Elecciones Generales 2013

.

Anuncios

54 comentarios en “Elecciones Generales 2013”

  1. Vázquez quiere a Paraguay en organismos internacionales

    El expresidente Tabaré Vázquez recalcó este jueves la falta de eficiencia del proceso de integración en América Latina, lo que a su juicio, explica la multiplicidad de organismos regionales, y opinó que es Brasil quien debe liderar la integración latinoamericana. Vázquez también se refirió a Paraguay, que este domingo celebra elecciones presidenciales: “Queremos tenerlo plenamente integrado en los organismos internacionales”.

    En una conferencia en la Fundación iFHC, creada por el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, quien participó en el acto, Vázquez dijo que para que la integración tenga éxito es necesario que asuma el liderazgo Brasil, dado que es el mayor país de la zona, en términos de población, economía y territorio.

    “Seguramente quien lidere va a tener costos inmediatos, a cambio de beneficios eventuales”, señaló el exmandatario. Fue algo con lo que coincidió Cardoso, que pidió que predomine “la visión de futuro” y que reconoció que el liderazgo de Brasil “se ha encogido”.

    Vázquez afirmó que Brasil “no tiene otra opción más que promover la integración”, porque es la única forma de ser un “actor global”. Sin embargo, aseveró que el país vecino no ha ejercido un liderazgo “consistente” en el Mercosur, debido a obstáculos como la lengua y la voluntad de liderar.

    El expresidente recalcó la “ineficiencia” del proceso integrador, que a su juicio explica la proliferación de los organismos regionales, incluidos la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y Mercosur. “Hasta ahora ninguno ha dado respuesta”, afirmó. Puso como ejemplo la incapacidad para resolver en la región el conflicto entre Argentina y Uruguay sobre la instalación de una planta de celulosa. “Es un ejemplo de que no hay gobernanza en la región, y la necesitamos”, indicó.

    Por su parte, Celso Lafer, excanciller brasileño, dijo en el acto que el Mercosur ha perdido fuelle y criticó la política exterior actual de su país. Aseveró que, por ejemplo, Brasil se dejó llevar por la postura de Argentina al suspender a Paraguay del Mercosur tras la destitución de Fernando Lugo como presidente por parte del Parlamento el año pasado.

    Paraguay celebrará elecciones el próximo domingo, tras lo cual espera ser readmitido en el Mercosur. “Queremos tenerlo plenamente integrado en los organismos internacionales. Aislar no es bueno, aislarse tampoco”, dijo Vázquez respecto a Paraguay.

    Me gusta

  2. Elección en Paraguay abrirá la economía a una mayor inversión privada

    Los dos principales candidatos que disputarán la presidencia de Paraguay tienen una propuesta económica similar: abrir el país a la inversión privada para mejorar la paupérrima infraestructura de una de las naciones más pobres de Sudamérica.

    Las elecciones del domingo transformarán en presidente a Horacio Cartes, un empresario que se presenta como la cara nueva en el tradicional Partido Colorado, o al abogado Efraín Alegre, un político de trayectoria del oficialista Partido Liberal, según indican los sondeos.

    El desafío para ambos es captar entre 2.500 millones y 2.700 millones de dólares en los próximos cinco años para renovar aeropuertos y construir carreteras. Los liberales calculan que además se necesitará una cantidad similar para mejorar el desempeño de empresas estatales deficitarias y cerradas.

    “El sector privado tiene las puertas abiertas, vamos a crear las condiciones para que se puedan llevar adelante los proyectos”, dijo, en referencia a la infraestructura el economista José Rodríguez Tornaco, quien forma parte del equipo del movimiento de Cartes.

    Alegre ha dicho que empresas de servicios como la estatal de electricidad ANDE podría entrar en los planes. El Estado también controla la distribución de agua potable, la telefonía fija, la producción de cemento y es el principal importador de combustibles.

    “Hay distintas modalidades de inversión privada que son exitosas y tenemos que implementar en las empresas públicas que son todas deficitarias. Hablamos de alianzas con privados pero en ningún caso con la pérdida del patrimonio del Estado”, explicó el candidato oficialista en un encuentro con corresponsales.

    El Banco Central paraguayo calcula que el país necesita unos 10.000 millones de dólares en inversiones para que el Producto Interno Bruto (PIB) potencial crezca a un 7 por ciento promedio anual, desde el actual 5 por ciento.

    La entidad calcula para este año una expansión económica del 13 por ciento debido a una producción récord de soja -el país es el cuarto exportador mundial- y luego de una contracción de un 1,2 por ciento el año pasado por la caída de la actividad agrícola.

    Paraguay tiene a casi un 40 por ciento de su población viviendo en la pobreza y la mayoría de los pobres extremos se concentran en el sector rural.

    “El próximo período de Gobierno va a ser el que más inversión va a recibir, cualquiera sea el que gane. Hay cierto consenso respecto a estos temas porque el Estado ya no da más, no tiene los recursos”, dijo el analista económico Amílcar Ferreira.

    “Va a haber una discusión muy importante sobre nuevos esquemas, donde el capital privado va a comenzar a participar de la gestión pública”, agregó.

    Pero el candidato que triunfe en la elección tendrá que lidiar con una fuerte burocracia estatal ligada a los partidos tradicionales que ha echado por tierra iniciativas anteriores de apertura, y con un Congreso en el que probablemente no tendrá mayoría.

    Así, es posible que las reformas no sean acompañadas por grandes cambios en términos de reducir un Estado que da empleo a más de 200.000 personas, casi el 10 por ciento de la población activa, y que muchos consideran ineficiente y corrupto.

    INVERSIONES CRECEN

    La inversión extranjera, que ha venido creciendo los últimos tres años, aumentó un 12 por ciento en 2012 a 409 millones de dólares principalmente en los sectores de telecomunicaciones, bebidas, alimentos y negocios agrícolas.

    La multinacional Rio Tinto Alcan tienen previsto instalarse en el país con una planta de aluminio que demandará hasta 4.000 millones de dólares, mientras que cuatro firmas agroexportadoras multinacionales están instalando o ampliando plantas procesadoras de soja.

    La intención de abrir el Estado al capital privado marcaría una diferencia con algunos de los gobiernos de izquierda de la región.

    Alegre y Cartes se inclinan más por el modelo chileno o el de Uruguay, cuya administración izquierdista ha tenido políticas económicas amigables con el mercado.

    POLITICA INTERNACIONAL

    Quien gane deberá buscar además la manera de reinsertar al país en los foros de los que fue suspendido, luego que el parlamento destituyó al presidente socialista Fernando Lugo el año pasado en un rápido y controvertido juicio político.

    Paraguay quedó aislado en términos diplomáticos hasta las elecciones porque sus vecinos consideraron que la salida de Lugo fue un quiebre del sistema democrático, pero no sufrió sanciones económicas.

    “No creo que las ideologías sean un obstáculo para avanzar en el proceso de integración. Nos interesan las relaciones internacionales en cuanto a oportunidades de negocios”, dijo Alegre en una entrevista reciente con Reuters.

    Cartes ha dicho que está dispuesto a olvidar el pasado y poner la otra mejilla para restaurar la relación principalmente con Brasil, una potencia clave para el país.

    Según el candidato, el 29 por ciento de la población activa de Paraguay depende de la relación con sus vecinos del bloque Mercosur, que además de Brasil integran Argentina, Uruguay y Venezuela.

    “Soy un convencido de que las fronteras se han caído. Y con los vecinos estamos más obligados (a mantener una relación armónica) porque ahí vivimos”, dijo. “No podemos seguir peleándonos”, agregó.

    Me gusta

  3. Paraguay: candidatos contra aborto, matrimonio gay

    La despenalización del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo no figuran en el programa de gobierno de los dos partidos tradicionales y derechistas cuyos candidatos Horacio Cartes y Efraín Alegre tienen las mejores posibilidades -según las encuestas- de ganar el domingo las elecciones presidenciales de Paraguay.

    “Yo creo que el matrimonio debe seguir siendo entre un hombre y una mujer pero estoy abierto al debate público”, dijo el senador Efraín Alegre del oficialista Partido Liberal Radical Auténtico en entrevista con The Associated Press.

    Sin embargo aclaró: “si gano el domingo no impondré nada desde el Poder Ejecutivo porque ese tipo de temas debe ser discutido, incluso, si fuera necesario podríamos llamar a una consulta popular”.

    Alegre apostilló: “el casamiento entre gays no se instaló aún con fuerza en el Paraguay, como sí ocurrió en otros países de la región como Argentina y Uruguay”.

    Acerca de la despenalización del aborto opinó que “habría que organizar audiencias públicas, participar en debates”.

    Horacio Cartes, aspirante a la jefatura del Estado por el opositor Partido Colorado, envió un correo electrónico a la AP diciendo que concederá una entrevista el lunes, luego de su eventual victoria.

    No obstante, afirmó que no podría soportar que un hijo suyo le dijera que se quiere casar con un hombre, utilizando, incluso, una frase escatológica, de que se dispararía un tiro en sus partes íntimas. Lo dijo durante su participación en un programa de la radioemisora Chaco Boreal, de Asunción.

    “Bien o mal soy católico y como hombre de esa religión no quisiera ser el presidente bajo cuyo mandato se legalizara esa práctica”, añadió.

    Respecto al aborto manifestó que “en mi programa de gobierno existen muchas otras prioridades como crear fuentes de empleos y combatir la pobreza con la venida al país de inversionistas extranjeros”.

    La médica Lilian Soto, ex ministra de la Función Pública del anterior gobierno de Fernando Lugo, actual candidata a presidenta por la concertación opositora Kuá Py Rendá (Plataforma mujer, en guaraní), dijo que “es criminal que en Paraguay se siga castigando penalmente el aborto y discriminando a las minorías sólo por sus preferencias sexuales”.

    “No profeso ninguna religión pero reconozco la existencia de buenas y malas energías. Los que se consideran religiosos deben respetar el estado laico con sus preferencias o inclinaciones. Así se construirá una democracia con pluralidad de ideas”, acotó en reunión con periodistas.

    Simón Cazal, director de la organización no gubernamental Somosgay, manifestó en entrevista con la AP que Cartes y Alegre “son homofóbicos porque pertenecen a un partido extremadamente conservador pero hipócrita”.

    “Estamos pidiendo a todas las personas reflexivas y respetuosas de las minorías que no voten por Cartes ni por Alegre”.

    Cazal, de 30 años, está casado por la ley argentina desde hace un año con Sergio López de 24. Constituyen el primer matrimonio gay, legal, en Paraguay.

    Monseñor Rogelio Livieres, obispo de la diócesis Alto Paraná con sede en Ciudad del Este, a 320 kilómetros de Asunción, participó en varios programas radiales aplaudiendo la posición homofóbica de Cartes y Alegre.

    “Estos son buenos cristianos. El matrimonio instituido por Dios es entre un hombre y una mujer. La unión entre personas del mismo sexo es pecado, una perversión y no debería ser alentada ni promocionada”, apuntó.

    Monseñor Livieres, de nacionalidad argentina, fue en 2006 el primer crítico del entonces obispo emérito Fernando Lugo quien había anunciado que pasaría de la paz clerical a la tumultuosa arena política.

    En dos debates públicos transmitidos por canales de televisión con señal abierta, Cartes y Alegre coincidieron en la necesidad de combatir el 39% de pobreza con 20% de indigencia, de una población de 6,2 millones de personas, pero no difundieron sus planes específicos.

    De todos modos, Alegre fue quien adelantó que si triunfa, llamará a licitación pública internacional para privatizar el aeropuerto de Asunción construido en 1975 “para tener uno moderno y funcional como los hay en Chile, Ecuador, Argentina, Brasil y Uruguay”, manifestó.

    Unos 3,5 millones de paraguayos irán a las urnas para nominar, además de presidente, un vice presidente, 45 senadores, 80 diputados, 18 parlamentarios del Mercosur y 17 gobernadores departamentales para gobernar hasta 2018.

    Oscar Arias, jefe del grupo de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidió en conferencia de prensa que los diferentes candidatos “respeten el domingo a la noche los resultados que salgan de la Justicia Electoral”.

    En los últimos días, corrieron fuertes versiones de que tanto Cartes como Alegre podrían no reconocer los datos finales procesados por la Justicia Electoral.

    “La elección puede ganarse por un gran margen o por una pequeña diferencia, sin embargo en cualquiera de los casos se debe respetar el resultado”, sostuvo Arias.

    Los comicios se desarrollarán 1100 a 2100 GMT y unas dos horas después habrá resultado parcial oficial sobre 92% de los votos escrutados, según anunció Luis María Ljubetic, director de las votaciones por la Justicia Electoral.

    Me gusta

  4. Alegre, el candidato “serio” a la presidencia de Paraguay

    Efraín Alegre convirtió su apellido en eslogan de su campaña para las elecciones presidenciales del domingo en Paraguay.

    Pero lo que el abogado del Partido Liberal promete es en realidad más seriedad en esta volátil nación agrícola de 6,5 millones de habitantes.

    La mayoría de las encuestas lo colocan segundo en las preferencias de voto para los comicios, considerados una vuelta de página a la crisis abierta con la destitución sumaria del presidente socialista Fernando Lugo a mediados del 2012.

    Alegre aparece detrás del empresario tabacalero Horacio Cartes, el candidato del conservador Partido Colorado, organización que ha dominado la política paraguaya durante décadas.

    En el peor escenario, el político de 50 años consolidaría su capital político alrededor de su discurso anticorrupción en un país donde las autoridades son a menudo salpicadas por denuncias de enriquecimiento ilícito.

    En el plano económico no habrían sorpresas. El candidato oficialista defiende del desarrollo industrial, los prósperos agro negocios y una mayor participación de la iniciativa privada en los asuntos del Estado.

    La carrera de Alegre hacia la presidencia no ha sido fácil.

    Su temprana ambición presidencial llevó a Lugo a destituirlo como ministro de Obras Públicas en el 2011 pues sus aspiraciones chocaban con las de otros colaboradores del ala izquierdista de su Gobierno.

    Alegre debió pelear duro para conseguir la nominación del Partido Liberal. Y un pacto electoral con el partido derechista UNACE se transformó en una pesadilla cuando sus nuevos aliados fueron acusados de vender tierras sobrefacturadas al Estado, un escándalo que sus rivales avivaron buscando sacar ventaja en una campaña sin demasiadas emociones.

    Pero dice que nada de eso le impedirá llegar al Palacio de los López, la sede del Gobierno paraguayo, para salvar a la nación de quienes “representan a las mafias”, una fórmula que usa a menudo para referirse a su rival Cartes, uno de los hombres más ricos del país a quien acusa de tener vínculos con el tráfico de drogas y lavado de dinero.

    “Hemos trabajado y luchado mucho para que ahora el Gobierno y la suerte de miles de compatriotas caigan en manos de quienes provienen de oscuros intereses, como el narcotráfico, el contrabando y las mafias”, dijo en un reciente acto de campaña.

    Alegre forjó su imagen de administrador serio durante años como burócrata en la gobernación del departamento Central -el más populoso de Paraguay- y luego como legislador.

    Pero tras su destitución como ministro de Obras Públicas fue acusado de adjudicar contratos a empresas que se declararon en quiebra poco después de recibir millonarios adelantos de parte del Estado, lo que ocasionó un perjuicio patrimonial de entre 20 y 30 millones de dólares.

    Alegre ha rebatido las denuncias, que están bajo investigación de la fiscalía, argumentando que cumplió a rajatabla con las exigencias de la licitación y que las empresas abandonaron sus obligaciones recién durante la administración de su sucesor.

    “TENES QUE REIRTE”

    Nacido en Misiones, un departamento ganadero a unos 200 kilómetros al sur de Asunción, militó en organizaciones juveniles católicas antes de unirse al Partido Liberal, que junto con el Colorado han dominado la política paraguaya durante el último siglo.

    Su carrera política despegó cuando fue designado secretario general de la gobernación de Central.

    Como diputado y senador impulsó investigaciones sobre casos de corrupción que salpicaron a las administraciones del Partido Colorado, como una por enriquecimiento ilícito que involucró al ex presidente Luis González Macchi (1999-2003) y su esposa Susana Galli.

    Fue uno de los ministros con mejor imagen del Gobierno de Lugo, pero no dudó en apoyar el juicio político contra su ex jefe que irritó a la comunidad internacional y llevó a Paraguay a ser suspendido temporalmente de la unión aduanera sudamericana Mercosur.

    Sus críticos lo tacharon de “traidor”, pero él respondió: “La historia dirá finalmente si fue una decisión acertada pero lo hicimos con convicción”.

    Alegre es un hombre tan serio que sus asesores se preguntan si no se equivocaron con el eslogan de la campaña.

    “Tenés que reírte”, le dicen sus consejeros antes de las entrevistas y actos políticos. “Estamos vendiendo un ‘Paraguay Alegre’”.

    (Reporte adicional de Mariel Cristaldo; Editado por Esteban Israel)

    Me gusta

  5. Fernando Lugo, el expresidente que impulsó a la izquierda en Paraguay

    Fernando Lugo, el expresidente destituido de Paraguay, un exobispo católico que irrumpió en la escena política en 2008 al frente de una coalición que desalojó al hegemónico Partido Colorado del poder, busca continuar su vida política con su postulación al Senado por el izquierdista Frente Guasú.

    Lugo, de 62 años, destituido por un juicio político en junio pasado, colgó la sotana para disputar la presidencia de Paraguay, cargo que alcanzó poniendo fin a seis décadas de hegemonía de los colorados, sostén de la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-89).

    Pero al ganar gracias a una alianza de los movimientos progresistas con el tradicional Partido Liberal, Lugo nunca contó con apoyo parlamentario y luego de cuatro años de gobierno marcados por diferencias políticas e ideológicas con sus socios, fue destituido por el Congreso el 22 de junio de 2012 por “mal desempeño de sus funciones”.

    Ahora, como primer candidato al Senado por el Frente Guasú (Frente Grande en guaraní), una concertación socialista formada en marzo de 2010 y afín al legado de Hugo Chávez, Lugo confía en que la izquierda se consolide como la tercera fuerza parlamentaria y acceda al poder en 2018.

    “Más que nunca se abren posibilidades para la izquierda paraguaya”, dijo en entrevista con la AFP el jueves, al reflexionar sobre el deterioro de los partidos Colorado y Liberal en una casona en un barrio residencial de Asunción, sede de su colectividad.

    Sobrino de un dirigente colorado perseguido y exiliado por Stroessner, Lugo incursionó en política el 29 de marzo de 2006, cuando reunió a 40.000 personas de todas las tendencias para protestar contra el entonces gobierno de Nicanor Duarte (2003-2008).

    Más tarde, al asumir la presidencia, Lugo, impulsado a la política por su labor entre los campesinos, aseguró que haría una reforma agraria “diseñada y negociada con todos los actores involucrados sin caer en procesos traumáticos ni violentos”.

    Pero las tensiones con hacendados por las invasiones de fincas que él mismo propiciaba, demostraron lo contrario.

    “El tema de la tierra es fundamental. Mientras no se afronte con valentía, con decisión, no habrá paz social en el país, señaló.

    Nacido el 30 mayo de 1951 en una familia humilde en la localidad de San Solano, 400 km al sureste de Asunción, el menor de siete hermanos, Lugo ingresó al noviciado de los misioneros del Verbo Divino en 1970 y fue ordenado sacerdote en 1977 y nombrado obispo en 1994, en la diócesis de San Pedro, en una de las regiones más pobres del país.

    Una década después, cuando tenía 50 años, fue jubilado por la Iglesia presumiblemente por sus problemas de alcoba, que desataron el escándalo durante su presidencia, sacudida por denuncias de paternidad realizadas por varias mujeres.

    Lugo ya reconoció dos niños, uno en 2009, Guillermo, hijo de Viviana Carrillo, una feligresa de San Pedro, y otro en enero pasado, Ángel, de 10 años, hijo de Narcisa de la Cruz, una exenfermera del Centro de Salud de San Pedro.

    Dos pruebas de ADN rechazaron que fuera el padre de otros dos niños, como reclamaban sus madres. La primera, realizada cuando todavía era jefe de Estado, en 2009, rechazó su paternidad sobre Juan Pablo, hijo de la docente Hortensia Morán.

    La segunda, conocida este jueves, descartó que el exobispo fuera el padre de Lucas Fernando, de 11 años, hijo de Benigna Leguizamón, una exlimpiadora del Obispado de San Pedro.

    Consultado por la AFP sobre estos casos, Lugo dijo que el hecho lo afectó personalmente, aunque tuvo más repercusión mediática y política, según él, que impacto en su círculo personal más allá de lo “chocante” que reconoce que fue para él y sus más cercanos.

    La popularidad del 93% de la que gozaba Lugo al asumir como jefe de Estado se redujo al 30% al estallar el escándalo en abril de 2009.

    “Estoy bien”, dijo a la AFP, vestido con una típica camisa de ao poi paraguaya y sandalias.

    En agosto de 2010, sus médicos le anunciaron que padecía de cáncer linfático, pero le aseguraron que podía curarse. Pero Lugo afirma estar “limpio de toda célula cancerígena” y se ufana de haber sobrevivido no sólo al cáncer sino a cinco trombosis y tres intervenciones quirúrgicas.

    El exmandatario, que tras ser obispo emérito quedó finalmente desvinculado de la Iglesia para dedicarse a la actividad política, no oculta sin embargo que su formación católica ha marcado y marca su vida. “Pesa mucho la ética cristiana en mi formación”, dijo.

    En ese marco, se mostró abierto a debatir el tema del matrimonio gay, pero sin darle estatus jurídico de matrimonio a la unión de dos homosexuales, en tanto la reproducción, “una finalidad importante” de esas institución, no estaría garantizada.

    Me gusta

  6. Paraguay se encamina a unas presidenciales con alta polarización entre liberales y colorados

    La evaluación fue coincidencia entre dos de los principales encuestadores de Paraguay que, sin embargo, discreparon sobre quién ganará los comicios y se convertirá, en consecuencia, en el designado reemplazante del mandatario Federico Franco para ocupar la jefatura del Palacio de López.

    Enrique Chase, de la consultora ICA, y Ati Snead, de la firma que lleva su nombre, consideraron ante Télam que la polarización que preanuncian las encuestas es el dato saliente de la compulsa, junto al hecho de que las denuncias contra el colorado Horacio Cartes y el liberal Efraín Alegre parecieron no tener efecto en la intención de voto.

    ampliar
    “No hay paridad, sino polarización. Pero mis números dicen que se mantiene la ventaja en favor de Cartes, porque a los liberales la alianza con el oviedismo no se les tradujo en crecimiento. La Unace, sin (el fallecido Lino) Oviedo es un partido en decadencia”, evaluó Chase.

    Para Snead, en cambio, existe una pequeña ventaja en favor de Alegre, de no más de 3 puntos, lo que configura un escenario de empate técnico, “la primera vez que ocurre algo así en los poco más de 20 años que el país tiene como república”, desde la caida de la dictadura de Alfredo Stroessner.

    Chase juzgó que “el manejo del Estado” en manos del PLRA -desde el golpe institucional contra Fernando Lugo, en junio pasado- hizo que “se emparejara la cosa con la estructura histórica de los colorados”, que fueron gobierno durante 60 años.

    “Pero los liberales hicieron mal cuando rompieron la alianza con el luguismo. Ese 14 por ciento que más o menos suman las expresiones de izquierda y centroizquierda es lo que le permitiría ganar al PLRA”, detalló el consultor.

    Chase señaló además que las acusaciones cruzadas entre los candidatos “son tardías y por eso no afectan” la intención de voto, a lo que se suma que “la ciudadanía está cansada de estos manejos, así que nos los atiende”.

    A su turno, Snead destacó que “el acuerdo con la Unace y la consolidación y crecimiento” de la campaña de Alegre hicieron que cambiara “la percepción de meses atrás de que el triunfo de Cartes era inexpugnable”.

    Para Snead, la caída de Cartes se debe también “hay un discurso que no termina de satisfacer al votante histórico colorado, hay otro núcleo duro que se preocupa más por votar en las internas que en las generales y hasta un sector que se contentó con la ventaja inicial y creyó que las elecciones estaban ganadas”.

    “Es la primera vez que pasa algo así: la percepción es que hay empate técnico, y habrá que ver si existe un `efecto cierre` en una campaña rara, de pocos actos. El colorado necesita algunos símbolos que Cartes no le está dando, y los de los liberales es más homogéneo”, concluyó la encuestadora.

    Una recorrida por medios y calles de Asunción permite confirmar que la campaña está más en las páginas de los diarios y los minutos de radio y TV que en las calles, donde es mínima la presencia de carteles, afiches, pasacalles y pintadas.

    A un día del cierre del plazo permitido para el proselitismo, el oficialista PLRA -cabeza de la alianza Paraguay Alegre- concentra sus fuerzas en la caravana de mañana, en la que espera desbordar la costanera asunceña, lugar elegido como emblema porque fue obra de Alegre mientras fue ministro de Obras Públicas de Lugo.

    Cartes, en tanto, hizo hoy una pequeña caminata por el centro de la capital y después encabezó un acto en Caacupé, a unos 60 kilómetros de esta ciudad. Para mañana, los colorados prevén su cierre en Presidente Franco, a 350 kilómetros de Asunción.

    Los demás candidatos aprovecharon el penúltimo día para recorrer radios y canales y hacer apenas algunas caminatas y reuniones, varios de ellos en el interior.

    En los medios, el luguista Aníbal Carrillo, del Frente Guasú, fue de los más activos y pasó por varios canales para defender su “proyecto socialista con participación popular” e instar a no votar a los dueños de la economía, que pretenden que nada cambie”.

    Aún con el nombre de Lugo en la boleta, como candidato a senador, Carrillo enfrenta la división de la centroizquierda y el hecho de que disputa electorado con el candidato de Avanza País, el animador televisivo Mario Ferreiro, una figura ya instalada en los hogares paraguayos por sus muchos años en TV.

    La grilla de aspirantes se completa con el senador Miguel Carrizosa, por Patria Querida; Lilian Soto, por el movimiento feminista de izquierda Kuña Pyrendá, otro desprendimiento del Frente Guasú; Roberto Ferreira Franco, por el Partido Humanista; Eduardo Arce, por el Partido de los Trabajadores; Ricardo Almada, por el Partido Blanco, y Anastasio Galeano, por Patria Libre.

    La Constitución paraguaya no prevé segunda vuelta, por lo que quien logre simple mayoría de votos será el reemplazante, desde el 15 de agosto, del presidente Franco.

    Me gusta

  7. Paraguay en la recta final para elegir presidente

    Paraguay, uno de los países más pobres de la América del Sur pero aun así tercero del continente en la producción de soja, maíz y girasol, elegirá el próximo domingo un nuevo presidente que le permitiría levantar la suspensión de miembro pleno resuelta por los bloques regionales Mercosur y Unasur.

    El castigo temporal fue dictado por ambos organismos en junio tras la destitución del entonces mandatario Fernando Lugo en un juicio político en el Senado por mal desempeño en sus funciones. Lo reemplazó su vicepresidente Federico Franco, quien entregará el mando el 15 de agosto.

    El desalojo del poder de Lugo no generó cambios significativos en el país.

    Unos 3,5 millones de paraguayos acudirán a las urnas para elegir, además de jefe de Estado, vicepresidente, 45 senadores, 80 diputados, 18 parlamentarios del Mercosur y 17 gobernadores departamentales para un periodo de gobierno de cinco años. El voto es obligatorio.

    Por primera vez, unos 20.000 paraguayos residentes en Estados Unidos, Argentina y España fueron autorizados a sufragar.

    De acuerdo con los resultados de tres de las principales empresas locales de encuestas, los candidatos con mejores posibilidades de convertirse en jefe de Estado son el senador Efraín Alegre del oficialista Partido Liberal Radical Auténtico y el empresario tabacalero y dirigente deportivo Horacio Cartes del opositor Partido Colorado.

    El ex mandatario Lugo pugnará por una banca en el Senado como candidato de la izquierdista coalición Frente Guasú.

    “Tengo un proyecto para modernizar el país con obras de infraestructura y en especial para darle trabajo a la gente. No podemos seguir con más de dos millones de pobres”, dijo Alegre en entrevista con The Associated Press.

    El país cuenta con una población de 6,2 millones de personas de las cuales 38% es pobre y dentro de esa franja 20% es miserable, según informes de la Dirección General de Estadísticas y Censo.

    El analista económico independiente Ricardo Rodríguez explicó a la AP que el país “no fue diseñado para industrializar su producción agrícola. Unos 8 millones de toneladas anuales de soja van al exterior, lo mismo ocurre con la gran producción de carne vacuna”.

    Agregó que “Paraguay está muy condicionado por su condición de mediterraneidad, sin costas al mar, además vive presionado por los tributos de sus vecinos para el tránsito de sus exportaciones, pero aun así tiene condiciones para combatir la pobreza”.

    La oficina de prensa de Cartes rechazó un pedido de la AP para entrevistarlo aduciendo falta de espacio en su agenda de compromisos.

    No obstante, en un debate público con otros presidenciables anunció que su principal programa será la lucha contra la pobreza a través de las inversiones extranjeras para generar puestos de empleos.

    Los partidos Liberal y Colorado, con más de cien años de vida política, son conservadores, aunque Alegre se autodefinió como de centroizquierda.

    La campaña proselitista de los partidos, que culminará el jueves, fue perturbada el 2 de febrero por la muerte en un accidente aéreo del presidenciable Lino César Oviedo.

    El helicóptero en el que viajaba desde la norteña ciudad de Concepción hacia Asunción se precipitó a tierra al intentar desviar de rumbo para no enfrentarse con una tormenta.

    Oviedo, un polémico general retirado, fue líder del opositor partido derechista Unión Nacional de Ciudadanos Eticos que en las encuestas de intención de votos figura en el quinto lugar.

    El diputado Ariel Oviedo, hijo del fallecido político, dijo a periodistas que el partido fundado por su padre “resolvió apoyar a Alegre porque representa una novedad. El Partido Colorado, pese a tener a Cartes como personaje nuevo, mantiene la misma estructura política que apoyó los 34 años de dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989)”.

    Me gusta

  8. La campaña y las elecciones paraguayas de este domingo 21 han pasado prácticamente desapercibidas en medio de la crisis política-institucional venezolana: enfermedad y muerte de Hugo Chávez; polarizada campaña entre Nicolás Maduro y Henrique Capriles, y ajustados y polémicos resultados del 14 de abril.

    Se trata, sin embargo, de una cita de suma importancia y que reúne una serie de características muy relevantes en las esferas local y regional. Tras la crisis política de junio de 2012, que produjo la destitución del presidente Fernando Lugo, serán las primeras elecciones en llevarse a cabo. Su realización exitosa (todo pareciera indicar que así será) ayudaría a lograr una completa normalización de la situación democrática en el ámbito interno. Asimismo, permitiría la plena reinserción de Paraguay en el seno del Mercosur y la Unasur, instancias de las que fue suspendido a mediados de 2012 como consecuencia del juicio político “exprés” en contra de Lugo. La transparencia y confiabilidad de la contienda será monitoreada por tres misiones internacionales de observación electoral: OEA, Unión Europea y Unasur.

    Estas elecciones (junto a los comicios ecuatorianos de febrero pasado y los venezolanos recientes) abren un nuevo ciclo electoral latinoamericano que llegará a su fin con los comicios de 2019 en Venezuela. En los próximos seis años la totalidad de los países de la región renovará sus poderes Ejecutivo y Legislativo. Se trata pues de un sexenio decisivo para comprobar la solidez de la propuesta del “socialismo del siglo XXI”, ya sin Hugo Chávez, el avance de la izquierda reformista en América del Sur y la fortaleza de las opciones de centroderecha en América Central, Chile, Colombia y México.

    Si las encuestas aciertan, la Asociación Nacional Republicana (ANR), más conocida como el Partido Colorado, de centro derecha, regresaría al poder de la mano del empresario Horacio Cartes pero sin contar con mayoría absoluta en el Congreso. La eventual vuelta del antiguo partido hegemónico (de producirse), no es un fenómeno atípico en la región sino que podría empezar a convertirse en una de las tendencias político-electorales predominantes: ya ocurrió en 2012 en México con el PRI (de 1929 a 2000 ocupó la presidencia) que, tras pasar 12 años de travesía en el desierto (2000-2012), recuperó el poder con Enrique Peña Nieto. Asimismo, este fenómeno podría tener lugar en Chile (en noviembre de este año) y en El Salvador (en febrero de 2014).

    Cabe recordar que la ANR gobernó el país de 1947 a 2008, cuando perdió el poder debido a que la oposición superó sus diferencias y se unió con un único objetivo: desalojar a los colorados. Liberales e izquierdistas tuvieron éxito a la hora de reunirse en torno a Fernando Lugo, pero carecían de un programa común de gobierno. Esa endeble coalición, victoriosa en 2008, tuvo un corto recorrido y para 2012 no sólo estaba rota sino que los propios liberales fueron los que lideraron el juicio político al asumir como nuevo presidente Federico Franco (liberal), quien era vicepresidente de Lugo.

    Contexto electoral

    Es mucho lo que políticamente está en juego este domingo. Desde el regreso de la democracia en 1989, éstas serán las elecciones con el mayor número de candidatos (más de 2,000) a todos los cargos electivos. Paraguay no sólo elige a su presidente y vicepresidente sino también a la totalidad de los miembros del Congreso (80 diputados, 45 senadores y sus respetivos suplentes), 17 gobernadores, 17 juntas departamentales y 18 parlamentarios del Mercosur. Paraguay no regula el ballotage por lo que el triunfo le corresponderá a quien obtenga este domingo el mayor número de votos.

    Como señalamos, la mayoría de las encuestas dan la victoria a Horacio Cartes, que se presenta como la cara nueva del tradicional Partido Colorado, quien se impondría al liberal Efraín Alegre, un político de extensa trayectoria del oficialista Partido Liberal, por una diferencia de unos 7 u 8 puntos. Otros sondeos de intención de voto muestran en cambio una situación equilibrada entre colorados y liberales, manteniendo un porcentaje importante de electores indecisos que serán decisivos para definir la elección.

    Las encuestas evidencian, asimismo, la debilidad (sujeta a confirmación este domingo) de la izquierda, la cual en estos comicios se presenta desunida y enfrentada entre el periodista televisivo Mario Ferreira (quien no tiene el apoyo de Lugo) y el candidato del ex presidente, Aníbal Carrillo.

    Si llegara a producirse una diferencia muy pequeña existe la posibilidad de que ambos candidatos se declaren victoriosos y la disputa pase al terreno judicial, lo que llevaría a un periodo de indefinición. Además, un resultado cerrado generaría una situación de equilibrio de fuerzas y limitada capacidad de decisión autónoma de parte del Ejecutivo, con mayor dependencia de sus partidarios en el Congreso y —casi siempre— obligado a negociar para lograr pasar su agenda legislativa y asegurar gobernabilidad.

    Campaña sucia

    El nivel de la campaña ha sido bajísimo: escasas propuestas, muchas promesas y sobre todo muy sucia, centrada en ataques personales entre los candidatos principales. En esta última etapa, las campañas políticas se centran en las “acusaciones” sobre dudosos antecedentes y/o gestiones de los candidatos presidenciales, a diferencia del énfasis en la imagen del candidato que se desea proyectar al inicio del proceso electoral.

    Cartes arrastra una imagen de empresario polémico, y Alegre ha insistido en ese aspecto manifestando que su rival es la encarnación del “Paraguay de la piratería, del contrabando y de las mafias…, encima [de] que es narco, es llorón”.

    Alegre, por su parte, encabeza una amplia coalición, la Alianza Paraguay Alegre, a la que se ha sumado el partido oviedista UNACE —una antigua división del coloradismo en plena decadencia tras la muerte en accidente aéreo en 2013 de su líder histórico, el general Lino César Oviedo—. Esta alianza constituye una hábil jugada política de los liberales que le ha permitido contrarrestar la sensación de triunfo seguro que Cartes venía proyectando y, al mismo tiempo, acortar la ventaja en las encuestas que le lleva su oponente.

    Empero, la realidad es más compleja. Sin su líder y con un histórico rechazo a unirse a los liberales, muchos oviedistas pueden preferir volver al redil colorado que, como favorito para ganar el 21 de abril, tendrá más opciones de repartir cotos de poder. De hecho, uno de los aciertos de Cartes (práctica que es toda una tradición en el coloradismo), radica en haber logrado reunir a su alrededor a “la maquinaria colorada”.

    Los retos del futuro gobierno

    Indudablemente, los retos económicos y sociales marcarán la futura agenda presidencial. El nuevo presidente tendrá como desafío extender la bonanza económica concentrada en el sector agropecuario, combatir la pobreza y la desigualdad, generar empleo y bajar la conflictividad social. Urge reducir la altísima desigualdad en un país donde el 10% de los más pobres recibe 1% de ingreso y el 10% más rico se lleva 41%. El combate a la pobreza es igualmente vital, puesto que alrededor del 40 % vive en la pobreza y un 52% en condiciones de marginalidad social. Otra prioridad clave pasa por la creación de empleos para hacer frente al elevado índice de desempleo (23%).

    El próximo gobierno deberá asimismo mitigar el comportamiento fiscal deficitario que, según estimados, podría mantenerse hasta 2015, para lo cual sería necesario aprobar nuevos impuestos, mejorar los mecanismos de recaudación y realizar ajustes en los tributos actuales.

    Paraguay es un país exportador de materias primas, principalmente de soja y carne vacuna, y de energía eléctrica a sus vecinos Argentina y Brasil. Esto explica los vaivenes que el país ha experimentado en su crecimiento económico en los últimos años. Este año se proyecta una tasa de crecimiento cercana al 13% del PIB, expectativa que se sustenta en la recuperación agrícola posterior al fuerte impacto de la sequía del año pasado. Sin embargo, es uno de los pocos países de la región que no ha logrado unificar el crecimiento económico con una fuerte reducción de la pobreza.

    Resumiendo: El clientelismo, el contrabando y la corrupción han permeado la sociedad, las instituciones y la política de esta “isla rodeada de tierra en el corazón del continente” (como la definió el escritor Roa Bastos).

    El Estado paraguayo es débil y poco transparente, incapaz de controlar con eficacia su propio territorio. La zona de la Triple Frontera argentino-brasilera-paraguaya es un coladero que favorece el contrabando y la piratería, especulándose, además, con la posibilidad de que se utilice por terroristas. Esto, junto con un sistema político y partidario endeble, clientelar y poco institucionalizado, y un ambiente generalizado de corrupción institucional y social, atenta contra la existencia de una democracia de calidad.

    De ahí la importancia de que el próximo presidente promueva un acuerdo nacional que logre conciliar democracia de calidad, empoderamiento ciudadano, fortalecimiento institucional y de sus partidos políticos, así como desarrollo inclusivo y sostenible.

    Me gusta

  9. Tenso cierre de campaña presidencial en Paraguay

    Con banderas al cuello, afónicos y convencidos de que vencerán mañana en las elecciones presidenciales, Efraín Alegre, un abogado de 50 años, senador y exministro; y Horacio Cartes, un multimillonario de 56 años recién llegado a la arena política, prometieron gobiernos para y por la gente en actos en Asunción y sus alrededores, durante el cierre de campaña el pasado jueves en la noche.

    La recta final para la elección que marcará el fin de la crisis política desatada el año pasado por la destitución sumaria del socialista Fernando Lugo, estuvo cargada de acusaciones: “El pueblo sabe donde está la mafia y donde está el Paraguay decente. Y el Paraguay decente va a triunfar el 21 de abril”, dijo el liberal Alegre, ovacionado por unos miles de personas.

    El oficialista que ocupa el segundo lugar en las encuestas de intención de voto, señaló que Cartes, del partido Colorado que encabeza las preferencias, “es la reafirmación del modelo del contrabando, la mafia, la piratería”.

    Cartes, escogió para su mitin final la localidad oriental de presidente Federico Franco (en el cargo tras la destitución de Lugo); mientras que Alegre, lo hizo en Asunción.

    “Muchos pensarán que hay un terremoto en Paraguay este domingo. Pero no será terremoto. Serán los colorados que regresan”, dijo el empresario, rodeado de dirigentes, entre ellos, la ex primera dama Mirta Gusinsky, esposa del expresidente Raúl Cubas (1998-1999).

    Para mañana están convocados a las urnas unos 3,5 millones de paraguayos, en una de las elecciones “más observadas del mundo”, dijo el jefe de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), Óscar Arias.

    Además de ese organismo, misiones internacionales de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Unión Europea (UE), del Parlamento del Mercosur (Parlasur) y de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore) se han desplegado en Paraguay, para garantizar la transparencia durante los comicios.

    Los paraguayos confían en que el normal desarrollo de los comicios facilitará la reinserción del país en el Mercosur y la Unasur, bloques que suspendieron a Paraguay tras la destitución de Lugo.

    Me gusta

  10. Elecciones en Paraguay

    Tres millones y medio de paraguayos elegirán presidente, vicepresidente, diputados, senadores y autoridades departamentales este domingo.

    Los principales candidatos a la Presidencia son el colorado Horacio Cartes y el liberal Efraín Alegre, pero hay además otros nueve contendores en carrera.

    Serán las elecciones más vigiladas en los últimos 24 años de democracia, con 300 observadores, entre los que están cuatro delegados del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia.

    En las últimas horas estalló un escándalo con la difusión de un video en el que el senador de oposición (Partido Colorado) Silvio Adalberto Ovelar Benítez proponía a un dirigente liberal la compra de votos en los comicios del domingo. Ovelar argumentó que era él quien intentaba tender una trampa y terminó de “cazador cazado”.

    Dijo que él estaba investigando la posible compra de votos colorados para los liberales por parte de Gregorio Garay, un dirigente de asentamiento en Coronel Oviedo, a 130 kilómetros al este de Asunción. En la conversación que mantuvo con un “nexo” de Garay, Ovelar ofrece 100.000 guaraníes (25 dólares) por cada liberal que se abstenga de ir a votar y le tienta con una ganancia de tres millones de guaraníes. El caso será investigado, pues Ovelar entró en contradicciones.

    Las elecciones se dan después de que en junio de 2012 el Congreso destituyera a Fernando Lugo por mal desempeño. El efecto de esa decisión política fue el aislamiento de Paraguay de organismos internacionales como Unasur y Mercosur.

    El presidente que se elija mañana será posesionado el 15 de agosto.

    Se desconoce el efecto que pueda tener el nuevo régimen en las relaciones con Bolivia. Hasta ahora, las relaciones bilaterales están marcadas por la venta de Gas Licuado de Petróleo (GLP) de Bolivia a Paraguay y la posible venta de gas natural. Otro tema que une a ambos países es la lucha contra el narcotráfico. Ayer, la Secretaría Nacional Anti Drogas (Senad) interceptó en el Chaco paraguayo 79 kilos de marihuana con destino a Bolivia. Los pueblos de Paraguay y Bolivia tienen en común la cultura guaraní, entre otros aspectos que los unen. Pero quizás las huellas de la Guerra del Chaco aún pesan demasiado, pues la integración entre Bolivia y Paraguay todavía es muy limitada y ha estado marcada por intereses políticos, antes que comerciales o culturales.

    Me gusta

  11. Paraguay se alista para elecciones generales
    Los paraguayos elegirán este domingo al nuevo Presidente, a los gobernadores departamentales y renovarán ambas cámaras del Congreso

    Unos 3.5 millones de paraguayos están convocados para acudir este domingo a las urnas para elegir presidente de la República y renovar el Congreso, proceso que podría restituir la participación del país en foros regionales.

    En la jornada comicial de este domingo, el empresario centro-derechista Horacio Cartes figura como favorito a suceder al actual mandatario Federico Franco, conforme a las últimas encuestas sobre intención de voto.

    El proceso podría marcar el fin de la crisis política que el año pasado desató la destitución del presidente Fernando Lugo, quien fue sacado del poder por el Congreso tras un polémico juicio político por “mal desempeño de funciones”.

    La medida fue rechazada por varios países de la región, algunos de cuyos gobiernos la consideraron un “golpe de Estado”, lo que llevó a la suspensión de Paraguay de bloques como el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

    Cartes, político de 56 años y abanderado del opositor Partido Colorado, aparece como el candidato presidencial con más opción para ganar, según los sondeos, seguido de cerca por el aspirante Efraín Alegre, del oficialista Partido Liberal.

    Medios paraguayos coincidieron en afirmar que un eventual triunfo de Cartes, dueño de empresas financieras, ganaderas y tabacaleras, representaría una “nueva etapa” para el Partido Colorado, orientada a tomar distancia de los errores de pasadas administraciones.

    En efecto, en caso de que Cartes gane la jornada electoral del domingo, el Partido Colorado retornaría al poder, del cual salió en 2008 por el triunfo de Lugo, poniendo fin a 35 años de absoluta hegemonía política de esa colectividad en Paraguay.

    El abanderado colorado, sin embargo, ha prometido en su campaña corregir los errores del pasado y luchar contra la corrupción, uno de los principales flagelos que afectan desde hace décadas a la administración pública paraguaya.

    En ese sentido, Cartes aseguró a medios de su país que “el partido aprendió que hay un modelo acabado. No dudo que podrán haber bolsones retardatarios, pero el que crea que este modelo va a seguir está equivocado, la ciudadanía se cansó”.

    Alegre por su parte se ha mostrado a favor de un “modelo de liderazgo diferente al tradicional”, apareciendo como el principal continuador de la obra de Franco, quien asumió en junio pasado el poder tras la destitución de Lugo.

    El candidato del Partido Liberal subrayó que su postulación “representa al ‘Paraguay decente’ frente al ‘Paraguay de las mafias'”, en directa alusión a su contrincante colorado, al que acusó en la campaña de tener vínculos con el narcotráfico.

    En las elecciones generales de este domingo, los paraguayos elegirán además un nuevo vicepresidente, a los gobernadores departamentales (regionales) y renovarán ambas cámaras del Congreso

    Me gusta

  12. Paraguay elige presidente mañana

    Paraguay celebrará elecciones generales bajo observación internacional Poco más de 3,5 millones de paraguayos irán a las urnas el domingo 21, bajo la supervisión de más de 300 observadores internacionales, que verificarán el proceso. El Gobierno actual presidido por el liberal Federico Franco prometió entregar el mandato a quien resultase ganador.

    Paraguay cuenta con poco más de 6 millones de habitantes, de los cuales más de la mitad están convocados para elegir presidente, vicepresidente, representantes en las dos cámaras del Legislativo y el Parlasur, así como jefes departamentales.

    Son las sextas elecciones generales desde la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner en 1989, y el proceso estará verificado por más de 300 observadores internacionales, entre ellos representantes de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y los de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

    Paraguay está suspendido políticamente en la Unasur y el Mercosur, tras la destitución mediante juicio político en el Parlamento del entonces presidente Fernando Lugo, que fue sustituido por el liberal Federico Franco, lo que representó para muchas naciones y sobre todo las de la región sudamericana, como un “quiebre del proceso democrático”.

    Uno de los desafíos de quien sea electo nuevo presidente de Paraguay, será concertar la situación del país ante los bloques regionales.

    De las candidaturas presidenciales sobresalen las figuras de Horacio Cartes y Efraín Alegre, de los partidos tradicionales de Paraguay; el Colorado que estuvo en el poder por más de 60 años hasta el 2008 y, el Liberal que llegó a la Presidencia en el 2012 tras 72 años sin ocupar ese cargo.

    Según las encuestas publicadas en todo el periodo pre-electoral, la principal contienda por el sillón presidencial será entre ambos candidatos, aunque algunos resultados aventajaron a uno u otro.

    El PLRA por su parte buscó apoyo de otra fuerza política, la del Unace, para hacerle frente a Horacio Cartes. El pacto político, que consiste en que los adherentes del Unace le den su voto “útil” al liberal Efraín Alegre y no a su propio candidato, estuvo plagado de escándalos.

    Supuestamente, el Estado compró más de 5 mil hectáreas de tierra en Cordillera por USD 15 millones a una empresa en la cual es accionista el padre de uno de los principales representantes del Unace, el senador Jorge Oviedo Matto, quien se vio presionado tras la polémica compra de esas tierras a dar un paso al costado y dejar su cargo de titular del Congreso Nacional.

    El Unace representó en 2008 la tercera opción de preferencia entre los votantes, aunque todavía es una incógnita si mantendrá su fuerza, después de la muerte de su líder, el general (SR) Lino Oviedo.

    Ahora, según algunas encuestas, el tercer favorito sería Mario Ferreiro, quien inicialmente negoció con el Frente Guasu (FG) para ser presidencialista, pero fue rechazado por un sector de esta concertación de movimientos progresistas que propulsó la figura de Lugo en 2008.

    Al no lograr el acuerdo Ferreiro se apartó de la coalición de izquierda liderada por Fernando Lugo, pero se llevó al menos la mitad de los movimientos internos, con quienes creó la concertación Avanza País, mientras que el FG decidió lanzar la candidatura del doctor Aníbal Carrillo Iramain para presidente, y la de Lugo para senador.

    Otra candidatura que se destaca a pesar de que electoralmente su participación sería testimonial, es la Lilian Soto, del movimiento de mujeres Kuña Pyrenda. Soto generó polémica debido a su posición a favor del matrimonio homosexual y el aborto, puntos controvertidos en la sociedad paraguaya.

    También para estas elecciones el Partido Patria Querida impulsa la candidatura de Miguel Carrizosa, quien en 2010 fue candidato a intendente de Asunción, pero no le alcanzaron los votos.

    Además de los mencionados, hay candidatos que representan a los partidos Humanista, Blanco, Patria Libre y Partido de los Trabajadores, que no cuentan con representación en el Parlamento.

    La votación en Paraguay este año incluirá por primera vez a los paraguayos residentes en el exterior. Están habilitadas por el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) unas 22 mil personas que viven principalmente en Argentina, España y Estados Unidos.

    Las personas con discapacidad visual también sufragarán desde estas elecciones mediante el sistema Braille.

    El domingo, los paraguayos acudirán a las urnas y decidirán quiénes serán sus nuevos representantes para el próximo periodo que durará cinco años, 2013- 2018.

    Me gusta

  13. Paraguay, elecciones bajo la mirada de los observadores internacionales
    Internacional
    20 de Abr, 2013
    Por Jorge Zárate

    74 observadores de la UE se encuentran en Paraguay para comprobar la buena marcha de la jornada electoral para elegir este domingo al nuevo presidente, vicepresidente, gobernadores y las dos cámaras legislativas. Los primeros llegaron el 19 de marzo para supervisar la campaña electoral. Es la primera vez que la UE envía este tipo de misión a Paraguay, que vive un enrarecido clima político desde la destitución de Fernando Lugo en junio de 2012.

    Asunción, (IPS) – Los graves problemas sociales que afronta Paraguay no asoman entre las propuestas prioritarias del empresario Horacio Cartes y del senador Efraín Alegre, los candidatos con mayores posibilidades de ganar las elecciones presidenciales de este domingo, según las últimas encuestas. Cartes, de la conservadora Asociación Nacional Republicana (ANR), más conocida como Partido Colorado, recoge un 40 por ciento de intención de voto de los consultados, mientras que Alegre, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), recibe el 37 por ciento de apoyo. En tercer lugar, pero a mucha distancia, aparece el presentador de televisión Mario Ferreiro, de la alianza de centroizquierda Avanza País (AP), y le siguen ocho candidatos más, con muy escaso apoyo.

    Unos 3,5 millones de los 6,4 millones de paraguayos, según el censo de 2012, están habilitados para concurrir a las urnas a elegir presidente, vicepresidente, los 48 senadores y 80 diputados, así como 18 representantes al Parlamento del Mercosur (Mercado Común del Sur), que este país comparte con Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela. En estos comicios, donde también se eligen gobernadores para los 17 departamentos en que se divide el país, se espera una participación importante debido a que el voto es obligatorio y a que, tras un plebiscito realizado en 2011, se inscribieron para sufragar unos 20.000 residentes en el exterior, principalmente en Argentina, España y Estados Unidos.

    De esta manera comenzará a regularizarse la situación democrática del país que se alterada el 22 de junio de 2012, cuando el parlamento destituyó al presidente Fernando Lugo mediante un juicio político sumario que duró apenas unas horas. Esa acción, que por la rapidez impidió toda posible defensa de Lugo,se consideró irregular por parte de los gobiernos del Mercado Común del Sur (Mercosur) y de la Unión de Naciones Suramericana, que suspendieron a Paraguay como miembro pleno hasta la asunción de un nuevo gobernante elegido democráticamente.

    El proceso electoral, que culmina este domingo, permitirá que se levanten esas sanciones, puestas en vigor por el entonces vicepresidente Federico Franco que ocupó el cargo del que había sido despojado al mandatario de centroizquierda elegido en 2008. Lugo, un obispo obligado a dejar la Iglesia Católica cuando se postuló a la Presidencia, pretende reconstruir sus fuerzas desde el parlamento, al que aspira acceder encabezando una lista al Senado por el Frente Guasu (FG), un conglomerado de partidos de izquierda y centroizquierda que lleva a Aníbal Carrillo Iramaín como candidato a la Presidencia de Paraguay.

    El analista Arístides Ortiz, del periódico digital E’a, señala que «se espera que su popularidad ayude a otros integrantes de la lista del FG a conseguir escaño en el parlamento, al menos para ser testimonio de una disidencia contra lo que se estima será un gobierno con agenda económica neoliberal, sin importar que ganen los colorados o los liberales».

    La pobreza afecta al 38 por ciento de la población paraguaya y la indigencia al 20 por ciento, según datos de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censo, aunque un recorrido por la zona metropolitana de Asunción demuestran que las cifras pueden quedarse cortas. Paraguay es además uno de los países con peor distribución de la tierra en el mundo, ya que un tres por ciento de la población concentra 88 por ciento de las parcelas productivas, según el censo agrícola de 2008.

    El activista Ramón Medina, de la Organización de Lucha por la Tierra, dice que «la reforma agraria es la principal demanda de las organizaciones campesinas, que denuncian que 350.000 familias no tienen tierra, mientras 351 propietarios concentran 9,7 millones de hectáreas». Esta realidad quedó expuesta crudamente el 15 de junio de 2012 en la masacre de Curuguaty, donde murieron 11 campesinos y seis policías, hecho que desencadenó el juicio político al entonces presidente Lugo.

    A partir de la llegada al gobierno de Federico Franco, las preocupaciones sociales han sido desplazadas de la agenda pública para reinstalar los temas de interés de la minoría que controla el poder económico. Privatizaciones, consagración del gran negocio agropecuario y la utilización de las semillas genéticamente modificadas como modelo de desarrollo rural, aparecen como cuestiones de mayor peso en las propuestas de gobierno. Vale recordar que Paraguay exporta principalmente soja en grano y carne.

    Los analistas advierten que tanto Cartes como Alegre también avanzarán en la cesión a precio muy bajo de la energía generada por los complejos hidroeléctricos de Itaipú, compartido con Brasil, y Yacyretá, con Argentina. Ello facilitaría la instalación en el país de Río Tinto Alcan, la firma de aluminio más importante de Canadá y la tercera del mundo.

    En referencia a los perfiles de los candidatos, Cartes se mostró como un recién llegado a la arena política y, por tanto, ajeno a cuestionados vicios de la dirigencia tradicional. Dueño de 26 empresas en las que está prohibida la organización sindical, la publicidad electoral lo ha presentado como creador de puestos de trabajo, en un notorio esfuerzo por dejar de lado las sospechas de vínculos con operaciones de lavado de dinero y narcotráfico que han manejado varios medios de comunicación.

    Cartes fue asesorado en la campaña por Francisco Cuadra, exportavoz y ministro del dictador chileno Augusto Pinochet. En varios discursos, el candidato colorado ha calificado de «anormal» el derecho al matrimonio civil de personas del mismo sexo y, en una entrevista en Chile, defendió el «orden y progreso» que según él trajo a Paraguay la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).

    Por su parte, Alegre ha imostrado un perfil moderado, destacando su trabajo como ministro de Obras Públicas del gobierno de Lugo, como parte del acuerdo de entonces entre el FG y el PLRA. Sin embargo, el postulante liberal ha intentado, sin éxito durante su gestión, privatizar la gestión de los tres principales aeropuertos del país y ha sido acusado de corrupción, por la prensa paraguaya. Al final de la campaña electoral ha aumentado su porcentaje de voto gracias al acuerdo electoral concretado con la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos, creada por el recientemente fallecido general Lino Oviedo.

    Alegre se presenta como el candidato de los «decentes» para enfrentar «al Paraguay de la piratería, del contrabando y de las mafias que representan nuestros adversarios». También ha prometido crear 200.000 puestos de trabajo si llega a la Presidencia, impulsando obras públicas y un plan para instalar industrias.

    Me gusta

  14. Durán Barba y las elecciones en Paraguay
    El consultor político reflexiona sobre el futuro de la democracia guaraní.

    Por Jaime Duran Barba | 20/04/2013 | 21:09
    TemasElecciones en ParaguayDurán Barba
    3 1 4 Comentarios | Este artículo fue leído 2519 veces

    El Paraguay vive desde hace más de veinte años una democracia estable alejada de los delirios totalitarios. Las elecciones están bajo el control de un poder electoral independiente y se usan papeletas modernas que garantizan la pureza del sufragio, como es común en América latina. En este punto la única excepción es Argentina, que organiza sus comicios como lo hacían otros países el siglo pasado. Existen dos partidos, el Liberal y el Colorado, que enfrentados ideológicamente durante más de un siglo, eligen sus candidatos en elecciones internas competitivas en las que distintos afiliados pueden ser nominados.

    En Paraguay se respeta la la libertad de expresión. En este período democrático, ningún presidente ha intentado maniatar a la prensa o silenciar a un periódico, ni siquiera al ABC a pesar de que su director, Aldo Zucolillo, tiene el mote de “Acero” por su posición dura e independiente frente a todos los gobernantes. Tampoco existen medios de comunicación financiados por el gobierno para que lo alaben y ataquen a la oposición, como es usual en los gobiernos autoritarios. Los poderes del Estado son independientes y desde que se se instauró la democracia los paraguayos aprecian que el Congreso legisle sin ser obediente con el ejecutivo y que ningún presidente haya pretendido someter al Poder Judicial a sus caprichos. Como sucede cuando una democracia funciona bien, la economía es sana, crecerá este año entre el 10% y el 14% colocándose a la cabeza de los países de la región. No existe inflación, el guaraní se ha repreciado, ningún gobierno estatiza los bienes privados. Tanto los colorados como los liberales o los mandatarios de izquierda han mantenido una política que ha permitido que se aprovechen las inmensas riquezas naturales del país y que se respire en el país un ambiente de optimismo. Tanto en lo político como en lo económico Paraguay está más cerca de Brasil, Chile, México y los países desarrollados del mundo, que de Angola, Irán, Nicaragua y los neoautoritarismos tropicales de América latina.

    En las elecciones del 2008 triunfó una coalición encabezada por el Partido Liberal que incorporaba a algunos grupos pequeños de izquierda. Aunque el presidente Lugo se identificaba con los gobiernos del “socialismo del siglo XXI” no pudo instaurar un modelo autoritario porque la democracia paraguaya tenía instituciones más sanas que otros países de la región. Después de varias equivocaciones que culminaron cuando un piquete de la policía mató a 11 campesinos y el presidente premió al comisario Arnaldo Sanabria, comandante del operativo, designándole comandante general de la Policía, el Congreso lo llamó a un juicio político en el que se siguieron todos los pasos que establecía la Constitución. Lugo fue destituido y aceptó la legalidad de esta decisión a pesar de lo cual la mayoría de gobiernos de América latina trataron de romper la institucionalidad democrática, restituir al destituido y sin saberlo, avalar la masacre. El fantasma de la guerra de la Triple Alianza se instaló entre los paraguayos, siempre temerosos de los abusos de sus vecinos y la destitución de Lugo tuvo un apoyo que fue superior al 80%, sin que se hayan registrado protestas. La intervención extranjera fue fruto del fanatismo ideológico y del desconocimiento de lo que ocurría en el país. Hubo incluso funcionarios de un gobierno militar del Caribe que pretendieron que las fuerzas armadas paraguayas dieran un golpe y restituyeran a Lugo por la fuerza. Felizmente nada de eso prosperó.

    En las elecciones de la próxima semana se enfrentarán Efraín Alegre del Partido Liberal, Horacio Cartes del Partido Colorado y algunos candidatos menores, entre ellos alguno apoyado por Lugo. Cartes encabeza las encuestas después de hacer una campaña ordenada, con una buena estrategia. Alegre no supo aprovechar la buena imagen de Federico Franco, su campaña careció de sentido, fue mal planificada, y sus técnicos repitieron los errores que en el último año llevaron al desastre a Josefina Vázquez Mota en México, a Ricardo Alvarez en Honduras y a Guillermo Lasso en Ecuador. En la recta final Horacio Cartes fue víctima de una campaña negativa absurda que hizo más daño al candidato liberal que al atacado. Logró además un acuerdo con el partido de Lino Oviedo que con las sumas y restas que provoca, probablemente no cambiará el escenario electoral. Lo más probable es que las elecciones sean transparentes y consoliden los avances democráticos del país. Federico Franco, injustamente atacado por su nominación, está obligado a presidir las elecciones más cristalinas de la historia paraguaya.

    Los dos candidatos con posibilidades de ganar la presidencia creen en la democracia, serían buenos mandatarios y ninguno de ellos es un Mesías que habla con pajaritos de plástico que pueda arruinar el futuro político y económico del país con sus consejos. Por cierto el ex presidente Lugo participa como candidato a senador, lo que permitirá aquilatar su respaldo popular.

    *Consultor político.

    Me gusta

  15. Elecciones Paraguay: juicio político de Lugo era inevitable, dice Efraín Alegre
    En entrevista con Terra, candidato del Partido Liberal confirma la intención de renegociar tratado con Brasil, dice que la destitución de Fernando Lugo era “inevitable” y promete diálogo para volver al Mercosur y Unasur.

    Foto: Paraguay Alegre
    Lucas Rohãn

    El senador Efraín Alegre, candidato del Partido Radical Liberal Auténtico (PLRA) a la presidencia de Paraguay el próximo domingo, afirma que el juicio político que destituyó al ex presidente Fernando Lugo en junio del año pasado fue “inevitable”. Alegre, cuyo partido era aliado del gobierno hasta siete días antes del juicio en el Senado, dijo en entrevista exclusiva con Terra, que la acusación era “el resultado de errores cometidos por el gobierno.”

    Haz clic para ver el video en Terra TV
    Paraguay se prepara para elegir presidente
    Efraín Alegre, de 50 años, ahora aparece delante del principal opositor, el candidato colorado Horacio Cartes, en las encuestas. Cartes lideraba todas las encuestas, pero Alegre ganó el apoyo del partido del general Lino Oviedo, que murió en febrero en un accidente de helicóptero, y con ello ganó valiosos puntos que le pueden dar la presidencia. En Paraguay no hay segunda vuelta, quien obtiene mayor cantidad de votos gana la elección.

    En junio del año pasado, el país vivió una crisis política después del juicio político que destituyó al presidente Fernando Lugo, acusado de mal desempeño de sus funciones. El juicio político sólo fue posible debido a que el PLRA abandonó la base aliada, permitiendo así que la oposición tuviese mayoría para destituir a Lugo.

    ver más
    Elecciones en Paraguay: ¿borrón y cuenta nueva?
    El principal argumento para juzgar el entonces presidente izquierdista fue la masacre de Curuguaty, en la que policías y campesinos murieron durante el desalojo de una finca perteneciente a un ex presidente del Partido Colorado. El episodio todavía plantea muchas preguntas. Recientemente, Lugo pidió que Alegre, Cartes y otros miembros de los partidos Liberal y Colorado sean investigados por la masacre. Según él, el desalojo de la finca tenía todo para ser pacífico.

    El juicio político a Lugo fue considerado golpe de Estado por los países vecinos. El gobierno del entonces vicepresidente Federico Franco, quien asumió la presidencia, no fue reconocido y Paraguay fue suspendido de Mercosur y Unasur. La promesa es que todo vuelva a la normalidad después de las elecciones de este domingo. Alegre dijo que si es elegido, iniciará diálogos con los países vecinos para volver a los dos bloques. La siguiente entrevista fue concedida a Terra, por correo electrónico, antes de las elecciones.

    Terra – ¿Usted quiere que Paraguay vuelva a hacer parte del Mercosur? ¿Cómo va hacer eso?
    Efraín Alegre – Si, por supuesto. Paraguay es parte del Mercosur es uno de los fundadores de este bloque. Paraguay no puede vivir de espaldas a él ni Mercosur de espaldas a nosotros.

    Terra – ¿Cómo va a recuperar la confianza de los países vecinos en las instituciones políticas paraguayas? ¿Y cómo va conducir la relación con esos países?
    Efraín Alegre – La confianza se gana con las acciones de los gobiernos, cuando ellas garantizan una relación saludable con los vecinos. Lo que nos une es mucho más importante que los asuntos que nos separan. Por lo tanto, es cuestión de conversar y encontrar el punto que nos permita volver al sendero de la cooperación amistosa.

    Efrain Alegre, candidato del Partido Liberal
    Foto: Paraguay Alegre

    Terra – En su opinión, ¿es importante para el país tener voz en Unasur nuevamente? ¿Cómo evalúa el trabajo de este grupo de países creado recientemente?
    Efraín Alegre – Por supuesto que sí, somos el corazón de América del Sur y somos fundadores de este bloque. La Unasur es una institución nueva y como toda institución nueva obviamente, debe recorrer todavía un camino importante para ir definiendo con mayor precisión sus metas, métodos y los mecanismos para alcanzar esos objetivos.

    Terra – ¿Qué motivos llevaron su partido a retirar el apoyo al ex presidente Lugo el año pasado? ¿Y cómo evalúa todo el proceso que culminó con el juicio político del ex presidente y su destitución?
    Efraín Alegre – En ese entonces se produjo una crisis política en Paraguay, el juicio político no cayó del cielo. Esta crisis se agravó con el tiempo y, derivó finalmente en la matanza de Curuguaty. Lastimosamente, en nuestra opinión el entonces Presidente Fernando Lugo no manejó la situación con la inteligencia y prudencia que hubiéramos deseado. El juicio político no fue una opción deseada por nosotros, sino inevitable, consecuencia de errores cometidos por el Gobierno; un desenlace no querido pero que lastimosamente no se pudo evitar.

    Paraguay elige al próximo presidente el domingo. No hay segunda vuelta y el ganador es declarado por mayoría simple
    Foto: Paraguay Alegre

    Terra – El gobierno dice que hoy Paraguay necesita de más energía para su consumo interno. Esto implicaría la renegociación de las plantas de los tratados binacionales con Brasil y Argentina. ¿Cómo va a resolver este problema?
    Efraín Alegre – Precisamente a través de la renegociación de los tratados de ambas binacionales. Paraguay tiene derecho a su energía, Paraguay quiere su energía para generar trabajo, desarrollo y crecimiento local. Nosotros queremos usar la energía para dar oportunidades para que empresas paraguayas, brasileñas, argentinas o de otros países apuesten por nuestro país, se instalen en nuestro país, usen nuestra energía, generen empleo, porque somos un país seguro, previsible, competitivo y con intención de crecer.

    Terra – ¿Qué propuestas tiene para eliminar la imagen de exportador de productos falsificados?
    Efraín Alegre – En primer lugar, ratificar que el 21 de abril caerá el cargamento narco más grande de la historia de nuestro país. Con Efraín Alegre, Paraguay será distinto, tendrá un esquema productivo distinto, será un país de una economía de producción y no de triangulación ni de contrabando ni de piratería ni de narcotráfico. Seremos un país serio que produce.

    Terra – ¿Cómo va a combatir la epidemia de dengue que, año tras año, afecta a Paraguay? Usted y su familia, inclusive, fueron víctimas de la enfermedad.
    Efraín Alegre – La epidemia de dengue es un problema muy serio que no puede ser resuelto solo por las políticas del Estado, sino también debe ser resuelto por la conducta de los ciudadanos, porque el mosquito transmisor se cría en las casas, en los patios baldíos y en los jardines. El ministro de Salud actual, Dr. Antonio Arbo, que forma parte del equipo de diseño de políticas de salud de mi programa de gobierno, insta a la ciudadanía a participar en los trabajos de prevención. Se trata de un esfuerzo colectivo.

    Terra – Con la muerte del candidato Lino Oviedo, el partido del ex candidato decidió apoyar su candidatura en la recta final de la campaña. ¿Cómo recibió la noticia?
    Efraín Alegre – Evidentemente cambió de manera radical. Lamentamos profundamente su muerte y acompañamos a su familia y seguidores en su dolor. Celebramos que el partido UNACE haya acordado acompañar mi candidatura. Ellos suman sus fuerzas a este gran proyecto que convoca a varios sectores políticos, liberales, independientes, colorados, socialistas, y ahora al partido del general Lino Cesar Oviedo.

    Me gusta

  16. Paraguay va a urnas para eligir presidente

    Por PEDRO SERVIN
    ASUNCIÓN (AP).

    La despenalización del aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo no figuran en el programa de gobierno de los dos partidos tradicionales y derechistas cuyos candidatos Horacio Cartes y Efraín Alegre tienen las mejores posibilidades —según las encuestas— de ganar el domingo las elecciones presidenciales de Paraguay.

    La Cámara de Senadores sesionó en forma extraordinaria con 25 de sus 45 miembros y resolvió suspender por dos meses sin goce de sueldo al legislador Silvio Ovelar del opositor Partido Colorado quien fue sorprendido cerrando el trato con un grupo de 200 campesinos para asegurar que este domingo no emitieran su voto por el candidato oficialista Efraín Alegre.

    Supuestamente, en el video difundido por los canales de televisión de Asunción, Ovelar ofreció 25 dólares a casa campesino de una aldea del departamento de Caaguazú, a 140 kilómetros al este de la capital.

    “En realidad, yo preparé un camarógrafo para grabar el momento en que dirigentes oficialistas querían acordar con los labriegos para que no voten por mi partido, el Colorado, y al final soy la víctima”, dijo Ovelar en conferencia de prensa.

    Acerca de la unión gay, Alegre sostuvo: “creo que el matrimonio debe seguir siendo entre un hombre y una mujer pero estoy abierto al debate público”, dijo el presidenciable del Partido Liberal Radical Auténtico en entrevista con The Associated Press.

    Sin embargo, aclaró: “si gano el domingo no impondré nada desde el Poder Ejecutivo porque ese tipo de temas debe ser discutido, incluso, si fuera necesario podríamos llamar a una consulta popular”.

    Alegre apostilló: “el casamiento entre gays no se instaló aún con fuerza en el Paraguay, como sí ocurrió en otros países de la región como Argentina y Uruguay”.

    Acerca de la despenalización del aborto opinó que “habría que organizar audiencias públicas, participar en debates”.

    Horacio Cartes, aspirante a la jefatura del Estado por el opositor Partido Colorado, envió un correo electrónico a la AP diciendo que concederá una entrevista el lunes, luego de su eventual victoria.

    No obstante, afirmó que no podría soportar que un hijo suyo le dijera que se quiere casar con un hombre, utilizando, incluso, una frase escatológica, de que se dispararía un tiro en sus partes íntimas. Lo dijo durante su participación en un programa de la radioemisora Chaco Boreal, de Asunción.

    “Bien o mal soy católico y como hombre de esa religión no quisiera ser el presidente bajo cuyo mandato se legalizara esa práctica”, añadió.

    Respecto al aborto manifestó que “en mi programa de gobierno existen muchas otras prioridades como crear fuentes de empleos y combatir la pobreza con la venida al país de inversionistas extranjeros”.

    La médica Lilian Soto, ex ministra de la Función Pública del anterior gobierno de Fernando Lugo, actual candidata a presidenta por la concertación opositora Kuá Py Rendá (Plataforma mujer, en guaraní), dijo que “es criminal que en Paraguay se siga castigando penalmente el aborto y discriminando a las minorías sólo por sus preferencias sexuales”.

    “No profeso ninguna religión pero reconozco la existencia de buenas y malas energías. Los que se consideran religiosos deben respetar el estado laico con sus preferencias o inclinaciones. Así se construirá una democracia con pluralidad de ideas”, acotó en reunión con periodistas.

    Simón Cazal, director de la organización no gubernamental Somosgay, manifestó en entrevista con la AP que Cartes y Alegre “son homofóbicos porque pertenecen a un partido extremadamente conservador pero hipócrita”.

    “Estamos pidiendo a todas las personas reflexivas y respetuosas de las minorías que no voten por Cartes ni por Alegre”.

    Cazal, de 30 años, está casado por la ley argentina desde hace un año con Sergio López de 24. Constituyen el primer matrimonio gay, legal, en Paraguay.

    Monseñor Rogelio Livieres, obispo de la diócesis Alto Paraná con sede en Ciudad del Este, a 320 kilómetros de Asunción, participó en varios programas radiales aplaudiendo la posición de Cartes y Alegre. “Estos son buenos cristianos “, apuntó.

    En dos debates públicos transmitidos por canales de televisión con señal abierta, Cartes y Alegre coincidieron en la necesidad de combatir el 39% de pobreza con 20% de indigencia, de una población de 6,2 millones de personas, pero no difundieron sus planes específicos.

    Alegre adelantó que si triunfa, llamará a licitación pública internacional para privatizar el aeropuerto de Asunción construido en 1975 “para tener uno moderno y funcional como los hay en Chile, Ecuador, Argentina, Brasil y Uruguay”.

    Unos 3,5 millones de paraguayos irán a las urnas para nominar, además de presidente, un vice presidente, 45 senadores, 80 diputados, 18 parlamentarios del Mercosur y 17 gobernadores departamentales para gobernar hasta 2018.

    Oscar Arias, jefe del grupo de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidió en conferencia de prensa que los diferentes candidatos “respeten el domingo a la noche los resultados que salgan de la Justicia Electoral”.

    “La elección puede ganarse por un gran margen o por una pequeña diferencia, sin embargo en cualquiera de los casos se debe respetar el resultado”, sostuvo Arias.

    El presidente Federico Franco informó el viernes durante un acto oficial en el pueblo Coronel Oviedo, a 130 kilómetros al este, que “el 15 de agosto entregaré el poder al ganador”.

    El mandatario ratificó su decisión: “entregaré la banda presidencial sin necesidad de ninguna intervención de guerra, de revoluciones, ensañamiento o derramamiento de sangre”.

    Los comicios se desarrollarán 1100 a 2100 GMT y unas dos horas después habrá resultado parcial oficial sobre 92% de los votos escrutados, según anunció Luis María Ljubetic, director de las votaciones por la Justicia Electoral.

    Me gusta

  17. Paraguay acude a elecciones generales este domingo

    Los paraguayos acuden este domingo 21 de abril a las urnas, para elegir al nuevo presidente, luego del golpe de Estado parlamentario ocurrido en junio de 2012 contra el mandatario Fernando Lugo.

    Además de presidente, los 3,5 millones de paraguayos convocados a las urnas elegirán vicepresidente, 45 senadores, 80 diputados, 18 parlamentarios al Mercado Común del Sur (Mercosur) y 17 gobernadores departamentales.

    Una novedad en los 23 años de democracia en esta nación suramericana, es que los paraguayos en el exterior podrán ejercer su derecho al voto. Unos 22.000 ciudadanos podrán sufragar en EEUU, España y Argentina.

    A las 12:00 de la noche del jueves inició la veda electoral y el período de reflexión. Los comicios se dan en medio de una lluvia de denuncias por corrupción que salpicó a partidos políticos tradicionales (Colorado y Liberal), Gobierno, Congreso y hasta al Poder Judicial, reseñó Prensa Latina.

    El Frente Guasú, coalición de partidos de izquierda, denunció la compra de votos, la irregular venta de tierras de campesinos e indígenas, la adquisición a sobreprecio por el Estado de terrenos de familiares de congresistas y la compra por Federico Franco de una lujosa mansión.

    Candidatos a la presidencia

    A los comicios se presentan 10 candidatos presidenciales.

    El Frente Guasú, que en 2008 alcanzó la presidencia con Fernando Lugo, acude esta vez a las urnas con Anibal Carrillo como candidato.

    Carrillo es un médico de 58 años, nacido en Asunción. Tiene un largo historial en la lucha estudiantil y política de Paraguay, fue militante de la izquierda del Partido Febrerista y luego fundó el partido Tekojoja, uno de los principales integrantes del Frente Guasú.

    El Partido Colorado, que gobernó al país durante 60 años hasta el 2008, incluyendo la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), tiene como candidato al empresario y dirigente deportivo, Horacio Cartes.

    Cartes, de 56 años, estudió en Estados Unidos, hizo carrera técnica en Tulsa Oklahoma de Powerplant – Spartan School of Aero (motores de aviación). Tras su regreso a Paraguay en 1989, funda Cambios Amambay, que posteriormente en el año 1992 se convierte en el Banco Amambay. En 1994 ingresa como socio en Tabacalera del Este SA, y en 1996 forma Tabacos del Paraguay SA.

    El candidato del partido conservador también ha sido dirigente deportivo. En 2001 fue presidente del Club de fútbol Libertad. También fue el director de selecciones de la Asociación Paraguaya de Fútbol, durante las eliminatorias para la Copa Mundial de 2010.

    Cartes ha sido acusado de sumarse a la conjura política para destituir a Lugo el año pasado.

    El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), actualmente en el poder, tras un golpe de Estado parlamentario, desde junio pasado con Federico Franco, presenta como candidato a Pedro Efraín Alegre, de 50 años de edad.

    Alegre es un abogado graduado en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción. Cursó una especialización en Gestión Pública en la ciudad española de Granada, y alta gerencia en la Universidad Austral de Buenos Aires.

    El candidato liberal fue ministro de Obras Públicas y Comunicaciones durante la presidencia de Lugo. El Frente Guasú lo acusa de estar involucrado en la masacre de Curuguaty, donde murieron 17 personas en medio de un violento desalojo de campesinos. El hecho fue una excusa para asestar el golpe de Estado al gobierno de Lugo.

    Además de Carrillo, Cartes y Alegre, se presentan por la presidencia paraguaya Mario Ferreira, por Avanza País; Miguel Carrizosa, por Patria Querida; Lilian Soto, por el movimiento feminista de izquierda Kuña Pyrendá; Roberto Ferreira Franco, por el Partido Humanista; Eduardo Arce, por el Partido de los Trabajadores; Ricardo Almada, por el Partido Blanco, y Anastasio Galeano, por Patria Libre.

    Me gusta

  18. Paraguay define su futuro

    Si bien hay varios candidatos, las elecciones se polarizaron entre los representantes del partido Colorado Horacio Cartes y Juan Afara (candidatos a presidente y vicepresidente) y los representantes de la Alianza Liberal Auténtico, Efraín Alegre y Rafael Filizzola (candidatos a presidente y vicepresidente).

    Unos 3,5 millones de ciudadanos habilitados para votar en la jornada de este domingo. El próximo presidente asumirá sus funciones el 15 de agosto próximo y su mandato expirará en agosto del año 2018. Reemplazará al actual Mandatario Federico Franco quien asumió el gobierno el 22 de junio del año pasado tras el juicio político que se le hiciera a Fernando Lugo que terminó con su destitución.
    Candidatos
    Si bien hay varios candidatos, las elecciones se polarizaron entre los representantes del partido Colorado Horacio Cartes y Juan Afara (candidatos a presidente y vicepresidente) y los representantes de la Alianza Liberal Auténtico, Efraín Alegre y Rafael Filizzola (candidatos a presidente y vicepresidente).
    Ambas fórmulas, según las encuestas realizadas por las dos consultoras más importantes de Asunción Geo y First, llegan a los comicios de este domingo con un empate técnico. “Final de bandera verde”; pronosticó el director del diario ABColor, Aldo Zucolillo.
    En tal sentido hay una leve ventaja del partido Colorado pero de tan sólo tres puntos, coincidieron los consultores José Nicolás Morínigo de la empresa Geo y Francisco Capli de la consultora First.
    “Es por ello que se puede decir que existe un empate técnico porque las encuestas tienen un margen de error de más o menos tres puntos”; coincidieron ambos.

    Las elecciones

    Los comicios se iniciará a las 7:00 y se desarrollarán hasta las 16:00 hora local (8:00 y 17:00 hora Argentina).
    Además de Presidente y Vicepresidente, los ciudadanos paraguayos elegirán 80 diputados nacionales; 45 senadores 18 miembros del Parlasur y 17 gobernadores.
    El voto es obligatorio a partir de los 18 hasta los 60 años.
    La proyección que hizo el analista político Pablo Herrera es que el porcentaje de personas que irán a las urnas “se ubicará entre el 60 y 65 por ciento del electorado”.
    Esto significa que de darse esta proyección, aproximadamente unos 2.100.000 ciudadanos paraguayos votarán este domingo.

    Me gusta

  19. La “masacre” en Paraguay que generó las elecciones

    La “Masacre de Curuguaty” es el motivo por el cual este domingo en Paraguay hay elecciones presidenciales.

    El hecho se refiere a un incidente ocurrido en junio pasado, del cual hay varias versiones y una investigación oficial ampliamente cuestionada.

    Lo único que quedó claro es que 17 personas perdieron la vida -11 campesinos y seis policías- en una operación de desalojo de una ocupación de las tierras llamadas Marina Kue, cuya propiedad reclama un grupo empresario local.

    Si bien en la zona hay cierto nivel de violencia, el saldo de esta “masacre” sorprendió a muchos en Paraguay. Y además impulsó a la oposición política del país a responsabilizar al entonces presidente Fernando Lugo del hecho y proceder a su destitución en siete días.

    El resultado de este juicio político -que duró menos de 24 hotas- fue el que colocó a Federico Franco como mandatario interino y fijó las elecciones de este domingo.

    Pero la remoción de Lugo generó una amplia condena internacional. La mayoría de los gobiernos de la región consideraron que se trató de una ruptura del hilo constitucional (algo que niega Franco). Por ello hasta la fecha el país permanece suspendido -hasta que se efectúen estos comicios- de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) y del bloque comercial Mercosur.

    Toda esta cadena de eventos surgió a raíz de la “masacre de Curuguaty”, que casi un año después, sigue sin tener una explicación clara o una resolución judicial por lo ocurrido.

    Acusados y acusadores

    Una de las primeras medidas que tomó el gobierno interino de Franco fue desactivar una comisión independiente -que contaría con ayuda de la Organización de Estados Americanos- instaurada por Lugo para esclarecer lo ocurrido en Marina Kue.

    Franco optó por dejar el caso sólo en manos de la policía y el Ministerio Público.

    Y tras meses de investigaciones la Fiscalía ya tejió quiénes serían los responsables de la muerte de las 17 personas.

    “En la parte investigativa ya se hizo todo lo que había que hacer”, le dijo el fiscal de la causa, Jalid Rachid, a BBC Mundo.

    Hay 14 personas acusadas por la muertes en el incidente ocurrido el 15 de junio de 2012.

    Todos los acusados son personas que ocupaban las tierras, es decir campesinos. No hay ningún funcionario policial imputado, pese a que 11 de los 17 muertos fueron campesinos.

    Para el fiscal se trató de una emboscada de los campesinos que desató el posterior tiroteo que dejó el trágico saldo de muertos.

    “Fue una causa compleja y se fueron descartando hipótesis en el transcurso de la investigación que confirmaban nuestra teoría: los policías para nosotros fueron víctimas de lo ocurrido y no podemos ahora pasarlos a ser imputados o procesarlos. Se les violaría el debido derecho”, afirmó Rachid.

    Todos los campesinos acusados se encuentran con prisión preventiva. Entre los detenidos hay tres mujeres, dos de ellas embarazadas (aunque una dio a luz esta misma semana), responsabilizados de las muertes de los agentes de seguridad, entre los que estaba el jefe de las fuerzas élite de la policía.

    “Se les acusa a todos de invasión de propiedad, asociación criminal, e intento de homicidio”, señaló a BBC Mundo Rogelio Ocampos, de la ONG Articulación Curuguaty, que trabaja en la asistencia de grupos campesinos en el interior de Paraguay.

    Según Ocampos en el conjunto de organizaciones sociales del país se considera que la investigación no ha sido adecuada.

    “La Fiscalía tomó en cuenta el testimonio de 84 policías y de ningún campesino. Además no se hicieron peritajes correspondientes, ni estudios de balística para comprobar quién mató a los seis policías”, afirma.

    La Coordinadora de Derechos Humanos de Paraguay (Codehupy) confirma que no se recabaron testimonios de campesinos en las investigaciones del Ministerio Público.

    De hecho el fiscal Rachid ha sido recusado dos veces por los abogados defensores, como también el primer juez del caso.

    “Pero en lo que a mi se refiere la Corte Suprema de Justicia encontró que no había argumentos para estas recusaciones. Por eso no se pudo adelantar más”, se defiende Rachid.

    Graves dudas

    ¿Quién disparó primero? Es la pregunta clave que no tiene una respuesta aceptada ampliamente.

    De acuerdo a lo recogido a través de diferentes fuentes se puede reconstruir lo sucedido en la operación de desalojo el 15 de junio de 2011, justo hasta el instante en que se inicia el fatal tiroteo.

    Unos 50 campesinos ocupaban las tierras que el empresario Blas Riquelme dice que son de su propiedad, aunque los campesinos afirman que son del Estado (algo que actualmente se dirime en la Corte Suprema de Justicia)Al menos 300 efectivos policiales, de diferentes cuerpos como anti-motines o fuerzas especiales, con el apoyo de helicópteros, llega al lugar para sacar a los campesinos. A muchos llamó la atención la participación de fuerzas especiales en un procedimiento de desalojo, algo que no suele ocurrir.Algunos campesinos estaban armados con escopetas. Algo que es frecuente para personas que viven en el campo, afirman conocedores del tema en el país.Las fuerzas policiales estaban fuertemente armadas, incluso con fusiles de asalto.Una vez en el lugar, una delegación policial -encabezada por el jefe de las fuerzas especiales Erven Lovera- inicia el contacto de palabra con un grupos de dirigentes campesinos.Y a partir de aquí el relato de los hechos es contradictorio y hasta confuso.

    “Ellos (los campesinos) los recibieron a tiros”, asegura el fiscal Rachid.

    “Se ha dicho que la policía llegó a dialogar, pero eso no fue así. La policía llegó a tratar de sacarlos”, afirma el periodista Julio Benegas, quien acaba de publicar el libro La Masacre de Curuguaty”, que investigó en profundidad el caso.

    “Cuando el comandante les dice que salgan se produce un forcejeo y surge el primer disparo. Es de la policía, y ahí ocurre la reacción de los campesinos”, señaló Benegas.

    En un informe publicado en diciembre pasado por la Codehupy -con entrevistas a 34 testigos presentes-, se incluye el testimonio identificado como CRGTY\T07C020411, que dice: ”

    Yo lo que vi fue que el grupo de la GEO (fuerzas especiales policiales) vino desde un lado y le dijimos ‘quédense y vamos a conversar no hace falta la fuerza’ le dijimos. Ellos no

    querían saber nada. Vinieron a atropellar, entraron e hicieron un desastre y después se escuchó el tiro que no sabemos de dónde vino y ahí ya se armó todo”.

    La Fiscalía dice que uno de los primeros muertos es el propio Lovera, de un disparo en el pecho. Pero esto es algo que no ha podido ser confirmado de manera independiente.

    Pero además en este caso hay graves denuncias sobre presuntas ejecuciones de algunos heridos por parte de los organismos de seguridad.

    El informe de la Codehupy señala varios casos al respecto, todo basados en el reporte forense del doctor Matías Arce, del Hospital de Curuguaty.

    Luciano Ortega,murió por “herida con arma de fuego en el cráneo con orificio de entrada en la región parieto temporal lado izquierdo con orificio de salida en la región temporal lado derecho”, dice el forense, y además tenía heridas de bala en el cuerpo y una pierna.Adolfo Castro, murió por “herida de arma de fuego en el cráneo, aproximadamente de 20 cm de diámetro en la región parieto temporal lado izquierdo, con destrucción de masa encefálica”, dice el forense, y describe que también tenía heridas en el cuerpo.Y el caso de Delfín Duarte, que presentaba “una herida con arma de fuego en la cavidad bucal”, y también tenía heridas de bala en otras partes del cuerpo, escribió Arce.Los tres ejemplos registrados señalan que además de heridas de bala en las piernas Ortega y Castro tenían tiros en la cabeza y Duarte uno en la boca, según la Codehupy.

    No obstante, el fiscal Rachid asegura que no hubo ajusticiamientos. “Hay que tomar todo lo que se dice con pinzas. Los exámenes forenses que hicimos señalan que las heridas fueron producidas por disparos recibidos a media distancia, no a corta distancia”.

    Contexto

    En marzo Naciones Unidas hizo un llamado a las autoridades paraguayas a investigar el caso de manera “independiente e imparcial”.

    “En particular, el Comité está preocupado por la información recibida que demuestra falta de imparcialidad e independencia en los procesos de investigación desarrollados”, señaló el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

    La cancillería paraguaya respondió, mediante comunicado, que “los únicos órganos competentes para investigar y juzgar los hechos acaecidos en Curuguaty son el ministerio Público y el Poder Judicial, respectivamente, los cuales garantizan una investigación imparcial e independiente”.

    El despacho de Relaciones Exteriores además prometió que en un plazo de un año ofrecerá resultados.

    Para el periodista Benegas, “lo increíble es que ya no se habla de este caso en Paraguay”.

    “Es vergonzoso porque el poder constituido, y la destitución de Lugo, se dio a raíz de esta masacre”, añadió.

    De acuerdo a lo que explicó la fiscalía a BBC Mundo, el próximo 27 de abril, después de los comicios de este domingo, se efectuaría una audiencia judicial que podría marcar el inicio del juicio oral sobre este caso.

    El futuro de los 14 campesinos detenidos dependerá de lo que resulte en dicho proceso.

    Me gusta

  20. Paraguay elige presidente a los nueve meses de la crisis que acabó con Lugo
    El Partido Colorado confía en volver al poder con el candidaro Horacio Cartes, un empresario acusado de contrabando

    A los nueves meses de la destitución del presidente Fernando Lugo, los paraguayos se disponen a enderezar sus instituciones. Las elecciones de mañana pueden marcar el retorno del Partido Colorado al poder, que ya ejerció entre 1954, cuando comenzó la dictadura de Alfredo Stroessner, y 2008, cuando un exobispo –Fernando Lugo– dio por terminado más de medio siglo de dominio político.

    El empresario Horacio Cartes es el rostro de las esperanzas del coloradismo de que las cosas vuelvan a ser más o menos como antes. El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), que fue sostén de Lugo hasta que le dio la espalda, lleva como abanderado a Efraín Alegre.

    Los seguidores del exreligioso van en tres listas distintas. Una de ellas, el Frente Guasú, lleva a Lugo como candidato a senador.

    ACUSACIONES CONTRA CARTES Y ALEGRE
    Cartes es un empresario tabacalero. Hasta hace pocas semanas, nadie dudaba de su triunfo. Pero las encuestas comenzaron a mostrar mejor a Alegre y hoy, en Asunción, se llega a hablar de un empate técnico. En algo se parecen los dos competidores: su raigambre conservadora, mezclada con esa particular manera que tienen las elites paraguayas de invocar el nacionalismo.

    Sobre Cartés pesan acusaciones de contrabando. Alegre fue ministro de Obras Públicas de Lugo, hasta que el depuesto mandatario lo echó en junio de 2011, al desaparecer 25 millones de dólares que debían ser destinados a un proyecto que nunca se ejecutó.

    El periodista Mario Ferreiro, de la coalición Avanza País, una rama escindida del partido de Lugo, y tercero en los sondeos, pidió a los votantes que no se dejen engañar por los partidos tradicionales porque “ellos no van a cambiar, son la misma cosa, ni siquiera la pelea que ahora protagonizan es sincera, es una falacia, simulan que se pelean para después del 21 de abril repartirse el país entre ellos”.

    OBSERVADORES DE LA OEA
    La Organización de Estados Americanos ha enviado 500 observadores a los comicios. El jefe de la misión, el expresidente costarricense Óscar Arias, dijo que las elecciones son “definitivamente fiables” en Paraguay y que “el proceso será transparente, justo y equitativo”. De acuerdo con Arias, la contienda de mañana será “una de las más observadas del mundo, algo que no es frecuente en América Latina”.

    Federico Franco, el presidente provisional surgido de la crisis que dio por terminada la gestión de Lugo, expresó su confianza de que, tras las elecciones, Paraguay sea reincorporado al Mercosur y a los mecanismos de integración regional de los que fue apartado.

    La situación no deja de tener sus aristas complejas. En respuesta a las sanciones que recibió Paraguay, el Parlamento declaró persona no grata al entonces canciller venezolano, Nicolás Maduro, que asumió la presidencia de Venezuela el pasado viernes.

    Por otra parte, las elecciones han relegado a un segundo plano un hecho que muestra el verdadero rostro social de ese país: la peor epidemia de dengue de su historia, por la cual han fallecido 43 personas hasta ahora y otras 64.000 han sido infectadas por el mosquito ‘aedes aegypti’.

    Me gusta

  21. Uruguay rechaza uso de imagen de Mujica en campaña electoral de Paraguay
    A un día de la elección, el gobierno uruguayo negó el uso de una fotografía en la que el presidente Mujica aparece junto al candidato Efraín Alegre. La foto generó molestias en sectores progresistas de la oposición.

    El gobierno uruguayo rechazó el uso de la imagen del presidente, José Mujica, durante la campaña electoral en Paraguay, en alusión a la utilización de una fotografía del mandatario junto al candidato liberal Efraín Alegre, señaló la Secretaría de Comunicación de la Presidencia en un comunicado.

    “Ante la aparición de material publicitario utilizado como parte de la propaganda de uno de los candidatos en la campaña electoral de Paraguay, en la que se incluye la imagen de José Mujica, la Presidencia de la República aclara que el Presidente Mujica no ha autorizado el uso de su imagen, y/o nombre para dichos fines”, señala el comunicado difundido ayer..

    La Presidencia de Uruguay “precisa que no tiene ni el propósito ni la potestad de intervenir de ninguna manera en el debate interno de un país hermano y menos aún, a pocos días de una instancia electoral”, agrega la breve misiva.

    Días atrás, Mujica recibió al candidato oficialista paraguayo, Efraín Alegre, en Montevideo, lo que desató la inmediata reacción del partido Frente Guasú (Frente Grande), liderado por el ex presidente, Fernando Lugo, que aclaró que el encuentro no implicaba que el uruguayo apoyara a Alegre.

    El domingo los paraguayos protagonizarán los primeros comicios tras la crisis política de junio pasado, en la que el entonces presidente Lugo fue destituido por el Congreso acusado de “mal desempeño en sus funciones”.

    La caída de Lugo, que fue reemplazado por su entonces vicepresidente, el liberal Federico Franco, fue condenada por varios gobiernos de la región y llevó a la suspensión de Paraguay del MERCOSUR y la Unasur.

    Alegre y Horacio Cartes -del opositor Partido Colorado- protagonizan una reñida puja y son, según los sondeos, los candidatos que definirán la elección.

    Paralelamente el presidente de Paraguay, Federico Franco, señaló que tras las elecciones, tiene “esperanzas” de que su país soluciones las “diferencias” con sus vecinos. “Yo tengo confianza en que antes de la asunción del nuevo Gobierno se irán solucionando las diferencias. Tengo mucha esperanza. A lo mejor es una primicia (…) pero puede llegar a haber novedades incluso en el transcurso de la próxima semana”, dijo Franco en una entrevista publicada hoy por el diario argentino La Nación.

    Tras la destitución el año pasado del presidente Fernando Lugo, tanto el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) suspendieron a Paraguay de su participación en esos bloques hasta la celebración de comicios presidenciales.

    En la entrevista con el diario argentino, Franco aseguró que el clima electoral que se vive en Paraguay es “tranquilo, pero enfervorizado”.

    Me gusta

  22. Ciudadanos elegirán este domingo entre los liberales y los colorados, que suenan como favoritos.

    Los dos partidos políticos de Paraguay, el Colorado y el Liberal Radical Auténtico (PLRA), se disputan la llegada al palacio de López, como en los viejos tiempos, aunque las encuestas muestran a los colorados como los favoritos para regresar a su hábitat natural: el poder.
    Después del accidentado interregno de Fernando Lugo, quien fue despojado del poder entre gallos y medianoche, pero sin oponer la menor resistencia, el país regresó a su acostumbrada inestabilidad institucional.
    Del exobispo se esperaban cambios sociales y políticos, pero el Paraguay de estos días sigue siendo el que dejó el último presidente colorado, Nicanor Duarte Frutos, en el 2008: el 10 por ciento de población más pobre solo se lleva el uno por ciento de la renta, y el uno por ciento de la punta de la pirámide social se queda con el 41 por ciento del PIB. “Es intolerable tener aún en el siglo XXI esas cifras. Se necesitan reformas urgentes y esa debe ser tarea del próximo presidente”, explicó el economista Inocencio Palacios, de la Universidad Católica.
    Cualquiera sea el presidente, el liberal Efraín Alegre o el cuestionado magnate colorado Horacio Cartes, sin olvidar al candidato del frente de agrupaciones de izquierda, el presentador televisivo Mario Ferreiro, la matriz económica, en un país que tiene todo por hacer, es la que debe transformarse.
    El contrabando sigue siendo la principal actividad económica. Por eso, nadie pierde el sueño cuando sabe que uno de los candidatos, Cartes, fue acusado de presunto contrabando de cigarrillos y que pagó con la cárcel una supuesta evasión de divisas en los años 80.
    Mucho menos sorprende que haya llegado a la política en el 2009, una vez superados sus líos judiciales, y ahora esté a las puertas de la Presidencia por el Partido Colorado, lo más parecido a un partido de Estado que existe en Suramérica.
    Con todo, las elecciones de este domingo no despiertan la pasión de la sociedad. Lo más factible es que después de esta noche todo vuelva a ser como lo fue antes, al menos desde 1947, y durante 61 años, incluso bajo la feroz dictadura de Alfredo Stroessner, un colorado.
    Se cerrará entonces ese paréntesis histórico en el que los que pretendían un país distinto habían logrado esperanzarse en el 2008. Los partidos tradicionales y las propias contradicciones de Lugo y su gobierno terminaron por impedirlo. Entonces, los paraguayos podrán acuñar esa frase que anida en el inconsciente social desde hace más de medio siglo: “Aquí no ha pasado nada”.
    Pobre crecimiento
    La economía paraguaya ha crecido en los últimos 20 años a un promedio del 3,5 por ciento. Con el país anquilosado en vetustas estructuras, “la pobreza extrema, a diferencia de otros países vecinos, no disminuye”, sostiene el analista económico Ricardo Rodríguez Silvero.
    Unas 3,5 millones de personas están convocadas a las urnas para elegir a su nuevo presidente y a su vicepresidente, y a miembros del parlamento bicameral y del Mercosur.
    José Vales
    Corresponsal de EL TIEMPO
    Buenos Aires

    Me gusta

  23. Paraguay: Horacio Cartes, líder en encuestas y acusaciones graves

    Horacio Cartes acapara ventajas en las controvertidas encuestas publicadas sobre las elecciones generales de mañana pero, paralelamente, es líder en las acusaciones más graves hechas a políticos paraguayos.

    Postulado como candidato presidencial del Partido Colorado, Cartes es uno de los más acaudalados empresarios del país, admite encabezar un grupo económico que controla 26 empresas y además es propietario de un club futbolístico, algo consustancial con su afición por el deporte.

    Nacido en Asunción, cuenta 56 años de edad y estudió en Estados Unidos especializándose en aspectos técnicos de motores de aviación, impulsado por su padre quien introdujo en Paraguay los aviones Cessna.

    Tras su regreso a Paraguay, en 1989 emprende una meteórica carrera empresarial fundando una casa de cambio de divisas convertida después en un banco, ingresa como socio en una gran empresa tabacalera, adquiere una licorera y obtiene representación de otras firmas internacionales.

    Sus adversarios políticos dicen que Cartes tiene acusaciones aquí y en el exterior por contrabando, narcotráfico, evasión de impuestos, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, hechas por la DEA (Agencia Antidrogas de Estados Unidos) y diputados del Parlamento Europeo.

    Sin embargo, Cartes viaja regularmente a Estados Unidos e incluso posee allí una empresa de venta de gaseosas, así como a Brasil a donde exporta cigarrillos sin haberse materializado acciones en su contra.

    El Ministerio Público recibió la primera denuncia en ese sentido procedente de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos y un cable de Wikileaks de enero de 2010 ubicó a Cartes como “cabeza de organización de lavado de dinero en la Triple Frontera” de Brasil, Argentina y Paraguay.

    El diario ‘O Globo’ de Brasil citó informes de la DEA que son investigadas por la agencia norteamericana desde 2009, y reseñó “Horacio Cartes comanda una gran lavandería para mafias de varios países, principalmente en Brasil”.

    Su incursión en política comienza en 2009 al afiliarse al Partido Colorado y a pesar de las acusaciones señaladas y repetidas durante la precampaña electoral, resultó ganador de los comicios internos y postulado como candidato presidencial de esa entidad en diciembre de 2012.

    Me gusta

  24. Paraguay elige hoy a su nuevo presidente

    En Paraguay todo está listo para el regreso del “indestructible” Partido Colorado. Todo volvió a ser como era antes de la irrupción del ex obispo Fernando Lugo, con el viejo partido que apoyó al dictador Alfredo Stroessner (1954-1989), y el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) que mediante una poco democrática jugada legislativa se hizo del poder en junio pasado, ungiendo al entonces vicepresidente Federico Franco.

    Después del accidentado gobierno de Lugo, despojado del poder, el país regresó a su acostumbrada inestabilidad institucional y a la nube de corrupción que todo lo envuelve.

    Del ex obispo se esperaban cambios sociales y políticos, pero el Paraguay de estos días sigue siendo el que había dejado el último presidente colorado, Nicanor Duarte Frutos en 2008. El 10% de población más pobre sólo se lleva el 1% de la renta y el 1% de la punta de la pirámide social se queda con el 41% del PIB.

    “Es intolerable tener aún en el siglo XXI esas cifras. Se necesitan reformas urgentes y esa debe ser tarea del próximo presidente”, explicó el economista Inocencio Palacios de la Universidad Católica.

    Cualquiera sea presidente, el liberal Efraín Alegre o el cuestionado magnate colorado, Horacio Cartes, sin olvidar al candidato del frente de agrupaciones de izquierda, el presentador televisivo Mario Ferreiro, tercer lugar en los sondeos, la matriz económica es la que debería ser transformada. El contrabando sigue siendo la principal actividad económica.

    La economía paraguaya viene creciendo en los últimos 20 años a un promedio del 3.5 %, poco para un país anquilosado en sus vetustas estructuras, “por eso la pobreza extrema, a diferencia de otros países vecinos, no disminuye”, sostiene el analista Ricardo Rodríguez Silvero.

    Todavía con tantos pendientes en la agenda política, social y económica, las elecciones de hoy no despiertan la pasión de la sociedad de la misma forma que la caída de Lugo en junio pasado, tampoco provocó la reacción social, salvo de los campesinos, que querían ganar las calles para pelear en defensa del gobierno.

    Lo más factible es que después de hoy todo vuelva a ser como lo era en 1947 o como lo era bajo la feroz dictadura stroessnerista.

    Los partidos tradicionales y las propias contradicciones de Lugo y su gobierno, terminaron por impedir un país distinto.

    Hoy se sabrá si el “indestructible” Partido Colorado está de regreso o si los paraguayos, contra la resignación, buscan algo que en los papeles parece difícil. Abrirle paso a algo parecido al bipartidismo en Paraguay.

    Me gusta

  25. Paraguay vota en comicios que marcarán fin de crisis política
    Por Alina DIESTE
    ASUNCIÕN —

    Paraguay elige presidente este domingo, en comicios que podrían regresar al poder al tradicional partido Colorado y marcarán el fin de la crisis política desatada hace diez meses con la destitución del expresidente izquierdista Fernando Lugo, por la que el país fue suspendido de foros regionales.
    La contienda, según todos los sondeos, se dirimirá entre el multimillonario Horacio Cartes, un recién llegado a la política que se presenta como la renovación colorada, y el senador oficialista Efraín Alegre, que busca consolidar a los liberales en el poder.
    En las calles de la capital, la propaganda electoral se mezcla con carteles de una campaña estatal contra la venta del voto, una práctica históricamente común en este país agrícola ganadero, cuarto exportador mundial de soja, pero donde un 40% de los siete millones de habitantes vive en la pobreza, según cifras oficiales.
    Un video causó polémica esta semana, al mostrar a un senador del partido Colorado, formación que gobernó el país durante 61 años hasta 2008 y fue sostén de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), ofreciendo a dirigentes liberales 100.000 guaraníes (25 dólares) por cada elector que no vote en una localidad en Caaguazú (centro).
    En el centro de Asunción, Ñasuní, una mujer de 44 años que vende yuyos para el tereré (infusión de yerba mate que se toma fría), contó a la AFP que ya recibió 100.000 guaraníes por votar a Cartes.
    “Alcanza para dar de comer a las criaturas”, asegura esta madre de siete hijos que votó a Lugo en 2008, pero acabó decepcionada.
    Lugo, quien ganó en 2008 por una alianza en la que los liberales aportaron el 70% de los votos, fue defenestrado por el Congreso el 22 de junio de 2012 por “mal desempeño de sus funciones”, tras un conflicto de tierras que dejó 17 muertos.
    Con su caída, tildada de “golpe parlamentario” por el expresidente y sus aliados políticos de la región, Paraguay fue suspendido del Mercosur y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
    Más de 300 observadores extranjeros y unos 1.200 nacionales supervisarán los comicios, que las autoridades pronostican será “uno de los actos más impecables” de la historia electoral de Paraguay.
    “Puede que haya un resultado ajustado, pero todos han manifestado que, a pesar de que no hay nada escrito, van a reconocer los resultados”, dijo por su parte a la AFP Salomón Lerner, jefe de la delegación de la Unasur.
    Unos 3,5 millones de paraguayos están convocados a las urnas para elegir al sucesor del liberal Federico Franco, el exvicepresidente de Lugo que asumió interinamente el gobierno en junio, y lo entregará el 15 de agosto a quien resulte electo.
    Además de presidente, se elegirá un vicepresidente, así como 45 senadores y 80 diputados, representantes en el Parlamento del Mercosur, y autoridades departamentales. Por primera vez votarán unos 22.000 empadronados en Argentina, Estados Unidos y España.
    Las mesas abrirán a las 07H00 locales (11H00 GMT) y cerrarán a las 16H00 (20H00 GMT). La divulgación de los sondeos a boca de urna está autorizada desde las 17H00 locales (21H00 GMT) y la difusión de los resultados preliminares se prevé para las 20H00 (00H00 GMT).
    Según las encuestas, Cartes y Alegre lideran la puja electoral, con entre el 35 y el 40% de al intención de votos.
    La izquierda, dividida en dos grandes grupos tras la caída de Lugo, lucha por convertirse en la tercera fuerza. Tanto Mario Ferreiro, un expresentador de televisión que postula por la concertación Avanza País, como Aníbal Carrillo, candidato del Frente Guasú (FG) que lidera Lugo, aspiran a aumentar los cuatro escaños en el Congreso que las fuerzas progresistas alcanzaron en 2008.
    Lugo, un exobispo católico que reconoció dos hijos concebidos mientras era sacerdote y enfrenta juicios por paternidad por otros dos niños, es el primer candidato al Senado del FG.
    La campaña electoral estuvo signada por el cruce de agravios en un país donde la corrupción y el clientelismo campean, y donde en las últimas semanas una epidemia de dengue ha afectado a unas 65.000 personas.
    Alegre, que dice representar el “Paraguay decente contra el Paraguay de las mafias”, señala que Cartes tiene vínculos con el narcotráfico y recuerda que estuvo preso por evasión de divisas, un caso del que finalmente salió indemne.
    Cartes, en tanto, acusa a Alegre de apropiarse indebidamente de 25 millones de dólares durante su gestión como ministro de Obras Públicas de Fernando Lugo (2008-11).
    “Voto a Alegre porque hizo muchas cosas por el país”, dice a la AFP Bryce Agüero, un abogado de 36 años, embanderado de azul, blanco y rojo, los colores del pabellón nacional y de la alianza “Paraguay Alegre”, que reúne a liberales, disidentes colorados y seguidores del caudillo Lino Oviedo, fallecido en febrero en un accidente de helicóptero durante una gira proselitista.
    José Alvaredo, un guardia de seguridad de 52 años actualmente desempleado, asegura sin embargo que el país “está en la miseria”, y sólo el partido Colorado puede cambiar el rumbo. “Horacio es rico, no tendrá necesidad de robar”, dice.

    Me gusta

  26. Paraguay: mediterraneidad y pobreza del Estado guaraní

    Paraguay, situado en el centro de Suramérica, el cuarto país mas pequeño de la región, golpeado en el pasado por devastadoras guerras impuestas por intereses foráneos, presenta hoy un complejo panorama político, económico y social.

    Con una población que un censo sin terminar la acerca a siete millones de habitantes, posee en su territorio abundantes reservas de energía renovable por las monumentales hidroeléctricas de Itaipú y Yaciretá, cuya operación y administración comparte con Brasil y Argentina, respectivamente.

    Es con esas naciones y las restantes del Mercosur con las cuales mantiene históricamente fuertes nexos económicos, afectados últimamente por su suspensión en los bloques integracionistas suramericanos tras la interrupción del proceso democrático en junio pasado.

    En su superficie de 406 mil 900 kilómetros cuadrados, Paraguay tiene grandes producciones de soja, algodón y maíz, controladas por poderosos agroexportadores nacionales y extranjeros, muchos miles de hectáreas en manos de geófagos y 300 mil campesinos sin tierra viviendo en carpas.

    El territorio nacional dividido por el río Paraguay dista 611 kilómetros del océano Atlántico y unos 619 del Pacífico, es mediterráneo y su transporte fluvial apenas le permite el comercio por esa vía hasta Argentina y Brasil.

    Según el último censo indígena existen 496 comunidades o aldeas habitadas por 19 pueblos indígenas con mucha vulnerabilidad, distribuidas en 13 departamentos y la capital del país, con un total de 84 mil 61 personas y agrupados en cinco familias linguísticas.

    Los idiomas español y guaraní, reconocidos como oficiales, compiten muchas veces en las ciudades con el uso del opará, una suerte de mezcla de los dos anteriores, aunque no registrado como idioma.

    La falta de industrialización nacional, la débil infraestructura que ni siquiera permite utilizar en provecho de la nación la gran cantidad de energía que el actual gobierno ofrece en bandeja de plata a intereses extranjeros y la inequidad en la tenencia de la tierra provocan crisis social.

    Las estadísticas reflejan que el 49 por ciento de la población vive en la pobreza y el 29 por ciento en extrema pobreza y arrojan un índice de desnutrición infantil en un 25 por ciento e importantes debilidades en los campos de educación y salud pública.

    Este es, a grandes rasgos el Paraguay que va hoy a las urnas en un proceso electoral donde los poderosos intereses tradicionales dejan poco espacio a una esperanza de cambio.

    Me gusta

  27. Paraguay elige a su futuro presidente

    Obligados por ley a recogerse en casa desde primera hora de la noche del sábado, los paraguayos reflexionaron el voto que darán este domingo a las autoridades encargadas de sacar al país del aislamiento que le impusieron los vecinos en castigo por la destitución de Fernando Lugo.

    Desde las 19:00 hora local del sábado (23:00 GMT), toda actividad social en lugares públicos, así como la venta y consumo de alcohol, fueron prohibidos en Paraguay, donde las urnas abren doce horas después para 3.5 millones de votantes convocados.

    La agencia Efe destaca que 11 candidatos compiten por la Presidencia, aunque la auténtica lid será entre Efraín Alegre, del gobernante Partido Liberal, y el colorado Horacio Cartes, favorito según las encuestas.

    Los paraguayos escogen así mismo a sus nuevos diputados y senadores, representantes en el Parlamento del Mercosur (Parlasur), y autoridades departamentales.

    Observadores de la jornada

    Medio millar de observadores vigilan la jornada, entre ellos misiones de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y del Mercosur, bloques que suspendieron a Paraguay a fines de junio pasado por el “quiebre democrático” que supuso la destitución de Lugo.

    También observan los comicios misiones de la Unión Europea (UE) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

    Los informes de las misiones de observación serán cruciales para que Paraguay pueda retornar a los bloques regionales, previsiblemente una vez asuma el nuevo Ejecutivo del candidato ganador, el 15 de agosto próximo.

    Denuncian presuntas irregularidades

    En la jornada de reflexión del sábado se conocieron las últimas denuncias de presuntas irregularidades electorales tras una campaña caracterizada por las gruesas acusaciones entre candidatos sobre supuestos delitos (de malversación a narcotráfico), los rumores de compra de voto y las alertas de que pudieran no reconocerse los resultados.

    El izquierdista Frente Guasú, con el que Lugo concurre como senador, denunció problemas para acreditar a sus “veedores” -observadores de los partidos que no tienen apoderados en las mesas electorales- en algunos departamentos del país.

    En Paraguay “históricamente el fraude se realiza en gran medida en las mesas”, cuando la votación está en marcha, y los apoderados de los grandes partidos, liberal y colorado, “se reparten el voto de los minoritarios”, dijo a Efe un portavoz del Frente.

    En particular, el frente denunció ante la Fiscalía electoral la adulteración de fechas para negar el registro, presuntamente fuera de plazo, de “veedores” en el departamento oriental de Amambay, donde esta agrupación tiene “una buena intención de voto”, añadió.

    Lugo mismo y el candidato del Frente a la Presidencia, el médico Anibal Carrillo, trasladaron esta y otras inquietudes a un grupo de eurodiputados, miembros de la misión de la UE, según un comunicado de la formación.

    “Les hemos informado sobre los graves defectos de fondo del proceso electoral, que para nosotros comienza con el golpe de Estado de junio”, informó el jefe de campaña del Frente, el candidato a diputado del Parlamento del Mercosur Ricardo Canese.

    Entre otros defectos, según Canese, Lugo expuso la politización de un Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) que “opera a favor de sectores golpistas”, en alusión a los dos grandes partidos tradicionales, cuyo voto expulsó a Lugo del poder.

    Entrega de material electoral

    El TSJE ultimó el sábado el reparto de los maletines con todo el material electoral, en Asunción, y su presidente, Alberto Ramírez, llamó a la ciudadanía a acudir a votar y les aseguró que el Tribunal “garantizará el fiel respeto de los resultados” de las elecciones, informó Efe.

    El propio TSJE se ha visto envuelto en uno de los escándalos de las últimas jornadas y tuvo que cancelar ayer un convenio interinstitucional tras detectar una filtración de datos de su nuevo sistema digitalizado de escrutinio a la Alianza de Alegre.

    El TSJE garantizó la seguridad del sistema, que permitirá conocer los resultados del voto a pocas horas del cierre de mesas.

    El Partido Colorado anunció días atrás un “conteo paralelo” por temor a que el Liberal aproveche la mayoría de apoderados en las mesas que consiguió al firmar un pacto de “voto útil” con la tercera formación del país, la derechista Unace del fallecido general Lino Oviedo.

    OEA pide ‘paciencia y respeto’

    En otro parte informativo, Efe destaca que la misión de observación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Paraguay pidió “paciencia y respeto” a la hora de esperar los resultados electorales el domingo.

    Los observadores de la OEA, liderados por el expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias llamaron a la ciudadanía del país a votar “masivamente” en las elecciones generales, según un comunicado de la misión.

    Algunos partidos políticos han anunciado que harán su propio recuento de votos, entre ellos el opositor Partido Colorado, cuyo candidato a la Presidencia, Horacio Cartes, parte como favorito según los sondeos.

    En su comunicado, la OEA recordó que “la única autoridad competente” para dar a conocer los resultados es el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), que implementa por primera vez un sistema digitalizado de conteo rápido.

    La OEA alabó la apertura del TSJE, que dio “pleno acceso” a observadores y partidos políticos a las distintas fases de la organización de estos comicios y buscó “resolver adecuadamente” las inquietudes presentadas.

    La misión resaltó el hecho de que el TSJE “ha trabajado de cerca” con los representantes de los partidos políticos y ha realizado “los ajustes requeridos para garantizar la transparencia” de las elecciones.

    Me gusta

  28. Franco espera solucionar diferencias con países de la región tras comicios

    El presidente de Paraguay, Federico Franco, tiene “esperanzas” de que su país soluciones las “diferencias” con sus vecinos tras los comicios de este domingo, incluso antes de la asunción del nuevo mandatario.

    “Yo tengo confianza en que antes de la asunción del nuevo Gobierno se irán solucionando las diferencias. Tengo mucha esperanza. A lo mejor es una primicia (…) pero puede llegar a haber novedades incluso en el transcurso de la próxima semana”, dijo Franco en una entrevista publicada hoy por el diario La Nación, de Buenos Aires.

    Tras la destitución el año pasado del presidente Fernando Lugo, tanto el Mercado Común del Sur (Mercosur) como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) suspendieron a Paraguay de su participación en esos bloques hasta la celebración de comicios presidenciales.

    “Nosotros creemos que Paraguay ha hecho lo que tenía que hacer y estamos orgullosos de nuestras decisiones. En público y en privado, muchos dirigentes de la Argentina y de otros países nos han dicho que estábamos en lo correcto. Aquí hubo un cambio de Gobierno en forma ajustada a la Constitución”, afirmó Franco.

    Unos 3,5 millones de paraguayos están convocados a las urnas este domingo para elegir al sucesor del presidente Franco, quien completa el mandato que inició en 2008 Lugo, destituido por mal desempeño el 22 de junio de 2012.

    Las encuestas dan como favorito al candidato del opositor Partido Colorado, Horacio Cartes, quien tiene como principal rival por la Presidencia a Efraín Alegre, candidato del gobernante Partido Liberal.

    En la entrevista con el periódico argentino, Franco aseguró que el clima electoral que se vive en Paraguay es “tranquilo, pero enfervorizado”.

    “Son dos los candidatos que tienen mayores posibilidades y yo tengo lógicamente mi corazón. Desearía fervorosamente que gane Efraín Alegre. Pero independientemente de mi deseo está mi responsabilidad como presidente y deseo que las elecciones se hagan de forma transparente y participativa”, aseguró Franco.

    Me gusta

  29. OEA pide a Paraguay respetar sus elecciones
    A horas de que Paraguay elija un nuevo presidente, la Organizacióin de Estados Americanos, llamó al pueblo guaraní a respetar los resultados.

    La misión de observación de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Paraguay pidió hoy “paciencia y respeto” a la hora de esperar los resultados electorales de mañana domingo.

    Los observadores de la OEA, liderados por el expresidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias llamaron a la ciudadanía del país a votar “masivamente” en las elecciones generales de mañana, según un comunicado de la misión.

    Algunos partidos políticos han anunciado que harán su propio recuento de votos, entre ellos el opositor Partido Colorado, cuyo candidato a la Presidencia, Horacio Cartes, parte como favorito según los sondeos.

    En su comunicado, la OEA recordó que “la única autoridad competente” para dar a conocer los resultados es el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), que mañana implementará por primera vez un sistema digitalizado de conteo rápido.

    La OEA alabó la apertura del TSJE, que dio “pleno acceso” a observadores y partidos políticos a las distintas fases de la organización de estos comicios y buscó “resolver adecuadamente” las inquietudes presentadas.

    La misión resaltó el hecho de que el TSJE “ha trabajado de cerca” con los representantes de los partidos políticos y ha realizado “los ajustes requeridos para garantizar la transparencia” de las elecciones.

    Unos 3,5 millones de paraguayos están convocados a las urnas mañana para elegir entre once aspirantes al sucesor del presidente Federico Franco, quien completa el mandato que inició en 2008 Fernando Lugo, destituido por mal desempeño el 22 de junio de 2012.

    Los principales candidatos presidenciales son Efraín Alegre, del Partido Liberal, y el aspirante del Partido Colorado, Horacio Cartes, favorito en las encuestas.

    Además, los paraguayos elegirán senadores, parlamentarios y gobernadores de departamentos.

    Me gusta

  30. Los prósperos “brasiguayos” piden paz al próximo presidente de Paraguay

    Armando Feix sabía que no se equivocaba cuando decidió dejar su Brasil natal para asentarse en el sureste de Paraguay hace 40 años: la selva era impenetrable, no había caminos, el precio de los cereales era bajo, pero las tierras, baratas y fértiles, auguraban bonanza.

    “Había mucha propaganda del gobierno. Inclusive se hablaba de que Paraguay era la Suiza de América del Sur”, recuerda el productor de 71 años a la AFP, en un portuñol cerrado, rodeado de su familia en su casa en Santa Rosa del Monday, en el departamento de Alto Paraná, a 360 km de Asunción y a unos 70 km de la frontera con Brasil.

    En 1973, cuando Feix emigró desoyendo a quienes le decían que “ficou louco” (estaba loco), el dictador paraguayo Alfredo Stroessner (1954-89) promovía la conquista del este para impulsar el intercambio con Brasil.

    La construcción del Puente de la Amistad sobre el caudaloso río Paraná, inaugurado en 1965, alentó la colonización de la jungla paraguaya.

    Como Feix, miles de brasileños de origen europeo compraron entre los años 1960 y 1970 terrenos en Alto Paraná o en el también fronterizo departamento de Canindeyú. Y en 40 años vencieron la espesura y el aislamiento y convirtieron el monte tropical en “oro verde”, la zona de mayor producción agrícola de Paraguay, en especial de soja.

    Los llamados “brasiguayos”, estimados en poco más del 10% de la población de Paraguay, de casi 7 millones, se atribuyen el 80% de la producción agrícola del país, responsable del 40% del crecimiento económico nacional, según cifras oficiales.

    “Muchos de los productores vinieron sólo con su mochilita en la espalda y hoy tienen 100, 200 hectáreas”, asegura Sergio Lahr, un ingeniero agrónomo de 40 años que habla con fuerte acento portugués.

    Con su típico atuendo de sombrero, pantalón vaquero, botas y camisa a cuadros, Lahr representa la pujante nueva generación de “brasiguayos”, la de los hijos de los brasileños emigrados, nacidos en Paraguay, impulsores de la mecanización y el desarrollo tecnológico de la agricultura y defensores de los cultivos transgénicos.

    Y, al igual que sus padres, reclaman “paz y tranquilidad” al gobierno para seguir trabajando sus tierras, en su mayoría de menos de 1.000 hectáreas, afirman.

    “Una guerra civil que nadie quería”

    Las tierras de los “brasiguayos” fueron motivo de conflicto durante el gobierno del expresidente Fernando Lugo (2008-2012). Se hizo cuestión de sus títulos de propiedad. Se les acusó de no respetar la franja fronteriza de seguridad de 60 km, que por ley no debe estar en manos de extranjeros.

    Y hubo invasiones de propiedades por parte de grupos de campesinos sin tierra sustentados por las autoridades.

    “Todo estábamos con miedo porque si se entraba en la pelea tal vez se iba una guerra civil que nadie quería. Y esa es la gran preocupación que hubo en tiempos de Lugo”, dice a la AFP Lauro Olhweiler, un “brasiguayo” que llegó al Alto Paraná hace 36 años.

    Feix asegura que, a diferencia del reclamo campesino, “en ningún momento” hubo conflicto con los indígenas. “Estaban muriendo de hambre en el monte. Ahora son agricultores promisorios. Copiaron el conocimiento de nosotros y están trabajando bien”.

    “Compramos la tierra con escritura legalmente reconocida por Paraguay y de repente vino la gente de Lugo diciendo que esta tierra no nos pertenecía”, apunta Feix.

    Destituido por el Congreso en junio de 2012, días después de la muerte de 17 personas en enfrentamientos durante el desalojo de una propiedad en Curuguaty, a 250 km de Asunción, Lugo fue acusado por los “brasiguayos” de haber sembrado el terror entre ellos por las amenazas de invasiones.

    Pero el exobispo católico, que conoció bien la zona de influencia “brasiguaya” en sus tiempos de seminarista, rechazó esas afirmaciones.

    “En primer lugar, aquí no se ha respetado la línea de seguridad fronteriza. Tienen eso como una espada de Damocles sobre ellos. En segundo lugar, está la clarificación y la legalidad de sus títulos”, dijo Lugo a la AFP.

    Lugo, que lidera una coalición que postula a un dirigente campesino como candidato a vicepresidente, aseguró que su gobierno no estuvo “contra la inversión, ni contra el capital, ni contra la migración”.

    El expresidente izquierdista, quien según todas las encuestas conquistaría una banca en el Senado el próximo domingo, llamó a instalar “un nuevo tipo de relación (…) especialmente con los ‘brasiguayos’”.

    La contienda en Paraguay para elegir al sucesor de Federico Franco, el exvicepresidente de Lugo que asumió tras la crisis política de junio pasado, se dirimirá, de acuerdo con los sondeos, entre los partidos tradicionales.

    Los “brasiguayos”, cuyos representantes apoyaron a Franco apenas asumió y pidieron igual gesto a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, creen que tanto el oficialista Efraín Alegre, del Partido Liberal, como el opositor Horacio Cartes, del Partido Colorado, pueden garantizarles tranquilidad.

    “Cualquiera que sea electo tiene las condiciones de gobernar bien el país y dar la seguridad que se necesita para continuar trabajando”, asegura a la AFP Celito Cobalchini, mientras asiste a la 15a Expo Regional Canindeyú que él mismo fundó.

    Este productor brasileño de 62 años, que lleva 35 viviendo en la cercana localidad de Katueté y es dueño de 2.500 hectáreas, no oculta su orgullo por organizar esa feria anual, uno de los eventos empresariales más importantes del país y del Mercosur.

    “Este año esperamos superar los 250 millones de dólares en volumen de negocios”, subraya.

    Tractores, maquinaria agrícola, agroquímicos y semillas se reparten por el enorme predio, donde también se ven indígenas de la etnia guayakí, originarios de la región, exhibiendo sus artesanías.

    Allí el portugués reina en conversaciones, en los carteles y en la música ambiente, pero pocos parecen hablar en guaraní, el idioma oficial de los paraguayos junto con el español.

    Me gusta

  31. Paraguay en la recta final

    Cartes, el favorito, aspira a devolver el timón presidencial al conservador Partido Colorado, vinculado con el autoritarismo, el clientelismo y la corrupción y derrotado hace cinco años por el ex presidente izquierdista Lugo.

    Paraguay entró en la recta final hacia las elecciones nacionales del domingo, en un clima de tranquilidad, expectativas e incertidumbre sobre lo que pueda pasar.
    De hecho, las previsiones no favorecen a ninguno de los dos candidatos. Una de los dos últimas encuestas divulgadas, de la firma Grau y Asociados, adjudica a Horacio Cartes, un empresario multimillonario candidato del Partido Colorado, el 45,3 por ciento de la intención de voto, a 14 puntos de su principal rival, el oficialista Efraín Alegre, del Partido Liberal. Pero el otro sondeo publicado el domingo, de la consultora Gabinete de Estudios de Opinión (GEO), ubica al empresario con 34,8 por ciento de las preferencias, por debajo de Alegre (36,7 por ciento).

    Sin embargo, los analistas, que explican en parte esta caída de Cartes por un pacto electoral de los liberales con los herederos políticos del fallecido líder Lino Oviedo, aseguran que la puja será ajustada. Cartes, un exitoso hombre de negocios y dirigente deportivo de 56 años, recién llegado a la política, aspira a devolver el timón presidencial al conservador Partido Colorado, vinculado con el autoritarismo, el clientelismo y la corrupción, y derrotado en las urnas hace cinco años por el ex presidente izquierdista Fernando Lugo. El triunfo en 2008 del ex obispo católico, destituido en junio pasado por el Congreso por “mal desempeño”, marcó el final de una hegemonía colorada de 61 años, que incluye el régimen de Stroessner entre 1954 y 1989.

    Además, esta elección concentra muchas esperanzas en cuanto al porvenir del país. Aislado regionalmente desde la destitución de Fernando Lugo, Paraguay espera recuperar sus credenciales democráticas en los comicios del día 21 y ser readmitido en el Mercosur.

    De hecho, para mediar en la crisis abierta por el juicio político contra el presidente Fernando Lugo, que fue destituido el 22 de junio de 2012, Maduro, en esa fecha canciller venezolano, acudió de urgencia a Asunción, en el marco de una misión de la Unasur. Una semana después, la Unasur y el Mercosur suspendieron a Paraguay de la participación hasta ver el desarrollo de sus comicios, y este segundo bloque admitió además a Venezuela, cuyo ingreso había bloqueado el Legislativo paraguayo durante años. El panorama se complicó más cuando, a principios de este mes, Franco consideró un milagro la muerte del antecesor de Maduro, Hugo Chávez, lo que le llevó a ser calificado de escoria humana y política por el canciller venezolano, Elías Jaua. Además, la Cancillería paraguaya se sumó este lunes a las peticiones de nuevo recuento, en forma rápida y con total transparencia, de los votos de las presidenciales venezolanas del pasado domingo, en las que Maduro obtuvo un 50,75 por ciento de los sufragios, frente al 48,97 por ciento del opositor Henrique Capriles.

    No obstante, el embrollo diplomático que tendrá que solucionar el nuevo Ejecutivo apenas ha tenido incidencia en la campaña electoral, y los dos candidatos favoritos a la presidencia han dado muestras de que optarán por el pragmatismo para facilitar su regreso al Mercosur, aun con Venezuela dentro. “Venezuela ya está adentro, duele decirlo, pero voy a ser presidente”, declaró la semana pasada el colorado Cartes. Por otro lado, Alegre dijo que sólo el nuevo gobierno que tome posesión el 15 de agosto en Paraguay podrá restaurar los puentes con Venezuela y recomponer las relaciones con el Mercosur. “Estoy seguro de que no es un tema insuperable. Al contrario, para el Mercosur, Paraguay es importante, para nosotros también es importante el Mercosur. Vamos a sentarnos a dialogar y estoy seguro de que se van a recomponer esas relaciones”, dijo en una entrevista. Con Maduro como nuevo presidente en Venezuela, claro que habrá una relación de Estado, declaró también el candidato liberal, que confió en que los cuatro mandatarios socios del Mercosur estarán en Asunción para la jura presidencial del 15 de agosto del vencedor de las elecciones del próximo domingo.

    Con este complejo panorama diplomático de trasfondo, Paraguay se juega a recuperar la credibilidad democrática ante sus vecinos, en las elecciones más vigiladas en sus 24 años de democracia. Se montó un esquema informático con tecnología de punta para la transmisión de los resultados y se han cursado invitaciones a unas 300 instituciones internacionales para que envíen observadores, muchos de los cuales ya están en el país. Así, la Unasur y el Parlamento del Mercosur sumarán sus observadores a los destacados por la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos y varios organismos electorales del continente. “La gente va a participar con mucho criterio cívico. No creemos que haya violencia”, declaró ayer el candidato Alegre.

    De los 6,5 millones de habitantes que tiene Paraguay, 3,5 millones están en el extranjero y se registraron en España, Estados Unidos y la Argentina. El presidente que surja de la elección del domingo asumirá el 15 de agosto.

    Me gusta

  32. Paraguay, en vísperas del regreso del coloradismo

    Paraguay celebra elecciones presidenciales este 21 de abril, las que cerrarán las crisis institucional que arrastra desde la destitución de Fernando Lugo en 2012. Horacio Cartes, candidato del Partido Colorado, sigue manteniéndose como favorito en unos comicios que se han convertido en un duelo entre él y el candidato liberal Efraín Alegre.

    Más allá de estas dos figuras el resto no tienen posibilidades de ganar: en el tercer lugar se encuentra el presentador de televisión Mario Ferreiro, que lidera la coalición de partidos de izquierda Avanza País, con un 9,6 por ciento en el sondeo de Grau y un 7,7 por ciento en el de GEO.

    Ninguno de los otros candidatos supera el 10%. Miguel Carrizosa, del conservador Patria Querida llega solo al 1%.

    La vuelta del coloradismo se acerca

    En Paraguay gana las elecciones aquel que resulte más votado sin necesidad de alcanzar el 50% o determinada distancia con respecto al segundo.

    Horacio Cartes, candidato del Partido Colorado

    Por eso, el triunfo del candidato presidencial del Partido Colorado, Horacio Cartes, esprácticamente irreversible según la encuesta de intención de votos realizada por la empresa Grau & Asociados por encargo de Última Hora.

    El empresario se impone a Efraín Alegre, de la Alianza Paraguay Alegre, con 42,7% contra 29,2%. La diferencia entre ambos es de 13,5% a favor del colorado.

    Alberto Vargas Peña, analista del diario La Nación, señala que “Horacio Cartes tiene antecedentes en sus gestiones privadas y se le acusa de malversar fondos y estuvo en prisión, aunque fue después sobreseído, por un manejo delictivo de fondos y su fortuna, acrecentada prodigiosamente en un tiempo corto, permitió que se lo acusara de “narcotráfico”, una acusación generalizada, sin comprobación. A la cabeza de sus empresas logró éxitos remarcables. Fue acusado por los brasileños de contrabando de cigarrillos, delito comprobado”.

    El talón de Aquiles de Cartes es precisamente ese, el espectro de su presunta vinculación con el contrabando ycon el narcotráfico. Algo que sus rivales políticos no dejan de subrayar de forma constante. “Yo no tengo mucho tiempo para contestarle, prefiero seguir contactando con la gente, es la gente la que nos cuenta sus problemas, nos expone sus necesidades”, ha dicho Cartes.

    Uno de los aciertos de Cartes, que es toda una tradición en el coloradismo, es que ha logrado reunir a su alrededor a toda “la maquinaria colorada”. Los antiguos enemigos dentro del coloradismo acaban siempre rodeando al ganador quien finalmente será quien distribuya cuotas de poder.

    Por eso, Cartes va acompañado de figuras (“barones”) del coloradismo como Javier Zacarías Irún; los senadores Julio César Velázquez, Juan Carlos Galaverna, y Alfredo “Goli” Stroessner. Algunos de ellos eran enemigos hasta hace cinco meses en las internas del partido.

    Los liberales, la eterna oposición

    Los liberales saben lo que es ser oposición. Durante toda la segunda mitad del siglo XX y hasta 2008 lo fueron frente a los gobiernos colorados del régimen de Alfredo Stroessner y ya en democracia desde 1989. Llegaron al poder aliados con Fernando Lugo hace cinco años y en 2012 tras la destitución del propio Lugo, un liberal,Federico Franco ocupó la presidencia.

    Efraín Alegre (d) tras inscribir su candidatura presidencial, junto a su compañero de fórmula, Rafael Filizzola (i).

    Ahora su objetivo es alcanzar de forma plena al poder con Efraín Alegre.

    Vargas Peña comenta del candidato liberal que “fue acusado por Fernando Lugo de hacer política partidaria desde el ministerio y destituido. No se le siguió ningún juicio posteriormente y no le fue comprobado nada. Hoy se le acusa, sin comprobantes, de haberse quedado con fondos destinados a obras”.

    El candidato liberal a la Presidencia ha apostado por mantener una constante denuncia contra Cartes al que acusa de encarnar “al Paraguay de la piratería, del contrabando y de las mafias”.

    Alegre encabeza una amplia coalición, la Alianza Paraguay Alegre, no sólo con el apoyo de los liberales, sino también de los independientes y de un “18-20 por ciento de ciudadanos colorados que están en nuestro proyecto”, asegura.

    A esto se ha añadido la alianza con el oviedismo, una excisión colorada ocurrida en los 90, que alcanzó la presidencia en 1998 y que ahora se halla en plena decadencia tras la muerte en accidente de su líder Lino César Oviedo, este mismo año.

    Para Alegre, las prioridades de Gobierno son mejorar la seguridad, tanto jurídica como personal, crear empleo y desarrollar el campo, donde se concentra la mayor producción de riqueza del país y también el mayor número de pobres.

    Paraguay necesita, dice, “una política económica y social que sea generadora de oportunidades y de trabajo, porque de la pobreza solamente se sale con un trabajo”.

    Me gusta

  33. Paraguay transita un difícil camino de reinserción política internacional

    El día posterior a las elecciones presidenciales y legislativas del domingo, Paraguay deberá encarar el difícil camino de la reinserción política internacional, principalmente en América Latina.

    Está suspendido del Mercosur, de la Unasur y de la Celac, como consecuencia del juicio político que destituyó al presidente constitucional Fernando Lugo, el 22 de junio de 2012, informó DPA.

    Todos los candidatos, con matices, aseguran que “habrá que negociar” ya que la región es muy importante para el país, como así también el país lo es para la región, a la que le vende casi el 80 por ciento de sus productos.

    Las sanciones aplicadas por la región fueron, en realidad políticas, ya que las exportaciones paraguayas a Uruguay, Brasil y Argentina aumentaron 30% en el segundo semestre del año 2012, en relación al mismo período del año anterior y totalizaron 626 millones de dólares.

    No ocurre lo mismo en relación a Venezuela, que ingresó como miembro pleno del bloque el 29 de junio, ya que hasta ese momento tenía bloqueado el ingreso por decisión del Congreso paraguayo, dominado por una mayoría conservadora.

    Con Venezuela se produjo un duro enfrentamiento diplomático, con retiro de embajadores y la declaración de persona no grata para el entonces vicepresidente Nicolás Maduro, que integrando una misión de observadores de la Unasur, tuvo actitudes calificadas como intromisión en asuntos internos paraguayos.

    En este caso hubo repercusiones en el terreno comercial. La compra-venta de mercaderías cayó de 60 millones de dólares en 2001 a apenas 3 millones en 2012.

    Ahora Maduro es presidente de otro miembro pleno del Mercosur, cuestionado por Paraguay, otro nudo para desatar, dentro del mismo problema.

    El empresario Horacio Cartes, del partido Colorado, dice que va a negociar y confía en un acuerdo. Efraín Alegre, del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) asegura que todos los países tienen el mismo interés y cree que “entre 22 de abril y el 15 de agosto se podrá encontrar el camino del restablecimiento de la institucionalidad” del Mercosur.

    Sin embargo opina que “los únicos países coherentes con el proceso de integración económica han sido Uruguay y Paraguay, los dos países más pequeños, mientras que Brasil y Argentina han tenido políticas proteccionistas”.

    El médico Aníbal Carrillo, candidato presidencial del Frente Guasú, liderado por Lugo, cree que “las dificultades legales o políticas son superables con voluntad política” y que “es insostenible la situación de un Paraguay aislado del Mercosur, Unasur y Celac”.

    Lugo, en cambio apuntó que la reinserción internacional de su país “no será automática” luego de las elecciones del domingo. “Habrá un proceso” que puede durar todo el año, sostuvo.

    Preguntado si el hecho de que el nuevo papa sea argentino influirá de alguna manera en la política de América Latina, el ex presidente dijo a dpa: “No sé si tendrá mucha influencia”.

    “En América Latina, así como el estamento militar, la Iglesia católica tuvo un protagonismo muy fuerte, pero hoy es diferente. Casi todos los Estados son aconfesionales, laicos”, recordó.

    El nuevo gobierno que surgirá de las elecciones del domingo apuntará, seguramente, a reinsertarse en la región y abrir nuevos frentes, como las relaciones con China, ya que es el único país de Sudamérica que optó por mantener las relaciones con Taiwan, cuando todo el mundo mira al gigante asiático como la gran potencia económica de estos años.

    Me gusta

  34. Cartes, de empresario a candidato favorito a presidir Paraguay en solo 3 años

    Dueño de un emporio empresarial, el candidato a la Presidencia de Paraguay Horacio Cartes entró en el Partido Colorado en 2009 y ha conseguido en apenas tres años hacerse con su liderazgo y ser favorito en los sondeos.

    Con su estilo personalista, en noviembre de 2010 fundó el movimiento interno Honor Colorado (HC, siglas también de su nombre y apellido), que contó con fuerte oposición de dirigentes históricos del partido a los que se ha ido ganando para su causa.

    “Un nuevo rumbo para el Paraguay” es la promesa de este multimillonario al que las encuestas dan como favorito y al que sus rivales tachan de ser incapaz de razonar o memorizar sus discursos hasta de implicarle en narcotráfico.

    Nacido en Asunción el 5 de julio de 1956, Horacio Manuel Cartes Jara completó la educación secundaria y se trasladó a Estados Unidos para hacer estudios técnicos (motores de aviación) y una pasantía en Kansas con la Cessna, empresa de la que su padre era representante en Paraguay.

    Con 19 años, según su biografía oficial, regresó a Paraguay y “comenzó sus actividades de emprendimiento comercial” en una casa de cambios que después se convirtió en el Banco Amambay, pilar de un emporio de 25 empresas (tabacos, bebidas, ganadería, transporte, comercio) que da hoy empleo a unas 3.000 personas.

    Cuatro años estuvo fugado en su juventud acusado de participar en un plan ilegal de obtención de dólares preferenciales, pero sus abogados afirman que fue un “perseguido” de la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), a cuyo término Cartes regresó, “se dio por detenido y demostró su inocencia”.

    A lo largo de la pasada década, fue investigado en Brasil y también por el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) por supuesto lavado de dinero y contrabando de cigarrillos, y en Paraguay por la aparición de cargamentos de droga en alguna de sus propiedades, pero, como destacan sus representantes, nunca fue procesado.

    “Yo no estaría pretendiendo ser presidente si tengo relación con narcotraficantes y tampoco pretendo legalizar nada. Tuve amigos y compañeros de promoción con quienes jugaba al fútbol que malograron sus vidas”, expuso el candidato en una entrevista.

    Consta en su biografía que el fútbol es su “pasión”, y desde 2001 preside el Club Libertad, pero tras el éxito en los negocios y el deporte se lanzó a la política.

    En septiembre de 2009, Cartes se afilió al Partido Colorado “inquieto por el curso político del país”, según dijo, un año después fundó HC y en apenas un mes consiguió un cambio de estatutos del partido para que afiliados con sólo un año de antigüedad pudieran ser candidatos.

    El ex presidente paraguayo Nicanor Duarte dijo que, con Cartes, comenzaba “la era de la pornografía política”, y la presidenta del partido, Lilián Samaniego, mencionó sus supuestos vínculos con el narcotráfico, pero ambos terminaron sumándose a su proyecto.

    Fernando Lugo le acusa de orquestar el juicio político en el que fue destituido de la presidencia paraguaya en junio de 2012.

    Y su rival por la Presidencia, el liberal Efraín Alegre, además de llamarle “narco”, le acusa de ser un “muñeco” que se tiene que aprender de memoria los discursos e incapaz de medirse con él en un “cara a cara”.

    Si “callado era un misterio, hablando es un horror”, apostilla el candidato socialista Mario Ferreiro, para quien Cartes ni siquiera es capaz de expresar bien sus razonamientos.

    Aunque Cartes ha rehuido el debate, una costosa campaña de publicidad ha conseguido trasladar una imagen de frescura campechana y una promesa de eficacia frente al “prebendarismo” tradicional de la política paraguaya.

    El candidato promete gestionar Paraguay con el mismo éxito que su Grupo Cartes, que vende refrescos y tabaco hasta en EE.UU., como no se cansa de repetir su propaganda.

    Separado desde hace años, tiene tres hijos, y la mujer que siempre está a su lado es su hermana, Sara, que estudió Administración de Empresas y ocupa un despacho junto a él en el Grupo Cartes.

    Me gusta

  35. Datos básicos de Paraguay

    Estos son los principales datos sobre Paraguay, que celebra el próximo día 21 elecciones presidenciales y legislativas.

    SUPERFICIE: 406.752 kilómetros cuadrados. El país está dividido en 17 departamentos (provincias) más el Distrito Capital.

    POBLACIÓN: 6.672.631 habitantes (proyección del censo de 2012). El 1,8% es población indígena.

    CAPITAL: Asunción, con 515.587 habitantes (proyección del censo de 2012).

    IDIOMAS: español y guaraní.

    RELIGIÓN: católica (89,6 %), evangélica (6,2 %), según el censo de 2002.

    GOBIERNO: De acuerdo con la Constitución de 1992, el presidente del país encabeza el Poder Ejecutivo y puede ser elegido para un único mandato de cinco años.

    El Poder Legislativo cuenta con dos cámaras: Senado (45 miembros) y Cámara de Diputados (80 escaños).

    El Legislativo está representado por la Corte Suprema de Justicia, integrada por nueve miembros y constituida en salas, una de ellas la Constitucional.

    PRINCIPALES PARTIDOS POLÍTICOS: Asociación Nacional Republicana (ANR, conocida como Partido Colorado), Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (UNACE), Partido Patria Querida (PPQ).

    FUERZAS ARMADAS: 17.000 miembros en tres armas (Ejército de Tierra, Armada y Fuerza Aérea. El servicio militar es obligatorio.

    ECONOMÍA: la moneda es el guaraní. El país registró en 2012 una retracción del PIB del 0,9% a causa de la caída del sector primario, principal en su economía. El Banco Central de Paraguay proyecta un crecimiento del 13% en 2013, con un ingreso per cápita estimado en 4.855 dólares.

    EVOLUCIÓN POLÍTICA: El país sufrió continuas asonadas y derrocamientos hasta 1954, cuando, tras un golpe militar, ocupó la Presidencia el general Alfredo Stroessner, quien gobernó con el apoyo del Partido Colorado hasta el golpe de su consuegro y jefe del Ejército, Andrés Rodríguez, en la noche del 2 al 3 de febrero de 1989. Stroessner se asiló en Brasil hasta su muerte en agosto de 2006.

    El proceso democrático se inició con Rodríguez, quién ganó las elecciones de mayo de 1989. Durante su mandato se proclamó una nueva Constitución (1992).

    El 9 de mayo de 1993 fue elegido presidente en las elecciones generales Juan Carlos Wasmosy del Partido Colorado, el primer civil en cuatro décadas.

    A Wasmosy le sucedió Rául Cubas, otro dirigente colorado, que a última hora sustituyó la impugnada candidatura del exgeneral golpista Lino Oviedo, a quien indultó tres días después de asumir el poder.

    La decisión causó la crisis más grave de la transición, que llevó a Cubas a renunciar y a Oviedo a abandonar el país. González Macchi, entonces presidente del Congreso, asumió la presidencia el 28 de marzo de 1999, tras el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña.

    El 27 abril de 2003 fue elegido presidente Nicanor Duarte (ANR), que relevó el 15 de agosto, a González Macchi.

    El Partido Colorado en el poder desde 1947 abandonó el gobierno el 15 de agosto de 2008, al acceder a la presidencia el exobispo Fernando Lugo, candidato de la coalición Alianza Patriótica para el Cambio, que encabezaba el PLRA.

    Lugo, quien consiguió el 40,9% de los votos, asumió el poder el 15 de agosto de 2008 y lo perdió el 22 de junio de 2012, cuando fue considerado culpable de mal desempeño en un juicio político en el Senado horas después de que le retirase su apoyo el PLRA.

    El detonante del juicio fue la matanza, el 15 de junio de 2012, de once campesinos y seis policías en un tiroteo durante un desalojo policial de labriegos “sin tierras” que ocupaban una finca en Curuguaty (nordeste) cuya propiedad el Estado le disputaba al político y empresario colorado Blas N. Riquelme.

    Horas después de su destitución, que llevó al país a ser suspendido del Mercosur y la Unasur, el vicepresidente Federico Franco (del PLRA) asumió la Presidencia de Paraguay, con mandato hasta el 15 de agosto de 2013.

    Paraguay celebra elecciones generales el 21 de abril, con dos candidatos principales: el liberal Efraín Alegre, senador y exministro de Obras Públicas en el Gobierno de Lugo, y el colorado Horacio Cartes.

    Lino Oviedo, candidato presidencial por la tercera fuerza política del país (la UNACE), murió en un accidente de helicóptero el 2 de febrero de 2013 y su partido acordó apoyar a Alegre.

    Me gusta

  36. Paraguay busca restituir su credibilidad

    Karellys Marín

    Son once los candidatos que se están riñendo el cargo de Presidente, pero sólo dos lideran las encuestas. Federico Franco ha bajado los humos y ha alegado que la suspensión del Mercosur ha sido un “vía crucis”

    Paraguay, durante los últimos tres años ha sido el escenario predilecto de las revueltas políticas, sociales y diplomáticas de América Latina. Ante tanta problemática al fin los paraguayos y los países vecinos parecen ver una luz al final del túnel.

    El próximo 21 de abril, el cuarto país más pequeño de Sudamérica, celebrará sus sextas elecciones presidenciales, pero no sólo elegirán a un presidente si no a todo un equipo que tendrá la responsabilidad de dirigir la nación.

    Los 3,5 millones de paraguayos además de votar por un nuevo presidente y vicepresidente, elegirán 45 senadores, 18 parlamentarios del Mercosur, 80 diputados, gobernadores de los 17 departamentos del país y miembros de juntas departamentales.

    A una semana de las elecciones, muchos paraguayos se encuentran en la expectativa de qué ocurrirá. Existe un interés especial en esta jornada puesto que serán los primeros comicios en realizarse tras la crisis política que sufrió el país en el 2012 por la destitución de la Presidencia de Fernando Lugo.

    El 21 de junio de 2012, la Cámara de Diputados del Parlamento paraguayo aprobó la realización de un juicio político en contra del presidente de la República, alegando mal desempeño en sus funciones.

    ¿QUÉ DICEN LAS ENCUESTAS? Son once los candidatos que se están disputando el cargo de presidente. Efraín Alegre; Horacio Cartes; Miguel Carrizosa; Mario Ferreiro; Eduardo Arce; Aníbal Carrillo; Lilian Soto; Lino Oviedo; Ricardo Almada; Roberto Ferreira; Anastasio Galeano.

    Sin embargo son sólo dos los que lideran las encuestas, Cartes, el opositor del Partido Colorado, y Alegre, el oficialista por el Partido Liberal. Según una información difundida por la agencia de noticias AFP, el promedio de las tres últimas encuestas divulgadas, realizadas antes de conocerse el acuerdo entre liberales y oviedistas, Cartes lideraba la intención de voto (38,4%) frente a Alegre (32,3%) y Unace se mantenía en cuarto lugar (4,7%).

    Asimismo, los otros candidatos que están participando en la contienda son testimoniales, según los analistas.

    El mejor puntuado de ellos, con un promedio de 10,5% en los últimos sondeos, es el presentador de televisión Mario Ferreiro, del movimiento Avanza País, seguido del conservador Miguel Carrizosa, de Patria Querida, con 3,9% en promedio.

    Detrás de éstos, con 2,5% en promedio, se ubica recién el Frente Guasú, el partido de Lugo, que postula a Aníbal Carrillo a la presidencia.

    Otros tres pequeños movimientos de izquierda presentan candidaturas: el partido de los Trabajadores, el partido Kuñá Pyrendá (en guaraní Sello de Mujer) y el partido Patria Libre, publicó la AFP.

    Quien resulte electo para suceder al actual presidente de Paraguay, Federico Franco, el cargo le será entregado el 15 de agosto por cinco años, sin posibilidad de reelección.

    Más de 300 observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE) y la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), entre otras organizaciones, supervisarán la votación.

    EL NUEVO RETO Tras conocerse la destitución del expresidente Lugo, hace nueve meses, el Mercado Común del Sur (Mercosur) en una resolución simultánea, Argentina, Brasil y Uruguay decidieron suspender a Paraguay de este órgano hasta que el país celebrase elecciones por no cumplir con “los principios que caracterizan a una democracia”, dijo la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

    La Unasur apoyó esta decisión y se unió a esta suspensión, según la resolución, “la suspensión cesará cuando se verifique el pleno restablecimiento del orden democrático” en Paraguay. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, dijo que no se aplicarían sanciones económicas a Paraguay a fin de evitar daños al pueblo de ese país.

    El canciller argentino, Héctor Timerman, decidió crear un grupo de “alto nivel” para el “seguimiento” de la situación creada en Paraguay tras la destitución de Lugo.

    “Cualquiera sea el resultado de las elecciones, Paraguay estará en condiciones de regresar a su participación. Hay preocupación en la región porque esta situación no se repita en otros países”, aseguró Timerman durante una rueda de prensa.

    La decisión de suspender a Paraguay de la Unasur fue adoptada por los presidentes Argentina, Brasil y Uruguay, países que también integran el Mercosur, junto a los mandatarios de Ecuador, Bolivia, Perú, Chile.

    Federico Franco asumió la presidencia el 22 de junio del 2012, y al conocer la decisión del bloque regional sentenció: “se terminó el tutelaje de los países vecinos. Ahora Paraguay está liberado de tomar decisiones. Vamos a sopesar costos y beneficios. Vamos a hacer lo que más convenga a los intereses” nacionales, anunció en rueda de prensa”.

    Sin embargo, después de nueve meses, el actual presidente de Paraguay ha bajado los humos y ha alegado que la suspensión del bloque ha sido un “vía crucis”. Además denunció que no se cumple el libre desplazamiento de productos que el tratado estipula y la asimetría entre los socios, que incluyen Argentina, Brasil y Uruguay.

    Franco consideró la semana pasada que es necesario “refundar el Mercosur” y confió en que después de las elecciones de este mes en su país las cosas se restituyan. A su juicio el bloque comercial ha traicionado los principios de su fundación en 1991 al privilegiar criterios políticos sobre los jurídicos.

    La OEA fue el único ente regional que no suspendió a Paraguay. Para el jefe de la Misión de Acompañamiento Político y Observación Electoral de la OEA, Óscar Arias, la expulsión de Paraguay de los bloques de Unasur y Mercosur fue injusta y se debe recuperar la integración en ambos organismos internacionales lo antes posible.

    Me gusta

  37. Venezuela, Paraguay y Argentina, en familia

    En la región quien quizá mejor consiguió ese anhelo tan de moda de ir por todo fue el paraguayo Alfredo Stroessner. Es una figura complicada, en absoluto la que quienes alientan ese mismo camino preferirían tener como reflejo, pero es real. Stroessner puso todo bajo su bota creando un reino populista de un virtual soberano que poco a poco demolió cualquier disidencia. Lo hizo, es verdad, tomándose libertades que los modelos actuales, con iguales aspiraciones de ilimitado control como el chavismo venezolano o el kirchnerismo argentino, han debido rodear con atajos y maquillajes. El problema es con quién acaban pareciéndose.

    Stroessner gobernó a lo largo de 34 años en los que convirtió al Estado en su propia figura excluyente, con un pie firme sobre el Congreso que hacía como que legislaba y ratificaba los instrumentos que el Ejecutivo enviaba. Usó para ello la mayoría absoluta de la mano del partido Colorado de verticalidad absoluta. Esa histórica agrupación el domingo próximo posiblemente vuelva a ser gobierno, lo que hace aún más interesante repasar la mirada en la imagen de aquel temible ogro sudamericano y en el hecho notable de cómo se continúa replicando aquella manera cesarista de entender el poder.

    En ese Paraguay gris, la Justicia jamás fue independiente. No sólo por la Corte, colonizada por el poder político que se ejercía sin discusiones desde el Palacio López. También por el universo de magistrados de todas las instancias comprados o inhibidos de distintos modos para ejercer algún grado de independencia. De modo que lo que hay hoy no es precisamente originalidad. La idea de que el gobierno lo es sobre los tres poderes del Estado, se ejerce naturalmente en Venezuela y es lo que la Casa Rosada intenta convertir en un sentido común también en nuestro país.

    Aquel hijo de alemanes, con una carrera destacada en el Ejército, llegó al poder en 1954 con un golpe. Después, como muchos militares de su época afectos a los cuartelazos, dio paso a una peculiar democratización con elecciones periódicas y amañadas para maquilar su autoritarismo. En ese decorado había partidos de oposición para sostener la arquitectura de un inexistente diálogo y una prensa oficialista poderosa que asfixiaba al resto independiente como el diario ABC Color, cuyo propietario, Aldo Zuccolillo, sufrió ninguneos, persecuciones y finalmente censuras y cierres.

    ¿Fraude electoral?, posiblemente. Pero todo el país era un amontonamiento de empleados públicos con una afiliación compulsiva al Partido gobernante, lo que les fulminaba la capacidad de elegir. Y los que no, constituían enormes comunidades empobrecidas dependientes de la muy fluida ayuda social del gobierno. Quizá por eso Stroessner no era una figura que le causara particular aversión a políticos como Juan Perón.

    El ir por todo, allá o acá, incluye como dato principal la perpetuación. El paraguayo la consagró con una reforma de la Constitución en 1967, que lo autorizó a permanecer en el poder los siguientes diez años y que extendió luego sin límites al voltear el artículo 173. Con el camino liberado, Stroessner gobernó con absoluta impunidad y sin barreras a una extraordinaria corrupción. A diferencia de Venezuela o Argentina, donde la principal ubre de divisas es el petróleo y la soja respectivamente, la plata dulce de Paraguay provino de la gigantesca represa paraguayo-brasileña de Itaipú, la mayor hidroeléctrica del mundo en su momento. El caudal incalculable de dinero que ingresó en los 70 y parte de los 80 por esa obra, alimentó una nueva aristocracia de multimillonarios de sonrisa fácil, cuyas empresas llegaron a tener entre dos y tres libros y consagraron la estafa como un digno oficio. La Avenida Mariscal López se llenó de residencias con canillas de oro y mármoles de Murano importados por estos nuevos ricos que no vivían sus millones reservadamente. Nunca hubo tantos Rolls Royce en ese país como en esos años entre las familias más cercanas al régimen. Es el fenómeno hoy replicado de la “boliburguesía” chavista, el anillo mafioso de súper ricos que domina el mercado negro de alimentos y otros bienes en Venezuela y que llega hasta los vértices del poder. Si se quiere un ejemplo más cercano, está en el racimo de súbitos potentados que la prensa independiente argentina ha ubicado prendidos del poder que los hizo posible. Porque ir por todo también significa ir por el dinero de todos que es al fin del día de lo que se trata todo esto.

    POR MARCELO CANTELMI

    Me gusta

  38. Gobierno de Paraguay asegura transparencia a observadores de la OEA

    El Ministro del Interior, Carmelo Caballero, aseguró a los observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) que está garantizada la seguridad en todo el país, consignó IP.

    Lo anterior, de modo que, el domingo la ciudadanía en general pueda acudir a las urnas a ejercer su derecho al voto con toda tranquilidad y la más absoluta libertad. Durante una reunión en la sede ministerial, el ministro Caballero escuchó las inquietudes de los Observadores. El vocero de los observadores, Kevin Casas – Zamora, embajador y secretario de Asuntos Políticos, se mostró sumamente satisfecho con las explicaciones y detalles brindados durante la audiencia.

    “El señor Ministro nos ha demostrado que tienen una planificación clara y que ya está todo listo para las actividades que se van a venir. Tenemos la visión de que las elecciones se van a desarrollar normalmente. Así es como lo vemos”, afirmó Casas – Zamora. “El ánimo que estamos palpando en los actores políticos nos hace prever unas elecciones tranquilas. Ciertamente, vamos a estar desplegados en todo el territorio nacional, con algo así como 65 personas que ya están visitando todo el territorio paraguayo”, agregó.

    Participaron igualmente de la reunión el viceministro de Seguridad Interna, Javier Ibarra; el comandante de la Policía Nacional, comisario general comandante Aldo Pastore; y el director general de Orden y Seguridad de la Policía Nacional, comisario general director Carlos Aguilera, completó el reporte del portal de la Información Pública del Paraguay.

    Me gusta

  39. Presidente paraguayo dice que es un “disparate” que no vaya a entregar poder

    El presidente de Paraguay, Federico Franco, tildó hoy de “disparate” que alguien pretenda que no entregará el poder al vencedor de las elecciones del próximo domingo en el país.

    “Sea quien sea, del signo político que sea, vamos a entregar la Presidencia de la República”, reiteró hoy Franco en un discurso tras inaugurar un estadio de fútbol en la localidad de Coronel Oviedo, a unos 130 kilómetros al este de Asunción.

    En declaraciones transmitidas en directo por la Radio Nacional, Franco aseveró que cooperará con los vencedores de los comicios hasta la toma de posesión del futuro presidente, el 15 de agosto próximo.

    En su último mitin de campaña, el opositor colorado Horacio Cartes, al que las encuestas dan como favorito, reiteró los temores de que pueda pasar lo contrario.

    Cartes tiene como principal rival por la Presidencia a Efraín Alegre, candidato del gobernante Partido Liberal.

    El colorado pidió a los liberales que “tengan un poco de dignidad” y asuman su segura derrota el próximo domingo, según un comunicado del mitin de anoche difundido hoy por su plataforma electoral.

    “Así como el Partido Colorado entregó democráticamente el poder hace cinco años, asimismo que Federico Franco no pierda toda su dignidad y el 15 de agosto entregue el bastón de mando presidencial a Horacio Cartes como corresponde en democracia”, demandó.

    El Partido Colorado, que sustentó la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-89), siguió ganando las elecciones en democracia hasta abril de 2008, cuando Fernando Lugo triunfó al frente de una alianza de liberales y grupos de izquierda.

    El próximo día 21, 3,5 millones de paraguayos están convocados a las urnas para elegir a sus nuevos presidente y vicepresidente, miembros del Parlamento bicameral y del Mercosur, y autoridades departamentales.

    Me gusta

  40. Paraguay: los dos candidatos a la Presidencia, contra el matrimonio gay

    Los paraguayos eligen presidente el domingo 21 de abril, en unos comicios a los que llega como favorito el empresario de centro-derecha Horacio Cartes (a la izquierda en la imagen) y que marcarán el fin de la crisis política desatada el año pasado por la destitución del socialista Fernando Lugo. Las encuestas muestran que el duelo se definirá entre Cartes, un millonario de 56 años que se presenta como la cara nueva del tradicional Partido Colorado, y el abogado Efraín Alegre (a la derecha en la imagen), un político de trayectoria del oficialista Partido Liberal. El presidente electo será el que obtenga la mayor cantidad de votos -en Paraguay no hay segunda ronda electoral-, informaba Reuters.

    Si nos fijamos en los principios no negociables fijados por Benedicto XVI -vida, familia, libertad de enseñanza y bien común- se da la circunstancia -lo que es una gran noticia para la familia natural- de que ambos candidatos están en contra del matrimonio homosexual, según la agencia AFP. Esta noticia, después de la aprobación del matrimonio gay en Uruguay y Argentina, es esperanzadora para Hispanoamérica. Porque quiere decir que no todos los políticos hispanoamericanos aprueban el matrimonio homosexual o antinatural. No obstante, no echemos las campanas al vuelo porque siguen surgiendo noticias en ese sentido.

    Por ejemplo, en Chile, la candidata presidencial de la coalición de izquierdas formada por el Partido Socialista (PS) y el Partido por la Democracia (PPD), Michelle Bachelet, ha prometido que legalizará el matrimonio homosexual y el aborto terapéutico en caso de que gane las elecciones presidenciales de noviembre. En una entrevista explicó que “el mundo ha avanzado” respecto al matrimonio homosexual y que el apoyo a estas uniones ha crecido desde que dejó la Presidencia en 2010. “Creo que hay que avanzar y debatir sobre esto y que no hay un solo tipo de familia. Aquí no hay estereotipos, aquí lo que importa son los distintos tipos de familia, donde hay afecto, redes de apoyo y que todas esas familias deben ser consideradas”, indicó, prometiendo una reforma para legalizar el matrimonio homosexual, recogía Europa Press.

    El problema con Bachelet, exdirectora general de ONU Mujeres, es que las encuestas prevén que gane las elecciones presidenciales con el 43 por ciento de los votos, cinco veces más que su inmediato perseguidor, según Europa Press. Así que Chile puede convertirse en el siguiente país hispanoamericano en aprobar el matrimonio homosexual.

    Aunque otro país donde también se está debatiendo sobre el tema es en Colombia, donde el Senado decidió aplazar hasta el próximo martes 23 el debate sobre el proyecto de ley de matrimonio para parejas del mismo sexo, debido a la ausencia de la transmisión por televisión pública de la discusión, informaban agencias. No obstante, según informa Vanguardia Liberal, horas antes de iniciar la discusión en la plenaria del Senado de Colombia, la suerte del proyecto de ley está echada: no saldrá adelante. Las dos partidos mayoritarios, los partidos de la U y Conservador, se unirán para rechazar el controvertido proyecto.

    En ese sentido, los obispos colombianos remitieron una carta a los congresistas pidiéndoles “su decidido apoyo al verdadero y único matrimonio, constituido por la unión de un hombre y de una mujer”. La carta de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) a la que tuvo acceso ACI Prensa, firmada por su Presidente y Arzobispo de Bogotá, Cardenal Rubén Salazar, subrayó además que “el matrimonio, a través de todas las culturas, las épocas y las religiones ha sido una institución formada por la unión estable de seres biológicamente distintos y complementarios: el varón y la mujer”.

    Como hemos explicado también, uno de los países donde se ha aprobado recientemente el matrimonio homosexual y el aborto es Uruguay. La Conferencia Episcopal Uruguaya (CEU) reiteró su rechazo al mal llamado “matrimonio igualitario” y llamó a los laicos a buscar caminos legales que reviertan la ley del aborto y defiendan el derecho a la vida de los no nacidos. “Los derechos humanos y este primordial derecho a la vida no pueden quedar sujetos a mayorías circunstanciales de un cuerpo legislativo o electoral”, indicaron.”Sin embargo –añadieron-, ante la situación que se ha creado, sigue siendo el deber de los laicos católicos y de los hombres y mujeres de buena voluntad aportar sus esfuerzos para procurar que nuestra legislación respete el derecho a la vida humana desde su concepción. Quedando en manos de los ciudadanos la elección de los medios que estimen oportunos, alentamos las iniciativas legítimas que busquen la derogación de esta ley”, recogía Aciprensa.

    Si insistimos tanto en oponernos al matrimonio homosexual (no a los homosexuales) es porque está en juego la conformación de la sociedad. Porque es algo que es de ley natural. Porque es natural que la especie humana se perpetúe gracias a esa institución natural que es el matrimonio entre hombre y mujer (los niños no vienen de dos hombres ni de dos mujeres) donde los hijos son queridos por lo que son y educados en una institución -insistimos- que responde a la naturaleza humana. Lo demás es querer imponer una nueva concepción de la sociedad. Y estas ideas son compatibles con el respeto a los homosexuales, muchos de los cuales también piensan así.

    Pero quien mejor lo explica es el obispo de Alcalá (España), Mons. Juan Antonio Reig, en una entrevista en la que dice: “El homosexualismo político pretende cambiar la sociedad, nuestra cultura, más aún, nuestra civilización, a través de cambios legislativos que redefinan las evidencias antropológicas. Todos estamos de acuerdo que debe ser ilegal faltar a la dignidad de las personas independientemente de sus inclinaciones; sin embargo, el lobby gay a través del homosexualismo político, va mucho más allá: desean que se hagan los cambios legislativos necesarios para poner fuera de la ley, encarcelar en su caso y privar de todos los derechos civiles, a quienes afirmamos que los actos homosexuales constituyen una “grave depravación” (Cat. Igl. Cat. n. 2357)”. Además, distingue entre las personas con inclinación homosexual; la inclinación homosexual propiamente dicha; las prácticas homosexuales; el lobby gay; el homosexualismo político; la cultura gay, y la llamada ‘teología gay’. Merece la pena leerla. Además, el obispado de Alcalá recogió unos hermosos textos llamados ‘Homosexualidad y esperanza’.

    Cambiamos de asunto y nos vamos a Venezuela donde la disputa por el resultado electoral mantiene la tensión en el país. El líder opositor Henrique Capriles, perdedor en las elecciones por tan solo un punto, ha conseguido -con ayuda internacional- que el Consejo Nacional Electoral audite el 100% de los votos. Y mientras, el viernes toma posesión del cargo Nicolás Maduro. A la vez, los obispos venezolanos instan a evitar la violencia: “Como cristianos estamos obligados a ponernos de parte de los más débiles, a perdonar sin reservas y a luchar para que prevalezca la unión sobre la división, el amor sobre el odio y la paz sobre la violencia”, como informamos. Esperemos que la sangre no llegue al río y la situación se calme en Venezuela. Pero las sospechas de irregularidades son muy amplias, también en la comunidad internacional.

    En lo que respecta a la terrible dictadura cubana, el Movimiento Cristiano Liberación (MCL) denunció esta semana que la tiranía de Raúl Castro ha amenazado al opositor Ismael Guerra con derribarle su casa en represalia a las protestas públicas que ha realizado recientemente. “Ismael Guerra, Miembro del MCL, judío de la sinagoga ‘los Hijos de Sion’, en Holguín (Cuba), amenazado con derribarle su casa por las autoridades en represalia a las protestas públicas que ha realizado, tiene un hijo pequeño, esposa y madre mayor”, denunció el movimiento, según recogía Aciprensa.

    En Argentina, un tribunal de segunda instancia falló esta semana a favor del principal grupo de comunicación de este país, Clarín, en su disputa contra la ley de medios audiovisuales que en 2009 había impulsado el Gobierno de Cristina Fernández. En una resolución de 50 páginas, la sede judicial ha considerado que el artículo 45 de la Ley de Medios es inconstitucional porque establece un régimen de licencias discriminatorio, ya que favorece a los medios estatales y a los grupos que tienen negocios con el Estado, en detrimento de los privados. Esta decisión supone un varapalo judicial para el Gobierno de Cristina Fernández, que había centrado su batalla contra el Grupo Clarín –abiertamente opositor– en este precepto, que le habría permitido despojarle de numerosos medios de comunicación, recogía Europa Press.

    Malas noticias llegan de Bolivia, donde casi el 83% de los niños sufre violencia doméstica, más de un millón trabajan en las calles en situación de riesgo grave y, según la agencia estatal Defensoría del Pueblo, al menos 3.000 no tienen hogar y alrededor de 20.000 viven en centros de acogida. Para hacer frente a esta emergencia, el Gobierno está elaborando un nuevo Código para la Infancia, que se inició en 2008, y que tiene previsto establecer normas para el respeto de los derechos de los menores. En el informe de la Defensoría emerge que, gracias a políticas públicas eficientes y al compromiso del Ejecutivo, se han realizado muchos avances en la reducción de la pobreza extrema, que es una de las principales causas de la violación de los derechos de los niños. Sin embargo, todos los días en el país se ven sometidos a la violencia, un promedio de 16 niños y, en tres de cada cuatro casos se trata de violencia sexual en el hogar o en la escuela, explicaba Fides. Más le valdría al socialista del siglo XXI Evo Morales redoblar los esfuerzos por ayudar a los más débiles, en este caso los niños bolivianos.

    En otro orden de cosas, el presidente del Pontificio Consejo para la Cultura del Vaticano, cardenal Gianfranco Ravasi, consideró que la Iglesia y la sociedad deben poner un freno a la difusión de la llamada ‘Santa Muerte’ por tratarse de “un culto tenebroso, infernal y de negación”. Los seguidores de la ‘Santa Muerte’, una secta difundida en México y otros países de Hispanoamérica, rinden culto a una calavera adornada según el gusto personal de los seguidores. Narcotraficantes, delincuentes, ex convictos y secuestradores, suelen acercarse a esta controvertida imagen para encomendarle el éxito de sus delitos. El pasado año integrantes de la secta asesinaron en Sonora (México), a dos niños de 6 y 7 años, y una mujer de 55. Ambos murieron degollados como ritual de sacrificio dedicado a la Santa Muerte. En una entrevista concedida el 12 de abril a ACI Prensa, el cardenal Ravasi advirtió que “también el crimen y la negatividad tienen capacidad de ‘ritualizarse’ y crear un modo de agregación como el de la religión”. Puro culto al diablo, vamos.

    En Perú, el Semanario Expresión, difundido en la región norteña de Lambayeque, otorgó a Cáritas el título de ‘Mejor Organización Social del Año 2012’, en reconocimiento a su labor a favor del desarrollo humano integral, basado en la solidaridad y el respeto de la dignidad humana. La publicación puso énfasis en la trayectoria de Cáritas Chiclayo (Lambayeque), como parte de la red nacional de Cáritas, “que gracias a la confianza de empresas nacionales, instituciones gubernamentales y de la cooperación internacional, sigue incentivando y promoviendo distintos programas que benefician a las poblaciones más necesitadas”. En ese sentido, el galardón entregado a Cáritas del Perú “constituye el reconocimiento de Lambayeque a su esfuerzo, tesón y práctica de valores”, recogía Aciprensa.

    El Instituto Cervantes pondrá en marcha un centro en la prestigiosa Universidad de Harvard (Estados Unidos) que, con el patrocinio del Banco Santander, estudiará la situación de la lengua española en Estados Unidos y contribuirá a consolidar la expansión del español en un país con más de 50 millones de hispanohablantes. El director del Cervantes, Víctor García de la Concha, ha explicado en rueda de prensa que el objetivo de este “observatorio del español y las culturas hispánicas es servir como punto de referencia para el estudio, el análisis prospectivo y el diagnóstico de la situación de la lengua española en Estados Unidos, con especial atención a su evolución social, cultural y lingüística”, recogía Europa Press.

    Economía

    El embajador de Chile en España, Sergio Romero Pizarro, ha reiterado en Madrid que su pais puede ofrecer numerosas oportunidades a los inversores españoles por “alta competitividad, alta transparencia y libertad económica”. En los últimos tres años, “hemos crecido un seis por ciento” y en las últimas tres décadas, ha habido “una tasa significativa” de crecimiento económico. Chile es un país en el que se puede invertir “porque tenemos una fuerza laboral bastante calificada, calidad de vida, alta transparencia” e incluso porque “somos un país integrado en el mundo”, ha proseguido el embajador, informaba Europa Press.

    De hecho, España se ha convertido en los últimos tres años en el principal inversor extranjero en Chile debido principalmente a la llegada de pymes, que ven en este país una oportunidad para sortear la crisis y una plataforma para hacer negocios en otros países de Hispanoamérica. Así lo afirmó también el embajador español en Chile, Íñigo de Palacio, en la apertura de la conferencia “Chile y España mirando hacia el futuro”, organizada por la London School of Economics en Santiago. Académicos y expertos participaron en la actividad, que se centró en la energía y las infraestructuras, sectores que cuentan en Chile con una gran participación de compañías españolas, recogía Efe.

    El presidente de la Xunta de Galicia (España), Alberto Núñez Feijóo, tuvo una entrevista privada con el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Sobre la mesa estaba el proyecto de que los astilleros gallegos Barreras y Navantia construyan barcos hotel (floteles, les llaman) para Pemex, la petrolera estatal mexicana. Al terminar su encuentro con Peña Nieto, que tuvo lugar en la capital mexicana, Feijóo atendió a medios de comunicación españoles y explicó que la construcción de los barcos no se pondrá en marcha hasta que la factoría viguesa Barreras consiga un aval financiero. Además anunció que le ha propuesto al presidente de México que Pemex compre acciones de “algún” astillero privado de Vigo, aunque no ofreció más detalles de la operación, solo que espera que esa opción se concrete en el primer semestre de este año, informó El País.

    La empresa española Telefónica planea aumentar sus gastos en Venezuela este año ante el riesgo de sufrir nuevas pérdidas de valor en el efectivo que acumula en el país y que no puede repatriar a España, según una presentación interna a la que ha tenido acceso Bloomberg. Telefónica, que entró en Venezuela en 2004 con la compra del operador Bellsouth, acumula unos dividendos en este periodo de 18.800 millones de bolívares, unos 3.000 millones de dólares al cambio tras la devaluación del pasado febrero. El ajuste en la moneda venezolana frente al dólar le supuso un recorte aproximado de 1.400 millones de dólares, publicaba Bloomberg.

    Los ingenieros y técnicos de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) comenzaron esta semana en aguas de la Bahía de Algeciras (Cádiz) las labores de carga de cinco cajones de hormigón que servirán de base para la construcción de un dique flotante en el puerto de Açu, a unos 315 kilómetros al Norte de Río de Janeiro (Brasil). El proyecto incluye la construcción de un muelle de 2.438 metros lineales mediante la fabricación y fondeo de 49 cajones de hormigón armado y de un dique de 600 metros. La construcción de estos cajones en instalaciones portuarias de Algeciras ha generado más de 700 empleos directos e indirectos. Los cajones de 3.722 metros cúbicos de hormigón y con un peso de 9.871 toneladas, tienen 45 metros de longitud, 24 de anchura y 18 de altura, informaba El País.

    El Gobierno de Cristina Fernández decidió expropiar hace un año el 51% de las acciones de Repsol a su filial petrolera. Un años después los números no son los esperados, ni mucho menos los anunciados. En doce meses, la obra petrolera estatal argentina aumentó un 24 por ciento el precio de los combustibles, su valor en bolsa se desplomó hasta un 38 por ciento y no logró aún revertir la salida de dólares para importar energía. La producción de petróleo y gas quedó sólo en promesas, y los socios internacionales que llegarían para explotar el megayacimiento de ‘Vaca muerta’, a día de hoy no han invertido un sólo dólar. Por su parte, la evaluación del 51 por ciento expropiado aún no fue determinado por CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas e Inversiones), por lo que Argentina no ha pagado ni un dólar, informaba Cope.

    Hablando de Repsol, el Gobierno peruano está estudiando la posibilidad de comprar una participación en la refinería y el negocio de las estaciones de servicio de Repsol en el país, pero sin otorgar al Estado un papel empresarial activo que afecte al modelo económico. “Lo que ha hecho el Gobierno es básicamente manifestar una disponibilidad de verificar la posibilidad de una inversión en este caso. Esto no implica que ya se está haciendo la operación”, aseguró en declaraciones a ‘Canal N’ el primer ministro del país, Juan Jiménez. El mandatario precisó que la posible inversión en la filial de Repsol “no sería mayoritaria, sino parcial”, y que el interés del Gobierno en la operación procede de la necesidad de garantizar el suministro, apuntaba Europa Press.

    La empresa española Pescanova ha vendido recientemente dos de sus nueve fincas (plantas destinadas a la acuicultura) en Ecuador, por 18 millones de dólares (14 millones de euros). Según fuentes conocedoras de la operación las dos fábricas ocupan unas 700 hectáreas y no son estratégicas para el negocio de la multinacional española en el país. Las fuentes consultadas por Cinco Días aseguraron que la operación se ha realizado para “cumplir con los compromisos financieros adquiridos” y que la cantidad recibida será inyectada en la filial ecuatoriana, Promarisco. La venta se ha realizado a una compañía local dedicada también al langostino de cultivo. Fuentes cercanas al consejo de Pescanova aseguraron que no están recibiendo información por parte de la compañía de las operaciones que se están llevando a cabo en Hispanoamérica. “No hemos sido informados, no sabemos nada, creemos que todo obedece a una estrategia de Sousa [Manuel Fernández Sousa, presidente de Pescanova] para ganar tiempo”, dijeron.

    La consultora española Efron Consulting continúa su expansión internacional. Tras instalarse en EEUU y México en 2009 y 2011, respectivamente, la compañía, que compite con gigantes como Accenture, Atos Origin o IBM en consultoría, tecnología y outsourcing, ultima su desembarco para mayo en Colombia y algo más tarde en Canadá. En ambos países lo hará a través de la adquisición de empresas locales, la misma fórmula que utilizó para entrar en México, según cuenta a Cinco Días el presidente de la compañía, Jacobo Israel.

    El presidente de Red Eléctrica de España (REE), José Folgado, asegura que las últimas propuestas de indemnización del Gobierno boliviano por los activos expropiados hace un año están “muy alejadas” de lo que la compañía española considera un “valor justo”. Por este motivo, adelantó que, “si fuera necesario”, REE acudirá a un arbitraje internacional para reclamar una compensación adecuada, si bien sigue considerando esta opción como “el último recurso” y mostrándose “paciente”, publicaba Europa Press.

    José Ángel Gutiérrez
    joseangel@hispanidad.com
    Twitter: @jagafaso

    Me gusta

  41. ESTE DOMINGO
    Paraguay: elecciones clientelistas post golpe
    viernes 19 de abril de 2013 Hay elecciones en Paraguay este domingo. Serán las que confirmarán al régimen que realizó el golpe de Estado que tumbó al presidente constitucional Fernando Lugo. Estos son los datos principales de unos comicios dominados por el clientelismo y las acusaciones cruzada entre los partidos tradicionales.

    Por Irene Ayuso Morillo

    Este 21 de abril los paraguayos y paraguayas tienen la posibilidad de dar el voto castigo a quienes estuvieron detrás del golpe parlamentario que destituyó al elegido democráticamente Fernando Lugo, apostar por el cambio o mantener en el poder a esa hegemonía conservadora que busca mantener ese modelo.

    ¿Qué eligen los paraguayos? Un total de 3.516.273 electores eligen presidente y vicepresidente, 45 senadores y 80 diputados. Además, serán elegidos 18 parlamentarios titulares del Mercosur, 17 gobernadores y 17 juntas departamentales.

    Los jóvenes tendrán un papel especial en estos comicios ya que, según datos del Corte Técnico Administrativo del Registro Cívico Permanente (RCP), hay un total de 1.288.789 votantes entre los 18 y los 34 años de edad, un 37,7% de los electores habilitados para el sufragio.

    El país también aguarda que tras estos comicios el Mercosur y la Unasur levanten la sanción aplicada al país el 29 de junio pasado, como consecuencia del golpe de Estado parlamentario que terminó con la destitución del presidente Lugo a raíz de los acontecimientos de la masacre de Curuguaty.

    Están en juego muchos asuntos en estas elecciones: la administración del Estado, el problema de la tierra y el territorio, el modelo de desarrollo, los impuestos, la educación, el empleo y los salarios, las importaciones y exportaciones, pero, sobre todo, erradicar los altos índices de extrema pobreza del país y encontrar la solución a tanta desigualdad.

    A diferencia de las elecciones de 2008, en la que dominaba un sistema político bipartidista, en esta ocasión hay una importante representación de movimientos de izquierda como actores políticos en la disputa electoral, como Avanza País, Frente Guazú y Kuña Pyrenda.

    El ambiente pre electoral es tenso, dominado por las acusaciones entre unos y otros candidatos para desacreditar a la contraparte. Destacan las denuncias entre los dos partidos tradicionales, el Partido Colorado y el PLRA, uno acusado de tener un pasado de narco y lavado de dinero, y el otro, de corrupto.

    En Paraguay no hay un electorado definido ideológicamente, sino que se vota por un sentimiento, se vota el color. Es por ello que en el resultado pesen con fuerza los mecanismos clientelares, como el traslado de electores al lugar del voto, lo que implica intercambiar lealtades electorales por servicios o dineros recibidos por electores/as distribuidos por el “dealer” partidario. Otra de las prácticas es el alquiler de cédulas y el hecho de que el día de las elecciones en las mesas de votación no hay personas independientes, sino representantes de partidos políticos, hace afianzar estas prácticas.

    Según una encuesta del Programa de Desarrollo de Naciones Unidad (PNUD) sobre gobernabilidad democrática, un 24,5% de los consultados admitieron que se dejaron transportar hasta las urnas por los “operadores políticos” de los partidos en 2008.

    Horacio Cates (del Partido Colorado) lidera la intención de voto en las encuestas realizadas por cinco de las grandes encuestadoras: First Análisis y Estudios Francisco Capli, el encuestador Enrique Taka Chase del Instituto de Comunicación y Arte (ICA), Grau y Asociados, y José Nicolás Morínigo, del Gabinete de Estudios de Opinión (GEO). El nivel de error de las encuestas electorales en estos últimos 10 años ha aumentado. Para los comicios de este domingo, el margen de error de los sondeos supera el 10%, que suponen unos 200.000 votos, según señala el estudio presentado el 5 de abril por las organizaciones Desarrollo en Democracia (Dende), Centro de Altos Estudios del Paraguay (CAEP), Exograma y la Fundación Libre.

    Los principales candidatos, del Partido Colorado y del Partido Liberal, utilizan los medios masivos de comunicación para crear una sensación de polarización entre estos dos partidos, cuando realmente no hay mucha diferencia programática entre ellos, ejemplo de ello lo confirma el pacto político que hicieron el 22 de junio para destituir al presidente Lugo.

    Conoce las candidaturas a la Presidencia

    Manuel Horacio Cartes Jara por ANR / Asociación Nacional Republicana (ANR) o Partido Colorado

    De 56 años de edad, es separado y padre de tres hijos. A los 19 años comienza sus actividades comerciales. Desarrolla inversiones en varios negocios, entre ellos el rubro de la Tabacalera, convirtiéndose en principal directivo y accionista de unas 25 empresas que integran el Grupo Cartes. En 2001 asume la presidencia del Club de Fútbol Libertad. Su vida política comienza hace menos de 5 años, cuando en septiembre de 2008 se afilia al Partido Colorado. En noviembre de 2010 funda el movimiento Honor Colorado. Gana las elecciones internas del 9 de diciembre de 2012 y se convierte en el candidato oficial del Partido.

    Comienza a tener un protagonismo muy importante dentro de la cúpula partidaria y ganando territorio de manera acelerada dentro de la política tradicional paraguaya, con un discurso de unidad, patriotismo y prosperidad, busca alentar a sus adherentes a que confíen de nuevo la recuperación del poder; esta actitud lo ubica como un líder emergente y trata de esta manera borrar un pasado con problemas judiciales y desviar la atención de quienes constantemente lo acusan, vinculándolo con el narcotráfico, aunque estas denuncias parecen no afectar a su campaña y sin dudas hoy logra mostrarse en una posición ganadora, disputando el primer lugar en las elecciones generales del país según lo grafican las encuestas. “HC” -como lo llaman simpatizantes y adversarios, siglas que hacen referencia a su nombre y la de su movimiento político “Honor Colorado”- no solo busca la presidencia de la república, también el restituir a la ANR en el poder tras la caída en abril de 2008 liderada por el ex obispo Fernando Lugo de la Alianza Patriótica para el Cambio. El candidato de la lista 1, plantea un discurso más social y aperturista planteando la ruptura al “sistema prebendarío”, sistema que sostiene la propia estructura partidaria que hoy representa. También muestra mucha complacencia con la minoría más acaudalada del país, prometiendo no generar nuevos impuestos, y ser uno de los facilitadores de “una gestión eficiente” para el sector.

    Hay que tener en cuenta el contexto de este partido en la historia de Paraguay. Tras la caída militar siguió gobernando el mismo partido que la sostuvo: la ANR, un total de 61 años, de los cuales treinta y cinco fueron de dictadura militar, y el período de transición política no fue más que un pase de mando y de poder entre los amigos de siempre, en un liderazgo político basado en el caudillismo, el asistencialismo y el prebendarismo.

    Pedro Efraín Alegre / Alianza Paraguay Alegre

    De 49 años, casado, padre de 4 hijos. Abogado, Maestría en Ciencias Políticas y Postgrado en Derecho Comunitario, Estudios de Especialización en Gestión Pública y de Alta Gerencia. Catedrático en Derecho Político, Constitucional y Público. Inició sus actividades políticas en la década de los 80, en la Juventud Libertad Radical Autentica y fue posteriormente presidente de este sector partidario. Electo diputado nacional en los periodos 1998-2003 y 2003-2008. Electo senador en el 2008 pero solicitó permiso para asumir como Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones durante el gobierno de Fernando Lugo, quien luego le solicita la renuncia al cargo de Ministro por desconfiar que estaba usando la estructura del Estado con fines partidarios,

    Sin perder tiempo y presentada su renuncia, solicita a la conducción del Partido Liberal Radical Auténtico a que le den paso libre para crear una gran alianza electoral con otros partidos, entre ellos el primero en aparecer es el Partido Democrático Progresista, quien propone a Rafael Filizzola como candidato a Vicepresidente de la Alianza Electoral; y luego aparecen otros partidos de centro izquierda, como el Encuentro Nacional y movimientos como “Franja Colorada”

    En la última trama de la campaña electoral y a pocos meses de las elecciones del 21 de abril, ocurre uno de los hechos políticos más llamativos del Paraguay, muere en un accidente aéreo el ex general Lino Oviedo candidato por el Partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (PUNACE), partido considerado como la tercera fuerza en las ultimas elecciones generales de 2008. Lino Oviedo era considerado un líder con ideas nacionalistas muy fuertes y unos de los actores políticos más importantes de las últimas dos décadas del Paraguay. Ante su fallecimiento, dirigentes del Partido Liberal y el propio Efrain Alegre, aprovechan la oportunidad para negociar un pacto y solicitar al oviedismo la adhesión en la Alianza. Este pacto no se hace esperar, cerrando las negociaciones “mientras lloraban al muerto” y de esta forma Efraín Alegre suma los votos del PUNACE.

    Mario Aníbal Ferreiro Sanabría / Concertación Avanza País

    De 53 años, casado, tiene 5 hijos. Estudió Arquitectura y Lenguas y Literatura. Inició su Carrera profesional en radio y prensa escrita en 1979. Un año después comienza a trabajar en televisión como columnista en el Sistema Nacional de Televisión en programas de Canal 9. Profesor de la Cátedra de Radio y Periodismo en la Escuela Municipal de Locución. Inicia su vida política al final de la dictadura de 1989, militando en el Movimiento “Asunción para Todos”. El 9 de abril de 2012 anuncia su retiro de los medios de comunicación y así se sometió a las internas. Se reconoce de Izquierda y afines a ideas progresistas, y critico al sistema neoliberal, forma una plataforma nueva con un discurso socialista, hace foco fundamentalmente en la adhesión de los votos independientes

    Su programa se basa en protecciones sociales universales donde plantea salud y educación pública y gratuita para todos, reforma agraria integral o reforma tributaria.

    Aníbal Carrillo Eramaín / Frente Guazú

    De 58 años de edad, padre de 7 hijos. Es médico, especializado en Pediatría.

    Su carrera política-partidaria se inició en el Partido Febrerista como secretario general de la Juventud Febrerista. Promovió la construcción de un movimiento de carácter popular, conocido como Tekojoja, que ya tiene carácter de partido político, movimiento del que emerge la candidatura de Fernando Lugo, quien llegó a la presidencia en 2008. En 2010 trabajó en la conformación de una plataforma política de los sectores políticos de izquierda.

    Tiene una importante trayectoria militante, pero resulta desconocido para gran parte de la población. El ex presidente Fernando Lugo, principal referente de esta nucleación, se postula para el cargo de senador, apoyando así la candidatura. Su discurso se centra básicamente en recoger los votos campesinos y se referencia con la izquierda más radical.

    Lilian Susana Soto Vadagui / Movimiento Kuña Pyrenda

    De 50 años de edad. Doctora en Medicina y Cirugía, con maestría en Políticas Públicas y Administración. Doctorada en Presupuesto Público pro Equidad de Género contra la Pobreza. Su inicio en la política fue como dirigente estudiantil. Es una de las fundadoras de la Red Mujeres Munícipes del Paraguay, de cuya organización también fue presidenta. Ministra de la Secretaria de la Función Pública de 2008 a 2012. Renunció al cargo el 2 de mayo porque le ofrecieron ser candidata a presidenta desde el movimiento Kuña Pyrenda.

    Sus candidatas son campesinas, docentes, indígenas e incluso hombres feministas. Su campaña en la escena electoral viene a manifestar y denunciar la discriminación política que se ejerce desde la derecha, pero también desde la izquierda en un contexto de tendencia marcadamente patriarcal y autoritario.

    Me gusta

  42. Paraguay: no reconocerán las elecciones si no son transparentes
    Asi lo advirtió el diputado mendocino Guillermo Carmona, quien viajará al vecino país en calidad de observador internacional por el Mercosur.

    A poco más de 24 horas de comenzar las elecciones presidenciales en Paraguay, el diputado nacional por Mendoza Guillermo Carmona viajará hasta el vecino país como parte de la delegación argentina de observadores de la elección. Carmona dialogó en el programa Hacete Cargo (MDZ Radio 105.5) y explicó cómo será el papel de los veedores y sostuvo que “no se reconocerá al nuevo gobierno” si no hay transparencia en la elección.

    “Mañana vamos a estar en Asunción con una delegación de parlamentarios del Mercosur, la cual está integrada por algunos diputados y senadores argentinos”, explicó.

    También señaló la importancia de esta votación para los países de la región: “Tenemos que recordar que el Congreso argentino condenó el golpe institucional. Esta situación nos lleva a estar muy atentos y analizar si se dan las circunstancias de transparencia, que puedan posibilitar la reincorporación de Paraguay al Mercosur y la Unasur”.

    Carmona dio detalles del trabajo de los veedores internacionales: “La Justicia Electoral paraguaya es quien ha convocado a misiones de observación latinoamericanos, de distintos organismos y representantes de la Unión Europea”.

    “Desde allí se informa los mecanismos que apuntan a garantizar la transparencia, se visitan los centros de cómputos, se visualiza el trabajo que hace la autoridad electoral y luego se distribuye a los observadores en distintos puntos del país, para verificar la normalidad de la votación”, indicó.

    Por otro lado, el diputado y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de Diputados también se refirió a la situación institucional de Paraguay: “Es un país hermano con una institucionalidad que ha sido reiteradamente puesta en duda, y en ese marco la presencia internacional compele a que situaciones irregulares puedan ser evitadas o denunciadas”.

    Sin embargo, resaltó que “hemos notado en la preparación, un especial cuidado de parte de la justicia paraguaya”.

    Además, Carmona describió la fuerte campaña electoral desarrollada en ese país: “Hay tensiones. Hay una campaña electoral muy subida de tono, en donde los dos candidatos con más chances (el colorado Cartes y el liberal Alegre) se han cruzado acusaciones: denuncias de delincuencia y narcotráfico por un lado, y de corrupción por otro”.

    Por último, el diputado argentino advirtió: “Si no hay elecciones transparentes, ni Unasur ni Mercosur reconocerán al nuevo gobierno”.

    Me gusta

  43. CIERRAN LA CRISIS POLÍTICA
    El empresario Cartes parte como favorito en las elecciones de Paraguay

    Los paraguayos eligen este domingo a su presidente, en unos comicios a los que llega como favorito el empresario de centro-derecha Horacio Cartes y que marcarán el fin de la crisis política desatada el año pasado por la destitución en un juicio político del socialista Fernando Lugo.

    Las encuestas muestran que la pugna será entre Cartes, un millonario de 56 años que se presenta como la cara nueva del tradicional Partido Colorado, y el abogado Efraín Alegre, un político de trayectoria del oficialista Partido Liberal.

    El presidente electo será el que obtenga la mayor cantidad de votos –en Paraguay no hay segunda ronda electoral–, en una jornada donde también se elegirán vicepresidente, miembros del Congreso bicameral y autoridades regionales para los próximos cinco años.

    Cartes, quien es propietario de empresas financieras, ganaderas y de la mayor tabacalera del país, y hasta hace cuatro años nunca había votado, lidera la mayoría de los sondeos con una corta ventaja respecto de su principal rival.

    Su eventual triunfo devolverá al Partido Colorado al poder, que gobernó durante seis décadas hasta 2008, incluidos los 35 años de dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989). Con un discurso autocrítico respecto a su partido, que durante sus años en el Gobierno se vio envuelto con frecuencia en escándalos de corrupción, el empresario promete enmendar los errores y combatir las cuestionadas prácticas.

    “El partido aprendió que hay un modelo acabado. No dudo que podrán haber bolsones retardatarios, pero el que crea que este modelo va a seguir está equivocado (…) la ciudadanía se cansó”, aseguró en una entrevista reciente.

    La hegemonía colorada se quebró con la llegada a la presidencia del ex obispo católico Fernando Lugo, quien fue destituido por el Congreso en un cuestionado juicio político tras perder el apoyo del Partido Liberal hace nueve meses y fue reemplazado por el actual mandatario, Federico Franco.

    ALEGRE

    Alegre, el principal obstáculo que enfrentará el Partido Colorado para regresar a la presidencia, busca continuar lo iniciado por Franco: un proyecto en favor de la industria, los agronegocios y una mayor participación privada en los asuntos del Estado.

    “Tengo un modelo de liderazgo diferente al tradicional. Mi proyecto representa al ‘Paraguay decente’ frente al ‘Paraguay de las mafias'”, ha asegurado Alegre, quien durante la campaña acusó verbalmente a su contrincante de tener vínculos con el narcotráfico y el lavado de dinero.

    El nuevo presidente tendrá que forjar alianzas que le aseguren gobernabilidad en el Congreso, que por primera vez tendrá una representación importante de las coaliciones de izquierda.

    VUELTA A LA ESCENA INTERNACIONAL

    Un proceso electoral libre de cuestionamientos permitirá al país recomponer las relaciones con sus vecinos, que se vieron interrumpidas tras la destitución de Lugo.

    Tanto Mercosur como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) condenaron el juicio político y aislaron a Paraguay en términos diplomáticos hasta las elecciones, si bien no se impusieron sanciones económicas.

    La relación “va a ser más difícil que cuando había más sintonía en términos de proyectos, programas de gobiernos progresistas”, ha advertido Lugo a Reuters. Brasil, Venezuela, Argentina, Uruguay, todos los integrantes de Mercosur junto a Paraguay tienen gobiernos más identificados con ideas de izquierda.

    Paraguay será “un elemento que desentone y va a ser difícil e incómodo para el país formar parte de un bloque como Mercosur”, ha opinado el exmandatario, quien se presenta al Senado como representante de la coalición izquierdista Frente Guasú y tiene todas las papeletas de ser elegido.

    Cartes y Alegre coinciden en que el país debe regresar a los foros y en especial a Mercosur, considerado vital para la marcha de la economía, dando por sentada la incorporación de Venezuela, a la que se opusieron sus partidos en el pasado.

    “Hay un consenso en el sentido de que no hay que salir del Mercosur, de que hay más costos que beneficios en esa decisión de salirse”, ha explicado el analista económico Fernando Masi, del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya.

    RETOS DEL NUEVO PRESIDENTE

    El nuevo presidente tendrá además como desafío extender la bonanza económica concentrada en el sector agropecuario, combatir la pobreza y bajar la conflictividad social en el país de 6,6 millones de habitantes, en el que unos 3,5 millones están habilitados para votar.

    Paraguay es un exportador de materias primas, principalmente de soja y carne vacuna, y de energía eléctrica a sus vecinos Argentina y Brasil. La mayor parte de su comercio se sustenta en la reexportación de productos asiáticos a Brasil que entran en su territorio tributando menos. Casi un 40 por ciento de los paraguayos vive en la pobreza.

    Tanto Cartes como Alegre proponen abrir el país a la inversión bajo la modalidad de alianzas público-privadas para mejorar la paupérrima infraestructura local y el desempeño de las deficitarias empresas estatales.

    La economía está proyectado oficialmente que crezca este año un sorprendente 13 por ciento, apoyada en una producción récord de soja, luego de haberse contraído un 1,2 por ciento el año pasado por una caída de la actividad agrícola.

    “Paraguay es hoy más atractivo para las inversiones y dentro de este escenario el sector de agronegocios seguirá siendo atractivo”, ha subrayado el economista Daniel Correa, de la consultora local Investor. “Es necesario dar mayor valor agregado a la producción para reducir la dependencia del sector y ayudar a resolver los problemas de empleo”, ha añadido.

    Me gusta

  44. Paraguay celebra elecciones bajo observación internacional

    Más de 3.5 millones de paraguayos irán mañana (domingo 21) a las urnas, bajo la supervisión de más de 300 observadores internacionales, que verificarán el proceso electoral. El Gobierno actual, presidido por el liberal Federico Franco, prometió entregar el mandato a quien resultase ganador.

    Paraguay cuenta con poco más de 6 millones de habitantes, de los cuales, más de la mitad, están convocados a los comicios. Son las sextas elecciones generales desde la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner en 1989. El proceso estará verificado por más de 300 observadores internacionales, entre ellos, representantes de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y los de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

    Uno de los desafíos de quien sea electo nuevo presidente de Paraguay, será concertar la situación del país ante los bloques regionales.

    Me gusta

  45. Parlasur dice que las elecciones en Paraguay “marcarán el fin de una etapa”

    Uno de los observadores del Parlasur, el diputado uruguayo Daniel Peña, aseguró hoy que las elecciones generales de este domingo en Paraguay “marcarán el fin de una etapa y el comienzo de otra”.
    Peña, miembro de la misión de observadores del Parlamento del Mercosur (Parlasur), citado por la agencia pública IP, consideró que el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) está “en condiciones de ofrecer todas las garantías de transparencia requerida” para los comicios del día 21.
    El diputado uruguayo dijo tras reunirse con representantes del TSJE que los observadores del Parlasur acompañarán el desarrollo de los comicios, que serán de “suma trascendencia para el país” y que permitirán “recomponer las relaciones internacionales de Paraguay con sus socios regionales”.
    El Mercosur suspendió temporalmente a Paraguay del bloque tras un juicio político parlamentario en el Senado del país, que destituyó al presidente Fernando Lugo.
    “El mundo verá que Paraguay es un país que elige a sus autoridades democráticamente, resolviendo definitivamente un problema vital para el pueblo, volver a integrar activamente todos los organismos internacionales”, añadió el parlamentario.
    Además de la misión del Parlasur ya se encuentran en el país observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la Unión Europea, la Unasur y de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore).
    Unos 3,5 millones de paraguayos están convocados a las urnas el próximo domingo para elegir al sucesor del presidente Federico Franco, quien completa el mandato que inició en 2008 Lugo, destituido por mal desempeño el 22 de junio de 2012.
    También elegirán a los nuevos diputados y senadores, a los representantes de Paraguay en el Parlasur, y a las autoridades departamentales.

    Me gusta

  46. Presidente de Paraguay pide transparencia en la auditoría de votos en Venezuela
    “No puede ser que unas elecciones culminen sin que se haga la auditoría y el escrutinio de los votos”, dijo Federico Franco

    El presidente de Paraguay, Federico Franco, pidió hoy que “se dé la suficiente transparencia” al proceso de auditoría de votos de las elecciones en Venezuela, cuya situación calificó de “lamentable”.

    “No puede ser que unas elecciones culminen sin que se haga la auditoría y el escrutinio de los votos”, dijo Franco en una rueda de prensa en Coronel Oviedo, a 130 kilómetros de Asunción, según la grabación facilitada por la Presidencia.

    “Así que nosotros reclamamos que Venezuela pueda honrar este compromiso y de esa manera definir su presidente”, demandó Franco horas antes de la toma de posesión en Caracas del presidente electo, Nicolás Maduro.

    Maduro, declarado “persona non grata” en Paraguay, jurará el cargo mientras se procede a completar la auditoría de los votos de las presidenciales del domingo que había reclamado su rival, Henrique Capriles.

    “Hoy, para seguir demostrando que teníamos razón y que estábamos en el camino correcto se presenta esa situación lamentable que se da hoy en Venezuela”, observó Franco tras recordar el “trato absolutamente injusto” que se dio a su país.

    Paraguay fue suspendido de la Unasur y el Mercosur el pasado 29 de junio, una semana después de la destitución en juicio político del presidente Fernando Lugo.

    El Mercosur aprobó, además, el ingreso de Venezuela, bloqueado por el Legislativo paraguayo.

    El Gobierno de Franco, que completa el mandato de Lugo, acusó al entonces canciller Maduro de “injerencia” en los asuntos de Paraguay por supuestamente “arengar” al Ejército para que mantuviera su lealtad a Lugo.

    Maduro se encontraba en Asunción como miembro de la misión de cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que intentó mediar en la crisis abierta por el proceso contra Lugo.

    Fue además declarado “persona non grata” a principios de julio, cuando los dos países expulsaron a sus representantes diplomáticos.

    Me gusta

  47. Paraguay: entre el pesimismo y la manipulación mediática
    María Fernanda Rada *

    El domingo 21 de abril son las elecciones presidenciales en Paraguay, hecho que definirá el nuevo panorama político de Paraguay y América Latina. Medios de prensa nacionales e internacionales, analistas políticos de izquierda y derecha, sostienen que en estas elecciones la disputa por el gobierno se dará entre dos opciones de la derecha paraguaya representada en los Partidos Colorado y Liberal.

    A dos días de las elecciones y en mi quinta llegada a Paraguay desde el golpe de estado del 22 de junio del año pasado, siento el deber de informar que se ha obviado la presencia de una fracción de la izquierda representada por Mario Ferreiro en la Concertación Avanza País, tendencia que viene creciendo desde agosto del año pasado posicionándose en el tercer puesto según las encuestas.
    Pocos han tomado en cuenta la crisis de los partidos tradicionales luego del golpe de estado. La realidad muestra calles llenas de murales y papeletas de elecciones internas de la derecha, acusando a los políticos tradicionales de golpistas.
    El Partido Colorado tiene grandes posibilidades de ganar, por el control del sistema electoral y por la gran cantidad de plata invertida. Sin embargo, varios militantes colorados tienen la disyuntiva de apoyar la candidatura de Horacio Cartes. Esto se debe a su relación con el narcotráfico y su detención en Tacumbú el año 1985, por la evasión de divisas al estado paraguayo.
    El Partido Liberal atraviesa una profunda crisis interna por la molestia de sus bases, debido a los siguientes hechos: la complicidad de su cúpula con el retorno de colorados al gobierno, el no reconocimiento a la voluntad de sus afiliados que mayoritariamente apoyaron a Blas Llano en las internas, imponiendo la candidatura de Efraín Alegre, acusado por la Contraloría sobre el faltante de 20 millones de dólares en el Ministerio de Obras Públicas y Comunicación, cuando él era ministro.
    El hecho que marcó la mayor decepción fue el reciente pacto entre las cúpulas liberales y oviedistas, a cambio de la compra de tierras a favor del senador Oviedo Matto por el valor de 11, 5 millones de dólares, con plata del estado. Esto causó la masiva migración de votos a favor de otros sectores políticos.
    Sin embargo, la crisis política también alcanzó a la izquierda que se fragmentó presentándose de forma separada a las elecciones en las siguientes coaliciones: Avanza País, Frente Guasú y Kuñapyrenda.
    El ex Presidente Fernando Lugo ocupa la primera candidatura al senado por el Frente Guasú. Apoyarlo sólo porque fue el Presidente destituido, es una visión política simplista y poco responsable, sin cuestionar el poco apoyo que muestra en las encuestas. Tal vez esto se debe a que la sociedad está decepcionada de un liderazgo que no pudo manejar la situación del golpe de estado.
    Hasta el momento el único candidato de izquierda que presenta condiciones reales de disputar el poder a los partidos tradicionales es Mario Ferreiro, periodista trabajador reconocido por su firmeza y voluntad política.
    Los medios de prensa progresistas no han tomado en cuenta que es la primera vez que la izquierda paraguaya está llegando a empatar en las encuestas a los partidos tradicionales, sin la necesidad de una alianza con sectores de derecha como fue el caso de Lugo el año 2008.
    Los analistas políticos no han notado que Mario Ferreiro fue el único candidato presidencial que expresó su deseo de llamar a una asamblea constituyente, para romper las estructuras políticas heredadas del stronismo.
    A los hechos me remito, a la torpeza de la conservadora prensa paraguaya que cambió los datos de encuestas a favor del partido liberal luego del debate presidencial, donde Mario Ferreiro mostró su amplia capacidad de enfrentar a los candidatos de partidos tradicionales. Ante el crecimiento de posibilidades de elección de un candidato progresista, la prensa decidió favorecer al partido liberal instalando una “polarización entre la derecha colorada y liberal”. Los países vecinos no han tenido la capacidad de reconocer esta manipulación, tal vez esto se deba a la falta de seguimiento y solidaridad política luego de la división de la izquierda.
    Existe poca preocupación a nivel latinoamericano porque Horacio Cartes, un hombre de extrema derecha acusado de vínculos con el narcotráfico, ocupe la Presidencia del Paraguay. Y en este caso, los presidentes de la región estarán obligados a reconocerlo dentro del MERCOSUR, ya que su elección será por votación gracias a su poder económico, mientras la izquierda tuvo que enfrentar una dura situación económica.
    ¿Qué pasaría si Mario Ferreiro ocupara un segundo lugar en los comicios de este domingo? Los partidos de izquierda y la prensa nacional e internacional deberán hacer un mea culpa por haber ignorado un fenómeno político de izquierda, que podría haber ganado las elecciones en Paraguay, si es que no todos le hacían caso a la falacia (disputa partido colorado y liberal) y dejaban de observar al Paraguay desde el pesimismo que les dejó el triunfo del golpe de estado.
    * Corresponsal del Semanario “Aquí” de Bolivia.

    Me gusta

  48. En Paraguay los difuntos pueden votar

    Personas que ya fallecieron siguen figurando en el Padrón Nacional, reconoció el asesor del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Carlos María Ljubetic, consignó el diario Última Hora.

    Dijo, sin embargo, que en los últimos años hubo avances importantes en la depuración del Padrón. La Dirección de Registro Cívico dependiente del Ministerio de Justicia y Trabajo “tiene la obligación” de remitir mensualmente todos los certificados de defunción al Tribunal Superior de Justicia Electoral, para que allí se encarguen de eliminar a los fallecidos del padrón, explicó Ljubetic a la 780 AM.

    Reconoció que todavía hay una cantidad importante de fallecidos en el Padrón, pero defendió que hubo importantes avances en los últimos años en esta tarea. Solamente en el último año fueron eliminados del Padrón unas 25 mil personas muertas, dijo el funcionario electoral.

    Poco más de 3,5 millones de personas están habilitadas para votar en las próximas elecciones generales a celebrase este domingo en Paraguay. El país tendrá nuevas autoridades del Ejecutivo, Legislativo, departamentales y representantes ante el Parlamento del Mercosur.

    Me gusta

  49. Paraguay va a las urnas: ¿cuáles son los escenarios?

    La campaña y las elecciones paraguayas de este domingo 21 han pasado prácticamente desapercibidas en medio de la crisis política-institucional venezolana: enfermedad y muerte de Hugo Chávez; polarizada campaña entre Nicolás Maduro y Henrique Capriles, y ajustados y polémicos resultados del 14 de abril. Sin embargo, es preciso poner atención también en este país sudamericano.

    Por: Daniel Zovatto – Director Regional para América Latina y el Caribe de IDEA Internacional
    Asunción. Se trata, sin embargo, de una cita de suma importancia y que reúne una serie de características muy relevantes en las esferas local y regional. Tras la crisis política de junio de 2012, que produjo la destitución del presidente Fernando Lugo, serán las primeras elecciones en llevarse a cabo. Su realización exitosa (todo pareciera indicar que así será) ayudaría a lograr una completa normalización de la situación democrática en el ámbito interno. Asimismo, permitiría la plena reinserción de Paraguay en el seno del Mercosur y la Unasur, instancias de las que fue suspendido a mediados de 2012 como consecuencia del juicio político “exprés” en contra de Lugo. La transparencia y confiabilidad de la contienda será monitoreada por tres misiones internacionales de observación electoral: OEA, Unión Europea y Unasur.
    Estas elecciones (junto a los comicios ecuatorianos de febrero pasado y los venezolanos recientes) abren un nuevo ciclo electoral latinoamericano que llegará a su fin con los comicios de 2019 en Venezuela. En los próximos seis años la totalidad de los países de la región renovará sus poderes Ejecutivo y Legislativo. Se trata pues de un sexenio decisivo para comprobar la solidez de la propuesta del “socialismo del siglo XXI”, ya sin Hugo Chávez, el avance de la izquierda reformista en América del Sur y la fortaleza de las opciones de centroderecha en América Central, Chile, Colombia y México.
    Si las encuestas aciertan, la Asociación Nacional Republicana (ANR), más conocida como el Partido Colorado, de centro derecha, regresaría al poder de la mano del empresario Horacio Cartes pero sin contar con mayoría absoluta en el Congreso. La eventual vuelta del antiguo partido hegemónico (de producirse), no es un fenómeno atípico en la región sino que podría empezar a convertirse en una de las tendencias político-electorales predominantes: ya ocurrió en 2012 en México con el PRI (de 1929 a 2000 ocupó la presidencia) que, tras pasar 12 años de travesía en el desierto (2000-2012), recuperó el poder con Enrique Peña Nieto. Asimismo, este fenómeno podría tener lugar en Chile (en noviembre de este año) y en El Salvador (en febrero de 2014).
    Cabe recordar que la ANR gobernó el país de 1947 a 2008, cuando perdió el poder debido a que la oposición superó sus diferencias y se unió con un único objetivo: desalojar a los colorados. Liberales e izquierdistas tuvieron éxito a la hora de reunirse en torno a Fernando Lugo, pero carecían de un programa común de gobierno. Esa endeble coalición, victoriosa en 2008, tuvo un corto recorrido y para 2012 no sólo estaba rota sino que los propios liberales fueron los que lideraron el juicio político al asumir como nuevo presidente Federico Franco (liberal), quien era vicepresidente de Lugo.
    Contexto electoral
    Es mucho lo que políticamente está en juego este domingo. Desde el regreso de la democracia en 1989, éstas serán las elecciones con el mayor número de candidatos (más de 2,000) a todos los cargos electivos. Paraguay no sólo elige a su presidente y vicepresidente sino también a la totalidad de los miembros del Congreso (80 diputados, 45 senadores y sus respetivos suplentes), 17 gobernadores, 17 juntas departamentales y 18 parlamentarios del Mercosur. Paraguay no regula el ballotage por lo que el triunfo le corresponderá a quien obtenga este domingo el mayor número de votos.
    Como señalamos, la mayoría de las encuestas dan la victoria a Horacio Cartes, que se presenta como la cara nueva del tradicional Partido Colorado, quien se impondría al liberal Efraín Alegre, un político de extensa trayectoria del oficialista Partido Liberal, por una diferencia de unos 7 u 8 puntos. Otros sondeos de intención de voto muestran en cambio una situación equilibrada entre colorados y liberales, manteniendo un porcentaje importante de electores indecisos que serán decisivos para definir la elección.
    Las encuestas evidencian, asimismo, la debilidad (sujeta a confirmación este domingo) de la izquierda, la cual en estos comicios se presenta desunida y enfrentada entre el periodista televisivo Mario Ferreira (quien no tiene el apoyo de Lugo) y el candidato del ex presidente, Aníbal Carrillo.
    Si llegara a producirse una diferencia muy pequeña existe la posibilidad de que ambos candidatos se declaren victoriosos y la disputa pase al terreno judicial, lo que llevaría a un periodo de indefinición. Además, un resultado cerrado generaría una situación de equilibrio de fuerzas y limitada capacidad de decisión autónoma de parte del Ejecutivo, con mayor dependencia de sus partidarios en el Congreso y —casi siempre— obligado a negociar para lograr pasar su agenda legislativa y asegurar gobernabilidad.
    Campaña sucia
    El nivel de la campaña ha sido bajísimo: escasas propuestas, muchas promesas y sobre todo muy sucia, centrada en ataques personales entre los candidatos principales. En esta última etapa, las campañas políticas se centran en las “acusaciones” sobre dudosos antecedentes y/o gestiones de los candidatos presidenciales, a diferencia del énfasis en la imagen del candidato que se desea proyectar al inicio del proceso electoral.
    Cartes arrastra una imagen de empresario polémico, y Alegre ha insistido en ese aspecto manifestando que su rival es la encarnación del “Paraguay de la piratería, del contrabando y de las mafias…, encima [de] que es narco, es llorón”.
    Alegre, por su parte, encabeza una amplia coalición, la Alianza Paraguay Alegre, a la que se ha sumado el partido oviedista UNACE —una antigua división del coloradismo en plena decadencia tras la muerte en accidente aéreo en 2013 de su líder histórico, el general Lino César Oviedo—. Esta alianza constituye una hábil jugada política de los liberales que le ha permitido contrarrestar la sensación de triunfo seguro que Cartes venía proyectando y, al mismo tiempo, acortar la ventaja en las encuestas que le lleva su oponente.
    Empero, la realidad es más compleja. Sin su líder y con un histórico rechazo a unirse a los liberales, muchos oviedistas pueden preferir volver al redil colorado que, como favorito para ganar el 21 de abril, tendrá más opciones de repartir cotos de poder. De hecho, uno de los aciertos de Cartes (práctica que es toda una tradición en el coloradismo), radica en haber logrado reunir a su alrededor a “la maquinaria colorada”.
    Los retos del futuro gobierno
    Indudablemente, los retos económicos y sociales marcarán la futura agenda presidencial. El nuevo presidente tendrá como desafío extender la bonanza económica concentrada en el sector agropecuario, combatir la pobreza y la desigualdad, generar empleo y bajar la conflictividad social. Urge reducir la altísima desigualdad en un país donde el 10% de los más pobres recibe 1% de ingreso y el 10% más rico se lleva 41%. El combate a la pobreza es igualmente vital, puesto que alrededor del 40 % vive en la pobreza y un 52% en condiciones de marginalidad social. Otra prioridad clave pasa por la creación de empleos para hacer frente al elevado índice de desempleo (23%).
    El próximo gobierno deberá asimismo mitigar el comportamiento fiscal deficitario que, según estimados, podría mantenerse hasta 2015, para lo cual sería necesario aprobar nuevos impuestos, mejorar los mecanismos de recaudación y realizar ajustes en los tributos actuales.
    Paraguay es un país exportador de materias primas, principalmente de soja y carne vacuna, y de energía eléctrica a sus vecinos Argentina y Brasil. Esto explica los vaivenes que el país ha experimentado en su crecimiento económico en los últimos años. Este año se proyecta una tasa de crecimiento cercana al 13% del PIB, expectativa que se sustenta en la recuperación agrícola posterior al fuerte impacto de la sequía del año pasado. Sin embargo, es uno de los pocos países de la región que no ha logrado unificar el crecimiento económico con una fuerte reducción de la pobreza.
    Resumiendo: El clientelismo, el contrabando y la corrupción han permeado la sociedad, las instituciones y la política de esta “isla rodeada de tierra en el corazón del continente” (como la definió el escritor Roa Bastos).
    El Estado paraguayo es débil y poco transparente, incapaz de controlar con eficacia su propio territorio. La zona de la Triple Frontera argentino-brasilera-paraguaya es un coladero que favorece el contrabando y la piratería, especulándose, además, con la posibilidad de que se utilice por terroristas. Esto, junto con un sistema político y partidario endeble, clientelar y poco institucionalizado, y un ambiente generalizado de corrupción institucional y social, atenta contra la existencia de una democracia de calidad.
    De ahí la importancia de que el próximo presidente promueva un acuerdo nacional que logre conciliar democracia de calidad, empoderamiento ciudadano, fortalecimiento institucional y de sus partidos políticos, así como desarrollo inclusivo y sostenible.

    Me gusta

  50. Ferreiro, a la cabeza de la izquierda que pide el “voto castigo” en Paraguay

    La dividida izquierda paraguaya pide el “voto de castigo” este domingo contra los “golpistas” que destituyeron a Fernando Lugo, y su principal candidato, Mario Ferreiro, confía en convertirse en “riel de la balanza” del nuevo Parlamento, según dijo hoy en entrevista con Efe.

    Tercero en intención de voto según las encuestas, el expresentador de televisión Ferreiro es candidato a la Presidencia de Paraguay por Avanza País, una escisión del Frente Guasú por el que Lugo concurre como candidato al Senado.

    Tanto esas dos formaciones como la feminista Kuñá Pyrendá (Plataforma de Mujeres en guaraní) han hecho campaña para las generales del día 21 pidiendo el voto de castigo para los dos partidos tradicionales, el Liberal de Efraín Alegre y el Colorado de Horacio Cartes.

    “Castigo a lo que estamos viendo todos los días, castigo a un senador que compra cédulas, a (un presidente) Federico Franco que se hace con una mansión pocos días antes de dejar el Gobierno y ubica a su hijo en la compra de tierras de la reforma agraria, a la política tradicional paraguaya que es imposible de corregir”, demandó Ferreiro.

    “Lo que le decimos (al elector) es tenés posibilidades de castigarlos con un candidato que tiene posibilidades”, dijo en alusión a la intención de voto que le daban las últimas encuestas, casi un 10 %, convirtiendo a Avanza País en la tercera fuera política de Paraguay.

    “Es la famosa tercera fuerza que tanto queremos conquistar en Latinoamérica desde hace mucho tiempo, donde hay modelos bipartidistas muy antiguos. Es un intento que yo estoy muy satisfecho, (que) está viendo sus frutos ahora” en Paraguay, aseguró.

    “Yo tengo la percepción de que Avanza País va a quedar casi como el riel de la balanza en el Parlamento”, abundó.

    En Paraguay “los políticos tradicionales han tenido la tendencia a subestimar a la gente, a tomarnos a todos por tontos (…) Yo creo que la gente lo entendió muy bien y tendremos muchas sorpresas este domingo”, aventuró Ferreiro.

    La izquierda concurre, sin embargo, muy dividida a las elecciones generales del domingo, primeras tras la destitución de Lugo en un juicio político parlamentario, el pasado 22 de junio.

    Ferreiro admitió que “la dirigencia de la izquierda no estuvo a la altura de las circunstancias”.

    “Hay que hacer una revisión, hay que hacer un mea culpa y corregir esto después del 21. Esto es un imperativo, además lo demanda la gente, si no lo sabemos hacer, la gente nos irá abandonando”, observó el candidato.

    Destacó que, durante la campaña, no cargó las tintas contra “los compañeros” del Frente Guasú y Kuñá Pyrendá.

    “Creo que son nuestros aliados, no nuestros enemigos, y voy a trabajar por ello. Aún así no termina ahí el trabajo de construcción de un frente con posibilidades grandes de ser poder en el Paraguay”, manifestó.

    Día atrás, en otra entrevista con Efe, también Lugo admitía que el “escenario ideal” habría sido una candidatura unida de las tres principales formaciones de izquierda, pero porfió que “la unidad es un proceso de construcción” que puede conseguirse en 2018, para los siguientes comicios.

    A Lugo no le cabe duda de que el “golpe” contra él fue una “conspiración” de los dos partidos tradicionales, por el “peligro de ser desplazados por las nuevas fuerzas sociales y políticas progresistas” a las que él amparaba.

    En el juicio que supuso su destitución, Lugo se quedó solo con el apoyo del puñado de senadores del Frente Guasú, que para estos comicios lleva como candidato presidencial al poco conocido médico Aníbal Carrillo, líder de uno de los partidos del Frente.

    Kuñá Pyrendá concurre con la candidatura de Lilián Soto, ex ministra del Ejecutivo de Lugo.

    Todos han descartado participar de un futuro Gobierno encabezado por Alegre o Cartes.

    “En esta situación actual, me parece que sí habría que hacer una oposición racional y una oposición que apoye en las decisiones que ayuden a paliar los grandes problemas del Paraguay”, aseveró Ferreiro.

    Durante la campaña, Ferreiro ha sido el único de los cuatro candidatos principales a la Presidencia en abogar por un Estado más fuerte, con más recursos, en un país con una carga tributaria mínima que apenas representa el 12-13 por ciento del PIB y un tercio de la población bajo el umbral de la pobreza.

    Pero el experiodista no cree en la “vieja izquierda” que convierte en “enemigos” a los sectores políticos y económicos que han dominado Paraguay, sino en pactos como los que promovió el Partido de los Trabajadores, del expresidente brasileño Luiz Inacio “Lula” da Silva.

    Me gusta

  51. El domingo, elecciones
    El cierre de la campaña en Paraguay, marcado por la polarización
    El liberal Alegre y el colorado Cartes, principales candidatos, intercambiaron insultos
    Por Rubén Guillemi |

    Las calles de esta ciudad se convirtieron ayer en un caos con ruidosas caravanas de vehículos que en el cierre de la campaña electoral para los comicios de pasado mañana se hicieron eco del fuego cruzado que se dispararon los dos principales candidatos, el liberal y oficialista Efraín Alegre y el colorado Horacio Cartes.

    “¡Corruptos!”, era el agravio que se intercambiaban por igual liberales y colorados cuando los vehículos de una caravana se cruzaban con los de la otra. Y, aunque hay una decena de otros aspirantes, todo quedó definido en una partida de dos jugadores para ver quién presidirá desde agosto el pleno retorno a la normalidad democrática, 14 meses después de la destitución de Fernando Lugo.

    Para Alegre, su rival -cuyo partido gobernó el país durante más de 60 años hasta el triunfo de Lugo- representa la vuelta de “un país sustentado en la especulación, el contrabando y la mafia” (ver aparte).

    Cartes, un empresario tabacalero que tuvo una exitosa gestión como dirigente de fútbol, acusó en cambio a Alegre por su pasado como ministro de Obras Públicas en 2009 y por un faltante de unos 25 millones de dólares, además de una sospechosa compra que hizo el gobierno de una propiedad del fallecido general Lino Oviedo, a la que siguió el apoyo de los oviedistas al candidato liberal.

    Los dos partidos convocaron a marchas en sectores opuestos de la ciudad. Los liberales en una avenida costanera en construcción que está detrás del Palacio de Gobierno, cerca de la costa del río Paraguay, y los colorados en la Plaza de las Américas, en el otro extremo.

    Y la consigna fue partir en bulliciosas caravanas desde distintos sectores. La ciudad fue ayer un caos con gente de todas las edades, familias enteras a bordo de autos y camionetas, recorriendo Asunción con sus pancartas y consignas, y los infaltables termos con hielo para preparar el tereré.

    “¡No podés votar a un narcotraficante!”, le gritó desde su auto un joven que llevaba la bandera blanca de “Paraguay Alegre”, a otro que acertó a pasar con su vehículo con la bandera roja de los colorados, en un momento inoportuno y por el lugar equivocado.

    Haciéndose eco de las palabras de Alegre, los liberales resumían sus consignas contra Cartes en las palabras “narco” y “mafioso”.

    Mientras tanto, en los centros de concentración desde donde partieron los colorados, varios manifestantes no tuvieron vergüenza en hacer revisionismo histórico y recordar los “tiempos felices” del coloradismo y de la dictadura de Alfredo Stroessner. “Éramos felices y no lo sabíamos”, dijo a LA NACION Nina Roldán, una mujer de 50 años que se identificó como artista.

    “Con los colorados la gente tenía trabajo”, recordó.

    En efecto, la línea que hoy divide a liberales de colorados en Paraguay no es la pertenencia a una clase económica o social. En ambas marchas había gente bien vestida, camionetas 4×4, universitarios y también gente sencilla que había llegado de a pie o en ómnibus.

    Lo que separa a los que votan a un partido u otro es el buen o mal recuerdo de Stroessner y de un gigantesco estado paternalista que mantenía su apoyo gracias al reparto de empleos públicos y favores.

    Los colorados de hoy miran con comprensión aquellos tiempos y confían en que Cartes es diferente.

    “Cartes puede aportar algo distinto”, corrigió Ulises, un estudiante de 26 años, al ser consultado si el eventual regreso de los colorados no podía ser una vuelta al pasado. “Es un empresario privado muy exitoso que trae toda la eficiencia con que manejó sus empresas”, dijo.

    Un punto que incrementó además la popularidad de Cartes fue su gestión como director de selecciones en la Asociación Paraguaya de Fútbol. Muchos lo consideran el artífice del brillante desempeño de Paraguay en el Mundial de Sudáfrica de 2010, cuando los paraguayos llegaron a cuartos de final.

    Desde la primera hora de hoy comenzó la veda electoral, un tiempo de silencio que tendrán los paraguayos para pensar su futuro antes de votar.

    Me gusta

  52. Paraguay: primeras horas de veda electoral con el eco de los cierres de anoche

    Los cierres de campaña que encabezaron los principales candidatos, Efraín Alegre y Horacio Cartes, fueron multitunarios y hoy los paraguayos viven las últimas horas antes de los comicios del domingo.

    Mientras la televisión encadenaba avisos electorales -en la franja nocturna hubo mucho más proselitismo que programación-, Cartes fue el orador central de un gran acto en Presidente Franco, en el departamento Alto Paraná, y Alegre hizo lo propio en la costanera asunceña, detrás de la Casa de Gobierno.

    “Prepárense porque va a haber oferta laboral. Si algo hice en la vida fue crear empleo”, remarcó Cartes, candidato del Partido Colorado, que subrayó que “de nada servirán las grandes autopistas y los grandes edificios si en el 2018 tenemos la misma pobreza”.

    Su rival liberal, Alegre, valoró la diversidad de la alianza que lo postula, y expresó que este es “el momento de la construcción de la patria grande, de un Paraguay justo y solidario, y nadie va a robarnos ese sueño”.

    Hasta los dos discursos, programados para ser transmitidos en horarios centrales de los noticieros nocturnos, sufrieron interrupciones insólitas, por la obligación de los canales de emitir avisos de los propios partidos.

    Desde la medianoche, el país está en un período de reflexión en el que está prohibida la propaganda política, aunque sí habrá espectáculos y actividades deportivas.

    Esta mañana los programas de TV y radio mantienen la cuestión electoral en el centro, pero ya no con candidatos invitados, sino con temáticas institucionales, como el sistema de votación, los delitos electorales y el rol de los fiscales, entre otros.

    Unos 3,5 millones de ciudadanos están en condiciones de votar presidente y vice, legisladores y gobernadores.

    Me gusta

  53. Compra de votos, acarreo y clientelismo, de fondo de los comicios en Paraguay

    Paraguay llega a las elecciones del domingo después de un proceso en el que, aunque hubo esfuerzos por transparentar la contienda, los partidos no lograron sacudirse el fantasma de la compra de votos, el acarreo de ciudadanos y las maniobras de clientelismo, históricas ya en este país.

    La difusión de un video en el que un senador colorado aparece negociando la compra de votos con dos “punteros” liberales de general Oviedo reavivó el temor de que las campañas por la limpieza del sistema no hayan alcanzado para desterrar una práctica anclada en las estructuras partidarias.

    En el video, que difundió el sitio del diario ABC Color, el principal de Paraguay, el senador Silvio Ovelar le ofrecía a dos dirigentes 200.000 guaraníes (poco menos de 50 dólares) por cada votante liberal que se quedara en su casa, a los que el sábado mismo habría que “pintarles” el dedo como señal de que en realidad sufragaron.

    Ese “trato apu`a” (trato redondo, de caballeros), que Ovelar atribuyó luego a una investigación que le encargaron, no hizo más que poner en evidencia una práctica que conocen fiscales, dirigentes de todos los partidos y el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), pero sobre las que jamás hay una denuncia formal.

    Y exhibe, también, que las maniobras a veces son para votar y a veces para no votar, en ambos casos naturalizadas en la ciudadanía.

    Las versiones y denuncias en los medios sobre compra de votos arrancan ya en las internas de cada fuerza, y luego, con la cercanía de la compulsa nacional, el “precio” de cada sufragio va en aumento.

    “No vendas tu cédula”, dicen los afiches que el TSJE distribuyó en varias calles de la capital, desde los que se advierte que se trata de un delito penado con hasta 5 años de prisión.

    La campaña tiene el acompañamiento de la Fiscalía General guaraní, y consiste en el reparto de folletos y materiales con información sobre el ilícito, con fuerte presencia también en las redes sociales.

    Entre las causas, Fernando Rojas, responsable de observación electoral de la ONG Decidamos, señaló que “no cambiaron las prácticas de los funcionarios” en la breve presidencia de Fernando Lugo, y eso hace que “la concepción política de los partidos es que el Estado es un botín”.

    “La justicia electoral tiene 18.000 funcionarios, un despropósito. Y las ampliaciones presupuestarias suelen canjearse a los senadores por 200 cargos”, señaló Rojas a Télam. El dirigente juzgó que “cuando menos participación hay, gana la estructura”.

    Al “alquiler” de las cédulas se suma además la práctica usual del “acarreo” de votantes. Daniel, un taxista que transportó a Télam la noche de los cierres de campaña relató que ya tenía arreglado un pago de “400.000 guaraníes (poco menos de 100 dólares) y el tanque lleno” para usar su domingo en llevar votantes a las escuelas.

    “Para nosotros es negocio. Empezaron ofreciendo 250.000, pero cerré por 400.000”, contó, pero no quiso revelar para qué partido trabajaría. El auto de Daniel cotiza porque es “techo blanco”, lo que en las calles capitalinas significa un modelo más nuevo.

    De cualquier modo, en Asunción nadie duda de que únicamente el gobernante Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y el histórico Partido Colorado son los únicos en condiciones de hacer esas ofertas.

    Un estudio sobre gobernabilidad democrática que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) difundió la semana pasada reveló que un 24,5 por ciento de los consultados admitió haber sido “arreado” en las elecciones del 2008.

    En esta pulseada por la jefatura del Palacio de López se agrega que el acuerdo del PLRA con la oviedista Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (Unace) le da a la alianza el “control” de las mesas, porque le garantiza una mayoría de apoderados -“mesarios” se les dice acá- en las mesas de pasado mañana.

    En las mesas paraguayas no todos los partidos tienen fiscales, sino únicamente las tres fuerzas con más legisladores en el Congreso, o sea, los colorados, los liberales y los oviedistas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s