estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cuenta regresiva

Comienza una semana decisiva. Es el último tramo de la campaña electoral para las intendencias municipales. Aunque para muchos casos se tiene la impresión de que las cartas están echadas, y que algunos candidatos ya se están probando el traje de nuevo intendente, o de volver otros cinco años al mismo sillón, en cuestiones electorales nunca se puede asegurar todo hasta que no se cuente la totalidad de los votos. Es la oportunidad que tiene la ciudadanía consciente de instalar en la conducción de los gobiernos locales a aquellas personas, que crean que puede aportar al mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes de cada distrito.

Los gobiernos locales adquirieron una importancia preponderante en la era democrática y manejan multimillonarias sumas de dinero. Las intendencias municipales ya no administran miseria, como antes. Reciben cada año miles de millones de guaraníes, para merienda escolar, recursos del Fonacide, fondos provenientes de los royalties, transferencias del ministerio de Hacienda por los juegos de azar y fondos para municipios de menores recursos.

Con toda esa cantidad de dinero se supone que nuestras ciudades del interior deberían alcanzar altos niveles de desarrollo. Sin embargo, la realidad es que los municipios siguen desenvolviéndose en medio de precariedades. La mayoría de las ciudades sigue afrontando problemas tan básicos y elementales en el manejo de una ciudad, y todo esto a pesar de las exorbitantes sumas de dinero que recibieron las administraciones municipales. Muchos de los intendentes que no pudieron solucionar los problemas más básicos, como la recolección de basura, el lamentable servicio de transporte público y las calles en pésimas condiciones, se presentan nuevamente para una reelección.

Es de esperar que la ciudadanía, consciente, concurra a las urnas para depositar su voto por aquel candidato o candidata que según su entender tiene condiciones para aportar a la transformación de nuestras ciudades del Alto Paraná y que sobre todo reúna las condiciones de honestidad y eficiencia para afrontar el desafío. El compromiso ciudadano debe ser el convertirse en celoso custodio de este proceso electoral y evitar que se repitan los casos de fraudes electorales y el robo a la voluntad popular, a los que nos tienen acostumbrados muchos sinvergüenzas, que no solamente roban en las arcas públicas, sino también se roban las elecciones, los sueños, las esperanzas y el futuro de nuestras sociedades. Todo esto ante la pasividad de aquellos ciudadanos, que al no participar activamente y no concurrir a las urnas, dejan el terreno libre para que los sinvergüenzas sigan abusando y robando impunemente en las municipalidades.

http://www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/37535-cuenta-regresiva#sthash.ZzKHP03R.dpuf

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “Cuenta regresiva

  1. La campaña electoral y el voto responsable

    Hay tiempos privilegiados que exponen de manera especial realidades ideales y utópicas; eso que querríamos que sea verdad. Son momentos que ayudan a exponer características inéditas, o, por lo menos, pocas veces vistas hasta entonces. Es lo que ocurre en tiempo electoral con las campañas políticas.

    En este periodo, de grandes mentiras y medias verdades, de sofismas y caradurez desmedida, los candidatos a intendentes y concejales –en especial los que buscan el rekutu y el re-rekutu– obligatoriamente debieron salir de sus comodidades para escuchar a la gente, ver sus necesidades y estar junto a ella como nunca antes, o como hace cinco años atrás, cuando también iban en busca de votos. Necesitaron realizar obras y exponer una efectividad inédita que probablemente no irá más allá del día de las elecciones.

    Con la sonrisa pintada en el rostro, saludando y escuchando a la doña del barrio o cargando al niño del vecindario, los candidatos, por lo menos formalmente, tuvieron que demostrar interés y “poner la cara” frente a sus representados.

    Igualmente, se vieron obligados a conocer a fondo la realidad de la ciudad. Es así que necesitaron informarse sobre la situación de inseguridad de los barrios, sus escasos espacios verdes y calles destruidas; ver asesores que analicen el problema de la basura y los baches, así como buscar estadísticas, ensayar soluciones, plantear alianzas; temas que antes no le consumían mucho tiempo. Es decir, por un tiempo, se acercaron a esa responsabilidad que tienen de preocuparse por el bien común y moverse por las necesidades ciudadanas.

    Pero no solo ellos, también nosotros los ciudadanos vivimos este periodo de manera especial. En efecto, la ciudadanía se interesó por la política, como pocas veces; la administración de la “cosa pública” y el perfil de los aspirantes a la intendencia se volvieron temas de conversación y debate en la familia, en el trabajo, con los amigos. En las redes sociales y frente a las municipalidades hubo manifestaciones y reclamos a los políticos de turno.

    También los medios de prensa, ya sea para favorecer o criticar la figura del candidato, pusieron una atención especial hacia los problemas de las ciudades, de su infraestructura, las obras pendientes, el manejo de los fondos, la responsabilidad de los concejales, entre otros.

    Pero culminó la campaña y con él, probablemente, el llamativo interés de los políticos de estar con la gente y atender sus exigencias. Sin embargo, conviene no olvidar lo escuchado, prometido y vivido en este periodo, no solo para reclamar su cumplimiento, sino para sacar un juicio valorativo en torno a los candidatos, su entorno y propuestas, y nuestros valores y necesidades; un juicio que nos permita avanzar en cuanto al voto responsable e inteligente; ese que termina por espantar a politiqueros que solo conocen de prebendarismo y licitaciones amañadas.

    Por Gustavo A. Olmedo B.

    http://www.ultimahora.com/la-campana-electoral-y-el-voto-responsable-n945394.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 14 noviembre, 2015, 5:49 am
  2. No premiemos a nuestros verdugos
    Esta semana que terminó sufrimos una vez más el fenómeno de ver a gente festejando la llegada del 3 de noviembre, cumpleaños de Alfredo Stroessner. No nos referimos a Cartes, pues de aquellos que hicieron fortuna en la dictadura no nos debería sorprender que se alegren con tal fecha.

    Lo que nos sorprende siempre son aquellos compatriotas que nada recibieron de positivo de Stroessner, excepto pobreza e ignorancia, y que sin embargo furiosamente lanzan sus petardos comprados con los pocos guaraníes que les sobran.

    Ciertamente, alguien podría aludir que en realidad no debería sorprendernos, pues aquella ignorancia que mencionamos es explicación más que suficiente para entender a tales conciudadanos.

    Pero quiero ir más allá de esta explicación e indicar que el recordar con cariño a aquellos que en realidad han sido nuestros verdugos, es una costumbre bien arraigada entre los paraguayos.

    El caso de Stroessner es paradigmático, por ser el más cercano y por tratarse del gobierno autocrático que más años duró. Pero no es el único tirano al que vanagloriamos los paraguayos.

    Esta curiosa costumbre masoquista de amar a aquellos que nos dan palo, en la era democrática pos-stronista se puede apreciar en los resultados electorales.

    El sufragio, la poderosa arma que los paraguayos recibimos de la democracia, raramente ha sido utilizada para castigar a los representantes que nos defraudaron o a los partidos políticos que nos traicionaron.

    Todo lo contrario, con una ingenuidad aberrante, las urnas premiaron elección tras elección a los peores políticos, desmeritando otras opciones mucho más potables, o al menos que merecían una oportunidad.

    Ahora que estamos a días de las elecciones municipales, se da la primera ocasión en que muchos de los intendentes por primera vez podrán ser reelectos. Varios cuestionados piden de vuelta el voto de sus compueblanos. Y por supuesto, varios de ellos lideran las encuestas pues nuestra gente parece nunca aprender.

    Al menos en Asunción, las encuestas dicen que la mayoría no le permitirá seguir a Samaniego. Un intendente que solo en época electoral parece tener voz y memoria para trabajar por Asunción no merece otra oportunidad. Ya la tuvo y la desperdició.

    Uno que en su propaganda electoral dice que cambiará Asunción olvidándose que tuvo cinco años para hacerlo y así cumplir sus promesas, ¿qué garantía nos ofrece ahora de que no nos miente esta vez?

    Aguardemos hasta las votaciones para ver qué dicen las urnas. Ojalá los ciudadanos de todo el país entiendan que el voto sirve para elegir a una mejor opción, en el caso de que el que estuvo al mando no cumplió con las expectativas. Que la costumbre paraguaya de premiar a sus verdugos se extinga este domingo.

    Por Sergio Cáceres Mercado –

    http://www.ultimahora.com/no-premiemos-nuestros-verdugos-n944677.htm

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 noviembre, 2015, 5:19 am
  3. Vivir como personas

    Quién no quiere vivir bien, en una ciudad limpia, segura, en la que no sea una tortura trasladarse de la casa al trabajo o a los colegios. Con lugares públicos en los que la naturaleza sea parte de la ciudad y a los que se acceda de modo libre. Los paraguayos amamos nuestras ciudades, nos encanta salir a pasear, asistir a encuentros temáticos que convoquen a los que quieren apoyar la artesanía, los deportes, el amor a las flores. Nuestra juventud está ávida de actividades que la reúna y la invite a socializar con temas de su preferencia que tengan en cuenta la diversión y los juegos, las becas y los estudios.

    Nos interesa a todos las calles sin cráteres, bien señalizadas e iluminadas, policías que resguarden la seguridad, aire limpio para respirar, impuestos que podamos pagar y que se note en la ciudad que habitamos. Porque en la municipalidad se pagan los impuestos inmobiliarios, los de las chapas y habilitación de automóviles, ahí se gestionan los lugares del camposanto. Tan amplias son su competencia y su organigrama que la Municipalidad de Asunción cuenta con “Dirección de vialidad”, “Dirección de planeamiento urbano”, “Dirección general de gestión ambiental”, “Dirección de defensa al consumidor”, “Dirección de juventud y deportes”, “Dirección de políticas de género”, “Dirección del Centro Municipal de Promoción Profesional”, “Dirección de acción cultural”, “Dirección de Mercado 4”. Estamos hablando de un sinfín de actividades, inversiones y empleados. Una maquinaria gigantesca de promoción y un enjambre de gente que trabaja para que la ciudad funcione, y se mueva desde la economía, el consumo, las actividades, el respeto a la ecología, el consumo de los agroproductos. Sin embargo, la municipalidad es una mina de oro para políticos sinvergüenzas y oportunistas, un trampolín para cargos más altos, hacia el Parlamento y la presidencia.

    El gran poder que tienen el intendente y la junta municipal define, construye o sepulta a la ciudad. Esa que compartimos y nos duele en cada esquina y que el 15 de noviembre presentará a 746 candidatos a intendentes y para concejales 28.350 postulantes, según datos del Tribunal Superior de Justicia Electoral.

    Por Mirtha González Schinini

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/vivir-como-personas-1424747.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 noviembre, 2015, 5:18 am
  4. Tus corruptos y los nuestros
    Después de esta seguidilla de caídas de importantes e influyentes dirigentes que ocupan espacios en la función pública y que responden a todos los partidos, de derecha y de izquierda, queda un sabor amargo en la ciudanía y justo en vísperas de elecciones municipales.

    Senavitat, la Contraloría, la intendencia de Limpio; la de Lambaré, y recientemente la Justicia Electoral son señales de que algo está muy mal y se debe buscar soluciones urgentes; quizás endurecer las leyes que sancionan a los individuos que se aprovechan de la buena fe de la gente; la que paga sus salarios.

    Tímidas son las reacciones para tapar el cráter que dejaron a su paso. Leemos en los diarios que los liberales piden al Tribunal de Conducta del PLRA la expulsión del ministro de la Justicia Electoral, Alberto Ramírez Zambonini, y de los dirigentes del mismo partido Manuel Radice y Patricia Silva. El mismo castigo exigen para el intendente de Limpio Ángel “Toto” Gómez Verlangieri.

    Algún atisbo similar se escuchó en carpas coloradas contra Roberto Cárdenas, intendente de Lambaré, pero hasta hoy no prosperó. En el oviedismo nada se escuchó sobre una posible sanción el excontralor Oscar Velázquez.

    Existen leyes; es probable que deban ser más radicales; más enérgicas. Desafortunadamente las normas legales y reglamentaciones formales para la lucha contra la corrupción chocan contra reglas y procesos informales arraigados. Estos dan más importancia a la prosperidad, bienestar y protección de la familia y a los miembros influyentes y leales al partido político que ostente el poder, que al cumplimiento de las reglas, procesos y procedimientos formales.

    Y cuando menciono partido político que ostente el poder; me refiero a todos las nucleaciones que tengan una porción del poder; y ahí entran todos; los de derecha y los de izquierda. Cada uno de estos partidos cumple el sueño del corrupto propio.

    La corrupción ha sido y sigue siendo una parte integral del marco político, económico y social del Paraguay. Ha sido caracterizada como una condición del entorno paraguayo, tan aceptada que era imposible hacer algo al respecto, pero esa actitud ha comenzado a cambiar y ahora se la empieza a considerar más bien como un problema, algo que puede ser encarado e incluso remediado.

    Desde la asunción del gobierno de Horacio Cartes, desde la administración central las señales fueron claras: “no habrá protección para nadie que incurra en irregularidades en el manejo de la cosa pública” y en ese marco cayeron hombres importantes como el expresidente de Senavitat Francisco Knapps, y el excontralor Óscar Velázquez. El presidente, Cartes no movió un dedo para impedirlo o protegerlos.

    Existe otro escenario que también debe cambiar; la mentalidad ciudadana; aquella que piensa que la corrupción es parte de la vida cotidiana. Debemos entender que tirar un papel en la calle, cruzar un semáforo en rojo o conducir alcoholizado o lanzar latas de cerveza en el pavimento son también actos irregulares.

    Nuestro país dispone normas y reglamentos, quizás endurecerlos podría aportar algunas soluciones. Existe una base legal que sirve de marco para luchar contra la corrupción. El problema yace en la falta de aplicación o implementación de las leyes, o directamente se las eluden lo que genera otro flagelo: la impunidad, que alimenta el concepto del “así nomás luego es, no tiene solución”. Es esto lo que debemos desterrar; para siempre.
    by José Rojas

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/columnistas/7809-tus-corruptos-y-los-nuestros

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 9 noviembre, 2015, 7:56 am
  5. El deber de Mario

    Mario Ferreiro, candidato a intendente de Asunción por la alianza”Juntos Podemos” , tiene una responsabilidad adicional a la de otros candidatos, cual es, explicitar su proyecto político, que bien se sabe en el caso de quienes se postulan por los partidos tradicionales y demás fuerzas con representación parlamentaria, por más que algunos sean pocos conocidos. Sabemos lo que será un gobierno municipal en manos de colorados. Sabemos lo que nos depararía una administración liberal. Y hasta sabemos lo que podría ser una gestión del Frente Guazú. Pero no sabemos casi nada sobre lo que sería una eventual intendencia de Mario. Las únicas referencias que tenemos de él es que, no hace mucho, reivindicaba íntegramente el gobierno de Fernando Lugo, así como el de Hugo Chávez y NicolásMaduro, por lo cual es válido preguntarnos, y preguntarle, si esos son los “modelos” que pretende instaurar en la Capital en el caso de ser electo.

    Las trilladas propuestas sobre el mejoramiento de las calles, la recolección de basura o el hermoseamiento de los espaciones públicos, forman parte del eterno discurso de todos en las campañas municipales, que se suceden una tras otra casi como si fueran calcos de las anteriores, exceptuando los personajes. Es eso lo que se le ofrece al electorado. Se vende “el perfil” del candidato y se entabla una guerra marketinera para instalar la idea de que se trata de “el mejor”, “el más capaz”, “el exitoso”, etcétera. Pero insistimos, detrás de ellos están los partidos que sí conocemos, porque ya estuvieron al frente de la administración central, de gobernaciones y municipios; no así Mario, de quien solo conocemos su carrera como presentador de noticias y conductor de programas mañaneros.

    El candidato de “Juntos Podemos” pareciera entonces ser un enigma. Sin embargo, basta urgar un poco en su breve incursión en la política para encontrar algunas pistas acerca de cuáles son sus preferencias políticas. Decíamos que en más de una ocasión se pronunció a favor del gobierno de Fernando Lugo. También calificó como un “golpe de Estado” la destitución de este vía juicío político. Y en el 2012, en plena campaña con vistas a las elecciones generales del año siguiente, afirmaba que “si Lugo tiene la posibilidad de volver a candidatarse a presidente y lo hace, creo que todos lo volveremos a apoyar”. Del mismo modo, en reiteradas oportunidades manifestó su adhesión al régimen chavista de Venezuela. Y en las filas de su movimiento activan dirigentes identificados con dichas corrientes ideológicas, como Camilo Soarez, uno de su más cercanos colaboradores.

    Ferreiro, como cualquier ciudadano, tiene derecho a smpatizar con esa vertiente política u otra. Pero así como le asiste ese derecho, también tiene la obligación de decirle eso a los electores, en lugar de ocultar sus posiciones bajo propuestas de corte municipalistas. Debe contarles que pretende aplicar en Asunción los esquemas “luguistas” y chavistas”. Es lo justo, si respeta a los ciudadanos a quienes les pide el voto. Después de todo, ellos deben ser concientes que si le votan a Mario, les puede salir un Lugo o un Maduro.
    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/editorial-impreso/7747-el-deber-de-mario

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 9 noviembre, 2015, 7:55 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Péva ndejoráne, he’íje oka’úva mondahare.25/07/17

fotociclo ✓

El Cirque du Soleil presentará Amaluna, del 26 de julio al 13 de agosto en Asunción

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: