estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Extorsión internacional

La economía italiana no quebrará porque Italia no le saque al Paraguay unos cuantos millones de dólares. Las relaciones entre los dos países son demasiado importantes para supeditarlas a una mezquina cuestión de dinero. Sin embargo, la SACE, empresa estatal italiana, reclama al Paraguay los millones en un tribunal de los Estados Unidos.

¿Por qué en los Estados Unidos? ¿Qué autoridad tiene un tribunal norteamericano para juzgar a la república del Paraguay?

Ninguna. Es cierto que, torciendo la ley, la demanda puede tener consecuencias peligrosas, como el embargo de las cuentas del Paraguay en el extranjero. Es una eventualidad que debe tomarse en cuenta, aunque el embargo violaría principios de derecho internacional básicos, como del artículo 2 de la Carta de las Naciones Unidas, que consagra la igualdad soberana de todos los Estados miembros de las Naciones Unidas (huelga decir que Paraguay, Estados Unidos e Italia son Estados miembros).

La historia es larga. Comenzó en 1986, con la colusión dolosa del cónsul paraguayo en Suiza, Gustavo Gramont, con un grupo de bancos especuladores y la SACE. Los bancos le prestaron dinero a Gramont, este no se lo devolvió, ellos reclamaron devolución a la SACE y al Paraguay.

El Paraguay no se lo devolvió porque nunca había garantizado la operación, causa del procesamiento criminal de Gramont, del líder de los bancos y del entonces presidente de la SACE, Roberto Ruberti.

La SACE se lo devolvió porque Ruberti, según se comprobó en juicio, recibió una coima para garantizarla. (Ver mis artículos “El sachazo” y “Cómo robar al Paraguay”, publicados en Última Hora el 1 y 8 de agosto pasados).

¿Cuánto reclamaban los bancos al Paraguay? 185 millones de euros. ¿Cuánto les pagó la SACE? 67 millones de dólares.

El pago se efectuó en el 2009 y los bancos se dieron por satisfechos, lo cual muestra el carácter meramente especulativo de su reclamación. (De hecho, parte de la deuda reclamada se había comprado en el mercado secundario por el 20% de su valor).

Ahora, la insatisfecha es la SACE, que reclama al Paraguay la devolución de lo pagado por ella a los especuladores en un tribunal norteamericano.

¿Exige también intereses y gastos judiciales?

No lo sabemos; de todos modos, la pretensión es injustificada.

No lo digo yo, sino el tribunal de apelaciones italiano que declaró al Paraguay libre de toda responsabilidad de los tejemanejes de Gramont & Cía.

Nadie es profeta en su tierra. Incomprendida en la suya, la SACE se apoyó en un fallo de la Justicia suiza, empeñada en defender su sistema financiero, que tiene mucho de paraíso fiscal. Ella declaró que la operación se hizo con la “garantía aparente” del Paraguay.

Por supuesto que aparente, porque los papeles fueron falsificados y los falsificadores, presos y procesados.

¿Cómo podría ser real y no aparente una garantía firmada por el beneficiario del crédito, Gramont, quien también firmó la garantía y recibió una comisión de 6 millones de dólares?

El Paraguay rechazó el absurdo fallo suizo y la SACE fue a los Estados Unidos, donde esperamos que haya justicia.

http://www.ultimahora.com/extorsion-internacional-n946064.html

Por Guido Rodríguez Alcalá

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,679 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: