La ciudad de cristal

Este “Niño” es bastante caprichoso y violento, es cierto. Se abatió con inusitada intensidad sobre la capital y su cinturón urbano, que digamos, es la zona más consolidada en materia de infraestructura y lo que ocurrió fue simplemente desastroso.

corte%20de%20luz[1]

Desaparecieron cuadras enteras de asfaltados nuevos, tragados por la vorágine, el sistema de alcantarillado sanitario, reventó en los consabidos geiseres nauseabundos, costosas obras fueron arrastradas como hojas de papel y se formaron cráteres que se tragaron los vehículos que fueron “pillados” por la borrasca. Enormes raudales en los que pasaban automóviles boyando, completaban la escena en las calles.

Por supuesto, el drama se extendía a otros ámbitos.

En las alturas, es un decir, el sistema de cables y columnas de la ANDE había sufrido demasiado. Manojos de costosos cables, gruesos, tirados por los suelos despertaban el temor y la curiosidad de la gente. Por efecto dominó se vinieron abajo como escarbadientes columnas de hormigón armado, aquí y allá enormes árboles caídos sobre el sistema eléctrico denotaban la fragilidad del entramado.

La institución trabajó a marchas forzadas, con su presidente a la cabeza, se lo vio en televisión, y al cabo de 8,10, 12, horas y más repusieron el servicio a una legión de usuarios, que desesperaban con todos sus electrodomésticos inertes. Por lo menos no hacía tanto calor.

Aparte del elogiable esfuerzo de la ANDE, uno se pregunta: ¿Y cuánto habrá costado semejante despliegue? Sin duda, una suma multimillonaria. Que la paga el país. No la ANDE como podría creerse.

Por otro lado, la infraestructura de viviendas también mostraba los daños de “El Niño”. Casas destechadas, murallas derrumbadas, hasta con saldo fatal, enseres domésticos arrastrados por los raudales, etc. Gente humilde que lo había perdido todo.

En fin, la ciudad de cristal. Un temporal recio por poco lo destruye todo.

Sin duda va siendo hora de acelerar los procesos para una consolidación más eficiente de la infraestructura ciudadana. Por lo menos se debería empezar por meter bajo tierra todos los cables de la ANDE, como ocurre en otros países. Evitar esa maraña frágil que colapsa con cada tormenta.

Y en todos los ámbitos espantar el espíritu “vai vai” que se evidencia cuando apenas se pone a prueba al sistema.

Para que alguna vez, cuando se escuche un tronar en los socavones del cielo, como decía el poeta, uno no piense inmediatamente…en que se va a cortar la luz.

 

http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/editorial-impreso/9611-la-ciudad-de-cristal

Anuncios

2 comentarios en “La ciudad de cristal”

  1. Cumplir la Ley del Agua

    by Cirilo Ibarra

    Cada vez que nuestro país es azotado por los fenómenos naturales, en este caso como las intensas precipitaciones que causaron destrozos hace dos días en Asunción y alrededores, se recuerda que existe una legislación que puede contribuir a paliar la situación. Pero no se cumple y se trata de la Ley Nº 3.239/2007 “De los Recursos Hídricos del Paraguay” (más conocida como la Ley del Agua).

    Si se cumpliese la misma, se hubiera evitado por lo menos las dramáticas situaciones, que tienen hasta consecuencias fatales. Se pudieron haber salvado vidas inocentes, como las que se perdieron el viernes pasado.

    El Artículo 2° de la Ley Nº 3.239/2007 se refiere a la Política Ambiental Nacional y eso incluye lo referente al alcantarillado sanitario, por ejemplo, servicio que actualmente cubre apenas el 20 por ciento de Asunción.

    ¿Cuántos años hace que se habla de la Evaluación Ambiental y Social Estratégica? De la “Actualización del Plan Maestro de Alcantarillado Sanitario y Tratamiento de Aguas Residuales de Asunción y Área Metropolitana”. Ese proyecto maneja la Essap, pero muy poco se ha avanzado en eso, aunque ahora recién parece encararse con mayor seriedad.

    La Secretaría del Ambiente (Seam) debe exigir la ejecución de la misma y es la encargada de hacer cumplir la mencionada ley. Y justamente ésta se creó tras la problemática encontrada en Europa y se empezó el programa de desarrollo sustentable (que se puedan renovar). Se exigió a nuestro país la creación de un ente que se encargue de resolver los problemas ambientales y fue así que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dio los recursos no reembolsables, con los que se creó la Seam.

    Las municipalidades, por ejemplo, aunque sus autoridades tengan buenas intenciones, nunca podrán generar recursos para encarar estos costosos proyectos.

    Sin embargo, la Ley “De los Recursos Hídricos del Paraguay” establece un canon por la utilización del agua y la recaudación en ese concepto es la que se debe destinar a los desagües pluviales y de una vez por toda resolver los problemas de cada lluvia importante.

    Sin embargo, la normativa no se cumple, por lo que las grandes industrias que utilizan incalculables volúmenes de agua no pagan por los mismos.

    El presidente de la República, Horacio Cartes, debe exigir a sus ministros y directores de entes destinados al cuidado de la naturaleza que hagan cumplir la mencionada ley.

    Algo que se debe entender, el que usa el agua tiene que pagar y con mayor razón las empresas comerciales, que sacan millonarios provechos de éste recurso natural. Existen plantas embotelladoras que recaudan millones, pero nadie les exige que cumpla lo que establece la legislación.

    Hay que decir también que a nivel internacional, en la lucha por el agua, la misma ONU genera convenciones, en las que se establecen todos los que se tienen que hacer con respecto al agua y a los alcantarillados sanitarios y en nuestro país no se está haciendo nada.

    Allá por los años 70 y 80, el mundo se dio cuenta que se debía cambiar el sistema, en especial en la utilización y producción a expensa de los recursos naturales, a los efectos de solucionar los problemas producidos también por los fenómenos naturales.

    Y si en nuestro país seguimos dando tiempo, se podrían seguir agravando las cosas y hasta se vendrían las peores catástrofes. Ojalá que no.

    Me gusta

  2. Las enseñanzas del temporal

    by José Rojas

    El temporal dejó, no solo techos derrumbados y vidas cegadas; también desnudó la escasa capacidad de las ciudades más pobladas; Asunción y Área Metropolitana, de soportar embates de la naturaleza. Uno dirá que no existe estructura que soporte ráfagas de vientos de 100 kilómetros por hora; sin embargo no por esas circunstancias dejar de hacer cosas que aumenten la seguridad ciudadana.

    El temporal significará una dura prueba para Mario Ferreiro; y le exigirá un poco más que buena voluntad. Desde el inicio deberá hacer entender a la ciudadanía que no es cuestión de construir una carpeta asfáltica nomás; sin un buen sistema de desagüe y sobre todo hacer entender al vecino que nada de lo que se haga servirá sin la voluntad de su parte.

    Las administraciones municipales deberán encontrar mecanismos exitosos que resuelvan problemas como la recolección de desechos de manera que los frentistas se acostumbren a depositarlos en los canastos habilitados frente a sus casas. También deberá encontrar sanciones ejemplares contra aquellos que se niegan al pago de las tasas de recolección, total la próxima lluvia se encargará de llevar la basura.

    El paraguayo no sabe ser ciudadano; le cuesta asumir compromisos; solo está capacitado para protestar porque el gobierno (nacional o local) no cumple su promesa de llevarle bienestar a domicilio. Pero, esa situación también responsabilidad de los políticos que acceden a cargos de gobierno; pues al subir solo ordenan la casa por dentro y por fuera lo dejan a su antojo o se olvidan, hasta las próximas elecciones.

    A ver. Por ejemplo; el señor Mario Ferreiro, en Asunción; o la señora Sandra McLeod, en Ciudad del Este o Luis Yd; de Encarnación, por citar tres ciudades importantes; están en este momento organizando sus cuadros administrativos y olvidando algo primordial: organizar a sus vecinos y en ese margen entra la educación para ser un buen ciudadano. Las intendencias municipales no incluyen en su presupuesto el rubro “Como educar para ser un buen vecino”.

    El conurbano no es consciente de que la basura arrojada a los caños en días de lluvia contribuye a agravar el torrente de agua en las calles, el mismo raudal que arrebató a un niño de meses de brazos de su madre, depositándolo metros más abajo; sin vida. O peor; el vecino lo sabe; pero no le importa, hasta que lo tiene como protagonista.

    El gobernante municipal deberá elevar escuelas ciudadanas para enseñar hasta que entiendan los vecinos que ya no pueden seguir viviendo en los bañados, de la manera que hoy están; a merced del capricho de la naturaleza y del río. Ferreiro no debe repetir el error de Arnaldo Samaniego de no acercarse a los bañadenses porque “esos ciudadanos son potenciales votantes y no debemos enojarles”.

    Sandra, Mario y Luis, deben sacar patrulleras a la noche; porque sus ciudades tienen vida intensa después de las 21 horas; pero patrullas honestas; guías del ciudadano y no máquinas de recaudar.

    En unos días más, arrancan cinco años de administración municipal. Las ciudades ejemplos en este comentario están en franco crecimiento y ese escenario genera otras exigencias. El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones echó mano a la transformación de los accesos y transporte de Asunción y Central, y están en un franco avance para resolver el diario colapso vehicular ya no solo en las horas pico. Acompañar a las gestiones del gobierno Central obligará al municipal a aplicar medidas con inteligencia, más aun cuando se trata de representantes de nucleaciones políticas antagónicas; como son en Asunción y Lambaré entre otros municipios.

    Los intendentes inaugurarán sus despachos con un sinfín de cuestiones; algunas por resolver y otras a iniciarse; pero en todas necesitará el acompañamiento del vecino y para que eso ocurra debe sentirse partícipe. La intendencia debe reeducar al vecino y no tanto solo exigir que pague sus impuestos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s