estás leyendo...
País

Origen del Tereré

El nombre de tereré es onomatopéyico, relacionado con los últimos tres sorbos que uno realiza al succionar la bebida. La versión histórica de la creación del tereré cuenta que durante la Guerra del Chaco (entre Paraguay y Bolivia, 1932-1935), las tropas paraguayas comenzaron a beber el mate frío para no encender fuegos que delataran su posición. Otra versión es la que cuenta que durante la Guerra del Chaco, las tropas paraguayas comenzaron a beber el agua de “tajamares”, o la podían obtener mediante la evaporación de la orina, filtrándola en la “guampa” con “yerba” u otras hierbas “yuyos o remedios refrescantes” que disfrazaran el mal sabor.

De todos modos es un hecho que el tereré se popularizó en el Paraguay cuando los soldados veteranos del Chaco lo introdujeron en su vida cotidiana.

Otra versión más del origen del tereré lo relaciona con los mensú (esclavos de los yerbales en el Paraguay y noreste argentino, hasta mediados del s. XX), que si eran sorprendidos por los capangas (capataces) haciendo fuego para tomar mate eran brutalmente torturados, por lo que optaron por empezar a tomar el mate frío. Se presume por esta razón que fueron estos mensú, enrolados en filas del ejército paraguayo quienes introdujeron esta costumbre.

Sin embargo se cree que el tereré ya era bebido por los indígenas guaraníes, y que en el s. XVII los jesuitas aprendieron de ellos las virtudes de la yerba mate (ka’a en guaraní). Los mismos jesuitas elogiaron los efectos de la yerba, ya que daba un cierto vigor al que ingería la infusión y calmaba la sed mejor que el agua pura.

EL TERERÉ, REFRESCO DE YERBA MATE QUE UNE A LOS PARAGUAYOS

PEDRO SERVIN

Frío pero no congelado, amargo pero sabroso. Solo o en ronda de amigos, así es como se bebe un refresco de yerba mate al que los paraguayos denominan tereré.

Por una reciente ley de la república se instauró el Día Nacional del Tereré, que es el ultimo sábado de febrero. La celebración comenzó este jueves en una plaza del centro de Asunción con una exposición de artesanías de guampas (cuernos de res), vasos y tazas alusivos a la fiesta. En Yukyry, un pueblo cercano a la frontera con Brasil, se agregó un festival de arpas y guitarras.

En Paraguay está generalizado el consumo de tereré en su versión refrescante, a diferencia de lo que ocurre en Argentina, Brasil y Uruguay donde se bebe caliente la infusión de las hojas machacadas de un árbol cuyo nombre científico es Ilex paraguarienses Saint Hilaire.

“Tanto el mate como el tereré es un vínculo de amistad. Se lo bebe en colectividad pequeña aunque algunos prefieren tomarlo en soledad”, fue una de las descripciones realizadas por Helio Vera, un estudioso de la conducta social de los paraguayos fallecido recientemente.

Marlene Sosa, promotora cultural, explicó a The Associated Press que el tereré “es parte de la identidad nacional igual que la sopa de maíz molido, única sopa del mundo que en Paraguay es sólida y no líquida porque se la presenta en forma de pan”.

“Más que un líquido rehidratante, el tereré es un elemento cultural de unión entre las personas para compartir unos minutos de charla sobre política, fútbol, actividades familiares, académicas o laborales”, añadió.

Sosa afirmó que “el tereré es tan sagrado como la siesta. En Paraguay, debido a la alta temperatura el día laboral comienza a las 6 de la mañana y al mediodía se lo bebe antes del almuerzo y finalmente se duerme una siesta”.

Vera acotó con buen humor que en este país “existen dos estaciones: la del ferrocarril y el verano. Entonces, de los doce meses del año, trece tienen temperaturas superiores a los 32 grados centígrados. Imposible tomar el zumo de la yerba con agua caliente porque con el refresco se combate la deshidratación que el clima subtropical produce en el ser humano”.

La traducción oficiosa al español del vocablo de la lengua guaraní tereré sería “consumo del té en ronda”, derivación del guaraní “jeré”, que significa “ronda”. “Jeré”, con el paso de los siglos y por el uso del pueblo, quedó en “teré”.

El ministerio de Agricultura y Ganadería informó a la AP que la yerba mate se cultiva sólo en la fértil región oriental y no en la árida región occidental. Posee una propiedad estimulante suave llamada mateína. Existen 20.000 hectáreas de cultivos permanentes con una producción anual de 80.000 toneladas, más de la mitad para el consumo interno y el resto exportado a Brasil, Argentina, algunos países de Europa y EEUU, ingresando al país unos 18 millones de dólares por año.

El primer productor regional de yerba mate es Brasil, luego Argentina y Paraguay en el tercer lugar.

“Los frailes jesuitas vieron en el siglo XVII que los nativos de la etnia de los guaraníes bebían el jugo o zumo de la yerba en mate (calabaza seca) succionando el líquido a través de canutos, tubos o bombillas de origen vegetal. A partir de entonces, comenzó la explotación del producto para su venta a España y otros países de Europa. Durante mucho tiempo esa bebida fue conocida como Té jesuita”.

En la actualidad, el tereré se bebe de una guampa (cuerno de res) que generalmente está forrada con cuero vacuno o simplemente tela sintética con grabados artesanales de insignias del equipo preferido de fútbol, nombres de personas, símbolos patrios o títulos académicos como profesor, licenciado o doctor. Y el tubo ya no es vegetal sino de cobre, plata o alpaca. El agua se mantiene fría en botellones aptos para la refrigeración con trozos de hielo, también hoy presentados con los más llamativos y extravagantes ornamentos.

El médico francés Aimé Bonpland inició los primeros estudios científicos de las plantitas de yerba en el siglo XIX en las actuales provincias argentinas de Corrientes y Misiones, pertenecientes siglos atrás al Paraguay, pero luego fue otro francés estudioso de las ciencias naturales, Saint Hilaire, quien la clasificó definitivamente como Ilex Paraguariensis.

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

10 comentarios en “Origen del Tereré

  1. La cola de caballo y la democracia

    Se usa poca superficie, es cultivo orgánico, usa mucha mano de obra familiar ociosa y abundante, tiene buen mercado y excelentes precios, se puede instalar en la misma huerta, origina cadenas productivas, da trabajo e ingreso durante todo el año, muchas especies son semiperennes y melíferas, puede ser buen componente de la agricultura familiar y sirve para diversificar la producción.

    Estoy hablando de todo lo que la explotación razonada de las plantas medicinales puede dejar a los paraguayos. Aproximadamente unas 600 especies son las reconocidas en este país y solo un 10% son las comercializadas, es decir, unas 60 plantas. Se estima que algo más de unos mil millones de guaraníes es lo que diariamente se mueve en el Paraguay. Es que casi nadie toma un tereré o se sirve un mate sin una hojita, una corteza, una semilla, una flor o sin la raíz de alguna maravillosa planta.

    El mismo Aimé Bompland, francés que vivió unos 40 años recorriendo esta parte de América y 9 años en el Paraguay, llegó a entusiasmarse por las plantas medicinales del Paraguay. Lo mismo debe señalarse de los doctores Emilio Hassler y Dionisio González Torres, del médico inglés Thomas Falker, quien también vivió en este país durante 40 años estudiando las enfermedades y su control con las plantas medicinales paraguayas. Lo mismo del sabio austriaco Moisés Santiago Bertoni, el médico italiano Domingo Parodi, quien desde 1856 trabajó durante unos 30 años con la flora medicinal criolla.

    El enfermero español Pedro Montenegro (1663-1728) fue uno de los primeros en experimentar sabiamente las propiedades de las plantas curativas del Paraguay y junto al misionero jesuita José Sánchez Labrador podrían ser considerados, junto a don Teodoro Rojas, como los padres de las plantas medicinales del Paraguay. Tampoco hay que olvidarse del francés Benjamín Balansa ni de otro “extranjero” como el médico guaireño Juan Vicente Estigarribia (1778-1869), quien recetaba sus plantas medicinales a exigentes pacientes como lo habrán sido Gaspar Rodríguez de Francia, Carlos Antonio López y su hijo Francisco Solano. Estimo que si estos no se curaban, Juan Vicente era hombre muerto.

    Las especies medicinales, al igual que las aromáticas, han comenzado a dar algunos pasos interesantes y su gatear se dirige hacia el logro de la ventaja económica que se tiene con su explotación. A pesar de los muchos años que lleva la producción de plantas medicinales en el Paraguay, su explotación y beneficio no se encuentran consolidados a causa del desconocimiento y la desinformación que se tiene como rubro alternativo y su enorme posibilidad rentable continúa aun en la etapa del desperdicio, situación que caracteriza al Paraguay por el enorme tiempo perdido y los años de joda que lleva como país.

    Es una práctica rutinaria el uso de las hierbas medicinales en el Paraguay y en el mundo entero. Los fitoterápicos, la aromaterapia y una infinidad de plantas medicinales son usados por la eficacia que poseen, validada por los innumerables antecedentes curativos y las referencias benéficas que posee la terapéutica flora medicinal paraguaya.

    Es lastimoso que no existan políticas y programas públicos desarrollistas de la producción de las plantas medicinales y aromáticas en el Paraguay ni trabajos planificados para los pequeños productores. La falta de capital, de asistencia técnica y de créditos oportunos son factores que empobrecen el desarrollo medicinal.

    Este país es inmensamente propicio para la producción del orégano, del burrito, del tilo, de la rosa mosqueta, del azafrán, del hinojo, del eneldo, del romero, del koku, del ka’a he’ê, de la manzanilla, de la canela, del sen, del ñandypa, de la kangorosa y del ajenjo.

    Los taiwaneses hacen esencia de todas estas cosas, se curan corporal y económicamente mientras que acá, repito, el uso y desarrollo de las plantas medicinales es casi como la democracia y el voleybol: lo practicamos todos los días y cada vez jugamos peor…

    Por Caio Scavone

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/la-cola-de-caballo-y-la-democracia-1249464.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 mayo, 2014, 5:52 am
  2. El “pohã ñana” como patrimonio inmaterial

    Nuestros indígenas, por lo visto, nunca sufrieron la falta de sentido común, al menos en una intensidad que fuera dañina, y al parecer tampoco era conocida en nuestra cultura precolombina la “bacteria” que atrofia mente y voluntad en aquellos que llegan al poder político o a algún otro cargo institucional de importancia. Ensayo esta conclusión, porque si fuese de otra forma hoy tendríamos a disposición uno que otro “pohã ñana” (planta medicinal) para esos males.
    Y en consecuencia, si existiesen tales medicinas hubiera sido improbable que el recién creado “Día del Patrimonio” tuviera su acto inaugural en el popular Mercado Nº 4, en medio de todos lo remedios yuyos, especialmente abundantes en la esquina de Pettirossi y República Francesa, como ocurrió el sábado pasado, 27 de abril.

    Y no porque el Mercado 4 sea un sitio inadecuado, al contrario, es uno de los más dignos de Asunción, levantado desde sus orígenes –hace casi tres cuartos de siglo– con el sacrificio de la gente más humilde y trabajadora, familias enteras en algunos casos, que hipotecaron las madrugadas de toda su vida para ganarse decentemente el pan de cada día. Así que las cosas no van por ahí.

    Tampoco es cuestión de menospreciar el valor, económico y social, que tiene el trabajo de productores y proveedores de plantas medicinales, la mayoría de ellos provenientes de la compañía Cerro Corá, de Acahay, que viven justamente en medio de dicha serranía y todas las noches recorren unos 95 kilómetros hasta la Capital para llenar de plantas medicinales, por unas horas en la madrugada, la vereda de la calle Pettirossi.

    Estos proveedores mayoristas desaparecen apenas llegan los primeros albores del amanecer, pero se quedan las vendedoras para completar la cadena comercial y dar vida, todos los días, aunque sin proponerse, a un fenómeno cultural cada vez más extendido, pues el consumo de remedios yuyos involucra por lo menos a medio país, primero en el mate de la mañana y luego a través del tradicional “tereré”.

    Esta tradición del “pohã ñana”, declarada como parte de nuestro “patrimonio cultural inmaterial” (como les gusta decir a los especialistas), goza como puede verse de muy buena salud, y está cada vez más fortalecida. Y hay que decir que ha sobrevivido sin ayuda, ha crecido y se ha expandido sola, y no hay dudas de que recibe un homenaje diario de la gente, de aquella que cuida los plantíos y amplía la producción, y tiene el apoyo económico y la devoción de miles de consumidores. Los remedios yuyos no necesitan del Estado ni de autoridades que se embanderen con ellos.

    Sin embargo, la Secretaría Nacional de Cultura eligió inaugurar su “Día del Patrimonio” en medio de hojas, raíces, semillas, etc., de “jaguarete ka’a”, kapi’i katî”, “kuratû”, cedrón, “menta’i”, tilo, ajenjo, batatilla, cepacaballo, “tapekue”, ruda, hinojo, “jaguarundi”, “tarope”, “ysypo milhombre” y otros conocidos ejemplares de la larga lista de nuestras plantas medicinales.

    Pareciera que la consigna era llevar la atención lo más lejos posible de otros bienes culturales que sí necesitan la atención del Estado y que en algunos casos son víctimas de “enfermizas” políticas de Gobierno, como el patrimonio histórico del ferrocarril de los López, cuyas vías (más de 500 km de rieles) fueron levantadas y vendidas como chatarras junto a restos de vagones en el 2004, y cuya franja de dominio en Ñu Guasu ha sido ocupada hace siete meses por el Ministerio de Obras Públicas y sus contratistas, que de yapa han destruido el trazado histórico del tren, justamente con la anuencia de la Secretaría de Cultura y su Dirección de Patrimonio.

    En son de sorna, un entendido en la materia me ha dicho que “por algo perdieron las elecciones” los del Gobierno actual, agregando que por suerte esta gente ya recibió la medicina correspondiente: “voto rapo pire” (“raíz machacada de sufragio” en traducción libre), que sería un fuerte purgante.

    Es de esperar, en ese sentido, que el Gobierno que asumirá en agosto próximo corrija los errores cometidos y reivindique el patrimonio verdaderamente en peligro. Algún remedio tiene que haber.

    Por Jorge Benítez Cabral, ABC Color.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/el-poh-nana-como-patrimonio-inmaterial-567116.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 2 mayo, 2013, 6:58 am
  3. En el mito guarani del Paraguay que es del genesis guarani que viene a ser la verdadera historia de los guarani, que los guarani anteriormente eran conocidos como los Kario descendientes de los Karaivé (el guarani su idioma), explica que la esposa del gran Santo Guarani Tumé Arandú Teré, y se dice que de hai viene el nombre tereré, Teré como nombre y “ré” traducido al español “de”, asi como “Emilianoré” de Emiliano, o sea en este caso de Teré, refiriendose al mate frio, no olvidemos que la yerba mate lleva el nombre de Paraguay ILEX PARAGUAYENSIS o ILEX PARAGUARIENSIS o ILEX PARAGUAENSIS o sea Té del Paraguay como se lo conoce mundialmente, y como reseña historica, Tumé Arandú fue el que entregó el uso de la yerba mate a los guaranie del Paraguay, quien vivió y murio en el Departamento de Paraguari, por lo tanto el mate el tereré el mate cocido son autenticamente paraguayos, por lo que vuelvo a reiterar, tambien debe haber Dia Nacional del mate y de la yerba mate, unamosno por instaurarlo.

    Me gusta

    Publicado por alexis | 24 mayo, 2012, 1:56 am
  4. La yerba mate como el mate tambien debe tener su dia en Paraguay por que son originarios de nuestras tierras, tambien tienen que ser Patrimonio Cultural de la Nación.

    Me gusta

    Publicado por alexis | 17 mayo, 2012, 10:12 am
  5. El tereré como el mate son paraguayos, su nombre botanico o cientifico de la yerba mate es Ilex Paraguariensis o paraguaiensis que es lo mismo, que quiere decir Té del Paraguay, la yerba mate los guaranies descubrieron en el Amambai y el Kaaguazú que quiere decir hierba soberana o yerba mate, no como se cree que Kaaguazú quiere decir gran bosque, entonces seria Kaavy Guazú, defendamos nuestra cultura, tambien el mate debe tener su dia como la yerba mate.

    Me gusta

    Publicado por alexis | 17 mayo, 2012, 10:05 am
  6. FILOSOFÍA DEL TERERÉ

    El Tereré

    El tereré no es una bebida…
    Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
    Pero no es una bebida.
    En el Paraguay nadie toma tereré porque tenga sed.
    Es más bien una costumbre, como rascarse.

    El tereré es exactamente lo contrario que la televisión.
    Te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
    Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es hola y la segunda ¿Tereré?. Si no tienen celular . . .

    Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres.
    Pasa entre mujeres serias o chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.
    Pasa entre los viejos de un geriátrico o entre los adolescentes mientras estudian.
    Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse nada en cara.
    Colorados y liberales ceban tereré sin preguntar.
    En verano y en invierno.
    Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos.
    Los buenos y los hijos de puta.
    Cuando tenés un hijo, le empezás a dar tereré cuando lo pide, y se sienten grandes.
    Sentís un orgullo enorme cuando ese enanito de tu sangre empieza a tomarlo.
    Que se te sale el corazón del cuerpo.
    Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo solo, con yuyos o con un chorrito de limón.

    Cuando conocés a alguien por primera vez, siempre decís, si querés venite a casa vamos a tomar tereré.
    La gente pregunta, cuando no hay confianza: con limón, muy frío o no tanto?.
    El otro responde: Como tomes vos.
    Los teclados de las computadoras tienen las letras llenas de yerba.
    La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas.
    Siempre. Con inflación, con hambre, con democracia o no, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas.
    Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te la da, de onda le pedís y está todo bien.
    La yerba no se le niega a nadie.

    Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.

    Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez un tereré, solos.

    No es casualidad. No es porque sí.
    El día que un chico toma su primer tereré sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es porque ha descubierto que tiene alma.
    O estas muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.
    Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un
    tereré solos.
    Pero debe haber sido un día importante para cada uno.
    Por adentro hay revoluciones…
    El sencillo tereré es nada más y nada menos que una demostración de valores.
    Es la solidaridad de bancar esa yerba lavada porque la charla es buena, la charla, no el tereré.
    Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablas mientras el otro toma y viceversa.
    Es la sinceridad para decir, cambiá la yerba, o arreglálo un poco.
    Es el compañerismo hecho momento.
    Es el cariño para preguntar, estúpidamente, ¿está rico, no?
    Es la modestia de quien ceba el mejor tereré.
    Es la generosidad de dar hasta el final.
    Es la hospitalidad de la invitación.
    Es la justicia de uno por uno.
    Es la obligación de decir gracias, al menos una vez al día.
    Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones mas que compartir.

    Ahora vos sabes, un tereré no es sólo un tereré.
    Andá preparando el agua, que voy para allá.

    Autor: Un paraguayo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 agosto, 2011, 9:54 am
  7. Me gusto un monton estos comentarios acerca del tereré, la verdad que uno fuera de su pais, más interes lo demostramos a lo nuestro, es por eso entre a ver esta paguina y he encontrado comentarios de ex compañeros de Noticias como Pedro Servin, Marlene Sosa y Helio Vera (ya fallecido). Actualmente en la madre Patria, sigo con los mismos costumbres y todas las mañana busco mi famoso terere. Les deseo lo mejor y un pronto reencuentro con el terere jeré. Justo Pastor Benitez (KOKO)…..

    Me gusta

    Publicado por Justo Pastor Benitez | 8 agosto, 2011, 6:24 am
  8. ndera yo qiero info no otras macanadas

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 21 junio, 2011, 5:24 pm
  9. EL TERERÉ, REFRESCO DE YERBA MATE QUE UNE A LOS PARAGUAYOS
    Frío pero no congelado, amargo pero sabroso. Solo o en ronda de amigos, así es como se bebe un refresco de yerba mate al que los paraguayos denominan tereré.

    Por una reciente ley de la república se instauró el Día Nacional del Tereré, que es el último sábado de febrero. La celebración comenzó este jueves en una plaza del centro de Asunción con una exposición de artesanías de guampas (cuernos de res), vasos y tazas alusivos a la fiesta. En Yukyry, un pueblo cercano a la frontera con Brasil, se agregó un festival de arpas y guitarras.

    En Paraguay está generalizado el consumo de tereré en su versión refrescante, a diferencia de lo que ocurre en Argentina, Brasil y Uruguay donde se bebe caliente la infusión de las hojas machacadas de un árbol cuyo nombre científico es Ilex paraguarienses Saint Hilaire.

    “Tanto el mate como el tereré es un vínculo de amistad. Se lo bebe en colectividad pequeña aunque algunos prefieren tomarlo en soledad”, fue una de las descripciones realizadas por Helio Vera, un estudioso de la conducta social de los paraguayos fallecido recientemente.

    Marlene Sosa, promotora cultural, explicó a The Associated Press que el tereré “es parte de la identidad nacional igual que la sopa de maíz molido, única sopa del mundo que en Paraguay es sólida y no líquida porque se la presenta en forma de pan”.

    “Más que un líquido rehidratante, el tereré es un elemento cultural de unión entre las personas para compartir unos minutos de charla sobre política, fútbol, actividades familiares, académicas o laborales”, añadió.

    Sosa afirmó que “el tereré es tan sagrado como la siesta. En Paraguay, debido a la alta temperatura el día laboral comienza a las 6 de la mañana y al mediodía se lo bebe antes del almuerzo y finalmente se duerme una siesta”.

    Vera acotó con buen humor que en este país “existen dos estaciones: la del ferrocarril y el verano. Entonces, de los doce meses del año, trece tienen temperaturas superiores a los 32 grados centígrados. Imposible tomar el zumo de la yerba con agua caliente porque con el refresco se combate la deshidratación que el clima subtropical produce en el ser humano”.

    La traducción oficiosa al español del vocablo de la lengua guaraní tereré sería “consumo del té en ronda”, derivación del guaraní “jeré”, que significa “ronda”. “Jeré”, con el paso de los siglos y por el uso del pueblo, quedó en “teré”.

    El ministerio de Agricultura y Ganadería informó a la AP que la yerba mate se cultiva sólo en la fértil región oriental y no en la árida región occidental. Posee una propiedad estimulante suave llamada mateína. Existen 20.000 hectáreas de cultivos permanentes con una producción anual de 80.000 toneladas, más de la mitad para el consumo interno y el resto exportado a Brasil, Argentina, algunos países de Europa y EEUU, ingresando al país unos 18 millones de dólares por año.

    “Los frailes jesuitas vieron en el siglo XVII que los nativos de la etnia de los guaraníes bebían el jugo o zumo de la yerba en mate (calabaza seca) succionando el líquido a través de canutos, tubos o bombillas de origen vegetal. A partir de entonces, comenzó la explotación del producto para su venta a España y otros países de Europa. Durante mucho tiempo esa bebida fue conocida como Té jesuita”.

    En la actualidad, el tereré se bebe de una guampa (cuerno de res) que generalmente está forrada con cuero vacuno o simplemente tela sintética con grabados artesanales de insignias del equipo preferido de fútbol, nombres de personas, símbolos patrios o títulos académicos como profesor, licenciado o doctor. Y el tubo ya no es vegetal sino de cobre, plata o alpaca. El agua se mantiene fría en botellones aptos para la refrigeración con trozos de hielo, también hoy presentados con los más llamativos y extravagantes ornamentos.

    El médico francés Aimé Bonpland inició los primeros estudios científicos de las plantitas de yerba en el siglo XIX en las actuales provincias argentinas de Corrientes y Misiones, pertenecientes siglos atrás al Paraguay, pero luego fue otro francés estudioso de las ciencias naturales, Saint Hilaire, quien la clasificó definitivamente como Ilex Paraguariensis.

    Origen del Tereré.

    El nombre de tereré es onomatopéyico, relacionado con los últimos tres sorbos que uno realiza al succionar la bebida.

    La versión histórica de la creación del tereré cuenta que durante la Guerra del Chaco (entre Paraguay y Bolivia, 1932-1935), las tropas paraguayas comenzaron a beber el mate frío para no encender fuegos que delataran su posición.

    Otra versión es la que cuenta que durante la Guerra del Chaco, las tropas paraguayas comenzaron a beber el agua de “tajamares”, o la podían obtener mediante la evaporación de la orina, filtrándola en la “guampa” con “yerba” u otras hierbas “yuyos o remedios refrescantes” que disfrazaran el mal sabor.

    De todos modos es un hecho que el tereré se popularizó en el Paraguay cuando los soldados veteranos del Chaco lo introdujeron en su vida cotidiana.

    Otra versión más del origen del tereré lo relaciona con los mensú (esclavos de los yerbales en el Paraguay y noreste argentino, hasta mediados del s.
    XX), que si eran sorprendidos por los capangas (capataces) haciendo fuego para tomar mate eran brutalmente torturados, por lo que optaron por empezar a tomar el mate frío.

    Se presume por esta razón que fueron estos mensú, enrolados en filas del ejército paraguayo quienes introdujeron esta costumbre.

    Sin embargo se cree que el tereré ya era bebido por los indígenas guaraníes, y que en el siglo XVII los jesuitas aprendieron de ellos las virtudes de la yerba mate (ka’a en guaraní).

    Los mismos jesuitas elogiaron los efectos de la yerba, ya que daba un cierto vigor al que ingería la infusión y calmaba la sed mejor que el agua pura.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 3 marzo, 2011, 6:08 pm
  10. COMIENZA LA PRIMERA EXPO TERERÉ 2011

    El Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA) conjuntamente con la Asociación Nacional de Artesanos Productores del Paraguay (ANAPP) se encuentran abocados a la organización de la 1º Expo Tereré la cual se llevará a cabo del 24 al 27 de febrero en la Plaza de la Democracia de la ciudad de Asunción.

    El evento tiene como objetivo principal promocionar y a la vez, celebrar el día del tereré en la República del Paraguay. En la feria encontraran todas las artesanías referentes al tereré por ejemplo: guampas, bombillas, termos, jarras, carpetitas entre otras cosas.

    Participaran además prestigiosas empresas yerbateras que exhibirán sus productos en la novedosa expo feria.

    Dicha bebida refrescante fue declarada como la Bebida Oficial del Paraguay y Patrimonio Cultural de la Nación.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 23 febrero, 2011, 10:28 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Ajereparei hese jagua katupyrýicha.23/08/17

Archivos

estadistas ✓

  • 1,079,195 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: