estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La crisis del Brasil obliga al Paraguay a tomar medidas

Acaba de agregarse un nuevo problema a la economía paraguaya, de por sí ya golpeada por la inestabilidad de los países vecinos, en este caso del Brasil. El riesgo de un juicio político a la presidenta brasileña y la consecuente profundización de la volatilidad económica del vecino país suman complicaciones a la ralentización del crecimiento económico en nuestro país. Hoy en día no hay duda del impacto que tiene en los agentes económicos la inestabilidad política. Dicha inestabilidad no respeta fronteras, ya que Paraguay sentirá los efectos en su economía. Nuestro país debe implementar políticas para garantizar el menor impacto posible en la economía paraguaya.

El consumo interno, los flujos de inversión extranjera directa, las tasas de interés y los tipos de cambio, y los precios de los bienes y servicios pueden ser influidos por las expectativas. La inestabilidad política no contribuye a generar tranquilidad y previsibilidad. La situación que enfrenta la presidenta brasileña afectará a Paraguay teniendo en cuenta la cercanía geográfica y los fuertes lazos económicos que unen a ambos países.

Una parte importante de las exportaciones paraguayas se dirigen al mercado interno brasileño, los desequilibrios cambiarios afectan a los precios relativos, incentivando la entrada ilegal de productos brasileños. Varias ciudades paraguayas fronterizas dependen económicamente del país vecino, lo cual las hace altamente vulnerables. Todo esto se agrava si consideramos la debilidad de las instituciones públicas para implementar políticas que diversifiquen la economía y controlen las fronteras.

Frente a este escenario político del país vecino –el estancamiento de las principales economías del mundo, agudizado por las condiciones internas propias del nuestro–, la economía paraguaya se encuentra ante la posibilidad de profundizar las raíces de su inestabilidad y su proceso de ralentización económica.

Paraguay debe transformar su economía haciéndola más diversificada en términos de producción y mercados, generando productos de mayor valor agregado y elevando sus niveles de productividad. Solo de esta manera podrá reducir la vulnerabilidad que tiene como país pequeño, limítrofe de dos países grandes y con permanentes problemas económicos y políticos que se traducen en tasas de crecimiento altamente fluctuantes.

Más y mejores productos, la apertura de nuevos mercados, la ampliación y el fortalecimiento del sector industrial son, entre otras transformaciones, algunas de las que podrían contribuir a proteger o mitigar los efectos de la coyuntura del Brasil.

Sin embargo, estos resultados exigen instituciones públicas fuertes, que implementen políticas de cambio estructural y de largo plazo, pero también políticas anticíclicas que permitan enfrentar los vaivenes internacionales.

Paraguay debe aprender de las numerosas crisis económicas que han afectado al Brasil e implementar políticas de corto y largo plazo que se traduzcan en una mayor autonomía del vecino país y una mejor inserción a nivel internacional.

El Gobierno tiene en su Plan Nacional de Desarrollo tres ejes estratégicos, uno de ellos es el relativo a la inserción de Paraguay en el mundo. Esta es la oportunidad para que se empiecen a ver los resultados de las acciones que allí se describen.

 

http://www.ultimahora.com/la-crisis-del-brasil-obliga-al-paraguay-tomar-medidas-n950472.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

16 comentarios en “La crisis del Brasil obliga al Paraguay a tomar medidas

  1. Ciudad del Este no puede seguir dependiendo de la cota

    La Receita Federal –entidad aduanera brasileña– anunció que se prorrogará por un año más la vigencia de la cota de 300 dólares libre de impuestos para compras de brasileños en el extranjero. Esta decisión les dará un poco de respiro a Ciudad del Este y a otras ciudades del país que mantienen fuertes relaciones comerciales con el vecino país. Paraguay debe analizar la situación de manera a implementar políticas anticipadamente, ya que se espera que en el corto plazo se revierta y perdamos ventaja comparativa. Solo de esa manera podremos empezar a superar algunos de los obstáculos que presenta el crecimiento económico paraguayo para convertirse en desarrollo.
    El Brasil planificó –y viene implementando desde 2012– una política de desarrollo territorial en sus ciudades fronterizas basada en la reducción de impuestos al comercio en una serie de municipios, entre los que se encuentra Foz de Yguazú. Básicamente creará tiendas bajo el régimen de zonas francas.

    Este incentivo tributario obligará a reducir la cota una vez que se inicien efectivamente los negocios en las tiendas libres de impuestos. Se supone que cuando esto ocurra la cota será reducida a 150 dólares, con lo cual las ciudades paraguayas gemelas sufrirán el efecto de una reducción de la demanda de compras por parte de los brasileños.

    Las consecuencias para el mercado interno serán graves, por lo que es necesario que el Gobierno –en conjunto con el sector empresarial– diseñe un plan que permita mitigar una posible recesión y a la vez transformar paulatinamente la estructura productiva de las zonas de frontera. Una mayor autonomía económica permitirá no solo dejar de depender de las políticas que implemente el país vecino, sino también de su volatilidad económica.

    Es necesario diseñar e implementar planes de desarrollo regionales que consideren las potencialidades económicas de cada una de esas ciudades y sus respectivos distritos. Las estrategias deben generar un entorno favorable a la inversión para la generación de empleos estables, seguros y bien remunerados, así como servicios de amplia cobertura y calidad. Estos distritos requieren una fuerte inversión en infraestructura vial, energética y social.

    Los ministerios con competencia en la producción y la productividad deben implementar programas que generen empleos productivos de mediano y largo plazos, mientras que las instituciones prestadoras de servicios deben ampliar su cobertura y mejorar la calidad. Las entidades binacionales deben constituirse en uno de los motores de desarrollo de los distritos en los que se encuentran estas ciudades y sus alrededores.

    Los gobiernos municipales tienen amplias potestades en materia de desarrollo económico en su territorio y cuentan con recursos efectivos transferidos por el Ministerio de Hacienda y con recursos potenciales que hasta el día de hoy no son eficientemente recaudados, como el impuesto inmobiliario.

    No hay excusas para diseñar e implementar medidas que garanticen el desarrollo económico de las regiones afectadas y así disminuir los exagerados niveles de dependencia que tiene nuestro país de los países vecinos. La política económica paraguaya debe ir mas allá de negociaciones bilaterales mendigando medidas a los países vecinos para convertirse en una política de desarrollo que garantice autonomía y estabilidad económica en el largo plazo. El aumento de la productividad para ganar competitividad y la diversificación productiva y de mercados deben estar en el foco de la discusión. Solo de esa manera podremos empezar a superar algunos de los obstáculos que presenta el crecimiento económico paraguayo para convertirse en desarrollo.

    http://www.ultimahora.com/ciudad-del-este-no-puede-seguir-dependiendo-la-cota-n1091839.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 26 junio, 2017, 10:42 am
  2. Un nuevo Paraguay

    Por Alberto Simas Magalhães
    Embajador del Brasil en Paraguay
    Vuelvo al Paraguay con un sentimiento de quien vuelve a casa. Conocí Asunción en la juventud, cuando mi padre, también diplomático, sirvió en la Embajada de Brasil, y a lo largo de mi carrera muchas veces visité el país. Desempañar la función de Embajador en Paraguay es un honor y una sincera alegría. Mi gratitud a esta tierra se vuelve aun mayor por acogerme una segunda vez.

    En esta llegada, sin embargo, encuentro un nuevo Paraguay, que impulsa su proceso de modernización y crecimiento a ritmo acelerado.

    El país ha ganado prestigio internacional y a atraído inversiones extranjeras, en las cuales tengo la satisfacción de ver el peso de la participación brasileña.

    Hoy el Brasil posee el segundo mayor stock de capital invertido en el país. Solamente en los últimos tres años, más de 80 empresas brasileñas se instalaron en Paraguay, en sectores diversos, con inversiones directas superiores a 200 millones de dólares. Se fortalecen así los vínculos de nuestras cadenas productivas y aumenta la competitividad de nuestras economías.

    Las crecientes inversiones provenientes del Brasil refuerzan un movimiento que se inició hace unos 60 años, cuando ganaderos y agricultores brasileños comenzaron a interesarse por el Paraguay y ayudaron a transformar el país en uno de los mayores proveedores mundiales de carne y granos.

    La contribución de la comunidad de origen brasileña al desarrollo del país es reconocida públicamente por el presidente Horacio Cartes. Son aproximadamente 400 mil brasileños y descendientes (la segunda más numerosa comunidad brasileña en el exterior, detrás de la que vive en los Estados Unidos) que eligieron hacer del Paraguay su hogar.

    Brasil es el mayor socio comercial de Paraguay, y el relacionamiento económico podrá ser incrementado aún más con la recuperación en vista del crecimiento económico brasileño y con la adopción de medidas y acuerdos que puedan beneficiar mutuamente los dos países.

    La eventual celebración de un acuerdo automotriz bilateral sería un paso en ese sentido, al incentivar la incipiente industria automotriz paraguaya. También sería positivo alcanzar un acuerdo sobre bitributación, que incentivaría aún más las inversiones.

    El relacionamiento bilateral también es dinámico en otras áreas. La integración física entre nuestros países requiere la concreción de los proyectos del segundo puente sobre el río Paraná, así como del puente sobre el río Paraguay, entre Carmelo Peralta y Porto Murtinho.

    La cooperación técnica también merece ser profundizada, como las iniciativas de la expansión del banco de leche y la productividad algodonera que vienen siendo emprendidas. Además, el combate a los ilícitos trasnacionales, que han contado con acciones en el más alto nivel de nuestras autoridades, requiere la continuidad de la cooperación judicial y policial en andamiento.

    Al iniciar mi misión, mi deseo es poder reforzar la contribución brasileña a la prosperidad de este nuevo Paraguay, que se diseña rápidamente, estrechando los lazos entre nuestros países y ciudadanos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 16 marzo, 2017, 8:39 am
  3. Buenas relaciones con el Brasil son fundamentales para nuestra economía

    En cuanto a política exterior, el Paraguay está teniendo buenas relaciones bilaterales con la República Federativa del Brasil, que deben seguir siendo fortalecidas, aprovechando los vientos políticos y la apertura de oportunidades comerciales con el crecimiento económico en nuestro país.
    Entre los principales ejes de análisis tiene que estar indefectiblemente el aspecto comercial, especialmente en la frontera, donde del lado paraguayo se vive un panorama económico sumamente interesante, con millonarias inversiones como las realizadas en zonas como Salto del Guiará y Ciudad del Este. Recientemente se ha inaugurado el centro comercial más grande de la capital de Alto Paraná, el Shopping París, que demandó una inversión de 65 millones de dólares por parte de la empresa Shopping KK SA.
    Otro tema que ocupa a Paraguay y Brasil es la relación diplomática y comercial con las demás naciones vecinas. En la hoja de ruta de los gobiernos debe estar el fortalecimiento de bloques como el Mercado Común del Sur (Mercosur), sobre todo para lograr acuerdos como el que está pendiente desde hace tiempo con la Unión Europea. Respecto a las buenas relaciones bilaterales entre Paraguay y Brasil, hace unos días, presentó cartas credenciales ante la Cancillería Nacional el nuevo embajador brasileño, Eduardo Simas Magalhães.
    “Vengo con instrucciones de mi presidente y mi canciller para incrementar este proceso, fortalecerlo. El interés del Estado brasileño por medio de nuestras relaciones es que Paraguay prospere, cree empleos, genere renta y se desarrolle, así que no podría ser mejor el momento que estamos viviendo, las relaciones entre Paraguay y Brasil son excelentes”, dijo tras reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga.
    Destacó, además, que desde hace muchos años Paraguay y Brasil mantienen excelentes relaciones diplomáticas e hizo mención a misiones brasileñas productivas que se materializan cada vez más en territorio paraguayo. Habló también de las coincidencias en cuanto a intereses políticos. El embajador expresó, por ejemplo, que se tiene el mismo punto de vista en cuanto a planes de relanzamiento del Mercosur. Consideró, igualmente, que se vive un momento muy auspicioso de la radicación de capital brasileño en Paraguay.
    Cuánta razón del embajador al señalar la necesidad de un relanzamiento del Mercosur, bloque que casi quedó destruido por intenciones políticas nada ajustadas al espíritu de su creación. Otro aspecto importante y admitido por el embajador tiene relación al capital brasileño que se está radicando en el país. Numerosas empresas brasileñas han decidido instalarse en territorio paraguayo por la crisis económica en Brasil. Paraguay ha abierto las puertas y considerado importante establecer las condiciones necesarias para la llegada de inversores. Este nuevo escenario es de beneficio mutuo, por lo que será importante que esas buenas relaciones de la que se habla continúen y sean cada vez más fortalecidas.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 27 febrero, 2017, 10:45 am
  4. Garantizar seguridad jurídica y social para incentivar inversiones

    Según una reciente opinión del portal brasileño Globo.com, Paraguay va camino a convertirse en la “nueva China” para el Brasil y que tal posibilidad alarma a dicho país, porque teme perder sus industrias. “Nuestro vecino está ofreciendo como ventaja que es más barato producir ahí que importar desde Asia o incluso producir en Brasil”, reza la publicación con referencia a nuestro país.
    De acuerdo a la nota, los industriales brasileños están descubriendo que Paraguay es una especie de nueva China para su expatriación, pues con electricidad y mano de obra más baratas, a más de menores impuestos, compensarían con creces el infame “costo Brasil” que resta competitividad a su producción en el comercio internacional. Hasta ahora, Paraguay ha logrado atraer 116 empresas extranjeras, el 80 por ciento de ellas brasileñas.
    Aunque incipiente y de poca monta, la radicación de industrias brasileñas de maquila ha dinamizado significativamente el sector industrial paraguayo. No debe sorprender, entonces, que tras la crisis política y económica que ha sufrido Brasil recientemente a causa de los escándalos de corrupción en altos niveles del Gobierno que llevaron a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, los empresarios brasileños estén analizando la conveniencia de expatriar sus plantas industriales al Paraguay, para así reducir la rémora del mencionado “costo Brasil” mediante las ventajas que ofrece nuestro país.
    Sin embargo, de darse el masivo traslado de industrias manufactureras brasileñas a este lado de la frontera, como vaticina Globo.com, el Paraguay no se convertiría en una “nueva China” para el Brasil, como lo fue ese país para las corporaciones japonesas y norteamericanas que hace varias décadas trasladaron sus instalaciones manufactureras a la hoy segunda mayor economía del mundo, en procura de mano de obra tres veces más barata que la de sus países de origen. Más bien se convertiría en una “nueva Dalian”, el primer enclave industrial japonés, y luego norteamericano, en China continental. Dalian se ha convertido en una de las ciudades más pujantes de China en la actualidad. Es de esperar que, inspirado en el destino geopolítico de la región, el Brasil no ponga palos a la rueda de la integración comercial en el Continente, al menos dentro del Mercosur.
    Por nuestra parte, tal como ha ocurrido con la masiva inmigración brasileña que ha contribuido a extender la frontera agrícola de su país dentro del nuestro, con beneficio mutuo, debemos dar la bienvenida a la radicación de industrias manufactureras brasileñas en nuestro país.
    Para que eso ocurra, seguramente el Gobierno paraguayo debe tomar ejemplo del Gobierno chino. Aunque regido por un sistema autoritario de Gobierno, el régimen comunista ha tenido el tino de preservar la milenaria cultura de la meritocracia mandarín. Para atraer inversión extranjera directa por altos montos, nuestro Gobierno debe garantizar seguridad jurídica y social a los inversionistas. Y también seguridad jurídica y social para los trabajadores de nuestro país, para que el fruto del progreso se derrame también sobre la mesa de los paraguayos. Para eso tiene que erradicar la corrupción y la impunidad que corroen los cimientos del Estado paraguayo.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 2 diciembre, 2016, 10:57 am
  5. ¿Y si “el modelo Trump” funciona?

    “Paraguay tiene un coste de mano de obra 20,7% menor al de Brasil (53,2% menor en el caso de la cualificada); el precio de la energía eléctrica es 63,6% menor al brasileño y sus impuestos están alrededor de un 60% por debajo de los de Brasil…

    “Paraguay tiene un coste de mano de obra 20,7% menor al de Brasil (53,2% menor en el caso de la cualificada); el precio de la energía eléctrica es 63,6% menor al brasileño y sus impuestos están alrededor de un 60% por debajo de los de Brasil… Hoy, que muchos países están tentados a levantar fronteras económicas, Paraguay –de 6,5 millones de habitantes, el 70% de los cuales tiene menos de 35 años, y una extensión algo mayor que la de Alemania– es un claro ejemplo de que una apertura bien gestionada es siempre la solución…”.

    Esta descripción de la economía paraguaya pertenece al periodista español Emili J. Blasco, especializado en geoestrategia y comunicación política, corresponsal de ABC de Madrid en Londres. En otro artículo y refiriéndose al presidente electo estadounidense, Blasco destaca que “Trump es un empresario: el cálculo de beneficios dirigirá su política exterior… Así, es de suponer que a la hora de aplicar sus compromisos más significativos lo hará desde la realpolitik, un posibilismo acorde con lo que él perciba como interés nacional”.

    Aún a riesgo de simplificar el análisis más allá de lo prudente, podríamos preguntarnos qué ocurrirá si el “modelo Trump” funciona a partir de la puesta en práctica de las proclamas de campaña y el ejemplo cunde. Hay antecedentes. Ronald Reagan lo hizo en los ‘80 a través de lo que se conoció como “reaganomics”, conjunto de medidas integrado, entre otras, por el recorte de impuestos y la rebaja de más del 50% en las tasas de interés, herramientas con las cuales tomó un PIB con saldo rojo en 1980 para llevarlo a un crecimiento del 4,2% en 1987, creando durante su gestión más de 20 millones de empleos e incrementando el patrimonio neto de cada familia norteamericana en un 24% promedio.

    Se podrá aducir que los ‘80 del siglo pasado no son comparables al presente. Por entonces el “made in USA” era una realidad, una marca mundial. Hoy eso ha cambiado y gran parte de la industria concebida en territorio norteamericano ha ido a refugiarse en economías más hospitalarias en cuanto al costo país. México y el sudeste asiático son los destinos preferidos del ya anciano “made in USA”, travestido en “made in Taiwán” o “made in China”. Al menos como promesa de campaña, Trump quiere devolver no solo el lustre y significado de aquella antigua marca sino que al repatriarla devolvería mucho trabajo a norteamericanos que hoy sobreviven con seguros de desempleo y hasta comedores públicos.

    Nada asegura que si el modelo Trump funciona, Brasil podría embarcarse en una política económica similar, tratando de reducir el costo país e invitando a la industria hoy exiliada en el Paraguay a volver al terruño. Pero nada se pierde con hacer correr un modelo comparativo y prever qué pasaría con la maquila paraguaya Brasil-dependiente, hoy en constante expansión al calor de los estímulos sintética y claramente expuestos por el periodista de ABC de Madrid.

    http://www.5dias.com.py/51675-y-si-el-modelo-trump-funciona

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 30 noviembre, 2016, 11:18 am
  6. Brasil estornuda y…

    Por Mariana Ladaga

    Desde hace más de cuatro meses, fiscalizadores de la Aduana de Brasil, la Receita Federal, realizan una regulada en su trabajo como forma de presión para lograr recategorizaciones e impedir modificaciones en el funcionamiento de su labor, molestos porque esos cambios permitirían la politización de sus tareas. Al Poder Legislativo y al Poder Ejecutivo del gigante país vecino, una de las principales potencias económicas en esta parte del mundo, poco le preocupa las protestas.

    Pero, como popularmente se dice, “cuando Brasil estornuda, Paraguay se resfría” y esta no es la excepción. Ni bien comenzó la medida de fuerza en los puertos secos que son frontera con nuestro país, nuestras exportaciones de granos se vieron perjudicadas en una época de abundante cosecha de maíz y de trigo y con la posibilidad de que el problema no esté solucionado al momento en que se coseche la soja.

    Una comisión de frontera, conformada a instancias de los productores, camioneros y despachantes, se reunió con los huelguistas e intentó alivianar la situación. Se consiguió que los fiscalizadores permitan despachar alrededor de 380 a 500 camiones con carga diaria. El volumen no alcanza a cubrir las expectativas de los productores y tampoco permite la concreción de nuevos negocios, ya que los graneros paraguayos no pueden comprometerse a dar una fecha de entrega a los compradores ni precisar los costos de envío del producto.

    CAPECO informó que las pérdidas generadas por la huelga podrían llegar a los 100 millones de dólares, dinero que no solamente no llegaría a los productores de granos, sino tampoco a los camioneros, los proveedores de maquinarias, los vendedores de tereré, etcétera, afectando a la economía en general, principalmente en regiones agrícolas como Alto Paraná e Itapúa.

    Este “multimillonario resfrío” no está siendo tenido en cuenta, en todas sus dimensiones por el gobierno nacional, cuyos actores deberían negociar con sus pares del poderoso país vecino.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20 noviembre, 2016, 6:32 am
  7. Paraguay, ¿“nueva China” para Brasil?

    Según una reciente opinión del portal brasileño Globo.com, Paraguay va camino a convertirse en la “nueva China” para el Brasil y que tal posibilidad alarma a dicho país, porque teme perder sus industrias. “Nuestro vecino está ofreciendo como ventaja que es más barato producir ahí que importar desde Asia o incluso producir en Brasil”, reza la publicación con referencia a nuestro país.

    De acuerdo a la nota, los industriales brasileños están descubriendo que Paraguay es una especie de nueva China para su expatriación, pues con electricidad y mano de obra más baratas, a más de menores impuestos, compensarían con creces el infame “costo Brasil” que resta competitividad a su producción en el comercio internacional. Hasta ahora, Paraguay ha logrado atraer 116 empresas extranjeras, el 80 por ciento de ellas brasileñas.

    Desde hace algunas décadas, los departamentos de Canindeyú, Alto Paraná, Itapúa y hasta cierto punto Amambay han atraído considerable inmigración brasileña, cuyos descendientes son folclóricamente conocidos como “brasiguayos”. Al igual que los inmigrantes alemanes, eslavos y japoneses asentados en la región en distintas épocas, los brasileños conforman hoy en día florecientes enclaves económicos y culturales, todos ellos dedicados mayormente a la agricultura y la ganadería, con algunas industrias transformadoras afines.

    Aunque incipiente y de poca monta, la radicación de industrias brasileñas de maquila ha dinamizado significativamente el sector industrial paraguayo. No debe sorprender, entonces, que tras la crisis política y económica que ha sufrido Brasil recientemente a causa de los escándalos de corrupción en altos niveles del Gobierno que llevaron a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, los empresarios brasileños estén analizando la conveniencia de expatriar sus plantas industriales al Paraguay, para así reducir la rémora del mencionado “costo Brasil” mediante las ventajas que ofrece nuestro país.

    Sin embargo, de darse el masivo traslado de industrias manufactureras brasileñas a este lado de la frontera, como vaticina Globo.com, el Paraguay no se convertiría en una “nueva China” para el Brasil, como lo fue ese país para las corporaciones japonesas y norteamericanas que hace varias décadas trasladaron sus instalaciones manufactureras a la hoy segunda mayor economía del mundo, en procura de mano de obra tres veces más barata que la de sus países de origen. Más bien se convertiría en una “nueva Dalian”, el primer enclave industrial japonés, y luego norteamericano, en China continental.

    Antigua cabecera de playa de la ocupación japonesa de China en las primeras décadas del siglo XX, Dalian, puerto marítimo situado en la costa nororiental del país, a apenas una hora de vuelo a Corea y Japón, y otro tanto de la capital Beijing, retuvo un filón de la cultura de sus antiguos conquistadores, incluida descendencia étnica e idioma. Por tal razón, fue la primera ciudad china escogida por las corporaciones japonesas para instalar en ella y sus alrededores sus industrias manufactureras, primero, y luego las de los servicios. Compitiendo con las japonesas, las grandes corporaciones transnacionales de Estados Unidos hicieron lo propio ahí, y en otras ciudades con posterioridad.

    De ese modo, gracias al retorno del enemigo de antaño, no ya con cañones, sino con fábricas, Dalian se ha convertido en una de las ciudades más pujantes de China en la actualidad. Es de esperar que, inspirado en el destino geopolítico de la región, el Brasil no ponga palos a la rueda de la integración comercial en el Continente, al menos dentro del Mercosur. En ese ámbito de unión aduanera y libre comercio Paraguay podría convertirse en la “nueva Dalian”, no solo para el Brasil, sino también para la Argentina.

    Por nuestra parte, tal como ha ocurrido con la masiva inmigración brasileña que ha contribuido a extender la frontera agrícola de su país dentro del nuestro, con beneficio mutuo, debemos dar la bienvenida a la radicación de industrias manufactureras brasileñas en nuestro país. Para que eso ocurra, seguramente el Gobierno paraguayo debe tomar ejemplo del Gobierno chino. Aunque regido por un sistema autoritario de Gobierno, el régimen comunista ha tenido el tino de preservar la milenaria cultura de la meritocracia mandarín. Para atraer inversión extranjera directa por altos montos, nuestro Gobierno debe garantizar seguridad jurídica y social a los inversionistas. Y también seguridad jurídica y social para los trabajadores de nuestro país, para que el fruto del progreso se derrame también sobre la mesa de los paraguayos. Para eso tiene que erradicar la corrupción y la impunidad que corroen los cimientos del Estado paraguayo.

    Recién entonces, Paraguay podría convertirse en la “nueva Dalian” para el Brasil, que convertirá a nuestro país en un emporio de riqueza y no una colonia de modernos conquistadores.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/paraguay-nueva-china-para-brasil-1534796.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 noviembre, 2016, 7:16 am
  8. ¿Es el parlamentarismo la solución?

    Por Alberto Acosta Garbarino

    El largo y tortuoso proceso de destitución de la presidenta brasileña Dilma Rousseff mantuvo al Brasil paralizado políticamente durante más de un año en medio de una tremenda crisis económica y social.

    Este juicio político en el Brasil, al igual que el juicio político a Lugo en el Paraguay, ha generado una profunda división de la sociedad, entre los partidarios del gobierno que acusan de “golpista” al Congreso y los partidarios de la oposición que afirman que la destitución es legal.

    Leyendo la Constitución del Brasil se puede afirmar que el proceso de impeachment, al igual que el de Lugo en el Paraguay, se ha ajustado estrictamente a la letra de la Carta Magna.

    Pero para ser honestos intelectualmente hay que decir que si bien esos juicios políticos, se han ajustado a la letra de las constituciones vigentes, esas constituciones no son compatibles con el espíritu de un sistema presidencialista.

    La esencia de un sistema presidencialista consiste en una clara separación y equilibrio de poderes, entre el legislativo, el ejecutivo y el judicial, donde los dos primeros son elegidos directamente por el voto popular.

    Por eso, la constitución en un sistema presidencialista no debería otorgar al Congreso la facultad de destituir a un presidente que tiene la misma legitimidad de origen… basado en el voto del pueblo.

    La única figura constitucional compatible es la del referéndum revocatorio de mandato, donde el mismo pueblo que eligió al presidente es el que lo destituye.

    Es cierto que Estados Unidos, que es la cuna del presidencialismo, tiene la figura del impeachment, pero también es cierto que en más de doscientos años de democracia nunca un presidente fue destituido por dicho proceso.

    Sin embargo, en América Latina los presidentes han sido permanentemente destituidos, antes por medio de golpes militares y ahora por medio de legales juicios políticos.

    Ante este fracaso del presidencialismo en la región, muchos creemos que debemos pensar en el sistema parlamentarista como una mejor opción.

    En este sistema, que lo tienen casi todos los países europeos, el pueblo elige solamente a los representantes del Parlamento y son estos representantes los que, por mayoría, eligen al jefe de Gobierno, que en España se llama presidente, en Inglaterra primer ministro y en Alemania canciller.

    Como ese jefe de Gobierno ha sido elegido por el Parlamento, es el mismo Parlamento, nuevamente por mayoría, el que lo puede destituir en un procedimiento relativamente simple y totalmente político.

    En un mundo en constantes cambios y en países de gran fragmentación política como los nuestros, pareciera que el Parlamento es el lugar donde mejor se reflejan los deseos de las mayorías. Y si esa mayoría cambia, es mejor cambiar al jefe de Gobierno.

    Si un presidente pierde el apoyo para gobernar, en el sistema presidencialista se produce una crisis en el sistema político en su conjunto (como Venezuela), mientras que en el sistema parlamentarista es una crisis que se limita al ámbito de los administradores del Gobierno (como Gran Bretaña con el brexit).

    Algunos dicen que el parlamentarismo generaría mayor inestabilidad y nos daría líderes muy débiles. Sin embargo, la experiencia europea dice lo contrario, y si no, veamos los largos y fuertes liderazgos de Adenauer, Kohl y Merkel en Alemania o de Churchill, Thatcher o Blair en Inglaterra.

    Si en algún momento modificamos nuestra Constitución, ese sería el momento para movernos hacia un sistema parlamentarista que parece ser el que mejor se adecua a sociedades altamente inestables como las latinoamericanas.

    Caso contrario, seguiríamos con un sistema presidencialista al cual siempre le hemos hecho trampa, antes con golpes militares y ahora con legales juicios políticos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 septiembre, 2016, 7:49 am
  9. Brasil potencia

    Desde el punto de vista geopolítico, Brasil ha sido siempre la gran potencia mundial del futuro. Pero, por ironía de destino manifiesto, hasta ahora no ha podido alcanzar esa suprema aspiración existencial, pese a que, por su geografía y su gente, tiene todas las condiciones para lograrla. Paradójicamente, en la búsqueda de ese superior objetivo, su suerte ha sido dispar. A cada “milagro económico” de impulso ha correspondido una crisis económica de desaceleración o retroceso.

    Así, tras el boom de su desarrollo comercial e industrial bajo el régimen militar de finales del siglo pasado, cayó en severa recesión, de la que pudo reponerse bajo el gobierno de Fernando Henrique Cardozo. El gobierno de Luis Inácio Lula da Silva de nuevo consiguió repuntar la prosperidad económica y social de la nación, gracias a los altos precios de los commodities y programas de asistencia social exitosos, como el de “Bolsa Familia”, soplo de bonanza económica que llegó a colocar a Brasil en el umbral de la sexta economía mundial. Pero graves indicios de corrupción salpicaron después la hasta entonces prestigiosa imagen de ese mandatario.

    Desafortunadamente, todo explotó bajo el gobierno de su sucesora, Dilma Rousseff. La burbuja del crecimiento se desinfló y el sueño de afianzarse en el sitial alcanzado en el contexto mundial se desvaneció en medio de una terrible crisis económica y política y escándalos de corrupción que acabaron arrastrando a la mandataria al abismo.

    Con el cada vez más pronunciado giro a la izquierda de su gobierno, de la mano del socialismo bolivariano de Hugo Chávez, y la caída de los precios de commodities, sumada a la crisis económica mundial, bajo Dilma Rousseff la economía brasileña tocó fondo. Pero no fue la crisis económica la que finalmente tumbó a la presidenta brasileña, sino la crisis política desatada a causa del escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, en la que se vieron envueltos altos funcionarios y políticos del Partido de los Trabajadores (PT) y poderosos empresarios como el gigante de la construcción Odebrecht y el conglomerado multinacional Andrade Gutierrez.

    Ahora, pasada la crisis con la destitución de Rousseff, los ojos del mundo están puestos en lo que el presidente Michel Temer va a hacer para enfrentar la aguda crisis económica que aqueja al país, y para calmar las agitadas aguas del maremoto político que mantuvo en vilo a la nación por más de nueve meses. A estar por sus primeras afirmaciones como presidente constitucional, su prioridad serán la reducción del gasto público, la privatización de empresas semipúblicas y la reducción del infame “costo Brasil”, el mayor obstáculo para la inversión extranjera directa, debido al bizantino sistema de impuestos en ese país.

    En cuanto a la futura política exterior de su gobierno, Temer ha dejado en claro que su administración se reafirmará en la adhesión a la democracia y al sistema de libre comercio. En particular, ha enfatizado que buscará que el Mercosur retorne a sus orígenes como una unión comercial y aduanera, libre de prejuicios ideológicos como el castro-marxismo bolivariano que lo ha hundido en la actual crisis en que se debate.

    Para el Paraguay, socio fundador del Mercosur, esta postura del nuevo mandatario brasileño es auspiciosa. Coincide con la del presidente Mauricio Macri de Argentina; y siendo ambos países nuestros mayores socios comerciales, conviene al nuestro. Pero, en términos del interés nacional conjugado con los del Brasil en Itaipú, lo que el pueblo paraguayo espera es que los cambios políticos que el presidente Michel Temer se propone impulsar en su nación alcancen también a su política exterior respecto de Itaipú.

    En lo que a Paraguay le toca, debe ser reconocida nuestra condición de socio indispensable en el emprendimiento hidroenergético binacional, y a partir de ahí se debe rectificar la injusta distribución en perjuicio de nuestro país, de los beneficios allí obtenidos. Vale decir, que reconozca que Paraguay ya ha pagado con creces la parte alícuota que le correspondía en la financiación de la usina binacional –como lo ha confirmado el respetable informe del economista de prestigio mundial Jeffrey Sachs– y, en consecuencia, que Brasil le pague lo que vale la parcela de su electricidad que actualmente se lleva a precio de vil explotación colonialista.

    Hasta este momento Paraguay es el único país limítrofe con el que Brasil comparte la explotación de una riqueza natural de mutua pertenencia: las aguas del río Paraná que mueven las 20 turbinas de la usina hidroeléctrica de Itaipú. Esto nos da derecho a reclamar el “justo precio” por nuestra electricidad, convenido por ambos gobiernos en el Acta Final de Foz de Yguazú, de 1976, aceptación ladinamente olvidada de incluir en el Tratado de Itaipú.

    El pueblo paraguayo desea que en esta su nueva etapa política el Brasil comience su recuperación institucional y económica, y que en este siglo se convierta en la gran potencia mundial con que siempre ha soñado.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/brasil-potencia-1514994.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 septiembre, 2016, 7:49 am
  10. ¿Cómo entenderlo?
    02 Sep 2016

    Por Lic. Víctor Cano Piris (*)

    Brasilia, paradójicamente una capital construida sobre una base en forma de un avión, ratificó el cambio de su pilotaje. De 4 presidentes electos en la era democrática, 2 fueron cesados de sus funciones. El país vecino, la octava mayor economía del mundo, viene sobrellevando externalidades económicas complejas, siendo considerada ésta la mayor crisis entre los países emergentes, dirimida con juicio concluido.

    Sobre el segundo mandato de Rousseff recaen duras críticas (por encima de los 3 créditos suplementarios y las pedaleadas fiscales) lo que algunos llaman de “o completo da obra”, en relación a su conducción política y al escaso diálogo, como también el enfrentamiento al sistema financiero y afectando directamente al sector productivo. Las medidas a ser impulsadas no eran tan heterodoxas, inclusive podrían haberse llevado a cabo minimizando resistencias.

    En cuanto al juicio, por una parte consideraron enfáticamente que no puede ser calificado de “golpe” dado a que las garantías jurídicas fueron mantenidas; por el otro lado alegan “golpe”, no por los procedimientos sino por ser condenada sin crimen de responsabilidad. La ex presidenta es condenada por crimen de responsabilidad, pero sin los 8 años de inhabilitación pública previstos.

    El inquietante precedente de fragilidad democrática que se derrama sobre la región, tiene un agravante. El no haber canalizado la crisis convocando a elecciones anticipadas. ¿Esto tendrá su efecto en la región? otro cuestionamiento que surge es ¿cuál será el valor del voto en las próximas elecciones?

    Con el juicio político concluido se pretende dirimir una crisis política, lo que se avizora es mayor polarización, recrudecimiento del conflicto socio-político. El gobierno Temer y el Congreso Nacional afrontarán votaciones difíciles sobre 2 propuestas: “reforma previsional y el techo a los gastos públicos”, previsto para octubre. Flexibilizar legislaciones laborales y la revisión de las garantías podría estar en pauta.

    Los desafíos visibles de la política externa seguirán siendo mantener el “soft power” brasileño, y cabe a Itamaraty hacerlo.

    Deberá mantener un ritmo para la consecución de los tratados comerciales del Mercosur y ver dirimirse el caso Venezuela. En lo que respecta a seguridad seguir manteniendo sus fronteras terrestres, el área marítima y aérea del Atlántico Sur protegida. Buscará en los BRICS la potencia que precisa –Rusia y China– son potenciales aliados. Así también a tener en cuenta, es un proceso activo de “dumping”, que contrajo artificialmente el precio de petróleo y produce grande presión para que el Brasil venda rápidamente su pré-sal.

    (*) Politólogo paraguayo residente en Brasilia

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 2 septiembre, 2016, 8:03 am
  11. La zona de fronteras recupera su atractivo

    En la semana de las fiestas de Fin de Año, miles de personas cruzaron las fronteras hacia nuestro país, tanto en Ciudad del Este como en Encarnación. Visitantes y compristas que hicieron recuperar el buen color en una zona en la que hasta hace poco más de un mes sentía fuertemente los efectos de la crisis económica de Brasil y los problemas derivados por el cepo cambiario vigente en la Argentina.

    La gran cantidad de personas que cruzan las fronteras, tanto en busca de compras convenientes como de merecido descanso y esparcimiento en zonas de naturaleza privilegiada, irá en aumento, de acuerdo a las estimaciones de quienes trabajan en el negocio del turismo y el comercio en dichos lugares.

    Encarnación, la ciudad reina indiscutida del verano paraguayo, invita al disfrute como cada año abriendo las puertas de sus carnavales, que ya el próximo 15 de enero desfilará ante el asombro de miles de personas llegadas de todas partes, en el “Sambódromo”.

    La hotelería del mejor nivel y la oportunidad de realizar paseos para conocer una ciudad cuya historia está ligada a lo mejor del espíritu de trabajo y lucha de los paraguayos y colonos así como el disfrute de las playas y los paseos por la bella avenida Costanera son un seguro pasaporte hacia los buenos momentos que quedan para el recuerdo de quienes los viven.

    Todo Encarnación y otros sitios emblemáticos de gran belleza, cercanos a su zona de influencia, son un imán de atracción para las familias que deseen combinar en dosis adecuadas lo mejor de la diversión con el descanso y el conocimiento de la historia. Las ruinas jesuíticas de Trinidad y de San Cosme y Damián con sus doradas dunas y el recuerdo de la presencia de los jesuitas en ese paisaje maravilloso, se suman al encanto de playas menos concurridas y aires de pueblo sereno en Carmen del Paraná, por citar solo algunas de las opciones que todos se alegrarán de compartir.

    En la zona de Ciudad del Este, la oportunidad de combinar compras de una variedad casi infinita más el descanso en cómodos hoteles y resorts, que ofrecen desde exquisita gastronomía hasta sibaritas spas, son un atractivo tanto para turistas nacionales como para los que llegan generalmente desde el Brasil o la Argentina.

    No podemos dejar de mencionar la maravilla de Itaipú con su represa, su reserva ecológica y los saltos del Monday, destino que atrae con su magia y belleza natural, enaltecida por el trabajo de mejoramiento que se ha realizado con resultado más que positivo.

    La afluencia de turistas y visitantes del exterior y de paraguayos que eligen su propio país como destino de placer es una excelente noticia para quienes trabajan arduamente tanto en el comercio como en servicios, pues sus beneficios económicos se multiplicarán durante todo el año. Y por ello, vale apoyar ese esfuerzo y valorarlo en su verdadera dimensión.

    http://www.lanacion.com.py/2016/01/07/la-zona-de-fronteras-recupera-su-atractivo/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 enero, 2016, 9:23 am
  12. Ante la crisis brasileña, se debe diversificar producción y mercados

    Se suma un nuevo problema a la maltrecha economía paraguaya, de por sí ya golpeada por la inestabilidad de los países vecinos, en este caso del Brasil. El riesgo de un juicio político a la presidenta brasileña y la consecuente profundización de la volatilidad económica del vecino país suman complicaciones a la ralentización del crecimiento económico en nuestro país.

    El consumo interno, los flujos de inversión extranjera directa, las tasas de interés y los tipos de cambio, y los precios de los bienes y servicios pueden ser influidos por las expectativas. La inestabilidad política no contribuye a generar tranquilidad y previsibilidad. La situación que enfrenta la presidenta brasileña afectará a Paraguay teniendo en cuenta la cercanía geográfica y los fuertes lazos económicos que unen a ambos países.
    Una parte importante de las exportaciones paraguayas se dirigen al mercado interno brasileño, los desequilibrios cambiarios afectan a los precios relativos, incentivando la entrada ilegal de productos brasileños. Varias ciudades paraguayas fronterizas dependen económicamente del país vecino, lo cual las hace altamente vulnerables. Todo esto se agrava si consideramos la debilidad de las instituciones públicas para implementar políticas que diversifiquen la economía y controlen las fronteras.
    Frente a este escenario político del país vecino –el estancamiento de las principales economías del mundo, agudizado por las condiciones internas propias del nuestro–, la economía paraguaya se encuentra ante la posibilidad de profundizar las raíces de su inestabilidad y su proceso de ralentización económica.
    Paraguay debe transformar su economía haciéndola más diversificada en términos de producción y mercados, generando productos de mayor valor agregado y elevando sus niveles de productividad. Solo de esta manera podrá reducir la vulnerabilidad que tiene como país pequeño, limítrofe de dos países grandes y con permanentes problemas económicos y políticos que se traducen en tasas de crecimiento altamente fluctuantes.
    Más y mejores productos, la apertura de nuevos mercados, la ampliación y el fortalecimiento del sector industrial son, entre otras transformaciones, algunas de las que podrían contribuir a proteger o mitigar los efectos de la coyuntura del Brasil. Sin embargo, estos resultados exigen instituciones públicas fuertes, que implementen políticas de cambio estructural y de largo plazo, pero también políticas anticíclicas que permitan enfrentar los vaivenes internacionales.
    Paraguay debe aprender de las numerosas crisis económicas que han afectado al Brasil e implementar políticas de corto y largo plazo que se traduzcan en una mayor autonomía del vecino país y una mejor inserción a nivel internacional. El Gobierno tiene en su Plan Nacional de Desarrollo tres ejes estratégicos, uno de ellos es el relativo a la inserción de Paraguay en el mundo. Esta es la oportunidad para que se empiecen a ver los resultados de las acciones que allí se describen.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 enero, 2016, 9:23 am
  13. Jugando con fuego

    El peligro de jugar con fuego es la alta posibilidad de quemarse en el proceso. Es lo que le está pasando al Brasil, que no logra esquivar la racha de golpes que va recibiendo este año. El último se lo ha propinado la consultora de riesgos Fitch Ratings que sacó al Brasil del grado de inversión en cuanto a la categoría de su deuda empujándola un escalón más abajo, hacia el grado de especulación. Antes ya lo había hecho Standard&Poor’s, hecho que acentúa la escora de la gran nave económica brasileña, cada vez más lejos de su soñada posición de quinta economía del mundo. Sólo falta que Moody’s sume su evaluación y el panorama financiero internacional del Brasil estará más que complicado.

    Caerse del grado de inversión no es poca cosa. Significa que en adelante, el país evaluado de esa manera podrá seguir buscando fondos de inversión, pero a un costo mayor dado el grado de extrema imprevisibilidad de su economía. En el caso de nuestro gigante vecino, los factores que han disparado esa condición son muy objetivos: el déficit fiscal interanual hasta octubre pasado equivalía al 9,5% del Producto Interno Bruto coincidente con una contracción de la economía que aporta menos al tesoro al tiempo que la crisis política congela todos los planes de austeridad diseñados por el Ministerio de Hacienda. En cifras, ese desfasaje significa más de US$ 200.000 millones, una mochila demasiado pesada para la presidenta Dilma Rousseff quien ya carga con una amenaza para nada liviana: la posibilidad de un juicio político.

    Contracción económica, déficit fiscal, crisis política y escándalos de corrupción, un cóctel extremadamente tóxico para nuestro principal socio del Mercosur, cuya moneda se despeña cuesta abajo mientras el último torpedo de la Fitch podría provocar un desbande de activos que tratarían de salir del Brasil en busca de un medioambiente más amigable y menos corrosivo.

    Minimizar la importancia del descalce presupuestario, jugar a la ruleta política y, además, dejar crecer el monstruo de la corrupción es una peligrosa manera de conducir un país. Debemos seguir de cerca la evolución de todos estos indicadores y extraer lecciones útiles para nosotros. Si bien es cierto que una de las calificadoras señaló como positivo en el Paraguay “el largo historial de prudencia fiscal a través de diferentes ciclos económicos y políticos” también llamó la atención sobre la “alta volatilidad del PIB debido a shocks climáticos así como las variaciones extremas de los mercados, los bajos ingresos tributarios y otras debilidades centradas en el pobre PIB per cápita así como en la insuficiente calidad institucional e indicadores de desarrollo social”.

    Queda además evidenciada la necesidad de consensuar políticas de Estado que consoliden la acción de Gobierno evitando zonas de beligerancia en las que todos pierden. Jugar con fuego es una invitación al incendio. Está demostrado.

    Por Cristian Nielsen

    http://www.5dias.com.py/43520-jugando-con-fuego

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 diciembre, 2015, 10:39 am
  14. Del Conde D’Eu a Dilma y su exmarido

    Historiadores brasileños, como Julio Chiavenato, o el argentino Juan Bautista Alberdi, coinciden en sostener que el sádico más grande de la guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay fue el Conde D’Eu, yerno del emperador Pedro II. Al frente de las hordas del Brasil, desató el peor genocidio que se conociera en América Latina. 150 años después, si bien las cosas son distintas y no está declarada ninguna guerra, la mentalidad imperial y anti paraguaya sigue intacta en el vecino país, convertido en la actualidad en una colonia decadente que se debate en una aguda crisis.

    Expresión de esto son los exabruptos de su presidente, Dilma Rousseff, cuando acicateada por los riesgos de ser sometida a un “impeachment”, dijo que la oposición estaba tramando “un golpe democrático a la paraguaya”, en alusión a la destitución de Fernando Lugo en junio del 2012. Y ahora, cuando aquel riesgo comenzó a convertirse en realidad, hizo lo mismo su exmarido y asesor, Carlos Araújo, al afirmar que “Brasil no es Paraguay”. Un nuevo insulto que debe ser repudiado por nuestras autoridades.

    La salvajada del tal Araújo se produjo inmediatamente después de que la Cámara de Diputados iniciara el proceso de juicio político en contra de la mandataria, echando por tierra el desmentido de Itamaratí acerca de que Dilma supuestamente no había dicho lo que sí dijo. Su “expríncipe consorte” dejó en claro que esa es la visión del gobierno, lo cual no puede producir otra cosa más que nuestra más absoluta repulsa.

    Ya nos referimos en otra ocasión a la ausencia de rigor intelectual por parte de Rousseff al hablar de un “golpe democrático”. Una terrible contradicción en sí misma, pues un “golpe” nunca puede ser “democrático”, salvo que se produzca en contra de una dictadura, como aconteció en el 89 contra el dictador Alfredo Stroessner,  dando lugar a un régimen de libertades públicas antes inexistentes.

    Pero lo dijimos antes y lo repetimos ahora, en una cosa tanto Dilma como su ex tienen razón. Lugo había perdido todo sustento político y, como nadie puede gobernar esas condiciones, cayó. Esto ocurre con mucha frecuencia en regímenes parlamentarios de países europeos, como Italia, y no por eso se califica como un “golpe”. Y, efectivamente, es lo que puede suceder con Dilma, que tiene a la mayoría de la sociedad -y pareciera también del Congreso- en su contra.

    El malestar social en el Brasil no es un invento de los “golpistas”, ni de las grandes corporaciones mediáticas, que lógicamente promueven una salida a la crisis “por la derecha”. El malestar es producto de un modelo económico que los petistas no supieron recrear y que hoy se traduce en abierta recesión, con un Producto Interno Bruto de -3,2  por ciento, en desempleo y en duros ajustes con la intención de calafatear un barco que se está hundiendo, al compás de escandalosos hechos de corrupción registrados en la petrolera estatal Petrobras.

    Ni Dilma ni su ignorante asesor pueden hacer la vista gorda a estas realidades, como tampoco tienen derecho alguno a mostrarse hostiles hacia nuestro país, cosa que ni lo insinúan con el patotero de Nicolás Maduro, quien  anuncia públicamente que no aceptará el resultado de las urnas, si este le fuera adverso en las elecciones legislativas a celebrarse en Venezuela el próximo domingo.

    Pero si permanecieran en esta actitud insolente, tendremos que concluir que no son muy distintos a sus tenebrosos antecesores, solo que, 150 años después, obviamente no pueden actuar de igual modo, como tampoco podría hacerlo hoy el mismísimo Conde D’ Eu, quien no por eso dejaría de ser un canalla perfecto.

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/editorial-impreso/9479-del-conde-d-eu-a-dilma-y-su-exmarido

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 diciembre, 2015, 8:19 am
  15. La crisis brasileña

    El gobierno de Dilma Rousseff enfrenta el más temido escenario político: se inició el proceso que puede desembocar en el juicio político a la jefa de Estado. El diputado Eduardo Cunha, presidente de la Cámara Baja y dirigente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), aceptó el pedido de enjuiciamiento que habían presentado dos destacados juristas brasileños en octubre último. Todo empezó pocos días atrás cuando el Partido de los Trabajadores (PT), socio del PMDB en la alianza oficialista, reveló que votaría en la Comisión de Ética de la Cámara de Diputados a favor de que se investigue a Cunha, sospechado de varios delitos, entre ellos el cobro de múltiples sobornos en el marco del escándalo de corrupción de Petrobras. Inmediatamente después, Cunha se apresuró a anunciar oficialmente que dio curso favorable al pedido de juicio contra Rousseff. Conmovida por los hechos, la presidenta Dilma Rousseff explicó su posición ante la ciudadanía brasileña con una declaración desde el Palacio de Planalto: “Tengo la convicción absoluta de la improcedencia de ese pedido”, sostuvo. “No he realizado ningún acto ilegal”, destacó con énfasis.

    Las operaciones fiscales por las que se acusa a Rousseff son prácticas del Tesoro brasileño que consisten en mejorar artificialmente el estado de las cuentas públicas mediante el retraso de la transferencia de fondos para beneficios sociales y subsidios. El resultado son cuentas artificialmente equilibradas que exhiben menos gastos. En los hechos, no se demoraron los pagos de los servicios sociales, sino que fueron cubiertos por los bancos públicos, que luego le cobraron intereses al Gobierno. Tales maniobras configuran, según la acusación, operaciones de financiamiento o préstamo de los bancos públicos al Gobierno, lo cual está prohibido por la ley de responsabilidad fiscal. A este procedimiento se le llama en Brasil “pedaleada” y representa, en principio, una transgresión a la ley, aunque esa transgresión también fue cometida por todos los gobiernos que precedieron al actual, desde el de Fernando Henrique Cardoso en adelante.

    Una enorme incertidumbre política se cierne sobre Brasil. En simultáneo, su economía va de mal en peor. Según acaba de revelar el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), la recesión se profundizó durante el tercer trimestre de este año. El dato llega cuando el gobierno de Dilma Rousseff hace todo tipo de esfuerzos políticos para que la base aliada del PT supere sus divisiones y el Congreso apruebe un demorado paquete de ajuste fiscal que consiga equilibrar las cuentas públicas. Mientras tanto, otros indicadores económicos que afectan directamente a la población continúan en franco deterioro: depreciación, inflación y desempleo. El propio IBGE reconoció que la incertidumbre política que vive el país, en medio de escándalos de corrupción y de pedidos de juicio político a la cada vez más impopular mandataria, afectó sustancialmente el desempeño económico. Con estos resultados, y luego de haber entrado en recesión técnica a mitad del año, Brasil acumula una reducción significativa de su Producto Interno Bruto. Los analistas prevén que la actividad económica mantendrá o agravará su mal desempeño hasta finales de 2015 y que el escenario continuará negativo durante 2016. En pocas palabras, la economía brasileña seguirá en caída y recesión.

    Creo que Brasil vive una de las crisis más graves de su historia reciente: una combinación letal de crisis política, ética y económica. La presidenta Dilma Rousseff debe adoptar cuanto antes las medidas necesarias para evitar que el país que ha producido uno de los mayores milagros económicos de las últimas décadas se precipite en una espiral de graves consecuencias para sus habitantes, para la región y para el mundo. Si es necesario, debe irse.

    Por Daniel Mendonca

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 diciembre, 2015, 5:47 am
  16. Paraguay ante vecinos en turbulencia

    Por Alberto Acosta Garbarino

    Estamos entrando en el último mes del año 2015 y nadie a comienzos del mismo podría haber imaginado la turbulencia política y económica que están viviendo hoy el Brasil y la Argentina.

    El Brasil que representa el 82% del PIB del Mercosur, vivía a comienzos de este año una situación muy diferente a la actual, tanto en lo político como en lo económico.

    En lo político Dilma Rousseff, que estaba iniciando un segundo mandato presidencial, tenía una imagen positiva en la población, cercana al 50 por ciento, y contaba con una coalición política de apoyo que le aseguraba un amplio control de la Cámara de Diputados y de la Cámara de Senadores.

    En lo económico, si bien ya se sentían los rigores de un estancamiento económico, la mayoría de las proyecciones internacionales pronosticaban la necesidad de realizar un ajuste fiscal suave, que iba a permitir un leve crecimiento del 1% para finales de este año y un crecimiento más robusto en los años siguientes.

    En ese momento, nadie se imaginaba que el escándalo de corrupción en Petrobras iba a pulverizar a la coalición de apoyo de Dilma y que su aprobación popular iba a descender por debajo del 10%.

    Nadie se imaginaba tampoco que un año en que se estimaba un crecimiento moderado del 1% iba a convertirse en un año donde la economía iba a desplomarse más del 4% e iba a encaminarse hacia la mayor recesión de los últimos 80 años.

    Hoy el futuro del Brasil es absolutamente incierto, con caída económica, con desempleo e inflación creciendo, y con una grave crisis de gobernabilidad.

    El otro gran vecino, la Argentina, que representa el 15% del PIB del Mercosur, a comienzos de este año 2015 tenía un panorama sombrío: con una economía estancada, con falta de reservas en el Banco Central y con una inflación no reconocida oficialmente por encima del 30%.

    Todo parecía indicar que el país estaba al borde de una mega devaluación y de una hiperinflación, que iba a hacer estallar por los aires al Gobierno de Cristina Kirchner.

    Sin embargo, a partir de ese momento, la única política económica adoptada por la Argentina se llamó “aguantar hasta entregar el poder en diciembre del 2015”.

    Se intensificaron los controles de precios para evitar la estampida de la inflación y se intensificaron los controles sobre el comercio internacional y sobre el mercado de cambios, para evitar que el país colapse por falta de dólares.

    Pero así como ponían una tapa a la olla de presión controlando los precios y el acceso a los dólares, por otro lado, intensificaban el fuego inflacionario con un demencial incremento de gastos de más del 40%, que era financiado con la “maquinita” del Banco Central.

    Esta mezcla de control de precios y fuerte emisión de dinero, hizo que la economía argentina aguantara hasta diciembre del 2015 y que la imagen positiva de Cristina Kirchner se haya mantenido por encima del 50%.

    El trabajo impopular de ordenar la casa, va a tener que hacerlo el nuevo Gobierno de Mauricio Macri y tendrá que hacerlo sin mayorías propias, ni en la Cámara de Diputados ni en la Cámara de Senadores.

    Esta es la complicada situación en que se encuentran nuestros dos grandes vecinos, que representan el 97% del PIB del Mercosur, y sus impactos ya están golpeando al Paraguay que representa menos del 1% de ese mercado regional.

    El Gobierno tiene que reconocer este escenario y proponer un acuerdo nacional de todos los sectores para seguir creciendo. Este acuerdo va a exigir: al sector público el congelamiento de gastos y el aumento de la inversión; al sector empresarial la innovación y la búsqueda de nuevos mercados; y a todos nosotros productividad y prudencia.

    Porque no solamente se acabaron los vientos favorables de los altos precios de la soja, sino que además comenzaron los vientos en contra que vienen de sus vecinos en turbulencia.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 diciembre, 2015, 5:47 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Oñepyrûma pe jehe’a, he’ije panadero.20/07/17

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: