estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Arriesgan el fin de la democracia

La evolución que tuvieron los dos partidos tradicionales del Paraguay, el PLRA y la ANR, en estas tres últimas décadas, es un proceso histórico que deberá merecer el estudio más cuidadoso que los analistas, cientistas políticos e historiadores puedan realizar, porque esta etapa por la que ambos van atravesando presenta un rasgo distintivo común: el notorio debilitamiento institucional, contrastado con el progresivo incremento del poder de sus cúpulas.

Se puede decir que a medida que los partidos se van volviendo organismos enanos, sus cabezas se agigantan grotescamente, formando una entidad deforme.

¿Por qué sucede esto? No por otra cosa que por el tipo de gente que se apoderó de esas cúpulas, la mayoría de ella de exigua calidad ética y, de ordinario, con pésimas actuaciones públicas, proyectando una imagen de gran pobreza moral e intelectual.

De la calidad de aquellos dirigentes que los partidos Colorado y Liberal tenían durante las décadas de los años veinte y treinta del siglo pasado a esta parte, para efectuar una comparación histórica, por ejemplo, son tan notorias las diferencias cualitativas y es tan llamativo el desplome de prestigio, el deterioro de la personalidad, la decadencia intelectual y la carencia de sentido moral de quienes hoy los encabezan, que cuesta mucho reconocer a estos partidos de ahora como si fuesen los mismos que los de aquella época.

Para describir el caso en términos más llanos, las cúpulas partidarias –que no están formadas por todos los que figuran en las listas de autoridades de directorios y juntas de gobierno, sino que constituyen una pequeña claque interna enquistada dentro de estos organismos– se están comportando como auténticos padrinos de tipo mafioso. Las normas particulares de “honor” o “lealtad” por las que se rigen, su estilo de mando vertical, su intolerancia al disenso, son puntos tan similares a los de las organizaciones mafiosas, que no dejan otra posibilidad que la de inferir que están inspiradas en estas.

Lamentablemente, la ignorancia generalizada de nuestro pueblo y su aún baja calidad de formación cívica, defectos fomentados por los Gobiernos, uno tras otro, durante los últimos sesenta años, hicieron posible que esos zorros astutos que se atan al cuello los pañuelos con los colores destinados a engañar la vista de los más ingenuos hayan logrado convertirse en propietarios y dictadores de los partidos y movimientos, imponiendo su dictamen como pontífices que se arrogan el don de la infalibilidad.

Los actuales capitostes partidarios ni siquiera son gente políticamente bien formada, con criterios forjados por la constancia en la instrucción intelectual y en la experiencia, sino que son aventureros que se hicieron fuertes a base de astucia, recursos económicos, oportunismo inescrupuloso y fino sentido de la ubicación respecto a las fuentes de poder fáctico.

En realidad, conforman grupos de mentalidad petrificada por el largo tiempo que disfrutaron de las ventajas y privilegios que obtienen tan gratuita y abundantemente del ejercicio irrestricto del mando. Y es con estos materiales que van construyendo el edificio organizacional en cuya cúspide se sientan y desde donde imparten órdenes y consignas a los correligionarios de abajo, decisiones que valen como bandos militares, que se escuchan, se anotan y se cumplen, sin deliberaciones, pedidos de explicaciones ni, mucho menos, oposiciones.

El PLRA y la ANR se convirtieron, de la mano de estas claques, en partidos fosilizados manejados por mentes cortas de mira pero siniestras, con los ojos en la nuca y dispuestos a someter a sus correligionarios a la increíble desfachatez de sus decisiones, a sus arbitrariedades y a sacrificarles al provecho de sus negocios coyunturales.

Un ejemplo claro de la vergonzosa decadencia intelectual y moral de las jefaturas de los partidos tradicionales lo constituyen sus “tribunales de conducta”, convertidos en brazos armados de los jerarcas para castigar a los díscolos y a los renuentes a cumplir las “órdenes superiores”.

La prensa difunde diariamente las arbitrariedades y los negociados de las roscas que se apoderaron de la conducción de estos partidos, dejando asombrada a la gente, asistiendo a un espectáculo de película de terror en la que la justicia, manipulada y teledirigida por ellos, decide quiénes van a ser tratados como delincuentes y quiénes como inocentes, sean cuales fuesen los actos que realmente hayan cometido o no.

Estas decadentes y corrompidas dirigencias partidarias actuales son las responsables de los casos graves de injusticia que campean en la educación, en la salud, en la vivienda, en el combate al crimen, en la indiferencia ante el tráfico ilícito, el contrabando, la falsificación, la competencia comercial desleal y tantos otros males producidos por las decisiones que los miembros de esas cúpulas toman o dejan de tomar, en función de gobernantes del país, porque casi siempre lo hacen en provecho propio y en desmedro del interés general.

La cantidad y frecuencia de tantas arbitrariedades e injusticias, la indiferencia ante lo ilícito y socialmente destructivo, los males que día a día afectan a todos, izan banderas que quedan flameando en lo alto, como una señal de llamada para que eventualmente emerja de entre la masa social un “mesías”, un “reivindicador popular” y se apropie de las reivindicaciones y anhelos populares, las levante y las convierta en estandartes de su “revolución”.

No falta mucho para que esto pase de lo pronosticado a lo inminente. Surgirá entonces un arrollador movimiento político que, como el bolivarianismo chavista, obtendrá fuerzas del hartazgo, de la decepción y de la desesperanza de la gente, para derrotar electoralmente y luego arrinconar a los partidos tradicionales y avanzar “berrenque vevépe” hacia una de estas dictaduras de nuevo formato tal como las conocemos en la actualidad latinoamericana.

En el año 2018, los dos partidos políticos tradicionales deberán enfrentar una situación electoral a la que nunca antes estuvieron expuestos. La situación de crisis social y económica creando conflictos agitados en procesos similares a los que existían en Nicaragua, El Salvador, Venezuela, Ecuador y Bolivia, antes de que cayeran en manos del mesianismo autoritario y políticamente excluyente que ahora padecen, son los mismos factores que producirán en nuestro país idénticas consecuencias.

Esos regímenes autoritarios y populistas que surgieron últimamente llegaron cabalgando sobre las intolerables diferencias sociales, la inequidad, la defección de la justicia venal o sometida, la corrupción generalizada, la pulverización de las instituciones republicanas, entre otros muchos males.

En el Paraguay tenemos todos esos vicios e ingredientes, indispensables para que padezcamos el mismo destino de esos desgraciados pueblos postrados bajo tales regímenes. La decadencia de los partidos tradicionales por culpa de sus cúpulas corruptas generará nuevos competidores, nuevos movimientos y, posiblemente, nuevos “libertadores”.

En 2018 comenzaremos a ver qué nos depara el destino inmediato: si nos convertiremos en otra Venezuela, o si conservaremos la chance de recuperar la integridad moral y la jerarquía intelectual de nuestros antiguos dirigentes partidarios, condiciones indispensables para superar la pésima situación a la que nos condujo la mediocridad y la venalidad, y así recuperar la esperanza de construir la república libre y justa anhelada por los habitantes de nuestro país.

 

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/arriesgan-el-fin-de-la-democracia-1435371.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ajavýiko che rape, he’íje aguara ho’á jave ñuhâme.16/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,575 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

JUSTICIA A LA MEDIDA

El TSJE tuvo que  fallar en un caso, en el que una persona le solicitaba que dijera si era legal o no la candidatura de Peña por uno de los movimientos colorados, ciertamente Peña  sigue siendo afiliado al PLRA, y aún que se afilió, de manera forzada el 31 de octubre del año pasado, no había cumplido aún el año de permanencia como colorado, ni tampoco había renunciado a su afiliación de liberal. El juez saca una resolución kafkiana, dice a los efectos legales por una ley del año 1996, una persona no puede tener 2 afiliaciones simultáneas, pero aquí está lo kafkiano: “para los efectos legales valdrá la última”, dice en su fallo dado conocer, con ese criterio es más o menos lo siguiente: “la bigamia está prohibida en el Paraguay pero para los efectos legales valdrá el último de los matrimonios”. Evidentemente sí a los efectos legales se prohíbe una cosa determinada, a los efectos legales lo único que puede hacerse, es acatar lo que manda la norma y no inventar una ficción jurídica, por la cual una persona con una doble afiliación puede continuar un cargo determinado o puede aspirar a una representación por un partido político.

Todo mal, una justicia cada vez más entregada al poder político, a la que teme mucho menos en su condición de tal, la justicia a los políticos, y este fallo que lógicamente se escribe en un capítulo kafkiano de la historia política y jurídica paraguaya.

BFB

JUSTICIA A LA MEDIDA II

Ahi una resolución también, de la Corte Suprema de Justicia que dio al grupo de prensa de Cartes, para que puedan dar la boca de urna en el transcurso de los comicios del próximo día domingo, esto es una antesala a un caos, si anteriormente se había establecido que la boca de urna, solo podía darse solo a 60 minutos después de haber concluido el acto comicial, ahora vamos a tener una guerra de bocas de urnas el próximo domingo. Cada uno de los sectores de medios estará diciendo quién va adelante, y que estará buscando finalmente con eso manipular la voluntad de los electores que aún no se han decidido porque candidatura abrazarse en ese momento, ciertamente la Corte no ayudó para nada a la pacificación de los espíritus y al cumplimiento de las normas, si la norma dice que no se puede hacer algo por una situación determinada, que es la de buscar la tranquilidad antes de unos comicios y durante los comicios, en el caso de las boca de urnas, esta resolución de la Corte, lo único que augura es mayor conflictividad, y porqué no lamentandonos posteriormente hechos de violencia.

BFB

PARAGUAY TUTELADO

Una cuestión importante del ámbito de la relación internacional, la cancillería paraguaya a través de su vicecanciller Gonzalez, llamó la atención a Hugo Rodríguez, representante de la embajada de los EE.UU., que un twitter, auguro que unas elecciones sean llevadas con transparencia y justicia el proximo dia domingo y al mismo tiempo estuvo en favor de la homilía del Mon. Ricardo Valenzuela, eso hizo que el gobierno paraguayo le llamara la atencion al representante diplomático y le dijera que se está involucrando en cuestiones internas del país. Muchas de las cuestiones internas del país no podrían haber sido resueltas solo por nosotros, o a través de nuestras instituciones, en mucho de los casos, esto que alguno denominan “democracia tutelada” no se hubiera podido llevar adelante de la manera como se llevó, sin la abierta intromisión de poderes extraños al país, que han tenido que poner en el cauce, la locomotora de la democracia en el sitio correcto, el Paraguay todavía lamentablemente con las instituciones que tiene, con la manera en que los poderes del estado administran la cosa pública, la forma irrespetuosa del trato a la Constitución y a las normas, no permiten de que nosotros nos valgamos por nosotros mismos para administrarnos. El dia que los paraguayos tengamos una Justicia confiable y seria, un poder Legislativo ampliamente consolidado, en términos de representación popular, y un poder Ejecutivo que tema y respete a la Constitución, en ese momento, cualquier intromisión en asuntos internos, tendria que llamarnos la atención, el escándalo mayor de la política paraguaya es la manera en que hemos construido nuestras instituciones y el escaso respeto que tenemos a las normas legales.

BFB

A %d blogueros les gusta esto: