estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Narcoguay

Judith Torrea es una periodista española que ha ganado el premio Ortega y Gasset. Pero no es este detalle el que la distingue: Lleva 14 años viviendo en Ciudad Juárez, México, el sitio donde el narcotráfico ha causado estragos con miles de muertes con el sello de los narcos.

Conocerla fue para varios de los colegas periodistas plantearnos serias preguntas; fue oír de primera mano cómo se convive con el miedo, los cuerpos mutilados, niñas y jovencitas violadas, las balas silbando a cualquier hora del día, la desconfianza de la gente, pueblos fantasmas, ciudades casi desiertas a las 9 de la noche… Son los narcos, amos y señores de la vida y muerte.

Oyendo a Judith agradecí vivir en Paraguay. Lejos estaba de imaginarme que ya en ese momento –y silenciosamente– se estaba dibujando e intensificando el narcotráfico en Paraguay; su sombra ya nos cubría por completo.

El año pasado un intendente colorado de Ypejhú fue acusado por la Fiscalía y la Policía de ser autor intelectual del asesinato del colega Pablo Medina, quien denunciaba profusamente –y sin ningún éxito judicial– sus vínculos con el narcotráfico. La diputada de la zona y su hermano gobernador aparecieron igualmente como sospechosos de brindar padrinazgos políticos.

El año pasado también descubrimos cómo un conocido y peligroso narcotraficante casi redactó desde Tacumbú una ley que iba a ser aprobada en el Parlamento con apoyo de sus abogados y otros influyentes políticos.

Arrancamos el 2015 con dos concejales liberales de Amambay acusados de estar vinculados a una carga de cocaína que ellos mismos escoltaban en Pedro Juan Caballero; la cocaína luego se “esfumó” de una comisaría en las narices de todos los policías. Hace pocas semanas, Fiscalía y Senad incautaron un camión con marihuana de la casa del hermano de un intendente colorado. En la localidad, cerca de Puentesiño, una turba liberó la carga y amenazó a todos los de Fiscalía, Senad y policías con quemarlos y matarlos.

El ministro antidrogas Rojas confirmó esta semana que encontraron un avión con 400 kilos de cocaína en La Paloma. Estaba en una empresa de fumigación aérea donde había otras cuatro avionetas más; de las cinco, una sola estaba acondicionada para fumigar.

No pasó mucho de este otro anuncio cuando un operativo multinacional (Chile, Argentina y Paraguay) desarticuló una de las tantas redes internacionales. Una vez más, el elemento político: “te vas a sorprender” dijo el ministro antidrogas al hablar de la localidad de La Paloma.

De todo lo que oí hasta ahora, el que puso las cosas en su real dimensión y tamaño fue el fiscal general del Estado: el narcotráfico está permeando casi todos los sectores. No hay que temer decirlo (ni habría que temer combatirlo).

¿Y a nosotros nos preocupan la ACA y el EPP?

Pero si ellos también están totalmente permeados por un crimen mayor, ¡el narcotráfico!

Por Mabel Rehnfeldt

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/narcoguay-1428959.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

7 comentarios en “Narcoguay

  1. Dejá de filmar y llamá a una ambulancia
    15 septiembre, 2016
    Por Mariano Nin

    Muchos se sintieron fascinados por el narcotraficante Pablo Escobar. La ficción nos acercó a una de las épocas más oscuras de la historia colombiana, pero solo lo vimos como entretenimiento, una fantasiosa guerra entre narcotraficantes y las fuerzas públicas con un manto de muerte que pocos entienden.

    Pero fue real, fue nefasto. Fue una de las grandes manchas en la historia latinoamericana. Unos cuatro mil muertos ensucian el capítulo de esa telenovela. Hoy, Pedro Juan Caballero, nos sumerge en ese mundo oscuro. No es ficción, no es entretenimiento, es el reinado del terror con toda su carga de luto, destrucción e impunidad. En eso convirtió la desidia a la bella terraza del país.

    Desde el asesinato de Jorge Rafaat, una tragedia de película se desató en la zona. Desde entonces, decenas de personas fueron ejecutadas salvajemente por sicarios en las narices de la propia Policía, que aparece como televidente de esta historia de terror.

    Uno de los últimos episodios de esta brutal guerra se daba a comienzos de esta semana. Dos hombres que esperaban en una lujosa camioneta fueron sorprendidos por sicarios que los masacraron a plena luz del día. Fue cuestión de segundos.

    El terror solo daba paso a una situación que me llamó la atención y me dejó pensando. Atónito. Perplejo. Despistado. Aún no se había disipado el humo de los disparos cuando una cantidad de curiosos rodeaba la camioneta donde yacían los cuerpos ensangrentados.

    Teléfono en mano muchos transmitían en vivo el asesinato y la agonía de las víctimas. Otros sacaban fotos desde todos lados, condenándose para tener el mejor ángulo, la mejor toma.

    Los tiempos están cambiando, nos estamos deshumanizando. La tecnología mal usada atenta contra nuestra solidaridad. No nos hace mejores que los narcotraficantes. Apenas unos minutos después las redes olían a pólvora y muerte.

    En uno de los videos y entre el estupor del atentado, se escuchaba una voz: “Dejá de filmar y llamá a una ambulancia”

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15/09/2016, 07:39
  2. Lamentable desidia fiscal para investigar narcopolítica

    Los últimos hechos acontecidos en el país ameritan que todas las autoridades asuman sus responsabilidades. De la misma manera en que se exige al titular del Ejecutivo que muestre señales más claras y propuestas de soluciones, también se debe reclamar al Ministerio Público que tome en serio las denuncias. La Fiscalía tiene en su poder una denuncia –desde hace más de un año– presentada por la Cámara de Senadores, referente al audio grabado al narco preso Ezequiel De Souza. En su momento, aquella grabación produjo un gran revuelo a nivel político. Un año después no hay avances respecto de las graves acusaciones.

    En el material dado a conocer en noviembre de 2015, grabado entre el narcotraficante Ezequiel De Souza Gómez, el ahora ex titular de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Luis Rojas, y los senadores Arnaldo Giuzzio y Arnoldo Wiens, se involucró a políticos, fiscales, agentes de la Senad, militares y policías como colaboradores en el negocio del narcotráfico de la frontera.

    El narcotraficante, pieza clave en el decomiso del más grande cargamento de cocaína en el 2012, acusó a nada menos que al ex viceministro de Seguridad Interna, Javier Ibarra, como uno de los implicados en el crimen organizado. El criminal aseguró en aquel audio que él mismo le pagaba al entonces segundo del ministro De Vargas.

    De Souza también había apuntado hacia la diputada colorada Cristina Villalba, como una de las personas que recibía dinero del narcotráfico. Sostuvo que sin autorización de políticos de la zona “no se va a poder trabajar”. “Cinco mil dólares recibía ella y diez mil su hermano”, sostuvo el criminal. De Souza acusó incluso a un hermano del ex presidente Lugo, Pompeyo, a periodistas y a la Prefectura naval, de colaborar con la mafia.

    Las declaraciones tenían la fuerza suficiente para producir un terremoto político; sin embargo, solo tuvo un gran impacto mediático. A pesar de la denuncia presentada por la Cámara de Senadores ante la Fiscalía antinarcóticos, el caso nunca avanzó.

    De Souza fue hallado culpable de tráfico de droga luego de que la Senad incautara 1.881 kilos de cocaína en el operativo Águila Negra, el 10 de noviembre de 2012, en el distrito de La Paloma del Espíritu Santo, en Canindeyú. El Tribunal de Sentencia lo condenó ahora a 29 años de cárcel. Mientras, la denuncia sobre las personas señaladas por él duerme en el escritorio de un fiscal anticorrupción.

    En noviembre del 2014, la Cámara de Senadores ya había analizado el retraso del Ministerio Público en la investigación sobre un informe de narcopolíticos. Dos años después, los parlamentarios vuelven a cuestionar la falta de interés de la Fiscalía.

    La violencia generada por la mafia del narcotráfico cobra vidas de manera cotidiana en la frontera y la ciudadanía se encuentra temerosa. Ante tal panorama, las autoridades deben hacer todo lo posible para garantizar a la gente una profunda y seria investigación sobre los narcopolíticos en el Paraguay. El Ministerio Público tiene que investigar todas las denuncias y dejar de cajonear los temas más graves.

    Las revelaciones halladas en el audio del narco Souza deben ser aclaradas. Ya no se puede tolerar la desidia ante un caso de tamaña importancia. El Paraguay no puede caer secuestrado por la narcopolítica; este país y sus habitantes se merecen un futuro mejor.

    http://www.ultimahora.com/lamentable-desidia-fiscal-investigar-narcopolitica-n1003619.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 01/07/2016, 20:21
  3. Yo uruguayeo, tú paraguayizas, todos nos mejicanizamos

    Hace unos meses, el papa Francisco desató una verdadera crisis diplomática con México (país que está visitando estos días) cuando, en una conversación telefónica dijo que “Argentina se estaba mejicanizando”. Los charros se enojaron, exigieron explicaciones, fueron diplomáticos, etc etc y asunto solucionado. Comprendo el sentimiento de los hermanos del norte, pero es indudable que la narcoviolencia y el narcodinero han tomado el control de grandes porciones de ese gran país. Como decía Herken: duele decirlo, pero hay que decirlo”.

    Hoy, de la misma manera que el Aedes inocula su trío de enfermedades en países en los que antes ni siquiera entraba, el narcopoder ha aterrizado en varios países, infiltrándose en la política y en los organismos de seguridad.

    El asesinato de la pareja de paraguayos no es el primero “con sello narco” en Uruguay, ya se han producido unos cuantos y en coquetos barrios montevideanos. El sicariato avanza en tierras charrúas. En caso particular ha revelado de dolorosa manera el “daño colateral”, una víctima inocente que pasaba por ahí, una chica de 16 años que quería ser doctora “para curar a la gente”.

    En Argentina, el poder narco, aparentemente, está enquistado muy arriba en el poder político. ¿Y cómo andamos en Paraguay? Según lo que dicen las propias autoridades, no mucho mejor, con el reconocimiento explícito de varias zonas del país que se rigen con un “poder paralelo” o “por otras leyes”.

    Mientras tanto, seguimos apelando a casi risibles políticas de represión y castigo, gastamos enormes cantidades de combustible para quemar unas hectáreas de “la hierba maldita” cada cierto tiempo y mandamos a la cárcel a familias enteras por micrototráfico. Seguimos meando afuera del tarro y si no ajustamos la puntería, el charco será cada vez más grande. Digo yo, que no sé nada de nada.

    Por Sergio Etcheverry

    http://www.extra.com.py/columnistas/yo-uruguayeo-tu-paraguayizas-todos-nos-mejicanizamos.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15/02/2016, 10:49
  4. Determinación y firmeza ante el flagelo del narcotráfico

    Cinco décadas de violencia, miles de muertos y millones de desplazados fue el doloroso vía crucis que la República de Colombia debió sobrellevar para estar, por fin, encaminada en un proceso de paz que todavía no culmina. Si los gobernantes paraguayos no actúan ahora, con firmeza y determinación, en contra de la insidiosa aviolencia desatada por grupos irregulares en el Norte del país, no erradican el flagelo del narcotráfico y cortan sus perversos tentáculos en el ámbito de la política y la Justicia, el Paraguay se arriesga a atravesar el mismo calvario que padeció la hermana nación.

    Los números que detallan el martirio humano que soportó en las últimas cinco décadas la hermana República de Colombia son más que elocuentes. En medio siglo de acción de las FARC, se perdieron nada menos que 220.000 vidas humanas y se produjo el desplazamiento de unos 5 millones de personas. La lucha contra el narcotráfico no fue menos cruenta.
    Como señala un artículo de la cadena británica BBC, “en la década de 1980 hasta su muerte, en 1993, Pablo Escobar y el cártel de Medellín que él dirigía infligieron todo un catálogo de asesinatos y caos en Colombia. En 1991, la tasa de homicidios en Medellín era de 381 por cada 100.000 habitantes. Unas 7.500 personas murieron en la ciudad solo aquel año”.
    No fue sino después de mucho invertir en materia de seguridad y de contar con el decidido apoyo de los Estados Unidos, a través del Plan Colombia, que el hermano país pudo contener el flagelo del narcotráfico. En el ámbito del combate a la violencia armada, cinco décadas de atroz violencia tuvieron que sucederse para que, finalmente, los guerrilleros aceptaran iniciar un diálogo con el Gobierno en pos de la indispensable pacificación del país.
    Aunque sin adquirir la desbordante dimensión del fenómeno colombiano, también en nuestro país se registran circunstancias similares. Desde hace más de una década, un grupo de violentos están afincados en el Norte del país cometiendo todo tipo de actos criminales contra de la población civil, desde atracos a bancos hasta el secuestro con fines extorsivos y el cobarde asesinato de quienes fueron ilegal y arbitrariamente privados de su libertad.
    En Paraguay, salvo que las autoridades gubernamentales actúen con determinación y firmeza, están dadas las condiciones para que nuestro país se convierta en la nueva víctima de la marginalidad delictiva en América del Sur. Si no se reacciona ahora, los paraguayos estaremos forzados a seguir el largo calvario que sobrellevaron los hermanos colombianos en el último medio siglo.
    A evitarlo a toda costa, deben estar orientados los esfuerzos de nuestros gobernantes. Para ello, es preciso poner todo el ingenio, los recursos financieros, la cooperación internacional y, muy puntualmente, la voluntad política, en la senda encaminada al saneamiento de nuestro país.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 16/01/2016, 06:09
  5. “Bienvenido, señor Ricord”

    Con el título de “Bienvenido, señor Ricord” me referí el domingo 13 de marzo de 1983, en ABC Color, a un famoso narcotraficante francés que había venido a instalar su negocio en Asunción. Desde mucho antes ya venía siendo buscado por las autoridades norteamericanas que, al fin, dieron con él. Se pidió su extradición, pero el gobierno de Stroessner no mostró mucho entusiasmo porque lo llevaran. Finalmente cedió a la presión y Ricord fue condenado en los Estados Unidos a 20 años de prisión. Por encontrarse enfermo salió a los 10 y regresó al Paraguay. Me acordé de este artículo ante el poder creciente de los narcotraficantes en nuestro país. Decía:

    Alegrémonos. Un hombre de fama universal, un ciudadano cuyo nombre dio varias vueltas por el mundo, está entre nosotros.

    ¡Aleluya! Joseph Ricord volvió a la casa que dejó involuntariamente hace 10 años.

    De nuevo llena sus pulmones de nuestro aire tricolor. Las mañanas asuncenas vuelven a acariciar su tranquilo despertar.

    Espero que el señor Ricord no esté disgustado con el país por los 10 años de ausencia. A él le consta que se hizo lo imposible por impedir su viaje. Pero ocurrieron hechos ingobernables que sobrepasaron la voluntad de no dejarle salir. Él sabrá comprender y perdonar. De todos modos está de vuelta a casa, entre nosotros.

    Joseph Ricord volvió al Paraguay, país al que se aferra con todas sus fuerzas. Él sabe que aquí tiene un ancho sitio.

    Regresó el jueves último por Líneas Aéreas Paraguayas. Descendió cómodamente en el aeropuerto internacional “Presidente Stroessner”. Nadie, desde luego, le prohibió que entrara. La policía no subió al avión para impedir que se bajara. Y no tenía por qué hacerlo. ¡Se trataba de Joseph Auguste Ricord! Adelante, señor, las puertas del país están abiertas para usted y para cualquiera que se le parezca. Estamos a sus órdenes para lo que guste.

    ¡Alegrémonos! El señor Ricord, cuya fama paseó el nombre de nuestro país por el universo, está ahora en su tranquila casa asuncena.

    Suponemos que en su residencia estadounidense habrá conocido a muchas personas. En 10 años habrá hecho excelentes amistades. Y suponemos, también, que el señor Ricord les habrá hablado de la hospitalidad paraguaya. Creemos, entonces, que esas amistades estarán alguna vez por aquí.

    Y está bien. Nuestro país tiene sitio para cientos de Ricord. Aquí hay lugar para toda clase de gente. Vengan muchachos, vengan. Nuestros brazos están siempre abiertos para recibir a señores de estas y similares reputaciones.

    Aquí sólo no hay sitio para algunos compatriotas honestos y trabajadores.

    Joseph Auguste Ricord vino a ocupar el sitio que dejó Augusto Roa Bastos, por ejemplo. O tal vez el de Luis Alfonso Resk. O quizás Domingo Laíno. O quién sabe si el de tantos otros dignos compatriotas que cuando regresen al país no se les permitirá ni bajar del avión.

    Otra cosa, ¿con qué pasaporte ha viajado el señor Ricord? ¿Acaso con pasaporte paraguayo? ¿Cómo? ¿Ese documento de que carecen tantos paraguayos que jamás han robado, estafado, traficado nada?

    ¡Alegría en el cielo y en la tierra! Joseph Auguste Ricord está de nuevo entre nosotros. Bienvenido, señor Ricord, en esta su casa. Sus puertas están jubilosamente abiertas para usted. ¿Qué importa que estén cerradas para cientos de paraguayos honestos? Con usted estamos felices. Más tranquilos. En una palabra, más cómodos.

    Es cierto, Joseph Auguste Ricord tiene derecho a reintegrarse a la sociedad. Ya pagó sus culpas. Por lo menos las terrenales. A partir de ahora comienza una nueva vida que la ley le garantiza. Pero aun así no vamos a olvidarnos de que, por ejemplo, también Escolástico Ovando hace seis años cumplió la pena que los jueces le impusieron y, sin embargo, sigue detenido en la Guardia de Seguridad. Ya purgó de sobra la pena que le impusieron. Y como este caso hay otros muchos, lo que evidencia la discriminación a la hora de repartir justicia, la que muchas veces se utiliza más bien como instrumento de venganza.

    Por Alcibiades González Delvalle

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/bienvenido-senor-ricord-1443180.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 13/01/2016, 06:44
  6. De Chicharõ al Chapo: el poder narco que ya manda

    Por Sergio Etcheverry

    El Chapo Guzmán, el capo narco más notorio y famoso cayó luego de seis meses. Su corta estatura (de ahí su apodo) es directamente proporcional a su empeño en huir, siempre apelando a túneles y a funcionarios “aceitados” para mirar hacia otro lado. Su fortuna es difícil de calcular: se habla de US$ 1.000 millones.

    Aparentemente cayó por su proyecto de hacer una película autobiográfica y se difundió una entrevista con Sean Penn. En México el poder narco compra y vende, deja vivir o mata, es dueño del destino de millones de dólares y de personas.

    En Argentina asoma un proceso similar, denunciado por el papa Francisco (que habló de “la mexicanización del país” y debió disculparse). Hace dos semanas, tres notorios narcos se escaparon y recorren a sangre y fuego el país, llegando al extremo de hacer pasar un bochorno histórico a Macri, al anunciar su captura basado en informes falsos, lo que probablemente les sirvió para escaparse.

    En Paraguay vivimos un proceso similar, lo dicen las propias autoridades, quienes hablan de un “poder paralelo” y “otras reglas de juego” en el norte. El poder narco se ha infiltrado en la política y digita políticas y acciones. ¿Se puede cambiar esto? Probablemente sí. ¿Vemos acciones tendientes a lograrlo? Decididamente no. Preocupante…

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 13/01/2016, 06:37
  7. Ninguna nuez
    Este chiste que tiene desde hace un tiempo Facebook de hacernos recordar lo que publicábamos un año o dos o más atrás, en la misma fecha, puede hacernos vivir situaciones inesperadas.
    Soy periodista de política del Diario ADN Paraguayo y tengo a mi cargo lo que ocurre, especialmente, en las cámaras del Congreso. Resulta que el 21 de noviembre del año pasado, por un material enviado por mí, el principal titular de tapa de la edición decía que “Camada nueva de senadores se arma de valor y da nombres”, y allí figuraban las fotos de los diputados colorados Bernardo Villalba, Marcial Lezcano y Freddy D’Ecclessis, a quienes los senadores Arnoldo Wiens y Arnaldo Giuzzio habían identificado públicamente como políticos con nexos claros con el narcotráfico, o sea, narcopolíticos.
    De zopetón, Facebook me lo recordó el sábado al mostrarme la tapa del diario, con un título muy alentador, porque todos pensamos en ese momento que podía haberse iniciado el principio del fin de la nefasta influencia que la mafia del tráfico de drogas tiene en los poderes del Estado.
    Y no me queda otra que sentirme avergonzada por haber dado tantas esperanzas a nuestros lectores al escribir un hecho que podía haber marcado un hito en la historia de la decencia de este país. Porque finalmente de eso se trata todo este despelote que vivimos permanentemente, de la guerra entre la indecencia que gobierna y la decencia que se resiste a dejarse vencer.
    Claro que no necesito contarle a ninguno de ustedes que a un año de aquel día que pensábamos histórico, Villalba, Lezcano y D’Ecclessis no solo no están en la cárcel, sino que siguen siendo diputados, tienen inmunidad, no hay ningún pedido judicial de desafuero para alguno de ellos, han denunciado a la Senad y a los senadores mencionados por falsa denuncia, e, incluso, siguen aprobando o rechazando leyes de acuerdo a su conveniencia personal, como si fueran impolutos en lugar de presuntos delincuentes.
    Ni la Fiscalía, ni la Justicia, ni la Cámara de Diputados; nadie, absolutamente nadie ha mostrado algún interés en investigar la gravedad de las denuncias realizadas por Wiens y Giuzzio en base a una investigación de la Senad. Es más, ni Wiens ni Giuzzio han vuelto a mostrar el más mínimo interés en el caso. Como si lo del año pasado no hubiera sido más que un show mediático para lucirse ante la ciudadanía, pero sin ninguna intención de tomar en serio su propia denuncia.
    Ya no quedan nueces en este país, solo ruido.

    Marilut Lluis O’Hara

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23/11/2015, 13:22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,703 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: