estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Acueducto

En cuanto a finalidad, el proyecto del acueducto del Chaco Central destinado a proveer agua potable a unas 70.000 personas en unas 17 comunidades de la región es, sin duda, la más emblemática iniciativa gubernamental desde que el presidente Eligio Ayala decidió autorizar el asentamiento de los primeros colonos menonitas en la entonces inhóspita región. Hasta aquella fecha, los únicos habitantes –con excepción de algunos pocos corajudos pioneros ganaderos– eran las etnias originarias.

Por su parte, estos esforzados inmigrantes de ascendencia alemana provenientes de Canadá y Rusia que resolvieron establecerse en el “infierno verde” de la leyenda estaban destinados no solo a abastecer con alimentos al Ejército del Chaco, sino con posterioridad a toda la población paraguaya de la Región Oriental, pese a la crítica escasez de agua en la vasta región.

Así, pues, la decisión del Gobierno nacional de construir un acueducto para abastecer de agua potable a las colonias menonitas de Loma Plata, Filadelfia, Neuland y las numerosas comunidades circundantes, como Cruce Loma Plata, Cruce Pioneros, Yalve Sanga y otras, tenía la mística connotación de una postergada reivindicación social y económica por parte del Estado paraguayo en favor de los esforzados colonos menonitas y los pueblos originarios que, poblando el Chaco, cumplieron la misión de afirmar la soberanía nacional.

La primera fase del proyecto se inició en noviembre de 2012, con un plazo de 12 meses para su terminación, prorrogado posteriormente. ¿Cuál es la situación actual en cuanto al avance o completamiento del proyecto, cuando han transcurrido tres años desde la orden de inicio de los trabajos? Lamentablemente, debido a la desidia, inoperancia y corrupción por parte de los burócratas de la Dirección de Agua Potable y Saneamiento (Dapsan), dependiente del Gabinete del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, y la acostumbrada desfachatez de los empresarios viales asuncenos metidos esta vez en la construcción de un acueducto, el saldo neto del estratégico emprendimiento social y económico es simplemente vergonzoso.

Aunque la construcción de la estación de captación, tratamiento y bombeo de La Victoria, así como los dos reservorios ubicados en Loma Plata están terminados y han sido entregados provisoriamente por los contratistas –CDD, el primero, e Ing. Hugo Navarro, el segundo–, el tendido de la tubería entre ambas instalaciones, en una longitud total de 202 kilómetros, tiene un inadmisible atraso, imputable a la corrupción y la desidia de los concusionarios del MOPC, incluidos los ministros que pasaron por esa secretaría de Estado durante los anteriores gobiernos de Fernando Lugo y Federico Franco.

A propósito de este último, cabe recordar que en agosto de 2012, en ocasión de asistir a la Expo Rodeo Trébol, expresó fanfarronamente con referencia al acueducto: “Ojalá, antes de retirarme el 15 de agosto (2013), inauguremos aquí la obra”. Dos años y medio después, el acueducto, adjudicado a empresas vialeras de Asunción en vez de a los propios menonitas, tiene un avance de apenas el 44% el primer tramo de La Victoria al Km. 101,4, en tanto que el segundo, desde este punto hasta Loma Plata, tiene una progresión de solo 31%.

La administración del ministro Ramón Jiménez Gaona ciertamente ha procurado reactivar el virtualmente parado emprendimiento del tendido de la cañería aductora. Perdió inútilmente siete meses evaluando el paralizado emprendimiento, para en el final optar por rescindir el contrato a la empresa brasileña asignada para la provisión de tuberías, Edra Saneamiento Básico, financieramente quebrada, aceptando que la empresa aseguradora, La Consolidada, asuma la responsabilidad de proveer el material faltante.

Es de esperar que, una vez subsanado el inconveniente de la falta de tubos, el ministro Jiménez Gaona aplique las penalidades que correspondan a los consorcios que han incurrido en atrasos no justificables o en mala ejecución de los trabajos de tendido de tuberías, como el consorcio de empresas ABH SA-CONSTRUCTA SA-TAIVO SA, responsable del segundo tramo, que colocó los caños deficientemente en una extensión de 11 kilómetros y que hasta la fecha aún no ha completado su corrección. El consorcio de empresas responsables del primer tramo es PS, compuesto por S y S Construcciones SA y Pilar Constructora SRL.

La ciudadanía vería también con buenos ojos que el ministro Jiménez Gaona dé a conocer el resultado de la investigación llevada a cabo al asumir el cargo con referencia a una supuesta sobrefacturación en la licitación para provisión de tubos para el acueducto durante la administración de Efraín Alegre, presunción detectada a nivel interno durante la gestión del ministro Cecilio Pérez, quien lo reemplazó en el cargo.

Se trata de una obra de importancia capital para la vasta y rica región del Chaco, cuyo desarrollo está postergado, una vez más, por la ineptitud y la corrupción de gobernantes y empresarios cortesanos acostumbrados a rapiñar las arcas públicas atrasando la construcción de las obras como excusa para aumentar su costo, realizándolas en forma deficiente o sobrefacturándolas. Es el “viejo rumbo” que el presidente Horacio Cartes hasta ahora no corrige.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/acueducto-1422737.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Acueducto

  1. Después de un cuarto de siglo…

    Fue hacia 1992 cuando alguien concibió el proyecto destinado a construir un sistema de captación de aguas del río Paraguay para llevarlas hasta el sediento Chaco Central. Un cuarto de siglo más tarde las obras siguen en proceso. Han pasado desde entonces diseños primarios y definitivos, borradores, preproyectos, licitaciones, consultorías, adjudicaciones, protestas, denuncias y todas las chicanas que se puedan imaginar hasta que en noviembre de 2012 un Gobierno de transición especializado en paladas iniciales hizo el primer hoyo en la tierra para iniciar la gran “obra histórica” como la calificara un político local. Esencialmente, se trata de cavar una zanja de 202 kilómetros de extensión entre Puerto Casado y Loma Plata y enterrar unos caños de 50 centímetros de diámetro. La obra se completa con una planta de tratamiento y tanques elevados paraalmacenar agua y distribuirla. Hasta ahora, el acueducto sigue en construcción y nadie sabe cuándo entrará en servicio.
    Los romanos emplearon, hace 1.800 años, menos tiempo para construir una de las estructuras más emblemáticas de su vasto imperio: el acueducto de Segovia. Iniciado durante el gobierno del emperador Trajano (año 117), fue finalizado por Adriano (138), uno de los más grandes administradores romanos. Es decir, tardaron 21 años en construir una obra no solo útil sino también elegante, con sus 16 kilómetros de longitud, 167 arcos de piedra que en el centro de Segovia se elevan hasta 28 metros en dos niveles. Suministraba agua suficiente para 20.000 habitantes. Tras soportar guerras, terremotos, temporales y cataclismos varios, el acueducto de Segovia es visitado cada año por más de un millón de turistas que lo ven tan firme y sólido como cuando fue construido, 13 siglos antes de que América fuera descubierta.
    No citamos este ejemplo con el propósito de avergonzar a quienes tienen la responsabilidad de ejecutar las obras públicas. Es para poner en perspectiva la lenidad con la que Gobierno tras Gobierno actúa en la ejecución de ciertos proyectos. “Si querés que te voten, no entierres tus obras, ponelas a la vista”, es una máxima observada por todo político paraguayo cultor metódico del cinismo engestión de Gobierno. Tardar 25 años entre concebir el proyecto, dar la palada inicial y anunciar una y otra vez su inauguración –hasta ahora, sin fecha conocida- debe ponernos en vergüenza pública. Solo quienes viven, trabajan y emprenden negocios en el Chaco saben lo que es sufrir en carne propia los rigores de la falta de agua. Viven pendientes de las erráticas lluvias, las “cosechan” en verdaderas granjas pluviales y la cuidan como oro. Aún con esas limitaciones opera uno de los frigoríficos más grandes del país y cría ganado de alta genética. Ese es el día a día de los chaqueños que siguen esperando, después de un cuarto de siglo de promesas, que el agua potable abundante sea una realidad.

    http://www.5dias.com.py/despues-de-un-cuarto-de-siglo/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 14/12/2017, 08:35
  2. Un parto difícil

    Por Marvin Duerksen

    El acueducto para el Chaco es un “parto difícil”. Hoy esta obra ya va por sus doce años de gestión pública y tres años de construcción y todavía no es claro cuándo realmente terminará, aunque el MOPC anuncia que será a fines del próximo año. Los problemas que cada tanto surgen en el proceso de hacer realidad la necesaria obra demuestran que existen variables que poco o nada se pueden prever, como los retrasos por inclemencia del tiempo, mientras otros son programados.

    Una obra de esta naturaleza no se puede construir institucionalmente a distancia y cambiando los directores a cada rato. En los ministerios esa es una práctica administrativa muy frecuente, supuestamente para evitar tráfico de influencias, pero a veces poco beneficio genera. Más bien entorpece el buen desarrollo y la continuidad fluida de la obra.

    El acueducto es una obra muy importante, pero no solucionará toda la falta del vital líquido, sino ofrecerá una fuente de agua potable segura para la población del Chaco Central, no así para el agro ni la ganadería. Por eso, todos los sistemas tradicionales de cosecha de agua de las lluvias deberán continuar.

    La Comisión del Acueducto ya tuvo nueve directores. Desde hace dos años y medio se están colocando caños bajo tierra, alcanzando hasta ahora solo el 50 por ciento del trayecto. Hubo interrupción de la obra por dos años en uno de los tramos.

    Es cierto que uno de los principales inconvenientes fue la falta de entrega de materiales de un proveedor extranjero, pero el proceso de rescisión de contrato y llamado a nueva licitación tuvo muchas demoras importantes. Y como no podía ser de otra manera en nuestro país, ahora están siendo corregidos errores en la colocación de caños en un tramo de 11 kilómetros.

    El error se originó porque el contratista no respetó el pliego de bases y condiciones y la fiscalización entró en acción cuatro meses después del inicio de la obra. El trabajo de corrección tomará medio año y ojalá los delicados tubos no sean dañados.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 07/02/2016, 15:34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

I-gusto-jeyrei, he’íje omanóva re’ônguére opukava’ekue.21/01/18

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,149,139 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Melki Melgarejo

.

Nicodemus Espinosa

.

Caló

.

Yor

.

admin ✓

Un aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.(laovejacien@gmail.com)

abcCOLOR

.

ULTIMA HORA

.

LA NACIÓN

.

CRÓNICA

.

DIARIO POPULAR

.

EXTRA

.

A %d blogueros les gusta esto: