estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

En terreno bélico

La evaluación atenta de recientes discursos del presidente Horacio Cartes sugiere pocas alternativas. O existe un plan que se va ejecutando cuidadosamente, acumulando supuestas “pruebas”, que motivarán luego alguna denuncia “explosiva” en un futuro cercano o hay que pensar que el poder político –como les ocurrió a anteriores presidentes– afectó más rápidamente a este mandatario y lo lleva a imaginar conspiraciones varias y a asumir conductas no acordes con su investidura.

Si creyéramos seria la acusación de Cartes de que el Frente Guasu, asesorado por un chileno y tres españoles, son capaces de desestabilizar a esta administración, debemos concluir que el Jefe de Estado está admitiendo una debilidad extrema de su gestión.

Si lo que dijo hay que tomarlo solamente en el marco de la campaña proselitista, es decir que se valió de algunos rumores y pretendió hacerlo pasar por reales, el mandatario pisa un terreno escabroso. Es que sobre él se cuentan y se publican demasiadas cosas: que su fortuna la hizo con el lavado de dinero y se acrecienta con el contrabando, que tiene vínculos con el narcotráfico, que estuvo o está vinculado a las mafias fronterizas, que es alcohólico y bebe de más habitualmente, en especial los fines de semana, que cuando está bajo el efecto de esas bebidas maltrata e insulta a quien se le ponga adelante, que es autoritario al extremo, etc., etc.

Según revelan algunos dirigentes cercanos a su primer anillo, hay un equipo asesor político-comunicacional permanente del chileno Francisco Javier Cuadra, personaje muy influyente, que le dictó algunas de las líneas políticas (la digitación de “mangui” Alliana, por ejemplo).

Si los últimos dichos de Cartes son el fruto de escuchar consejos de este equipo habría que pensar seriamente que “el chileno desestabilizador” al que se refirió el presidente en su discurso era otro y no ese cuya foto, acostado en una hamaca, aparece en el Facebook.

Las encuestas que encarga periódicamente Cartes sobre la percepción ciudadana de su administración y la valoración de los liderazgos nacionales no le dan un buen posicionamiento. Más bien, lo contrario. Eso explica por sí solo la radicalización de sus discursos y la identificación cada vez más directa de un enemigo.

Hasta ahora, los hechos que golpearon a la administración cartista no fueron fruto de acciones de partidos de oposición sino de otros sectores sociales organizados. El ejemplo cercano es la movilización de estudiantes secundarios y universitarios que evidenciaron la falta de interés y de respuestas creíbles para el sector de la educación pública de parte de este gobierno

Es llamativo que, en este momento, el antagonista político para el presidente en sus discursos no sea, como cabría esperar, el principal partido de oposición, el PLRA, cuyos candidatos en su mayoría disputarán contra los colorados las intendencias del país el 15 de noviembre.

Eso significa que las acusaciones y los dichos de Cartes están dirigidos a otro escenario electoral, no al actual. Evidentemente, piensa ya en el 2018. A eso mira cuando concentra toda la artillería en los sectores de izquierda.

El tenor del lenguaje que utiliza Cartes lleva a concluir que la disputa está colocada en un plano del ataque virulento. Se puede esperar entonces que en los próximos meses, presumiblemente poco antes o poco después de las elecciones municipales, aparezca alguna grave acusación o un episodio que involucre a los partidos de izquierda con un plan de violencia. Eso daría justificación (real o inventada) a las manifestaciones actuales del presidente.

También revelaría la decisión de salirse del terreno del debate político y entrar al ámbito judicial o policial.

No sería la primera vez en nuestra historia democrática reciente que vemos eso y sus consecuencias nunca han sido buenas para el país.

Por Marcos Cáceres Amarilla

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/en-terreno-belico-1421630.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “En terreno bélico

  1. Cartes y la idiotez como discurso

    Por Miguel H. López –
    Tener un presidente mediocre es una de las peores fatalidades que le puede pasar a un pueblo. Más allá de que una buena parte de esa población le votó, nadie tiene por qué sufrir a personajes así. Horacio Cartes, el mandatario paraguayo, es lo que los niños de primaria llamarían llanamente una bestia peluda.

    En estos días que corren, calurosos y llenos de escándalos sexuales y estupideces políticas, “nuestro” presidente desató nuevamente esa andanada de tonterías que ninguna persona en estado natural, consciente y equilibrado asumiría como ciertas, como reales, como serias.

    Que dos españoles y un chileno son el terrorismo de izquierda importados para desestabilizar su Gobierno, que ni siquiera puede combatir el EPP; que el sector progresista Frente Guasu provocó prácticamente el incendio de la subestación de electricidad de ANDE, cuando fue un corto por negligencia de su Gobierno; que el opositor más fuerte a su impresentable candidato a la intendencia de Asunción, nunca trabajó y a los 60 años quiere hacerlo, cuando en realidad trabajó más que él y su “caballo”. Todo esto es reflejo de que algo no anda bien dentro de las conexiones neuronales de su ser. Antes ya había ofrecido en banda al país en bagatela; que criticar la dictadura es rencor porque el dictador te robó la novia y que no sabe qué hacer con un muerto durante una protesta contra su Gobierno.

    Muchos dicen que es evidente que estaba bajo efectos de alguna droga –legal o ilegal–, puede que sí, puede que no. Dentro de todo es irrelevante. Esté como esté, siempre dice estupideces, acomete tarambanerías y lo único que no hace es gobernar. Ya decía –dice– el folclore local: Tavy nañande jukái, pero ñande guereko asy. Y Cartes itavy ha ñandeguereko asy.

    Más allá de sus ampulosos ademanes de político avezado, de empresario exitoso, de puntero partidario osado, la realidad sencillamente demuestra que no pasa de ser un alfeñique político, un temerario seccionalero de baja estofa y un empresario que basó su imperio económico en la ilegalidad, la transfugada y no precisamente en el trabajo denodado y la honestidad. Todo esto es de público conocimiento, como diría otro personaje de su partido.

    Los sociólogos dicen que el discurso nos habla, nos configura, nos desnuda y revela. Si eso es verdad, Cartes está más cagado que palo de gallinero y el país detrás de él.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 octubre, 2015, 4:16 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: