estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Dictadura ES dictadura

Indolencia, ignorancia o estupidez. Nunca se sabe cuál de las tres cosas hace más daño: con la indolencia es la indiferencia a las situaciones, con la ignorancia es el desconocimiento de las situaciones y con la estupidez el problema es la situación de la ignorancia e indiferencia de uno mismo.

La venida de la esposa del opositor venezolano Leopoldo López abrió debates impensados con parlamentarios que nos representan. Dos de los que particularmente me llamaron la atención fueron las declaraciones de los diputados Víctor Ríos y Karina Rodríguez. El primero dijo que era una “profanación” oír a la esposa de López en el Parlamento y la segunda dijo que había que oír otras campanas.

¿Profanación escuchar de boca de protagonistas la violación de derechos humanos y el jaque a la democracia en un país latinoamericano, miembro del Mercosur para más colmo? Es una bendición que muchísimos países y sus parlamentarios a lo largo de toda América y Europa no hayan pensado igual que ellos cuando en el pasado recibían a opositores paraguayos duramente perseguidos. Algunos de estos críticos al gobierno stronista ya están muertos pero los que están vivos saben perfectamente que estoy diciendo la verdad.

Uno de quienes sabe que había hospitalidad, solidaridad y empatía con los perseguidos fue el propio padre de la diputada Karina Rodríguez, un excelente ser humano que fue forzado a vivir años lejos de su país. Con el stronismo hubo una oposición que la pasó miserablemente: Muchos pagaron con su vida, otros fueron torturados, otros fueron a parar al campo de concentración de Emboscada…y otros miles fueron forzados al exilio.

Desde el exilio muchísimos se organizaron para exponer la situación paraguaya y ser oídos por parlamentarios de países americanos y europeos. Y que me desmientan cuando digo que mucho dinero oficial dado en forma oficiosa por varios gobiernos democráticos ayudaron a paliar las muchas necesidades de esta gente perseguida y forzada a vivir como parias. Y financiaron también la resistencia civil dentro del país, desde sindicatos hasta organizaciones civiles, incluidas las estudiantiles.

La diputada Rodríguez dice que habría que oír otras campanas: debería oír la del propio Nicolás Maduro diciendo que si gana la oposición gobernará con una junta cívico militar, y que si eso pasa, se vendrán momentos turbios para Venezuela. Esta no es una campana, diría que es todo un campanario.

¿Y el diputado Víctor Ríos que habla de profanación? Profana el espíritu del Parlamento él mismo, que no solo está acusado de serias irregularidades que rayan en la ilicitud dentro de la Universidad Nacional de Pilar, sino que encima profana el recinto parlamentario y el tiempo que le pagamos para intentar defender sus actuaciones en el ámbito de su conducta personal.

Es una bendición que autoridades y diplomáticos de otros países del planeta no hayan sido indiferentes, ignorantes y estúpidos con los paraguayos perseguidos por Stroessner. Porque si lo hubieran sido, las cifras de desaparecidos y torturados que hoy tenemos hubieran sido otras.

Dictadura es dictadura. No hay un solo “pero” que pueda agregársele para hacerla mejor. O estamos contra todas o no estamos contra ninguna.

Por Mabel Rehnfeldt

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/dictadura-es-dictadura-1433165.html

 

 

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

4 comentarios en “Dictadura ES dictadura

  1. Venezuela: Mercosur tiene que activar la Cláusula Democrática

    Los actos de avasallamiento al estado de derecho por parte del Gobierno encabezado por Nicolás Maduro ponen en evidencia que en Venezuela no existe una “plena vigencia de la institucionalidad democrática”. Como este elemento es considerado un “requisito esencial para el desarrollo de los procesos de integración” en el Mercosur, a tenor del artículo primero del Protocolo de Ushuaia suscrito el 24 de julio de 1998, corresponde que los países signatarios de ese acuerdo activen en la próxima cumbre del bloque las disposiciones contempladas en el mismo para reencauzar el deteriorado proceso político de la hermana sudamericana.
    El pasado 23 de noviembre, un día después de imponerse en las elecciones presidenciales de la República Argentina, el ingeniero Mauricio Macri advirtió que impulsaría en el Mercosur la aplicación de la Cláusula Democrática al régimen encabezado por Nicolás Maduro.

    Es evidente que un gobierno que desconoce los requisitos elementales del funcionamiento de una democracia no puede ser considerado un socio confiable dentro de un grupo de países que proclaman la “plena vigencia de la institucionalidad”, como un elemento esencial para el desarrollo de su proceso integrador.

    Maduro cercena la libertad de expresión del pueblo venezolano y persigue a la disidencia política hasta puntos inconcebibles en un estado de derecho, de allí que tres líderes opositores de fuste, como Leopoldo López (coordinador nacional del Partido Voluntad Popular), Antonio Ledezma (alcalde metropolitano de Caracas) y Manuel Rosales (ex candidato presidencial), se encuentren arbitrariamente encarcelados en virtud de procesos legales completamente amañados y fuertemente cuestionados por la comunidad internacional.

    Desembozadamente, el mandatario venezolano no ha trepidado incluso en anunciar que desconocería y hasta combatiría los resultados de los comicios legislativos celebrados en la víspera en caso de que estos le sean adversos; llegando a advertir que saldría a las calles para “luchar” contra la expresión de la voluntad popular, presupuesto absolutamente impropio de un presidente que se precie de ser un verdadero demócrata.

    Nuestra región ya no puede continuar desconociendo los atropellos cometidos por el Gobierno venezolano. Cuando Paraguay fue expulsado del Mercosur, hace ya tres años y medio, ni siquiera se le otorgó la oportunidad de defenderse para proceder a la sumaria aplicación de la Cláusula Democrática.

    Todo se realizó entre gallos y medianoche porque, al fin de cuentas, el verdadero objetivo de la sanción no consistía tanto en castigar al Paraguay como en facilitar, mediante su exclusión temporal del bloque, el ingreso de Venezuela al Mercosur. Ahora, sin embargo, se tienen contemplación y miramientos ante los excesos cometidos por el señor Maduro.

    En un gesto destacable, el presidente Horacio Cartes se constituyó la semana pasada en el primer jefe de Estado en funciones de la región en recibir a Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, para expresarle la solidaridad de nuestro pueblo ante la injusta persecución de su marido.

    Es hora, pues, de mirar de frente a la crisis institucional que atraviesa Venezuela y echar mano de todos los recursos necesarios para evitar que el país se transforme en la isla antidemocrática de la región.

    Para ello, sin falsos análisis ni solidaridades mal entendidas y peor aún aplicadas, es menester dar muestras de apoyo al castigado pueblo venezolano y disponer, en la próxima Cumbre del Mercosur, la inmediata activación de las disposiciones contempladas en el Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso con la Democracia.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 diciembre, 2015, 5:38 am
  2. El Mercosur y sus debilidades democráticas
    Por Estela Ruíz Díaz

    El Mercosur vive delicados y tensos tiempos. Algunos hechos revelan severos síntomas de desapego a las reglas, lo cual revela que la democracia aún no está consolidada como institución indiscutible de convivencia pacífica, más allá de quien esté en el poder.
    A sus nunca superadas debilidades comerciales se suman las debilidades políticas.

    No es el mejor momento del bloque regional integrado inicialmente por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Venezuela que ingresó por la puerta trasera gracias a la suspensión de Paraguay tras la destitución de Fernando Lugo en el 2012, y Bolivia que está en proceso de adhesión.

    ARGENTINA. Doce años después, el país vecino será gobernado a partir del 10 de diciembre por un presidente que no se apellide Kirchner, una era que empezó en el 2003 con Néstor y siguió por dos periodos presidenciales con Cristina. Con una fuerte impronta en materia política y social, sin embargo, el pueblo argentino decidió cambiar de timonel y dio al empresario de derecha, Mauricio Macri, el bastón presidencial, decisión que ha convulsionado la Argentina y tuvo fuerte impacto en el bloque regional. De esta manera, Argentina y Paraguay son dos lunares en un conglomerado de gobiernos de izquierda.

    Cristina está dando la nota por sus caprichos de último momento, desde el lugar del traspaso de mando, hasta apuradas decisiones económicas y legislativas, todo con el objetivo de complicar el mandato de su sucesor. Macri tendrá un gestión complicada. Gobernar sin el peronismo o con el peronismo en contra es como gobernar en Paraguay sin los colorados y con los colorados en contra.

    BRASIL. La presidenta Dilma Rousseff tiene complicado su segundo mandato. Con la apertura de un proceso de juicio político y una crisis económica en caída libre, la heredera del trono de Lula, el presidente más carismático que tuvo Brasil, vive una parálisis en su gestión a raíz de las disputas políticas y una corrupción tan grande como ese país-continente.

    Para colmo, su socio comercial más importante del Mercosur, Venezuela, vive momentos críticos por el liderazgo de Nicolás Maduro. Se sabe que Brasil fue clave para el ingreso por la ventana de Venezuela al bloque regional. Hay miles de millones de dólares de razones comerciales y es la más fuerte defensora de los excesos de Maduro.

    No se sabe cómo Dilma saldrá de este “golpe a la paraguaya”, como definió su situación, ya que por culpa de la corrupción del izquierdista Partido de los Trabajadores, perdió la capacidad ética de la gestión. Cómo puede rebatir a un pueblo cada vez más demandante cuando la cúpula de su partido está involucrada en cuanta corrupción se destapa. El escándalo Petrobras revela cada día el monumental esquema de corrupción, la mayor de la historia del Brasil, y golpea los cimientos de su gobierno.

    VENEZUELA. Por primera vez en 17 años de gobierno bolivariano, la oposición venezolana tiene chances para imponerse en las elecciones legislativas de hoy. De ser así, se abrirá un proceso de deschavización del país. Pero no será un camino tranquilo. El presidente Nicolás Maduro advirtió que no respetaría los resultados. “Si se diera la pesadilla de que perdiéramos, la revolución adquiriría nuevos caminos y un nuevo carácter. Si perdemos las elecciones, la revolución continúa y seguiremos luchando desde la calle”, dijo, y su frase fue interpretada como una advertencia.

    Convicciones raras las de Cristina y Maduro. Elevan al altar la voz de las urnas cuando les favorece, pero cuando el pueblo dictamina lo contrario, satanizan a los electores y condenan la alternancia, muy propia de democracias sólidas.

    Los políticos en general son poco afectos a la autocrítica. Quizá deberían preguntarse si la escandalosa corrupción, la permanente descalificación del adversario convirtiendo la política en un campo de batalla donde la consigna es aplastar al enemigo, la arrogancia y la confrontación permanente no son algunas de las razones por las que el pueblo opta por otra propuesta.

    PARAGUAY Y URUGUAY. Los más pequeños del Mercosur tienen las aguas más tranquilas, pero son los que más han tomado distancia de Venezuela. Tabaré Vázquez, que retornó al poder uruguayo tras la carismática gestión de Pepe Mujica, si bien da continuidad al gobierno del Frente Amplio, marcó sus diferencias en temas claves como política exterior.

    Es más sobrio en cuanto a las relaciones carnales con Venezuela y su gobierno ya tuvo un impasse con Maduro cuando este acusó a su vicepresidente de cobarde por no acompañar sus acusaciones contra la injerencia norteamericana.

    Horacio Cartes dio la nota impactante estos días al recibir a Lilian Tintori, la esposa del líder opositor Leopoldo López, condenado a 14 años de prisión por liderar una protesta contra el Gobierno. El gesto del presidente revela de qué lado está en este conflicto.

    Las elecciones legislativas de hoy en Venezuela marcarán el clima de la cumbre del Mercosur que se reúne en Asunción el 21 y el 22. Por de pronto, existe un pedido de Macri de aplicar la cláusula democrática a Maduro. El Gobierno cartista nunca tuvo simpatía por Maduro, solo se alineó a la agenda de los grandes del bloque.

    Por eso esta tarde, los presidentes de los países del Mercosur y Unasur estarán pendientes de los resultados electorales. Porque lo que pase en Venezuela, en menor o mayor, pasará también en cada país del bloque.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 diciembre, 2015, 10:04 am
  3. El sueño de la Tintori y de los demócratas

    Hermosa la rubita. Lo decimos con todo respeto. Y que valiente. Locuaz. Con h… y allí nomás que cobarde actitud la de Filizzola y la ralea del Frente Guasu, que prefirieron esconderse antes que soportar los embates totalmente justificados de la combativa visitante.

    Nos referimos a la fugaz visita de Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, líder opositor venezolano a quien el inepto Maduro pretende encajarle 13 años de prisión por supuestamente incitar a la violencia. Cualquier parecido con la ley stronista de defensa de la paz pública y la libertad de las personas, es simple coincidencia.

    López será a todas luces el nuevo presidente de Venezuela. La parafernalia bolivariana está en retirada, está derrumbándose, haciéndonos recordar los últimos tiempos del  Tercer Reich, ¡valgan  las diferencias! del  malhadado Adolf Hitler.

    Está dando sus últimos coletazos  el engendro chavista que resultó mil veces peor que los regímenes de los dictadorzuelos que asolaron esa rica nación y que precipitaron la llegada del populismo, supuestamente salvatore, pero con vicios aun más acendrados que los que supuestamente iba a erradicar.

    Mesianismo a full, autoritarismo ciego, represión salvaje a la oposición, entre otras lindezas,  fueron los principales ingredientes de la revolución bolivariana. Un fiasco total. Una comedia de opereta como lo fue el “comandante Chávez” que por  poco no se proclamó divino. Y su “pajarito”, que aun hoy sigue hablando con el excamionero Maduro, devenido en gobernante por obra y gracia de su brutalidad.

    Vergonzante también el papel de la Reina del Imperio, Dilma Rousseff.  Así le va en su país. No quiere la clausula democrática en el Mercosur apelando a un tecnicismo. Cuando se la aplicaron al Paraguay, que obró merced a recursos constitucionales previstos, no tuvo ningún empacho en solicitarla y hacer mofa y escarnio de nuestro país en los foros internacionales. Debería tocarle el turno a esta otra mandataria de opereta en el futuro.

    Bien por Macri. Excelente discurso. Magnífica decisión. Venezuela no merece estar en el concierto de las naciones democráticas. Paraguay debe estar en esa línea. Ya sufrimos demasiado las perversas maniobras de la izquierda trasnochada que hoy, gracias a Dios,  está en franca retirada.

    La visita de la Tintori debe ser aleccionadora.  No más dictadura. No más brutalidad. Si el bestia de Maduro hasta se permitió decir que si pierde las legislativas del domingo, no acatará los resultados. ¿Y entonces?

    Pobre pueblo venezolano, hambreado y roto por una gavilla cuasi demente que se instaló en el país para llevar a las cumbres el modo negativo de hacer las cosas. Pero a todas luces, le pesadilla bolivariana izquierdosa, está por terminar.

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/editorial-impreso/9409-el-sueno-de-la-tintori-y-de-los-democratas

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 diciembre, 2015, 8:18 am
  4. La hora de Venezuela

    Toda América observará hoy con mucha atención y expectativa la evolución de los acontecimientos en Venezuela, donde se realizan unas cruciales elecciones legislativas.

    Por primera vez surge con nitidez la posibilidad de que el chavismo pierda su mayoría en el Congreso, lo que sería un duro golpe para el gobierno encabezado por Nicolás Maduro. Los comicios se producen en un ambiente de extrema tensión: el propio presidente Maduro ha insinuado con claridad que podría no reconocer los resultados y anunció que no dudaría en “echarse a las calles” junto a sus seguidores si se registrara un revés en las urnas.

    Que un mandatario –de quien se espera mesura y amplitud de miras– formule semejantes declaraciones no hace sino derramar combustible al fuego. No es extraño que un importante sector del chavismo llame a la abstención, retirando su respaldo a los candidatos del oficialismo. Existen además fundadas sospechas acerca de la limpieza y confiabilidad de las elecciones, considerando que el mismo gobierno venezolano rechazó una misión de observación electoral de la OEA.

    No es un detalle menor que el secretario general de esta organización, el uruguayo Luis Almagro, pertenezca a una agrupación de izquierdas supuestamente afín al presidente Maduro y a su sector político. Pese a ello, el mandatario venezolano no solo no tuvo reparos en prohibir la presencia de enviados de la OEA en las elecciones, sino que además calificó a su máxima autoridad como “basura”.

    Observadores de la OEA recorren el continente acompañando los procesos electorales, inclusive municipales, con frecuencia a pedido de los propios estados. No solo reciben denuncias y verifican que los incidentes no alteren el curso de las votaciones, sino que además ofrecen sugerencias y diagnósticos de mucha utilidad. De ahí que la actitud de Maduro despierte justificada desconfianza y recelo.

    Los elementos de tensión no acaban allí. Hace poco, el fiscal que llevó el caso que condujo a la condena de casi 14 años de prisión al líder opositor Leopoldo López reconoció públicamente que las pruebas fueron fraguadas. Se trata de un claro indicio de manipulación de la justicia y las instituciones en función de una persecución política.

    Así las cosas, este país latinoamericano y miembro del Mercosur está caminando al borde del abismo, ya que no es insensato pensar que este complejo proceso pueda derivar en la instalación de un régimen definidamente dictatorial o en el inicio de una espiral de violencia de consecuencias imprevisibles.

    El rasgo más dramático del panorama político venezolano es la extrema polarización de su sociedad. Da la impresión de un país partido al medio en el que una mitad no escucha a la otra y todos los puentes de diálogo están irremediablemente rotos. Es una dinámica de exclusión iniciada hace ya varios años por quienes hoy siguen en el poder y que puede llevar a escenarios muy peligrosos para la paz y la vida institucional de esa nación.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 diciembre, 2015, 5:58 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

✓ÑE’ÊNGA

Na ne mitâ’i sa’yju ĝuaiĝui rumby.17/10/17

✓fotociclo

El incendio que empezó en el Mercado de Abasto ayer a la tarde se llevó alrededor de 350 puestos y el 90% de la infraestructura del Bloque C. El incendio fue controlado esta mañana, y los vendedores serán reubicados, sin embargo sus pérdidas no serán cubiertas. Se está analizando construir un nuevo pabellón y el BNF anunció que cederá créditos rápidos y accesibles, es decir, más endeudamiento para muchos de los afectados.

✓archivos

✓estadistas

  • 1,107,000 visitas
Follow ✓Paraguay Péichante on WordPress.com

✓ impresos

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: