estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Iniciar la renovación de la Justicia

Editorial La Nación

Varios temas pendientes deja el año que termina en el ámbito parlamentario. La designación de responsables al frente de la Contraloría General de la República y de la Defensoría del Pueblo tendrá que aguardar al próximo año, a la espera de mejores condiciones políticas y ánimos más abiertos a la negociación.

También en el campo económico existen asuntos que el Congreso no pudo resolver y que deberán aplazarse inevitablemente. Sin embargo, existe un punto en el que la Cámara de Senadores está aún en posibilidad de avanzar y con ello mejorar el balance del año de cara a la ciudadanía. Se trata del juicio político a los tres miembros de la Corte Suprema de Justicia –Sindulfo Blanco, Óscar Bajac y César Garay Zuccolillo– que lleva prácticamente un año estancado.

Impulsar cambios en el Poder Judicial es impostergable y sería un progreso si se pueden dar pasos en esa dirección este mismo año. Es que para el ciudadano común no existe aquello de la justicia pronta y barata. No hace mucho tiempo se difundía la noticia de un hombre que iba a juicio oral en Villarrica por el robo de gallinas. Mientras tanto, políticos acusados de millonarias malversaciones y desvío de fondos consiguen alargar indefinidamente sus procesos echando mano de cuanta chicana o maniobra dilatoria exista.

De esta manera, la subordinación de magistrados a los dictados de los caudillos y líderes partidarios es más que patente. El Poder Judicial está muy lejos de ser una estructura en la que la integridad ética, la solvencia profesional y el trabajo empeñoso sean credenciales necesarias y suficientes para ascensos y promociones. Se registran además índices alarmantes de corrupción, con jueces y funcionarios que ostentan un nivel de vida que jamás podrían sufragar con sus salarios.

El Poder Judicial sigue siendo una pesada y farragosa maquinaria que debe soportar la carga adicional de la presión e intromisión de los políticos. Entretanto, la ciudadanía no recibe aquello que es fundamento esencial del Estado y la República: la absoluta igualdad ante la ley de todos los habitantes del Paraguay. Mientras esta condición elemental no se cumpla, los progresos económicos y el desarrollo social serán siempre relativos y la sociedad paraguaya no tendrá estabilidad ni previsibilidad.

Sin instituciones sólidas toda construcción social se vuelve endeble y tambaleante. Sin un Poder Judicial fuerte y con plena autonomía de cualquier factor externo no tendremos nunca el país estable y previsible que soñamos. Para peor, han surgido serios indicios de que jueces del más alto nivel se han mostrado complacientes y favorables con reconocidos criminales y traficantes.

El panorama es, en resumidas cuentas, verdaderamente desolador y los cambios de raíz son urgentes si no se quiere transitar el camino de violencia que sufren otros países del continente.

Hay que mencionar también que con frecuencia las obligaciones administrativas consumen un valioso tiempo que hubiera sido preferible usar para atender con eficiencia los casos elevados a la máxima instancia judicial. En este sentido, existen otros desafíos que son necesarios encarar lo antes posible. La modernización del aparato judicial, la oralización de todos los procedimientos según dispone la Constitución Nacional y la creación de una carrera judicial son solo algunas de las tareas que la clase política tiene por delante.

La Cámara Alta tiene aún la posibilidad este año de dar un paso con la reactivación del referido juicio político.

 

http://www.lanacion.com.py/2015/12/02/iniciar-la-renovacion-de-la-justicia/

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Iniciar la renovación de la Justicia

  1. Justicia lenta y onerosa

    Una noticia cuanto menos sorprendente salió ayer del Poder Judicial: una audiencia ante un juez en un caso penal fue suspendida por 19ª vez. El número realmente asombra y también preocupa, atendiendo a que los fiscales de este proceso temen que la causa prescriba en poco tiempo.

    El proceso judicial –en el que fueron invertidos considerables recursos del Estado– se encamina sencillamente al “oparei”, sin que la Justicia haya conseguido dilucidar las responsabilidades, ni castigar a los eventuales culpables ni ofrecer una mínima reparación a la parte afectada. En definitiva, un gasto de dinero público y de tiempo para un engorroso y desgastante proceso judicial que no condujo a ninguna parte. No pasaría esto de una anécdota si no fuera apenas un caso extremo de lo que es la tónica en la Justicia paraguaya.

    El Poder Judicial es un gigante pesado que por lo general solo se mueve con más rapidez cuando existen “incentivos” o alguna retribución semejante. Procesos judiciales que deberían durar como mucho unos pocos meses se prolongan por años, hasta que la causa quede ya sin efecto o alguna de las partes desista de persistir en su propósito.

    En este escenario prosperan los abogados hábiles en chicanas y maniobras dilatorias, aquellos que no tienen demasiados escrúpulos y que saben más de los embrollos de pasillos y oficinas antes que de ciencia jurídica y de hermenéutica legal. Así son nuestros tribunales hoy: el peñón contra el cual se estrellan a diario las ansías de justicia de la población, donde los corruptos echan mano de las artimañas más elaboradas para eludir el castigo que todos saben que merecen y donde el ladrón de gallinas recibe una pena más que ejemplar.

    Lograr una Justicia independiente, imparcial y rápida es una deuda pendiente de la clase política paraguaya. No es mucho lo que se ha avanzado en este sentido en los últimos años. El Poder Judicial sigue siendo una pesada y farragosa maquinaria que debe soportar la carga adicional de la presión e intromisión de los políticos.

    Entretanto, la ciudadanía no recibe aquello que es fundamento esencial del Estado y la República: la absoluta igualdad ante la ley de todos los habitantes del Paraguay. Mientras esta condición elemental no se cumpla, los progresos económicos y el desarrollo social serán siempre relativos y la sociedad paraguaya no tendrá estabilidad ni previsibilidad. Sin instituciones sólidas toda construcción social se vuelve endeble y tambaleante. Sin un Poder Judicial fuerte y con plena autonomía de cualquier factor externo no tendremos nunca el país estable y previsible que soñamos.

    El Poder Judicial está muy lejos de ser una estructura en la que la integridad ética, la solvencia profesional y el trabajo empeñoso sean credenciales necesarias y suficientes para ascensos y promociones. Se registran además índices alarmantes de corrupción, con jueces y funcionarios que ostentan un nivel de vida que jamás podrían sufragar con sus salarios.

    Las tareas por delante en el ámbito de la Justicia son enormes. Es fundamental sin embargo comenzar por algún lado. Si, por razones que conciernen otra vez a la clase política, no se trata en lo inmediato de la renovación de las cúpulas que sea al menos la introducción de medidas que agilicen los procesos judiciales y que impidan que suceda el absurdo de una audiencia suspendida en casi 20 ocasiones.

    Una Justicia tan ineficiente como la nuestra es un peligro incluso para la democracia.

    http://www.lanacion.com.py/2016/02/25/justicia-lenta-y-onerosa/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 26 febrero, 2016, 6:16 am
  2. Impulsar en forma decidida la reforma del Poder Judicial

    Muchas cosas quedaron en el tintero en éste año que termina. No obstante, existe un punto en el que la Cámara de Senadores está aún en posibilidad de avanzar y con ello mejorar el balance del año de cara a la ciudadanía. Se trata del juicio político a los tres miembros de la Corte Suprema de Justicia –Sindulfo Blanco, Óscar Bajac y César Garay Zuccolillo– que lleva prácticamente un año estancado.

    Impulsar cambios en el Poder Judicial es impostergable y sería un progreso si se pueden dar pasos en esa dirección este mismo año. Es que para el ciudadano común no existe aquello de la justicia pronta y barata. No hace mucho tiempo se difundía la noticia de un hombre que iba a juicio oral en Villarrica por el robo de gallinas. Mientras tanto, políticos acusados de millonarias malversaciones y desvío de fondos consiguen alargar indefinidamente sus procesos echando mano de cuanta chicana o maniobra dilatoria exista.
    De esta manera, la subordinación de magistrados a los dictados de los caudillos y líderes partidarios es más que patente. El Poder Judicial está muy lejos de ser una estructura en la que la integridad ética, la solvencia profesional y el trabajo empeñoso sean credenciales necesarias y suficientes para ascensos y promociones. Se registran además índices alarmantes de corrupción, con jueces y funcionarios que ostentan un nivel de vida que jamás podrían sufragar con sus salarios.
    El Poder Judicial sigue siendo una pesada maquinaria que debe soportar la carga adicional de la presión e intromisión de los políticos. Entretanto, la ciudadanía no recibe aquello que es fundamento esencial del Estado y la República: la absoluta igualdad ante la ley de todos los habitantes del Paraguay. Mientras esta condición elemental no se cumpla, los progresos económicos y el desarrollo social serán siempre relativos y la sociedad paraguaya no tendrá estabilidad ni previsibilidad.
    Sin instituciones sólidas toda construcción social se vuelve endeble y tambaleante. Sin un Poder Judicial fuerte y con plena autonomía de cualquier factor externo no tendremos nunca el país estable y previsible que soñamos. Para peor, han surgido serios indicios de que jueces del más alto nivel se han mostrado complacientes y favorables con reconocidos criminales y traficantes.
    El panorama es, en resumidas cuentas, verdaderamente desolador y los cambios de raíz son urgentes si no se quiere transitar el camino de violencia que sufren otros países del continente. Hay que mencionar también que con frecuencia las obligaciones administrativas consumen un valioso tiempo que hubiera sido preferible usar para atender con eficiencia los casos elevados a la máxima instancia judicial. En este sentido, existen otros desafíos que son necesarios encarar lo antes posible. La modernización del aparato judicial, la oralización de todos los procedimientos según dispone la Constitución Nacional y la creación de una carrera judicial son solo algunas de las tareas que la clase política tiene por delante. La Cámara Alta tiene aún la posibilidad este año de dar un paso con la reactivación del referido juicio político.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 diciembre, 2015, 6:51 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: