terere[1]

Plantas medicinales del Paraguay ya tienen un catálogo

Están identificadas, observadas, investigadas y hasta fotografiadas. Por primera vez, ochenta plantas medicinales consideradas las más representativas del Paraguay aparecen catalogadas minuciosamente y con rigurosidad científica y técnica en un libro que acaba de ser presentado al público.

El Catálogo ilustrado de 80 plantas medicinales del Paraguay ofrece información actualizada sobre cada una de estas especies, incluyendo su composición química y sus actividades tóxico-farmacológicas.

Quince profesionales de diversas especialidades de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Asunción participaron en el proceso de elaboración del material: botánicos, farmacólogos y fitoquímicos se abocaron a la tarea de obtener la información más completa posible sobre las especies preseleccionadas.

Para esta tarea contaron con el apoyo técnico y financiero de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), que desde hace más de 20 años acompaña a la Facultad en un trabajo de investigación para la evaluación y valorización de la flora medicinal del Paraguay.

RIGOR CIENTÍFICO. A pesar del uso extendido y la gran aceptación que tienen las plantas medicinales en el Paraguay, muy pocas especies han sido correctamente evaluadas con rigor científico, de ahí la relevancia de este material, resaltan los autores.

El libro incluye los aspectos botánicos de uso de cada planta, aspectos populares, el origen y la distribución geográfica e incluso se complementa con literatura nacional e internacional ya existente sobre la especie, explica el Dr. Esteban Ferro, vicedecano de la Facultad de Ciencias Químicas y director de Investigaciones de esta institución.

“Este no pretende ser el catálogo de todas las plantas medicinales del Paraguay, sino de 80 especies que se consideran más representativas”, aclara el Dr. Derlis Ibarrola, jefe del Departamento de Farmacología de la Dirección de Investigaciones de la Facultad y uno de los autores y editores del libro.

USOS. El material será útil para quienes tienen interés científico o utilitario, ya sea con propósitos personales, académicos, agrícolas, comerciales o industriales, comentó Ibarrola.

El texto cuenta con dos tipos de índices: uno por el nombre científico de las especies y otro por su nombre común, es decir, como son conocidos popularmente. De este modo, cualquiera sea la información de partida, será posible ubicar a alguna de estas plantas.

CONTINUIDAD. El trabajo de los profesionales de la Facultad de Química viene de hace más de dos décadas. El señor Kenji Yamamoto, coordinador de Cooperación Técnica y Financiera de la JICA, resaltó que hace ya 30 años que la organización que representa está cooperando con el Paraguay.

“La mayoría de los proyectos, al terminar, ya no tienen continuidad. Sin embargo, me impresionó muchísimo que estos profesionales siguieron trabajando constantemente con lo que aprendieron de Japón, hace 23 años. Y uno de los resultado de ese trabajo es este material”, señaló.

Yamamoto destacó que las plantas medicinales son un legado de nuestros antecesores que podemos seguir aprovechando.

La distribución del material es gratuita. Quienes tengan interés en el libro pueden solicitarlo en la JICA o en la Facultad de Ciencias Químicas.

VALORAR LA TRADICIÓN

“Resulta particularmente simbólico para nosotros que un material como este se lance en el año del Bicentenario, porque es una manera de mostrarle a la sociedad que dentro de la universidad se puede generar valorización de lo que es la tradición. Pero no solamente con hacer ruido, sino amparados en investigación científica”, destacó Esteban Ferro, director de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Químicas y uno de los autores del libro.

“Este trabajo trata de abarcar varios aspectos: uno de ellos es la recuperación de nuestra tradición, que puede servir para lo académico y para hacer negocios”, apuntó el doctor Derlis Ibarrola.

Negocios. “Académicamente, esto es una fuente inagotable para crear recursos humanos capacitados en química, en el área biológica, fármaco toxicológica, etc. Y por otro lado, de aquí se pueden obtener muchísimas informaciones y utilizarlas para innovar y desarrollar negocios”.

Según Ibarrola, “para los inversores y productores esto es una buenísima información de la cual pueden partir para hacer trabajos de relevancia”.

http://www.ultimahora.com/notas/428351–Plantas-medicinales–del-Paraguay-ya-tienen–un-cat%C3%A1logo

2 pensamientos en “Plantas medicinales del Paraguay ya tienen un catálogo”

  1. LA FARMACIA CRIOLLA

    Por Caio Scavone

    Las plantas que curan tienen la misma edad de las enfermedades y eso equivale a que son tan antiguas, ya que los males habrán aparecido desde que hay vida humana en este mundo terráqueo. Se sabe que los primeros habitantes ya usaban la potencia que les otorgaba el uso de las plantas que consideraban como curativas. Los indígenas del Paraguay no quedaron atrás y es probablemente, junto al idioma, el mejor patrimonio que heredamos de la raza guaraní.

    Varios científicos de fama mundial trabajaron en el Paraguay en pos de las virtudes que tiene la flora medicinal como el sabio Moisés Bertoni, Teodoro Rojas, Emilio Hassler, Aimé Bompland. Benjamín Balansa, Dionisio González Torres y otros que incursionaron magistralmente en el poderío que tienen las plantas medicinales para curar y prevenir un montón de enfermedades. En el país existen más de 700 plantas curativas.

    Un mal que apura a la población por el sedentarismo, los vicios y la mala alimentación es la hipertensión arterial. Debe usarse el ñangapiry, ka’a he’ê, siempre vive, hojas de naranjo agrio, tilo, palo azul, cola de caballo, calabacita, palo santo, menta, kapi uná, insulina, nuatî pytã, cepa caballo y la kangorosa.

    La diabetes apura a la gente por ser adquirida y hereditaria. El viñal chaqueño, ka’a he’ê, jaguarete ka’a, kokû, jaguarete po, Francisco Álvarez, pyno guasu y el pyno’i, yva hái, cola de caballo, zarzaparrilla, chilca melosa, calabacita, burro ka’a, ajenjo y el ñandypa reducen el nivel de azúcar en la sangre.

    La gente se pone nerviosa y, ante la mala gestión de las autoridades, el cierre de rutas, el salario tan alto de algunos pocos y el tan bajo de la mayoría, los estúpidos subsidios y por el tan pobre nivel de nuestro fútbol y arbitraje, les sugiero una buena infusión de tilo, cedrón Paraguay y kapi’i cedrón, mburukuja, siempre vive, doradilla, menta, romero, naranjo agrio, kapi’i katî, orégano, amba’y, sauco, cardosanto, typycha kuratû, aromita, calaguala y el pindo.

    El colesterol maligno también está consolidado en el cuerpo humano paraguayo y hay que desprenderse con un infusión de ñandypa, semilla de lino, viñal y siete sangría. Son buenos diuréticos y ante los males de las vías urinarias debe usarse el para para’i, cola de caballo, ysypo milhombre, kangorosa, batatilla, malva, mbokaja, palo santo, pata de buey y el aguacate. Con el sen, siete sangría y la rosa mosqueta se baja de peso.

    Los excelentes digestivos son el jatei ka’a, cedrón Paraguay, kangorosa, boldo, jaguarete ka’a, manzanilla, doctorcito, aromita, eneldo y el anís. Para prevenir y atenuar las infecciones hepáticas debe consumirse el azafrán, koku, yerba de lucero, llantén kokue, anguja ruguái, cardosanto, marcela, borraja, doradilla, verbena y el ka’a rurupe.

    Un antiestrés por excelencia es el burrito y un ayuda memoria , hasta oliendo el aroma de sus hojas, es el romero. El Parkinson con el ka’arê y altamisa. El toronjil, aguape puru’a y el mburukuja atenúan la epilepsia. Las quemaduras con el urucú, azafrán, sauco y kupay.

    Las heridas y llagas deben lavarse con las hojas del agua’i, sauce llorón, ka’a tai, tapekue, manzanilla, cardosanto, cola de caballo y hojas de la verbena y del jagua pety. Las plantas que tienen la equivalencia del viagra son la katuava, quebracho blanco, ybyra ovi, jaguarete ka’a, ysypo milhombre y, no puede ser otra, el tatu ruguái.

    La dosis recomendada es de 20 gramos por cada litro de agua, sea para tomar o para uso externo y si se mezclan las especies tampoco debe sobrepasarse los 20 gramos en total.

    Contra la falta de apetito podrán recurrir a varias recetas de muchos miembros del Gobierno pero, eso sí, no tienen la solución para los empachos.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/la-farmacia-criolla-1333835.html

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s