estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Venezuela indefensa en las garras de un dictador

La señora Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, líder opositor venezolano condenado a trece años y nueve meses de prisión al cabo de un inicuo proceso llevado a cabo en tribunales títeres del gorila Nicolás Maduro, nos visitó durante un día para dar cuenta de la crítica situación de su país y de la relevancia de los comicios parlamentarios del próximo domingo, pero sobre todo para pedirnos que ayudemos a “rescatar la democracia” en Venezuela.

Habló con el presidente de la República, Horacio Cartes, lo mismo que con legisladores y periodistas, seguramente confiada en que sus palabras no caerán en el vacío si es que los demócratas paraguayos saben algo de solidaridad. De hecho, lo han de saber, ya que siendo perseguidos por la dictadura de Alfredo Stroessner, recibieron el apoyo de los demócratas de otras latitudes y, en especial, de los latinoamericanos. Venezuela tuvo la hidalguía de acoger a varios de ellos, de modo que es hora de que ese gesto fraternal sea retribuido no solo por esos afortunados compatriotas, sino también por quienes aquí sintieron que no estaban solos porque desde la patria de Bolívar les llegaban mensajes de aliento.

Salvo algunas voces aisladas, hasta ahora no se han escuchado o leído pronunciamientos de clara condena al dictador Maduro y de respaldo pleno a los demócratas venezolanos que cada día arriesgan la vida y la libertad al oponerse a un régimen que roba, hambrea y mata. Es de lamentar que políticos como Domingo Laíno, Luis Alberto Wagner o Carlos Filizzola, entre otras víctimas de la persecución stronista, guarden un silencio cómplice ante tanta barbarie, demostrando a la vez una repudiable doble moral. La defensa de los derechos humanos no debe estar supeditada a prejuicios ideológicos, como parecen creerlo algunos de los que ayer sufrieron bajo una dictadura de derecha y hoy respaldan a una de izquierda.

Si cabe reclamar que los perseguidos de antaño levanten la voz para que la democracia vuelva a Venezuela, es de esperar que los dirigentes jóvenes, que no conocieron esa dolorosa experiencia, se adhieran también a quienes tienen el derecho de gozar de las libertades que hoy tenemos en nuestro país.

En igual sentido, es deplorable que el Gobierno se muestre tan reacio a condenar a la dictadura chavista, tal como lo han hecho otros de América y Europa e, incluso, el presidente electo argentino Mauricio Macri, en una actitud que le honra. El canciller Eladio Loizaga desea esperar el resultado de las elecciones para pronunciarse luego, como si de ello dependiera el carácter de ese régimen infame. De esta manera se plantea la pregunta de si se manifestará en favor de la democracia solo si triunfa la oposición y si, en caso contrario, seguirá consintiendo, calladamente, que un Gobierno que sojuzga a su pueblo siga integrando el Mercosur.

La vigencia de las libertades y los derechos humanos no tiene por qué depender del calendario electoral, y el deber de un gobernante demócrata es defenderlos con coraje y perseverancia. El Gobierno paraguayo está confundiendo la prudencia con la cobardía. Lo que corresponde es que tenga el valor, al igual que los paraguayos amantes de la libertad, de contribuir al rescate de la democracia venezolana –como lo expresó la señora Lilian Tintori–, sentando una postura firme en defensa de sus hombres y mujeres hoy oprimidos por un régimen canallesco.

 

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/venezuela-indefensa-en-las-garras-de-un-dictador-1432264.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Venezuela indefensa en las garras de un dictador

  1. Venezuela, vista desde la izquierda
    Por Alfredo Boccia

    Cuando la derecha habla del Gobierno venezolano lo califica de “régimen”, lo cual, de por sí, define su visión. Sorprende que las violaciones de derechos humanos en Venezuela preocupen más que las que ocurren en Paraguay.

    Cuando la izquierda habla de Venezuela se siente incómoda, preferiría cambiar de tema. Es que debe recurrir a contorsiones argumentales para justificar los excesos de Maduro. Y no debería ser así, pues esa es justamente la izquierda que más le gusta a la derecha. Una que rehuya a la autocrítica, que se niegue a llamar las cosas por su nombre y que sea un blanco fácil de derribar. La derecha ama a una izquierda testimonial. A esa le gana siempre.

    Es bueno hablar de esto cuando todo indica que estamos frente a una nueva tendencia regional. La izquierda ha sufrido derrotas recientes en Bolivia, Argentina, Venezuela y Brasil. Parece el fin de la ola progresista continental. Con excepciones, sus gobiernos lograron mejorar la calidad de vida de millones de latinoamericanos pobres que pasaron de excluidos a protagonistas de su destino. En muchos casos sus administraciones pueden vanagloriarse de haber recuperado soberanía, de haber invertido como nunca antes en educación y de haber avanzado en la integración pacífica en un mundo fragmentado.

    Debe decirse también que en la última década la región se benefició con altos precios de las materias primas, lo que permitió un crecimiento económico global. La desaceleración actual explica en parte que los gobiernos paguen el costo de la frustración y el descontento de la nueva clase media. Pero hay algo más. La corrupción de líderes que ya llevaban mucho tiempo en el poder, el clientelismo populista y el sectarismo de muchos gobiernos terminaron hastiando a un electorado que antes les había apoyado. Cuando llegaron los años de vacas flacas la macroeconomía de la izquierda se quedó sin respuestas.

    Venezuela, en particular, con una de las mayores reservas de petróleo del mundo, terminó como un país desabastecido, violento y con hiperinflación. Culpar de ello a la interferencia externa, a las corporaciones empresariales o al “imperio” puede ser real, pero es demasiado simplista.

    Lo bueno de las democracias es que puede haber alternancia sin derramamiento de sangre. Estos gobiernos de izquierda han dejado el listón de exigencias sociales muy alto. La derecha sabe que ya no puede hacer lo que quiera. O tendrá de vuelta al pueblo en las calles. El mismo que desalojó a la izquierda. No creo que los latinoamericanos se estén volviendo más conservadores. En todo caso, están haciendo uso de un derecho democrático: la alternancia en el poder. Se han vuelto pragmáticos y quieren mejores servicios públicos y solución a sus problemas.

    Las izquierdas volverán a ganar. Pero deberán renovarse, ser éticamente responsables y manejarse en el poder pensando en las vacas flacas. Algo que en Venezuela no ocurrió.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 21/05/2016, 11:16
  2. El sueño de la Tintori y de los demócratas

    Hermosa la rubita. Lo decimos con todo respeto. Y que valiente. Locuaz. Con h… y allí nomás que cobarde actitud la de Filizzola y la ralea del Frente Guasu, que prefirieron esconderse antes que soportar los embates totalmente justificados de la combativa visitante.

    Nos referimos a la fugaz visita de Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, líder opositor venezolano a quien el inepto Maduro pretende encajarle 13 años de prisión por supuestamente incitar a la violencia. Cualquier parecido con la ley stronista de defensa de la paz pública y la libertad de las personas, es simple coincidencia.

    López será a todas luces el nuevo presidente de Venezuela. La parafernalia bolivariana está en retirada, está derrumbándose, haciéndonos recordar los últimos tiempos del Tercer Reich, ¡valgan las diferencias! del malhadado Adolf Hitler.

    Está dando sus últimos coletazos el engendro chavista que resultó mil veces peor que los regímenes de los dictadorzuelos que asolaron esa rica nación y que precipitaron la llegada del populismo, supuestamente salvatore, pero con vicios aun más acendrados que los que supuestamente iba a erradicar.

    Mesianismo a full, autoritarismo ciego, represión salvaje a la oposición, entre otras lindezas, fueron los principales ingredientes de la revolución bolivariana. Un fiasco total. Una comedia de opereta como lo fue el “comandante Chávez” que por poco no se proclamó divino. Y su “pajarito”, que aun hoy sigue hablando con el excamionero Maduro, devenido en gobernante por obra y gracia de su brutalidad.

    Vergonzante también el papel de la Reina del Imperio, Dilma Rousseff. Así le va en su país. No quiere la clausula democrática en el Mercosur apelando a un tecnicismo. Cuando se la aplicaron al Paraguay, que obró merced a recursos constitucionales previstos, no tuvo ningún empacho en solicitarla y hacer mofa y escarnio de nuestro país en los foros internacionales. Debería tocarle el turno a esta otra mandataria de opereta en el futuro.

    Bien por Macri. Excelente discurso. Magnífica decisión. Venezuela no merece estar en el concierto de las naciones democráticas. Paraguay debe estar en esa línea. Ya sufrimos demasiado las perversas maniobras de la izquierda trasnochada que hoy, gracias a Dios, está en franca retirada.

    La visita de la Tintori debe ser aleccionadora. No más dictadura. No más brutalidad. Si el bestia de Maduro hasta se permitió decir que si pierde las legislativas del domingo, no acatará los resultados. ¿Y entonces?

    Pobre pueblo venezolano, hambreado y roto por una gavilla cuasi demente que se instaló en el país para llevar a las cumbres el modo negativo de hacer las cosas. Pero a todas luces, le pesadilla bolivariana izquierdosa, está por terminar.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 03/12/2015, 09:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,674 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: