estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

El rápido enriquecimiento de un intendente no es buen signo

Muchos intendentes, sin vergüenza alguna y premiados por la impunidad, se han enriquecido de manera meteórica. Algunos de ellos llegaron al poder pobres de solemnidad y en pocos años se han vuelto potentados, resultándoles imposible cuantificar su patrimonio. Esta situación se da porque los organismos del Estado –encargados de controlar el manejo del dinero por parte de las autoridades– no funcionan, convirtiéndose así en cómplices de los corruptos. También porque la sociedad civil no se ha organizado con la fuerza necesaria para exigir transparencia y honestidad a los que se desempeñan en puestos que deberían ser de servicio para las comunidades y no un trampolín para piratas.

En estos días previos a las elecciones municipales  abundan las denuncias en contra de intendentes que llegaron a la sede de sus funciones con una mano adelante y otra detrás, para volverse –rápidamente– ricos, sin que su sueldo sea la causa del acelerado ascenso en la acumulación patrimonial.

Uno de los que ejercieron el cargo de intendente que logró el milagro del enriquecimiento en el ejercicio de sus dos gobiernos es Albino Ferrer, de San Lorenzo, quien había renunciado para ser candidato a la re-reelección.

De humilde vendedor de chipas en las calles, hoy tiene una considerable fortuna. Y ha utilizado su poder para beneficiar a sus familiares y amigos dentro de su administración municipal.

Como él, son muchos los intendentes que han cambiado a gran velocidad de situación económica. Esto no representa un buen signo pues crea la duda de en base a qué se han vuelto millonarios.

Ante la proximidad de los comicios del próximo 15 de noviembre, es el momento propicio para observar a los que ya fueron intendentes y aspiran volver a ser votados por la mayoría para conocer de qué modo han utilizado los fondos puestos a su disposición. Entre ellos están los royalties de Itaipú, los del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) y los provenientes de las recaudaciones del Impuesto Inmobiliario de sus distritos.

Si hay tantos administradores corruptos es porque las instituciones de control y castigo han sido hasta hoy organismos que han traicionado el propósito de su existencia. Es inadmisible que las autoridades de tantas municipalidades sigan haciendo un uso incorrecto de los recursos disponibles. La Contraloría, como fiscalizadora y el Ministerio Público deben enviar a la cárcel a los que malversaron los fondos que debieron ser destinados a mejorar las condiciones de vida de los habitantes de sus municipios.

La ciudadanía también debe organizarse para pedir rendición de cuentas a sus autoridades y detectar los desvíos de fondos para fines personales. Su responsabilidad no debe terminar al depositar voto.

Ante las elecciones en puertas, es necesario que los que concurran a las urnas ejerzan un control sobre sus intendentes. Ellos, en el poder, no tienen carta blanca para disponer del dinero como si fuera de su propio bolsillo.

Los ciudadanos pueden utilizar los medios de combate a los delincuentes de las administraciones públicas que proporciona la Ley de Transparencia y Acceso a la Información y sobre la base de datos públicos actuar exigiendo transparencia.

Si este estado de cosas se mantiene, el país tendrá pocas opciones para avanzar, y gran parte de los recursos seguirá en manos de intendentes que roban dinero público para enriquecerse.

http://www.ultimahora.com/el-rapido-enriquecimiento-un-intendente-no-es-buen-signo-n943788.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

6 comentarios en “El rápido enriquecimiento de un intendente no es buen signo

  1. Negro panorama

    Por Antonia Delvalle Castillo

    Hace nueve meses, es decir en noviembre de 2015, pobladores de San Lorenzo presentaron ante el Ministerio Público un pedido de investigación del uso de más de G. 9.549 millones del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide), que recibió en 2013 el intendente colorado Albino Ferrer. La pesquisa a cargo de la agente fiscal Viviana Riveros no ha avanzado.

    Ferrer utilizó más de G. 8.700 millones para obras sin llamar a licitación, en abierta violación de la Ley 2051/03 “De contrataciones públicas”, según Contraloría General de la República.

    Esto, si bien es una mera falta administrativa, abrió la posibilidad para la comisión de varias irregularidades, que de comprobarse configurarían en delitos de lesión de confianza, daño patrimonial y estafa.

    La falta de celeridad en las averiguaciones para reunir pruebas que pudieran sustentar una imputación y posterior acusación, que permita una condena ejemplar, motivó a preocupados pobladores a acudir a la sede de la Fiscalía en varias oportunidades. El fiscal adjunto Patricio Gaona, por su parte, y la encargada de la investigación, Viviana Riveros, pintaron un negro panorama.

    Dijeron, entre otras cosas, que en gran medida la investigación no depende del Ministerio Público sino de otras instituciones a las que se les debe pedir informes, y están prácticamente sometidos a la voluntad o disponibilidad de estas en prestar su colaboración. Es más, Gaona dijo que existen solo dos peritos de obras para todo el país.

    Resulta vergonzoso e inaceptable que el Ministerio Público no busque los mecanismos para acelerar los procesos. El valioso tiempo que desperdician es aprovechado por los sospechados de corrupción para borrar huellas, “arreglar” errores.

    La Fiscalía da pie a que todo termine en lo de siempre: sin pruebas, sin condenados. La justicia una vez más da la espalda al pueblo otorgando impunidad a las autoridades que seguirán disponiendo de manera discrecional de recursos destinados a mejorar el nivel educativo de miles de niños y adolescentes.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 agosto, 2016, 5:56 am
  2. ¿Y los 12.000 millones?

    Por Antonia Delvalle Castillo

    El intendente Albino Ferrer (ANR) lleva a los estrados judiciales al ciudadano Meliton Bittar por haberle gritado en público “Ferrer… ¿dónde están los 12.000 millones?”.

    El suceso ocurrió el 15 de octubre de 2015, cuando el jefe comunal –acompañado del presidente de la República, Horacio Cartes– estaba inaugurando el mercado Florida, de San Lorenzo.

    En aquella ocasión el grupo de ciudadanos Frente Contra la Corrupción y la Impunidad se preparó para escrachar a Ferrer, pero varios de sus miembros fueron retenidos momentos antes por agentes policiales.

    Solo Bittar pudo expresar su inquietud al intendente electo.

    La idea de ese grupo ciudadano era la de aprovechar la presencia del primer mandatario para hacerle saber las “andanzas” de su correligionario, cuya administración es cuestionada por distintos sectores.

    Los pobladores estaban convencidos de que Cartes les escucharía, ya que en un discurso realizado en enero del mismo año había advertido que iba a cortar la mano a los funcionarios públicos corruptos. Pero no fue así, pues apoyó la reelección de Albino.

    Así, Ferrer, atornillado de nuevo a la silla del ejecutivo municipal, querelló por difamación, calumnia e injuria a Bittar, que espera una nueva fecha para el inicio del juicio oral.

    Bittar se basó en el informe de la Contraloría General de la República (CGR), que concluyó que el intendente sanlorezano no presentó los documentos respaldatorios de gastos realizados por más de G. 12.573 millones, durante el 2008.

    Lejos de responder y aclarar las sospechas que pesan sobre su administración, el intendente decidió llevar a tribunales al ciudadano.

    Y para peor, las autoridades judiciales se prestaron a este “circo” al dar curso al planteamiento para castigar a un vecino –elector– cuyo pecado fue exigir trasparencia.

    Esperamos que los representantes judiciales se “pongan los pantalones” y se decidan a desempolvar las múltiples denuncias que pesan sobre Albino y su entorno, entre ellas las que tienen que ver con el Fonacide.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 julio, 2016, 7:59 am
  3. No al fanatismo

    En los últimos días la ciudad de Limpio fue noticia a nivel nacional e internacional por la difusión de un video pornográfico en donde se observa al actual intendente con permiso, Ángel “Toto” Gómez Verlangieri (PLRA), manteniendo relaciones sexuales con una joven en plena oficina pública, que además tuvo el descaro de filmarlo –aparentemente– sin autorización de la mujer que entonces se desempeñaba como funcionaria municipal.

    Pero esto solo demostró una parte de la realidad que viven los limpeños desde que el clan familiar Gómez Verlangieri se instaló en el ejecutivo municipal hace 25 años: la Comuna fue de mal en peor.

    Sin embargo, las múltiples evidencias sobre el uso y abuso de poder por parte de estos políticos parecen no ser suficientes para uno que otro sector de la población que todavía intenta defender sus paupérrimas administraciones.

    A la vista está que la comunidad está sumida en el abandono, con calles en mal estado, falta de alcantarillado sanitario, mejoramiento de espacios públicos y pésimo servicio de recolección de basura.

    Causa indignación ver cómo algunos formadores de niños y adolescentes, mediante carteles alusivos a la hombría masculina, discriminan al género femenino con tal de demostrar su apoyo no al Partido Liberal sino a una familia cuyos ideales y doctrinas están lejos del liberalismo de grandes patriotas.

    Es hora de que la población abandone el fanatismo por este sector y apueste por sacar a la ciudad del chiquero en el que está sumergida.

    Por Juan Daniel Jara

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/no-al-fanatismo-1423296.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 5 noviembre, 2015, 4:43 am
  4. Ejemplo argentino

    Hace pocos años, allá por el 2012, adulones de Cristina Kirchner llevaban adelante una feroz temible campaña mediática a favor de la re-reelección de la presidenta Argentina y todo apuntaba en la necesidad de modificar la Constitución del vecino país para permitir que la mandataria pueda candidatarse y ganar futuras elecciones a fin de mantenerse indefinidamente en el poder.

    Y fue así que se formaron ejércitos de lisonjeros, legiones de zalameros y tropas de halagadores que tuvieron por misión convencer a la gente sobre la necesidad de apoyar la re-reelección de Cristina.

    La campaña fue intensa y no permitía críticas u opiniones contrarias al plan que tenía por finalidad instalar en la Argentina un gobierno de estilo dictatorial dentro del modelo del “Socialismo del Siglo XXI”, inspirado en ideas totalitarias del bolivariano Hugo Chávez, padrino político de los Kirchner.

    Los primeros cuestionamientos hacia el tiránico proyecto aparecieron en la prensa escrita argentina y fue así que el diario Clarín se convirtió en el eco del rechazo de la gente hacia el proyecto totalitario.

    Sus críticas le valieron a Clarin, amenazas, ataques inmisericordes y persecuciones de todo tipo de parte de los kirchneristas y sus obsecuentes irracionales.

    Pese a las agresiones, los cuestionamientos al nefasto plan gubernamental kirchnerista, plasmados en la palabra escrita publicada en papel, concientizaron y movilizaron a los ciudadanos en históricas jornadas de protestas que evidenciaron el rechazo y repudio a la eternización de una dictadora de hecho.

    Y fue así que el poder omnímodo de Cristina se fue debilitando hasta que se celebraron las elecciones generales con un resultado que obliga a una segunda vuelta porque el voto de la gente rompió los planes totalitarios y mafiosos.

    De esa forma, los argentinos dieron una gran lección de democracia gracias a una prensa libre, odiada por los hampones y dictadores que detestan las críticas y revelaciones de sus chanchullos o negocios ilícitos.

    Este ejemplo argentino nos enseña el valor que tiene la libertad de expresión, información y de prensa al tiempo que nos plantea las siguientes preguntas:

    Lo sucedido en Argentina, ¿podría contagiarse a Venezuela?

    ¿Qué podría hacer Paraguay con su Presidencia Protémpore del Mercosur para que la primavera democrática argentina se contagie a l patria de Simón Bolívar?

    ¿Qué hará Paraguay ante el reciente anuncio de Nicolás Maduro, quien dijo que nunca entregará el poder?

    por Edgar Ruiz Diaz

    http://www.abc.com.py/blogs/las-preguntas-de-venerando-88/ejemplo-argentino-2790.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 5 noviembre, 2015, 4:42 am
  5. Roben, muchachos… pero no traicionen

    Estafen, pero no hagan campaña por los del otro partido. Roben, pero no traicionen. Metan a toda su parentela en la función pública pero no desobedezcan las órdenes de sus jefes partidarios. ¿Qué se creyeron, a esta altura? ¿Qué tienen derecho a escuchar y hacer caso a su conciencia y preferir al candidato contrario? ¿Qué les pasa por la cabeza?.
    ANR expulsa a intendente por trabajar para liberal
    ¿En qué mundo creen que viven?. Por obrar así, todo un intendente, el de Juan Manuel Frutos, se encontró de un dia para el otro fuera del padrón partidario. Ya no es, estatutariamente, colorado. Traicionó al partido. Parece que creyó que el mejor equipado para gobernar su ciudad no era el de su palo sino el de la contra, que por decente era desconocido y que por eso decidió apoyarlo. Mala elección. Un “soldado del partido” no escucha su conciencia sino al cacique de turno. Más le vale hacerlo. Y si no, que se lo digan los nueve afiliados de San Pedro que incurrieron en la ira del “Tribunal de Conducta”, integrado por tres “jupiter tonantes” dispuestos a descargar su ira sobre los correligionarios que en lugar de obedecer ciegamente la “orden superior” se permiten ejercer su raciocinio ciudadano.
    ANR sancionó a quienes “cambiaron de bando”
    La política, estimados amigos, no es cuestión de decencia ni de ejercicio de la razón. ¿Han visto a algún “correligionario” ladrón (del partido que fuere) entre rejas?. La política en el Paraguay es disciplina y cooperación, obediencia y complicidad, “si señor” y nada de criterio propio. El pensamiento libre y soberano, ejercido con señorío y plenitud, es un cuento de historiadores, sociólogos y políticos.
    En la política paraguaya de hoy, eso está prohibido.
    Para ser sintéticos y explícitos:
    • Robá la merienda escolar, quedáte con los fondos del Fonacide (aunque las escuelas se caigan con peligro para los alumnos, incluido tu hijo), meté en tu oficina pública a toda tu parentela a cobrar sueldos sin trabajar, vendé influencias, dibujá licitaciones para ganarlas con testaferros, alardeá de tus mansiones, autos de lujo, propiedades que no hubieras podido comprar en tu época de laburante común… Y sobre todo, sé zalamero y obsecuente con tu jefe. Si lo hacés, no te preocupes. El pomposo “Tribunal de Conducta” de tu partido (ANR, PLRA, Frente Guazú, PDP, etc.) jamás va a procesarte porque para sus integrantes, ese no es un problema ético, ni siquiera lo distinguen ni saben de qué se trata. Disfrutá de tu estatus de lujo… siempre que repartas y ayudes desde el poder a mantener el sistema, cosa que hasta el más infradotado comprende.
    • Pero no se te ocurra ejercer el mínimo acto de conciencia o de introspección ciudadana. O pensar por tu cuenta fuera de la línea oficial de tu partido. Eso es traición. El partido no te lo perdona. ¿Lo entendiste o no?. A tu partido (ANR, PLRA y otros) jamás le fueron un problema ético los ladrones, los estafadores, los coimeros, los vendedores de influencias o los defraudadores de la fe pública. Ni siquiera lo entienden como delito. Y si lo entienden, es peor, porque sufren de una discapacidad moral para condenarlo. Así que, tranquilo. Estos especímenes obedecen solo a la estructura robótica partidaria. Nada más.
    Esta es la podredumbre que tenemos que soportar hoy: Ver que la política paraguaya está enferma y llena de toxicas contradicciones. Al menos, desde sus estructuras partidarias.
    ¿Habrá remedio? Yo no lo sé. Apenas me queda ánimo para pensar que, tal vez, desde el fondo de la rabia ciudadana, surja la respuesta.
    Todavía hay tiempo.
    ¿O no?.

    Por Cristian Nielsen

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 5 noviembre, 2015, 4:41 am
  6. Qué vergüenza

    Hace unos días le pregunté a Jorge Vasconsellos si Roberto Cárdenas podía ser electo intendente de Lambaré aunque estuviera guardando prisión preventiva. Me respondió que sí por el tema de la presunción de inocencia, algo que ya imaginaba, pero la última parte de su respuesta me dejó shockeada: “esta norma rige en todo el mundo, la diferencia está en que en otros países a nadie se le ocurriría votar por alguien que esté imputado por un delito”.

    Y tiene lógica. Aunque la presunción de inocencia es un derecho constitucional, si una persona está imputada resulta que es sospechosa de haber cometido un delito, y en el caso de quienes han ocupado cargos públicos, casi siempre son por lesión de confianza. Nadie en su sano juicio querría votar a un candidato que podría haber cometido un delito y para ello no se necesita que haya una sentencia firme y ejecutoriada.

    Es natural el convencimiento de que alguien que toda su vida se ha adecuado a lo que disponen las leyes y las normas de convivencia no va a ser imputado al pedo, de onda; por lo menos ya no ahora, cuando ya no funcionan los acosos y la delación como forma de combatir a los enemigos.

    Pero aquí todo esto no rige. En este país no solo se vota a los sospechosos de ser delincuentes, sino que se hacen manifestaciones para darles apoyo sin que nadie sienta vergüenza de que su rostro esté en los medios de comunicación y redes sociales apoyando a un posible bandido.

    Pero la cosa va incluso más allá. Resulta que hay varios candidatos a intendentes de todo el país que están imputados por una variedad de delitos. Esto significa que nuestra esencia es tan corrupta, que en las internas partidarias ya votamos a quienes vimos que eran los más sinvergüenzas. Ese tipo honesto, trabajador, dedicado, que basó su campaña en su cuenta de Facebook y en algunos pasacalles que le donó su socio que se dedica a eso, ése no consigue ningún voto. Y no porque no sea conocido; en su pueblo todo el mundo lo conoce, es Juan Pueblo, un tipo valé y querido. Pero nadie quiere que sea intendente porque es demasiado honesto y no habrá posibilidad de hacer “negocios” con él ni de conseguir que le lleve como secretaria a nuestra hija, mujer o chonga.

    Así que elegimos al otro, al badulaque, porque con él tendremos alguna chance de conseguir algo. Y cuando durante la campaña salta a la luz el delito que podría haber cometido, no nos extraña, porque ya sabíamos luego que era “vivo”. Y lo único que rogamos es que el juez no le condene, menos todavía antes de las elecciones.

    Así que todos los discursos que hablan de que en las urnas es donde podremos empezar a cambiar la historia no son más que recurso í que repetimos como muletilla para disimular lo que realmente somos, sujetos que votan a corruptos porque el sueño de sus vidas es poder corromperse con ellos.

    Qué vergüenza…

    Marilut Lluis O´Hara

    http://www.adndigital.com.py/index.php/impreso/columnistas/7436-que-vergueenza

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 5 noviembre, 2015, 4:25 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

fotociclo ✓

Las luces de la costanera rodeando la ciudad

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: