estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Un proyecto peligroso

El Congreso continúa con su épica de intervenir a fondo en la economía con proyectos que se aproximan a la cirugía mayor. La iniciativa de migrar los fondos públicos a la banca oficial cuadra muy bien con un antiguo aforismo teutón: “Tirar el agua del baño con el niño adentro”. También le cabe otra expresión: “Poner todos los huevos en una sola canasta”, a lo que habría que agregar “y una canasta bastante frágil”.

Pongamos las cosas en un contexto de razonabilidad. No está mal que se incorpore al único banco oficial en operaciones en el circuito comercial, el Banco Nacional de Fomento, como destino de los fondos públicos, entre ellos, los destinados al pago de salarios, servicios, compras y demás obligaciones del Estado. Sólo que esta incursión del BNF debería hacerse, no por ley, sino ajustándose a las reglas de la libre competencia. Aquel banco que ofrezca las mejores condiciones de rentabilidad y seguridad, según el escalón otorgado por las calificadoras de riesgo, se lleva en licitación un determinado bloque de dinero público. Como esos fondos tienen plazos muy estrictos, tanto en ingreso como en egreso, su administración requiere una ingeniería financiera muy precisa. No se trata de un bloque inmenso de dinero que cae de una sola vez en sus bóvedas, sino de partidas que son depositadas periódicamente según el ritmo de las recaudaciones de la Secretaría de Tributación. Mientras tanto, la Tesorería tiene sus requerimientos mensuales estrictos en materia de salarios devengados y en pagos programados por toda clase de compras y servicios. Esto le crea al Banco la obligación de tener importantes partidas de dinero en disponibilidad inmediata. Los fondos jubilatorios del IPS en cambio tienen una estructura de cartera más adaptable a los ritmos bancarios comerciales pero igualmente estrictos en cuanto a su disponibilidad. De la misma condición gozan los fondos de otros orígenes, no aplicables a los gastos corrientes y que pueden integrar carteras con más posibilidades de rentabilidad a corto o mediano plazo. Como puede notarse, administrar fondos públicos requiere el mismo rigor operativo que rige en general en la banca comercial con la diferencia de que pertenecen a un cliente con una compleja estructura.

No estamos diciendo con esto que el BNF carezca de competencia para hacerse cargo del dinero del Estado. Pero sí estamos seguros de que no podrá hacerlo de una vez sino en forma gradual y sistemática, preparando personal y reparticiones para el aluvión de trabajo que se les vendrá encima.

Por eso reiteramos que la iniciativa del Congreso no es mala en sí misma pero a condición de que sea un proceso gradual y que esa migración se haga, no por una ley, sino dentro de las competencias ordinarias del BNF –cuya carta orgánica está siendo reformada- concurriendo como un oferente más en licitaciones públicas. Y lo más importante: para beneficio de todos y sin daño para nadie.

http://www.5dias.com.py/42822-un-proyecto-peligroso

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Un proyecto peligroso

  1. A desmantelar los monopolios

    Según establece nuestra Constitución Nacional, en su artículo 107, “toda persona tiene derecho a dedicarse a la actividad económica de su preferencia, dentro de un régimen de igualdad de oportunidades”. Y agrega: “Se garantiza la competencia en el mercado. No serán permitidas la creación de monopolios y el alza o baja artificiales de los precios que traben la libre concurrencia”.

    Sin embargo, la realidad nos demuestra que la Ley fundamental, en esta materia, es letra muerta. Los monopolios privados gozan de muy buena salud y atropellan salvajemente los derechos de los consumidores. Nos obligan a pagar lo que a ellos se les ocurre, en su afán desmedido por ampliar cada vez más sus márgenes de ganancia. Son incapaces de autoregularse, ya lo dijimos en otras ocasiones, como sucedió con los bancos que abusaban de las tasas de interés de las tarjetas de crédito, y como sucede con los emblemas que importan combustibles, lo cual hizo necesaria la intervención del Estado para ponerles límites, que es el camino por el que hay que seguir transitando.

    Si observamos diversas áreas de la economía, encontraremos que el supermercadismo es un monopolio por demás poderoso. Para éste no existe el libre juego de la “oferta” y la “demanda”, ni el “libre comercio”, ni la “libre competencia. Algo similar sucede con las compañías telefónicas, como también con las navieras que transportan los combustibles, por citar algunos ejemplos. En todos los casos, el denominador común es que entre unos pocos definen los precios, e imponen las reglas de juego que a ellos conviene, ejerciendo la única la libertad que en realidad les interesa, que es la de hacer lo que quieren.

    Por eso fue tan valiosa la intervención del Estado en el tema de los intereses de las tarjetas y en la batalla que hoy libra con los emblemas. Es la única forma de que se ponga en práctica lo que reza la Constitución y que en verdad funcione el libre mercado, hoy acaparado en gran medida por una banda de inescrupulosos.

    Por eso también es de fundamental importancia que el Banco Nacional de Fomento potencie su participación en el mercado del dinero plástico, ofreciendo intereses por debajo de los bancos privados, o que Petropar se proponga habilitar 100 nuevas bocas de expendio en los próximos dos años. Ya esto se podría sumar otras iniciativas, como poner en marcha un plan para dotar a la petrolera estatal de una flota propia de barcazas, para traer los combustibles desde el puerto de Buenos Aires, y apostar al desarrollo de la Copaco, a fin de competir con las telefonías privadas en todos los segmentos.

    No se trata de elaborar un “decálogo” de utopías, sino de plantear para el debate medidas que son absolutamente realizables en los marcos del capitalismo, pero no ultra liberal, sino con rostro humano.

    El objetivo es uno solo: Brindar a la ciudadanía los mejores productos al menor costo posible. Pero para eso hay que poner fin a esa lacra llamada monopolio, no solo mediante normativas, sino lanzándole al Estado a competirle en todos los campos.

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/editorial-impreso/12744-a-desmantelar-los-monopolios

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 29 enero, 2016, 5:05 am
  2. El interés general exige control eficaz del mercado financiero

    La dinámica de los cambios que están ocurriendo en el mercado financiero obliga a las instituciones públicas a adaptarse al mismo ritmo. Esta situación exige la adaptación de los marcos normativos, sobre todo aquellos que garantizan una adecuada regulación y transparencia. El Congreso se encuentra discutiendo en este momento la reforma de la Ley de Bancos. Esperemos que el resultado de esta discusión sea una normativa moderna, acorde con las necesidades de dotarle de seguridad y previsibilidad al mercado financiero y sobre todo la supremacía del bienestar general por sobre el interés particular.

    Las sucesivas crisis financieras nacionales e internacionales demostraron fehacientemente que el mercado no es capaz de autorregularse, por lo que se hacen necesarias normas modernas e instituciones públicas con la fuerza necesaria para hacerlas cumplir.

    Los nuevos instrumentos financieros, las lecciones aprendidas de las crisis y sus altos costos económicos y sociales, la profundización de la globalización y la transformación que ha sufrido Paraguay en los últimos 20 años obligan a modernizar la normativa vigente.

    Las tres crisis financieras nacionales de la década de los noventa y la crisis internacional de 2009 y sus consecuencias todavía vigentes dan cuenta de que la regulación estatal es fundamental para minimizar los impactos negativos. Tanto el marco normativo como las instituciones reguladoras deben tener el mismo ritmo que el mercado financiero. Este último muestra una rápida evolución, la que debe ser acompañada por el sector público.

    El rol regulador del Estado es central y para que pueda ejercerse de manera eficaz se requiere dotarle de los instrumentos legales y organizacionales. Ello exige dinamismo en los cambios, por lo que el Congreso debe analizar con atención la propuesta que tiene en su poder y coordinar con el Banco Central una propuesta que integre equilibradamente estándares internacionales con la realidad del mercado nacional.

    En esta tarea es fundamental que se ponga el interés general en primer lugar. Si bien es importante que el sector bancario exprese su opinión sobre el proyecto de ley y provea información sobre el funcionamiento de los mercados, más relevante aún es garantizar previsibilidad del mercado, confianza de los depositantes y transparencia para la ciudadanía.

    No es necesario recordar que las consecuencias del mal tratamiento de las crisis de los noventa continúan sintiéndose y que los costos de enfrentar las mismas han sido los más altos en los que ha incurrido una política pública en el país en tan corto lapso.

    A nivel internacional estamos viendo diariamente las consecuencias en los diferentes países del mundo, desde EEUU en 2009 hasta recientemente Grecia, de un mal manejo del mercado financiero. Los costos sociales han sido tan altos que varios países europeos han retrocedido años en su nivel de desarrollo.

    El mercado no se autorregula, menos aún en economías pequeñas donde la posibilidad de colusión es alta. El rol del Estado debe ser regular para proteger a los agentes económicos y lograr que las instituciones financieras sean solventes y estables.

    Esperemos que la reforma de la Ley de Bancos le permita a Paraguay contar con una norma moderna que incorpore las lecciones que dejaron las sucesivas crisis de las dos últimas décadas y fortalezca el rol regulador del Estado para asegurar la primacía del interés general.

    http://m.ultimahora.com/el-interes-general-exige-control-eficaz-del-mercado-financiero-n944620.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 8 noviembre, 2015, 6:07 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

Archivos

estadistas ✓

  • 1,038,805 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: