estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La democracia no es solo elecciones

En teoría, la democracia es el sistema político más eficaz para prevenir la emergencia de una facción dominante dentro de una sociedad, que podría usar su poder político para tiranizar a su pueblo. Ella logra esto diseminando el poder entre las tres ramas del Gobierno: Ejecutivo, Judicial y Legislativo. Esta división de poderes establecida por la democracia liberal permite la competencia entre los diversos grupos de interés que conforman una sociedad civilizada.

El expresidente de Brasil Luis Inacio Lula da Silva alababa al autoritario régimen populista de Hugo Chávez diciendo que en Venezuela había “exceso de democracia” y no falta de ella, aludiendo a las más de una decena de elecciones y referendos realizados por el fallecido gobernante para ir consolidando su poder bajo la fachada de un fortalecimiento de la representación popular. En nuestro país también, dirigentes de la izquierda como Ricardo Canese, Karina Rodríguez y Aníbal Carrillo piensan igual que Lula. Por ese camino, Alfredo Stroessner, amante de las “elecciones” que se realizaban puntualmente en nuestro país, podría ser considerado entonces el rey de la democracia.

Como ha podido comprobarse con el reciente abrumador triunfo de la oposición unida en Venezuela, la democracia centrada en meras consultas populares demagógicas, generalmente poco transparentes o abiertamente amañadas, antes que fortalecer la representación popular en el gobierno, lleva más bien a una crisis de credibilidad ciudadana en las autoridades.

Esta crisis de representación ocurre cuando los ciudadanos comunes sienten que su supuestamente democrático gobierno no representa sus intereses y está bajo el control de oscuras élites dedicadas a medrar a costa del dinero público invocando banderas de redención social. Lo que resulta irónico y peculiar acerca de este fenómeno es que el mismo ocurre en gran medida por culpa de reformas políticas demagógicas diseñadas por caudillos populistas, supuestamente para hacer más democrático el sistema de gobierno, como fue el caso de Chávez en Venezuela.

Con base en las consideraciones que anteceden, peca de ingenua la declaración de la flamante canciller del gobierno del presidente Mauricio Macri, Susana Malcorra, en el sentido de que no va a pedir la exclusión de Venezuela del Mercosur. Arguye que hubo elecciones, y que las mismas fueron democráticas. Aparentemente también, la nueva inquilina del Palacio San Martín ha hecho suyo el concepto acuñado por Lula en el sentido de que la esencia de la democracia representativa está dada por la frecuencia con que un determinado gobierno convoca a elecciones al pueblo, antes que por la perfección y el respeto por las instituciones por ella establecidas: la representación popular, la responsabilidad de los gobernantes y la gobernabilidad.

Todos estos presupuestos han brillado por su ausencia bajo los regímenes de Chávez y de Maduro, quienes han venido sometiendo y hambreando a su país, además de encarcelar y exiliar a opositores, mediante un Poder Ejecutivo autoritario, unas fuerzas armadas sometidas y un Parlamento y una Justicia títeres.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/la-democracia-no-es-solo-elecciones-1435096.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “La democracia no es solo elecciones

  1. Se inicia nuevo capítulo político en Venezuela

    Por Hugo Saguier Guanes

    El Socialismo del Siglo XXI fue un portentoso proyecto que se encarnó no solo en Venezuela sino en varios países de la América Latina, movilizando grandes masas que marchaban bajo una nueva bandera de una exótica y mítica revolución cultural y política. Bolívar cobró inusitada vigencia al ser rescatado de los cerrados pliegues de la historia, catapultándolo hacia una nueva escena que tendría como protagonista al Sr. Hugo Chávez. Pero este parecía estar más allá de la figura de Bolívar, en un sitial más encumbrado, por ser el promotor de una revolución que llevaría a término las frustradas intenciones del Libertador, que intentaba unificar bajo un solo sello de hermandad a toda la América del Sur.

    Para realizar tal cometido, Chávez se sintió imbuido de una misión providencial. En efecto, decía haber visto una estrella rutilante en el cielo que le motivó a orar y pedir la liberación de la responsabilidad que tenía que asumir con su pueblo. Pero la estrella seguía titilando inmóvil, como la representación de Dios, instándole a no rendirse, porque de hacerlo abandonaría a su redil.

    Es decir, Hugo Chávez, según el relator Ibsen Martínez, se había vuelto un siervo obediente a los designios de Dios que lo había elegido como conductor de su patria. Salta a la vista esta comparación con lo acontecido en el huerto de Getsemaní donde el galileo Redentor se sometió a la voluntad divina para lograr con su sacrificio la liberación de la humanidad.

    No fue esta la única vez que Chávez hizo alusión a su misión redentora con los oprimidos, pues reafirmaba constantemente que su doctrina política estaba basada en la solidaridad y en el amor fraternal. Y para completar este círculo áulico, providencial y místico, Chávez decía que sentía una íntima relación con el alma en pena de Simón Bolívar como si él en realidad fuera la reencarnación del Libertador.

    Una vez construida esta plataforma mística y providencial, Chávez se dio a la tarea de sentar las bases de su programa político y social, contratando para ello a Norberto Ceresole, sociólogo argentino que flirteaba con la izquierda y con la derecha latinoamericana al constituirse también en el líder y el mentor del golpe de Estado contra Ricardo Alfonsín, promovido por el entonces Tte. Cnel. Mohamed Alí Seineldín. Otro de los contratados para el asesoramiento de Chávez fue Heinz Dieterich, que a su vez había sido consejero del dictador alemán Erich Honecker durante los tramos de la Guerra Fría.

    Chávez extrajo entonces su legitimidad de una interpretación mítica de la historia, que habla a través de él, que converge en él y que encarna en él, según lo relatado en el manual de “Poder y del Delirio”. En definitiva, después de la muerte de Bolívar no hubo nadie mejor que Chávez para representarlo y evocarlo políticamente.

    Maduro trató de hacer lo mismo al decir que Chávez se le había representado en la figura de un pajarillo que le había hablado al oído dándole los consejos pertinentes para completar la misión redentora del caudillo recientemente fallecido.

    Pero hay que recordar que Maduro no cumplió ninguna de las directivas dadas por Chávez en el sentido de llevar adelante la transición política de Venezuela: Maduro no permitió que Diosdado Cabello asumiera la presidencia provisional del país cuando Chávez ya no pudo jurar por su enfermedad terminal, tampoco convocó a elecciones en el plazo de un mes y menos aún a una junta médica como prescribe la Constitución para determinar si la ausencia de Chávez era absoluta o temporal.

    Más aún, se hizo nombrar por el Tribunal Superior de Justicia “Presidente por encargo”, figura que no existe en la Constitución. Y para culminar con este deterioro institucional, en el plazo de unos pocos meses que mediaron entre la elección de Chávez y la de Maduro, este perdió casi un millón de votos, logrando un margen exiguo sobre el candidato opositor Capriles, iniciándose a partir de allí un camino plagado de cardos y espinos y un sendero sin retorno hacia la destrucción total del fastuoso monumento doctrinario levantado por su predecesor. Evidentemente, los liderazgos no se heredan sino que se construyen con coherencia, firmeza y carisma personal, de lo que adolece el presidente Maduro.

    Maduro en el lapso de dos difíciles años ha tirado por la borda el inmenso caudal de preferencia y de apoyo que tuvo Hugo Chávez como líder indiscutido del Socialismo del Siglo XXI.

    Venezuela es un gran país con una de las mejores trayectorias democráticas de la América Latina y ha hecho gala de muchas virtudes y valores cívicos que no podrán ser borrados por la mano de un presidente demagogo que no ha estado a la altura de sus conciudadanos.

    El pueblo labró con mucho esfuerzo y perseverancia la grandeza de esta patria desde su independencia hasta nuestros días. La ciudadanía democrática del país caribeño se encuentra en un pedestal mucho más encumbrado de lo que representa la figura desteñida de su actual mandatario Nicolás Maduro.

    Desde el domingo hay un antes y un después en la historia de Venezuela, percibiéndose en el horizonte un nuevo rebrote de esperanza y de nuevos valores que propenderán a la consolidación definitiva de la paz social y del reencuentro de todos los venezolanos dentro del marco de la justicia y del respeto mutuo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 diciembre, 2015, 6:13 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: