estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Lentitud de investigación en la UNA favorece a los corruptos

A pesar de que el Ministerio Público designó a 24 fiscales y la Contraloría General a 17 auditores para investigar ilícitos de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), todavía no se han visto resultados relevantes. Semejante despliegue de expertos en rastrear irregularidades en la administración pública debió haber dado ya algunos de los frutos trascendentes que la ciudadanía espera con respecto a planilleros, nepotismo, licitaciones amañadas, reparto de cargos docentes a personas sin calificación académica, facultades y cursos fantasmas, lesión de confianza y otras irregularidades. Si termina el año sin que se tomen medidas en contra de los transgresores, los corruptos seguirán impunes.

Cuando los estudiantes de la UNA se resistían a dejar las medidas de presión lícitas a las que habían recurrido, argumentaban que se corría el riesgo de que su lucha, lentamente, fuese quedando en la nada por el transcurso del tiempo.

Cuando la Fiscalía General del Estado, con el criterio que correspondía a las circunstancias y a la magnitud de la corrupción que podría haber en la universidad financiada con dinero de los contribuyentes, nombró a 24 agentes para investigar las 12 facultades de la UNA, parecía que la voz de los alumnos que reclaman castigo a los delincuentes iba a ser escuchada con rapidez.

Si a ello se suma que la Contraloría General del Estado, con un responsable interino, designó a 17 auditores para las casas de estudios, el panorama era todavía más esperanzador.

Ese despliegue de personal quedaba ampliamente justificado, pues en las diversas facultades había graves indicios de irregularidades que requerían ser verificadas y corroboradas.

Los supuestos 170 planilleros de Medicina; los 50 de Veterinaria, que además tiene la denuncia de rubros que fueron usurpados por personas sin preparación universitaria; las probables irregularidades en la designación de docentes en Derecho; el caso de posible nepotismo en Arquitectura y la sospecha de que Ingeniería cuenta en su plantel con 30 personas que cobran de manera indebida, son algunos de los casos rastreados.

Por otro lado, en Química hay que saber si el manejo de las licitaciones se encuadró a las normas legales o si hubo algo irregular de por medio; en la Politécnica hay dudas con respecto a la honestidad del manejo de rubros docentes; y Odontología podría tener una filial fantasma de cuyos rubros se benefician los de la sede central, además de 40 planilleros.

Hay que convenir que en el contexto de un esquema montado para que las irregularidades no sean tenidas por tales conforme a los Estatutos de la UNA y en un ambiente en el que los funcionarios leales a los anteriores o actuales decanos –algunos no fueron destituidos–, pudieron haber hecho desaparecer documentos, la tarea de los fiscales y auditores no ha de ser fácil.

Sin embargo, a más de un mes de iniciado el proceso de intervención de los organismos del Estado a los que les atañen situaciones de esta naturaleza, la ciudadanía ya debió estar enterada de algunas medidas trascendentes derivadas de las investigaciones.

No hay que olvidar que los corruptos de las instituciones públicas intentan por todos los medios dilatar las investigaciones porque el tiempo transcurrido es un aliado de ellos, porque la opinión pública se va olvidando de ellos.

En lo relacionado a los estudiantes, dado que está finalizando el año de estudios, ese factor es mucho más gravitante. Por lo tanto, los fiscales y auditores tienen que apurar más sus pesquisas para que el fin del 2015 no premie con la impunidad a los delincuentes.

http://www.ultimahora.com/lentitud-investigacion-la-una-favorece-los-corruptos-n947257.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Lentitud de investigación en la UNA favorece a los corruptos

  1. La reforma se marchita

    Como muchas de las cosas que iniciamos en el Paraguay con gran ímpetu, la “revolución ética” desatada en la Universidad Nacional parece haber entrado en un cono de sombras y, al calor de los exámenes de fin de año, el “UNA no te calles” se ha transformado en silencio. Los fiscales se han encerrado en sus despachos, rodeados de papeles extraídos del recinto universitario, los imputados declaran uno tras otro con dispar atención de la prensa y los estudiantes, acicateados por sus necesidades académicas, se han entregado al recogimiento de la lectura y la preparación.

    Todo ha vuelto a la normalidad, salvo la persistencia de algunos rescoldos sobrantes, propios de los grandes incendios.

    El gran impulso original de este movimiento quedó, al menos por el momento, congelado. No apunta a concretar la gran revolución reformadora que, por ejemplo, se materializó en Córdoba en 1918 con el cogobierno, la periodicidad de las cátedras y los concursos de oposición. Tampoco ha tomado la dirección del poderoso movimiento obrero-estudiantil del mayo francés de 1968, que forzó la retirada del modelo de gobierno personalista entonces vigente, dando comienzo a una serie de reformas que transformarían por completo a la quinta república francesa. Aquí, la indignación parece haberse tomado vacaciones y la pelota ha quedado en la cancha de juzgados y fiscalías. La protesta ha cedido lugar a las mesas examinadoras, los viajes de fin de año y las vacaciones de verano.

    Habrá que esperar otra ocasión, contando con que la gran caldera acumule presión y estalle en otra erupción. Las reivindicaciones agitadas desde setiembre pasado exigen mayor representatividad para el estamento estudiantil en el gobierno universitario, transparencia administrativa, concurso de méritos para acceder a cátedras y cargos burocráticos, mayor inversión en investigación y estudios de posgrado, revisión de mallas curriculares y toda una larga lista de reclamos que juntos, tal vez, podrían equipararse a una reforma.

    Está visto que tales cambios no van a darse a iniciativa de la jerarquía gubernativa de la UNA. La que está en retirada -y enfrentando cargos ante la justicia- ha demostrado para qué estaba allí: para colocar parentelas y amigotes en las planillas de personal, manipular el presupuesto y beneficiarse con compras y licitaciones. Todo, menos ir en busca de la excelencia académica. La que ha llegado en su reemplazo es una incógnita y su verdadera vocación habrá de evidenciarse con el paso del tiempo. Mientras tanto, la nueva era para la Universidad Nacional de Asunción seguirá durmiendo por algún tiempo más, a la espera de un nuevo brote efervescente que la saque del baúl de los recuerdos y la haga florecer en una nueva versión de la “primavera universitaria”. La de este año va camino a marchitarse.

    http://www.5dias.com.py/43065-la-reforma-se-marchita

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 20 noviembre, 2015, 4:26 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Peichapevéta mante, he’íje oikokuaa’ỹva kavaju ári.26/07/17

fotociclo ✓

La Costanera Norte es un proyecto de vía de rápido acceso al centro de Asunción y al eje de la Avda. Artigas, que conecta también con rutas internacionales. El mismo también afectará a un total de 12.000 familias del Bañado Norte ubicadas en las zonas de obra, que deberán ser reubicadas.

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: