estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Río de basura

La crecida del arroyo Acaraymí dejó en evidencia, una vez más, la irresponsabilidad de las autoridades, tanto de la Municipalidad de Ciudad del Este, el gobierno central y principalmente la Itaipu Binacional. Se sabe desde siempre que cada vez que hay exceso de lluvias a la cuenca alta del río Paraná, la hidroeléctrica tiene que abrir sus compuertas y liberar las aguas. Esto consecuentemente aumenta el volumen río abajo y las familias que viven en la ribera tienen que abandonar sus casas.

Es una historia que se repite y que volverá a repetirse con seguridad porque tenemos autoridades incapaces e irresponsables que no pueden plantear soluciones definitivas a un problema muy simple. Los millones y millones que cada año derrocha la Itaipu en obras inservibles, podrían haber sido destinados para la construcción de viviendas dignas a estas familias y reacondicionar el sector desalojado para ser utilizado como franja de protección parque o cualquier otro fin, de modo a que no vuelvan a ser ocupados, como ya había acontecido con un proyecto anterior.

Al mismo tiempo, la crecida reveló el alto nivel de contaminación del curso de agua y consecuentemente el río Paraná, porque las familias de los alrededores arrojan su basura al cauce del río o se crean vertederos clandestinos en la ribera. La Municipalidad de Ciudad del Este, procedió en la mañana del martes a realizar una limpieza y recolección de basura del cauce del Acaraymí. La directora de Acción Social, Magda Gómez, en la ocasión habló de la necesidad de crear conciencia en la ciudadanía sobre el daño ambiental que se genera al arrojar desperdicios en los cursos de agua.

La licenciada Gómez tiene razón sobre la necesidad de crear conciencia sobre la disposición de basura, pero primero tienen que tomar conciencia las autoridades municipales de cumplir eficientemente con sus obligaciones con la ciudadanía. Los vecinos arrojan basura no solamente a los cursos de agua. En diferentes sectores de la ciudad proliferan los vertederos clandestinos. Esto ocurre sencillamente porque la ciudad tiene un deficiente y caro servicio de recolección de basura. Las empresas adjudicadas con el servicio, ni siquiera tienen camiones compactadores y el costo de recolección es excesivamente costoso.

En ese sentido, las multimillonarias suma de dinero que la administración municipal ha venido utilizando, en los medios de comunicación, durante años para promocionar la figura de la ahora reelecta intendenta Sandra McLeod, bien podrían haberse utilizado para la realización de campañas de educación ciudadana para el cuidado del medio ambiente y la disposición de basura.

Mientras no mejore el servicio de recolección y no exista conciencia de autoridades y ciudadanía, la ciudad seguirá llenándose de desperdicios hasta que en algún momento colapsemos de basura y contaminación. Tal vez allí se tomarán medidas desesperadas, como siempre estamos acostumbrados, actuar cuando el problema ya explotó.

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Río de basura

  1. Basura mortal

    Los trabajos de levantamiento de índice de infestación del mosquisto transmisor del dengue demuestran que los cuatro distritos cabeceral del Alto Paraná corren un alto riesgo de sufrir nuevamente una epidemia de la enfermedad. La informacion señala que Ciudad del Este encabeza las estadísticas por su alto nivel de infestación larvaria con el 4,24%, luego está el distrito de Presidente Franco con 3,46%; Minga Guazú con 2,33% y Hernandarias con el 1,95%.
    El Ministerio de Salud Pública establece que lo ideal es mantener los índices por debajo del 0,9%. Del 1 al 3,9% es alerta y a partir del 4% es de alto riesgo para la población, lo que significa que particularmente la capital altoparanaense ya está en la zona de riesgo.
    Nuestra región ya conoce las terribles consecuencias de esta enfermedad. Durante la epidemia del año 2010 murieron compatriotas, por un mal que puede evitarse sencillamente implementando prácticas saludables, como la disposición correcta de la basura, la limpieza de las casas, barrios y cuadras.
    Sin embargo, se torna preocupante la terrible irresponsabilidad ciudadana e inconscienca en cuanto a la dispoción de los desperdicios. En este punto es innegable la absoluta inutilidad de los intendentes que no pueden dotar a los distritos de un sistema de recolección eficiente. Las ciudadades se llenan de basura y vertederos clandestinos porque el sistema de recolección de desperdicios no funciona. Pero esto no habilita al ciudadano para llenar la ciudad de basura, generando potenciales criaderos y poniendo en peligro su vida, la de su familia y sus seres queridos.
    La otra cuestión, donde se nota también la absoluta inutilidad de las autoridades y la criminal irresponsabilidad de las empresas, es en la disposición de las cubiertas usadas. La ciudad se llena de estos desperdicios porque las empresas importadoras carecen de un sistema de disposición final de estos productos. Aquí corresponde que la Fiscalía del medio ambiente y la municipalidad, levanten un control de estas casas y que informen sobre su sistema de disposición de las cubiertas usadas. Se tiene que determinar de dónde provienen tantos neumáticos usados que se convierten en verdaderos peligros para la vida y la salud de los pobladores.
    El dengue mata y se puede prevenir sencillamente eliminando los criaderos de mosquitos. Es momento nuevamente de iniciar una campaña masiva de eliminación de criaderos antes de que sea demasiado tarde y comencemos a lamentar las consecuencias.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 noviembre, 2016, 12:18 pm
  2. Raudales de basura

    Un video en el que se observa a dos empleados arrojando bolsas y bolsas de desperdicios a los raudales, durante las últimas lluvias, recorrió las redes sociales y generó la repulsa ciudadana. Ayer, finalmente la Municipalidad de Ciudad del Este decidió clausurar el local en base a las denuncias. Una información publicada ayer por nuestro diario exhibía también el alto nivel de contaminación del arroyo Acaraymi, colmatada de desperdicios. La situación se hizo más evidente luego de las última crecida, que afectó al barrio San Rafael.
    La información señalaba que la preocupación de los moradores es la inmensa cantidad de basura que se arroja al cause del Acaraymi. Muchos vecinos denunciaron que padecen cuadros diarreicos, como consecuencia del alto nivel de contaminación. La mayoría de los afectados son niños, que durante los días de crecida deambulaban entre la inmundicia que colmató el lugar.
    Vergonzosamente hay que asumir que una práctica muy común en nuestra sociedad es aprovechar el raudal de las lluvias para deshacerse de los desperdicios. Vecinos inconscientes arrojan bolsas de basuras para que el agua arrastre. Esto, por supuesto, trae como consecuencia el taponamiento de los desagües y sumideros, lo que genera otros innumerables problemas como la contaminación, la colmatación de arroyos y ríos, consecuentemente también el desborde de los cursos de agua.
    Este tipo de práctica propia de la barbarie es consecuencia de la falta de educación de nuestros conciudadanos. En ese sentido, en otras sociedades se lograron buenos resultados a través de campañas de concienciación aprovechando los medios de comunicación, ilustrando a la ciudadanía sobre los peligros y las consecuencias de los actos que atentan contra el ambiente.
    La otra causa que empuja a los pobladores a arrojar sus desperdicios en cualquier parte es el deficiente servicio de recolección de basura, que implementa la Municipalidad de Ciudad del Este. Las seudos empresas encargadas de la recolección ni siquiera tienen camiones compactadores. Recogen los desperdicios en camiones de carga y terminan diseminando basura en toda la ciudad. Es casi normal observar en diferentes partes, incluso en zonas residenciales, pequeños vertederos clandestinos de basura, lugares a donde los vecinos tiran sus desperdicios porque la municipalidad es incapaz de resolver el problema.
    En ese sentido, los montos multimillonarios que anualmente gasta la comuna en campañas publicitarias para promocionar la figura de la intendente, bien podrían utilizarse para financiar una campaña educativa sobre la disposición de la basura domiciliaria. Esto debe ser acompañado con una mayor exigencia de las autoridades con las empresas contratadas para la recolección, que cobran una alta mensualidad por un servicio lamentable.
    Si no se toman medidas urgentes sobre el tema de la basura, los niveles de contaminación irán en aumento, generando otros tipos de problemas muchos más graves para la población.
    – See more at: http://www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/39796-raudales-de-basura#sthash.BfJme7aZ.dpuf

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 enero, 2016, 8:16 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

Archivos

estadistas ✓

  • 1,038,805 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: