estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Corrupción imparable

El fiscal general adjunto, Federico Espinoza, informó en una rueda de prensa que el Ministerio Público se encuentra hoy llevando adelante 50 procesos judiciales por daño patrimonial al Estado. Se trata de diversos tipos de casos de corrupción que abarcan también una amplia variedad de instituciones, desde la Universidad Nacional de Asunción (UNA) hasta gobernaciones, pasando por ministerios y empresas públicas. En conjunto, estos juicios totalizan más de US$ 200 millones, una cifra abultada sin dudas, pero que se queda corta ante la magnitud real de la corrupción en el sector público.

En estas 50 causas –impulsadas por la Fiscalía de Delitos Económicos– existen ya personas imputadas o acusadas. Esta cifras pueden inducir a creer que la lucha contra la corrupción va por buen camino. Sin embargo, basta recordar que apenas cuatro altos funcionarios en los últimos 25 años conocieron la prisión por actos de corrupción, en tres de los casos por venta o compra ilegal de tierras. Las denuncias y las investigaciones se cuentan por cientos, quizás por miles, pero solo han sido cuatro altos funcionarios los que han recibido un castigo ejemplar por defraudar la confianza pública.

Así las cosas, es evidente que la Fiscalía y el Poder Judicial tienen no solo una enorme deuda con la ciudadanía, sino que con su ineficacia en el combate a la corrupción ha contribuido en forma decisiva a enquistarla en cada oficina o repartición pública del país. Si la norma no fuera la impunidad, los funcionarios se cuidarían mucho más de desviar fondos, amañar contratos o aceptar sobornos. Pero como han sido tan escandalosamente pocos los “avivados” que enfrentaron la Justicia, la corrupción se convierte en regla y hábito. No es de extrañar que la Organización Transparencia Internacional haya vuelto a colocar a nuestro país entre los más corruptos del continente en su informe anual, superado en este triste ránking solo por Venezuela y Haití.

La corrupción no es, sin embargo, un atributo exclusivo de la función pública. Es una enfermedad que se ha extendido a todo el tejido social, operando ya como una fuerza cultural, una pauta de convivencia contra la que es casi imposible rebelarse. En las empresas, en colegios y universidades, en los clubes sociales, en los partidos políticos, la integridad parece ser una virtud devaluada, una muestra de inocencia inútil para el “mundo real”. Mientras tanto, por el otro lado, se ensalzan antivalores (coimas, arribismo, infracciones de todo tipo) que son presentados como signos de astucia, de “viveza” y de habilidad. El resultado es una fuerte barrera intangible al progreso integral de nuestra sociedad, ya que el crecimiento económico y la consecuente superación de los agudos problemas sociales suponen la instalación de fuertes inversiones, incompatibles con un esquema de sobornos y privilegios basados en la corrupción.

Para poner fin a la corrupción –que despoja de escuelas y atención a la salud a millones de paraguayos– es indispensable en el corto plazo una profunda depuración del Poder Judicial. Mientras la impunidad vaya ganando la batalla, la ciudadanía continuará sufriendo la obscena ostentación de riqueza que hacen funcionarios públicos que jamás podrían sufragar su tren de vida con sus ingresos legales. De manera paralela, el Estado y la sociedad deben emprender una labor educativa sistemática y a largo plazo en la búsqueda de forjar nuevas generaciones de ciudadanos comprometidos éticamente con la nación.

http://www.lanacion.com.py/2015/11/07/corrupcion-imparable/

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,679 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: