasez-n958160.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 enero, 2016, 5:56 am
  2. Crecimiento en valores positivos para construir una mejor sociedad

    El 2016 apenas ha dado unos pasos hacia el camino de los días que le toca transitar, cuando en todo el mundo se sigue hablando de las historias y hechos que nos conmovieron en el año que dejamos atrás. Los deseos de un año mejor, en el que reine la paz y se acabe el sufrimiento de tantos inocentes y vulnerables en todo el mundo se elevan desde los cuatro puntos cardinales de la tierra.

    Y una de esas voces que se han alzado al comenzar el año nuevo es la de Francisco, el Papa, que ha atravesado las fronteras de la religiosidad para hablar al mundo sobre los grandes temas que sacuden en la actualidad a una humanidad cada vez más conectada y comunicada gracias a la tecnología, pero que parece a veces muy distante y desinteresada en lo que significa la proximidad, el amor por el prójimo que todas las corrientes religiosas dicen tener como norte, pero que se ve constantemente negado por hechos de violencia e intolerancia que causan luto y dolor.
    Al comenzar el año, Francisco ha llamado la atención al mundo sobre la importancia de no olvidar que en el año pasado se han vivido en todo el mundo “muchos días marcados por la violencia, pero también, grandes gestos de bondad que no deben ser ensombrecidos por la prepotencia del mal”. La continua lucha entre el bien, representado por los valores que nos hacen mejores seres humanos, independientemente de las creencias religiosas o de la ausencia de ellas, y el mal, siempre asociado a la falta de empatía, a la ignorancia del otro a la intolerancia y la crueldad.
    Según los medios internacionales, “refugiados” ha sido la palabra más usada en el año que se fue para titular o redactar noticias. La crisis humanitaria desatada por el éxodo de familias sirias en busca de un lugar para vivir, atravesando peligrosos caminos y viajes imposibles en frágiles embarcaciones, nos ha sacudido con imágenes e historias impactantes.
    El dolor ha sido retratado en las playas turcas, hecho carne en las pequeñas víctimas inocentes; pero también hemos visto el odio, la intolerancia y el mal reflejados en las actitudes hostiles hacia ellos y en quienes sacan rédito económico de la tragedia, convirtiéndose en mercaderes de la desgracia de su prójimo, al que no sólo estafan sino que echan hacia la muerte con total falta de humanidad.
    Francisco ha dicho que si bien hemos visto el sufrimiento y el dolor de tantos en todo el mundo, también muchas veces los enormes y bondadosos gestos que nos redimen como seres humanos han pasado desapercibidos o son apenas reflejados. Y, en ese sentido, a causa de la situación dolorosa por la que atravesamos en nuestro país a causa de las inundaciones, no olvidemos los gestos de amor que surgen en medio de cada tragedia.
    Que el plan que nos congregue a todos, sea el de lograr, cada uno desde su espacio, el año más productivo en todos los aspectos. Que a la prosperidad económica y a la búsqueda de una mejor calidad de vida, se le sume el crecimiento en valores positivos, para construir una mejor sociedad.

    http://diariolajornada.com.py/v6/crecimiento-en-valores-positivos-para-construir-una-mejor-sociedad/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 enero, 2016, 5:53 am
  3. Darwin y las especies

    Por Carlos Fernández Valdovinos (*)

    En 1859, el científico inglés Charles Darwin afirmó que no son las especies más fuertes las que sobreviven, tampoco las más inteligentes, sino aquellas que mejor se adaptan al cambio. Para las especies, la adaptación es un proceso continuo que implica asimilar los cambios de su entorno y una transformación en su estructura genética, de lo contrario se extinguen. Algo similar ocurre en el campo de la economía. Así, solo aquellos países capaces de transformar el ADN de su estructura productiva son capaces de enfrentar con éxito cambios en el escenario global y continuar creciendo a pesar de un contexto externo menos propicio.

    Hasta el 2013, América Latina era una región que registraba un robusto crecimiento y, gracias a sus fortalezas, pudo recuperarse rápidamente de la crisis financiera del 2008. Durante un largo periodo la región se benefició de un escenario internacional muy favorable, con China creciendo en promedio 10,5% por año y demandando los bienes que nuestros países venden al mundo (lo que contribuyó a un fuerte aumento en el precio de las materias primas). Adicionalmente, la política monetaria expansionista de los bancos centrales en países avanzados generó una coyuntura de financiamiento fácil y barato para los países de la región.

    Sin embargo, “los años dorados” mostraron no ser permanentes. Actualmente, China se encuentra rebalanceando su economía y convergiendo a niveles de crecimiento más acordes a su potencial. Como resultado, el súperciclo de las materias primas ha llegado a su fin y América Latina está recibiendo un menor impulso del gigante asiático. Además, la economía estadounidense estuvo recuperándose consistentemente en los últimos semestres y comenzó finalmente la suba gradual de la tasa de interés de referencia del banco central americano. Como resultado, el dólar se ha fortalecido a nivel mundial y los costos de financiamiento externo para las economías emergentes han subido.

    Un estudio reciente del FMI indica que, debido a las débiles perspectivas de los precios de las materias primas, el crecimiento de las economías exportadoras de estos bienes podría desacelerarse más en los próximos años. Así, la reciente caída de precios podría recortar un punto porcentual por año la tasa de expansión de los países exportadores de materias primas. En el estudio se concluye también que la desaceleración no es solo un fenómeno cíclico, sino que tiene igualmente un componente estructural. Esto debido a que la inversión y, por consiguiente, el producto potencial tienden a crecer más lentamente entre los países exportadores durante fases descendentes del precio de las materias primas.

    La pregunta inevitable en este escenario es qué acciones inmediatas deben realizar los hacedores de política para hacer frente a este nuevo escenario. En primer lugar, las autoridades deberían procurar no sobreestimar el grado de exceso de capacidad en sus economías. Es inevitable que se produzca una desaceleración significativa de las tasas de crecimiento de nuestras economías. Para el corto plazo, y dependiendo del espacio disponible, podrían implementarse políticas contracíclicas para atenuar (ya que es imposible eliminar) los efectos de los choques externos. Pero ello no debería realizarse a costa de dañar el cimiento del éxito de toda economía: la estabilidad macroeconómica.

    En segundo lugar, vista la caída del producto potencial, la respuesta en materia de políticas debe ir más allá de medidas en el lado de la demanda, y tiene que incluir reformas estructurales focalizadas en disminuir los “cuellos de botella” en el lado de la oferta e incentivar el crecimiento de la productividad. Estas reformas estructurales dependen, desde luego, de las particularidades de cada economía. No obstante, la mejora de la calidad de la educación, de la infraestructura disponible y del clima de negocios son necesidades comunes para muchos países emergentes.

    El desafío que plantea el nuevo escenario global es reconocer que el crecimiento de largo plazo de una economía no puede estar basado en políticas macroeconómicas expansivas. Los países crecen porque acumulan factores de producción (capital y trabajo) o por mejoras de su productividad. Aún más, la experiencia de los países asiáticos nos enseña que todo crecimiento económico superior a la media se funda en este último factor. Ahora es tiempo de volver a lo básico, es decir, de volver a enfocarnos en aquello que realmente hace crecer a las economías sostenidamente: la productividad.

    En Paraguay, las políticas a ser implementadas deberían centrarse de lleno en subsanar las numerosas debilidades estructurales que persisten a fin de mejorar la productividad de nuestra economía. Así, la provisión de una infraestructura adecuada (en términos de cantidad y calidad) será clave para sostener tasas elevadas de crecimiento en el nuevo contexto global. Igualmente, existe un largo camino a recorrer para perfeccionar nuestras instituciones. Numerosos indicadores (como los índices de gobernabilidad, de calidad institucional o de facilidad para los negocios) siguen ubicando al país en posiciones de retaguardia dentro de la región. Finalmente, es crucial continuar el proceso de diversificación iniciado en los últimos años, a fin de movernos hacia arriba en la cadena productiva y ofrecer una canasta exportadora con productos más complejos, sofisticados y de mayor valor agregado.

    Desafortunadamente, los resultados positivos de estas medidas no se pueden observar inmediatamente. Sin embargo, esto no debe ser una excusa para no impulsarlas, o peor aún, caer en el error de buscar reemplazarlas por políticas macroeconómicas expansivas. No debemos creer que existe una fórmula mágica para crecer, dijo el ministro de Finanzas brasileño unos meses atrás. Supuestos atajos al éxito económico y social nos pueden llevar fácilmente al precipicio: la experiencia de América Latina está llena de ejemplos.

    En el corto plazo, Paraguay seguirá enfrentando un contexto regional y mundial adverso por lo que la implementación de reformas para fomentar la productividad ya no puede ni debe ser postergada. No olvidemos que no son las economías más grandes ni las más avanzadas las que más crecen, sino las más productivas. Como dijo recientemente el vicepresidente Levy del BID: “Estos son momentos para ser conservadores en las políticas macro y audaces en las políticas micro”. Después de todo, si no nos adaptamos a los nuevos tiempos, corremos el riesgo de desaparecer como los dinosaurios.

    * Presidente del Banco Central

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20 diciembre, 2015, 6:23 am
  4. Magnífico retorno a la agricultura familiar

    El gobierno ha dado un paso de excelencia para lograr la paz en el campo. Lamentablemente ninguno de los “grandes” diarios lo ha resaltado, lo ha destacado como correspondería, en gente que desea mejores días para la nación. Por supuesto, no se puede obligar a nadie a hacerlo. Pero ser solamente pájaro de mal agüero, es algo que debería ir cansando a nuestra alicaída prensa nacional.

    Se firmó un documento por el cual la absoluta mayoría de familias campesinas podrán acceder a un régimen especial que incentiva la agricultura familiar. El gobierno a través del MAG y el CAH, estará cerca de todos los ranchos, no más de las famosas organizaciones campesinas, para ayudar con créditos oportunos, asesoramiento y en general acompañamiento, que tanto requieren y solicitan.

    La idea es que se vuelva a la capuera con rubros de autoconsumo suficiente mandioca, maíz, poroto, locote, tomates y todas las hortalizas, el gallinero para tener carne de ave y huevos, tan nutritivos para el crecimiento de los niños, un chiquero, un pequeño hato de ganado para leche y queso, etc. Como antes, cuando las familias campesinas tenían todo eso, siempre, con guineas que salían a recibirte, con gansos que alertaban a los dueños de casa, etc, antes de que se sembrara el malhadado régimen de “salir a cortar rutas”, por cualquier motivo o a exigir algo que indigna a la gente normal: La famosa condonación de deudas, o la supresión de los nombres de morosos en la base de INFORMCONF. Eso no corresponde a verdaderos campesinos, corresponde a sinvergüenzas, estafadores, entre ellos, especialmente los dirigentes del Frente Guasu, al estilo Elvio Benítez y sus secuaces.

    Esta gente solamente siembra el mal y es hora de que las cosas retornen a su cauce.

    Es menester además que todo el mundo se ponga las pilas y esta excelente iniciativa no fracase, por culpa de funcionarios “c…pesado”, que no acuden a sus oficinas, no atienden a la gente y se la pasan viajando sólo para ganar viáticos y demás estúpidas prebendas.

    La agricultura campesina ya tiene un marco legal, se debe cumplir a rajatabla. Esa es la solución para los problemas de pobreza rural. Por supuesto, los campesinos no pueden vivir sin dinero. Están previstos pequeños cultivos de renta, la yerba mate por ejemplo, que tiene excelentes resultados, incluso la soja, aunque sea un pequeño espacio al lado de las híper parcelas menonitas y demás.

    Buena manera de cerrar el año por parte del gobierno. Que el 2016, sea el inicio de un tiempo nuevo en esta materia. Que se vuelva a la huerta familiar pegada a los ranchos.

    Que se desande el camino mal andado. Toime jey mboriahu ryguatã ñande campiña pe.

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/editorial-impreso/10298-magnifico-retorno-a-la-agricultura-familiar

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:52 am
  5. Costanera Norte

    La construcción de la llamada Costanera Norte de Asunción comenzará el 15 de enero, según anunció el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC). Serán 6,6 kilómetros que arrancan en la rotonda de General Santos y se extienden hasta la conexión con la avenida Ñu Guasu. Los trabajos demandarán una inversión cercana a los 362.000 millones de guaraníes y se estima que las obras estarán concluidas dentro de 30 meses.

    Esta obra complementa la que se hizo hace algunos años en la parte central del litoral asunceno –entre el Palacio de López y la avenida General Santos– y con la proyectada Costanera Sur, que debería prolongarse desde el Puerto de Asunción hasta el cerro Lambaré aproximadamente.

    Tal como ocurrió con la Costanera central, la construcción que se inicia en enero transformará el rostro de la capital, ganando para la ciudadanía extensos territorios que hoy son escasamente aprovechados para el esparcimiento, la recreación, la vida social y comunitaria. Porque las costaneras, más allá de la función de conexión y de vía rápida de desplazamiento dentro de la ciudad, tienen el mérito de ser espacios apropiados para la ciudadanía, que se vuelca a ellas para la práctica de actividades físicas, disfrutar del paisaje, asistir a acontecimientos culturales o simplemente para alternar con otras personas.

    Durante décadas –por no hablar de siglos– nuestras ciudades dieron la espalda a los ríos, que eran desconocidos por un gran porcentaje de la población o considerados como meros canales de transporte, sitios de aprovisionamiento de agua o lugar adonde van a parar los desperdicios de la ciudad.

    Las zonas ribereñas eran tenidas por áreas sin utilidad o, a lo sumo, como sitios de asentamiento precarios e inundables de sectores vulnerables de la sociedad. Con la capacidad técnica de recuperar esas tierras y con ciertos cambios culturales –como dejar de considerar la destrucción del entorno natural como precio inevitable del progreso– estas parcelas urbanas fueron mutando hacia lo que son hoy: un espacio privilegiado de interacción ciudadana, social y ambiental.

    El inicio de las obras de la Costanera Norte representa una buena oportunidad para reflotar el proyecto de reconversión del Puerto de Asunción. El aprovechamiento de los edificios del puerto para propósitos culturales, de esparcimiento y turísticos se corresponde mucho más con la Asunción de hoy, que un tráfico fluvial que se va apagando inexorablemente.

    Con la ejecución de estos cambios el centro histórico de nuestra capital conocerá una inédita revitalización y se convertirá nuevamente en el eje de la actividad social, cultural y recreativa. Porque no hay dudas de que uno de los problemas urbanos más graves que afronta la principal ciudad del país es el deterioro y desvalorización de su zona céntrica.

    A pesar de su enorme valor arquitectónico e histórico, el centro de Asunción no solo no explota sus grandes potencialidades, sino que además se encuentra en un estado prácticamente de abandono.

    http://www.lanacion.com.py/2015/12/18/costanera-norte/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:46 am
  6. El Auge de la construcción

    Referentes del empresariado estiman que el sector de la construcción cerrará el año con un crecimiento de dos dígitos. El pronóstico es muy alentador, considerando el difícil contexto económico regional, y refleja además una realidad que es fácilmente constatable con una simple observación: aquí y allá se levantan edificios corporativos y residenciales, así como avanzan obras públicas de infraestructura.

    No son menos las pequeñas construcciones particulares que generan una buena cantidad de puestos de trabajo. Y no es solo un fenómeno que se circunscribe a la capital del país y a las ciudades aledañas. Unos días atrás fue inaugurado un innovador condominio en Amambay, un complejo residencial que demandó una inversión cercana a los US$ 24 millones y que incluye una laguna artificial.

    En Ciudad del Este hace algunas semanas, pese a la caída comercial que se registra en la frontera con el Brasil, fue inaugurado un importante centro comercial. En Encarnación las inversiones inmobiliarias y en construcciones se vinculan con su nuevo carácter de principal polo turístico del país. El auge de la construcción es pues un positivo fenómeno verificado a nivel nacional.

    La fuerte y sostenida expansión de nuestra economía en los últimos años tuvo una de sus manifestaciones más patentes en el crecimiento exponencial del número de construcciones y obras de todo tipo, las cuales a su vez generaron una importante cantidad de empleos.

    El sector de la construcción se vio beneficiado con el marcado aumento en las inversiones –producto del ingreso al país de grandes volúmenes de divisas– y, a su vez, se convirtió rápidamente él mismo en un factor catalizador del empleo y el consumo. El auge en curso adquirió tal magnitud, que solo es comparable al período del boom de Itaipú, momento que cambió definitivamente la fisonomía de la capital del país y de Ciudad del Este.

    Diversos estudios y análisis confirman además que la construcción fue uno de los puntales para atenuar el impacto de la desaceleración económica. Esto es así –más allá de su aporte directo al Estado– por la “función distributiva” de los recursos que cumple la construcción, estimulando la comercialización de maquinarias, herramientas e insumos y por la gran cantidad de pequeñas empresas o contratistas que se ven favorecidas con las obras.

    A diferencia de otros campos o actividades de nuestra economía que tienden a concentrar los beneficios en pocas manos, la construcción tiene un efecto dispersor que contribuye al conjunto de la sociedad. Además, la construcción, característica que comparte con la industria, es una gran generadora de puestos de trabajo en forma directa.

    El asunto central de la economía paraguaya es precisamente el empleo. Con un sustancial incremento en la cantidad de mano de obra ocupada se logran beneficios globalesque van desde la dinamización del mercado interno hasta la formalización de la economía.

    El Estado puede y debe apuntalar el buen momento del sector de la construcción. Tiene para ello tres herramientas fundamentales. En primer lugar, el impulso a las grandes obras de infraestructura. Con buena infraestructura y logística el crecimiento será sostenido y más armonioso y no estará tan atado a los efectos benéficos o nocivos del clima en la agricultura o a los precios internacionales de las materias primas.

    En segundo lugar, garantizando la provisión adecuada de un insumo estratégico, como el cemento. Finalmente, una apuesta vigorosa a la capacitación de operarios y técnicos, apuntando a mejorar los estándares de calidad del trabajo.

    http://www.lanacion.com.py/2015/12/15/el-auge-de-la-construccion/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:44 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Peichapevéta mante, he’íje oikokuaa’ỹva kavaju ári.26/07/17

fotociclo ✓

La Costanera Norte es un proyecto de vía de rápido acceso al centro de Asunción y al eje de la Avda. Artigas, que conecta también con rutas internacionales. El mismo también afectará a un total de 12.000 familias del Bañado Norte ubicadas en las zonas de obra, que deberán ser reubicadas.

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: