estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

ROTACIONES

Anuncian cambios en diferentes estamentos de la policía nacional, lo que ya se volvió rutinario en los últimos tiempos, sin que esas modificaciones en la estructura del personal hagan que se mejore en calidad la labor de los uniformados del orden. Al contrario cada vez la inseguridad generada por los delincuentes menores  y los personeros del crimen organizado crean mayores preocupaciones en la población, no solamente de las zonas urbanas mas habitadas, sino también en vastas zonas rurales donde también la delincuencia sienta sus reales cada vez con mayor intensidad. Por eso evidentemente se debe hacer toda una reingeniería en materia de los cuadros policiales para combatir la inseguridad.

Lo que todos sabemos es que la simple rotación del personal policial no garantiza el éxito de los cambios realizados, lo que debe ser modificada es la estructura organizativa y los paradigmas que rigen a esta institución, sin embargo lo que se hace es solamente el enroque, de las mismas  piezas dentro del tablero de ajedrez de la institución, muchos de ellos averiados e irrecuperable para la sociedad son los que siempre están en la danza de los cambios que se realizan con lo que es difícil pensar en mejorar los resultados. Lo que hace falta es depurar los cuadros de tal forma que solamente los capaces y honrados sigan en los cuadros policiales, pues lo otro es solamente trasladar el problema de un sitio a otro de la geografía patria.

La purga es absolutamente necesaria para mejorar los cuadros policiales, no se puede pedir excelencia o tan solo eficiencia con cuadros mal capacitados y   peor instruidos, alejados de las técnicas y las ciencias modernas en materia de investigación y procedimiento. También las escuelas de formación de oficiales y suboficiales de las fuerzas policiales, no deben ser refugios de estudiantes fracasados, enviados a estos sitios como castigo o para que les sirvan de regeneración de conductas antisociales, por sus padres y familiares, sin el perfil, ni la vocación y menos la solvencia moral y de servicio al semejante que se espera debe ser el norte de los policías que antes que nada deben ser servidores públicos, siempre prestos para auxiliar y brindar ayuda a la sociedad.

Es necesario mejorar las fuerzas policiales, desde los poderes del estado se ha hecho un esfuerzo importante para dotar de elementos y equipos modernos para cumplir con sus deberes, armas, chalecos antibalas, patrulleras, helicópteros, equipos de comunicación, son parte de los elementos que se han puesto al servicio de las tropas, pero si la capacitación y formación personal falla no existen artilugios o equipos tecnológicos que puedan suplir esa falencia. No podemos decir que la policía tiene que recuperar su buena fama, pues nunca lo tuvo en demasía, a la policía Stronista al servicio de la dictadura y la represión, en tiempo de democracia reemplazó una policía indolente y corrupta asociada a mafias locales que debe mostrar una imagen distinta si quiere ganar prestigio y respeto de la ciudadanía, que no pasa precisamente por el cambio del color de uniforme.

Andrés Granje

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “ROTACIONES

  1. Reforma de fondo que rescate a la Policía Nacional de su letargo

    En la Policía Nacional siguen con las constantes rotaciones y traslados dentro de su cuadro personal activo, en busca de ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía. El problema es que, bajo esos nuevos rostros, la Policía Nacional sigue siendo la misma, con sus limitaciones y sus capacidades. Esencialmente, es una policía del siglo pasado, concebida como un cuerpo de vigilantes callejeros sólo capaces de dar respuesta a delitos comunes perpetrados por delincuentes de poca monta.

    Frente a bandas organizadas, provistas de sofisticada logística, poderosos armamentos y movilidad último modelo, la vieja policía poco o nada puede hacer más que esperar un golpe de suerte o algunos soplones que les proporcionen pistas más o menos confiables. La presencia policial en las calles es necesaria. Lo demostró Rudolf Giuliani mientras fue alcalde de Nueva York, logrando reducir los índices de criminalidad en forma drástica. Pero si bien las patrullas son eficaces, las mismas no funcionan por azar o gracias a algún orden aleatorio.
    En cada unidad policial hay núcleos de policías especiales, los famosos detectives, que ponen en práctica procedimientos de análisis de hechos y escenarios y que son los que realmente conducen la investigación en cada caso. El tratamiento de la escena de un crimen ha cobrado categoría de ciencia y se lo ejecuta con verdaderos departamentos de científicos, a través de procedimientos estrictos en busca de pruebas materiales que vinculen a los criminales con la escena en la que se cometió el delito. Los policías de patrulla deben estar preparados para tratar adecuadamente un escenario delictivo aislándolo y evitando toda contaminación que eche a perder la mejor investigación.
    Aunque algo se está haciendo ya en ese sentido en nuestro país, aún falta la reforma de fondo que rescate a la Policía Nacional de su letargo del siglo veinte, época en la cual, por lo demás, se la usó como policía política y represora, lo que le ha causado un daño virtualmente irreparable como fuerza. Si a ello añadimos su contaminación con todo tipo de delitos y violencias, tenemos un cuadro lamentable que no se logrará reparar simplemente con un cambio de uniforme.
    La Policía Nacional merece un tratamiento a fondo, tal vez una nueva ley orgánica con la que puedan depurarse sus cuadros y dotarla de las herramientas de avanzada que contribuyan a su adecuación a este tiempo y a combatir con éxito el creciente umbral de inseguridad que reina en el país.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 04/04/2016, 09:42
  2. Por culpa de unos cuantos se sospecha de todos los policías

    Editorial Ultima Hora

    La fortaleza de algunos grupos de delincuentes radica en la debilidad de aquellos policías que establecen con ellos alianzas estratégicas para alcanzar mutuos beneficios. De esa manera, un grupo de los encargados de dar seguridad a la población, y a los que la ciudadanía –a través del pago de sus impuestos– paga su salario, pasan al bando de los que viven al margen de la ley. Ese problema dentro de la Policía Nacional no es nuevo. Su supervivencia, en parte, obedece al silencio de sus camaradas que conocen sus actividades ilegales, pero no los denuncian. Esa institución cumplirá su cometido social cuando logre sacar de sus filas a uniformados corruptos, cómplices de delincuentes.

    El ministro del Interior, Francisco De Vargas, denunció ante la Fiscalía General del Estado a policías en actividad sospechosos de ser cómplices de la poderosa banda de asaltantes de cajas de caudales y cajeros públicos a la que pertenecía el abatido Nelson Gustavo López, más conocido como Yacaré Po.

    Hasta ahora, el vínculo de un comisario principal, un subcomisario y un suboficial inspector quedó establecido en el peritaje realizado a los teléfonos celulares de los que se incautó el Ministerio Público en los allanamientos realizados en el marco de la investigación de la peligrosa gavilla de asaltantes que mantiene en vilo a las fuerzas de seguridad del país.

    Esa situación pone, una vez más, a consideración de la opinión pública la complicidad de algunos policías con bandas de malhechores a las que sirve, sobre todo, proporcionando informaciones claves acerca del movimiento de la policía. De esa manera, los delincuentes se mueven en escenarios que les garantizan grandes probabilidades de éxito en sus intervenciones delictivas.

    Otra típica manera de “cooperación” con los enemigos de la sociedad es dejar sin cobertura policial determinadas áreas durante un tiempo suficiente como para que perpetren sus actos delictivos y se pongan a salvo de sus posibles perseguidores.

    Lo más lamentable de estas conexiones perversas entre los que buscan apoderarse por medios ilícitos del patrimonio de las personas y los uniformados es que participan oficiales de alto rango que deberían dar ejemplo de honestidad y lealtad a la institución que les formó y les mantiene en sus cuadros a sus subordinados.

    La perniciosa deducción de los de menor rango es que si los jefes incrementan sus ingresos con el vínculo de aquellos a los que deben combatir para dar seguridad a la ciudadanía, también ellos están autorizados a transitar el camino de la ilegalidad en la medida de sus posibilidades.

    No hay nada peor para un país que sospechar de que todos los policías tienen las manos sucias por culpa de unos cuantos –ya descubiertos o no– que han traicionado a la institución en la que prestan servicios. Si no se puede confiar en la fuerza constitucional que tiene que defender a las personas y sus bienes, la población se encuentra en estado de indefensión.

    Las denuncias ante la Fiscalía y la separación de sus cargos de los que podrían estar implicados en actos de delincuencia son apenas un paliativo circunstancial para evitar la censura pública, ya que no apuntan a soluciones de fondo que permitan depurar la institución policial.

    Por eso, el Ministerio del Interior y la Policía Nacional tienen que buscar los mecanismos necesarios para que desde adentro, por obra de los policías honestos y con coraje para denunciar a quienes los desprestigian y los vuelven a todos sospechosos ante la sociedad, se depure ese organismo de seguridad. Llevará tiempo lograr ese propósito, pero vale la pena iniciar un proceso que, a la larga, beneficiará a todo el país.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 02/12/2015, 07:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ajavýiko che rape, he’íje aguara ho’á jave ñuhâme.16/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,575 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

JUSTICIA A LA MEDIDA

El TSJE tuvo que  fallar en un caso, en el que una persona le solicitaba que dijera si era legal o no la candidatura de Peña por uno de los movimientos colorados, ciertamente Peña  sigue siendo afiliado al PLRA, y aún que se afilió, de manera forzada el 31 de octubre del año pasado, no había cumplido aún el año de permanencia como colorado, ni tampoco había renunciado a su afiliación de liberal. El juez saca una resolución kafkiana, dice a los efectos legales por una ley del año 1996, una persona no puede tener 2 afiliaciones simultáneas, pero aquí está lo kafkiano: “para los efectos legales valdrá la última”, dice en su fallo dado conocer, con ese criterio es más o menos lo siguiente: “la bigamia está prohibida en el Paraguay pero para los efectos legales valdrá el último de los matrimonios”. Evidentemente sí a los efectos legales se prohíbe una cosa determinada, a los efectos legales lo único que puede hacerse, es acatar lo que manda la norma y no inventar una ficción jurídica, por la cual una persona con una doble afiliación puede continuar un cargo determinado o puede aspirar a una representación por un partido político.

Todo mal, una justicia cada vez más entregada al poder político, a la que teme mucho menos en su condición de tal, la justicia a los políticos, y este fallo que lógicamente se escribe en un capítulo kafkiano de la historia política y jurídica paraguaya.

BFB

JUSTICIA A LA MEDIDA II

Ahi una resolución también, de la Corte Suprema de Justicia que dio al grupo de prensa de Cartes, para que puedan dar la boca de urna en el transcurso de los comicios del próximo día domingo, esto es una antesala a un caos, si anteriormente se había establecido que la boca de urna, solo podía darse solo a 60 minutos después de haber concluido el acto comicial, ahora vamos a tener una guerra de bocas de urnas el próximo domingo. Cada uno de los sectores de medios estará diciendo quién va adelante, y que estará buscando finalmente con eso manipular la voluntad de los electores que aún no se han decidido porque candidatura abrazarse en ese momento, ciertamente la Corte no ayudó para nada a la pacificación de los espíritus y al cumplimiento de las normas, si la norma dice que no se puede hacer algo por una situación determinada, que es la de buscar la tranquilidad antes de unos comicios y durante los comicios, en el caso de las boca de urnas, esta resolución de la Corte, lo único que augura es mayor conflictividad, y porqué no lamentandonos posteriormente hechos de violencia.

BFB

PARAGUAY TUTELADO

Una cuestión importante del ámbito de la relación internacional, la cancillería paraguaya a través de su vicecanciller Gonzalez, llamó la atención a Hugo Rodríguez, representante de la embajada de los EE.UU., que un twitter, auguro que unas elecciones sean llevadas con transparencia y justicia el proximo dia domingo y al mismo tiempo estuvo en favor de la homilía del Mon. Ricardo Valenzuela, eso hizo que el gobierno paraguayo le llamara la atencion al representante diplomático y le dijera que se está involucrando en cuestiones internas del país. Muchas de las cuestiones internas del país no podrían haber sido resueltas solo por nosotros, o a través de nuestras instituciones, en mucho de los casos, esto que alguno denominan “democracia tutelada” no se hubiera podido llevar adelante de la manera como se llevó, sin la abierta intromisión de poderes extraños al país, que han tenido que poner en el cauce, la locomotora de la democracia en el sitio correcto, el Paraguay todavía lamentablemente con las instituciones que tiene, con la manera en que los poderes del estado administran la cosa pública, la forma irrespetuosa del trato a la Constitución y a las normas, no permiten de que nosotros nos valgamos por nosotros mismos para administrarnos. El dia que los paraguayos tengamos una Justicia confiable y seria, un poder Legislativo ampliamente consolidado, en términos de representación popular, y un poder Ejecutivo que tema y respete a la Constitución, en ese momento, cualquier intromisión en asuntos internos, tendria que llamarnos la atención, el escándalo mayor de la política paraguaya es la manera en que hemos construido nuestras instituciones y el escaso respeto que tenemos a las normas legales.

BFB

A %d blogueros les gusta esto: