estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

El Congreso continúa con su festín de expropiaciones

Como un “amante de la expropiación”, según propia autodefinición, el diputado José Ledezma (PLRA) afirmó que él apoya todo proyecto de ley al respecto, aunque no conozca el predio afectado ni sepa, en consecuencia, si hay una utilidad pública o un interés social que justifique esa medida. También reveló que solo ocho de los dieciséis miembros de la Comisión de Bienestar Rural de la Cámara de Diputados suelen asistir a las sesiones, aunque también los ausentes firmen los dictámenes.

El legislador liberal de San Pedro hizo estas escandalosas revelaciones tras visitar un inmueble arcilloso de 3.700 hectáreas en el municipio de San José Obrero, cuya expropiación había sido propuesta por su colega Nazario Rojas (ANR), dueño de una fábrica de materiales de construcción que emplea arcilla. El dictamen favorable también lleva la firma de Ledezma, quien ahora dice sentirse engañado por su colega. Es que los diputados, según afirma, “no tienen tiempo” para verificar in situ la conveniencia de los proyectos de ley, así que deben confiar en la “buena fe” de sus autores. En realidad, lo que no tienen es el menor sentido de la responsabilidad o hasta de decencia, cuando se involucran en una operación fraudulenta para arrancarle dinero al Estado, muchas veces en connivencia con el dueño del terreno y, de paso, practicar el populismo.

¿Cómo se puede apoyar a ciegas una iniciativa de carácter excepcional, que implica el pago de una indemnización, como si fuera un asunto de mero trámite? Dado que la propiedad privada es inviolable, la expropiación solo procede cuando en verdad existe la causal prevista en la Ley Suprema, pero resulta que los diputados aprueban el proyecto de ley respectivo solo confiando tranquilamente en la palabra de su autor o por apoyar ideológicamente esa práctica. Tratándose de latifundios improductivos, la ley debe atender, entre otras cosas, la aptitud natural de las tierras y las necesidades de los agricultores. Y bien, nada de esto se consideró, por ejemplo, cuando en 1995 fueron expropiadas 224.160 hectáreas de la familia Antebi, a un costo de más de 215.970 mil millones de guaraníes, según justiprecio de la Corte Suprema de Justicia. Pero entre los principales beneficiarios no figuraron precisamente los sujetos de la reforma agraria, que solo ocuparon 42.945 hectáreas, sino ganaderos brasileños que usurparon casi 80.000 hectáreas. El resto fue declarado reserva natural. No fue un gran “negocio” para los campesinos, sino para la expropietaria, así como para los legisladores, que quisieron mostrar una gran “sensibilidad social”, aunque ello implicara violar la Constitución y el sentido común. Ahora, diez años después, el Congreso acaba de sancionar una ley para blanquear a quienes ocuparon esas tierras expropiadas en nombre de los campesinos, entre quienes habría legisladores y narcotraficantes. ¡Vergonzoso!

El ilustrativo caso que acaba de salir a la luz, gracias a la confesión del diputado Ledezma, es solo uno de los tantos que evidencian con cuánta irresponsabilidad se trata un proyecto de ley de expropiación o la compra de un inmueble para destinarlo, supuestamente, a la reforma agraria. Debe recordarse también que, bajo el gobierno de Fernando Lugo, la presión ciudadana impidió una maniobra fraudulenta, que apuntaba a adquirir por más de 30 millones de dólares un inmueble de 22.000 hectáreas, que a su dueño –Ulisses Rodrigues Texeira– le había costado dos años antes solo 11 millones de dólares. Por cierto, el hoy senador Lugo fue uno de los firmantes del proyecto de ley, aprobado sobre tablas por el Senado en septiembre último, por el que se expropiaba una propiedad de ¡175 hectáreas! en el municipio de R.I. 3 Corrales, que fue invadida por unas siete familias que se dedicaron a deforestarlas, en tanto que los propietarios –Igor Fleischer y sus hijos– las están usando para la ganadería y la apicultura. En este caso, lo más probable es que los miembros de la Comisión de Reforma Agraria y Bienestar Rural de la Cámara Alta no visitaron el referido inmueble, y se limitaron a confiar en la “buena fe” de los proyectistas, pertenecientes al Frente Guasu.

Hoy se hallan en estudio dieciséis proyectos de leyes para adjudicar inmuebles al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) o a la Secretaría de Acción Social (SAS). La mesa directiva de la Cámara de Diputados dispuso que se recabe la opinión de ambas entidades antes de que el plenario se ocupe de una expropiación, pero la acertada medida no está siendo acatada por los miembros ávidos de “beneficiar a los sectores menos favorecidos del país”.

Lo cierto es que el Indert debe unos 150 millones de dólares por expropiaciones varias, razón por la cual sugirió a los legisladores que sean más cautos a la hora de endeudarlo y que deroguen un par de leyes, como la que expropió nueve hectáreas de un Club del Lazo de Itacurubí de la Cordillera, por las que se adeudan 1.900 millones de guaraníes.

Lo que parece un chiste despierta la indignación cuando se piensa que el descarado malgasto compromete a las futuras generaciones e impide satisfacer actuales necesidades sociales legítimas, mientras se invoca cínicamente a los campesinos sin tierra. El diputado Rojas no es uno de estos, sino un avivado que quiere aprovecharse de la arcilla comprada con el dinero público para seguir produciendo ladrillos; otros quieren seguir levantando la bandera de los humildes a costa del erario y de quienes explotan la tierra. Lo cierto es que la figura de la expropiación ha sido groseramente bastardeada por legisladores corruptos o populistas de todos los colores, a los que les interesa un bledo la reforma agraria que pregonan.

Que la ciudadanía no se engañe: la expropiación no suele responder ni a las causas ni a los fines previstos en la Constitución, sino a la angurria o a la politiquería de los legisladores, con la complacencia del Poder Ejecutivo.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/el-congreso-continua-con-su-festin-de-expropiaciones-1420241.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “El Congreso continúa con su festín de expropiaciones

  1. Los intereses de Antebi Cué

    Con el pretexto de la reforma agraria, algunos propietarios le venden al Gobierno las tierras que no les sirven. Esto dijo Eligio Ayala allá por 1920, no por estar en contra de la reforma agraria, sino de las manipulaciones, como comprar tierras no aptas para la agricultura para instalar colonias agrícolas.

    Esto ha sucedido en el inmueble hoy llamado Antebi Cué, las 224.000 hectáreas expropiadas por una ley de 1995. Antebi Cué era parte de un inmueble de más de 400.000 hectáreas, el mayor latifundio de la Región Oriental, de la firma Cipasa de Alberto Antebi. Con razón se decía que nadie debía tener tanta tierra mientras que miles de agricultores no tenían nada. Sin embargo, un estudio técnico decía que el 80% del terreno en cuestión no era apto para la agricultura. Se confirmó que no mentía después de su expropiación para la reforma agraria.
    ¿Reforma agraria? Solo en el sentido señalado por Eligio Ayala. ¿Por qué? Porque los grandes ganadores de esa presunta reforma agraria han sido los individuos que formaron sus estancias en Antebi Cué. Entre los nuevos estancieros estaba el diputado Magdaleno Silva (RIP). Hubo también otros ganadores, y fueron los traficantes de rollos, quienes arrasaron el bosque para preparar el terreno para la agricultura de exportación (cannabis).

    ¿Qué hizo el Gobierno contra los especuladores o simples infractores de la ley? Nada. Ahora quiere hacer algo peor que nada, y es pagarles intereses a los sucesores de Alberto Antebi. En cierto sentido, estamos ante un caso de autoexpropiación. El finado señor Antebi, viendo que la situación se le ponía difícil, habló discretamente con su amigo, el entonces presidente Andrés Rodríguez. Allí surgió aquel proyecto de reforma agraria, que llegó al Congreso y se aprobó, pero no como se pretendía: en vez de pagar en dólares y al contado, se pagaría en guaraníes y en cuotas, a diez años de plazo, según la Ley 517 de 1995.

    Los afectados se sintieron defraudados por el precio’i; por eso pidieron a la Justicia que declarase inconstitucional la Ley 517/95. La Justicia les dio la razón declarando inconstitucional esa ley y ordenando que se pagara un precio mucho más alto. Como no ordenó que los recurrentes pagaran también los impuestos atrasados, uno podía suponer que se quedarían contentos. Sin embargo, no quedaron contentos y exigieron que también se les pagaran intereses sobre el precio más alto. “Pedid y recibiréis”, dicen las Escrituras, que se cumplen al pie de la letra en ciertas cuestiones judiciales, dependiendo de quién se trata. Para el pago de los intereses se ha destinado una parte de los bonos del Gobierno, y parece que se va a destinar otra parte más. Eligio Ayala, gran estadista, había percibido ciertos abusos, sin imaginarse que llegarían a tanto.

    Por Guido Rodríguez Alcalá

    http://www.ultimahora.com/los-intereses-antebi-cue-n1125918.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 01/01/2018, 08:44

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Ivai la cuadro, he’íje kururu oma’érô ijehe espejo-pe.23/01/18

Fotociclo/Juan Carlos Meza

Vehículo kurtural recorriendo los 70 barrios de Asunción. Fotografías: Juan Carlos Meza. Licencia: CC-BY-NC-SA

Asunción tiene una relación complicada con el agua. En 2015, uno de cada 5 habitantes fue afectado por las crecidas del río Paraguay. Hoy, éstas vuelven a afectar a 3640 familias de los bañados Tacumbú, Norte y Sur; según la Dirección Gestión y Reducción de Desastres de la Comuna capitalina. #asuncion #paraguay

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,150,716 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Melki Melgarejo

.

Nicodemus Espinosa

.

Caló

.

Yor

.

admin ✓

Un aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.(laovejacien@gmail.com)

abcCOLOR

.

ULTIMA HORA

.

LA NACIÓN

.

CRÓNICA

.

DIARIO POPULAR

.

EXTRA

.

5días

.

A %d blogueros les gusta esto: