estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

El largo viaje desde el miedo a la dignidad

Por Andrés Colmán Gutiérrez

Este viernes, en el gran salón auditorio del campus de la Universidad Nacional de Asunción, los chicos y chicas de la Facultad de Ciencias Veterinarias culminaron una histórica primera etapa, cuando los dirigentes del centro estudiantil interino entregaron sus cargos para dar paso a la próxima elección del Consejo Directivo y de un nuevo Centro de Estudiantes, y la jefa de despacho del Decanato, Azucena Cabrera, presentó cuentas, revelando que en poco más de un mes los ingresos económicos aumentaron en un 4.627%, solo porque ahora el dinero que antes iba a cuentas bancarias particulares, por fin ingresa a los fondos públicos de la facultad.

Fue una satisfacción personal que nos inviten a acompañarlos en este acto que coronó el paso desde la rebelión estudiantil hacia la institucionalización universitaria.

Justamente en Veterinaria, la facultad donde el ex rector Froilán Peralta, cuando fue decano, instauró el modelo de rosca mafiosa, luego continuada por su sucesor, Juan Gualberto Caballero, y que acabó siendo revelada por una investigación periodística de Última Hora.

Las situaciones que narran los estudiantes de Veterinaria –ratificadas por el informe de la actual decana interventora–, resultan impresionantes: un estado policial en donde estaba absolutamente prohibido disentir, en donde cualquier protesta era castigada con medidas académicas disciplinarias, avaladas por los seudodirigentes estudiantiles que actuaban como cómplices de la autoridades corruptas.

Más que en otras facultades, en Veterinaria se hizo difícil romper el temor. Cada alumno y alumna tuvo que luchar contra décadas de sometimiento para sumarse a la rebelión de #UNAnotecalles. Pero también el efecto fue más fulminante: el rector Peralta y el decano Caballero están presos, más de 105 planilleros renunciaron, los dirigentes antiestudiantiles desaparecieron y hay 165 funcionarios investigados por la Justicia.

Tras un largo viaje desde el miedo a la dignidad, los chicos y chicas de #Veterinarianotecalles empiezan a construir una universidad nueva, que seguramente también redundará en un Paraguay distinto.

 

http://www.ultimahora.com/el-largo-viaje-el-miedo-la-dignidad-n948843.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

6 comentarios en “El largo viaje desde el miedo a la dignidad

  1. Atinada decisión de evitar que rectores y decanos puedan acceder a cargos electivos

    Editorial La Jornada

    Recientemente el Senado tuvo el buen tino de dar media sanción a un proyecto de ley que impide que los rectores o decanos de las universidades nacionales puedan ser electos como diputados, senadores, intendentes o gobernadores. Confiamos en que la Cámara Baja, que comenzó a estudiarlo en comisiones, acompañe una decisión que servirá para impedir el escándalo de que, entre otras cosas, un diputado sea a la vez rector.

    El art. 196 de la Constitución prohíbe que quienes están a sueldo del Estado desempeñen funciones legislativas, salvo que sean docentes a tiempo parcial. La iniciativa define el ejercicio parcial de la docencia como el que se realiza en horas cátedras, exceptuando del mismo a los ordenadores de gastos, como los rectores y los decanos: ellos ni siquiera podrían ser candidatos para los cargos electivos citados si no renunciaran a sus respectivas funciones 90 días antes de los comicios. Es decir, la reglamentación extiende la incompatibilidad constitucional y la convierte en una inhabilidad. Podrá objetarse el excesivo alcance, pero lo importante aquí es que los cargos de rector y de decano son correctamente calificados de administrativos, de modo que quienes los ocupan no podrían ejercer al mismo tiempo ningún otro cargo público, incluyendo, por cierto, el de magistrado.
    El Estatuto de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), similar al de las otras universidades estatales, dice que los cargos de rector y de decano son docentes y compatibles con otra función pública. Y bien, entre los deberes y atribuciones del rector, el art. 26 menciona los de nombrar y remover a los funcionarios de la universidad, remitir a la autoridad competente su presupuesto anual aprobado por el Consejo Superior Universitario (CSU), disponer los pagos previstos en él, administrar los bienes y rentas de la universidad y otorgar permisos de hasta doce meses. Entre los deberes y atribuciones del decano, el art. 43 incluye los de administrar los fondos de la Facultad, proponer al rector el nombramiento de funcionarios, otorgar permiso hasta seis meses, poner a consideración del Consejo Directivo (CD) el anteproyecto de presupuesto para luego elevarlo al CSU y presentar al CD las cuentas de inversión del respectivo ejercicio fiscal. Es claro que el rector y el decano ejercen sobre todo funciones administrativas y que, de hecho, les dedican a ellas casi toda su jornada laboral. Eso de que sus cargos sean de carácter docente poco o nada tiene que ver con la realidad e, incluso, con el propio estatuto.
    Por ejemplo, Antonio Fretes es presidente de la Corte Suprema de Justicia y decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UNA: en este último carácter, según el proyecto de ley en estudio, es un ordenador de gastos, lo que se corresponde con los deberes y atribuciones que le confiere el Estatuto de la UNA. Si es así, ya no podría seguir siendo decano, porque el art. 254 de la Constitución dice que los magistrados no pueden ejercer otro cargo, salvo la docencia o la investigación científica a tiempo parcial.
    Es digno de aplauso que los senadores hayan desempolvado un antiguo proyecto de ley para acoplarse, en cierto modo, a la ejemplar movilización juvenil que ha desnudado la espantosa corrupción existente en las universidades nacionales. Es de esperar que el buen tino también impere entre los diputados y ratifiquen la decisión del Senado.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 2 diciembre, 2015, 7:10 am
  2. Universidad e investigación

    Por José Altamirano, Ex ministro de la Corte Suprema, Director del Instituto de Desarrollo del Pensamiento Patria Soñada

    El concepto de valor traduce la propiedad que corresponde a un ente (una persona o una cosa) por el hecho de que es apreciado, apetecido, querido por alguien o por un grupo de personas, y que constituye meta o fin de un querer justificado. La educación es un valor social, y el valor social de la educación se identifica con la utilidad que tiene la educación para el bienestar personal y social.

    Cuando en una sociedad, y es el caso de la nuestra, la educación no es valorada, no es debidamente ponderada y no es considerada un bien apreciado, apetecido o querido, naturalmente ella (la educación) no figurará en la escala de prioridades buscadas, salvo en la porción de su aporte para la mascarada del status social. Y es así que en nuestro medio, en gran medida, el anhelo de llegar a ser universitario y pertenecer a la cohorte de estudiantes de la educación superior, traduce más el esfuerzo para poder encontrar en la Universidad a una celestina o alcahuete donde exhibir status y producir encuentros sociales, que el lugar donde capacitarse, donde formarse bajo los rigores de las exigencias de las ciencias.

    Muchos son los factores que inciden en la instalación de esta situación y francamente estimo pérdida de nuestros escasos recursos embarcarse en la búsqueda dirigida a identificar responsables, o para satisfacer el afán de encontrar culpables; y, por tanto, más honesto asumir que todos somos culpables y que es más razonable encarar la realidad para atacar decididamente sus falencias.

    Una universidad, en puridad, no es universidad si no investiga. Una universidad presupone niveles o stándares básicos relacionados con la calidad de la enseñanza y la pertinencia social; y estas dos exigencias no se lograrán mientras la sociedad no vuelva a considerar a la educación como un valor preponderante en los primeros escaños de su propia escala de valores.

    Cuando se afirma que ciertas instituciones no funcionan, normalmente impulsado por un voluntarismo exacerbado, antes de testear sus auténticas potencialidades, antes de verificar los motivos o causas de su no funcionamiento satisfactorio se las desacreditan, se las etiquetan de ineficientes e inmediatamente se pretende cambiarlas o eliminarlas. Cuando es necesario cambiar hay que cambiar, pero cuando no es necesario cambiar es necesario no cambiar!

    Un dato imposible de desconocer es que nuestros jóvenes estudiantes becarios en otros países se distinguen en sus estudios. Un estudiante con una buena beca estudia porque está despreocupado de su alimentación, su pensión, su vestido y sus costos. Su trabajo es estudiar y estudia. En nuestro medio el estudiante trabaja y si puede estudia porque está apremiado. Entonces, por qué si queremos una universidad calificada y que investiga, antes de crear nuevos organismos, no la potenciamos adecuadamente mejorando substancialmente las infraestructuras y las pagas a los docentes, otorgando becas apropiadas a los estudiantes en el país bajo seguimiento y tutorías, e incentivando las investigaciones con reconocimientos y premios. Todas estas iniciativas incluidas en específicas disposiciones de Políticas Públicas de mediano y largo plazo relacionadas con la educación superior. Una inyección (financiera y política) de esta magnitud y característica sin dudas inducirá a la sociedad toda a revalorizar la educación y dispondrá a nuestros estudiantes a estudiar, a exigir y producir excelencia, y a investigar.

    Sería una desafiante apuesta y una vigorosa inversión, advertido de que la mejor y más rentable de las inversiones es la inversión en el hombre.

    Por otra parte, es más sensato esperar resultados positivos de estas apuestas que de los vaticinados como que se producirán con los esquemas elaborados por el voluntarismo por muy legítima y loable que sea la intención.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 29 noviembre, 2015, 10:29 am
  3. Univer$itario$

    Por Mabel Rehnfeldt

    Hubo una época en que recibirse de la Universidad era un asunto serio. Por supuesto que nunca faltó aquel que aunque entró a la Universidad, la Universidad nunca entró en él. Tampoco nunca faltaron quienes compraban temarios o sus títulos, o quienes compraban tesis a medida.

    El viernes de mañana un alumno escribió pidiendo que le envíe a su correo notas y fotos de Edelio Morínigo porque a él no le descargaban; está haciendo su tesis. Me quedé por unos minutos mirando el correo, me pregunté cuánto tiempo le habría llevado redactar las líneas y simplemente desembarazarse del problema cuya solución pidió a otra persona.

    Hay otros alumnos que escriben en esta época del año listando miles de preguntas que ni se toman la molestia de hacerlas en persona. Otros ni hacen preguntas, simplemente hacen una interrogante general y uno se supone que debe desarrollar toda la problemática.

    Otros preguntan por WhatsApp, contactan por mensajeros, hacen tres o cinco preguntas que uno debe contestar haciendo el trabajo por ellos. Hoy día las únicas opciones para hacer tesis universitarias ya no son aquellas donde se compra una tesis hecha a medida; hoy día se “copia y pega” de internet. El flagelo es de tal magnitud que antes que apareciera Google la Universidad de Maryland (EEUU) creó una herramienta para que los profesores copiaran y pegaran párrafos que usaban los alumnos en sus trabajos. Tras darle “enter” la herramienta avisaba si era un texto original… o lo habían copiado íntegro de internet.

    El jueves de noche me pasaron una foto del diputado Carlos Portillo recibiendo ese día su título “de notario y escribano público”. Sin embargo, en su currículum que obraba antes en la página web del Parlamento daba cuenta que en el 2005 –diez años atrás– ya se había recibido con ese título de “Escribanía” (sic) tras cursar del primero al cuarto módulos de Escribanía y Notariado en una Universidad de Ciudad del Este. Aquella vez que Portillo se enfrascó en peleas por redes, presumía además de otros títulos como “doctor en derecho”, ingeniero agrónomo y “licenciatura en ciencias ambientales”. Según él, eran siete… que el jueves de noche incrementó aritméticamente.

    Es una real pérdida de tiempo ya a esta altura debatir sobre la legitimidad de sus títulos o la solvencia de los estudios realizados, ni qué decir sobre las Universidades que le dieron tales certificaciones. Muchos dicen que es un buen tipo aunque haya cobrado viáticos por un viaje que nunca hizo y que debió devolver cuando la prensa lo expuso.

    Portillo, dice la gente, es un reflejo nuestro.

    Negativo. Muchos paraguayos trabajan duro y estudian ídem; trabajan para pagarse estudios, y estudian para luego trabajar con solvencia y calidad. Compararnos con pobres ejemplos que por azares de una política clientelista llegan a altas esferas de poder no nos iguala: nos derrota, hace polvo de nuestras Universidades y nos avergüenza en el extranjero.

    Así nomás.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 29 noviembre, 2015, 8:40 am
  4. Cambio generacional

    Por Rolando Niella

    Tengo la profunda convicción de que nuestro país ha entrado en una época de grandes transformaciones sociales y esas transformaciones tienen como causa y principal motor un cambio generacional. Desde hace años veníamos escuchando y leyendo en estadísticas y estudios que el Paraguay es un país con una gran mayoría de gente joven. Sin embargo, hasta hace unos pocos meses no lo parecía.

    Por lo visto detrás de una aparente calma, bajo la apariencia superficial de una juventud sin iniciativa, desmovilizada y desentendida de los problemas de país, se estaba gestando una tempestad imprevisible que, cuando estalló, nos dejó a todos atónitos.

    Sin duda, algunas de las críticas que se venían haciendo desde hace años a los jóvenes son parcial o totalmente verdaderas: que no leen, que tienen una formación deficiente, que están sumergidos en un mundo de redes sociales superficiales, farras y consumismo, etc.

    Pero lo que hemos visto en los últimos meses, muestra otra faceta de la juventud muy distinta: decididos, con las ideas claras, bien organizados, capaces de enfrentar sin complejos ni claudicaciones a ministros y presidentes de la República. Todo ello a pesar y también a causa de la baja calidad de la enseñanza, que a fin de cuentas fue el disparador de las protestas estudiantiles.

    Por si alguien aún no se ha dado cuenta, los jóvenes han conseguido en pocos meses más resultados que ningún otro sector ciudadano o gremial y lo han hecho de forma impecable: sin desmanes, sin acciones ilegales o incivilizadas. Entre otras cosas han mandado a prisión a más corruptos que nadie, incluyendo al propio Poder Judicial.

    Algunas de las características de las nuevas generaciones que han hecho posible esta irrupción de los jóvenes como una fuerza social de cambio y evolución son bastante evidentes: tienen el entusiasmo y la rebeldía propios de la juventud, aún no tienen grandes ataduras económicas o laborales, tienen mucho que ganar y poco que perder.

    Otras virtudes son igualmente significativas, pero no tan obvias: Son hijos de la era de la conectividad y eso los ha librado del tradicional aislamiento provinciano paraguayo y, en consecuencia, salvo algunos corruptos precoces, han superado el sectarismo. La historia dictatorial de nuestro país es para ellos apenas el relato de sus padres o, inclusive, de sus abuelos; así que ya no pertenecen a la cultura del miedo.

    Finalmente y, para mí lo más importante, tienen una natural comprensión del civismo, y esa comprensión los ha llevado también a desarrollar una ética lo bastante poderosa para haber liderado el inicio de una limpieza de las instituciones de enseñanza de corruptos e incapaces.

    Me objetarán que se trata solo de unos pocos muchachos y muchachas excepcionales, de una élite. No lo creo. Sin duda un pequeño grupo comenzó, pero como se dice hoy en día “se ha viralizado”. Me contestarán también que todavía se trata de un fenómeno más que nada urbano, que no alcanza al interior del país. Eso es cierto solo a medias: lo que ocurre en Asunción, Encarnación o Ciudad del Este, más tarde o más temprano, se instalará hasta en la más aislada compañía del país.

    Este cambio generacional está destinado a revolucionar no solo la enseñanza, sino todo el tejido social del Paraguay. De hecho ya hemos visto que ha tenido un gran impacto en la política, contribuyendo a modificar sustancialmente el mapa electoral. Y aún no hemos visto nada, porque muchos de esos estudiantes ni siquiera tienen todavía edad de votar, pero pronto la tendrán.

    En resumen: siempre se dice que “los jóvenes son el futuro de la Patria”, pero antes ese futuro era hipotético y lejano; ahora el futuro ya está aquí. Las nuevas generaciones ya no son solo el futuro, sino que se han convertido en el presente y están removiendo los cimientos del Paraguay sectario y obsoleto.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/cambio-generacional-1431061.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 29 noviembre, 2015, 8:00 am
  5. #juanpueblonotecalles

    La libertad más preciada con la que cuenta el ciudadano es la de expresión; es la madre protectora de todas las demás libertades. Decir lo que se piensa sin estar amordazado por la ley ni por la intolerancia de un dictador, es uno de esos derechos fundamentales de los que gozan solo quienes viven en un régimen democrático. Los ciudadanos deben hablar con libertad sobre asuntos que, directa o indirectamente, nos conciernen a todos y que pueden afectar al barrio, a la ciudad, al país o al mundo. #juanpueblonotecalles.

    La libertad más preciada con la que cuenta el ciudadano es la de expresión; es la madre protectora de todas las demás libertades. Decir lo que se piensa sin estar amordazado por la ley ni por la intolerancia de un dictador, es uno de esos derechos fundamentales de los que gozan solo quienes viven en un régimen democrático.

    Los paraguayos, en particular, tenemos buenos motivos para valorar la posibilidad que hoy tenemos de manifestarnos sin temor a las represalias del poder político. Podemos hablar en voz alta, sin ocultar nuestras opiniones como estuvimos obligados a hacerlo muchas veces a lo largo de la historia. “Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez”, se dijo en una proclama lanzada en La Paz, allá por 1809. Si en el pasado no fueron pocas las veces en que ese silencio era comprensible, dado el temor impuesto por los mandones de turno, en los años que corren no tiene la menor justificación.

    Es tiempo de hablar con toda libertad sobre asuntos que, directa o indirectamente, nos conciernen a todos y que pueden afectar al barrio, a la ciudad, al país o al mundo. En todos estos ámbitos, podemos aplaudir lo bueno y censurar lo malo, condenar los atropellos y solidarizarnos con las víctimas, mediante el maravilloso instrumento de la palabra libre. No cerremos la boca cuando las calles están en mal estado, cuando escasean remedios en los hospitales, cuando faltan aulas o útiles escolares, cuando la administración pública está llena de operadores políticos, cuando la corrupción campea en el aparato estatal. Opinemos también sobre los probables cambios que se avecinan en la Argentina, sobre la serie de sobornos detectados en Brasil, sobre las atrocidades de Nicolás Maduro o sobre el terrorismo del Estado Islámico. No nos encerremos en nuestra vida privada, aunque más no sea porque lo que ocurre en cualquier lugar de un mundo cada vez más pequeño puede afectarnos, tarde o temprano. Interesémonos por la cosa pública y tratemos de informarnos para sentar una posición y compartirla.

    No nos callemos, pues de lo contrario nadie hablará por nosotros, y si alguien sufre una injusticia, denunciemos el hecho para que el mal sea reparado y la víctima no se sienta sola. Los corajudos estudiantes de la Universidad Nacional de Asunción rompieron un largo silencio e iniciaron un proceso de saneamiento institucional. Es lo mismo que debe hacer Juan Pueblo: alzar la voz para hacer valer su derecho a una vida digna de ser vivida, en paz y en libertad.

    Que la gente se manifieste por las causas que, a su juicio, merezcan ser defendidas, con el rostro descubierto y la cabeza erguida. Los ciudadanos de un país libre se expresan en las urnas, en las plazas, en los corrillos y en los lugares de trabajo. Como no somos súbditos de nadie y tenemos siempre algo que decir, los paraguayos debemos hacernos escuchar. Vivamos nuestra libertad. #juanpueblonotecalles.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 29 noviembre, 2015, 5:46 am
  6. La movilización de los universitarios

    En la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional del Este continúa el conflicto con el paro estudiantil. Actualmente, hay tres grupos bien diferenciados de estudiantes respecto a la medida de fuerza. Los que continúan con el paro exigiendo la renuncia de la decana Blanca Tottil de Moreno y otras autoridades de la institución, los alumnos que decidieron continuar con las clases desistiendo de la movilización, con la intención de no perder el año lectivo, y otro grupo que decidió asistir a las clases y los exámenes, pero sentando postura de que siguen exigiendo la renuncia de las autoridades.
    A raíz de estas posturas dispares de los alumnos, se registró hace unos días un incidente, porque aquellos que siguen con el paro pretendieron presionar a sus compañeros para que sigan movilizados. En medio de toda esta confusión, aparece ahora una imputación fiscal contra 17 universitarios, acusados de haber desacatado una orden judicial.
    Es saludable para la sociedad que los universitarios se despierten y exijan una mejor educación y en el caso de la UNE, el esclarecimiento de las denuncias de corrupción. De acuerdo a las publicaciones, en la institución se conformaron verdaderos clanes de privilegiados que acaparaban rubros y cobraban sumas multimillonarias en concepto de salarios y otros beneficios. Además, aparecieron varios casos de supuestos profesores planilleros, docentes que figuraban en la planilla de salario, que cobraban todos los meses, pero que nunca aparecieron en las salas de clase.
    Son acusaciones muy graves que necesariamente tienen que ser debidamente aclaradas y los responsables, aquellos que permitieron el verdadero carnaval con los recursos de la universidad y aquellos que cobraron salario sin dictar clases, deben responder ante la justicia.
    La movilización estudiantil logró que la Contraloría General de la República se ocupara de las denuncias y equipos de auditores llevaron los documentos para ser estudiados en Asunción. Igualmente, la Fiscalía abrió también una investigación para el esclarecimiento de las denuncias. Es absolutamente entendible que un grupo de estudiantes se radicalice en su postura exigiendo cambios en la unidad académica. En nuestro país, lamentablemente, las instituciones no funcionan si no es con una movilización y presión ciudadana.
    El despertar estudiantil en el Alto Paraná es muy auspicioso. No se puede sostener que las movilizaciones hayan fracasado, dado que se lograron algunos cambios y por lo menos que las instituciones empiecen a actuar. Es innegable que uno de los logros más significativos de la movilización universitaria constituye la búsqueda de la transparencia en el manejo de la UNE. Es de esperar que esto también redunde en la calidad educativa, para que los egresados puedan desempeñarse con eficiencia en el campo profesional y se realce el prestigio de la universidad. Los manejos familiares e inescrupulosos llevaron a la decadencia a la institución. Que el despertar universitario sirva realmente para un cambio de rumbo.

    http://www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/38156-la-movilizaci%C3%B3n-de-los-universitarios#sthash.rbuDCLt9.dpuf

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 28 noviembre, 2015, 11:00 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: