estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Que nuevas autoridades conviertan a las municipalidades en agentes del cambio

Con la proclamación oficial por parte del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) concluye el proceso de elección de las autoridades municipales, que deben asumir sus cargos este diciembre. Una gran expectativa de la ciudadanía rodea a este traspaso de poderes, considerando los muchos problemas que nuestras urbes arrastran desde hace años, que los candidatos electos se han comprometido a resolver en los próximos cinco años. Se abre un cierto “período de gracia” –a veces asociado a los primeros 100 días de gobierno– en el que la población espera las primeras señales claras de la orientación y eficacia de los intendentes y concejales.

Es común que a las nuevas autoridades, al asumir sus funciones, se les conceda este tiempo para demostrar si existen razones para mantener la esperanza en una buena gestión o lo contrario. En este punto es importante señalar que la gestión de los nuevos intendentes y concejales no debería limitarse solo a los asuntos consabidos, como el arreglo de calles y espacios públicos, la recolección de basura y el ordenamiento del tránsito.
Todos estos son temas, qué duda cabe, que merecen el mayor empeño y dedicación de parte de autoridades y funcionarios. Constituyen las responsabilidades básicas de los municipios y deben ser cumplidas en tiempo y forma a satisfacción de la ciudadanía.
Ahora bien, existe un asunto específico en el que las municipalidades no se han comprometido ni involucrado en la medida de las necesidades. Se trata del combate al mosquito vector del dengue, la chikungunya y, ahora también, el virus de Zika. En efecto, los municipios podrían hacer mucho más en este campo crucial de la salud pública, atendiendo a su cercanía con los pobladores, al conocimiento que sus funcionarios tienen de los distintos barrios y zonas de las ciudades y al trabajo que hacen con comisiones vecinales.
Los gobiernos locales tienen mucha mayor capacidad de llegar a las organizaciones comunitarias y movilizarlas en cada una de las ciudades. Sin la activa participación de la población cualquier plan de combate a estas enfermedades está destinado al fracaso, como es evidente desde hace mucho tiempo. No habrá fumigación que valga sin la eliminación sistemática de los criaderos del vector, lo cual es imposible sin la intervención de la comunidad. La limpieza de baldíos, la identificación de las casas más problemáticas y la cooperación entre vecinos son factores determinantes de una eventual victoria contra los males referidos.
Por las características de sus funciones, son las autoridades municipales las que tienen un vínculo más estrecho con la población y sus necesidades. Las autoridades y funcionarios de todos los ámbitos –nacional, departamental y municipal– tienen la obligación de deponer sus conveniencias sectarias y cooperar sin reservas en beneficio de toda la comunidad. Las nuevas autoridades municipales que asumen este mes tienen la oportunidad de cambiar las prácticas en este campo, convirtiendo a los gobiernos locales en protagonistas de una batalla que concierne a la salud pública y que abarca a todos los estratos sociales.

http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

9 comentarios en “Que nuevas autoridades conviertan a las municipalidades en agentes del cambio

  1. Abierto desacato

    Hace 20 años vecinos de la Fracción Lomas Verdes, del barrio San Miguel de San Lorenzo luchan por recuperar un predio destinado para plaza. El inmueble fue donado a la municipalidad, para tal efecto, pero fue usurpado por el club privado 4 de octubre en complicidad con las autoridades de hace dos décadas, las sucesivas y actuales.

    Mediante el reclamo persistente de los pobladores deseosos de recuperar el espacio público para las familias, se consiguió una orden de desalojo que no se cumple desde el 2011. El desahucio no se puede cumplir, debido a que los directivos del club iniciaron un juicio por el cobro de mejoras, que prácticamente no existen y las ejecutadas fueron realizadas por la municipalidad o con apoyo de ésta institución.

    Lo concreto es que el juzgado dictó la retención del inmueble hasta que la comuna pague más de G. 140 millones al club, pero el intendente colorado Albino Ferrer y los concejales, también del mismo signo político, no incluyeron el monto en el presupuesto del presente año. Es más los legisladores están cajoneando el pedido de los lugareños, reiterado éste año, y es deseo de los pobladores que sea tratado éste miércoles, con urgencia.

    También existe una orden de no innovar que prohíbe al club seguir haciendo torneos y realizar cualquier actividad en el predio. Sin embargo, nunca éste mandamiento judicial fue acatado, siendo los propios concejales de la ANR cómplices y encubridores porque a pesar de la existencia de la orden de referencia, el año pasado le otorgaron al club en usufructo el terreno en connivencia con Ferrer.

    Al intendente y los concejales colorados no sólo no les interesa entender que la plaza es de los vecinos, sino que están incurriendo alevosamente en desacato al igual que los dirigentes del Club 4 de Octubre. Los mismos se exponen a ser castigados con pena privativa de libertad de seis meses a dos años, o multa, de acuerdo al artículo 1º de la Ley 4.711, que sanciona el desacato a una orden judicial.

    En el caso de los legisladores comunales y jefe comunal, la pena puede ser elevada hasta cinco años, cita la normativa, en los términos del Artículo 14º, numeral 14 del Código Penal, e inclusive no podrá ser sustituida por multa en caso de que faciliten la comisión de otros hechos punibles. Los vecinos esperan que la jueza de primera instancia Blanca Rojas de Brítez, cumpla con su deber y tome urgentemente cartas en el asunto.

    Antonia Delvalle Castillo

    http://www.abc.com.py/blogs/de-todo-un-poco-43/abierto-desacato-2859.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 05/11/2016, 11:56
  2. Crimen en Santa María

    El padre Bartomeu Melià, distinguido lingüista e historiador, calificó de crimen la decisión de asfaltar el centro histórico de Santa María. Esa decisión fue tomada por la Municipalidad del lugar, con un solo voto en contra.

    El asfalto facilitará el tránsito de camiones y vehículos por esas calles, y puede repetirse lo sucedido en Santa Rosa, donde la velocidad y las vibraciones de los vehículos dañaron la estructura de la antigua capilla jesuítica.

    Para evitar el perjuicio, se prohíbe o restringe el tránsito de automotores en sitios históricos en localidades con mayor conciencia; en Santa María se lo quiere aumentar.

    En palabras del intendente de la localidad: “ahora que buscamos que la ciudad progrese, un grupito de personas se oponen y se hacen llamar protectores de la cultura, que solo se manifiestan en las redes sociales, pero en la realidad ni aparecen por la ciudad para dialogar” (Última Hora, 25/8/16).

    No es solamente un grupito, pues se trata de una preocupación que se manifiesta a nivel internacional. Santa María, pueblo fundado por los jesuitas hace siglos, es parte de las antiguas Misiones, que son patrimonio histórico del Paraguay y del Mercosur; por eso la posibilidad de su deterioro ha llamado la atención más allá de nuestras fronteras.

    Sobre el punto, yo recibí un correo electrónico de un amigo de Inglaterra, alarmado por el modo en que se pretendía manejar el asunto.

    Tampoco se trata de dialogar, sino de cumplir la ley, que establece cómo debe manejarse el patrimonio histórico, y establece multas y penas de cárcel para quien le cause daño. Esta no es una cuestión personal sino legal. La ley vigente en nuestro país es la 5621/16, que defiende el patrimonio cultural y, como dice su artículo 4, “rige para todo el territorio de la República”. Ninguna intervención en el patrimonio cultural puede efectuarse sin la autorización de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC), la autoridad competente (arts. 7 y 21).

    Es una lástima que el asesor legal de la Municipalidad de Santa María les haya hecho creer a sus miembros que no necesitaban el permiso de nadie para asfaltar el centro histórico y que, si no estaba de acuerdo, la SNC debía judicializar el caso.

    Por eso la SNC se enteró por los diarios de lo que realmente se pensaba hacer en aquella ciudad. En cuanto a lo de judicializar, sabemos que, al entrar a los tribunales paraguayos, como al entrar al infierno, se pierden todas las esperanzas. La única diferencia está en que del infierno no se sale pagando: Satanás tiene muchos defectos, pero no es coimero.

    Invocando el principio de la autonomía, la Municipalidad de Santa María se siente con derecho de hacer lo que quiere; al mismo tiempo, no quiere hacer sino mandar hacer. Vale decir, pretende que el MOPC haga el trabajo del asfaltado y corra con todos los gastos. El Gobierno Municipal destruye, el Gobierno Nacional paga.

    Crimen, entre otras acepciones, tiene la de “acción indebida y reprensible”. Es indebido y reprensible que funcionarios elegidos y pagados por el pueblo demuestren tal ignorancia de la ley y de sus atribuciones. Esa ignorancia explica por qué se ha deteriorado tanto nuestro patrimonio histórico, y explica fechorías peores.

    http://www.ultimahora.com/crimen-santa-maria-n1019418.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 31/08/2016, 05:40
  3. “De interés municipal”

    Esta semana se desató una gran polémica, al punto de quedar suspendida la sesión de la Junta Municipal de Asunción, cuando el pleno se disponía a declarar “de interés municipal” el programa televisivo “Calle 7”.
    Varios ediles abandonaron la sala porque consideraron improcedente la propuesta desde el punto de vista del contenido del reality.

    Últimamente los concejales, no solo de la Capital, sino de otros municipios, han puesto de moda la declaración de interés municipal y la reparten como caramelos para cualquier evento. Poco o ningún favor les hace esto a las actividades que realmente deberían tener el respaldo de un gobierno comunal y merecen tal distinción.

    No quisiéramos demeritar las actividades que mucha gente organiza a pulmón a costa de sacrificios personales, pero el sentido común debe primar cuando se instituye una mención oficial de una institución que representa nada menos que el Gobierno de la Ciudad.

    Solo por citar algunos ejemplos de una larga ristra de declaraciones “de interés municipal” encontramos que en la ciudad de San Lorenzo le dieron tal título a un concurso de carritos tuneados; en Villa Oliva, a la actuación de grupos musicales en un festival con show de fuegos artificiales… En un pueblo del interior, donde se organizan muy pocas actividades, vaya y pase, y hasta podría ser tolerable en cierto punto.

    Pero en Asunción, la Capital de la República del Paraguay y asiento de los Poderes del Estado, repartir títulos honoríficos no debería ser para cualquier latapararã (ruido de latas) ni feria de garaje.

    En la colección de actividades declaradas “de interés municipal” por los concejales asuncenos, aparte de programas televisivos, se pueden citar: las previas de las elecciones de una reina de belleza; desfiles de modas; comilona de jopará en la Plaza Uruguaya; encuentro de clubes de motos; taller de fisicoculturismo y esteroides y hasta el recorrido de un perro por las instalaciones de la Municipalidad para alejar el estrés de los funcionarios. Incluso, a Luis Miguel y Lady Gaga tuvimos por visitantes ilustres, además de la presencia de un predicador extranjero y un concurso de pandorgas que también fueron declaradas “de interés municipal”.

    Es evidente que priman razones de amiguismo, figuretismo y hasta populismo o cholulismo.

    Ante esta andanada de disparates, afortunadamente se aprobó la propuesta del concejal Federico Franco Troche de una resolución que reglamenta los criterios para declarar “de interés municipal” un evento. Obviamente, deben tener cierta relevancia para la ciudadanía y un aporte artístico, cultural, educativo o científico, deportivo.

    Ojalá que al evaluar realmente, la Junta Municipal tenga en cuenta los beneficios para los contribuyentes, porque, si no, vamos a empezar a creer que las percepciones de los concejales están alteradas en cuanto a lo que realmente interesa y preocupa a la ciudadanía.

    Por Pedro Gómez Silgueira

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/de-interes-municipal-1499923.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 19/07/2016, 07:46
  4. Y sin embargo se mueve

    Galileo Galilei fue obligado por la Santa Inquisición, a comienzos del siglo XVII (1630) a negar su afirmación de que la Tierra se movía alrededor del sol. Pero al retirarse de la sala donde le habían juzgado murmuró entre dientes: “Y sin embargo se mueve” (E pur si muove). Pues sí, no solo la Tierra, sino muchas otras cosas se mueven a pesar de que nos negamos a verlas o, simplemente, las negamos.
    Quienes piensan que los artistas y los intelectuales no sirven para nada pueden comprobar en estos días –incluso hoy mismo, esta noche– el fallo de sus ideas. El Instituto Municipal de Arte festeja sus 25 años de existencia y debe ser, con toda seguridad, la única institución municipal que ha pasado por diferentes administraciones incólume, sin haber perdido sus objetivos. Para ahorrar palabras: una institución ejemplar y una muestra de que cuando hay interés en hacer bien las cosas, se puede.

    Esta noche, la Escuela Municipal de Danza del IMA ofrecerá el espectáculo “Imagina. Homenaje a Olga Blinder”, porque ella fue quien puso no solo la piedra fundamental, sino sobre todo la idea fundamental, que es mucho más importante e imperecedero ya que hasta las piedras pueden ser efímeras.

    Hace 25 años, en 1991, se acababan de ganar unas elecciones en un ambiente de democracia recién estrenada y en la que, por primera vez, el partido gobernante durante los últimos cuarenta y cinco años caía derrotado frente a una fuerza opositora. Todo sonaba a nuevo, a nueva época; todos guardaban esperanza de que, por fin, los tiempos y las cosas cambiarían.

    Olga Blinder notó que había una serie de escuelas de educación artística que pertenecían a la Municipalidad de Asunción, pero cada cual iba por su lado. Incluso funcionaban en lugares distintos, a veces muy lejos, no solo físicamente, unas de otras. Propuso la idea de juntar todas esas escuelas en un solo sitio bajo el nombre de Instituto Municipal de Arte. Así, todos los alumnos fueron a parar al antiguo edificio de la municipalidad que estaba en la calle Haedo entre Alberdi y Chile. Lo más importante de todo fue que estarían juntas las diferentes escuelas, pero, sobre todo, que además compartirían la misma filosofía. La idea permanente en Olga era la Educación por el Arte, y aquí se le presentaba la oportunidad de ponerla en práctica. Así se convirtió en su primera directora, el motor que puso en marcha una idea que permaneció durante estos veinticinco años a pesar del incendio que destruyó aquel edificio que se había vuelto emblemático al momento que se destruían decenas de instrumentos musicales, muebles y objetos indispensables para las clases que allí se daban.

    Después de mucho deambular por este o aquel local, por fin existe la promesa de que el IMA contará con un nuevo local en la esquina de Presidente Franco y Montevideo donde se está restaurando una casa antigua, de aquellas casas señoriales, elegantes y austeras, que amenazaba derrumbarse a causa del descuido al igual que decenas de otras del antiguo centro histórico de Asunción. Aseguran que se mudarán el año próximo. Al dar este paso, se dirigirá todo a revitalizar aquel espíritu primero, multidisciplinar, multicultural, que primó desde el primer momento.

    Quienes transitamos por diferentes motivos las aulas y pasillos de aquel primer edificio advertimos la energía que se desplegaba en un ambiente donde lo principal era el momento de la creación. Y era en todas partes. En un piso bailaban los del ballet, en el de abajo tocaban sus instrumentos los alumnos del conservatorio, en las escaleras aprendices de actores procuraban memorizar un parlamento teatral para decirlo en clase. Veinticinco años no han pasado en vano, y hoy el IMA se dispone a demostrar que, a pesar de incendios y estrecheces, calores y espacios improvisados, todavía se mueve. ¡Y cómo!

    Por Jesús Ruiz Nestosa

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/y-sin-embargo-se-mueve-1494869.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 02/07/2016, 07:51
  5. Escandalosa “transa” en la Municipalidad capitalina

    El actual presidente de la Junta Municipal de Asunción, concejal Hugo Ramírez (ANR), que ya ejerció la presidencia de ese cuerpo varias veces, debía entregar el cargo el 20 de diciembre de este año. Pero, súbitamente, en algún oscuro rincón municipal surgió la idea de que debería continuar; solamente que, para eso, era necesario modificar el reglamento interno. ¿Pero cuál sería el problema de modificar lo que fuese, aunque sea para un caso ad hoc? Ninguno; para los políticos no existen barreras institucionales, jurídicas ni éticas cuando de modificar lo que sea se trate, siempre que suponga un beneficio personal.

    Y de esto precisamente se trató este grosero caso de politiquería de “transa”, que ahora, lamentablemente, salpica a una Municipalidad cuya administración se creía en camino de ir depurándola al menos de sus mayores vicios, y que tiene apenas medio año de período cumplido.

    La propuesta de modificar el reglamento interno y otorgar un período más amplio al presidente Ramírez, de la Junta, se aprobó con una vergonzosa mayoría de 22 votos contra uno, el del concejal Sebastián Villarejo, quien solicitó que antes de votar se girara la propuesta a la Comisión de Legislación para analizar su viabilidad. Pero nada. La aplanadora ya se había armado y su moción resultó ignominiosamente aplastada.

    El concejal Hugo Ramírez, ya reelecto en varios casos, es un personaje pintoresco del que se recuerdan más sus disparatadas propuestas de ordenanza (tales como que no se pongan saleros en las mesas de bares y restaurantes; que se libere a los loros, canarios, papagayos y otras aves que están como mascotas en casas particulares; que se vendan picanas eléctricas a las mujeres para defensa personal, entre otras) que sus aportes realmente útiles y sensatos para mejorar la ciudad. Pero debe ser un muy hábil concertador de alianzas y acuerdos porque logró hacer alinear a las bancadas para prolongar su presidencia, que ahora se extenderá nada menos que hasta después de las elecciones generales del 2018.

    Al concejal Félix Ayala (PLRA) le tocó en mala suerte cumplir el indecoroso papel de ser quien propusiera el arreglo y solicitara que fuese tratado como moción de preferencia. Nada de estudios previos, nada de dictámenes jurídicos, nada de debates. ¿Por qué tanta urgencia? Aplanadora y basta. Haciendo gala de su mayor capacidad teatral, Ayala arguyó que la extensión del mandato presidencial que proponía serviría para mejorar la gobernabilidad y permitir que Hugo Ramírez pudiese gobernar “tranquilo” durante seis meses, porque después ya debía dedicar su tiempo a preparar su reelección.

    Parecería este un caso de politiquería circense, de las muchas que vemos a menudo, sin mayores consecuencias; pero no se puede cometer la ingenuidad de pensar que estos episodios suceden así como así. ¿Cuál era el interés real subyacente en semejante tramoya? El intríngulis se resume en lo siguiente: el intendente Ferreiro desea poder realizar al menos tres proyectos que considera más significativos: obras de desagüe pluvial; una licitación pública internacional para actualizar el catastro capitalino; y obras de relleno de zonas destinadas a damnificados de las crecientes.

    Pero, a pesar de que dichos proyectos son indispensables y útiles para todos los habitantes de la ciudad, con independencia de partidos, oficios, lugar de residencia o posición social, resulta que el intendente se ve en la necesidad de negociar con los concejales su viabilidad. Y resulta también que estos tipos no conceden nada, aunque sea lo más valioso y oportuno para el interés general, sin recibir “algo a cambio”.

    De modo que el precio de la concesión de los votos favorables a los interesantes y beneficiosos proyectos del intendente Ferreiro fue esto: permanencia en el cargo del actual presidente, de tal suerte que Ramírez y su partido administrarán libremente el nutrido plantel de funcionarios, contratados y planilleros que tiene esa Junta (1.237 funcionarios y 14 de sus 20 direcciones están sometidos directamente a la ANR).

    Esto es lo que podría decirse en voz alta, porque por abajo están otros negocios mucho más personales e “interesantes”. Por ejemplo, la concesión, el apoyo o la vista gorda del intendente a ciertos concejales para el manejo de las grandes fuentes de enriquecimiento del ámbito municipal, como la Terminal de Ómnibus, el Mercado de Abasto y los mercados barriales, incluyendo el 4 (verdaderas minas de oro), ciertas licitaciones y contratos, los nombramientos de personal, las operaciones financieras internas y varias más.

    La corrupción es un fenómeno moral y ético, lo cual supone que, en cuanto es moral, ensucia la conciencia individual, y en cuanto es ética, abarca la sociedad. La corrupción, por tanto, puede darse individual o colectivamente, por separado y diferenciadamente. Pero si lo que tenemos como prioritario son el interés general y la preservación del patrimonio colectivo nacional, el fenómeno moral no nos debe interesar tanto, y sí, en cambio, el ético.

    Este lamentable episodio nos enseña mucho sobre la personalidad de quienes administran nuestros intereses y acerca de cuáles son, en realidad, sus prioridades, tales como su enriquecimiento personal, la financiación de su próxima campaña electoral, el proselitismo prebendario a costa de los recursos públicos, el escalamiento interno partidario, el tráfico de influencias y una decena de vicios más que son de sobra conocidos por todos los que habitamos este castigado país.

    El episodio nos enseña, además, cosas raras de nuestra política criolla, como por ejemplo que para que un intendente pueda llevar a cabo obras de interés general, las que fueron prometidas en los programas de gobierno y propaladas en las campañas electorales, no basta con que tenga la sana voluntad, los medios económicos, técnicos y jurídicos para ejecutar sus proyectos; también tiene que sobornar a una mayoría de concejales para que no le pongan el palo a la rueda, concejales para los cuales el concepto de “interés general” carece completamente de sentido; políticos para los cuales el éxito de gestión de un intendente que no es de su partido es inaceptable, a menos que haya pagado su “precio compensatorio”.

    Todo esto lleva a preguntarse: ¿cómo es que una mayoría asuncena votó a semejantes representantes? Es una cuestión muchas veces repetida en este ámbito y también en el plano nacional. Allí están las “listas sábana”, preparadas por los capitostes de los partidos, en las que la gente común no tiene participación.

    Los ciudadanos y las ciudadanas deben impulsar con energía y perseverancia la modificación de este nefasto régimen, porque con la clase de políticos que nos siguen enchufando en cada elección, nunca nuestro país saldrá del hediondo pantano de corrupción en que lo han sumido.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/escandalosa-transa-en-la-municipalidad-capitalina-1488127.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14/06/2016, 09:59
  6. Defensoría vecinal asuncena inútil

    La minuta presentada por el concejal municipal asunceno Martín Arévalo en el seno de la Junta capitalina en la cual solicita la supresión de una dependencia que allí denominan “Defensoría y Vice Defensoría Municipal”, posee fundamentos históricos y administrativos suficientemente fuertes como para que se la estudie en serio.

    Por de pronto, es fácilmente verificable, atendiendo solamente la experiencia proporcionada por el paso del tiempo, que dicha oficina, creada en tiempos del intendente Carlos Filizzola con el nombre de “Defensoría Vecinal”, nunca sirvió para la finalidad que se estableció como justificativo, a saber, constituirse en el instrumento de defensa de los habitantes de la ciudad contra eventuales arbitrariedades, abusos, malos manejos administrativos o procesales de las autoridades y funcionarios de la Comuna. Es decir, quiso ser una copia en pequeño de la Defensoría del Pueblo y lo que resultó fue, en realidad, casi lo mismo, pero en sentido más negativo.

    En efecto, así como sucedió con la Defensoría del Pueblo, la Defensoría Vecinal (posteriormente rebautizada “Defensoría Municipal”) se convirtió rápidamente en otra oficina burocrática más para ubicar las poltronas de políticos desocupados, para exconcejales o exfuncionarios amigos o correligionarios de esos a los que hay que beneficiar con algún salario. Pero estos, a su vez, comenzaron a llenar su inoperante organismo con funcionarios y contratados sin trabajo ni futuro, esos buenos para nada que reciben prebendas en pago de sus adhesiones o servicios electorales.

    Muy pronto sucedió que las bancadas partidarias comenzaron a disputarse el privilegio de nombrar a su candidato para el puesto, asunto que pareció zanjarse con una solución típicamente paraguaya: crear otro cargo; en este caso, inventaron un cargo de “vicedefensor”, de modo que así la mayoría designa al defensor y la segunda fuerza electoral al vicedefensor. No importa, por supuesto, que ninguno de los dos tenga absolutamente nada en qué trabajar ni de qué ocuparse.

    Los vecinos que todos los días están afectados por los diversos problemas que surgen en la existencia cotidiana dentro de la ciudad, problemas que se emplearon como justificativo de creación de esa oficina hace ya alrededor de un cuarto de siglo, han recurrido en mínima cantidad a esa dependencia. ¿Por qué? Simplemente porque muy rápidamente se dieron cuenta de que no funciona, no sirve, no actúa, no se enfrenta a las situaciones ni a las autoridades ejecutivas a las que no quiere incomodar. Es, simplemente, otra oficina burocrática donde uno puede presentar papeles y más papeles, para recibir a cambio una contraseña y se armen carpetas de archivo que van a ir a dormir a esos cajones municipales adonde mueren las denuncias, protestas y quejas.

    El problema mayor es que esta inútil dependencia insume nada menos que unos 2.370 millones de guaraníes de los recursos comunales, dilapidados en salarios, instalaciones y gastos de “funcionamiento”. Un verdadero clavo para los contribuyentes asuncenos, a quienes les vendría muy bien que esos fondos fuesen destinados a tantas otras finalidades de interés general de las que tan necesitada de solución está la ciudad de Asunción.

    Así como están las cosas, la tal “Defensoría Municipal” no tiene razón de existir. La Ley Orgánica Municipal atribuye a las asociaciones vecinales o ciudadanas la promoción o la defensa de sus derechos. Su Art. 66 establece: “Las municipalidades promoverán la participación de los habitantes del municipio en la gestión municipal y el desarrollo de las asociaciones ciudadanas para la realización de actividades de interés municipal, que serán reglamentados por Ordenanza, conforme a lo que establece la Constitución Nacional y las leyes que regulan la materia”.

    Con esta disposición es suficiente para entender que si los vecinos pueden organizarse para promover la mejor gestión municipal, con tanta mayor razón podrán hacerlo para defender sus derechos contra la mala gestión. Es lógica pura.

    Lo más lamentable es que los habitantes de Asunción que ven vulnerados sus derechos, sea por otros ciudadanos, sea por la misma Municipalidad, no tienen adónde ir a reclamar. O, mejor dicho, tienen un montón de oficinas, despachos y mesas de entrada donde presentar sus papeles, aunque con la seguridad de que nunca más volverán a saber algo de ellos.

    ¿A quién recurrir, por ejemplo, cuando a cualquiera se le ocurre instalar altavoces en la vía pública o para fiestas y conciertos en predios particulares, plazas, paseos, avenida Costanera o donde fuese, y se dedica a atormentar a barrios enteros por el tiempo que se le antoje o le convenga? A nadie. ¿Qué hacer cuando en esos días y horas cualquiera clausura una entrada residencial con su vehículo mal estacionado; o los que utilizan las veredas; o los que abusan de todas las maneras y violan simultáneamente media docena de reglas de tránsito o de buena convivencia ciudadana?

    El hecho cierto y evidente es que, por ejemplo, la Municipalidad de Asunción no existe desde el viernes a la siesta hasta el lunes a la mañana. La ejecución de sus leyes se suspende, la autoridad se esfuma. En ese lapso, Asunción es tierra de nadie. Visto y experimentado esto, qué bien vendría el dinero que se derrocha en esa burocracia parásita e inútil como la Defensoría y Vice Defensoría Municipal para invertirlo en una oficina de guardia que trabaje los fines de semana, a la cual los vecinos asuncenos, a cualquier hora, pudieran recurrir telefónicamente en demanda de auxilio y reciban una respuesta eficiente de inmediato.

    Es momento oportuno, entonces, para que los señores concejales asuncenos tomen en serio la minuta del concejal Arévalo, se decidan a eliminar la tal Defensoría Municipal y se pongan a trabajar por la ciudadanía capitalina para proteger sus derechos e intereses, que para eso fueron elegidos.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/defensoria-vecinal-asuncena-inutil-1468171.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 08/04/2016, 05:47
  7. Con dinero o sin dinero…

    Este debe ser el tiempo más crítico en todas las municipalidades del país, por lo menos a decir de los jefes comunales. Es la consecuencia de las elecciones y fundamentalmente es debido a los cambios de intendentes. Muchos de ellos, reelectos, retornan 4 meses después y otros ingresan ahora, pero en cualquiera de los casos la excusa o el cuento es el mismo.

    Es la época de enfrentar desafíos económicos muy fuertes, como el pago de aguinaldo, lógicamente de salarios y muchas de las comunas se encuentran en situación de emergencia, a raíz de las inundaciones por el desborde de los ríos y por las continuas e intensas precipitaciones.

    Todos los intendentes “pegan el grito al cielo”, porque supuestamente encuentran las municipalidades con las arcas vacías. Incluso algunos hablan hasta de posibles casos de robos en las administraciones interinas.

    Sin embargo, hay que decir que a esta altura no vale ninguna excusa. Con dinero o sin dinero los nuevos o reelectos intendentes deben resolver los problemas, porque así prometieron. A ningún candidato se lo escuchó, durante la campaña proselitista, decir que iban a atender los problemas si encuentran plata. Tampoco manifestaron que si se presentaban casos imprevistos no iban a hacer nada.

    Ellos aseguraron cambios, prometieron mejor calidad de vida y solución de todos los problemas. Así que señores intendentes no busquen excusas, manos a la obra y a empezar a resolver los inconvenientes y si encuentran irregularidades administrativas que impulsen las acciones correspondientes, que no utilicen solamente como argumentos para “lavarse las manos”.

    Se sabe que hubo un “Tsunami de inmoralidad” en los municipios y hasta es probable que por el mayor inconveniente no sea la falta de plata, sino la falta de moral y por sobre todo, la falta de sinceramiento, que nadie piense primero en beneficios personales y después cumplir sus promesas.

    Diciembre es mes de buenas recaudaciones en los municipios, especialmente en la segunda quincena, tras el cobro de los aguinaldos. Además, el Ministerio de Hacienda dispuso no transferir recursos de Royalties y de Fonacide, desde noviembre pasado, a los intendentes interinos. Ese pedido fue hecho por la Contraloría General de la Republica y recién este diciembre se desembolsan interesantes sumas en los mencionados conceptos.

    Es decir, es poco creíble el cuento de los nuevos o reelectos intendentes que encuentran desfondadas las administraciones municipales. Y si ese tipo de denuncia van a realizar, primero pregunten a los concejales de sus respectivos partidos políticos la real situación, porque en la mayoría de los casos ellos son reelegidos y deben saber muy bien los recursos manejados en ese tiempo de transición (de agosto a diciembre).

    Si no saben, que expliquen a la ciudadanía que estaban haciendo en todo este tiempo. Ellos son los representantes del pueblo y contralores del manejo de los recursos comunales.

    Basta señores intendentes de explicaciones. Fueron elegidos para atender los problemas y no para justificarse. Ya deben poner en vigencia por lo menos aquella gastada expresión que dice: “escoba nueva barre mejor”. Menos excusas, menos discursos, más trabajo señores intendentes.

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/columnistas/10850-con-dinero-o-sin-dinero

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 03/01/2016, 16:13
  8. Investigar bienes de intendentes salientes

    El art. 104 de la Constitución, reglamentado por la Ley N° 5033/13, obliga a los intendentes municipales a prestar una declaración jurada de bienes y rentas dentro de los quince días de haber asumido el cargo y otra dentro del mismo plazo luego de abandonarlo. Si la doble obligación fue cumplida, ya es tiempo de que la Contraloría General de la República (CGR) vaya comparando las declaraciones juradas de quienes ocuparon el cargo en 2010 y terminan ahora su mandato.

    Según el art. 15 de la ley citada, si del cotejo resultara que el patrimonio de un exintendente municipal tuvo un aumento no razonable o desproporcionado con relación a sus ingresos, la CGR tiene que denunciar el hecho al Ministerio Público o al órgano jurisdiccional competente, para que hagan las pesquisas que crea necesarias. Si el cotejo fuera imposible porque no se presentaron las dos declaraciones juradas, la máxima autoridad de la CGR debe cumplir con su obligación y sancionar al infractor con la multa y la inhabilitación para ocupar cargos públicos, según el art. 16 de la ley.

    Los graves y reiterados casos de corrupción que afectaron a numerosos jefes comunales, sobre todo en cuanto al uso de los recursos del Fonacide, hacen que el cotejo referido sea de la mayor relevancia. Quienes robaron a mansalva apelarán a testaferros y padrinos, adulterarán documentos o darán informes falsos para ocultar sus bienes mal habidos, pero la CGR cuenta con amplias facultades legales para detectar las previsibles maniobras de encubrimiento. De hecho, ese organismo ya denunció a varios exintendentes municipales ante el Ministerio Público por el delito de lesión de confianza, de modo que de entrada debería prestar especial atención a sus declaraciones patrimoniales.

    Algunos de los que se habrían quedado con el dinero ajeno ya fueron sancionados por el voto popular el 15 de noviembre pasado, y así ya no seguirán deshonrando el cargo. No basta, sin embargo, con que los electores hayan impedido que los ladrones sigan robando, ya que es imprescindible que también sean castigados de acuerdo a la ley. Es inaceptable que simplemente se queden en sus casas para gozar de sus bienes mal habidos: también se requiere que, previa condena judicial, estos sean recuperados. Al margen de lo señalado, conviene que los nuevos jefes comunales contraten una auditoría externa, es decir, que no se den por satisfechos con los cortes administrativos, pues tales auditorías suelen brindar datos útiles para deslindar responsabilidades y dar cuenta al Ministerio Público de la comisión de algún hecho punible. Este último organismo debe volverse mucho más diligente, pues tiene el deber y la atribución de actuar de oficio cuando sabe de algún negociado, es decir, no necesita esperar una denuncia de la CGR o de algún nuevo intendente municipal para intentar que un bandido vaya a la cárcel.

    Desde luego, la CGR también debe comparar las declaraciones juradas de aquellos que en mala hora volvieron a ser electos, razón de más para que se apresure a cumplir con la tarea que le encarga la ley. Pero no debe olvidar que también los concejales municipales están obligados a declarar sus bienes en las mismas dos ocasiones y que ellos no están exentos de responsabilidades penales ni civiles por las ilicitudes que hayan cometido en el ejercicio del cargo.

    Es hora de terminar con el saqueo de los recursos públicos. Se debe aplicar la ley, con todas sus consecuencias.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/investigar-bienes-de-intendentes-salientes-1436236.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17/12/2015, 09:58
  9. Poner a trabajar a los empleados municipales

    La primera meta del nuevo intendente de Asunción, Mario Ferreiro, será demostrar a los habitantes de la ciudad que tiene condiciones para encarar y resolver muchos de los problemas que aquejan a la misma. Pero esto, a su vez, requiere una condición previa: tiene que probar que las personas que escoja para integrar su equipo de trabajo reúnen las condiciones de aptitudes, destrezas, probidad, dedicación y compromiso personal con el éxito de los resultados.

    En cuanto a funcionarios y contratados comunales, encontrará en las planillas cerca de diez mil, según se estima. Esta enorme cantidad de gente será un grave obstáculo a la calidad de su gestión. Muchos de ellos no concurren a trabajar, y con que se les obligue a hacerlo será suficiente para que renuncien, porque lo más probable es que se trate de planilleros que viven de otras actividades económicas.

    Por otra parte, entre los que concurren a las oficinas, no son pocos los que lo hacen por mero trámite; y, al concurrir, molestan a los que trabajan, gastan recursos públicos inútilmente y dan a los que acuden a las oficinas municipales a realizar trámites ese feo espectáculo de observarlos comer, beber, chatear, limarse las uñas o leer revistas.

    A estos últimos es preciso que Ferreiro los distribuya en los muchos puntos débiles que tiene la institución en cuanto a servicios, de tal manera que todos tengan alguna tarea provechosa que realizar y no saquen el sueldo gratis. La Municipalidad de Asunción requiere urgentemente una gran reforma en materia de recursos humanos, de tal suerte que, si no se pueden cancelar los nombramientos y contratos de la gente inútil para la institución, por lo menos se les encuentre la manera inteligente de obligarles a producir algo.

    Esta reforma en materia de recursos humanos modificará profundamente la Municipalidad capitalina y le dará una dinámica cualitativamente muy superior; pero se trata de un intento que ningún intendente anterior quiso realizar; el motivo es harto conocido: no se animaron a desafiar a los “padrinos” partidarios, a los sindicatos corruptos y a sus propios operadores electorales.

    Pero Mario Ferreiro está en posesión de la enorme ventaja de no tener deudas políticas muy grandes que pagar, y, por tanto, no debe dejarse intimidar o anular por los sinvergüenzas enquistados en la Municipalidad, esos mismos que obstaculizaron muchos buenos proyectos de sus antecesores.

    Recursos económicos no le faltan a la Comuna capitalina; tampoco la ciudadanía resta su apoyo a sus nuevas autoridades. De modo que, con directores apropiados, con redistribución de tareas, con reducción de personal excedente, con buenos proyectos de interés público y con la determinación de llevarlos adelante, Ferreiro podrá hacer una excelente gestión. Pero si no logra poner a trabajar a sus miles de funcionarios y contratados, lo demás no le servirá de mucho. Si así ocurriese, mejor olvidarse de las ilusiones y las promesas. Será uno más en la lista de los fracasados.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/poner-a-trabajar-a-los-empleados-municipales-1435570.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15/12/2015, 09:41

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,703 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: